Archivo de la etiqueta: Wall Street Journal

La otra historia de Estados Unidos

Imagen activaLa Habana (PL) Aunque a Estados Unidos le han construido una aureola de prosperidad y bonanza, existe un lado oscuro, a veces ignorado por grandes medios de prensa, que revela la marginalidad y la pobreza que padecen millones de sus ciudadanos.

Páginas digitales y medios alternativos se hicieron eco de un hecho insólito:

Cientos de personas pobres esperaban adquirir comida en buen estado de un supermercado que sería cerrado en Laney Walker, Augusta, sede del condado de Richmond, en el sureño estado de Georgia, pero los dueños prefirieron botarla antes entregarla a los necesitados.

Los residentes del lugar colmaron el estacionamiento con bolsas y cestas con la esperanza de conseguir algunos de los alimentos para bebés, productos enlatados y no perecederos, y que el banco SunTrust, dueño de la propiedad, ordenó cargar en contenedores para tirarlos en un vertedero en vez de distribuirlos.

El incidente se sitúa lejos de la edulcorada imagen del llamado sueño americano.

“La gente tiene niños aquí con hambre y sed”, dijo Robertstine Lambert, quien vive en Augusta. Por qué tirar esto a la basura, se preguntó en tono de lamento, según se describió en un reportaje divulgado en la página digital de Global Research.

En Richmond hay cerca de 20 desalojos por día, y la zona que rodea ese supermercado es una de las más pobres del estado. Datos actualizados calculan la tasa de pobreza en 41 por ciento en esa área.

Por lo cual muchas personas que estaban en el estacionamiento del Laney Walker probablemente habían sufrido en carne propia un desalojo y estaban en necesidad desesperada de la ayuda alimentaria.

En una sociedad capitalista, el motivo detrás de la producción de alimentos no es para satisfacer este derecho, la vivienda no está hecha para dar cobija ni la ropa para mantener el calor, y el cuidado de la salud no se ofrece principalmente para que haya personas sanas, destacó el reportaje.

“Todas estas cosas, que son y deben considerarse como derechos básicos, no son más que productos básicos -que se compran y se venden, para obtener un beneficio. Si el beneficio no se logra, por lo general debido a la sobreproducción en relación con el mercado, el producto es considerado inútil por el capitalista y lo destruye”, enfatizó Global Research.

Para estas instituciones, las cuales han hecho sus ganancias a través de los desalojos y las ejecuciones hipotecarias, no es sorprendente dejar a la gente mirando con incredulidad con las bolsas vacías, mientras la comida que podría alimentar a múltiples familias era arrojada a un vertedero.

Y esta historia no es una excepción. La vida en los barrios más pobres de Estados Unidos es sumamente difícil y tiende a empeorar, expresan defensores de los derechos humanos.

Debajo de Kansas City, la Policía descubrió en abril unos profundos túneles donde vivía en carpas un grupo de personas sin techo, a quienes desalojó debido al “entorno inseguro”. En 2010 salió a la luz que unas mil personas sobrevivían a lo largo de 321 kilómetros de túneles, ubicados debajo de las calles de Las Vegas.

Por su parte, las autoridades de Nueva York intentan expulsar de manera periódica a las personas (conocidas como la gente topo) que buscan cobija en los pasadizos debajo de la ciudad.

Pese a ejemplos como esos, el gobierno de Estados Unidos sostiene que la recesión en el país terminó y las cosas mejoran, aunque no con la celeridad esperada.

La página digital Prensa Internacional Alternativa subrayó que los nuevos índices de pobreza en la norteña nación se elevaron de forma abrupta en los últimos cinco años.

Estadísticas publicadas en The Wall Street Journal muestran que la pobreza se extiende a todo el territorio nacional; el número de personas que reciben cupones de alimentos se ha elevado a un récord de casi 50 millones de estadounidenses.

De otro lado, en septiembre de 2011, la Oficina del Censo reveló en su informe anual de la pobreza que 46,2 millones de personas, o lo que es lo mismo, aproximadamente uno de cada siete estadounidenses, era pobre en 2010.

Los números se dispararon de forma brusca en comparación con el año precedente, que era de 43,6 millones.

Aunque debido a la recesión (de 2008 a la fecha) ha aumentado el número de pobres, los altos índices de este sensible indicador son anteriores a esa coyuntura económica.

Los expertos aseguran que más que alarmantes, estas son cifras esperadas pues la pobreza siempre aumenta en tiempos de recesión, y esta ha sido la más profunda y extensa desde la Gran Depresión de 1929.

Mientras, el número de habitantes sin seguro médico supera los 50 millones de personas.

Entretanto, la tasa de desempleo está en 7,5, la cual no obstante haber descendido 0,4 punto porcentual desde el principio del año, sigue en niveles altos. Ello significa que aún 11,7 millones de ciudadanos están sin un puesto laboral.

Sheldon Danziger, director del National Poverty Center (Centro Nacional de la Pobreza) de la Universidad de Michigan, dijo a BBC Mundo que los índices de pobreza en Estados Unidos son mayores que en Canadá y algunos países del norte de Europa.

Entre otras razones -apuntó- porque las políticas sociales hacen muy poco por aumentar los salarios de los trabajadores en épocas de bonanza económica o para ayudar a los desempleados durante las recesiones.

En marzo pasado entraron en vigor los recortes al presupuesto por 85 mil millones de dólares, lo que obligó a la Casa Blanca a podar programas sociales de ayuda en especial a personas en situación de pobreza extrema, incluyendo diposiciones relacionadas con la vivienda, la educación preescolar y los beneficios nutricionales.

Por eso muchos opinan que el sistema es tan complejo y perverso que no hay manera de cambiarlo desde arriba. Las reformas de la administración demócrata de Barack Obama ni tienen la intención ni serían capaces, si la tuvieran, de reestructurar el sistema en sus bases.

*Periodista de la redacción Norteamérica de Prensa Latina.

arb/jvj/dfm

 

 

La “evolución tecnológica” de 2013.

Con el crecimiento de internet y el empequeñecimiento del hardware, la tecnología se acerca cada vez más a las promesas de la era de la informática: ubicuidad, portabilidad y servicios a la carta. Conoce cómo evolucionará tu forma de vivir la tecnología en 2013.

1. La década de las tabletas


Steve Jobs dijo que 2011 sería el año de las tabletas. Como podemos darnos cuenta al visitar el departamento de aparatos electrónicos, el mercado de las tabletas ya cuenta con decenas de modelos y las ventas de computadoras clásicas están desacelerando. Todo apunta a que la fiebre de las tablets trascenderá a 2011 y permanecerá durante toda esta década, en la que simplemente se convertirán en un gadget común en los ámbitos de ocio, trabajo y educación.

Otras empresas están retando el liderazgo de Apple en este mercado. En 2012 grandes marcas como Google, Samsung, Microsoft y Kindle lanzaron tabletas muy atractivas que están compitiendo fuertemente con las iPad, tanto en 7 como 10 pulgadas.

La tendencia es que esta competencia crezca y al final los más beneficiados seremos los usuarios, que tendemos gran variedad de precios y características para elegir.

2. Adiós a las computadoras de escritorio

Si todavía utilizas una computadora de escritorio, trátala muy bien porque muy pronto podría convertirse en un artículo de colección. Con el empequeñecimiento de la computación, los estándares han cambiado. La laptop es la nueva computadora de escritorio y las netbooks y ultrabooks son las nuevas portátiles.

Incluso el rey del software, Microsoft, con Windows 8, reconoce la importancia de la movilidad. En 2015, nueve de cada 10 empresas utilizarán Windows 8, según la consultora de tecnología Gartner. La nueva versión del sistema operativo más utilizado del mundo incorpora elementos de juego en el ecosistema tradicionalmente orientado al trabajo. Además, permite utilizar los dispositivos con pantalla táctil, además de los tradicionales mouse y teclado.

Dicha versatilidad permitió el surgimiento de gran variedad de modelos, tanto tabletas como computadoras e híbridos, con Windows 8, enfocados en la movilidad, lo cual agudiza la crisis de la computadora de escritorio como dispositivo no-móvil, en contra de la tendencia.

3. Todo conectado


Te habrás dado cuenta de que casi cualquier gran empresa de servicios tiene su aplicación, como la compra de boletos, el cine, todas las cadenas de noticias.

Cada vez más objetos que antes eran, por así decirlo, tontos, ahora son inteligentes. Considera estos ejemplos: básculas con wi-fi que transmiten y mantienen un registro de tu peso e índice de masa corporal; frascos de medicamentos que emiten alertas programadas para recordar la toma de fármacos; calcomanías de los automóviles que automatizan los cobros en autopistas y pueden consultarse y recargarse en internet; electrodomésticos como refrigeradores o macetas que emiten reportes en línea. Esos objetos conectados son solo parte de una larga lista de gadgets que miden tu ubicación, velocidad, quema de calorías, niveles de glucosa, presión arterial, costumbres, disciplina e incluso estado de ánimo.

Con ello, cada vez hay más información tuya en internet y aunque está fragmentada en varias aplicaciones y bases de datos, las empresas serán cada vez más capaces de darte servicios a la medida, como por ejemplo recordarte que necesitas comprar un medicamento e indicarte, en tu camino a casa, cuando haya una farmacia a la vuelta de la esquina.

Esta conectividad seguirá aumentando en 2013 y los años sucesivos y eventualmente objetos como aspiradoras, zapatillas deportivas y probablemente joyería estarán conectados.

4. Teléfono flexible


Una innovación muy esperada es el teléfono con pantalla flexible. Los reporteros de tecnología están muy al pendiente desde que The Wall Street Journal publicó en noviembre que estos teléfonos con pantallas de plástico que se doblan llegaràn al mercado en el primer semestre de 2013. Otras empresas, como Sony, trabajan en la misma tecnología. Estas pantallas harán al teléfono más ligero y resistente a las caídas.

5. Impresión 3D para todos


En 2011, las impresoras 3D hicieron su debut en noticieros de todo el mundo. Pero ya en 2012 vimos algunas aplicaciones comerciales como retratos en forma de pequeñas figuras a escala, ultrasonidos en tercera dimensión y moldes industriales cuya creación antes era mucho más costosa.

Estas impresoras, que van imprimiendo capa por capa de polímero hasta formar una figura tridimensional, prometen dar de qué hablar en 2013 con nuevos juguetes y otros nichos de negocio a la carta.

 

Eres lo que lees

Copa El País, an uruguayan football tournament
Copa El País, an uruguayan football tournament (Photo credit: Wikipedia)

 

 

Circula por Internet un e-mail que ofrece una visión irónica de los lectores de prensa estadounidenses, en función del periódico que leen cotidianamente. Dice así: The Wall Street Journal es leído por la gente que dirige el país; The New York Times por la gente que piensa que dirige el país; The Washington Post, por la gente que piensa que ellos deberían dirigir el país; USA Today, por quienes piensan que ellos deberían dirigir el país, pero no entienden el Washington Post; Los Angeles Times es leído por la gente que no tendría problemas en dirigir el país, si tuviesen tiempo; Boston Globe, por aquellos cuyos padres acostumbraban dirigir el país; New York Daily News es leído por la gente que no está muy segura de quién está dirigiendo el país; New York Post, por la gente a la que no le importa quiénes están dirigiendo el país, en tanto hagan algo escandaloso; San Francisco Chronicle, es leído por la gente que no está segura de que haya un país o de que alguien esté dirigiéndolo; y Miami Herald, es leído por la gente que está dirigiendo otro país.

Cada diario, en cualquier parte del mundo, mantiene obviamente cruciales intereses comerciales y una ideología latente con palpitantes criterios políticos (sobre todo cuando sus editores lo niegan), todo ello adobado con un estilo comunicativo propio, fuertemente condicionado por su capacidad humana y tecnológica que deriva directamente de su tirada, de su respaldo financiero y de su conexión con el poder económico-político. El periódico es un espejo, donde la prensa transmite lo que cree que sus lectores quieren leer y los ciudadanos compran el periódico donde ven mejor reflejadas sus opiniones, de modo que lectores y medios se realimentan y fidelizan mutuamente. Aunque esto tiene sus excepciones, y Euskadi es un ejemplo. Concretamente en el grupo Vocento, (antes el Grupo Correo-ABC, no hace mucho el Correo Español), mantiene una extraña presencia prolongada ante una ciudadanía vasca con la que discrepa inflexiblemente en sus opciones sociológicas y políticas mayoritarias. Un caso único merecedor de un análisis que rebasa las posibilidades de este escrito, que sorprende con insólitas contradicciones mediáticas como destacar los fracasos que afectan a su sociedad lectora, al tiempo que relegar o minimizar sus éxitos: justamente lo opuesto a la habitual práctica periodística, donde normalmente los diarios exaltan y se enorgullecen de los triunfos colectivos y se solidarizan con las desgracias, procurando propagar optimismo y confianza entre sus lectores.

Podemos remedar el mensaje inicial con una traslación a nuestra sociedad donde ha abundado el modelo prototípico de comprador de periódico que se pasea con él debajo del brazo, con la cabecera al aire pregonando su ideología (EL PAÍS, se llevó la palma en su mejor época ?progre?). En todo caso, y en tono humorístico-costumbrista, podrían definirse con una subjetiva valoración el ?(e)lectorado? de los principales periódicos ordenados según su difusión objetiva: EL PAÍS, leído por gente que piensa que ellos deberían dirigir el país, que ya lo dirigieron y que ven que no lo dirigirán en mucho tiempo; MARCA, el periódico de los que nunca dirigirán ningún país, pero quizá sí algún equipo deportivo; EL MUNDO, leído por gente que les gustaba creer que siempre lograban cambiar a los que dirigían el país, hasta que ha decidido Pedro J. que con los de ahora le va muy bien; ABC, para nostálgicos cuyos antepasados se acostumbraron a dirigir el país; LA RAZÓN, deletreado por quienes piensan que el país estuvo bien dirigido durante cuarenta años y que no entienden EL MUNDO; EXPANSIÓN, leído por la gente que seguramente dirige el país; DEIA y AVUI leídos por la gente que está dirigiendo otro país; GARA, para quienes quisieran poder votar para cogobernar algo; BERRIA, leído por los euskaldunes porque no disponen de más opciones; y terminado en una inmensa mayoría que no lee nada que no sea deportivo, rosa (PRONTO, HOLA,..) o inyectado por los medios de comunicación audiovisuales, potencialmente más manipuladores y que apelan emocionalmente a los radioyentes y telespectadores sometiéndolos con una dieta forzosa de pocos argumentos y mucha bazofia.

Concluyendo: la lectura de libros y prensa es muy sana, preferentemente si se lee de todo, con equilibrio y reflexionado para obtener conclusiones propias ante la variedad de criterios y pluralidad de posiciones. El futuro apunta inexorablemente hacia un formato digital de comunicación (con modelos propios como ESTRELLA DIGITAL,? o duales de prensa impresa y electrónica). Estos soportes interactivos permiten no sólo leer, sino comentar y colaborar a la ciudadanía del siglo XXI, que quiere participar directa y decisivamente en los asuntos públicos. Muy pronto se resolverá la paradoja de Zenón, y veremos a los lectores sobrepasando como Ulises a la tortuga de la prensa.

Mikel Agirregabiria Agirre – http://www.mikelagirregabiria.tk/
Rebelión