Archivo de la etiqueta: Noam Chomsky

Chomsky: “Se está produciendo un cambio histórico en América Latina”

 

Chomsky at the World Social Forum (Porto Alegr...

 

Chomsky, de 84 años de edad, ha sido citado más veces que Platón o que el fundador del psicoanálisis, Sigmund Freud. En las encuestas de opinión, es a menudo considerado uno de los principales intelectuales públicos del mundo, a pesar de estar en gran medida ausente de los medios de comunicación.Noam Chomsky. Foto: Archivo.

En una entrevista con un diario estadounidense, el profesor Noam Chomsky declaró que se está produciendo “un cambio histórico en América Latina”, la cual se “ha liberado a sí misma” de EE.UU., cuyo poder está en pleno proceso de declive.

“En los últimos años, por primera vez en su historia, América Latina se ha liberado sustancialmente a sí misma de la influencia extranjera. [..] Por ejemplo, no queda una sola base militar de EE.UU. en América Latina”, lo que indica, entre otras razones, un “cambio histórico” en la región, según recoge el diario estadounidense ‘The Washington Times’. 
El escritor explica que durante todo el período durante el que Latinoamérica estuvo bajo la dominación de EE.UU., “la estructura típica que ha guiado América Latina ha sido una pequeña élite europeizada, a menudo blanca, enormemente rica, y orientada hacia el Oeste, no hacia su propio país”.
Los países de América Latina también “se están moviendo hacia un tipo de integración”, añade. Para Chomsky, en el pasado, bajo el dominio exterior, los países de la región estaban bastante alejados entre sí. “Las interacciones de las pequeñas élites que les gobernaban eran con Occidente, y no con otros países de América Latina. Eso está cambiando”, insiste el profesor.
EL DECLIVE DE ESTADOS UNIDOS
En su opinión, con la “liberación” de América Latina y la primavera árabe, que ha “barrido Oriente Medio”, muchos han especulado que estamos ante el principio del fin del imperio americano. Sin embargo Chomsky señala que más que al fin, “estamos asistiendo al declive del poder estadounidense”.
Para Chomsky, el poder de EE.UU. sigue siendo abrumador pues continúa siendo “una fuerza aterradora muy intimidante en los asuntos internacionales”, pero [su poder] está disminuyendo”, aclara.
El profesor estadounidense continuó exponiendo que tal disminución era de esperar, dada la historia del ascenso de EE.UU. a su condición de superpotencia: ”El poder estadounidense llegó a su cima en 1945, el fin de la II Guerra Mundial […]. La guerra fue muy beneficiosa para la economía estadounidense”, llegando a poseer tras la contienda el 50% de toda la riqueza del mundo.
Sin embargo, desde los años 1970, cuando el mundo se volvió tripolar (con tres grandes centros de poder: EE.UU., Europa y Japón), tuvo que compartir su poderío económico descendiendo esta hasta el 25% de la riqueza del mundo. Y “ese proceso continúa en descenso desde entonces”, asevera el profesor.

 

 

NOTICIAS, TÍTULOS Y TEMAS VARIADOS

Lo nuevo de Paul McCartney (+ Video)

VER Video: http://www.blogger.com/blogger.g?blogID=7192984737868081101#editor/target=post;postID=5840383459287331749 [image: Paul McCartney.] Paul McCartney. Hay gente que no se cansa. Paul McCartney debe ser uno de ellos. Cincuenta años grabando discos, ensayando conciertos y viendo diferentes generaciones de admiradores alborotarse en su presencia no lo han agotado. Ya es demasiado tarde para que cambie de opinión. Paul McCartney no se cansa, y alguna vez debe haberse preguntado cómo es posible que tantos millones no se hayan cansado de él después tanto tiempo. Cincuenta años atrás,… más »

Mis héroes son Fidel y Che Guevara, afirma Maradona

Mis héroes son Fidel y Che Guevara, afirma Maradona 17 OCTUBRE 2013 27 COMENTARIOS [image: Maradona, Fidel y Chávez.] Maradona, Fidel y Chávez. Ovacionado en Milán, Diego Maradona, que asistirá mañana al clásico Roma-Napoli,*afirmó hoy que sus “héroes” son Fidel Castroy el **Che Guevara y expresó que él ha hecho de “portavoz” del líder cubano y también deHugo Chávez*, durante un homenaje d el diario italiano La Gazzetta dello Sport, en una sala colmada por periodistas y también fanáticos del Napoli. “El que ama no olvida”, agradeció Maradona los aplausos. “Fidel Castro y Che Guevara son… más »

Chomsky: “Se está produciendo un cambio histórico …

Chomsky: “Se está produciendo un cambio histórico en América Latina” Noam Chomsky. Foto: Archivo. En una entrevista con un diario estadounidense, el profesor Noam Chomsky declaró que se está produciendo “un cambio histórico en América Latina”, la cual se “ha liberado a sí misma” de EE.UU., cuyo poder está en pleno proceso de declive. “En los últimos años, por primera vez en su historia, América Latina se ha liberado sustancialmente a sí misma de la influencia extranjera. [..] Por ejemplo, no queda una sola base militar de EE.UU. en América Latina”, lo que indica, entre otras razones,… más »

La cátedra de Lula

LULA: – “Ningún país será soberano si allí hay pobreza y desigualdades”. A poco más de una semana de las elecciones legislativas, una visita brindó en La Matanza una lección de lo que es central y lo que es secundario en la política. El ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva ofreció este martes en el Congreso de Responsabilidad Social una cátedra sobre el combate contra la pobreza, la gestión de gobierno y los ejes que siempre deben estar presentes en la lucha por la soberanía política y económica de los países de la región. Dos veces presidente de Brasil –y podría ser t… más »

JOSÉ MANUEL ZELAYA: “Me sacaron por la fuerza pero volví con más fuerzas”

POR JUAN JOSÉ PFEIFAUF De regreso en Honduras y a un mes de las elecciones presidenciales, Zelaya habla con esta revista sobre el golpe que lo sacó del poder y las altas posibilidades de su esposa de llegar al gobierno. El regreso. José Manuel Zelaya y su esposa Xiomara Castro, candidata a la presidencia de Honduras. Gobernó Honduras entre 2005 y 2009, hasta que un golpe de Estado lo echó del poder. Su derrocamiento movilizó a miles de campesinos, obreros, indígenas y estudiantes que durante meses resistieron a los golpistas. “Mel”, como lo llama cariñosamente su pueblo, fundó un n… más »

Balaguer en una entrevista en 1968 encara al periodista Juan Bolívar Diaz…

En la entrevista habla del Coronel Caamaño y otros episodios ocurridos en ese primer gobierno 1966-1970. Balaguer en una entrevista en 1968 encara al periodista Juan Bolívar Diaz En la entrevista habla del Coronel Caamaño y otros episodios ocurridos en ese primer gobierno 1966-1970.

Balaguer en una entrevista en 1968 encara al periodista Juan Bolívar Diaz

En la entrevista habla del Coronel Caamaño y otros episodios ocurridos en ese primer gobierno 1966-1970.

El Mundo en la cuerda floja por la desigualdad soc…

Domingo Nuñez Polanco en sisagro – Hace 23 horas
El Mundo en la cuerda floja por la desigualdad social y económica Por Thalif Deen El uno por ciento más rico de la población mundial posee 40 por ciento de los bienes del planeta, y a la mitad más pobre le queda apenas el uno por ciento de esos activos. En las últimas décadas, a pesar del crecimiento económico, este desequilibrio se hizo más profundo en la mayoría de los países y casi en cada región del mundo. Esta desigualdad es, cada vez más, reconocida como un persistente obstáculo para el desarrollo. El problema toma varias formas, desde *brechas en los *ingresos* hasta acceso d… más »

¿Fascismo en EEUU?: El caso del “Tea Party”

Vicenç Navarro Sistema Digital Existe una percepción generalizada en los mayores medios de información españoles de que el Tea Party en EEUU es un movimiento social de sensibilidad libertaria que surgió en respuesta a lo que se percibía por amplios sectores de la población estadounidense como un aumento del intervencionismo del Estado federal en EEUU bajo la Presidencia de Barack Obama. El corresponsal Antonio Caño de El País en EEUU ha sido un promotor de esta visión, que es también la promovida por dicho movimiento y por los medios conservadores y ultraliberales que simpatizan c… más »

Jacques Cousteau, Visita HAITI..

VER VIDEO: *Jacques Cousteau, Visita HAITI..* http://www.youtube.com Mechy Depena a través de Jose Rigoberto Perez Diaz *Jacques Cousteau, Visita HAITI..* http://www.youtube.com Jacques cousteau, y su equipo viajan a Haiti a bordo del Calypso, en un viaje lleno de aventuras,,veanla y disfrutenla..gracias por visitar mi canal..¡¡

¡El afiche de Margarita…!

– *César Medina lobarnechea1@hotmail.com * He visto reproducido en la prensa un afiche de la Vicepresidenta Margarita Cedeño promoviéndose como candidata presidencial en las elecciones del 15 de mayo de 2016. Visto el caso hacia afuera del PLD, nadie puede dudar que Margarita tiene aceptación sobradas para ser candidata. Y hasta para ganar las elecciones… El problema lo confronta ella hacia adentro de su partido. En los niveles más altos del jurásico peledeísta se ve a Margarita como una advenediza y no le reconocen méritos para detentar las posiciones que ha tenido y el l… más »

Estallan las movilizaciones populares y sociales en Colombia.

SI LOS POCOS QUE TIENEN MUCHO NO TOMAN CONCIENCIA DE LA SITUACIÓN DE LOS MUCHOS QUE TIENEN POCO, AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE SERÁN UN VOLCÁN EN EBULLICIÓN. LA LUCHA POR LA DEMOCRACIA, JUSTICIA SOCIAL Y SOLIDARIDAD YA ESTA EN PIE ** En la semana que finalizó los indígenas protesta en la llamada Minga Social y Popular, exigiéndole al estado colombiano cumplir los acuerdos firmados, mientras tanto continua la movilización de los estudiantes universitarios con marchas simbólicas y asambleas permanentes en la mayoría de las universidades públicas del país exigiend… más »

El Mundo en la cuerda floja por la desigualdad social y económica

Por Thalif Deen El uno por ciento más rico de la población mundial posee 40 por ciento de los bienes del planeta, y a la mitad más pobre le queda apenas el uno por ciento de esos activos. En las últimas décadas, a pesar del crecimiento económico, este desequilibrio se hizo más profundo en la mayoría de los países y casi en cada región del mundo. Esta desigualdad es, cada vez más, reconocida como un persistente obstáculo para el desarrollo. El problema toma varias formas, desde *brechas en los *ingresos* hasta acceso desigual a la política, y es alimentado por distintos factores, com… más »

La cumbre de una Iberoamérica inexistent

XXIII Cumbre Iberoamericana Alfredo Serrano Mancilla Página 12 La XXIII Cumbre Iberoamericana celebrada en Panamá ha pasado más desapercibida que de costumbre. Este encuentro anual ya no llama la atención de casi nadie. Poco sentido tiene continuar haciéndose eco de un evento que pretende reunir a un bloque geopolítico inexistente. Iberoamérica ya no es ningún pivote sólido en esta transición geoeconómica que está desencadenando un nuevo mundo policéntrico. América latina es –afortunadamente– una región bien diferente de aquella que conformaba parte de la Comunidad Iberoamericana d…más »

Libia se acerca a la guerra civil dos años después de la muerte de Gadafi

Hay combates en Bengasi y Trípoli se prepara para las secuelas del secuestro del primer ministro Ali Zaidan Chris Stephen The Guardian Libia marca el segundo aniversario de la muerte de Muamar Gadafi con el país al borde de una nueva guerra civil y mientras los combates se prolongan en la ciudad oriental de Bengasi, cuna de la revolución. La violencia entre milicias radicales y fuerzas regulares estalló el viernes por la noche y continuó ayer mientras la capital, Trípoli, se prepara para las secuelas del secuestro en este mes del primer ministro Ali Zaidan. Los federalistas de Cire… más »

LEONEL FERNANDEZ:

INSEGURIDAD CIUDADANA Fernández dice que el narcotráfico tiene una fuerza que supera a muchos estados ASIMISMO, CONSIDERÓ INSENSATA LA PROPUESTA DE LEGALIZAR LA DROGA Noticias Relacionadas Leonel dice que falta una eternidad para el 2016; por lo que aún no dice si aspirará Leonel: El león está observando y se pondrá en movimiento Deyanira Polanco Santo Domingo La raíz de la inseguridad ciudadana tiene su base en el tráfico ilícito de droga, negocio que envuelve unos 600 mil millones de dólares al año, equivalente a diez veces el Producto Interno Bruto de la República Dominicana. A… más »

VIDA VERDE: Pago por servicios ambientales en RD

VIDA VERDE Beneficios. Las reservas científicas Loma Quita Espuela y Guaconejo brindan múltiples servicios ambientales, los que están siendo cuantificados económicamente. Solange de la Cruz Matos Santo Domingo La preservación del agua, en cuanto a calidad y cantidad, consiste no sólo en cuidar sus fuentes, sino el ecosistema en su conjunto. Así se concibe en el proyecto “Promoción de Pago por Servicios Ambientales a través de la valoración económica de los recursos hídricos en las reservas científicas Loma Quita Espuela y Guaconejo”, que implementa la Universidad INTEC y cuya ejec… más »

Dominicana: ¿Negro yo? No, indio

Por EZEQUIEL ABIU LOPEZ En el auditorio de una escuela primaria llena de niñas sonrientes, Luz Bautista y Clara Morel contaban historias de princesas y héroes. Morel lucía como vestuario un plástico blanco sobre una blusa colorida, en tanto que Bautista tenía una bolsa de papel marrón sobre sus mallas azules. Ambas mujeres afrocaribeñas mostraban sus abultados peinados afro. “Sí, eres una princesa”, le dijo Bautista a Morel, cuyo personaje sufre porque su tez oscura y cabello crespo la alejan del aspecto típico de una princesa de cuentos de hadas. “Y tú también (eres una princesa… más »

Chomsky: “Se está produciendo un cambio histórico en América Latina”

Noam Chomsky. Foto: Archivo.
En una entrevista con un diario estadounidense, el profesor Noam Chomsky declaró que se está produciendo “un cambio histórico en América Latina”, la cual se “ha liberado a sí misma” de EE.UU., cuyo poder está en pleno proceso de declive.
“En los últimos años, por primera vez en su historia, América Latina se ha liberado sustancialmente a sí misma de la influencia extranjera. [..] Por ejemplo, no queda una sola base militar de EE.UU. en América Latina”, lo que indica, entre otras razones, un “cambio histórico” en la región, según recoge el diario estadounidense ‘The Washington Times’. El escritor explica que durante todo el período durante el que Latinoamérica estuvo bajo la dominación de EE.UU., “la estructura típica que ha guiado América Latina ha sido una pequeña élite europeizada, a menudo blanca, enormemente rica, y orientada hacia el Oeste, no hacia su propio país”.
Los países de América Latina también “se están moviendo hacia un tipo de integración”, añade. Para Chomsky, en el pasado, bajo el dominio exterior, los países de la región estaban bastante alejados entre sí. “Las interacciones de las pequeñas élites que les gobernaban eran con Occidente, y no con otros países de América Latina. Eso está cambiando”, insiste el profesor.
EL DECLIVE DE ESTADOS UNIDOS
En su opinión, con la “liberación” de América Latina y la primavera árabe, que ha “barrido Oriente Medio”, muchos han especulado que estamos ante el principio del fin del imperio americano. Sin embargo Chomsky señala que más que al fin, “estamos asistiendo al declive del poder estadounidense”.
Para Chomsky, el poder de EE.UU. sigue siendo abrumador pues continúa siendo “una fuerza aterradora muy intimidante en los asuntos internacionales”, pero [su poder] está disminuyendo”, aclara.El profesor estadounidense continuó exponiendo que tal disminución era de esperar, dada la historia del ascenso de EE.UU. a su condición de superpotencia: ”El poder estadounidense llegó a su cima en 1945, el fin de la II Guerra Mundial […]. La guerra fue muy beneficiosa para la economía estadounidense”, llegando a poseer tras la contienda el 50% de toda la riqueza del mundo.
Sin embargo, desde los años 1970, cuando el mundo se volvió tripolar (con tres grandes centros de poder: EE.UU., Europa y Japón), tuvo que compartir su poderío económico descendiendo esta hasta el 25% de la riqueza del mundo. Y “ese proceso continúa en descenso desde entonces”, asevera el profesor.Chomsky, de 84 años de edad, ha sido citado más veces que Platón o que el fundador del psicoanálisis, Sigmund Freud. En las encuestas de opinión, es a menudo considerado uno de los principales intelectuales públicos del mundo, a pesar de estar en gran medida ausente de los medios de comunicación.
(Con información de RT)

 

Noam Chomsky analiza la izquierda, habla de la nueva América Latina y del movimiento Occupy

Chomsky at the World Social Forum (Porto Alegr...

“El desarrollo comunitario y la creación de empresas cooperativas gestionadas por sus trabajadores son avances revolucionarios”

Tiempo Argentino

Noam Chomsky sabe incomodar. Nació en Estados Unidos y es un persistente crítico de su gobierno y su sociedad. Fue criado en el seno de una familia judía exiliada de Ucrania pero eso no le impide cuestionar ciertas políticas del Estado de Israel. Precisamente por su espíritu insurrecto y sus agudos comentarios es considerado uno de los intelectuales más influyentes en el mundo contemporáneo.

Su apellido resonó por primera vez con fuerza hace 55 años cuando en su curriculum sólo se destacaban sus estudios en Lingüística. Su libro Estructuras sintácticas marcó un hito en la materia y sus contribuciones incluso inspiraron aplicaciones en la Informática y la Medicina. Desde entonces, su fama se fue incrementando a la par que su curiosidad lo llevó a incursionar en otras disciplinas. Hoy, con 83 años, más conocido como filósofo y cientista político, Chomsky sigue rebelándose hasta a la jubilación y prodiga una incansable hospitalidad a los periodistas que hacen cola para conocer sus opiniones.

En una pequeña mesa redonda donde se apilan libros, fotocopias y cuadernos, Chomsky recibe a Tiempo Argentino con una amigable sonrisa y un té en la mano. Entre los papeles de su oficina ubicada en el octavo piso del Massachusetts Institute of Technology, más conocido en la jerga académica por sus siglas MIT, sobresale un anillado con el título “What then must we do?” (¿Qué debemos hacer entonces?), escrito por Gar Alperovitz. Su presencia cobrará sentido a lo largo de la conversación cuando recomiende su lectura para entender uno de los hechos “revolucionarios” más importantes que están pasando en EE UU: el movimiento de empresas recuperadas. A propósito de ello, Chomsky recordará que “algo de esa iniciativa, de hecho, vino de la Argentina post colapso”.

Las primeras palabras de la conversación pasan inevitablemente por Gaza, ciudad de donde volvió justo antes de que Israel lanzara la última ofensiva. Allí recorrió los hospitales que todavía hoy aparecen en todos los noticieros y comprobó los problemas que tienen los médicos para conseguir medicamentos. Chomsky aún recuerda que uno de los que conoció en su viaje es el que se popularizó en las portadas de los diarios alrededor del mundo, sosteniendo entre brazos a un niño muerto. A 9000 kilómetros de allí, el filósofo ahora sigue atento las discusiones en la arena diplomática.

Aunque la situación en Medio Oriente tenga hoy el primer lugar en la agenda informativa, Chomsky también ha estudiado con profundidad la historia de América Latina y ha escrito recurrentemente sobre la región en los últimos tiempos. Es que desde principios del siglo XXI sus países se han levantado “por primera vez en 500 años ante la dominación occidental y de EE UU”, explica. “También han estado moviéndose despacio pero significativamente hacia la unificación y muy lentamente se han ocupado de algunos asuntos internos muy extremos”, agrega antes de analizar lo que puede esperarse de las relaciones entre Latinoamérica y EE UU en el segundo gobierno de Barack Obama.

“Todos estos desarrollos muy positivos para América Latina a EE UU no le gustaron. Además, prácticamente lo empujaron de las bases militares que le quedaban en la región. Luego, en las reuniones hemisféricas quedó bastante aislado, como sucedió en Cartagena hace unos meses, cuando EE UU y Canadá quedaron contra el resto del hemisferio en los asuntos más importantes. Y, de hecho, si hay otra reunión continental no me sorprendería que EE UU y Canadá queden excluidos. Ante esto, lo que EE UU ha estado intentando hacer con Obama es reconstruir la posición de influencia y control. En Honduras, por ejemplo, Obama ha logrado llevar adelante un golpe de Estado. En Paraguay, no conocemos los detalles, pero supongo que Estados Unidos está detrás de la destitución de Lugo también. En Chile, EE UU está trabajando por debajo del radar, desarrollando relaciones militares para poder restablecer bases y esencialmente, si no restablecer el viejo sistema, al menos volverse más fuerte. Aunque no creo que funcione.”

–¿Hasta qué punto el desarrollo de los países de América Latina tiene que ver con que Estados Unidos ha estado concentrado en otros temas?

–Cuanta menor atención preste EE UU al continente, mejor para este último. Pero no se debe dar por sentado que eso haya ocurrido. De hecho, creo que ha estado prestando bastante atención. Cuando algo pasa en América Latina, EE UU está allí. En los ’80 estuvo muy activo en Centroamérica. En los primeros años de las dictaduras sudamericanas, EE UU apoyaba a todas. En Argentina, por ejemplo. En los ’90, América Latina estaba bastante bajo control con la estructura de los programas de ajustes, por lo que EE UU no tuvo que hacer mucho. Pero en la última década, EE UU ha sido empujado afuera y ha tratado con mucho ahínco de reconstruir su posición. Creo, en definitiva, que trata de aplicar más o menos la misma política que antes, pero tiene menos capacidad para implementarla.

–Varios de los gobiernos de América Latina que han sentado una posición más dura en su relación con Estados Unidos también se han enfrentado a las corporaciones mediáticas y han promovido nuevas medidas para regular el poder de los medios. ¿Cómo analiza eso?

–La situación de los medios en América Latina es prácticamente un escándalo. Están enormemente centralizados, en control privado, son muy reaccionarios y muy dañinos para los países. Dan una imagen muy distorsionada del mundo. Sin embargo, no creo que la respuesta correcta sea que los gobiernos los constriñan, sino que ayuden al surgimiento de alternativas comunitarias. En cierto punto eso ha comenzado a hacerse en Venezuela. Por otro lado, cuando ocurrió allí lo del canal RCTV, que no fue cerrado pero sí empujado al cable, escribí que acordaba con las protestas occidentales y también con el hecho de que algo así no podía suceder en EE UU. Pero agregué algo que lo hizo impublicable aquí. No puede pasar en este país por una buena razón: si algo así pasara acá, si la CBS, por ejemplo, apoyara un golpe de Estado contra el gobierno y después de unos días ese golpe hubiera sido revertido, no habría ningún juicio a los directivos y la cadena no seguiría transmitiendo. Simplemente, los dueños y directivos de esa estación serían asesinados por una escuadra especial sin juicio previo.

–¿Cree que el enfrentamiento abierto entre los gobiernos y los medios concentrados ayuda a concientizar a la gente acerca de los intereses detrás de los medios?

–En la mayor cantidad de países, los gobiernos apoyan a los medios concentrados. Y en las ocasiones en que eso no es así, creo que la mejor forma de responder no es poniendo presión, sino desarrollando alternativas, que es algo que el gobierno puede hacer. Algo así se está queriendo desarrollar acá en una pequeña medida. Por ejemplo, cuando el sistema de cable apareció en EE UU a inicios de los ’70, el Congreso aprobó una ley que impedía a las compañías de cable tener monopolios en algunas áreas particulares. Por ejemplo en la zona donde estamos, Cambridge. Cualquier red de cable que quisiera operar aquí debía incluir una señal comunitaria. Es una gran falla de la izquierda de EE UU que no aprovechen esta oportunidad. Acá hay una estación de la comunidad y si vas ahí te sorprendería ver que el equipo es bastante bueno. No es CBS, pero es mejor que otros en poder de movimientos políticos. Y muchas veces están dirigidos por lunáticos porque la izquierda no los usa. Llegan a mucha gente y podría ser usado como una base de medios alternativa.

–¿Qué es lo que les falta a los grupos de izquierda para sacar partido de esa posibilidad?

–Eso es lo que he estado discutiendo durante 40 años. Tienen muchas críticas sobre los medios que están justificadas, pero hay muy poco trabajo en tratar de crear alternativas. Y puede ser hecho, como pasó con Democracy Now, que funciona. Pero si los grupos de izquierda usaran esas posibilidades que están a mano, podrían hacer más cosas. Hay mucho para hacer.

–Y no sería importante sólo el contenido, sino también la forma en que se lleva a cabo…

–Estuve una vez en Brasil, antes de que Lula fuera elegido presidente, y una tarde él me llevó a los suburbios de Río, donde vi algo muy interesante de los medios populares que no sé si todavía funciona. Lo que pasaba era que un grupo de profesionales de los medios de Río iba a una plaza en el medio de una ciudad a las nueve de la noche, prime-time, y ponían un camión con una pantalla. Allí pasaban programas que eran sólo para la gente que estaba sentada en la plaza o en los bares de alrededor. Los contenidos habían sido escritos por gente de la zona, actuados por ellos y eran interesantes. No podía entender todo lo que decían, pero sí me daba cuenta de que algunos eran comedia, otros eran más serios y hablaban sobre la crisis de la deuda o sobre el HIV, por ejemplo. Después de los programas, una de las actrices iba con el micrófono y una cámara a pedirle un comentario a la gente que los había visto. Esas opiniones eran pasadas en la pantalla gigante y otra gente se sumaba. Generaba interacción comunitaria y esa gente no miraba la televisión prime-time, sino que prefería mirar eso. Todo estaba hecho por la comunidad salvo el equipo, que venía de la ciudad. Cosas como esas pueden ser hechas.

–Procesos políticos como la Primavera Árabe, el movimiento Occupy o el de indignados han conmovido sociedades con sus planteos. ¿Cree que estos grupos tienen potencial revolucionario?

–Creo que son importantes, pero hay muchas otras cosas también revolucionarias que están sucediendo. Por ejemplo, los desarrollos comunitarios y el trabajo en empresas. Algo de esa iniciativa, de hecho, vino de la Argentina post colapso. Gar Alperovitz trabaja sobre ello y cuenta de lugares como en Cleveland, donde hay una red de empresas cuyos propietarios son sus propios trabajadores. Cooperativas que empiezan a establecer vínculos a nivel internacional con otras empresas en España. Hoy eso está en varios lugares del país y es revolucionario. No sé si se alcanzará una escala como para cambiar la sociedad, pero es una de las cosas más importantes que están pasando.

–Una joven española que participó del movimiento de indignados en España decía que admiraba la experiencia de Occupy Wall Street porque en su país reclamaban por derechos que habían perdido y en EE UU por derechos que nunca tuvieron…

–Es que aquí se pelea por los derechos de otras personas. Ninguno de los que está en el movimiento Occupy y pasa el tiempo en el parque Zuccotti es pobre. Todos tienen, al menos, un plato de comida en la mesa y no vienen de los barrios más desventajados. Esa gente no tiene tiempo para estas cosas. Sin embargo, creo que están logrando llamar la atención de los medios en muchos aspectos. Los hechos que Occupy trajo se pusieron en el centro de la agenda nacional. Antes, se hablaba muy poco de la desigualdad, del fraude bancario, de la compra de las elecciones. Estas cosas ahora están siendo discutidas. De hecho, el slogan de “somos el 99% vs el 1%” se puede leer en la prensa de negocios y todos hablan de ello. Además, están haciendo cosas. Por ejemplo, con el huracán Sandy de hace un par de semanas, los primeros en salir a ayudar fueron los chicos de Occupy. También están ayudando a la gente que está siendo desalojada de sus hogares por los bancos: los apoyan para resistir el desalojo o van a la Corte a protestar. Por eso, puede transformarse en algo muy constructivo. De hecho, creo que lo más importante que hicieron, que la mayoría de la prensa no lo reconoce y nadie habla de ello, es que rompieron la atomización de la sociedad. Esta es una sociedad en la que la gente esta sola. Es casi sociopático. La gente no se junta para hablar, quedan atrapados en la televisión, en el consumo de bienes. Pero Occupy reunió a la gente, los puso a hacer algo cooperativamente. Abrió un espacio de discusión, interacción. La gente está aprendiendo a hacer cosas juntos y eso es muy importante y, en especial, en una sociedad como esta. Si dura, puede ser importante para inspirar a más grupos.

–¿Piensa que de este movimiento puede derivarse un cambio más profundo en la sociedad?

–Es uno de los tantos lugares. Hay muchas cosas que pasan en el país. Esto fue una especie de chispa y se puede ver. Se pudo ver en el hecho de que el día después de Zuccoti había movimientos Occupy en todo el país y, de hecho, en otras partes del mundo. Y ha pasado sólo un año, no se puede decir más, pero ha sido muy exitoso. Y si se pueden asociar a otros movimientos, como el de empresas recuperadas, puede ser muy interesante.

Una mirada a las redes sociales

La oficina de Noam Chomsky está repleta de libros. Entre dos escritorios en forma de letra L que ocupan dos de los laterales de la habitación, apenas hay un espacio libre para algunos portarretratos familiares. No sorprende que Chomsky admita no mirar mucha televisión y que se informa a partir de “toneladas de lectura”. “Leo la prensa nacional, la prensa de negocios, la internacional. Un sinfín de periódicos con un amplio espectro de perspectivas, incluso conservadoras”, describe. El cronista confiesa entonces que antes de la cita revisó sus datos biográficos en Wikipedia.

“Yo uso Wikipedia para algunas cosas. Si querés saber sobre matemática o historia medieval, está bien. Pero si es algún tema contemporáneo y controversial, entonces hay que ser muy cauteloso.”

–¿Y las redes sociales?

–No tengo una opinión porque estoy fuera de moda. La gente me dice que tengo una cuenta de Facebook, pero no la abrí yo.

–Le atribuyen un rol importante en la Primavera Árabe.

–Acá también tienen un rol importante. Cualquier grupo activista anuncia lo que hace en las redes sociales para sumar gente a sus actividades. Eso está bien, no tengo ninguna objeción contra ello. Pero lo más que hago es leer blogs ocasionalmente. Creo que es una gran cosa que cualquiera pueda decir lo que quiera en Internet, pero significa que el 99% son cosas sin importancia.

–Se suele criticar que afecta al periodismo acelerando los procesos y contribuyendo a la pérdida de análisis y chequeo de datos…

–Por eso leo los diarios y no las redes sociales. Pero algo interesante sucedió en la Primavera Árabe. En un punto (el presidente de Egipto Hosni) Mubarak cerró Internet. La interacción creció porque en vez de twitear la gente hablaba entre sí y la organización iba más rápido. Es decir, acelera las cosas pero tampoco tanto.

Fuente: http://tiempo.infonews.com/2012/12/02/editorial-92024-chomsky-y-el-papel-de–las-empresas-recuperadas.php

¿Por qué Chomsky desconfía de internet?

Paula Molina (Especial para BBC Mundo)

Noam Chomsky (foto de archivo)

Chomsky desmitifica el impacto de internet y se pregunta sobre sus consecuencias.

El telégrafo y las bibliotecas públicas tuvieron un impacto mucho mayor en las comunicaciones y el acceso a la información que internet.

Eso le dijo a BBC Mundo Noam Chomsky desde el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés), el mismo lugar donde en 1962 el informático John Carl Robnett Licklider concibió por primera vez la idea de una red global.

Activista político y ácido crítico del poder, Chomsky cree que las revelaciones del exanalista de inteligencia Edward Snowden sobre el espionaje en Estados Unidos son una prueba de que los gobiernos pueden aliarse con las grandes corporaciones para usar la red contra los ciudadanos.

Considera, además, que los lentes de Google son “orwellianos y ridículos” y que internet puede aislar y radicalizar a las personas.

El académico que revolucionó la lingüística y ha escrito más de cien libros reconoce que la red puede ser valiosa y él mismo la usa todo el tiempo, pero desde su oficina en Cambridge, Estados Unidos, desmitifica su impacto y se pregunta sobre sus consecuencias.

Internet vs. telégrafo

“Internet representa un cambio, pero ha habido cambios mayores cuando uno mira el último siglo y medio”.

Operador de telégrafo británico en 1909El telégrafo fue verdaderamente revolucionario, según Chomsky.

“La transición entre la comunicación que permitía la navegación a vela y la que permitió el telégrafo fue mucho mayor que la que generan las diferencias entre el correo tradicional e internet”.

“Hace 150 años si mandabas una carta a Inglaterra, la respuesta podía demorar unos dos meses, porque viajaría en barco, y quizás ni siquiera llegaría a su destino”.

Cuando surgió el telégrafo la comunicación se volvió prácticamente instantánea, y ahora que tenemos internet es sólo un poco más rápida”.

Internet vs. bibliotecas

“Hace un siglo, cuando se instalaron bibliotecas públicas en la mayoría de las ciudades estadounidenses, la disponibilidad de información y el incremento en la riqueza cultural fue ampliamente mayor que el que genera internet”.

“En la biblioteca (…) puedes confiar en que el material tendrá cierto valor porque pasó por cierto proceso de evaluación”

“Ahora no tienes que cruzar la calle para ir a la biblioteca, puedes tener acceso a información en tu propio living, pero la información ya estaba allí, cruzando la calle”.

“La diferencia entre internet y una biblioteca es más pequeña que la diferencia entre la ausencia de una biblioteca y una biblioteca… En la biblioteca además al menos puedes confiar en que el material tendrá cierto valor porque pasó por cierto proceso de evaluación”.

“Internet es una suma de ideas azarosas y es difícil distinguir entre lo que alguien pensó mientras cruzaba la calle y lo que otro estudió en profundidad”.

¿Más unidos o más separados?

“Caminar hablando por teléfono es una forma de mantenerse en contacto con otros, pero, ¿es un paso adelante o un paso hacia atrás?”

“Caminar hablando por teléfono es una forma de mantenerse en contacto con otros, pero, ¿es un paso adelante o un paso hacia atrás?”

“Yo creo que probablemente sea un paso hacia atrás, porque está separando a la gente, construyendo relaciones superficiales”.

“En vez de hablar con las personas cara a cara, de conocerlas a través de la interacción, hay una especie de carácter casual de esta cultura en desarrollo”.

“Conozco adolescentes que creen que tienen cientos de amigos, cuando en realidad están muy aislados”.

“Cuando escriben en Facebook que mañana tienen un examen, alguien les responde ‘espero que te vaya bien’ y conciben eso como amistad”.

“Todavía no he visto ningún estudio, pero pienso que la nueva tecnología está aislando a las personas en un grado importante, está separándolas unas de otras”.

¿Más o menos abiertos de mente?

“Internet entrega acceso instantáneo a todo tipo de ideas, opiniones, perspectivas, información. ¿Eso ha ampliado nuestras perspectivas o las ha hecho más estrechas?”

 

“Los más jóvenes (…) viven en una sociedad y una cultura exhibicionistas, donde colocas todo en Facebook, donde quieres que todo el mundo sepa todo sobre ti”

“Yo creo que ambas. Para algunos las ha ampliado. Si sabes lo que estás buscando y tienes un sentido razonable de cómo proceder, internet puede ampliar tus perspectivas”.

“Pero si te aproximas a internet de manera desinformada, el efecto puede ser el opuesto”.

“La mayoría usa internet como entretenimiento, diversión. Pero de la minoría que la usa para adquirir información, lo que se puede ver es que las personas localizan muy rápidamente sus sitios favoritos y los visitan porque refuerzan sus propias ideas”.

“Entonces te vuelves adicto a esos sitios, que te dicen lo que estás pensando y no miras otros”.

“Eso tiene un efecto de auto reforzamiento; el sitio se vuelve más extremista, y tú te vuelves más extremista y te separas más de los demás”.

Sin secretos

“Sólo por propósitos comerciales, Google, Amazon y el resto están coleccionando enormes cantidades de información de las personas; información que yo creo que no deberían tener”.

“Rastrean tus hábitos, tus compras, tu comportamiento, lo que haces y están tratando de controlarte dirigiéndote en determinadas direcciones”.

“Internet es una tecnología que está disponible, hay mucha presión por usarla, todo el mundo quiere decir ‘yo esto, yo lo otro’. Hay un componente de autovaloración”

“Y creo que lo están haciendo en niveles que exceden a lo que el gobierno hace. Así que el gobierno les está pidiendo ayuda”.

“Los más jóvenes, muy a menudo no ven ningún problema en esto. Viven en una sociedad y una cultura exhibicionistas, donde colocas todo en Facebook, donde quieres que todo el mundo sepa todo sobre ti. Así que el gobierno también sabrá todo sobre ti”.

¿Una tecnología neutra?

“Cuando los medios para hacer algo están disponibles y son fáciles de acceder, son tentadores y la gente, especialmente la más joven, tiende a usarlos”.

“Internet es una tecnología que está disponible, hay mucha presión por usarla, todo el mundo quiere decir ‘yo esto, yo lo otro’. Hay un componente de autovaloración”.

“Pero también hay toneladas de publicidad… Internet se mercadea a sí misma como un medio para comunicarnos y conectarnos, y hasta cierto nivel, eso es cierto: puedo contactar amigos auténticos en diferentes partes del mundo, en India, en Medio Oriente, en Chile, en cualquier lugar”.

“Y puedo interactuar con ellos de una forma que sería muy difícil por correo”.

“Pero por otro lado, Internet también tiene el efecto opuesto. Es como cualquier tecnología: es básicamente neutra, puedas usarla en formas constructivas o dañinas. Las formas constructivas son reales, pero muy pocas”.

Los golpes de Estado: ¿Un negocio redondo para las agencias de inteligencia de EE.UU.?

Corbis / RT
Los servicios de inteligencia de Estados Unidos no sólo han participado en la organización de golpes de Estado en otros países, sino que, paralelamente, sacan provecho económico especulando en los mercados financieros, asegura ‘La Voz de Rusia‘.
Especialistas de tres influyentes universidades concluyen que la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), la CIA y otros servicios estadounidenses de Inteligencia no sólo tuvieron acceso a información clasificada de aquellos países en los que impulsaron golpes de Estado, sino que también la utilizaban con ánimo de lucro.

Se trata de un estudio comparativo realizado por la Universidad de California en Berkeley, la Universidad de Harvard y la Universidad de Estocolmo (Suecia), en el que se tomaron en cuenta los golpes de Estado en Irán y Guatemala en la década de 1950, el derrocamiento del presidente chileno Salvador Allende en 1973, y la operación fracasada contra Cuba en 1961.

Según los expertos internacionales, para el derrocamiento del presidente egipcio Hosni Mubarak en 2011, EE.UU. invirtió 150 millones de dólares sólo a través de organizaciones no gubernamentales. Está claro que este tipo de inversión debe ser recuperada. ¿Jugó también este factir su papel en el derrocamiento del presidente Morsi?

Decir que el derrocamiento de los regímenes “hostiles” a EE.UU es el objetivo principal de los servicios de Inteligencia en EE.UU. es como dice el refrán, “un secreto a voces”, según ‘La Voz de Rusia’ .

Los intereses geoeconómicos se pueden rastrear con claridad. Solo basta recordar la declaración del influyente diplomático estadounidense de la primera mitad del siglo XX, George Kennan, que a la hora de instruir a los cuerpos diplomáticos de EE.UU. en América Latina, les habló de “la necesidad de actuar de manera pragmática, protegiendo las reservas de minerales que se encuentran a disposición de Estados Unidos”.

Decir que el derrocamiento de los regímenes “hostiles” a EE.UU es el objetivo principal de los servicios de Inteligencia en EE.UU. es un “secreto a voces

También es bien sabido que poco antes del comienzo de la operación militar occidental en Libia, el país que entonces gobernaba Muammar Gaddafi había adoptado una serie de medidas para debilitar la posición de las empresas extranjeras en el mercado nacional de petróleo. En particular, su gobierno anunció una revisión del acuerdo en materia de concesiones que reducía del 52 al 20% el porcentaje del petróleo que podian explotar las empresas occidentales. Esto hizo que muchos expertos se refirieran a la operación de la coalición occidental en Libia no como “intervención humanitaria”, sino como “guerra por el petróleo”.

Sin embargo, la investigación conjunta de expertos de EE.UU. y Suecia reveló que, además de velar por sus intereses geopolíticos y geoeconómicos, la CIA y la NSA también especulaban en la bolsa de valores para sacar provecho de sus actividades subversivas.

El sistema era muy simple. Las fuerzas especiales filtraban información privilegiada acerca de las operaciones subversivas a las empresas transnacionales y otros participantes del mercado bursátil, quienes la utilizan para maximizar conjuntamente sus beneficios.

En particular, se trataba de aumentar el valor comercial de las acciones de las empresas que tenían participación en uno u otro país, así como interés en la desnacionalización de las industrias estratégicas. Ese fue el caso, en particular, en Guatemala y Chile, donde gobiernos antiimperialistas anteriores habían nacionalizado activos estadounidenses.

La información privilegiada de que en poco tiempo estos activos volverían a sus antiguos propietarios como resultado de un golpe de Estado permitía a sus propietarios obtener miles de millones de dólares en ganancias.

El mundo actual está dominado por la fuerza y “el significado de las palabras lo define un juego de músculo”. Esta es la opinión del filósofo y lingüista Noam Chomsky, uno de los expertos estadounidenses de mayor reconocimiento a nivel mundial en el campo de la geopolítica. La experiencia demuestra que los servicios de inteligencia estadounidenses y las empresas transnacionales relacionadas con ellos han aprendido a convertir con éxito estos juegos geopolíticos en beneficios específicos para su propio bolsillo.

Texto completo en: http://actualidad.rt.com/actualidad/view/99239-golpes-estado-cia-negocio

 

Europa y la puta de Babilonia

Português do Brasil: Presidente da Bolívia, Ev...
 Presidente da Bolívia, Evo Morales
La detención y, en los hechos, el secuestro sufrido por Evo Morales durante 14 horas en Viena en su accidentado viaje de regreso desde Moscú demuestra claramente que los gobiernos europeos, y las clases dominantes a las cuales estos representan y en cuyos intereses actúan, son simples sirvientes del imperio. Toda su hueca fraseología sobre democracia, derechos humanos y libertades se derrumba como un castillo de naipes ante la contundencia de la prohibición que le impedía al presidente boliviano sobrevolar el espacio aéreo de algunos países europeos. Por supuesto, nada de esto debiera sorprendernos porque si de algo han dado prueba los sucesivos gobiernos de Europa desde finales de la Segunda Guerra Mundial ha sido su irresistible vocación por arrodillarse ante el nuevo amo imperial y satisfacer sus menores deseos, aún a costa de su dignidad y su vergüenza. No todos los gobiernos ni todo el tiempo, es cierto, porque hubo algunas excepciones: De Gaulle en Francia, Olof Palme en Suecia, entre los más notables, pero sí la gran mayoría de ellos.

Obedecen ciegamente las órdenes de la Casa Blanca para condenar a Cuba y participar en el criminal bloqueo a que han sometido a la isla por más de cincuenta años; consintieron que Estados Unidos y la OTAN, la mayor organización terrorista internacional, bombardease impunemente el propio territorio europeo, la ex Yugoslavia, sin contar siquiera con el paraguas legal de una decisión del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas autorizando esa operación; autorizaron y fueron también cómplices de los vuelos “secretos” de la CIA, en los que trasladaban “detenidos fantasma” (o desaparecidos) de numerosas nacionalidades hacia las cárceles clandestinas donde se podía torturar y asesinar con total impunidad a esto supuestos sospechosos de terrorismo; gobernantes, por último, cómplices de los innumerables crímenes de guerra perpetrados por Washington en locaciones tan diversas como la ex Yugoslavia, Irak, Irán, Afganistán, Libia y Siria, entre los más recientes.

Gobiernos genuflexos, sin dignidad alguna, que aceptan resignadamente que su amo y señor los espíe y que monitoree las comunicaciones de sus órganos regionales como la Comisión Europea mientras persiguen a Julian Assange y Edward Snowden por el “delito” de haber hecho públicas las masivas violaciones de Estados Unidos a los derechos individuales. En una palabra: la Casa Blanca actúa con esos gobiernos europeos como un siniestro e inescrupuloso patrón lo hace con sus indefensos subordinados. Y los gobiernos de Francia, España, Portugal e Italia, a su vez, actúan como la puta de Babilonia, que según narra la Biblia en el Apocalipsis (2. 17) “con ella fornicaron los reyes de la tierra –léase los “capos” de Washington- y los habitantes de la tierra se embriagaron con el vino de su prostitución.” Por enésima vez esos gobiernos volvieron a prostituirse violando las normas internacionales consuetudinarias que otorgan inmunidad a los jefes de Estado y de Gobierno y a las aeronaves (o cualquier otro vehículo) que los transporte. La Convención de Naciones Unidas sobre Inmunidades de los Estados y sus bienes de 2004 recoge estas normas y las amplía, pero desgraciadamente aún no está en vigencia.

Sería por ello importante que la Argentina y demás Estados de Unasur la ratifiquen cuanto antes e impulsen su entrada en vigencia, dado que protege las inmunidades soberanas, cada vez más amenazadas por la desenfrenada contraofensiva lanzada por el imperialismo para regresar América Latina y el Caribe a la situación existente antes de la Revolución Cubana. Aunque, ya se sabe, si hay algo que el imperialismo jamás respeta, como lo prueba la historia y lo teoriza Noam Chomsky, es la legalidad internacional, sea esta codificada o no. Los presidentes de Argentina, Cuba, Ecuador, Venezuela, el Secretario General de la Unasur, Alí Rodríguez y, ¡stupor mundi !, el mismísimo Secretario General de la OEA José Miguel Insulza manifestaron su repudio ante la actitud de los gobiernos europeos. El presidente Correa sintetizó la opinión prevaleciente en toda la región cuando tuiteó que “¡Todos somos Bolivia!” Sorprende, en cambio, el mutismo de otros países de la región, empezando por Brasil, siguiendo por Uruguay y, luego, comprensiblemente, por los gobiernos que son los “proxis” regionales del imperio en Sudamérica como Colombia, Perú y Chile.

En el caso del Perú, país que ejerce la Presidencia pro-témpore de la Unasur, sorprende aún más la pasividad de su gobierno que ante la gravedad de los hechos acaecidos en Europa debió haber convocado una reunión de urgencia para adoptar una política común en defensa del presidente boliviano. La lección que se desprende de este escandaloso incidente es que no tiene sentido alguno avanzar en un tratado de libre comercio entre el Mercosur y la Unión Europea, habida cuenta de la complicidad de los gobiernos del Viejo Continente para quebrar las normas más elementales del derecho internacional. ¿O es que vamos a creer que si violan sin chistar reglas fundamentales ante la menor señal de Washington van a respetar las otras, mucho menos importantes, que regulan el comercio internacional? Habría que ser muy ingenuos para creer en algo así.

La verdad: ni en Estados Unidos ni en la Unión Europea existe la “seguridad jurídica” que con tanta vehemencia reclaman de nuestros países. Por lo tanto, reforcemos la unidad de los países de Nuestra América porque si no nos unimos, si no nos defendemos entre nosotros la Roma americana y sus compinches europeos harán cada vez más estragos en esta parte del mundo.

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

 

Álvaro García Linera y Noam Chomsky hablan sobre el desarrollo económico en Bolivia

Álvaro Marcelo García Linera

El vicepresidente boliviano Alvaro García Linera explicó al conocido filósofo y activista estadounidense, Noam Chomsky, todo el proceso económico que desarrollo Bolivia los últimos años, para reducir la extrema pobreza, bajo la presidencia del líder indígena de izquierdas Evo Morales, según un comunicado institucional al que tuvo acceso la ABI el domingo.
En Estados Unidos desde el viernes último, el Vicepresidente explicó al filósofo detalles sobre los tres programas gubernamentales instaurados para reducir la extrema pobreza de manera directa en Bolivia, tales como los bonos sociales Juana Azurduy, Juancito Pinto y la Renta Dignidad.

En la plática, García Linera abundó en detalles sobre los bonos Juana Azurduy, orientado a reforzar los mecanismo de salud de las mujer embarazadas, control prenatal y post parto.

También explicó el Bono Juancito Pinto, que asiste a casi 2 millones de educandos bolivianos y que ha bajado a niveles tensionales el índice de deserción escolar en Bolivia en 5 años.

‘Ahora hemos creado una renta que es para todas las personas mayores de 60 años, asalariados y no asalariados, indígenas y no indígenas, cada mes reciben un pequeño monto de dinero para satisfacer sus necesidades básicas, ese es el tercer programa que nos está permitiendo reducir drásticamente la pobreza’, refirió García Linera en su encuentro con Chomsky.

El mandatario sudamericano recordó que hace más de 50 años sólo gozaban de una jubilación en Bolivia, las personas que tenían trabajos estables y realizaban aportes en su vida laboral.

En un intento por revocar el estado de postración de miles de personas en trance de desocupación, explicó que, ahora, con Morales al frente del timón del Estado, todos los sectores de la sociedad gozan en la actualidad de una renta vitalicia.

Siempre según la cartilla, en respuesta a Chomsky sobre la situación de la educación y la salud en Bolivia, el Vicepresidente anotó que el país cuenta con universidades públicas que tienen la carrera de medicina.

Además, dijo que el Gobierno envía a jóvenes becarios a Cuba para que se formen como médicos y regresen al país para trabajar en beneficio de la población más carenciada.

Manifestó que merced al apoyo de Venezuela y Cuba, se logró también alfabetizar a los bolivianos, que en el pasado no accedieron a una educación gratuita, en especial, en las áreas rurales.

‘Hasta 1950 los indígenas no tenían derecho a la educación; desde 1950 hasta antes de Evo Morales, tenían derecho a una educación en idioma castellano y una educación de tercera categoría. Con Evo Morales los indígenas ahora se educan en su propio idioma y en idioma castellano, y en todo Bolivia hasta el año 2015 todas las personas deben ser obligatoriamente bilingües, castellano y un idioma indígena’, apuntó durante su tertulia con el filósofo contestatario del sistema estadounidense de economía de mercado.

Por otro lado, señaló que otra acción que tomó el Gobierno boliviano para recuperar la soberanía boliviana, fue expulsar algunas instituciones norteamericanas, por evidencia de injerencia política.

Por su parte, Chomsky resaltó el accionar de Bolivia y de varios países de América Latina, al señalar que dejaron de depender de la economía de Estados Unidos y se opusieron a las acciones políticas de ese país.

‘Sudamérica está haciendo lo correcto, Sudamérica se ha desligado de la influencia de Estos Unidos, es todo el hemisferio versus Estados Unidos y Canadá’, enfatizó el filósofo.

ABI

El Socialismo de Futuro debe contemplar sostenibilidad, decrecimiento, solidaridad universal y lucha al nazismo corporativo

images-171 
El socialismo actual debe repensarse porque se vive una realidad inédita en la historia y el futuro necesita una visión estratégica diferente a la conocida. En el presente dominado por el capitalismo las tareas de los socialistas son reflexionar, consensuar, formular un programa con sus instrumentos de aplicación, difundirlos e integrarse en la base social para crecer. No es su momento para alcanzar el poder pues es imposible gobernar hoy sin integrarse al modelo global. Las condiciones para el socialismo se darán cuando se sufran las crisis del colapso sistémico.
El sistema capitalista desaparecerá. Necesita un crecimiento económico permanente que es insostenible porque los recursos del planeta son finitos y no existen los medios científico-tecnológicos para producirlos.
Los dueños del poder global saben que la permanencia del capitalismo es imposible. Ya en 1972 el Club de Roma advirtió que si el actual incremento de la población mundial, la industrialización, la contaminación, la producción de alimentos y la explotación de los recursos naturales se mantiene sin variación, alcanzará los límites absolutos de crecimiento en el planeta. Está demostrado matemáticamente: “Si la economía creciera un 3% anual durante el siglo 21 el producto debería doblarse cada 23 años, el 2100 habría aumentado un 1600%, el 2115 un 3200%, el 2138 un 6400%…” (1).
La economía actual está agotando de manera irresponsable y egoísta recursos que deberían estar a disposición de la humanidad durante millones de años.
El empobrecimiento que sufre el planeta es indesmentible. El declive del petróleo, gas y carbón no está lejano. Se secan las reservas de agua fósil. A fines del siglo 21 no existirán dos tercios de las especies del planeta. Los océanos están al borde de una extinción masiva comparable a la de eras prehistóricas (2); el 90% de algunas especies de peces ha desaparecido por la sobrepesca. Yacimientos de manganeso, bauxita, rodio, cobalto fueron declarados lugares estratégicos por Estados Unidos; se prevén conflictos internacionales por el acceso a los llamados minerales raros irreemplazables en productos de alta tecnología. La escasez de tierras de cultivo trae como consecuencia la tala de selvas, el 2010 la deforestación amazónica aumentó en un 994% respecto al 2009 (3); el capital multinacional de Europa, EEUU, Asia para tener seguridad alimentaria ha comprado 26 millones de hectáreas en Argentina y Brasil. El capitalismo podría superar el cambio climático y la crisis energética, pero no el agotamiento de recursos naturales.
La nueva civilización obligadamente tendrá que ser sostenible, de economía mundial, decrecida, planificada y consumo racionado. La vida material austera acompañada del goce ilimitado de la cultura, educación, arte, recreación, será la única forma de impedir la desaparición de la especie.
La civilización con esas características que siga al capitalismo para realizarse podrá optar entre dos formas políticas: el nazi-fascismo corporativo o el socialismo.
El proyecto nazi occidental de las élites capitalistas existe y tiene como objetivos apoderarse de todos los recursos naturales del planeta, instaurar el gobierno de las corporaciones y eliminar una parte de la población. Se materializa mediante un proceso permanente que utiliza pretextos para justificar cada avance. Su instrumento decisivo de violencia desatada es el poder militar.
El plan nunca se ha publicado pero se puede inferir de declaraciones de personas representativas y de las acciones del bloque.
James Blaine que presidió en Washington la primera Conferencia Panamericana en 1890 expresó “… debemos ser amos absolutos del continente americano y de las aguas que lo rodean. Logrado esto no hay plan de conquista territorial o comercial que no podamos ejecutar con éxito. (4) George Kennan, figura clave de la Doctrina Truman para la Guerra Fría, escribió: “Poseemos cerca de un 50% de la riqueza del mundo, pero sólo un 6,3% de su población… Nuestra verdadera tarea en el período venidero es diseñar un modelo de relaciones que nos permita mantener esta posición de disparidad… para hacerlo tenemos que deshacernos de todo sentimentalismo y dejar de soñar despiertos; y nuestra atención tendrá que concentrarse por doquier en nuestros objetivos nacionales inmediatos… Deberíamos dejar de hablar de objetivos vagos e irreales como ser los derechos humanos, el aumento de los niveles de vida, y la democratización. No está lejano el día en el que vamos a tener que tratar en conceptos directos de poder. Mientras menos nos entraben las consignas idealistas, tanto mejor.” (5)
Esta mentalidad nazi es expresada ahora por el rabino Yitzhak Shapira: Si en tiempo de guerra la presencia de un no judío pone en peligro la vida de un judío está permitido matarlo aunque no tenga ninguna responsabilidad por la situación; se recomienda matar a los que apoyen o animen a los enemigos; se puede matar civiles enemigos si eso favorece la guerra: está permitido matar niños si es evidente que de mayores pueden resultar “dañinos”. (6)
El poderoso Club Bilderberg de empresarios, militares y políticos de las potencias occidentales promueve una economía de crecimiento cero, la reducción de la población y un orden mundial de un gobierno, un ejército, una economía y una ideología. Un participante, el banquero James P. Warburg, afirmó: “Guste o no guste tendremos un gobierno mundial. La única cuestión es si será por concesión o por imposición”.
Noam Chomsky explica que “La doctrina de Bill Clinton era que EEUU estaba autorizado a utilizar la fuerza militar para asegurar ‘el acceso desinhibido a mercados clave, suministros energéticos y recursos estratégicos’, sin siquiera la necesidad de inventar pretextos…”.
La OTAN el único bloque militar mundial, declara que su misión es la defensa del modo de vida de los países desarrollados que la controlan, es decir de asegurar su alto consumo. Creada para el Atlántico norte ahora se expande hacia el este y sur globales. En los últimos doce años liderada por Estados Unidos ha realizado acciones de guerra contra Yugoslavia, Afganistán, Macedonia, Iraq, Somalia, Sudán, Pakistán, Yemen y Libia.
El gigantesco y costoso aparato militar de Estados Unidos está pensado para operar en todo el planeta. Está presente en el espacio extraterrestre y ciberespacio, todos los océanos, más de 800 bases en el extranjero; tiene un programa de cohetes para alcanzar cualquier lugar de la Tierra en una hora. Su enorme fuerza terrestre y aérea, la declaración de emplear armas nucleares, el desarrollo de potentes bombas convencionales, el escudo antimisiles que permite golpear con impunidad, la preparación para hacer guerras simultáneas, no tienen otra finalidad que la voluntad de imponer un imperio de carácter absoluto.
La política actual de esas potencias persigue claramente las metas de esa estrategia futurista. El control de los recursos: guerra en Libia, secesión de Sudán, desestabilización de Venezuela, plan de ataque a Irán, países con petróleo. El poder único: cerco geográfico a China y Rusia, Estados Unidos que tiene once portaaviones le pide a China que explique para qué necesita el primero que posee, los dos estados que pueden equilibrar la capacidad militar estadounidense. La reducción de la población: indiferencia por 1000 millones de personas con hambre crónica, 1200 millones que carecen de agua potable, 10 millones de niños que mueren antes de los cinco años por causas evitables, menos consumidores y territorios despoblados.
Atilio Boron devela esta política de conquista: “… el (objetivo) fundamental, a largo plazo, es el control de la Amazonía, lugar donde se depositan enormes riquezas que el imperio, en su desorbitada carrera hacia la apropiación excluyente de los recursos naturales del planeta, desea asegurar para sí sin nadie que se entrometa en lo que su clase dominante percibe como su hinterland natural: agua, minerales estratégicos, petróleo, gas, biodiversidad y alimentos. Para los más osados estrategas estadounidenses la cuenta amazónica, al igual que la Antártida, es un área de libre acceso en donde no se reconocen soberanías nacionales y abierta, por eso mismo, a quienes cuenten con “los recursos tecnológicos y logísticos” que permitan su adecuada explotación. Es decir, los Estados Unidos… ¿O es que alguien tiene dudas de que, cuando llegue el momento, Estados Unidos no vacilará un segundo en apelar a la fuerza para defender sus vitales intereses amenazados por la imposibilidad de acceder a los recursos naturales encerrados en esa región?”.
Pepe Escobar adelanta sobre el futuro: “De las guerras por la energía a las guerras por el agua, el siglo XXI será testigo de una feroz lucha por los restantes recursos naturales del mundo. El tablero de este ajedrez es global. Los riesgos son enormes. La mayoría de las batallas serán invisibles. Todas serán cruciales… Así, no es extraño que el periódico China Military, publicado por el Ejército Popular de Liberación (EPL) chino, así como algunos sectores del mundo académico, afirmen ya abiertamente que China debe abandonar la política de perfil bajo adoptada desde la época de Deng Xiaoping y apostar por un ejército mayor, capaz de defender sus intereses estratégicos en todo el mundo…”.
El socialismo para la nueva civilización mundial, por el contrario, debe compartir los recursos naturales, establecer la paz, seguridad e igualdad para todos, crear una red democrática para el gobierno mundial, definir una estrategia de lucha frente al proyecto de los dueños de las corporaciones, sus militares y sus masas.
Desgraciadamente el discurso socialista muestra un interés secundario por el futuro. Los socialistas advierten que el sistema está en su etapa final pero conservan la propuesta de un crecimiento económico permanente en una sociedad justa. Por su carácter científico la mayoría debe tener conciencia que eso es imposible, pero su interés de ganar adhesión social para ser gobierno no les permite criticar la demanda popular por consumismo.
El deseo generalizado de consumo depredador es un impedimento insalvable para el socialismo de futuro. En la actualidad se le considera un derecho y miles de millones lo han ejercido aunque sea mínimamente. Ya en 1920 Georg Lukács sostenía: “El proletariado sigue intensamente preso en las formas intelectuales y emocionales del capitalismo”.
Luigino Bracci sostiene sobre Venezuela: “Cuando falló la aprobación de la reforma constitucional en diciembre de 2007, Chávez comprendió que el pueblo no estaba listo para una radicalización de la revolución. Fue el pueblo el que le dijo “No” a un montón de cambios realmente revolucionarios, y Chávez lo dijo aquella vez: había que “bajarle dos” a la revolución. Los famosos 5 motores se apagaron y se tuvo que suspender un montón de cambios socialistas que nos tenían llenos de expectativas… Y estemos claros: La mayoría de los venezolanos, por muy chavistas que se digan, han terminado creyendo que el socialismo es que les llegue más dinero en sus quincenas, más tickets de alimentación, que el gobierno les dé una casa, una nevera barata, un carro iraní, un trabajo en el gobierno. Que tengas un médico que te atienda gratuitamente. Que el chamo estudie gratis. Pareciera que socialismo es simplemente pedir y recibir.” (7)
El poder todavía lo tienen los capitalistas. Rusia, China, Viet Nam, los países del este europeo prueban que las condiciones de la época conducen al sistema. Cuba para enfrentar sus dificultades económicas apoya la formación de un sector de empresarios privados.
Los socialistas de futuro a pesar de la incomprensión del momento deben explicar el decrecimiento inevitable, el peligro nazicorporativo y su propuesta sostenible y solidaria. Tienen que integrarse como minoría en la base para impulsar desde ya los cambios que se correspondan con el programa.
En la civilización socialista todos tendrán los bienes y servicios en el nivel que permita la conservación de la humanidad millones de años. El humano debe vivir con la naturaleza y en sus límites. Los goces inmateriales son los únicos inagotables.
Referencias
1 George Monbiot, El problema del aumento de la población es importante pero ni mucho menos está entre los primeros de la lista
3 Informe del Instituto del Hombre y el Medio Ambiente de la Amazonia (AMAZON) de Brasil.
4 Documentales Telesur
5 George Kennan en “Policy Planning Study 23,” elaborado para el Departamento de Estado en 1948. Citado en Noam Chomsky: “What Uncle Sam Really Wants,” p. 11.
6 Uri Avnery Los ayatolás judíos http://www.rebelion.org/noticia.php?id=132309
7 Luigino Bracci, Socialismo: Quiero mi carro, mi casa, mi nevera, mi buen sueldo y que todo sea bonito siempre, http://www.rebelion.org/noticia.php?id=131002
Contacto romulo.pardo@gmail.com

SUNDAY, JANUARY 01, 2012

El Socialismo de Futuro debe contemplar sostenibilidad, decrecimiento, solidaridad universal y lucha al nazismo corporativo

Rómulo Pardo Silva

www.malpublicados.blogspot.com

El socialismo actual debe repensarse porque se vive una realidad inédita en la historia

y el futuro necesita una visión estratégica diferente a la conocida. En el presente

dominado por el capitalismo las tareas de los socialistas son reflexionar, consensuar,

formular un programa con sus instrumentos de aplicación, difundirlos e integrarse en

la base social para crecer. No es su momento para alcanzar el poder pues es imposible

gobernar hoy sin integrarse al modelo global. Las condiciones para el socialismo se

darán cuando se sufran las crisis del colapso sistémico.

El sistema capitalista desaparecerá. Necesita un crecimiento económico permanente

que es insostenible porque los recursos del planeta son finitos y no existen los medios

científico-tecnológicos para producirlos.

Los dueños del poder global saben que la permanencia del capitalismo es imposible. Ya

en 1972 el Club de Roma advirtió que si el actual incremento de la población mundial,

la industrialización, la contaminación, la producción de alimentos y la explotación

de los recursos naturales se mantiene sin variación, alcanzará los límites absolutos de

crecimiento en el planeta. Está demostrado matemáticamente: “Si la economía creciera

un 3% anual durante el siglo 21 el producto debería doblarse cada 23 años, el 2100

habría aumentado un 1600%, el 2115 un 3200%, el 2138 un 6400%…” (1). a economía

actual está agotando de manera irresponsable y egoísta recursos que deberían estar a

disposición de la humanidad durante millones de años.

El empobrecimiento que sufre el planeta es indesmentible. El declive del petróleo,

gas y carbón no está lejano. Se secan las reservas de agua fósil. A fines del siglo 21

no existirán dos tercios de las especies del planeta. Los océanos están al borde de una

extinción masiva comparable a la de eras prehistóricas (2); el 90% de algunas especies

de peces ha desaparecido por la sobrepesca. Yacimientos de manganeso, bauxita,

rodio, cobalto fueron declarados lugares estratégicos por Estados Unidos; se prevén

conflictos internacionales por el acceso a los llamados minerales raros irreemplazables

en productos de alta tecnología. La escasez de tierras de cultivo trae como consecuencia

la tala de selvas, el 2010 la deforestación amazónica aumentó en un 994% respecto

al 2009 (3); el capital multinacional de Europa, EEUU, Asia para tener seguridad

alimentaria ha comprado 26 millones de hectáreas en Argentina y Brasil.

El capitalismo podría superar el cambio climático y la crisis energética, pero no el

agotamiento de recursos naturales.

La nueva civilización obligadamente tendrá que ser sostenible, de economía mundial,

decrecida, planificada y consumo racionado. La vida material austera acompañada del

goce ilimitado de la cultura, educación, arte, recreación, será la única forma de impedir

la desaparición de la especie.

La civilización con esas características que siga al capitalismo para realizarse podrá

optar entre dos formas políticas: el nazi-fascismo corporativo o el socialismo.

El proyecto nazi occidental de las élites capitalistas existe y tiene como objetivos

apoderarse de todos los recursos naturales del planeta, instaurar el gobierno de las

corporaciones y eliminar una parte de la población. Se materializa mediante un proceso

permanente que utiliza pretextos para justificar cada avance. Su instrumento decisivo de

violencia desatada es el poder militar.

El plan nunca se ha publicado pero se puede inferir de declaraciones de personas

representativas y de las acciones del bloque.

James Blaine que presidió en Washington la primera Conferencia Panamericana en

1890 expresó “… debemos ser amos absolutos del continente americano y de las aguas

que lo rodean. Logrado esto no hay plan de conquista territorial o comercial que no

podamos ejecutar con éxito. (4) George Kennan, figura clave de la Doctrina Truman

para la Guerra Fría, escribió: “Poseemos cerca de un 50% de la riqueza del mundo, pero

sólo un 6,3% de su población… Nuestra verdadera tarea en el período venidero es

diseñar un modelo de relaciones que nos permita mantener esta posición de disparidad…

para hacerlo tenemos que deshacernos de todo sentimentalismo y dejar de soñar

despiertos; y nuestra atención tendrá que concentrarse por doquier en nuestros objetivos

nacionales inmediatos… Deberíamos dejar de hablar de objetivos vagos e irreales como

ser los derechos humanos, el aumento de los niveles de vida, y la democratización. No

está lejano el día en el que vamos a tener que tratar en conceptos directos de poder.

Mientras menos nos entraben las consignas idealistas, tanto mejor.” (5)

Esta mentalidad nazi es expresada ahora por el rabino Yitzhak Shapira: Si en tiempo de

guerra la presencia de un no judío pone en peligro la vida de un judío está permitido

matarlo aunque no tenga ninguna responsabilidad por la situación; se recomienda matar

a los que apoyen o animen a los enemigos; se puede matar civiles enemigos si eso

favorece la guerra: está permitido matar niños si es evidente que de mayores pueden

resultar “dañinos”. (6)

El poderoso Club Bilderberg de empresarios, militares y políticos de las potencias

occidentales promueve una economía de crecimiento cero, la reducción de la población

y un orden mundial de un gobierno, un ejército, una economía y una ideología. Un

participante, el banquero James P. Warburg, afirmó: “Guste o no guste tendremos un

gobierno mundial. La única cuestión es si será por concesión o por imposición”.

Noam Chomsky explica que “La doctrina de Bill Clinton era que EEUU estaba

autorizado a utilizar la fuerza militar para asegurar ‘el acceso desinhibido a mercados

clave, suministros energéticos y recursos estratégicos’, sin siquiera la necesidad de

inventar pretextos…”.

La OTAN el único bloque militar mundial, declara que su misión es la defensa del

modo de vida de los países desarrollados que la controlan, es decir de asegurar su alto

consumo. Creada para el Atlántico norte ahora se expande hacia el este y sur globales.

En los últimos doce años liderada por Estados Unidos ha realizado acciones de guerra

contra Yugoslavia, Afganistán, Macedonia, Iraq, Somalia, Sudán, Pakistán, Yemen y

Libia.

El gigantesco y costoso aparato militar de Estados Unidos está pensado para operar en

todo el planeta. Está presente en el espacio extraterrestre y ciberespacio, todos los

océanos, más de 800 bases en el extranjero; tiene un programa de cohetes para alcanzar

cualquier lugar de la Tierra en una hora. Su enorme fuerza terrestre y aérea, la

declaración de emplear armas nucleares, el desarrollo de potentes bombas

convencionales, el escudo antimisiles que permite golpear con impunidad, la

preparación para hacer guerras simultáneas, no tienen otra finalidad que la voluntad de

imponer un imperio de carácter absoluto.

La política actual de esas potencias persigue claramente las metas de esa estrategia

futurista. El control de los recursos: guerra en Libia, secesión de Sudán,

desestabilización de Venezuela, plan de ataque a Irán, países con petróleo. El poder

único: cerco geográfico a China y Rusia, Estados Unidos que tiene once portaaviones le

pide a China que explique para qué necesita el primero que posee, los dos estados que

pueden equilibrar la capacidad militar estadounidense. La reducción de la población:

indiferencia por 1000 millones de personas con hambre crónica, 1200 millones que

carecen de agua potable, 10 millones de niños que mueren antes de los cinco años por

causas evitables, menos consumidores y territorios despoblados.

Atilio Boron devela esta política de conquista: “… el (objetivo) fundamental, a largo

plazo, es el control de la Amazonía, lugar donde se depositan enormes riquezas que el

imperio, en su desorbitada carrera hacia la apropiación excluyente de los recursos

naturales del planeta, desea asegurar para sí sin nadie que se entrometa en lo que su

clase dominante percibe como su hinterland natural: agua, minerales estratégicos,

petróleo, gas, biodiversidad y alimentos. Para los más osados estrategas

estadounidenses la cuenta amazónica, al igual que la Antártida, es un área de libre

acceso en donde no se reconocen soberanías nacionales y abierta, por eso mismo, a

quienes cuenten con “los recursos tecnológicos y logísticos” que permitan su adecuada

explotación. Es decir, los Estados Unidos… ¿O es que alguien tiene dudas de que,

cuando llegue el momento, Estados Unidos no vacilará un segundo en apelar a la fuerza

para defender sus vitales intereses amenazados por la imposibilidad de acceder a los

recursos naturales encerrados en esa región?”.

Pepe Escobar adelanta sobre el futuro: “De las guerras por la energía a las guerras por el

agua, el siglo XXI será testigo de una feroz lucha por los restantes recursos naturales

del mundo. El tablero de este ajedrez es global. Los riesgos son enormes. La mayoría de

las batallas serán invisibles. Todas serán cruciales… Así, no es extraño que el periódico

China Military, publicado por el Ejército Popular de Liberación (EPL) chino, así como

algunos sectores del mundo académico, afirmen ya abiertamente que China debe

abandonar la política de perfil bajo adoptada desde la época de Deng Xiaoping y

apostar por un ejército mayor, capaz de defender sus intereses estratégicos en todo el

mundo…”.

El socialismo para la nueva civilización mundial, por el contrario, debe compartir los

recursos naturales, establecer la paz, seguridad e igualdad para todos, crear una red

democrática para el gobierno mundial, definir una estrategia de lucha frente al proyecto

de los dueños de las corporaciones, sus militares y sus masas.

Desgraciadamente el discurso socialista muestra un interés secundario por el futuro. Los

socialistas advierten que el sistema está en su etapa final pero conservan la propuesta

de un crecimiento económico permanente en una sociedad justa. Por su carácter

científico la mayoría debe tener conciencia que eso es imposible, pero su interés de

ganar adhesión social para ser gobierno no les permite criticar la demanda popular por

consumismo.

El deseo generalizado de consumo depredador es un impedimento insalvable para el

socialismo de futuro. En la actualidad se le considera un derecho y miles de millones

lo han ejercido aunque sea mínimamente. Ya en 1920 Georg Lukács sostenía: “El

proletariado sigue intensamente preso en las formas intelectuales y emocionales del

capitalismo”.

Luigino Bracci sostiene sobre Venezuela: “Cuando falló la aprobación de la reforma

constitucional en diciembre de 2007, Chávez comprendió que el pueblo no estaba

listo para una radicalización de la revolución. Fue el pueblo el que le dijo “No” a un

montón de cambios realmente revolucionarios, y Chávez lo dijo aquella vez: había

que “bajarle dos” a la revolución. Los famosos 5 motores se apagaron y se tuvo que

suspender un montón de cambios socialistas que nos tenían llenos de expectativas…

Y estemos claros: La mayoría de los venezolanos, por muy chavistas que se digan, han

terminado creyendo que el socialismo es que les llegue más dinero en sus quincenas,

más tickets de alimentación, que el gobierno les dé una casa, una nevera barata, un carro

iraní, un trabajo en el gobierno. Que tengas un médico que te atienda gratuitamente.

Que el chamo estudie gratis. Pareciera que socialismo es simplemente pedir y recibir.”

(7) El poder todavía lo tienen los capitalistas. Rusia, China, Viet Nam, los países del

este europeo prueban que las condiciones de la época conducen al sistema. Cuba para

enfrentar sus dificultades económicas apoya la formación de un sector de empresarios

privados.

Los socialistas de futuro a pesar de la incomprensión del momento deben explicar

el decrecimiento inevitable, el peligro nazicorporativo y su propuesta sostenible y

solidaria. Tienen que integrarse como minoría en la base para impulsar desde ya los

cambios que se correspondan con el programa.

En la civilización socialista todos tendrán los bienes y servicios en el nivel que permita

la conservación de la humanidad millones de años. El humano debe vivir con la

naturaleza y en sus límites. Los goces inmateriales son los únicos inagotables.

Referencias

1 George Monbiot, El problema del aumento de la población es importante pero ni

mucho menos esta entre los primeros de la lista, http://www.rebelion.org/noticia.php?

id=62954

2 Alejandra Martins BBC, http://impactobarahonero.com/home/?p=2355

3 Informe del Instituto del Hombre y el Medio Ambiente de la Amazonia (AMAZON)

de Brasil.

4 Documentales Telesur

5 George Kennan en “Policy Planning Study 23,” elaborado para el Departamento de

Estado en 1948. Citado en Noam Chomsky: “What Uncle Sam Really Wants,” p. 11.

6 Uri Avnery Los ayatolás judíos http://www.rebelion.org/noticia.php?id=132309

7 Luigino Bracci, Socialismo: Quiero mi carro, mi casa, mi nevera, mi buen sueldo y

que todo sea bonito siempre, http://www.rebelion.org/noticia.php?id=131002

Contacto romulo.pardo@gmail.com

Las prioridades lunáticas de Kennedy durante la crisis de los misiles en Cuba El momento más peligroso de la historia de la humanidad

Photo portrait of John F. Kennedy, President o...
Photo portrait of John F. Kennedy, President of the United States. (Photo credit: Wikipedia)

Leer las transcripciones de las reuniones de Kennedy con sus consejeros es un ejemplo práctico de los perniciosos efectos del secreto en la política gubernamental. Sin duda Kennedy, al grabar esas reuniones, las veía como un registro diario del que posteriormente seleccionaría “bocadillos” para pulir su imagen para la posteridad. Al revisarlas en su totalidad, queda la impresión imborrable de un presidente cuya imprudencia casi precipitó un holocausto nuclear.

 

Traducido del inglés para Rebelión por Germán Leyens

Leer las transcripciones de las reuniones de Kennedy con sus consejeros es un ejemplo práctico de los perniciosos efectos del secreto en la política gubernamental. Sin duda Kennedy, al grabar esas reuniones, las veía como un registro diario del que posteriormente seleccionaría “bocadillos” para pulir su imagen para la posteridad. Al revisarlas en su totalidad, queda la impresión imborrable de un presidente cuya imprudencia casi precipitó un holocausto nuclear.

Como documenta con brillantez Noam Chomsky, la adulación que se ha apilado sobre la figura de Kennedy por su manejo de la crisis de los misiles en Cuba es, por no decir otra cosa peor, injustificada. En lugar de una evidencia de su hábil diplomacia y su actitud circunspecta, el hecho de que apareciese una crisis atestigua de por sí del orden lunático de prioridades de los que estaban en el poder. En efecto, el gobierno de Kennedy estaba dispuesto a arriesgar una conflagración nuclear para salvaguardar el prestigio de EE.UU. El secretario de Estado, Dean Rusk, exclamó jubiloso después de que los primeros barcos soviéticos optaran por no burlar el bloqueo “nos enfrentamos cara a cara y creo que el otro acaba de pestañear”. Si los soviéticos no hubiesen pestañeado, es probable que Rusk no hubiera sobrevivido para reaccionar.

Según la historia oficial, la crisis comenzó después de que un avión de reconocimiento U-2 avistase una base de misiles en Cuba. En realidad, comenzó después de la irreflexiva decisión de implantar un bloqueo y transformar la situación en un enfrentamiento hecho y derecho con la Unión Soviética. Durante toda una semana antes del anuncio de ese bloqueo –que recibió el inofensivo nombre de “cuarentena”– Kennedy y sus consejeros discutieron las diferentes alternativas militares que tenían a su disposición. Aislados del escrutinio público, mostraron una despreocupada indiferencia ante la amenaza de un inminente cataclismo contrariamente a la fachada mesurada que trataban de presentar al mundo. Si se hubiera informado al público de toda la verdad, es probable que el escándalo resultante los hubiera obligado a reconsiderar radicalmente su actitud.

La evaluación inmediata de Kennedy y su grupo de altos funcionarios –conocido como EXCOMM– fue que el estacionamiento de misiles soviéticos en Cuba no cambiaba gran cosa. Durante su primera reunión el 16 de octubre admitieron francamente que, desde el punto de vista estratégico, la amenaza de un ataque nuclear contra EE.UU. no había aumentado. Por cierto, Kennedy resumió de modo adecuado esa conclusión cuando dijo con franqueza: “Podéis decir que no hay gran diferencia entre un ataque que viene de un ICBM directamente desde la Unión Soviética u otro proveniente de una distancia de 90 millas. La geografía no significa tanto…” Sus funcionarios más importantes estuvieron de acuerdo y el secretario de defensa Robert McNamara declaró directamente en respuesta a una pregunta de Bundy sobre en qué medida había cambiado la situación: “Según mi opinión personal, en nada”. Marshall Carter, director adjunto de la CIA, incluso opinó que el motivo por el cual la comunidad de los servicios de inteligencia había sido desubicada por el descubrimiento de bases de misiles fue que una acción semejante se consideró fútil, ya que “no mejora en nada” en el equilibrio estratégico. La verdadera amenaza era mucho menos grave y consistía, según los consejeros de Kennedy, en el “factor psicológico” o la afrenta de que un pequeño país pensara que tenía derecho a actuar de una manera normalmente reservada a la nación más poderosa del mundo. Al permitir que la Unión Soviética estacionara misiles a 90 millas de EE.UU., Cuba, según Kennedy, estaba creando la impresión de que “son iguales que notros”. El secretario adjunto de Estado, Edwin Martin, definió el peligro para el prestigio de EE.UU. como sigue: “Bueno, es un factor psicológico que nos hayamos sentado de brazos cruzados y permitamos que nos hagan esto. Eso es más importante que la amenaza directa”.

Es sorprendente que unas razones tan débiles se considerasen una base suficiente para la peligrosa y arriesgada política que tuvo lugar. Después de todo, como aseveró Kennedy, esta es una “lucha política y militar”. Gran parte de la conversación de ese primer día se dedicó a debatir las opciones militares más eficaces para destruir las bases de misiles y, al hacerlo, derrocar a Castro. Una opción preveía un ataque aéreo generalizado seguido de una invasión. Los consejeros de Kennedy discutieron semejante política con evidente jovialidad, pensando si el período mínimo de siete días entre los ataques aéreos y la invasión se podría reducir a cinco días para aprovechar la desorientación de las fuerzas cubanas. Al final de la reunión, Kennedy declaró su determinación de lanzar el ataque. Solo quedaba decidir la intensidad de los ataques aéreos y si posteriormente se debería llevar a cabo una invasión.

Un objetivo permanente del gobierno de Kennedy desde su llegada al poder era extirpar la intolerable amenaza a los intereses estadounidenses planteada por Fidel Castro. En abril de 1961, Kennedy patrocinó una invasión por parte de una colección de exiliados entrenados por la CIA, en un episodio que quedó grabado en la historia como Bahía de Cochinos [Playa Girón, N. del T.]. Después del abyecto fracaso de esa operación clandestina, Kennedy, humillado, autorizó una campaña de sabotaje y asesinatos de la CIA para “infligir los terrores del infierno” al régimen de Castro. El mismo día que se descubrieron las bases de misiles, McNamara se reunió con el Estado Mayor Conjunto para discutir medidas para eliminar a Castro, incluyendo una posible invasión, aunque debería demorarse hasta después de las elecciones de mitad de período. Por lo tanto la única esperanza que quedaba a Castro para asegurar los frágiles logros de la revolución era alinearse con la única potencia que actuaba como un contrapeso significativo de EE.UU. Las armas nucleares en Cuba eran una manera de garantizar la revolución contra nuevos intentos estadounidenses de subversión.

Después de crear las condiciones que condujeron al establecimiento de bases de misiles, Kennedy fue más allá procediendo a iniciar un entrenamiento con la Unión Soviética, a pesar de la firme opinión de EXCOMM de que no existían motivos relacionados con la seguridad para hacerlo. Aunque esquivó un camino expresamente militar, optó por otro que casi conducía a un conflicto abierto. Por cierto, en el derecho internacional, un bloqueo equivale a un acto de guerra, un hecho implícitamente reconocido por el gobierno de EE.UU. que lo denominó engañosamente “cuarentena”. En las discusiones, los consejeros de Kennedy expresaron su ansiedad por el efecto psicológico en la población de EE.UU. si pareciera que EE.UU. había aceptado el estacionamiento de misiles en Cuba. ¿Pero qué habría pensado el público si hubiera sabido que su gobierno estaba dispuesto a imponer un bloqueo como reacción a los misiles, que según su propia admisión, no habían aumentado apreciablemente la amenaza a la seguridad de EE.UU.?

El bloqueo fue indudablemente un acto demencial en aquellas circunstancias que solo puede explicarse por por el deforme sentido de prioridades que reina en las deliberaciones internas del gobierno que está alimentada inevitablemente por una endémica falta de responsabilidad. En la tensa confrontación que sobrevino, las dirigencias de la Unión Soviética y de EE.UU. no pudieron ejercer ningún control sobre el curso que tomaron los eventos. El bloqueo pudo degenerar en cualquier momento en una guerra propiamente dicha por medio de las actuaciones de simples individuos. El secretario de Defensa McNamara atrae frecuentemente efusivos elogios por su adecuada supervisión de la “cuarentena”. Sin embargo, el hecho de que se evitase un holocausto nuclear no se debió a su supervisión, sino a las oportunas acciones de un solitario submarinista soviético.

En un esfuerzo por imponer rigurosamente el bloqueo, los barcos de EE.UU. rastrearon a los submarinos soviéticos que operaban alrededor de Cuba y lanzaron cargas de profundidad para obligarlos a salir a la superficie. Sin que lo supiera la armada de EE.UU., sin embargo, los submarinos que perseguían iban armados de torpedos con puntas nucleares. Esta política de acoso llevó al momento más peligroso de la crisis el 27 de octubre, cuando un comandante soviético, desorientado por el lanzamiento de cargas estadounidenses de profundidad, ordenó que se armaran los torpedos nucleares. Un oficial a bordo, Vadim Orlov, recuerda el evento:

Los estadounidenses nos atacaron con algo más potente que las granadas, al parecer una bomba práctica de profundidad. Pensamos que era el fin. Después de ese ataque Savitsky totalmente exhausto, aparte de todo lo demás, no pudo establecer conexión con el comando general y se enfureció. Llamó al oficial asignado al torpedo nuclear y le ordenó que lo ensamblara y lo preparase para la batalla. ‘Tal vez la guerra ya comenzó allá arriba mientras nosotros damos saltos mortales aquí’, gritó emocionado.Valentin Grigorievich, tratando de justificar su orden. ‘¡Vamos a volarlos ahora mismo! Moriremos, pero los hundiremos a todos, ¡no deshonraremos a nuestra armada!’”

Al final el desastre se evitó por los pelos cuando el segundo capitán, Vasily Arkhipov, se opuso a la orden y persuadió al capitán Savitsky de que se calmara.

En su discurso a la nación del 22 de octubre, Kennedy aludió con solemnidad a las insufribles amenazas a la seguridad nacional causadas por la llegada de armas nucleares, como:

Ya no vivimos en un mundo en el cual solo el disparo de armas convencionales representa un desafío suficiente para la seguridad de una nación para constituir un peligro máximo. Las armas nucleares son tan destructivas y los misiles balísticos son tan rápidos que cualquier aumento substancial de la posibilidad de su uso o cualquier cambio repentino en su despliegue puede considerarse una clara amenaza a la paz.

Esta exposición es una falacia absoluta. Si realmente el presidente hubiera creído sus propias palabras no habría instalado misiles un año antes en Turquía, cerca de las fronteras de la Unión Soviética. El director de la CIA, John McCone, había predicho meses antes que la Unión Soviética podría tratar de contrarrestarlos con sus propios misiles en Cuba. El 27 de octubre, era evidente, a juzgar por las propuestas soviéticas, que la retirada de esos misiles en Turquía a cambio del desmantelamiento de bases de Cuba presentaba un camino bien definido para desactivar la crisis. Mientras EE.UU. estaba dispuesto a aceptar las demandas soviéticas de prometer públicamente no invadir Cuba, era reacio a aceptar un acuerdo que implicaba la retirada de los misiles en Turquía como un quid pro quo para la retirada de las bases por parte de la Unión Soviética.

Mientras continuase el bloqueoo el riesgo de errores –como el arriba mencionado– que condujeran a una guerra nuclear solo podía aumentar. Pero el gobierno de Kennedy se mostraba, a pesar de todo, renuente a aprovechar una oportunidad perfecta para llevar el enfrentamiento a una conclusión rápida y pacífica y evitar lo impensable. Ostensiblemente, la razón aducida por los consejeros de Kennedy para no aceptar un acuerdo semejante era el efecto perjudicial que tendría sobre las relaciones con aliados de la OTAN. Si EE.UU. aceptara retirar los misiles, es posible que los miembros de la OTAN se quedaran con la impresión de que EE.UU. estaba dispuesto a sacrificarlos a fin de salvaguardar su propia seguridad. El Consejero de Seguridad Nacional, McGeorge Bundy, resumió esa curiosa posición cuando dijo al presidente: “Pienso que si damos la impresión de que queremos llegar a ese trato, para nuestra gente de la OTAN y toda la gente con la que estamos aliados, tenemos un verdadero problema… Pienso que deberíamos decirles que esa es la evaluación universal de todos aquellos en el gobierno que estamos conectados con esos problemas de alianza”.

Esos funcionarios del gobierno no explican claramente por qué a los aliados de EE.UU. les molestaría un acuerdo directo que acabase con un tenso enfrentamiento nuclear que podría destruirles. En todo caso lo contradicen numerosas referencias, muchas despectivas, respecto a los aliados de la OTAN diseminadas en las transcripciones de las reuniones de EXCOMM. Por ejemplo, en una discusión anterior, Kennedy habló de “simplemente informar”, en lugar de consultar, al primer ministro británico MacMillan de un ataque aéreo contra Cuba, diciendo: “No sé si tiene mucho sentido consultar a los británicos… Espero que solo objetaran. Basta con decidirse a hacerlo. Probablemente habría que decírselo, sin embargo, la noche antes”. Es obvio que los cálculos estadounidenses no consideraban importante lo que pensaban los aliados de la OTAN. Sus preocupaciones afectaban la conciencia de los responsables políticos de EE.UU. en lo que tenía que ver con las inevitables objeciones que provocaría una decisión estadounidense de exacerbar el enfrentamiento. El vicepresidente Johnson, por ejemplo, reconoció en un punto que los aliados de EE.UU., lejos de estar a favor de una posición militar contra la Unión Soviética, probablemente urgirían a la moderación y plantearían algunas incómodas preguntas si EE.UU. seguía adelante con su política de confrontación: “Bueno, hemos vivido todos estos años (con misiles). ¿Por qué no podéis hacerlo? ¿Por qué vais a aumentar vuestra presión sanguínea?” Evidentemente para EE.UU., aceptar o no un trato nunca dependió de las preocupaciones de sus aliados, sino que más bien era un asunto que tenía que ver con asegurar la credibilidad del poder de EE.UU.

Finalmente se llegó a un compromiso en el que la Unión Soviética fue la que hizo más concesiones. En una carta formal a Jruschov, EE.UU. aceptó prometer públicamente que no invadiría Cuba. En secreto prometió retirar los misiles de Turquía. Muy preocupado de que no se pensara que EE.UU. estaba cediendo a las exigencias de su rival soviético, Kennedy reclamó a la Unión Soviética que guardara absoluto silencio sobre el asunto. Encargó a su hermano, el Fiscal General Robert Kennedy, que entregara la carta junto a una promesa informal de que se retirarían los misiles de Turquía. En su conversación con el embajador soviético, Anatoly Dobrynin, Robert Kennedy advirtió de que no se debía hacer ninguna referencia pública a Turquía, porque si eso ocurriera el acuerdo se declararía nulo. Además, combinó la oferta con una amenaza de fuerza militar contra las instalaciones de misiles en Cuba si no se recibía una respuesta positiva al día siguiente. Increíblemente, un ultimátum valoraba el hecho de que no se perdiera prestigio en público por sobre la reducción del riesgo sustancial de guerra nuclear. Afortunadamente para la humanidad Jruschov aceptó las condiciones y por consiguiente Kennedy recibió las alabanzas y la consideración de estadista magistral que había humillado a la Unión Soviética. La evidencia, sin embargo, contradice fuertemente esa imagen popular.

Hace cincuenta años, Kennedy y sus consejeros deliberaron en secreto la mejor forma de encarar una crisis en cuya creación tenían una responsabilidad sustancial sin consultar ni siquiera una vez a los millones de personas cuyas vidas estaban en juego. Leer las trascripciones de esas reuniones es un correctivo útil para el tan repetido dogma de los poderosos de que el secreto es esencial para permitirles gobernar efectivamente en función de los intereses del público. Solo podemos esperar que los que gobiernan no estén animados por el mismo perverso menosprecio de la vida humana y su obsesión por el prestigio que fue típico de la actitud de los máximos dirigentes de EE.UU. en el momento más peligroso de la historia de la humanidad.

Joseph Richardson es periodista independiente en la estación de radio Voice of Russia en Londres. Estudió historia en Merton College, Oxford.

Fuente: http://www.counterpunch.org/2012/10/26/jfks-lunatic-priorities-during-the-cuban-missile-crisis/

rCR