Publicado en ARTICULO Y OPINIONES

¿Cuánto sabes de la cultura haitiana?

 
  Escrito por: NAIROBY VALDEZ (nairobyestefani@gmail.com)

Al hablar de la cultura de la República de Haití uno puede adentrarse en un conjunto de tradiciones europeas específicamente francesas y españolas, pero el fuerte de la cultura haitiana tiene sus orígenes en las costumbres africanas. Este país conserva en sus entrañas rasgos muy firmes debido a la trata de esclavos de la cual es procedente el mayor porcentaje de su población.

El día 5 de diciembre de 1492, según los registros históricos, llega a La Española Cristóbal Colón, un navegante de origen genovés, en busca de oro y con su obsesión de encontrar el preciado metal, esclaviza a la población originaria, acostumbrada a la vida silvestre, la pesca y la agricultura, actividades que no necesitaban de esfuerzos mayores.

Los indígenas fueron obligados a trabajar en plantaciones y minas, se produjeron rebeliones y muchos perdieron la vida. La manera brutal en la que fueron atacados y contagiados con enfermedades europeas para las cuales  no tenían defensas, acabó con los indígenas poco a poco, hasta no quedar uno.

Llegada de esclavos africanos. Exterminada la raza indígena, el trabajo no se podía suspender por lo que los españoles trajeron esclavos desde África para continuar con su explotación. Luego siguieron explorando otras tierras del continente americano y, eventualmente, abandonaron la parte occidental de la isla, dejando el camino libre para que una colonia francesa se estableciera allí, produciendo así una mezcla de culturas africanas, españolas y francesas.

Estas combinaciones marcaron la cultura haitiana, de allí se desprenden un conjunto de tradiciones que los haitianos han sabido poner en práctica hasta la actualidad.

Conociendo la cultura haitiana. Los idiomas oficiales de Haití son el francés y el creole, éste último es un idioma joven, oficializado en 1961, nace producto de la mezcla de la lengua francesa con la influencia de vocabularios africanos y españoles. Además de ser una herramienta de los esclavos para poderse comunicar entre ellos sin que los colonos pudieran entenderlos y también en consecuencia fue utilizado como forma de rechazo a los europeos.

Gastronomía haitiana. La cocina haitiana está influenciada en gran medida por la gastronomía francesa así como también por la africana y en menor grado por la española. Los haitianos a menudo usan pimientos y otros sabores fuertes. La cocina haitiana es considerada como moderadamente picante y no muy condimentada.

Sus platos son el arroz y las judías, que es lo mismo que las habichuelas y demás legumbres en sus diferentes presentaciones. Su dieta básica consiste en alimentos con un alto contenido en almidón y carbohidratos.

En las zonas más rurales tienen otras opciones como el maíz molido, un compuesto parecido a la harina de maíz que puede ser comido con salsa pois, con salsa hecha con uno de los diferentes tipos de judías como la riñón, la pinta, garbanzos y frijoles de palo (conocidos en otros países como gandul).

Platos típicos. Pésée, es un plato típico con carne de cerdo o cabra acompañado de bananito frito en aceite de girasol (conocidos como tostones en la República Dominicana y en Puerto Rico), es comido frecuentemente en Haití tanto como comida o aperitivo. El “diri ak djon-djon” o arroz con hongos, otra comida típica a la cual no tienen acceso todos los ciudadanos de Haití, por la amplia brecha social existente.

El jouroumou. Este es un plato sagrado del pueblo haitiano, al que se le rinde reverencia, como el dominicano con la habichuela dulce. Sólo que el “jouroumou” tiene una historia de rebeldía y de libertad.

Celebración de la libertad. La sopa de auyama o “soup joumou” es el plato especial de la tradición culinaria haitiana, por la relación de ser la primera república negra en independizarse en la historia y ser la segunda en América.

Según la tradición, los esclavos en la antigua colonia francesa no tenían derecho a tocar la auyama ni acceso a ingredientes como apio, zanahoria, repollo y puerro.

Al romper el yugo de esclavitud y declarar el nacimiento de la República de Haití, los antiguos esclavos comenzaron a preparar la sopa de auyama como símbolo de su libertad, una costumbre que se repite cada primero de enero, cuando la nación celebra su fiesta nacional.

Religión. En cuanto a las religiones, un alto porcentaje de la población haitiana profesa la fe católica, mientras un grupo menor se inclina por la protestante y el vudú.

El vudú es una religión traída de las esencias africanas, combina elementos del cristianismo primitivo, del catolicismo y de religiones tribales. Los cultos vudú veneran un dios principal, el Bon Dieu; a los ancestros o, más en general, a los muertos; a los gemelos y a los espíritus llamados loas. Esta es una religión que se practica de manera reservada en Haití, no como las demás, sino más bien en lugares apartados y se dice que sus devotos rara vez pregonan su inclinación.

“La cultura haitiana es misteriosa por los elementos que se hallan en el vudú, por ejemplo nosotros tenemos una particularidad totalmente distinta a otras naciones que practican esta religión y es el hecho de la celebración del Gede la cual se realiza el primero de noviembre de cada año, donde un espíritu entra en el cuerpo de un hombre o una mujer y éste es incitado hacer revelaciones de la vida de cualquier persona que se encuentre en el evento. La gente piensa que el vudú es sinónimo de maldad, pero no todo en el vudú es malo, todo va depender de las cosas que el creyente o practicante le pida a los loas o espíritus. Esta religión más que cuestión de fe es práctica, de manera que si yo le pido a los espíritus por la salud de un hermano me lo concede, pero también, si pido para hacerle daño a una persona, de igual manera se hace efectiva dicha petición. Esto no es tan sencillo como la gente creé, porque así como las personas le piden al loa, este a la vez tiene la potestad de cobrar su favor”, expresó la diplomática haitiana Vichy De La Fayette Thibeaud, representante de la embajada haitiana en República Dominicana.

Música Haitiana. En la música los haitianos tienen lo suyo, aunque esta se desprende de la influencia de los lazos europeos coloniales y la migración africana por la esclavitud. En el caso de la colonización, la influencia musical ha venido principalmente de Francia, sin embargo la música haitiana tiene una significativa influencia española, así como también de República Dominicana y Cuba, cuya música en español ha contribuido a crear otros géneros musicales en Haití.

Música típica de Haití. El compás (en francés) o kompa (en el criollo haitiano) es una música compleja, proveniente de ritmos africanos y el baile de salón europeo, surtida con la cultura de la burguesía haitiana. Este género tiene cierta relación entre la bachata y el merengue dominicano, pero con ritmos más suaves, el cual se baila de una manera sensual, con movimientos atrevidos en algunos casos.

Gagá o ra-rá. El gagá es un culto socio-religioso popular que tiene mucha semejanza con el vudú, su nombre original es ra-rá, es un ritmo contagioso el cual se originó en Boca Chica debido a los contratos de haitianos en los ingenios azucareros.

El  gagá escenifica las rebeliones del cimarronaje, la lucha de los esclavos contra el esclavista francés, es una representación del encuentro de hermandad y solidaridad entre los dos pueblos: haitiano y dominicano.

Arte haitiano máxima representación cultural. En cuanto al arte, la pintura específicamente, los haitianos se caracterizan por la utilización de colores brillantes, el humor inteligente, el cual predomina en sus obras, entre los objetos que plasman en sus cuadros se pueden encontrar frutas deliciosas y paisajes que enmarcan la realidad cotidiana en las ciudades haitianas.

Según los críticos, la pintura haitiana es un reflejo de su propia raíz cultural. En esencia, pasión, devoción, fe, esperanza, alegría y tristeza. Pocos lo saben, pero es real. El arte haitiano, sobre todo en lo relativo a la pintura y la escultura, es uno de los más valorados a nivel mundial. Goza de cierto éxito comercial y la crítica por lo general le hace buenas apreciaciones.

Patrimonios Culturales. Los patrimonios más famosos e importantes de Haití son el palacio de Sans Souci y la Ciudadela, los cuales fueron inscritos como lugares de Patrimonio de la Humanidad en 1982, ubicados al norte del Macizo de Hotte, en uno de los parques nacionales de Haití, la estructura data de comienzos del XIX. Fue una de las primeras en ser construidas tras la independencia de Francia.

¿Qué tanto conoce el haitiano residente en República Dominicana sobre su cultura?

Al abordar algunos estudiantes haitianos en la Universidad Autónoma Santo Domingo (UASD) sobre lo que conocen de su cultura fue notorio lo reservados que son a la hora de hablar de su país.

Ante la pregunta ¿Cuánto sabes sobre la cultura haitiana? Muchos de ellos de manera enfática respondían lo siguiente: “la comida es muy rica en mi país, pero hay algo que nos identifica y nos hace diferentes y es nuestra gente, las personas son muy amables allá, aunque sé que pensaras todo lo contrario por las tantas cosas que se dicen de los haitianos de este lado”. “Cuando visitas Haití quieres quedarte  por las atenciones y la hospitalidad que se le brinda al extranjero en mi país”.

 

Publicado en INTERNACIONAL

El Viejo San Juan: microcosmos de Puerto Rico

Front view of the La Fortaleza in the district...
Front view of the La Fortaleza in the district—barrio, San Juan, Puerto Rico. (Photo credit: Wikipedia)

Por Néstor Rosa-Marbrell*
San Juan (PL) Con una arquitectura que trae reminiscencias de ciudades españolas, el Viejo San Juan constituye un microcosmos de la esencia puertorriqueña, donde se abrazan los orígenes europeos de la ciudad con ciertos destellos de modernidad producto de la influencia estadounidense.

Varios factores contribuyen a mantener al corazón de la capital boricua como un punto de referencia único, al que han cantado bardos como Noel Estrada, autor de la omnipresente En mi Viejo San Juan, considerada un himno.

Aparte de una población permanente de poco menos de 400 mil habitantes y de los barcos cruceros que atracan cada semana por varias horas con cientos de turistas en sus recorridos por el Caribe, la ciudad fundada en 1521, acoge múltiples actividades culturales.

Aquí están edificios públicos como el ayuntamiento, el Palacio de Santa Catalina, sede del Ejecutivo al que también se conoce como La Fortaleza, el Departamento de Estado y los fuertes San Cristóbal y San Felipe del Morro.

La ciudad mantiene una vibrante vida cotidiana, a pesar de que en las últimas dos décadas muchos de sus más emblemáticos comercios nativos han desaparecido, como la tienda González Padín o la ferretería Los Muchachos o, en 2012, los centenarios restaurantes españoles La Mallorquina, fundado en 1848, y La Bombonera, en 1902, producto de la inestabilidad económica.

Al Viejo San Juan también dan vida diurna una variedad de tiendas, oficinas y escuelas públicas, además de tres universidades -el Centro de Estudios Avanzados de Puerto Rico y el Caribe, la Escuela de Artes Plásticas y la Universidad Carlos Albizu-, mientras que en las noches múltiples restaurantes, bares y hoteles -como El Convento, que una vez fue tal- brindan el toque cosmopolita a la ciudad.

La preservación de sus edificios históricos, gracias a la iniciativa en la década de los 60 del siglo pasado del historiador y arqueólogo Ricardo E. Alegría, fundador del Instituto de Cultura Puertorriqueña (ICP), ha evitado la destrucción de la antigua ciudad, cuyas murallas la Unesco declaró en 1983, junto a edificaciones como el Palacio de Santa Catalina, Patrimonio de la Humanidad.

Alegría (1921-2011) logró a través del ICP y la Oficina de Preservación Histórica que las edificaciones en el Viejo San Juan mantuvieran su fachada original, con sus singulares balcones españoles y colores específicos, aunque en su interior sufrieran alteraciones.

Esto, con las angostas calles construidas para carruajes tirados por caballos y que hoy atestan modernos vehículos, dan a la ciudad amurallada un toque muy particular que contrasta con otras del Caribe.

La lucha dada por Alegría evitó también que continuara la remoción de los adoquines de las calles del San Juan antiguo para asfaltarlas. Hoy, uno de los proyectos que se desarrolla es, precisamente, readoaquinarlas para recuperar su toque histórico.

“Es una cuestión cosmética”, expresó al respecto a Prensa Latina el arqueólogo Jorge Arturo Rodríguez, a la vez que consideró que es mejor continuar con este procedimiento que dejar las calles con brea. El doctor Rodríguez reveló que hay una propuesta del gobernador Alejandro García Padilla para asignar 39 millones de dólares con el propósito de crear veredas temáticas históricas en distintas áreas de la añeja ciudad.

El Viejo San Juan”, abona el historiador, “posee una importancia patrimonial, arqueológica de un valor incalculable. Tiene varias áreas, como el sistema de murallas, que ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco”.

Ese sistema de murallas que una vez mantuvo protegida la isleta de San Juan comenzó a construirse en el sur de la ciudad en 1634 y se prolongó hasta mediados del siglo XVIII, cuando se terminó en el norte para completar casi cinco kilómetros. Así, el único modo entrar era por una de las cinco puertas.

De estas perdura la Puerta de San Juan, próxima al Palacio de Santa Catalina, levantado en 1635 para contener los ataques de cosarios como el inglés Francis Drakes, y que desemboca directamente a la catedral de San Juan, por la que entraban los obispos y dignatarios españoles de la época para agradecer a Dios por la travesía a salvo.

Según el doctor Rodríguez, el Viejo San Juan es uno de los sitios habitacionales más antiguos, pues data desde los inicios de la colonización en América, además de que cuenta con “un potencial arqueológico y museográfico ilimitado, aunque está subvaluado”.

Entre los múltiples museos que enumera están el de Ballajá, que tiene la sala del indio americano; Casa Blanca, la Galería Nacional, el Museo de la Farmacia, el que honra al violoncelista catalán Pablo Casals, la Casa Museo Felisa Rincón de Gautier, quien fuera alcaldesa de San Juan por 23 años; el Museo del Niño y el de las Raíces Africanas.

Las fortificaciones San Cristóbal, levantada en 1783 por los españoles en una extensión de 10 hectáreas, y El Morro, como parte de la defensa de la ciudad de los ataques de ingleses y holandeses, se encuentran hoy bajo jurisdicción del Servicio Nacional de Parques del Departamento del Interior de Estados Unidos.

El arqueólogo Rodríguez reveló que ya se terminó la rehabilitación de Casa Blanca, fundada hacia 1521 después que Juan Ponce de León, primer gobernador español en Puerto Rico, decidió mudar el primer asentamiento poblacional de los conquistadores, la Villa de Caparra, entre San Juan y Guaynabo.

Por la acogedora ciudad están dispersas varias fuentes, como la de las Raíces; esculturas como la alegórica al rescate del barrio Ballajá, el Tótem Telúrico, que conmemora los 500 años de la llegada de los europeos o la estatua del compositor Tite Curet Alonso, quien legó a Puerto Rico numerosos éxitos musicales, sentado en un banco de la Plaza de Armas, frente a la alcaldía de San Juan y de espaldas al edificio en que residió los últimos años de su vida.

Hasta hace unos pocos años, el más alto edificio del Viejo San Juan era el del Banco Popular, construido con un estilo art déco en 1939, pero a mediados de la década de 1990 se levantaron otros frente a los muelles donde atracan los barcos turísticos y donde está la terminal del ferry que conecta a la ciudad con el municipio de Cataño.

Un escenario muy acogedor lo brinda el Paseo de la Princesa, donde se encuentra el edificio que hoy ocupa la Compañía de Turismo de Puerto Rico, que hasta la década de los 70 del siglo pasado fue la Cárcel de la Princesa.

Allí estuvieron mucho antes encarcelados el mártir nacionalista Pedro Albizu Campos, los poetas revolucionarios Juan Antonio Corretjer y Francisco Matos Paoli y el periodista comunista César Andreu Iglesias, entre otros.

Hoy en ese edificio no queda rastro de tan tétrico pasado, pues allí se torturó a presos nacionalistas y comunistas. Desde la base naval estadounidense de La Puntilla se emitían radiaciones hasta la celda de Albizu Campos para quemar su cuerpo, que terminó lleno de llagas.

Las denuncias del luchador nacionalista en ese sentido contribuyeron a que se le tildara de “loco”, aunque hoy se conoce, gracias a la perseverante investigación del historiador Pedro Aponte-Vázquez, que todo era cierto, según documentos desclasificados por Washington.

Hay mil cosas más que ofrece el Viejo San Juan, como sus templos católicos o su calle de San Sebastián, centro ancestral de la bohemia, donde hoy se puede encontrar a poetas, pintores o escritores, al igual que hace 60 años o más.

Esta emblemática arteria, escenario de la multitudinaria Fiesta de la calle San Sebastián, tiene desde hace más de dos décadas en la fachada del edificio en que estaba el original Café Hijos de Borinquen, que reunía a intelectuales, escritores y periodistas, la obra “Don Pedro y los pitirres” del aclamado artista Dennis Mario Rivera.

Este es un homenaje a Albizu Campos, pero además es una alegoría a la resistencia del pueblo puertorriqueño, a 115 años de dominación colonial de Estados Unidos, basada en el axioma de que “cada guaragua tiene su pitirre”, pues no importa el poder del enemigo, siempre habrá oportunidad de derrotarlo.

* Colaborador de Prensa Latina en Puerto Rico

jhb/nr

Publicado en EL HOMBRE Y SU HISTORIA

Dominicana: De Cayo Confites a Playa Caracoles

 Caamaño Deñó  se dirige al pueblo por radio en un momento de la guerra de abril
La Habana (PL) Dicen que el padre de Francisco Alberto Caamaño Deñó, general Fausto Caamaño, al enfrentar a los alumnos cubanos de segunda enseñanza en la escuela que lleva el nombre de su hijo, dijo que ante ellos comparecía un viejo tonto que lloraba por haber comprendido demasiado tarde que su hijo tenía razón en sus ideales de libertad y justicia.
¿Quién podría adivinar que el padre del héroe de Abril, junto con Ludovino Fernández, progenitor de Rafael Tomás Fernández Domínguez, connotados militares cercanos al dictador Rafael Leónidas Trujillo Molina, serían procreadores de jefes de la lucha revolucionaria?
Honrosas excepciones confirmaron la regla que de tal padre, tales hijos, en una convulsa época de la historia dominicana que parió una pléyade de héroes.
Por la pluma de dos renombrados escritores dominicanos, Tony Raful y Hamlet Hermann, la historia reciente de ese país cobra vida en sus obras más recientes: De Trujillo a Fernández Domínguez y Caamaño de Raful y Caamaño, biografía de una época, de Hermann, presentados en la 22 edición de la Feria Internacional del Libro de Cuba.
La rebeldía de una generación de dominicanos de mediados del siglo pasado, se gestó en las entrañas de la dictadura y se expandió entre exiliados de ese país que huyeron de la tiranía de Rafael Leónidas Trujillo hacia Cuba, Venezuela, Puerto Rico y Estados Unidos, muchas veces después de sufrir los rigores de la represión y la tortura.
Sobreviviente de dos contiendas insurgentes, las del 14 de junio (1959) y la guerrilla de Caamaño en 1973, el ingeniero y autor Hamlet Hermann ha legado su testimonio en una docena de libros, el más reciente de los cuales es Caamaño, biografía de una época.
Entre las anécdotas producto de sus investigaciones, el laureado escritor contó que el padre de Caamaño visitó Cuba en 1947, cuando se preparaba la expedición de Cayo Confites, destinada a desembarcar en Dominicana para luchar y derrocar a la dictadura de Trujillo.
Cayo Confites
Según Sergio Santana, investigador dominicano, un rico terrateniente de ese país, Juancito Rodríguez, de La Vega, República Dominicana, salió al exilio y se puso al frente de la expedición que se preparaba en La Habana.
José Manuel Alemán, ministro de Educación del gobierno del entonces presidente Ramón Grau San Martín, fue el contacto entre los exiliados y el gobierno, que tenía como jefe del Ejército al futuro golpista y ya entonces General Fulgencio Batista.
Alemán por la parte civil y el coronel Genovevo Pérez Dámera por lo militar, ayudaron a los expedicionarios con el alojamiento y el avituallamiento para la contienda bélica.
La visita de Fausto Caamaño a Cuba, señaló Hermann, tenía dos encomiendas del “Generalísimo”, desalentar el apoyo oficial cubano a la expedición y otra más encubierta, dar muerte al joven de 21 años que se destacaba ya por su fogosidad y verticalidad de sus ideas, Fidel Castro Ruz.
Para suerte de la historia posterior de América Latina y el Caribe, Caamaño padre solo tuvo éxito en la primera de las tareas, ayudado por el gobierno de Estados Unidos, que respaldó a Trujillo y presionó al gobierno cubano para hacer abortar la expedición.
El 13 de julio de 1947 los exiliados dominicanos eligieron un comité central para dirigir la expedición, integrado entre otros, por el profesor Juan Bosch.
Al entrar el mes de septiembre de ese año, el grupo contaba con 4 barcos, 13 aviones y mil hombres armados.
Cuando era inminente la salida del grupo insurgente, Trujillo declaró que “en el momento que el primer invasor pise tierra dominicana comenzaremos a bombardear la ciudad de La Habana“, recoge Santana en su blog: seisantanadominicana.blogspot.com.
Empezaron las deserciones entre la tropa, confusiones y escaramuzas con la marina cubana y los expedicionarios restantes fueron obligados a desembarcar en Antillas, actual provincia de Holguín, donde fueron desarmados y conducidos al recinto militar de Columbia en La Habana.
Estando prisionero en Columbia, Juan Bosch se declaró en huelga de hambre hasta tanto no fueran liberados todos los expedicionarios, a lo cual finalmente accedió el gobierno cubano.
Expedición y Movimiento 14 de Junio
Tanto la expedición como el movimiento 14 de Junio formado posteriormente a las acciones de esa fecha, son hechos que van subordinados a tres de los temas más importantes de la historia dominicana.
El primero, el régimen de Trujillo; dos, el golpe de estado al primer gobierno electo democráticamente luego de 31 años de dictadura trujillista, con el ajusticiamiento del tirano el 30 de mayo de 1961; y tres, la revolución de 1965, que trajo consigo la intervención militar estadounidense, dice Ernesto Guzmán Alberto, en su ensayo Expedición y Movimiento del 14 de Junio.
Los que se entrenaban en 1959 para acometer el plan insurgente eran 211 dominicanos, 20 cubanos, 13 venezolanos, 9 puertorriqueños, 3 norteamericanos, 3 españoles, un guatemalteco y un nicaragüense, según Guzmán.
La expedición del 14 de junio de 1959 prevista para entrar en territorio dominicano por Constanza, Maimón y Estero Hondo, fue la insurrección armada más destacada acometida contra el régimen de Trujillo.
Organizaciones dominicanas en el exilio se reunieron en La Habana en marzo de 1959 para formar el Movimiento de Liberación Dominicana (MLD) con una división armada denominada Ejército de Liberación Dominicana (ELD).
En Dominicana también se reunieron fuerzas antitrujillistas para integrar formalmente un movimiento armado en torno al MLD y lo convirtieron en un solo frente.
Ya entrenados militarmente jóvenes del MLD en Cuba, fueron divididos en cinco pelotones de 50 hombres cada uno. Según el ensayista Ernesto Guzmán, el grupo se componía de 261 combatientes en total.
El 14 de junio de 1959, se había previsto la entrada del grupo insurgente por Constanza, Maimón y Estero Hondo, pero en esa fecha solo se pudo aterrizar en el aeropuerto militar de Constanza.
Este contingente estuvo comandado por Enrique Jiménez Moya y el cubano Delio Gómez Ochoa, este último comandante del Ejército Rebelde al triunfar la Revolución Cubana y hoy reconocido como héroe en la República Dominicana.
Un total de 56 combatientes iban a bordo de esa nave que debió desviarse de San Juan de la Maguana hacia Constanza, obligada por condiciones atmosféricas adversas.
Recibidos por los disparos de militares apostados en ese aeropuerto, el grupo fue impedido de bajar sus armas y pertrechos del avión, que levantó vuelo después de dejar a los combatientes.
El arribo del avión debió estar respaldado por la llegada de lanchas con el resto de los expedicionarios, pero también enfrentaron inconvenientes que retrasaron su desembarco.
La mayoría de los insurgentes capturados por las tropas de Trujillo fueron torturados en las cárceles del régimen. Del total de combatientes, sobrevivieron los dominicanos Poncio Pou Saleta, Mayobanex Vargas, Francisco Medardo y los cubanos Delio Gómez Ochoa y Pablo Mirabal.
El movimiento integrado posteriormente en su mayoría por estudiantes universitarios, que honraba a los héroes caídos, desarrolló varias actividades clandestinas contra la dictadura que rápidamente detectó la ubicación del foco subversivo en torno a la Universidad de Santo Domingo.
Manolo en un discurso en el Parque Independencia 1963
Los arrestos no se hicieron esperar, cayendo Manolo Tavarez Justo, Leandro Guzmán, Pedro González, esposos de Patria , María Teresa y Minerva Mirabal (luego asesinadas por la tiranía) hasta aproximadamente un centenar de miembros del Movimiento 14 de Junio.
Luego del ajusticiamiento del dictador, el Movimiento pasa de la clandestinidad a la legalidad, convirtiéndose en una organización política.
Caamaño, ejemplo que no muere
Francisco Alberto Caamaño Deñó fue fusilado el 16 de febrero de 1973 por orden del entonces presidente Joaquín Balaguer, de quien se ha dicho era alumno del dictador Trujillo, pero que en opinión del ex guerrillero y autor, Hamlet Hermann, fue maestro y guía del tirano.
En la presentación del libro Caamaño, biografía de una época, que según su autor le llevó 39 años y ocho meses escribirlo, el ex embajador de Cuba en República Dominicana, Omar Córdoba, dijo que Francis, como le conocían sus amigos, evolucionó de estricto y honesto jefe militar durante la dictadura, a líder del ejército constitucionalista que buscaba devolver a la presidencia al profesor Juan Bosch, derrocado en 1963, siete meses después de ser electo democráticamente.
El héroe dirigió al pueblo que, casi desarmado, se enfrentó a la invasión de este país por más de 40 mil marines de Estados Unidos. República Dominicana fue el único país invadido militarmente tres veces (1904, 1916 y 1965) durante el siglo XX por fuerzas de Estados Unidos.
La de 1965 fue la gota que derramó la copa de las inquietudes patrióticas de Francisco Caamaño. De oficial militar e hijo de uno de los generales trujillistas más connotados, se transformó en símbolo universal de la lucha frontal contra el imperialismo.
Sin vencer al imperio, pero sin ser vencido, el coronel Caamaño, quien llegó a ocupar la Presidencia provisional del país, transigió poner fin a un conflicto que agobiaba al país y empezó a padecer el perverso castigo del ostracismo cuando es designado agregado militar de la embajada dominicana en el Reino Unido.
No le fue permitida ninguna comunicación con el pueblo que lo tenía como su gran esperanza. Ante esa situación optó por prepararse para cumplir la promesa hecha a los dominicanos cuando renunció a la Presidencia del gobierno en armas.
A pesar de los ocho años que lo separaron del pueblo dominicano, su recuerdo seguía siendo poderoso. De acuerdo con su más dedicado biógrafo, es en Cuba donde Caamaño alcanza la madurez de su pensamiento político.
Joaquín Balaguer, impuesto en la presidencia dominicana por Estados Unidos, fue informado del desembarco de Caamaño y sus guerrilleros por Playa Caracoles en la primera semana de febrero de 1973.
Según Hermann, entraron en acción al tercer día, se separaron al sufrir heridas el mejor hombre de la guerrilla e insistir Caamaño en cuidarlo, quedándose en compañía de otro combatiente, después de lo cual fueron capturados los tres y el resto de la guerrilla lo confirmó al interceptar trasmisiones del Ejército.
Un dominicano defendiendo su dignidad frente a un Yanqui invasor
Al consultársele a Balaguer qué acción tomar con Caamaño, dijo airado que para ellos no había cárcel, lo cual fue interpretado como su orden de dar muerte al jefe de la guerrilla y sus acompañantes.
El mandato se cumplió el 16 de febrero, pero su recuerdo perdura porque como dijera su compañero de armas y biógrafo, citando al generalísimo Máximo Gómez ante la inesperada muerte de Martí:
“Duerme en paz compatriota y amigo querido, que yo digo de ti lo que la Historia ha dicho del héroe griego: bajo el cielo azul de tu patria, no hay tumba más gloriosa que la tuya.”
Por Elsy Fors *
* Periodista de la Redacción de Lenguas Extranjeras de Prensa Latina
jhb/ef

 

Publicado en ARTICULO Y OPINIONES

Las bases yankis y la soberanía Latinoamericana

Las bases yankis y la soberanía Latinoamericana

por Fidel Castro Ruz

Frente a las crecientes y populosas fuerzas sociales latinoamericanas que exigen a sus gobernantes en este nuevo milenio una mayor soberanía política para una mejor defensa de sus intereses económicos frente a un intercambio comercial internacional que sigue siendo injusto para los países en desarrollo, el imperialismo norteamericano de la administración Obama responde con nuevas amenazas degolpes de Estado como el recientemente ocurrido en Honduras y nuevas bases militares en Colombia.

Fidel Castro analiza la situación.

Nicaragua 1932, soldados «marines» estadounidenses muestran la bandera capturada a Augusto César Sandino. La injerencia yanki no ha parado hasta hoy día en Latinoamérica.
_________________________________________________

El concepto de nación surgió de la suma de elementos comunes como la historia, lenguaje, cultura, costumbres, leyes, instituciones y otros factores relacionados con la vida material y espiritual de las comunidades humanas.
Los pueblos de la América, por cuya libertad Bolívar realizó las grandes hazañas que lo convirtieron en El Libertador, fueron llamados por él a crear, como dijo: “la más grande nación del mundo, menos por su extensión y riquezas que por su libertad y gloria”.
Antonio José de Sucre libró en Ayacucho la última batalla contra el imperio que había convertido gran parte de este continente en propiedad real de la corona de España durante más de 300 años.
Es la misma América que decenas de años más tarde, y cuando ya había sido cercenada en parte por el naciente imperio yanki, Martí llamó Nuestra América.
Hay que recordar una vez más que, antes de caer en combate por la independencia de Cuba, último bastión de la colonia española en América, el 19 de mayo de 1895, horas antes de su muerte, José Martí escribió proféticamente que todo lo que había hecho y haría era para “…impedir a tiempo con la independencia de Cuba que se extiendan por las Antillas los Estados Unidos y caigan, con esa fuerza más, sobre nuestras tierras de América”.
En Estados Unidos, las 13 colonias recién liberadas no tardaron en extenderse desordenadamente hacia el Oeste en busca de tierra y oro, exterminando indígenas hasta que arribaron a las costas del Pacífico, competían los Estados agrícolas esclavistas del Sur con los Estados industriales del Norte que explotaban el trabajo asalariado, tratando de crear otros Estados para defender sus intereses económicos.
En 1848 arrebataron a México más del 50 por ciento de su territorio, en una guerra de conquista contra el país, militarmente débil, que los llevó a ocupar la capital e imponerle humillantes condiciones de paz. En el territorio arrebatado estaban las grandes reservas de petróleo y gas que más tarde suministrarían a Estados Unidos durante más de un siglo y lo siguen en parte suministrando.
El filibustero yanki William Walker, estimulado por “el destino manifiesto” que proclamó su país, desembarcó en Nicaragua en el año 1855 y se autoproclamó Presidente, hasta que fue expulsado por los nicaragüenses y otros patriotas centroamericanos en 1856.
Nuestro Héroe Nacional vio cómo el destino de los países latinoamericanos era destrozado por el naciente imperio de Estados Unidos.
Después de la muerte en combate de Martí se produjo la intervención militar en Cuba, cuando ya el ejército español estaba derrotado. La Enmienda Platt, que concedía al poderoso país derecho a intervenir en la Isla, fue impuesta a Cuba.
La ocupación de Puerto Rico, que ha durado ya 111 años y hoy constituye el llamado “Estado Libre Asociado”, que no es Estado ni es libre, fue otra de las consecuencias de aquella intervención.
Las peores cosas para América Latina estaban por venir, confirmando las geniales premoniciones de Martí. Ya el creciente imperio había decidido que el canal que uniría los dos océanos sería por Panamá y no por Nicaragua. El istmo de Panamá, la Corinto soñada por Bolívar como capital de la más grande República del mundo concebida por él, sería propiedad yanki.
Aun así, hubo peores consecuencias a lo largo del Siglo XX. Con el apoyo de las oligarquías políticas nacionales, los Estados Unidos se adueñaron después de los recursos y de la economía de los países latinoamericanos; las intervenciones se multiplicaron; las fuerzas militares y policiales cayeron bajo su égida. Las empresas transnacionales yankis se apoderaron de las producciones y servicios fundamentales, los bancos, las compañías de seguros, el comercio exterior, los ferrocarriles, barcos, almacenes, los servicios eléctricos, los telefónicos y otros, en mayor o menor grado pasaron a sus manos.
Es cierto que la profundidad de la desigualdad social hizo estallar la Revolución Mexicana en la segunda década del Siglo XX, que se convirtió en fuente de inspiración para otros países.
La revolución hizo avanzar a México en muchas áreas. Pero el mismo imperio que ayer devoró gran parte de su territorio, hoy devora importantes recursos naturales que le restan, la fuerza de trabajo barata y hasta lo hace derramar su propia sangre.
El TLCAN es el más brutal acuerdo económico impuesto a un país en desarrollo. En aras de la brevedad, baste señalar que el Gobierno de Estados Unidos acaba de afirmar textualmente: “En momentos en que México ha sufrido un doble golpe, no solo por la caída de su economía sino también por los efectos del virus A H1N1, probablemente queremos tener la economía más estabilizada antes de tener una larga discusión sobre nuevas negociaciones comerciales.”
Por supuesto que no se dice una sola palabra de que, como consecuencia de la guerra desatada por el tráfico de drogas, en la que México emplea 36 mil soldados, casi cuatro mil mexicanos han muerto en el 2009.
El fenómeno se repite en mayor o menor grado en el resto de América Latina. La droga no solo engendra problemas graves de salud, engendra la violencia que desgarra a México y a la América Latina como consecuencia del mercado insaciable de Estados Unidos, fuente inagotable de las divisas con que se fomenta la producción de cocaína y heroína, y es el país de donde se abastecen las armas que se emplean en esa feroz y no publicitada guerra.
Los que mueren desde el Río Grande hasta los confines de Suramérica son latinoamericanos. De este modo, la violencia general bate récord de muertes y las víctimas sobrepasan la cifra de 100 mil por año en América Latina, engendradas fundamentalmente por las drogas y la pobreza.
El imperio no libra la lucha contra las drogas dentro de sus fronteras; la libra en los territorios latinoamericanos.
En nuestro país no se cultivan la coca ni la amapola. Luchamos con eficiencia contra los que intentan introducir drogas en nuestro país o utilizar a Cuba como tránsito, y los índices de personas que mueren a causa de la violencia se reducen cada año.
No necesitamos para ello soldados yankis. La lucha contra las drogas es un pretexto para establecer bases militares en todo el hemisferio.
¿Desde cuándo los buques de la IV Flota y los aviones modernos de combate sirven para combatir las drogas?
El verdadero objetivo es el control de los recursos económicos, el dominio de los mercados y la lucha contra los cambios sociales.
¿Qué necesidad había de restablecer esa flota, desmovilizada al final de la Segunda Guerra Mundial, hace más de 60 años, cuando ya no existe la URSS ni la guerra fría?
Los argumentos utilizados para el establecimiento de siete bases aeronavales en Colombia son un insulto a la inteligencia.
La historia no perdonará a los que cometen esa deslealtad contra sus pueblos, ni tampoco a los que utilizan como pretexto el ejercicio de la soberanía para cohonestar la presencia de tropas yankis. ¿A qué soberanía se refieren? ¿La conquistada por Bolívar, Sucre, San Martín, O´Higgins, Morelos, Juárez, Tiradentes, Martí?
Ninguno de ellos habría aceptado jamás tan repudiable argumento para justificar la concesión de bases militares a las Fuerzas Armadas de Estados Unidos, un imperio más dominante, más poderoso y más universal que las coronas de la península ibérica.
Si como consecuencia de tales acuerdos promovidos de forma ilegal e inconstitucional por Estados Unidos cualquier gobierno de ese país utilizara esas bases, como hicieron Reagan con la guerra sucia y Bush con la de Iraq, para provocar un conflicto armado entre dos pueblos hermanos, sería una gran tragedia. Venezuela y Colombia nacieron juntos en la historia de América tras las batallas de Boyacá y Carabobo, bajo la dirección de Simón Bolívar.
Las fuerzas yankis podrían promover una guerra sucia como hicieron en Nicaragua, incluso emplear soldados de otras nacionalidades entrenados por ellos y podrían atacar algún país, pero difícilmente el pueblo combativo, valiente y patriótico de Colombia se deje arrastrar a la guerra contra un pueblo hermano como el de Venezuela.
Se equivocan los imperialistas si subestiman igualmente a los demás pueblos de América Latina.
Ninguno estará de acuerdo con las bases militares yankis, ninguno dejará de ser solidario con cualquier pueblo latinoamericano agredido por el imperialismo.
Martí admiraba extraordinariamente a Bolívar y no se equivocó cuando dijo: “…así está Bolívar en el cielo de América, vigilante y ceñudo… calzadas aún las botas de campaña, porque lo que él no dejó hecho, sin hacer está hasta hoy: porque Bolívar tiene que hacer en América todavía.”
Fidel Castro Ruz
Agosto 9 de 2009
6 y 32 p.m.

 

Publicado en ACTIVIDADES Y EVENTOS

Las 10 mejores ciudades del mundo, para vivir.

 

Viena, famosa por sus cientos de museos, 2.000 parques y su café es el mejor lugar del planeta para vivir, de acuerdo con un estudio de la firma Mercer.

La encuesta anual de la firma global de recursos humanos apunta no solo a las cualidades de Austria, sino también a las virtudes de la región. Ocho de las primeras 10 ciudades están en Europa. Zurich es la segunda mejor ciudad para vivir, mientras que las ciudades alemanas de Munich, Dusseldorf y Frankfurt, le siguen.

“En total, las ciudades europeas siguen teniendo la más alta calidad de vida como resultado de una combinación de estabilidad, el incremento de los estándares de vida, y la avanzada infraestructura de la ciudad”, dijo Slagin Parakatil, investigador de Mercer.

Las ciudades en los primeros 10 puestos son:

1. Viena, Austria

2. Zurich, Suiza

3. Auckland, Nueva Zelandia

4. Munich, Alemania

5. Vancouver, Canadá

6. Düsseldorf, Alemania

7. Frankfurt, Alemania

8. Ginebra, Suiza

9. Copenhague, Dinamarca

10. Berna, Suiza

10. Sydney, Australia

En Latinoamérica, Pointe-À-Pitre, en Guadalupe, tiene el lugar más alto en la lista, en el puesto 63, seguido por la capital de Puerto Rico, en el 72; y Montevideo en el 77.

Montevideo, Uruguay
Monterrey repite la posición del 2011, en el lugar 104, y la Ciudad de México subió un puesto en la lista, al ocupar el lugar 120 en 2012.

Los resultados de la encuesta de Mercer están basadas en un análisis de las condiciones de vida que comprenden 39 factores en 10 categorías.

Las condiciones políticas incluyen estabilidad del gobierno y crimen. Las económicas incluyen los servicios bancarios y las leyes de intercambio de divisas. Las de salud incluyen acceso a ciudado médico y niveles de contaminación. También se toma en cuenta el transporte, la vivienda y los servicios de recreación.

El nivel de las ciudades en la lista sirve a compañías multinacionales para calcular paquetes de compensación para empleados que envían al extranjero. Un nivel bajo en la lista indica que los paquetes serán mucho mejores para ofrecer una mejor calidad de vida al empleado.

Por nivel regional, las ciudades que tienen el peor puesto para el oeste de Europa es Belfast, Irlanda del Norte, que se ubica en el lugar 64; para Estados Unidos es Detroit, que se ubica en el lugar 71; para la región de Asia Pacífico es Dushanbe, Tajikistán, que está en el lugar 207; para el Este de Europa es Tbilisi, Georgia, en el lugar 213; y para América es Puerto Príncipe, que está en el lugar 219.

La peor ciudad para vivir es Bagdad, Iraq, que se encuentra en el lugar 221.

 

 

 

Publicado en BATALLA DE LAS IDEAS

Coronel Rafael Fernández Domínguez,soldado de la patria

Soldado del Pueblo y Militar de la Libertad. “… y aquí estoy, respondiendo con la frente en alto, el honor multiplicado y la vergüenza como estandarte. Que me juzguen la Historia y la República. No tengo vergüenza para verle la cara al pueblo, hasta que no combata de su lado frente a los enemigos de la patria “.

Soldado del Pueblo y Militar de la Libertad. “… y aquí estoy, respondiendo con la frente en alto, el honor multiplicado y la vergüenza como estandarte. Que me juzguen la Historia y la República. No tengo vergüenza para verle la cara al pueblo, hasta que no combata de su lado frente a los enemigos de la patria “.
Cayó en combate el 19 de mayo de 1965 como soldado de la patria, frente a las tropas interventoras norteamericanas. Su muerte hizo más grande su figura, que el pueblo recuerda con admiración y respeto. El coronel Rafel Tomás Fernández Domínguez ha sido considerado como el inspirador militar de la insurrección armada que estalló el 24 de abril de 1965 contra el Triunvirato que gobernaba el país, presidido por Donald Reid Cabral.
La revuelta tenía el propósito de reponer el gobierno del profesor Juan Bosch, derrocado el 25 de septiembre de 1963, restableciendo con ello la constitucionalidad perdida. Nació el 18 de septiembre de 1934 en el municipio de Esperanza. Fueron sus padres el general Ludovino Fernández Malagón y Gloria Domínguez Cruz. Se graduó de Bachiller en Ciencias Físicas y Matemáticas el 27 de diciembre de 1952 e ingresó en la Universidad de Santo Domingo para cursar la carrera de ingeniería, interrumpiendo estos estudios para integrarse como soldado al Ejército Nacional.
Se gradúa de Bachiller en Ciencias Militares en 1956; el 22 de diciembre de ese mismo año se casa con la señora Alma Arlette Fernández, comenzando una familia que se enriqueció con la llegada de cinco hijos. Luego pasó a la Fuerza Aérea Dominicana y allí se distinguió obteniendo las mejores calificaciones en los estudios militares que realizara. En febrero de 1957 se traslada a Fort Clayton, en la Zona del Canal de Panamá, para tomar un curso militar. Ya con el rango de Capitán, en 1961, desempeñó el cargo de Jefe de la Base Aérea de San Isidro.
El 18 de enero de 1962, ostentando el rango de Mayor de la Fuerza Aérea Dominicana (FAD), liberó a los miembros del Consejo de Estado detenidos en el Club de Oficiales de esa institución por órdenes del general Pedro Rafael Ramón Rodríguez Echavarría, quien fue depuesto ese mismo día después de intentar sin éxito un golpe de Estado. Fernández Domínguez fue ascendido entonces a Teniente Coronel y nombrado Sub-jefe de la Fuerza Aérea. Luego es trasladado al Ejército Nacional y enviado, en noviembre de 1962, a Panamá, para participar en un curso de Comando y Estado Mayor. Obtuvo el segundo lugar entre los 31 militares que participaron. Tanto el traslado como el viaje a Panamá se debieron a discrepancias con sus superiores, a quienes señalaba como transgresores de los reglamentos militares.
Se opuso a que le fuera concedido el rango de General a Luis Amiama Tió y a Antonio Imbert Barreras, participantes y sobrevivientes en el asesinato del dictador Rafael Leónidas Trujillo Molina, por considerar que tales designaciones constituían una violación a las normas militares. En Junio de 1963 realiza otro curso de Instrucción de Infantería Avanzada. Ese mismo año recibe el nombramiento como Director de la Academia Militar “Batalla de Las Carreras”, de la Fuerza Aérea Dominicana.
Al ser depuesto el Gobierno constitucional del profesor Juan Bosch, el Coronel Fernández Domínguez intentó organizar un movimiento de resistencia militar que de momento no pudo materializar. El 23 de octubre de ese mismo año, y en lo que puede ser considerado prácticamente como una deportación, fue nombrado por el Triunvirato como Agregado Militar en España. Desde el exterior escribió repetidas veces a sus compañeros de armas, exhortándoles a continuar con los preparativos del contragolpe.
En diciembre de 1964 logró un permiso para entrar al país por tres días y, aunque estaba continuamente vigilado, logró establecer contactos con los simpatizantes del movimiento conspirativo contra el Triunvirato, al que, por invitación suya, se incorporó el Coronel Francisco Alberto Caamaño Deñó. Al concluir los tres días de su permiso le hacen nuevamente abandonar el país, esta vez enviado como Agregado Militar en Chile. El Coronel Fernández Domínguez estaba convencido de lo importante que era para la causa la conservación de su rango militar: “Respecto a mi posición dentro del Ejército, estoy firme y definitivamente convencido que no debo abandonarla, aún sea bajo la más fuerte de las presiones, ya que es la única forma en que hoy, mañana o algún día podré… cooperar en la reestructuración definitiva de las Fuerzas Armadas Dominicanas”.
Sobre la importancia histórica del movimiento que lideraba, el Coronel Fernández Domínguez escribió el 21 de abril de 1964: “La historia de la República Dominicana no se ha escrito aún… y tengo la firme convicción de que nuestro abortado movimiento será un capítulo de esa historia… La problemática dominicana es bien clara, todo descansará dentro de poco tiempo en la joven oficialía, la cual deberá ser reconquistada por nosotros, por todos los medios”. En Chile recibió la noticia del derrocamiento del Triunvirato por el movimiento armado, el 24 de abril de 1965, e inmediatamente tomó un avión vía Puerto Rico para regresar al país, aunque no pudo entrar a la República Dominicana porque el aeropuerto se encontraba cerrado por las tropas que se oponían al movimiento insurreccional.
El Coronel Fernández Domínguez, que había sido designado Ministro de Interior y Policía por el jefe político de la insurrección, profesor Juan Bosch, y ratificado por el Gobierno constitucionalista presidido por el coronel Francisco Alberto Caamaño Deñó, logró entrar al país, después de varios intentos, el día 14 de mayo de 1965, en un avión de la marina de los Estados Unidos, gracias a una petición hecha por el profesor Juan Bosch a Harry Shlaudeman, que había sido secretario político de la Embajada Americana en Santo Domingo y que formaba parte de la delegación norteamericana que encabezaban McGeorge Bundy y Cyrus Vance, quienes se encontraban en Puerto Rico para discutir con Bosch la posibilidad de que el gobierno de transición estuviera encabezado por Antonio Guzmán.
Tomó posesión de su cargo pero, cinco días más tarde, el 19 de mayo de 1965, murió durante un encuentro con tropas norteamericanas mientras dirigía un asalto al Palacio Nacional, ocupado por tropas del Gobierno de Reconstrucción Nacional encabezado por el General Antonio Imbert Barreras, que se oponía a Caamaño Deñó.
El Coronel Fernández Domínguez se encuentra sepultado en el cementerio de Santiago de los Caballeros. Sólo unos días antes de su muerte había escrito: “Sabemos que este movimiento tiene una alta categoría histórica; que él marcará una época en nuestro país, siempre traicionado y siempre esclavizado; sabemos que con nosotros no sólo se levantará la voluntad democrática del pueblo dominicano sino también la fe de muchos pueblos de América que tienen en su corazón un altar para los luchadores de la libertad. Y porque sabemos todo eso, terminaremos la lucha con el mismo sentido del honor con que la empezamos y con el alma satisfecha de los que sirven a la Patria y, en consecuencia, sirven a su pueblo. Aquel de nosotros que caiga en la lucha, no caerá; se elevará al respeto de todos los dominicanos; aquel de los que luchan contra nosotros que no comprenda a tiempo su error, ese caerá para siempre del amor del pueblo y será perseguido por la historia”.

 

Publicado en ARTICULO Y OPINIONES

PUERTO RICO Y SU INDEPENDENCIA RETUMBAN EN LA ONU

Naciones Unidas (PL) El caso colonial de Puerto Rico volvió al debate de Naciones Unidas con nuevos reclamos para que sea analizado por la Asamblea General y reiteradas demandas por la libertad de varios independentistas presos en cárceles de Estados Unidos. Por décimo tercer año consecutivo, el tema fue analizado por el Comité de Descolonización de la ONU en una jornada que contó con la participación de más de una veintena de representantes de una amplia gama de organizaciones políticas y sociales de la isla. Uno de los momentos más emotivos de la sesión estuvo marcado por la presencia de Carlos Alberto Torres, un prisionero político puertorriqueño que cumplió 30 años de cárcel (1980-2010) en Estados Unidos por trabajar a favor de la independencia boricua. Al intervenir ante el cuerpo de la ONU, Torres exigió al presidente estadounidense, Barack Obama, la liberación de varios de sus compañeros que continúan presos en instalaciones norteamericanas: Oscar López Rivera (en prisión desde hace 31 años), Avelino González Claudio y Norberto González Claudio. Estados Unidos se autoproclama como una democracia y llama a otros países a liberar a sus presos políticos, pero niega que cuente con ese tipo de prisioneros, denunció Torres. Dijo que los encarcelados fueron condenados por sus ideas y por luchar por la libertad de Puerto Rico y afirmó que “el crimen verdadero es el colonialismo y no la resistencia” a ese sistema, como ha sido reconocido por la comunidad internacional. Luego de escuchar las posiciones de cerca de 30 peticionarios de variadas posiciones sobre la independencia de Puerto Rico, el comité de la ONU aprobó, por décimo tercer año consecutivo, una resolución presentada por Cuba y que ratificó el derecho del pueblo puertorriqueño a la autodeterminación e independencia. El texto, auspiciado además por Bolivia, Ecuador, Nicaragua y Venezuela, dice que Puerto Rico es una nación latinoamericana y caribeña, con una identidad cultural propia e inconfundible, y reconoce el derecho inalienable de su pueblo a la libre determinación e independencia. En ese sentido, pide avanzar en un proceso que le permita a los puertorriqueños ejercer esa prerrogativa, como demandan los acuerdos de la Asamblea General de la ONU, y llama al Gobierno de Estados Unidos a asumir su responsabilidad de propiciar avances en esa dirección. También insta a Washington a concluir la devolución al pueblo de Puerto Rico de toda la tierra antes ocupada y las instalaciones de Vieques y Ceiba. Al proponer la aprobación del texto, el embajador alterno de Cuba ante la ONU, Oscar González León, recordó que desde 1972 el Comité de Descolonización ha adoptado 30 resoluciones y decisiones sobre Puerto Rico, pero “poco se ha avanzado en el logro de una solución definitiva que resuelva esa situación colonial”. “Estados Unidos de América, la potencia colonial, mantiene el dominio económico, político y social sobre esa hermana nación que a pesar de ello, mantiene su arraigada e inclaudicable vocación de independencia”, puntualizó. Al apoyo regional a la causa independentista se sumaron además los 120 Estados miembros del Movimiento de Países No Alineados, por intermedio de un delegado de Egipto ante la ONU. El diplomático recordó una declaración adoptada por esa agrupación en su más reciente cumbre y que exhortó al Gobierno estadounidense a permitir que el pueblo de la isla boricua ejerza su derecho inalienable a la autodeterminación e independencia. Ese pronunciamiento de los No Alineados también solicitó que la cuestión de Puerto Rico sea analizada “en todos sus aspectos” por la Asamblea General, integrada por los 193 Estados miembros de la ONU. La aprobación de la resolución del Comité de Descolonización también fue saludada por las delegaciones de Nicaragua, Ecuador, Venezuela, Bolivia, Irán y Siria, entre otras. Entre las organizaciones que hablaron ante el órgano de la ONU estuvieron el Colegio de Abogados, Compañeros Unidos para la Descolonización de Puerto Rico, el Movimiento Independentista Nacional Hostosiano y el Comité de Puerto Rico en Naciones Unidas.

 

Publicado en EL HOMBRE Y SU HISTORIA

Los amores de Juan Pablo Duarte

AUNQUE TUVO DOS COMPROMISOS SERIOS, LA VOCACIÓN PATRIÓTICA DEL PRÓCER NO LE PERMITIÓ LLEGAR A CASARSE

  • Eterna. La patria fue el único amor duradero del Patricio. Este es el cuadro “El sueño de Duarte”, de Luis Desangles.

Aunque muchos insisten en ver al patricio Juan Pablo Duarte como un ser inmaculado y puro, incapaz de sucumbir a las pasiones más humanas, la realidad es que Duarte amó mucho en su vida. El amor de pareja no le fue ajeno, pues a la edad de 23 años estuvo comprometido por primera vez.

En el libro “Apuntes duartianos”, el historiador Pedro Troncoso Sánchez detalla que fue en 1936 cuando al joven Juan Pablo le sobrevino lo natural e inevitable.

“Se enamoró de María Antonieta Bobadilla y ella le correspondió”, dijo. El Museo de Duarte conserva la sortija que éste le diera a Bobadilla como señal de compro- miso.

Otra novia
José Joaquín Pérez Saviñón, director del Instituto Duartiano, comenta el desenlace de la primera historia de amor del patricio: “Por razones que se desconocen el compromiso se rompió”. Pero Duarte tendría oportunidad de volver a enamorarse, esta vez de una descendiente de catalanes y pariente de varios patriotas, Prudencia Lluberes, La Nona.

Troncoso Sánchez dice en “Apuntes duartianos” que “esta segunda novia recibió, como la primera, su promesa de matrimonio simbolizada en una sortija”.

Pero, dice Pérez Saviñón, esta segunda relación fue la más bella de su vida, pero sucumbe ante su agitada existencia.

En “Duarte romántico”, el discurso de ingreso en el Instituto Duartiano de Emilio Rodríguez Demorizi, el historiador describe cómo la vocación patriótica no le permitió relaciones duraderas. “En Duarte no hay un solo elemento volitivo que pueda separarse de su ideal romántico, de su ideal de Patria (…) Hasta cuando el amor le encadena fugazmente, una y otra vez, la Patria está presente y se interpone victoriosa”.

“NONA” LLUBERES, ETERNA ENAMORADA 
Siempre perseguido por sus ideales, Duarte amó, pero no pudo seguir con Prudencia “Nona” Lluberes. Pérez Saviñón comenta que Yovanny Ferrúa escribió un artículo destacando que ya en el exilio, Duarte quiso casarse con ella por poder, pero no lo dejaron porque ya padecía tuberculosis. “Incluso le rompían a ella las cartas que él le mandaba por temor al contagio, por eso no se conservan cartas amorosas de Duarte”, dice el presidente del Instituto Duartiano.

Pérez Saviñón asegura que Prudencia siempre esperó y soñó con el Padre de la patria.

No se casó nunca. “Cuando trajeron los restos de Duarte, Nona vivía frente al parque Colón y la sacaron al balcón ya ciega, muy anciana y se dice que ella dijo: ‘Hasta aquí te he seguido Juan Pablo’, y a los pocos meses murió”, narra.

Un amante del sexo femenino 
En los “Apuntes de Rosa Duarte”, del Instituto Duartiano, edición y notas de Emilio Rodríguez Demorizi, Carlos Larrazábal Blanco y Vetilio Alfau Durán, se destaca un curioso pasaje durante la estancia de Juan Pablo Duarte en Hamburgo, ciudad de Alemania, adonde llegó en octubre de 1844, luego de ser exiliado por Pedro Santana.

Luego de asistir a diversas actividades y visitar los monumentos más representativos de la ciudad, Duarte dice: “Debo a la alta sociedad hamburguesa, o si se quiere, a la aristocracia, muchas pruebas de estimación y respeto; el considerar que estaba sufriendo por mi patria me atrajo muchas simpatías hasta en el sexo bello.

Las hamburguesas son afables, pero lo que las hace más amables es que unen la amabilidad al decoro”.

Aunque se conoce poco de su vida en Venezuela, el director del Instituto Duartiano refiere la existencia de una venezolana (la cual al parecer no sucumbió a los encantos del patricio) a quien Duarte dedicara, en el exilio, el poema “Súplica”, cuyos versos rezan: “Si amoroso me vieran tus ojos/ acabaran mis penas en bien/ pues quitaras así de mi sien/ la corona que ciñe de abrojos (…)”.

Hijos
Mientras en el país se mantiene la versión de que Duarte no se casó nunca y mucho menos que tuvo hijos, el Boletín 117 del Archivo General de la Nación, llamado “La familia Duarte. La genealogía al servicio de la historia”, Antonio José Guerra Sánchez hace referencia a las Teorías de las descendencias de Juan Pablo Duarte Díez.

Dice Guerra Sánchez: “En diferentes épocas, algunos autores (entre los que se cita al periodista e historiador, originario de Arecibo, Puerto Rico, Luis Padilla D’Onis), han pretendido indicar descendencia del Patricio Juan Pablo Duarte, a través de su prima Vicenta Díez, en sus hijas Carmen Sandalia y Sinforosa Duarte Díez”. Sin embargo añade que se desconoce que existiese una Vicenta Díez y aún menos se sabe de cuál de los hermanos de la madre del prócer fue hija.

Lo que si es cierto es que Duarte no se casó, y según Pérez Saviñón no lo hizo “porque dijo claramente que se había casado con la patria, todos sus afanes fueron por la Patria. El amor por la patria fue superior a todo, incluso siendo ya un anciano vencido, todavía pensaba en la patria. Se sacrificó por su espíritu de servicio”, dice.-

 

Publicado en ARTICULO Y OPINIONES

Puerto Rico: Marco complicado para la descolonización

Flag of Puerto Rico

La preparación para el inicio formal en diciembre del proceso de descolonización de Puerto Rico –con la notificación a Washington del reclamo puertorriqueño de poner fin a la condición colonial- se produce en el marco de una intensificación del tema de la autodeterminación en islas que todavía están bajo dominio de potencias extra caribeñas.

Pero la notificación puertorriqueña, clara en lo tocante a la mayoría absoluta que rechazó la colonia en el plebiscito del 6 de noviembre, será un rompecabezas en cuanto a las alternativas para atender el asunto y desde ya se anticipa discusiones sobre sus posibilidades debido a que presenta el cuadro de esta pequeña nación dividida en al menos cuatro tendencias.

La versión más difundida en la prensa internacional es que Puerto Rico optó por la anexión con un 61 por ciento de los sufragios, mientras la libre asociación recibió cerca del 33 por ciento y la independencia, el cinco por ciento. El problema es que de los electores que votaron en el plebiscito, una gran cantidad dejó esa pregunta en blanco y sólo el 45 por ciento escogió la estadidad, lo que está muy por debajo de lo que sería necesario para sostener que esa es la voluntad del pueblo.

Puerto Rico fue adquirido por Estados Unidos en 1898 como resultado de la Guerra Hispanoamericana y durante los siguientes cincuenta años no buscó el consentimiento del país para su dominación. A mediados del siglo XX, con ayuda del carismático líder populista Luis Muñoz Marín, el movimiento anexionista, respaldo económico sólido de EEUU y persecución abierta de los independentistas, se logró el consentimiento del pueblo al régimen autonómico denominado Estado Libre Asociado con el 76,15 por ciento de los que votaron.

En un plebiscito en 1967, el ELA revalidó con más del 60 por ciento de los que electores que participaron y la anexión –propuesta por primera vez- recibió el 39 por ciento, en tanto que la independencia, todavía bajo persecución, fue reclamada por un 0,60 por ciento. Desde entonces, su respaldo ha ido bajando y ya en 1998 más de la mitad de los votantes escogieron “ninguna de las anteriores”. El 6 de noviembre de este año, parece haberse cerrado ese capítulo en la historia de Puerto Rico sin que la anexión haya cosechado suficiente respaldo para que pueda revalidar el dominio consentido de EEUU sobre Puerto Rico.

La situación en esta pequeña nación latinoamericana que constituye la colonia más populosa y con mayor fuerza económica entre las colonias isleñas del Caribe tiene un potencial de onda expansiva que todavía no ha sido objeto de mucha atención. Sin embargo, hay señales de puntos en los que podría tener impacto.

En las Islas Vírgenes Estadounidenses, compradas a Dinamarca en 1917, se discute abiertamente en la prensa la posibilidad de seguir el ejemplo puertorriqueño si funciona y, por el momento, estar atentos a su desarrollo. Entre los asuntos que se mencionan en la discusión están consideraciones económicas, cultura, la identidad nacional puertorriqueña y el problema de que en las elecciones generales en Puerto Rico, efectuadas el mismo día, el gobierno anexionista fue derrotado por la oposición autonomista y el gobernador electo, Alejandro García Padilla, rechaza los resultados del plebiscito.

La delegada ante el Congreso de EEUU por Islas Vírgenes, Donna Christensen, le dijo al Virgin Islands Daily News que estaba bajo la impresión de que esas objeciones “van a empantanar un tanto el proceso”. Aún así, dijo que vale la pena mantenerse al tanto porque su territorio podría usar un referéndum también.

Las Islas Vírgenes tienen experiencia en ese tipo de fracaso, pues el Congreso de EEUU ignoró una propuesta para establecer un régimen autonómico preparada por una asamblea constituyente.

Por supuesto, que ninguno de esos aspectos amilana a los anexionistas. El gobernador saliente, Luis Fortuño, ya ha anunciado que enviará la notificación oficial a la Casa Blanca y el Congreso tan pronto se produzca el documento de la Comisión Estatal de Elecciones, que espera terminar el escrutinio general durante el mes de diciembre. El comisionado residente, el anexionista Pedro Pierluisi, que revalidó en los comicios, se ha comprometido a impulsar el tema en la Cámara de Representantes en Washington.

De igual forma está entusiasmado el presidente del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), Rubén Berríos, quien ha iniciado los contactos con gobiernos latinoamericanos para notificar sobre el proceso de Puerto Rico y se muestra confiado de que al final del camino prevalecerá la independencia.

Otras dificultades para el proceso tienen que ver con el deterioro de la institucionalidad política pro EEUU en Puerto Rico.

Los dos partidos principales –el Partido Popular Democrático, ahora triunfante y el Partido Nuevo Progresista- vieron comprimirse sus bases y prácticamente empataron en 47 por ciento cada uno en un panorama en que la participación de electores bajó a casi el 77 por ciento. Por el contrario, el pequeño aunque influyente PIP, principal promotor de este plebiscito, logró un crecimiento significativo y recuperó su representación en la Legislatura, mientras el intento de tres partidos emergentes por recuperar aspectos del ideario muñocista de mediados del siglo pasado sufrió un duro revés y cada uno de ellos recibió menos del uno por ciento de los sufragios.

La prensa estadounidense destaca que el plebiscito no fue “vinculante” y sectores autonomistas así como de izquierda aseguran que no tendrá consecuencia alguna porque EEUU no le hará caso.

La situación es un tanto distinta en la Haya, donde el gobierno del Reino de Holanda anunció a finales de octubre que había comenzado a preparar los planes de contingencia para el apoyo económico al proceso de independencia de Curazao, donde los partidos favorecedores de esa alternativa se han alzado con el triunfo en las elecciones, si bien difieren en cuán rápida sería la separación. Lo que sí hacen claro voceros del gobierno holandés es que antes de proceder a la independencia, deberá producirse su ratificación en un referendo del pueblo de Curazao.

Por Jesús Dávila

Fuente: http://bit.ly/SJKDps

Publicado en ACTIVIDADES Y EVENTOS

El futuro de Puerto Rico y su deteriorada economía

San Juan, Puerto Rico

Los puertorriqueños tendrán la oportunidad de decidir este 6 de noviembre si quieren convertirse en el estado número 51 de EE.UU. Si la opción consigue la mayoría de votos, el Congreso estadounidense deberá considerar la situación económica de la isla y cómo ella podría afectar al resto del país.
La economía de Puerto Rico ha experimentado una progresiva caída desde 1970.
El modelo económico actual, basado en las inversiones de grandes empresas que se sienten incentivadas por beneficios fiscales y la generosidad del gobierno, no está funcionando, según lo han explicado funcionarios clave y expertos entrevistados por la Iniciativa Cronkite Borderlands.
La tasa de desempleo en la isla casi duplica a la de EE.UU. La fuerza laboral es una de las más bajas del mundo, lo que indica que a un alto porcentaje de puertorriqueños les resulta mejor depender de los beneficios del gobierno que trabajar.
El ingreso per cápita en Puerto Rico es de US$15.203 anual. Esto no representa ni la mitad del de Misisipi, que es el estado más pobre en Estados Unidos. El mayor empleador de la isla es el gobierno. Las empresas basadas en EE.UU. cosechan beneficios fiscales como inversionistas extranjeros, pero luego no invierten sus ganancias localmente para impulsar la infraestructura, el crecimiento y el desarrollo de puestos de trabajo.

CARACTERÍSTICAS ÚNICAS

“Tenemos la pobreza que tenemos, necesitamos lidiar con ella y eso es un problema”, dice el comisionado residente Pedro Pierluisi, quien representa a Puerto Rico en el Congreso de EE.UU. aunque de que no tiene derecho a voto.
La revista británica The Economist calculó que de 1990 a 2009, el gobierno estadounidense gastó US$182.000 millones más en Puerto Rico de lo que recibió del territorio en impuestos.
La verdad es que el deterioro de la economía comenzó en los años 70 y la sección 936 se promulgó en esa época. Como pensamos que todo iba a resolverse con esa aprobación, no nos adaptamos a la globalización, ni a las tendencias actuales del mundo”
Carlos Colón de Armas, Universidad de Puerto Rico
Otros once estados tuvieron un déficit mayor, pero el de la isla fue el más alto cuando se evaluó su porcentaje de producción económica anual, el Producto Interno Bruto (PIB). El déficit de Puerto Rico fue 290% de su PIB.
Mediciones comparables indicaron que los estados más cercanos fueron Nuevo México, Misisipi y Virginia Occidental. ¿La conclusión? Puerto Rico se beneficia de los gastos federales más que ningún otro de los estados pobres de Estados Unidos.
Pero para los puertorriqueños, los problemas van mucho más allá de la economía y tienen sus raíces en la paradójica relación con EE.UU., que muchos consideran paternalista y de segunda clase.
Como ciudadanos estadounidenses, los puertorriqueños pueden viajar libremente a ese país y servir en el ejército. Sin embargo, no pueden votar en las elecciones presidenciales y sólo tienen un delegado sin derecho a voto en el Congreso de EE.UU.
Tanto Pierluisi como el gobernador Luis Fortuño consideran que a través de la cualidad estatal se podría construir el futuro de la isla.
“Si el modelo ha funcionado en 50 estados del país, ¿por qué no habría de hacerlo aquí?”, se pregunta Pierluisi.
Los cierto es que Puerto Rico, por muchas razones, sería un estado con características únicas y su economía, sin duda, sería la más débil.

DETERIORO ECONÓMICO

Pero, ¿en qué momento fracasó la economía de Puerto Rico? El modelo obsoleto podría ser el culpable. Si bien puede haber funcionado en algún momento, los partidarios de la estadidad aseguran que ya no tiene sentido.
La sección 936 del Código de Impuestos Internos de EE.UU. otorgó ingresos libres de impuestos a las corporaciones estadounidenses en Puerto Rico para promover el crecimiento económico.
EE.UU., Puerto Rico

Los puertorriqueños pueden viajar libremente a EE.UU. e incluso servir en el ejército, pero no pueden votar en las elecciones presidenciales.
Este crédito fue derogado por el principio Small Business Acten 1996, pero la medida estableció una transición de diez años que permitió a esas compañías reclamar el 60% de los salarios e inversiones de capital.
El exgobernador Carlos Romero Barceló cree que “inicialmente fue un buen truco para atraer industrias a Puerto Rico”, aunque considera que los créditos fiscales basados en la nómina habrían generado más trabajo para los puertorriqueños.
Según él, al presidente Barack Obama se le ha sugerido recientemente que tal política atraería a aquellas industrias que están considerando la inversión extranjera en China y otras economías emergentes.
Incluso después de que expirara la sección 936, las empresas estadounidenses se han mantenido debido a la infraestructura y la fuerza laboral de la isla. Además, las cargas financieras siguen aliviadas gracias a las leyes fiscales: la tasa máxima de impuestos para las empresas extranjeras que operan en Puerto Rico es solo de 7%.
Según el economista y profesor de la Universidad de Puerto Rico, Carlos Colón de Armas, muchos defensores de la autonomía atribuyen -erróneamente- los problemas económicos de la isla al fin de los incentivos fiscales de la 936.
“La verdad es que el deterioro de la economía comenzó en los años 70 y la sección 936 se promulgó en esa época. Como pensamos que todo iba a resolverse con esa aprobación, no nos adaptamos a la globalización, ni a las tendencias actuales del mundo”, aseguró Colón de Armas.

DEPENDENCIA DE EE.UU.

El subsidio fiscal tampoco ha sido beneficioso para el Departamento del Tesoro de EE.UU.
Se estima que los créditos fiscales para las empresas estadounidenses en Puerto Rico le cuestan a EE.UU. aproximadamente $3.000 millones al año, según un estudio realizado en 2006 por la oficina de contabilidad del gobierno (GAO, por sus siglas en inglés).
El fracaso que estamos viendo en la isla en términos de economía, violencia y corrupción es el resultado de un sistema educativo fracasado que ha sido diseñado en el marco de una sociedad paternalista”
Franklin Delano López, Partido Nueva Democracia
Para la exsenadora Miriam Ramírez de Ferrer, quien durante muchos años ha estado en contra de las políticas fiscales subsidiadas, las ineficiencias del sistema tributario no terminan allí.
“Tenemos una economía falsa. Somos un país extranjero por los beneficios fiscales que les ofrecemos a las corporaciones multinacionales. Sin embargo, también somos un territorio con ciudadanos estadounidenses. Entonces, ¿qué somos?”, se pregunta Ramírez.
Con tanto énfasis en el capital extranjero durante los últimos años, la economía doméstica de Puerto Rico no ha prosperado. Su Producto Nacional Bruto (PNB), que mide la situación económica de los residentes, se ha reducido drásticamente en los últimos 40 años.
En 1970, el PNB representaba el 93% del PIB, que mide cuan fuerte es la economía nacional de un país. Eso significa que casi todos los productos y servicios producidos en Puerto Rico provenían de fuentes internas. En 2010, 40 años más tarde, la producción local sólo representa el 65,8% de la producción total.
Además de su dependencia de la inversión exterior, Puerto Rico se ha convertido cada vez más dependiente de Washington. De los aproximadamente US$22 mil millones que recibe de EE.UU. cada año, más de $6.000 millones fueron invertidos en ayuda federal, como cupones de alimentos y fondos para vivienda de interés social en 2011.
En lugar de beneficiar a los puertorriqueños y de fomentar una fuerte plataforma para el crecimiento de la industria de la manufactura y de las pequeñas empresas, el sistema fomenta la ayuda del gobierno, dice Franklin Delano López, expresidente del Partido Nueva Democracia de Puerto Rico.
“El fracaso que estamos viendo en la isla en términos de economía, violencia y corrupción es resultado de un sistema educativo fracasado que ha sido diseñado en el marco de una sociedad paternalista”, concluye el político.
(*) News21 es un programa de la Corporación Carnegie de Nueva York y la Knight Foundation, que está ayudando a cambiar la manera en la que se enseña el periodismo en Estados Unidos y entrena a una nueva generación de profesionales para que sean capaces de transformar la industria mediática. Su sede está en la Escuela Walter Cronkite de Periodismo y Comunicación de la Universidad Estatal de Arizona.
News21*