Publicado en INTERNACIONAL

El día que no estalló la tercera guerra mundial

Mapa de Siria
Mapa de Siria (Photo credit: Wikipedia)

Alberto Betancourt Posada

Nos ha tocado vivir momentos trepidantes. A principios de septiembre el entonces inminente ataque franco-estadounidense a Siria, nos colocó al borde de una especie de Tercera Guerra Mundial, aunque no quedaba claro si se libraría en Siria, en todo Medio Oriente, o si se extendería a una escala mayor. La cumbre del G20 en San Petersburgo, Rusia, fue un espacio fundamental de negociación sobre una guerra que finalmente no estalló. Pocas veces triunfa la paz. Vale la pena repasar lo que pasó. El 6 de septiembre, al concluir la cumbre del G20, el Presidente Barak Obama sostuvo una reunión bilateral con el Presidente de Francia, Francois Holland, en la cual informó ambos mandatarios acordaron que el indudable empleo de armas químicas en Siria, había puesto en peligro a Turquía, Jordania y Libano, por lo cual era indispensable una acción militar “adecuada”, “limitada” y “proporcional”, para minar la capacidad de Bashar Al Asad, para volverlas a usar ese tipo de armas, lo cual, no impediría, continuar las pláticas de Ginebra sobre la transición en ese país.

Minutos más tarde, en la conferencia de cierre de la cumbre del G20, el anfitrión, Vladimir Putin afirmó que una acción franco-estadounidense en Siria desestabilizaría Medio Oriente, dispararía los precios del petróleo y ralentizaría aún más la economía mundial; ayer hablamos en la cena sobre ese tema, dijo, desde las 7 de la noche hasta la 1 de la mañana. Los países a favor de la acción militar fueron: Estados Unidos, Turquía, Canadá, Arabia Saudita y Francia. En contra se manifestaron Rusia, la República Popular China, India, Indonesia, Argentina, Brasil Sudáfrica, e Italia, además del Secretario General de la ONU. La gran sorpresa señaló, fue la “inesperada declaración del Primer Ministro de India cuando afirmó ‘me opongo firmemente a cualquier acción militar’”. Por su parte, complementó Putin, “el Presidente de Sudáfrica dijo: ‘las naciones pequeñas se sienten cada vez más vulnerables y desprotegidas. Parece que un país poderoso puede usar la fuerza en cualquier momento y a discreción’”. En respuesta a un reportero Putin afirmó; “¿Que si vamos a apoyar a Siria? Si lo haremos. Ya lo estamos haciendo. Estamos suministrando armas y asistencia económica. Espero que podamos ampliar la asistencia humanitaria”. Pese a la tensión, el rukavaditi dio cuenta de una reunión informal de 20 minutos, con Barak Obama, durante la cual, dijo, pese a las diferencias: “…nos hemos puesto de acuerdo en algunos escenarios posibles destinados a resolver el conflicto pacíficamente” y anunció una próxima reunión entre los respectivos ministros de Relaciones Exteriores. Cuatro días más tarde Barak Obama afirmó que en la víspera del ataque del 21 de agosto, el ejército sirio alistó armas químicas, mezcló gas sarín, distribuyó máscaras anti-gas a sus soldados, y finalmente, lanzó cohetes contra 11 barrios controlados por la oposición, causando más de 1000 decesos. Si no hacemos nada, aseveró Assad seguirá usando esas armas; sus arsenales amenazan a Jordania, Turquía e Israel y envalentonaran a Irán a construir su arma nuclear. Sin embargo, matizó, he visto algunas señales alentadoras, el Presidente Putin me manifestó su disposición a unirse a la comunidad internacional para presionar a Assad a desmantelar sus arsenales, por ello remató instruí al Secretario John Kerry, a reunirse el jueves con su homologo ruso, y he consultado, abundó, a Francia y Gran Bretaña, para saber si firmarían junto con Rusia y China una resolución de la ONU, exigiendo el cese del empleo de las armas químicas en Siria. El 11 de septiembre de septiembre Vladimir Putin incrementó la presión y publicó en The New York Times, “Llamado a la cautela”, donde afirmó que el respeto a la ley obliga a acatar lo establecido en la Carta de las Naciones, en la cual se afirman como únicos motivos para el uso legitimo de la fuerza, la autodefensa o su aprobación en el Consejo de Seguridad, en el cual se establece el derecho de veto. La ley debe cumplirse nos guste o no. Si un país actúa al margen de la legalidad internacional la ONU, abundó Putin, puede derrumbarse como ocurrió con la Liga de las Naciones. Un ataque estadounidense arruinaría los esfuerzos multilaterales por resolver el conflicto palestino-israelí y el problema nuclear con Irán. En la conflagración Siria, señaló, participan Al Qaeda y el Frente Al-Nusradesignadas por el Departamento de Estado de EEUU como organizaciones terroristas. El gobierno de Siria, remató, ha manifestado su voluntad de poner sus arsenales químicos bajo control internacional.

El 14 de septiembre Barak Obama dijo que se había abierto una posible solución diplomática en Siria, gracias a la presión militar de Estados Unidos: “Rusia ha indicado una nueva voluntad de unirse a la comunidad internacional para presionar a Siria a renunciar a sus armas químicas.” Ese mismo día el Consejo de Seguridad informó que la República Árabe Siria depositó en la Secretaría General su adhesión a la Convención que prohíbe la producción y empleo de armas químicas y emitió la resolución 2118 (2013) y anunció el inicio del desmantelamiento de los arsenales sirios y la realización de una convención internacional sobre el tema. La negociación realizada en San Petersburgo parece haber iniciado una reconfiguración de Medio Oriente o incluso del poder Global. La diplomacia y la presión internacional lograron abortar una guerra que parecía inminente.

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

 

Publicado en EL HOMBRE Y SU HISTORIA

Vo Nguyen Giap: Obituario para un general

Ha fallecido el general vietnamita Vo Nguyen Giap. A través de lo que antes se conocía como el Tercer Mundo así como entre las personas con conciencia revolucionaria en los centros del imperialismo, se le rinde homenaje a una de las figuras más importantes de las luchas de los pueblos oprimidos por la liberación nacional y el socialismo.

El General Giap, hábil dirigente político y brillante estratega militar que llegó a la prominencia al derrotar a las fuerzas francesas en la épica batalla de Dien Bien Phu durante la primavera de 1954, fue guía e inspiración para un sinnúmero de revolucionarios en el mundo entero. Su vocación revolucionaria comenzó durante sus años estudiantiles y lo llevó primero al periodismo y el magisterio. A principios de los años 30 se unió al Partido Comunista de Vietnam, el cual fue brutalmente reprimido por el régimen colonial francés. Como muchos de sus camaradas, fue encarcelado y obligado a exiliarse. Fue durante un período de exilio en la China que estrechó lazos con Ho Chi Minh y el grupo de revolucionarios con el que fundaría La Liga para la Independencia de Vietnam, mejor conocida como el Viet Minh. Al regresar a Vietnam a mediados de los años 40 participó en la organización de la resistencia que puso fin a la ocupación japonesa y con la proclamación de la Republica Democrática de Vietnam en 1945 asumió el cargo de comandante en jefe del ejército popular. Su carrera militar lo llevaría a la victoria sobre las fuerzas francesas y estadounidenses en sucesivas guerras prolongadas que ejemplificarían una cabal comprensión dialéctica de las principales categorías estratégicas de la ciencia militar.

No es de sorprenderse que en la prensa imperialista se intente empañar su legado con reclamos de un supuesto desprecio por la vida humana. El New York Times y otros órganos del imperialismo, que han publicado obituarios, hacen repetidas alusiones al gran número de pérdidas sufridos por la tropa vietnamita bajo su mando para desviar la atención de los verdaderos crímenes perpetrados por las máquinas de guerra de Francia y EE.UU., responsables de la masacre de cientos de miles de campesinos indefensos con sus indiscriminadas campañas de bombardeo con napalm y agente naranja. Este tipo de hipocresía es común entre los portavoces del imperialismo quienes intentan hoy restar importancia a su genio militar mientras exculpan a los verdaderos autores de tanta destrucción y muerte, las empresas occidentales que conforman el complejo industrial militar – incluyendo los fabricantes de armas biológicas y químicas como Monsanto y Dow – y sus representantes políticos quienes continúan difundiendo su fuerza destructiva a través del mundo hasta el día de hoy.

Entre los estudiantes serios de la historia, especialmente aquellos con una orientación revolucionaria, es común apreciar la contraposición del factor estratégico tiempo a la superioridad de fuego que tienen los ejércitos imperialistas, una estrategia empleada por el general Giap. Es importante recordar, sin embargo, que Giap siempre destacó la primacía de la condición política para estas concepciones estratégicas: la educación política e ideológica del pueblo, organizado como un ejército popular. Al final, fue la indomable voluntad de lucha del pueblo vietnamita, una voluntad paciente y consistentemente cultivada por dedicados cuadros políticos, lo que derrotó a los armamentos modernos de los imperialistas en el campo de batalla e intensificó las contradicciones internas de una sociedad a medio mundo de distancia.

Para nuestra generación, el legado perdurable de una figura como Giap estriba más en su aporte a la madurez política del pueblo vietnamita que en sus méritos militares, no obstante sus impresionantes logros en este campo. El reto más grande de nuestros tiempos es el desarrollo de conciencia política entre los explotados y oprimidos, junto a la disposición de lucha para liberarse de los grilletes de la opresión. Vivimos en una época en la que, tanto en los centros del capitalismo como en la periferia, las clases dominantes mantienen su dominio a través de la perversión sistemática de la conciencia. Esto constituye el arma más poderosa para mantener a las masas inmóviles, y representa a la vez el mayor obstáculo a superar. En la figura del general Giap, encontramos un ejemplo digno de emulación que sirve para inspirarnos a continuar la lucha contra la opresión y la explotación.

¡Viva el General Giap!

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

 

Publicado en ARTICULO Y OPINIONES

EL ROEDOR: Al PLD también hay que salvarlo

images (6)Aristófanes Urbáez

 “Ningún político puede ir al poder a robar y abusar”.

“¡Bienaventurados los felices-adaptados porque ya ingresaron al  eterno fuego de la Divinidad!”. 

Siguiendo la tradición de sensatez del gran banilejo, Rafael Herrera, el otro “siembra hielo”, Miguel Franjul, pide que el PRD sea ¡salvado!, que se haga un esfuerzo blanco para ver si los aportes y la tradición perredeístas de 74 años, la cordura, la inteligencia, se imponen a la ignorancia, la ambición, la prepotencia y la grosería con que siempre nos ilustra el partido cuya grandeza viene de  Cotubanamá Henríquez-Bosch y Peña Gómez. Pero sucede y viene a ser, que todos los partidos pasan por la misma encrucijada de “descreimiento’ y aunque no se vea, al PLD, también, hay que salvarlo.

El presidente Danilo Medina decía en la campaña perdida de 2000, que nuestros pobres no son  malagradecidos, ni mala paga, y a 13 años, el ministro de Obras Públicas, Gonzalo Castillo, confiesa que Danilo, hoy Presidente, le ha  ordenado que donde quiera que se reconstruya un camino vecinal o se bachee una calle, aunque sea de poca importancia, los ranchos desvencijados, las casas podridas, sean reparadas con pisos de cemento, las paredes sean madera o de block (empañete), letrinas y pinturas para que los pobres se sientan bien y vayan  recuperando su dignidad. ¡Nadie que lo conozca podía esperar menos del gobernante sureño, y ello se hará en las 32 provincias, todos los municipios, distritos municipales, secciones y hasta parajes! Esto no quiere decir que se edificará otro país, pero se cumpliría, con esos caminos vecinales y carreras, bohíos y ranchos, lo que dice el obispo blanco de La Vega, Camilo: “Se puede ser pobre, pero no sucio”. Un plan como el anunciado por Castillo nos pone contentos a pobres, clase media y ricos, porque “el feo hocico de la pobreza no alegra a nadie” (tengo una lista de casas derrengadas en el Sur, pero habitadas).

2.- Préstamo y deuda
Con los préstamos de Danilo a todos los sectores productivos, proyectos agropecuarios abandonados, las Pymes, bancarios; más el amplio programa de construcciones (sobre todo escuelas, hospitales, acueductos, electrificación rural  y carreteras), no hay economista serio que se atreva a decir que no comienzan a verse los frutos. Ahora bien: la mayoría de los empleados públicos no se acuerda que fue Leonel en 1996 quien le aumentó los salarios (los maestros ganaban 1,400 pesos por tanda), y no es que son malagradecidos, sino que es una deuda social de más de 500 años y la historia de la civilización, aunque con grandes retrocesos y sangre, va en espiral, acaso como dijeron J.B. Vico y G.W.F. Hegel, dialécticamente y si Lula da Silva aumentó a 68% al sueldo en 8 años, sacó 40 sacó 37 millones de la pobreza y otra gran franja de clase media avanzó en poder adquisitivo, nadie en Brasil tiene que agradecerle eso ni a él ni a Dilma (por eso fue un pago social); pero a pesar de eso, es asunto de psicología de masas, allá y aquí, uno oye las voces de los pobres agradeciendo las obras hechas y quejándose de los incumplimientos. “¡Gracias al Presidente, que nos eliminó ese hoyo; que nos trajo la luz, el agua!”,etc . Los “usurpadores” de la ‘sociedacivil’, de las ONG que compiten con el Estado y los que se guían por ideologías, jamás lo reconocerán, ni lo agradecerán. Si fuera así, Dilma, cuya  economía crecerá un 0.5%, pero que no ha abandonado los programas sociales y que ha enviado a unos 100 funcionarios del PT y aliados a la Justicia por corrupción, estuviera la aceptación del 70%. ¡Pero si, como dice The New York Times, en Río de Janeiro una pizza grande cuesta 100 dólares, aunque no rechacen a la Rousseff, todos los sectores de clase media protestarán porque nadie quiere empobrecerse después que ha avanzado!

3.- Crisis de globalización
Aparte de la crisis política y de seguridad (de la que hablaremos más adelante), la crisis de las clases medias en global y ha llegado a los países nórdicos, a Japón, a China, y en USA, ni se diga. ¡El pobre Ollanta Humala se llevó de V. Llosa y se sofrió con un 17% de popularidad! ¡Ay, Perú! Lo de Grecia, España y Egipto es diario (pese al componente político). Ahora estalló con fuerza en Bulgaria porque nombraron a una especie de Silvio Berlusconi (jefe de medios de comunicación y magnate) como “Jefe de Seguridad del Estado”. ¿Cuál fue la recomendación de los dos supervisores de la Unión Europea en Bulgaria? “Ya ningún gobierno puede darse el lujo de gobernar para una oligarquía”. ¡Sopla! (sigo).

 

Publicado en BATALLA DE LAS IDEAS

El ejército de EEUU manipula las redes sociales para fabricar su realidad

English: Print of McDonald Clarke, the mad poe...

Gran parte de la labor
de inteligencia que realiza EE.UU. la llevan a cabo empresas privadas que “no solo ocultan sino que fabrican la realidad” para ese Gobierno, a través de un tipo de ‘software’ que “manipula los medios de comunicación social”.
En un artículo publicado por ‘The New York Times’ titulado ‘La verdadera guerra contra la realidad’, el diario devela cómo el Ejército de EE.UU. y empresas privadas de inteligencia han creado un sistema de gestión del comportamiento ‘on-line’ de las personas, con la finalidad de “luchar contra la ideología extremista y la propaganda antiestadounidense”.

Se trata de un programa desarrollado por petición expresa de la Fuerza Aérea de EE.UU. que permite controlar múltiples identidades en línea (denominadas ‘títeres’) para realizar comentarios en espacios de comunicación social, crear falsos consensos sobre determinados temas, arrinconar las opiniones no deseadas por el Gobierno de la Casa Blanca y sofocar comentarios e informes que no se correspondan con sus objetivos estratégicos.

Algo muy similar al empleo de ‘Psyops’ (operaciones psicológicas), utilizadas como parte de la estrategia militar estadounidense y que es definida en el ‘Manual de capacitación para la guerra no convencional’ de los militares como “operaciones planificadas para transmitir información e indicadores seleccionados al público extranjero con el fin de influir en sus emociones, motivos, razonamiento objetivo y, en última instancia, en el comportamiento de Gobiernos extranjeros, organizaciones, grupos e individuos”.

Se trata de un método eficaz para engañar a una población generando una falsa realidad, en lugar de imponer su voluntad por la fuerza

Según el psicólogo estadounidense Peter Ludlow, “se trata de un método eficaz para engañar a una población generando una falsa realidad, en lugar de imponer su voluntad por la fuerza”.

Para el analista Anthony Gucciardi, el objetivo de esta “guerra cibernética” no es “mejorar la reputación internacional” del Ejército de EE.UU, como sugieren los comandantes militares de ese país, sino promover “el desarrollo de una importante red de ordenadores que hacen circular constantemente mensajes específicamente escritos para ser publicados en las redes sociales y las páginas de comentarios de noticias”, algo que el Ejército de EE.UU. argumenta que se realiza “en nombre de la seguridad”.

Fuente: http://matrizur.org/index.php?option=com_content&view=article&id=27720:el-ejercito-de-estados-unidos-manipula-las-redes-sociales-para-fabricar-la-realidad&catid=46:conocimiento-y-tecnologia&Itemid=69

Publicado en ARTICULO Y OPINIONES

Quiebra Detroit, la llamada ciudad motor de EE.UU.

OJOS CON LOS AMIGOS DEL NORTE. EN SU PERDIDA DE HEGEMONIA PUEDEN HACER BEYAQUERIAS QUE LLEVE A LA HUMANIDAD A NIVELES DE ALTA PELIGROSIDAD CON DAÑOS IRREPARABLES PARA LOS HABITANTES DEL PLANETA E INCLUSO ANTENTAR CON LA EXISTENCIA DE LA PROPIA ESPECIE HUMANA.
Imagen activaWashington, 19 jul (PL) Detroit, cuna de la industria automotriz estadounidense y una vez la cuarta ciudad más poblada del país, se declaró en bancarrota, y ahora tendrá que esperar que la Justicia decida si acepta la petición de suspensión de pagos de su abultada deuda.

La noticia, confirmada por las autoridades este jueves, también equivale a la mayor quiebra municipal en la historia nacional en esos términos, según destacan hoy diversos medios de prensa.

Esta fue la salida después que el director de emergencias de la llamada Ciudad Motor, Kevyn Orr, no pudo llegar a un acuerdo fuera de los tribunales con los tenedores de bonos, fondos de pensiones y otros acreedores.

El gobernador del estado de Michigan (medio oeste), Rick Snyder, dijo que aprobó una solicitud de Orr para acogerse al capítulo 9 de protección por bancarrota.

Snyder (republicano), nombró a Orr en marzo para que abordara el complejo tema de la deuda a largo plazo de la ciudad más grande de Michigan, que se estima en unos 18 mil 500 millones de dólares.

La Casa Blanca expresó ayer que el presidente Barack Obama y sus asesores siguen de cerca a la situación en Detroit, la ciudad más grande de Michigan.

“Es triste”, dijo Terence Tyson, cuando se enteró de la quiebra al salir de su trabajo en el edificio municipal de Detroit, destaca un reportaje del diario The New York Times.

Al igual que muchos allí, pareció reaccionar con resignación, silencio y la incertidumbre acerca de lo que está por venir, pero no con sorpresa, porque el escenario se “veía venir hace tiempo”, dijo Tyson.

Recuerda el rotativo que Detroit se expandió a un ritmo impresionante en la primera mitad del siglo XX con la llegada de la industria del automóvil, y luego decayó en las últimas décadas a un ritmo igualmente notable.

La capital del motor lleva en caída libre desde los noventa y, erradas gestiones de alcaldes, a lo que se sumó la crisis financiera de 2008, terminó por condenarse a la suspensión de pagos a una urbe que fue el símbolo del poder industrial de esta nación.

Una ciudad de un millón 800 mil habitantes en 1950, es ahora el hogar de solo 700 mil personas, así como a decenas de miles de edificios abandonados, lotes baldíos y calles sin luz, reseñó el Times.

Algunos expertos en quiebras y líderes de la ciudad lamentaron las consecuencias probables del anuncio.

Anticipan más recortes de beneficios para los trabajadores de la ciudad y de los jubilados, más reducciones en los servicios para los residentes, y un efecto perjudicial sobre los préstamos.

Pero otros, incluyendo algunos empresarios de Detroit piensan que la quiebra parecía la única opción que quedaba y que podría conducir finalmente a una revisión de los servicios de la ciudad y un plan para pagar alguna versión reducida de las deudas que la abruman.

/dfm

Publicado en EL HOMBRE Y SU HISTORIA

Manning ¿qué es? ¿Un traidor, un héroe moral?

Rally in support of Bradley Manning on August ...
Rally in support of Bradley Manning on August 8, 2010, in Quantico, Virginia. (Photo credit: Wikipedia)

Es el debate abierto desde que el lunes pasado comenzaron las sesiones de la corte marcial que juzga a Bradley Manning, el soldado experto en inteligencia que pasó a Wikileaks centenares de miles de cables secretos o clasificados del gobierno estadounidense que grandes medios como The New York Times, Le Monde, The Guardian y La Repubblica dieron a

a todo el mundo. Luego de tres años de prisión en solitario, donde fue objeto de torturas varias como permanecer, a veces desnudo, 23 horas de pie al día durante semanas, Manning es procesado en Fort Meade, complejo militar ubicado en Maryland. Curiosamente, el procedimiento está a cargo de un solo juez, la coronela Denis Lind, no de un tribunal.

Pesan sobre el soldado 21 cargos y Manning ha aceptado su culpabilidad en diez que ya le suman 20 años de prisión. Pero el delito principal del que se lo acusa es “haber ayudado al enemigo” violando el artículo 104 del Código Uniforme de Justicia Militar. Esto podría condenarlo a muerte o a prisión perpetua. El fiscal, capitán Joe Morrow, señaló que “se trata de un caso sobre un soldado que sistemáticamente recolectó centenares de miles de documentos clasificados y los subió a Internet, en manos del enemigo, un material que él sabía, dado su entrenamiento, que pondría en peligro la vida de sus compañeros soldados en peligro” (www.democracynow.org, 4/6/13). Agregó: “Esto sucede cuando la arrogancia tiene acceso a la información”.

Manning está acusado de difundir vía Wikileaks un video de 39 minutos titulado Crimen colateral: muestra cómo desde dos helicópteros Apache se dispara contra un grupo de unos doce iraquíes, entre ellos dos corresponsales de la agencia Reuters, matando a ocho e hiriendo a los demás. Dos civiles se acercan a Saeed Chmagh, uno de los periodistas, para ayudarlo a subir a una van, los helicópteros vuelven, ametrallan y mueren Chmagh, otro civil, dos niños que estaban en el vehículo y su padre. La difusión del video provocó una indignación general. Daniel Ellsberg, quien filtró los llamados “papeles del Pentágono”, sobre la guerra de Vietnam, que desnudaban las mentiras del entonces presidente Lyndon Johnson, calificó a Manning de “héroe”. Habría actuado así movido por su conciencia moral, por el deseo de mostrar al mundo las realidades de la guerra en Irak.

“Ayudar al enemigo” constituye un delito absolutamente grave y el fiscal argumentó que hubo una suerte de “pre-asociación” criminal entre Manning y Julian Assange –un tiro por elevación contra el director de Wikileaks, otro objetivo subyacente del proceso– para difundir los documentos. Laurence Tribe, profesor de Harvard considerado una autoridad en derecho constitucional, que enseñó la materia al presidente Obama, señaló que acusar a Manning de tal delito “sobre la base de nada aparte del hecho de que el individuo subió información filtrada a la web y de ese modo ‘dio conscientemente información de inteligencia’ a la que cualquiera podía tener acceso, abre sin duda un nuevo espacio peligroso” (www.guardian.co.uk, 3/6/13). Dicho de otra manera, sería un atentado contra la libertad de prensa y de expresión.

La jueza Lind indicó que para condenar a Manning por “ayudar al enemigo”, la fiscalía debe probar más allá de toda duda razonable que éste había proporcionado conscientemente información útil a Al Qaida y que él sabía que estaba tratando con un enemigo de EE.UU. Mark Johnson, especialista electrónico del ejército, declaró el martes que no había encontrado en la laptop de Manning el menor indicio de odio a EE.UU., ni materiales relacionados con el terrorismo (Reuters, 4/6/13).

El proceso a Manning, de una duración prevista de tres meses, tiene lugar en el contexto –muy criticado– de las seis acusaciones del gobierno contra funcionarios en virtud de la Ley de Espionaje, que duplican el número de las formuladas por todos los presidentes estadounidenses anteriores juntos; de los seis, sólo Manning enfrenta un tribunal (www.guardian.co.uk, 4/6/13). Por otra parte, el Departamento de Justicia mismo está bajo fuego graneado por haber intervenido ilegalmente los teléfonos de las oficinas y de los periodistas de la agencia de noticias AP, así como el de un periodista de Fox News que investigaba las pruebas nucleares de Corea del Norte.

La jueza Lind afirmó ya que la conexión Manning/Al Qaida pudo ser indirecta, vía Wikileaks, aunque el acusado tendría que saber “que estaba tratando con un enemigo de EE.UU.” y rechazó el pedido de la defensa de que se declarase inadmisible toda referencia a Al Qaida. No parece oscura la posición de la coronela. Para algunos observadores, declarar a Manning culpable de ese delito abriría las puertas al pedido de extradición de Assange, refugiado en la embajada de Ecuador en Londres. Sobre todo lo cual planea una ironía que subrayó la abogada Jesselyn Radack, del Proyecto de Responsabilidad Gubernamental: “Si Osama bin Laden o cualquier otro sospechoso de terrorista ha leído por Internet un artículo del New York Times (sobre el tema), el gobierno puede ahora acusar al periódico de ‘ayudar al enemigo’. Este es un gran problema”.

Publicado en ARTICULO Y OPINIONES

SANDY EN NY ¿Un shock del pueblo?

New York Stock Exchange on Wall Street in New ...
New York Stock Exchange on Wall Street in New York, New York, United States. Español: Bolsa de Nueva York en Wall Street en Nueva York, Nueva York, en los Estados Unidos. (Photo credit: Wikipedia)

Menos de tres días después de que Sandy tocó tierra en la costa este de Estados Unidos, Iain Murria, del Competitive Enterprise Institute (Instituto de Competitividad Empresarial), dijo que la miseria que los neoyorquinos estaban a punto de sufrir era por culpa de su oposición a los grandes almacenes comerciales. En Forbes.com explicó que el hecho de que la ciudad rehúsa acoger a Walmart probablemente hará que la recuperación sea más difícil: Las tienditas simplemente no pueden hacer lo que los grandes almacenes sí pueden en estas circunstancias, escribió. También advirtió que si el ritmo de la reconstrucción resultaba ser lento (como a menudo sucede), entonces las reglas en favor de los sindicatos, como la ley Davis-Bacon, tendrían la culpa. Se refiere al estatuto que exige que a los trabajadores en proyectos de obras públicas se les pague no el salario mínimo, sino el que impera en la región.

Ese mismo día, Frank Rapoport, abogado que representa a varios contratistas de bienes raíces y de la construcción que manejan miles de millones de dólares, rápidamente sugirió que muchos de esos proyectos de obras públicas no deberían ser públicos. En vez, los gobiernos, cortos de dinero, deberían voltear hacia las sociedades pública-privadas, conocidas como P3. Esto implica puentes y túneles reconstruidos por compañías privadas, que podrían, por ejemplo, instalar casetas de cobro y quedarse con las ganancias. Estos acuerdos no son legales en Nueva York o Nueva Jersey, pero Rapoport cree que eso puede cambiar. Las estructuras de algunos de los puentes en Nueva Jersey que fueron destruidos necesitan ser remplazadas, y va a ser muy costoso, dijo a The NationAsí que el gobierno podría no tener el dinero necesario para construirlos de manera correcta. Y ahí es cuando recurres a un P3.

El premio al sinvergüenza capitalismo de los desastres seguramente se lo lleva el economista de derecha Russell S. Sobel, quien escribió en un foro en línea de The New York Times. Sobel sugiere que en áreas muy golpeadas la FEMA (Agencia Federal para el Manejo de Emergencias) debería crear “zonas de libre comercio –en las cuales todas las regulaciones normales, licencias e impuestos (sean) suspendidas”. Al parecer, este alboroto empresarial proveería mejor los bienes y servicios que las víctimas necesitan.

Sí, claro: esta catástrofe muy probablemente creada por el cambio climático –crisis nacida del colosal fracaso regulatorio para prevenir que las empresas traten el medio ambiente como una cloaca abierta– es simplemente una nueva oportunidad de mayor desregulación. Y el hecho de que esta tormenta ha demostrado que la gente pobre y de la clase trabajadora es mucho más vulnerable a la crisis climática demuestra que esto es claramente el momento para despojar a esa gente de las pocas protecciones laborales que aún tiene, así como de privatizar los escasos servicios públicos a los que aún tienen acceso. Sobre todo, al enfrentar una extraordinariamente costosa crisis nacida del egoísmo empresarial, dar vacaciones fiscales a las empresas.

La oleada de intentos de usar el poder destructivo de Sandy para hacerse de dinero es sólo el más reciente capítulo de la muy larga historia que he llamado la “doctrina del shock”. Y es un pequeñísimo vistazo a las maneras en que las grandes empresas buscan cosechar enormes ganancias a partir del caos climático.

Un ejemplo: entre 2008 y 2010 fueron presentadas o expedidas al menos 261 patentes relacionadas con cultivos listos para el clima –semillas supuestamente capaces de soportar condiciones extremas, como sequías e inundaciones; de estas patentes, cerca de 80 por ciento estaba controlada por sólo seis gigantes de los agronegocios, incluyendo a Monsanto y Syngenta. Con la historia como nuestra maestra, sabemos que los pequeños agricultores se endeudarán intentando comprar estas nuevas semillas milagrosas y que muchos perderán su tierra.

En noviembre de 2010, The Economist publicó un texto, el de portada, acerca del cambio climático, que sirve como un útil (aunque desgarrador) anteproyecto de cómo el cambio climático podría servir como el pretexto para el último gran arrebato de tierra, un último despeje colonial de los bosques, las granjas y los litorales, a manos de un puñado de multinacionales. Los editores explican que las sequías y los cultivos sometidos a calores extremos son tal amenaza para los agricultores, que sólo los grandes jugadores pueden sobrevivir el desbarajuste y que puede ser que muchos agricultores abandonen la granja como forma de adaptarse. Tenían el mismo mensaje para los pescadores que ocupaban valiosas tierras frente al mar: ¿no sería mucho más seguro, tomando en cuenta los cada vez más elevados mares y todo lo demás, si se unieran con sus compañeros agricultores en los barrios bajos urbanos? Es más fácil proteger de las inundaciones a un puerto que a una población similarmente distribuida a lo largo de una costa de pueblos pesqueros.

Pero, se podría preguntar, ¿no hay un problema de desempleo en la mayoría de estas ciudades? Nada que un poco de reforma a los mercados laborales y libre comercio no puedan remediar. Además, las ciudades, explican, tienen estrategias sociales, formales o informales. Estoy bastante segura de que esto quiere decir que la gente cuyas estrategias sociales antes implicaban sembrar y atrapar sus propios alimentos, ahora pueden aferrarse a la vida vendiendo plumas rotas en los cruces o quizá traficando drogas. Aún no se menciona cuál debería ser la estrategia social informal cuando los vientos de una súper tormenta aúllen a través de aquellos precarios barrios bajos.

Durante mucho tiempo los ambientalistas consideraron que el cambio climático era un gran igualador, el asunto que afectaba a todos, ricos o pobres. No pensaron en la miríada de maneras en las que los súper ricos se protegerían de los efectos menos aceptables del modelo económico que los hizo tan ricos. En los pasados seis años hemos visto el surgimiento de bomberos privados, contratados por compañías de seguros para ofrecer un servicio de conserjería a sus clientes más ricos; además del Helpjet, que duró poco, una aerolínea chárter en Florida que ofrecía servicios de evacuación de cinco estrellas, de las zonas de huracanes. Ahora, después de Sandy, hay exclusivos agentes de bienes raíces que predicen que los generadores de energía serán el nuevo símbolo de estatus, con el juego del penthouse y la mansión. Al parecer algunos imaginan el cambio climático no tanto como un peligro claro y presente, sino más como una especie de vacaciones de spa; nada que la correcta combinación de servicios hechos a la medida y accesorios con buena curaduría no puedan vencer. Al menos esa fue la impresión que dejó la venta pre Sandy de Barney’s en Nueva York: ofrecía descuentos en el té verde sencha, juegos de backgammon y mantas de 500 dólares para que sus clientes de lujo pudieran instalarse con estilo.

Así que sabemos cómo los doctores del shock se están preparando para explotar la crisis climática, y, por el pasado, sabemos cómo termina esa historia. Pero aquí está la verdadera pregunta: ¿podría esta crisis ofrecer una oportunidad diferente, una que disperse el poder a las manos de muchos en vez de consolidarlo en las de pocos; una que expanda radicalmente lo colectivo en vez de subastarlo en pedazos? En pocas palabras, ¿podría Sandy ser el inicio de un shock del pueblo?

Creo que sí. Como bosquejé el año pasado (www.thenation.com/article/164497/capitalism-vs-climate?page=0,0#), podemos hacer cambios que posibiliten bajar nuestras emisiones al nivel que la ciencia demanda. Éstos incluyen trasladar nuestras economías (así que vamos a necesitar a esos granjeros donde están); expandir enormemente y reimaginar la esfera pública para no sólo detener la siguiente tormenta, sino también prevenir peores trastornos en el futuro; regular a morir las empresas y reducir su venenoso poder político, y reinventar la economía para que ya no defina el éxito como una expansión sinfín del consumo.

De la misma manera en que los movimientos que nacieron a raíz de la Gran Depresión y de la Segunda Guerra Mundial hicieron suyos el orgulloso legado de las redes de bienestar social en el mundo industrializado, así, el cambio climático puede ser una ocasión histórica para engendrar a la siguiente gran ola de cambio progresista. Además, ninguna de las artimañas antidemocráticas que describí en La doctina del shock son necesarias para hacer avanzar esta agenda. Lejos de aprovechar la crisis climática para hacer que se aprueben políticas no populares, nuestra tarea es aprovecharla para demandar una agenda verdaderamente populista.

La reconstrucción tras Sandy es un gran lugar para comenzar a probar estas ideas. A diferencia de los capitalistas del desastre, que usan la crisis para evadir la democracia, una recuperación del pueblo (como muchos del movimiento Ocupa ya demandan) implicaría nuevos procesos democráticos, incluyendo asambleas barriales, para decidir cómo deberían ser reconstruidas las comunidades fuertemente golpeadas. El principio primordial debe ser el de tratar al mismo tiempo las crisis gemelas de la desigualdad y el cambio climático. Para empezar, eso quiere decir una reconstrucción que no sólo cree empleos, sino trabajos con sueldo digno. Implica no sólo más transporte público, sino vivienda económica, energéticamente eficiente, al lado de esas vías de transporte. También no sólo más energía renovable, sino control comunitario democrático de esos proyectos.

Pero al mismo tiempo que se redoblan las alternativas, necesitamos incrementar la lucha contra las fuerzas que activamente hacen que la crisis climática empeore. Eso implica mantenernos firmes contra la expansión continua del sector de las energías fósiles hacia territorios nuevos y de alto riesgo, ya sea en arenas bituminosas, con fractura hidráulica, exportaciones de carbón a China o taladrando en el Ártico. También implica reconocer los límites de la presión política e ir directamente tras las empresas de energías fósiles, como hacemos en 350.org con nuestro tour Haz las cuentas. Estas compañías han mostrado que están dispuestas a quemar cinco veces más carbón de lo que los cálculos conservadores dicen que es compatible con un planeta habitable. Nosotros hicimos las cuentas, y simplemente no podemos dejarlos hacerlas.

Esta crisis, o se vuelve una oportunidad para un salto evolucionario, un reajuste holístico de nuestra relación con el mundo natural, o se convertirá en una oportunidad para el mayor alboroto del capitalismo del desastre en la historia de la humanidad, dejando al mundo aún más brutalmente separado entre ganadores y perdedores.

Cuando escribí La doctina del shock documentaba crímenes del pasado. La buena noticia es que éste es un crimen que está ocurriendo; aún está dentro de nuestro poder frenarlo. Asegurémonos de que esta vez los chicos buenos ganen.

The Nation / La Jornada

Naomi Klein es autora de No logo y La doctrina del shock.

Traducción: Tania Molina Ramírez. http://www.jornada.unam.mx/2012/11/10/index.php?section=opinion&article=024a1mun

 

Publicado en ARTICULO Y OPINIONES

Lucha ideológica y la economía socialista de mercado

En un artículo publicado en edición de Julio 2007 de Political Affairs, “Class Struggle in a Socialist Market Economy,” [Lucha de clases en una economía socialista de Mercado] intenté ilustrar las distintas formasde lucha de clase que ocurren en una economía mixta orientada hacia el socialismo con fuerte componente capitalista. Lo escribí porque el Partido Comunista de China (PCC) dirigido por Hu Jintao, propone que las relaciones sociales harmoniosas pueden ser mantenidas mientras China procede con su etapa actual de desarrollo económico. La teoría marxista, en contraste, siempre ha subrayado que el conflicto de intereses entre trabajadores y capital puede ser eliminado únicamente con la abolición de las relaciones capitalistas de producción.
En mi artículo traté de reconciliar esta aparente contradicción. Argumenté que si los intereses de clase que dominan al estado son los de la clase trabajadora, entonces el movimiento sindicalista puede utilizar el estado como palanca para obligar al sector capitalista a aceptar niveles de salario y condiciones de trabajo apropiados al nivel de desarrollo económico existente. En esta situación, la meta de Hu Jintao, la del desarrollo harmonioso, es decir, desarrollo sin confrontación entre capital y trabajadores, sería posible.
Sin embargo, esta meta no puede identificarse con la realidad actual de las relaciones de clase en China. La verdad es que la realidad actual resulta mucho más compleja.
El desarrollo de China es presipitoso. El estándar promedio de la vida, se está duplicando cada diez años aunque sea de manera desigual entre los distintos segmentos de la población. Aunque no sin algunos problemas, la escolaridad primaria universal ya es esencialmente una realidad, y las familias más pobres quedan exentas del pago de colegiaturas. La meta inmediata ya es la de escolaridad secundaria universal, y sigue creciendo el número de estudiantes universitarios. Ya para el año 2010 la población entera tendría cobertura de seguro médico, asegurándoles un cuidado médico verdadero ofrecido por médicos titulados, en contraste al cuidado de bajo nivel ofrecido en el pasado. La construcción de vivienda avanza a un paso sin precedente. En 2007 los ingresos de los campesinos, que habían sido muy inferiores a los ingresos de los residentes urbanos, han subido a un ritmo mucho más rápido que los ingresos urbanos. Durante un viaje de dos semanas a China este junio pasado, que incluyó las áreas minoritarias en la Provincia de Yunnan (en la frontera con Tíbet), me quedé impresionado por la ausencia de los destechados y de la miseria absoluta que yo había encontrado durante un viaje reciente a la India.
A pesar de semejantes logros y loables metas, la extensa privatización de la industria y el énfasis en actividades empresariales acompañan al cambio hacia una economía de mercado y han engendrado desigualdades sociales dramáticas e inesperadas. Casi a diario el New York Times reporta casos de maltrato de trabajadores, accidentes industriales, contaminación del aire, de la tierra y del agua, y otras calamidades. Estos acontecimientos tienen que ver, en muchos casos, con violaciones a las leyes nacionales de derechos laborales, salubridad y seguridad ocupacional, y de protección ambiental.
¿Cómo pueden existir tales condiciones en un estado dirigido por un Partido Comunista? ¿Cómo es esto posible si la constitución de China declara que China es “un estado socialista bajo la dictadura democrática del pueblo, dirigido por la clase trabajadora y basado sobre la alianza de obreros y campesinos”?
Primeramente, tenemos que recordar que China todavía se encuentra en una situación de subdesarrollo relativo, bajo la cual los organismos locales y regionales deben contar con lautonomía considerable para proveer la infraestructura necesaria para mantener su ritmo acelerado de desarrollo económico. Dada la inmensa extensión territorial de China, gran parte de la cual carece de infraestructura adecuada para una acumulación y procesamiento de datos, el gobierno nacional no puede dedicar los recursos necesarios al monitoreo y control adecuado de la implementación de las leyes nacionales. Depende del nivel a veces poco confiable de desarrollo político de las autoridades locales que se preocupan por mostrar un rendimiento económico impresionante. Otro factor agravante es la corrupción que siempre se encuentra asociado con el subdesarrollo.
Como se hizo evidente en octubre en su XVII Congreso del Partido, el PCC semantiene comprometido, bajo su dirigencia actual, a la meta del desarrollo socialista a largo plazo, manteniendo dentro del sector estatal elementos claves de su economía para así poder controlar a la dirección general de su desarrollo. La realidad es que, a pesar de objeciones norteamericanas y las de la Organización Mundial de Comercio, quedan prohibidas las inversiones del capital extranjero y doméstico en un amplio rango de ramos de la economía.
A pesar de estas prohibiciones, son responsables las inversiones capitalistas extranjeras y domésticas del 70 al 80 por ciento de la producción industrial china, situación que ha hecho posible el ritmo acelerado del desarrollo de ese país.
La dirigencia política china considera como necesario mantener sus altas tazas actuales de desarrollo. El crecimiento de su capacidad productiva sirve como base para mejor satisfacer las necesidades de su pueblo. El ritmo rápido de desarrollo lleva consigo una expansión comparable de su mercado doméstico, que, en su turno, sigue atrayendo a las inversiones domésticas y extranjeras con las tecnologías más avanzadas en las empresas conjuntas en sectores estatales y capitalistas. Es necesario el aumento a la productividad de la fuerza laboral china como resultado de la introducción de tecnologías modernas para seguir atrayendo a la inversión de capitales en China a pesar de los aumentos salariales. Esta situación les obliga al Partido y al estado buscar compromiso entre los costos ambientales y sociales de mantener un ritmo rápido de crecimiento y la necesidad del desarrollo económico.
Por estas razones considera el Partido que es necesario mantener un balance delicado entre defender a los intereses de la clase trabajadora y permitir a los sectores capitalistas domésticos y extranjeros funcionar en medio de una economía mundial globalizada. Por eso, la meta de la harmonía nacional ocupa un lugar importante en la agenda nacional.
Han de cumplirse estas tareas bajo condiciones difíciles. Con pocas excepciones, los trabajadores sindicalizados chinos no trabajan bajo acuerdos colectivos negociados como es de esperarse en las empresas sindicalizadas de los países capitalistas. Empieza cambiarse esta situación, pero los sindicatos laborales actuales, si es que tienen estructuras organizacionales dentro de las empresas, funcionan más que nada como organizaciones de servicio social en los lugares de trabajo.
Lenin caracterizaba a los sindicatos como la escuela del comunismo. Faltando un movimiento sindical bien desarrollado resulta difícil imaginar que los integrantes de clase trabajadora del Partido Comunista puedan contribuir de manera significante a la estabilidad de la orientación de clase de la dirigencia del Partido.
La presencia de un gran sector capitalista en la economía ha de reflejarse ideológicamente entre los intelectuales del país tanto en el Partido que en el estado. Siempre está presente la presión de la burguesía por concesiones a sus intereses materiales e ideológicos, al igual que su hambre insaciable por las ganancias capitalistas.
Del 5 al 6 de noviembre yo asistía a una conferencia económica, “El Capital de Carlos Marx y su valor contemporáneo,” en el Instituto del Partido de Shangai del PCC. Aparte de una docena, más o menos, de académicos extranjeros, la conferencia fue celebrada por profesores e investigadores del Instituto del Partido, de la Academia del Marxismo de la Academia China de Ciencias Sociales, por la Universidad de Finanzas y Economía de Shangai, y otras instituciones académicas chinas. El enfoque global de gran parte de los reportes chinos fue una defensa vigorosa a la teoría de valores de Marx, una teoría que hasta algunos marxistas argumentan, ya no se puede aplicar en vista del declive del papel de las industrias de fabricación en las economías de mercado. Aunque mostraron la mayor parte de los reportes un nivel muy alto de análisis académica marxista, me quedé sorprendido por algunos de los puntos de vista expresados, entre ellos la contención de que los capitalistas también crean valores, o que el capital, bajo el “socialismo con características chinas,” ya no explota a los trabajadores. Lo más sorprendente para mí fue una plática durante la cual un profesor de económica declaró que en los departamentos de economía de las universidades chinas predominan economistas neoliberales de orientación occidental. Dijo él que para fortalecer su record de publicaciones por llegar a ser catedrático, tuvo que esconder sus opiniones marxistas en sus reportes e incorporar los métodos matemáticos utilizados de costumbre por los economistas occidentales aunque aborrecía a estos mismos métodos.
Pero, ¿por qué tanto interés en métodos matemáticos occidentales de la economía?
Incluyen las economías occidentales de mercado a una gran variedad de operaciones financieras complejas. Han sido desarrollados métodos matemáticos para determinar en dónde y para cuando estarán disponibles las inversiones que más ganancias rinden. Los métodos matemáticos también se utilizan para tomar muchas decisiones de producción y marketing. Los economistas de los países capitalistas han desarrollado estos métodos matemáticos precisamente para analizar a estas operaciones. En la economía de mercado de China, orientada hacia el socialismo, tanto las empresas industriales, comerciales y financieras del sector privado que las del sector estatal tienen que utilizar a estos métodos matemáticos occidentales (o bien, desarrollarlos independientemente) para competir en la economía mundial de mercado. Es por eso que no resulta sorprendente que los economistas chinos, si no tienen fuerte compromiso ideológico al socialismo, aceptan más probablemente a la ideología burguesa que resulta integral a los métodos económicos occidentales que han sacado emprestados. La acumulación de ganancias llega a ser en si mismo un enfoque de la vida, absorbiendo muchas veces tanto al cuerpo que al espíritu.
Durante esta visita y una rueda de estudio anterior en China el junio pasado, asistí a tres conferencias con académicos marxistas. Aunque entre estos académicos chinos la base teorética sobre lo más básico de la teoría marxista fue de alto nivel, a un número preocupante de ellos les faltaba una comprensión de la dinámica social de la formación de una conciencia socialista en el seno de la clase trabajadora.
Es necesaria esta conciencia en cualquier país que emprenda el sendero hacia el socialismo. Pero brilla esta conciencia por su ausencia. Comentó un dirigente diputado de una unidad académica del Comité Central del PCC, “¿Por qué necesitan sindicatos los trabajadores de las empresas extranjeras? Sus salarios son más altos”.
El PCC sufre las consecuencias de haber ignorado durante 35 años a la lucha ideológica por sostener una conciencia socialista entre la población, en especial entre los intelectuales. Aunque se haya mantenido la educación marxista en el curriculum de las escuelas, incluso a nivel universitario, los estudiantes me han dicho que se limita la educación marxista generalmente a clases sobre el marxismo, y es más bien ignorada en los demás cursos.
La nueva dirigencia del PCC, bajo Hu Jintao, está tratando de instalar un nuevo espíritu socialista en el país. Esto queda muy claro si se compara el contenido ideológico de su discurso reciente al XVII Congreso del Partido con el discurso de su antecesor, Jiang Zemin, al XVI Congreso del Partido, que consideraba que su contribución teorética principal al desarrollo del pensamiento marxista en China fue el principio de los “Tres representas,” que son, “mantenerse al tanto con los tiempos, mantener el espíritu progresista del Partido y ejercer el poder estatal a los intereses del pueblo”.
Para prestar nueva fuerza a la diseminación del pensamiento marxista en China, la Academia del Marxismo fue creada en la Academia China de Ciencias Sociales en 2006. Bajo la iniciativa de economistas marxistas en China también fue establecida la Asociación Mundial de Economistas Políticos, sirviendo esta para levantar los niveles de estudios académicos en el ramo de la economía con la participación de académicos chinos en conferencias internacionales de economistas marxistas. Su Primer Foro, celebrado en Shangai en abril de 2006, emitió un manifiesto terminando con las palabras, “¡Economistas políticas marxistas del mundo, uníos!” Su Segundo Foro, llevado acabo en octubre de 2007 en la Universidad Shimane en Japón, incluyó a unos 30 académicos chinos, más o menos la mitad de los participantes. El Tercer Foro, “Marxismo y el desarrollo científico,” se llevará acabo del 24 al 25 de mayo de 2008 en Beijing, y el cuarto estará más probablemente en Paris en 2009. La Academia del Marxismo ha emitido una llamada a los Marxistas de todo el mundo a sugerir obras marxistas a ser traducidas al idioma chino.
Por primera vez desde que fueron iniciadas en los 1990 reuniones anuales internacionales de Partidos Comunistas y de los trabajadores, envió China una delegación a la reunión que acaba de celebrarse en Minsk en noviembre de 2007. La delegación participó activamente en la reunión.
El día después de asistir a la conferencia en el Instituto de Shangai del PCC, yo estaba platicando con cuatro alumnos inscritos en los programas universitarios del instituto, dos de ellos miembros del Partido. Opinaban todos los cuatro que iba mantener China un curso socialista. Pensaban muy bien del liderazgo de Hu Jintao. Cuando yo les pregunté sobre qué pensaban de su antecesor, Jiang Zemin, me expresaron su opinión de que él no compartía el compromiso que tiene Hu Jintao hacia al socialismo. Y luego, ¡ellos me pidieron a mí una explicación de las “Tres Representas”!
Aunque Hu Jintao haya establecido la meta de una sociedad de harmonía como característica clave del desarrollo del socialismo con características chinas, queda claro que habrá de librarse una lucha ideológica vigorosa en el seno del partido y los órganos del estado por crear las condiciones de esta harmonía. Solo podemos esperar que el resultado de esta lucha sea el éxito por un futuro socialista.
PUBLICADAS POR GALLO ROJO A LA/S 07:40 
Publicado en ARTICULO Y OPINIONES

Eres lo que lees

Copa El País, an uruguayan football tournament
Copa El País, an uruguayan football tournament (Photo credit: Wikipedia)

 

 

Circula por Internet un e-mail que ofrece una visión irónica de los lectores de prensa estadounidenses, en función del periódico que leen cotidianamente. Dice así: The Wall Street Journal es leído por la gente que dirige el país; The New York Times por la gente que piensa que dirige el país; The Washington Post, por la gente que piensa que ellos deberían dirigir el país; USA Today, por quienes piensan que ellos deberían dirigir el país, pero no entienden el Washington Post; Los Angeles Times es leído por la gente que no tendría problemas en dirigir el país, si tuviesen tiempo; Boston Globe, por aquellos cuyos padres acostumbraban dirigir el país; New York Daily News es leído por la gente que no está muy segura de quién está dirigiendo el país; New York Post, por la gente a la que no le importa quiénes están dirigiendo el país, en tanto hagan algo escandaloso; San Francisco Chronicle, es leído por la gente que no está segura de que haya un país o de que alguien esté dirigiéndolo; y Miami Herald, es leído por la gente que está dirigiendo otro país.

Cada diario, en cualquier parte del mundo, mantiene obviamente cruciales intereses comerciales y una ideología latente con palpitantes criterios políticos (sobre todo cuando sus editores lo niegan), todo ello adobado con un estilo comunicativo propio, fuertemente condicionado por su capacidad humana y tecnológica que deriva directamente de su tirada, de su respaldo financiero y de su conexión con el poder económico-político. El periódico es un espejo, donde la prensa transmite lo que cree que sus lectores quieren leer y los ciudadanos compran el periódico donde ven mejor reflejadas sus opiniones, de modo que lectores y medios se realimentan y fidelizan mutuamente. Aunque esto tiene sus excepciones, y Euskadi es un ejemplo. Concretamente en el grupo Vocento, (antes el Grupo Correo-ABC, no hace mucho el Correo Español), mantiene una extraña presencia prolongada ante una ciudadanía vasca con la que discrepa inflexiblemente en sus opciones sociológicas y políticas mayoritarias. Un caso único merecedor de un análisis que rebasa las posibilidades de este escrito, que sorprende con insólitas contradicciones mediáticas como destacar los fracasos que afectan a su sociedad lectora, al tiempo que relegar o minimizar sus éxitos: justamente lo opuesto a la habitual práctica periodística, donde normalmente los diarios exaltan y se enorgullecen de los triunfos colectivos y se solidarizan con las desgracias, procurando propagar optimismo y confianza entre sus lectores.

Podemos remedar el mensaje inicial con una traslación a nuestra sociedad donde ha abundado el modelo prototípico de comprador de periódico que se pasea con él debajo del brazo, con la cabecera al aire pregonando su ideología (EL PAÍS, se llevó la palma en su mejor época ?progre?). En todo caso, y en tono humorístico-costumbrista, podrían definirse con una subjetiva valoración el ?(e)lectorado? de los principales periódicos ordenados según su difusión objetiva: EL PAÍS, leído por gente que piensa que ellos deberían dirigir el país, que ya lo dirigieron y que ven que no lo dirigirán en mucho tiempo; MARCA, el periódico de los que nunca dirigirán ningún país, pero quizá sí algún equipo deportivo; EL MUNDO, leído por gente que les gustaba creer que siempre lograban cambiar a los que dirigían el país, hasta que ha decidido Pedro J. que con los de ahora le va muy bien; ABC, para nostálgicos cuyos antepasados se acostumbraron a dirigir el país; LA RAZÓN, deletreado por quienes piensan que el país estuvo bien dirigido durante cuarenta años y que no entienden EL MUNDO; EXPANSIÓN, leído por la gente que seguramente dirige el país; DEIA y AVUI leídos por la gente que está dirigiendo otro país; GARA, para quienes quisieran poder votar para cogobernar algo; BERRIA, leído por los euskaldunes porque no disponen de más opciones; y terminado en una inmensa mayoría que no lee nada que no sea deportivo, rosa (PRONTO, HOLA,..) o inyectado por los medios de comunicación audiovisuales, potencialmente más manipuladores y que apelan emocionalmente a los radioyentes y telespectadores sometiéndolos con una dieta forzosa de pocos argumentos y mucha bazofia.

Concluyendo: la lectura de libros y prensa es muy sana, preferentemente si se lee de todo, con equilibrio y reflexionado para obtener conclusiones propias ante la variedad de criterios y pluralidad de posiciones. El futuro apunta inexorablemente hacia un formato digital de comunicación (con modelos propios como ESTRELLA DIGITAL,? o duales de prensa impresa y electrónica). Estos soportes interactivos permiten no sólo leer, sino comentar y colaborar a la ciudadanía del siglo XXI, que quiere participar directa y decisivamente en los asuntos públicos. Muy pronto se resolverá la paradoja de Zenón, y veremos a los lectores sobrepasando como Ulises a la tortuga de la prensa.

Mikel Agirregabiria Agirre – http://www.mikelagirregabiria.tk/
Rebelión