Archivo de la etiqueta: Leonel

Capital Político: Leonel Y Danilo

Foto de Rosario Espinal para BlogRosario Espinal

Así como se habla de capital en sentido económico, de capital humano para referirse a las capacidades de las personas, y de capital social a las redes de relaciones que mejoran las oportunidades de vida, también hay capital político que refiere al aval ciudadano de la gestión política.

Cuando Leonel Fernández volvió al poder en el año 2004, tenía un gran capital político. El gobierno de Hipólito Mejía había colapsado en medio de una crisis económica y el desatinado intento reeleccionista. La población dio a Fernández el timón de la nación con 57% de los votos, el porcentaje más alto registrado hasta la fecha por un candidato presidencial durante el período democrático que se inició en 1978.

El restablecimiento de la estabilidad macroeconómica trajo confianza al país y permitió un repunte en los niveles de aprobación de la figura presidencial y de muchas instituciones públicas, tal cual revelan las encuestas comparativas de esos años.

Con ese capital político, Fernández se embarcó durante ocho años en la construcción de grandes obras de infraestructura, algunas controversiales como el Metro de Santo Domingo, e hizo casi todo lo que se propuso, independientemente del nivel de apoyo popular con que contara, aunque siempre aseguró apoyo en las altas esferas. En su reforma constitucional consiguió además incluir al PRD a través del pacto con Miguel Vargas.

En los momentos de mayor oposición a algún proyecto, Fernández llamaba al Palacio Nacional a los directores de medios de comunicación para concitar su apoyo; o a veces las protestas coincidían con sus estadías fuera del país.

En la psiquis política dominicana, Leonel Fernández había reemplazado a Joaquín Balaguer en el caudillismo ilustrado y eso le dio margen de rejuego político. Además, ha comandado la masa balaguerista y sus organizaciones políticas.

Enfocado en construir grandes obras de infraestructura, cambiar la Constitución para restablecer la reelección indefinida (no consecutiva), moldear las Altas Cortes, y fomentar un proceso de acumulación de capital entre sus colaboradores, Fernández perdió conexión con las necesidades y demandas del pueblo dominicano.

El punto de inflexión fue la lucha por el 4% del PIB para la educación. La insistencia de Fernández en desestimar esa legítima demanda develó un mal uso de capital político. En el 2011, su popularidad declinó, y en ese contexto la popularidad de Hipólito Mejía repuntó de manera inesperada.

Sin duda, Leonel Fernández cuenta con una base electoral propia y una estructura de poder político y económico que lo coloca en una posición preeminente en la vida política dominicana, pero su declive en popularidad documentado en diversas encuestas, fue producto del desencanto de muchos con su estilo de gobernar a espaldas de las necesidades y aspiraciones de amplios segmentos de la población.

Danilo Medina no cuenta con los recursos discursivos de Fernández ni tiene aún una base electoral propia, pero ha llenado el hueco que dejó su antecesor estableciendo cercanía con la gente, mostrando frugalidad, y atendiendo algunas necesidades de la población. Esta es la fuente de su capital político.

Hacia adelante, el desafío de Medina es cuáles medidas tomar y qué proyectos impulsar para mantener en alto su popularidad, y por ende, disponer de capital político para accionar en un contexto adverso de bajo crecimiento económico y precariedades sociales acumuladas.

Invertir recursos en servicios públicos para mejorar significativamente el nivel de vida de la gente requiere combatir la corrupción y la ineficiencia en la administración pública. Pero un año después de la inauguración del gobierno, la pregunta se mantiene en el tintero: ¿se embarcará Danilo Medina en esta tarea o será buchipluma no más?

Enlace al periódico HOY: http://www.hoy.com.do/opiniones/2013/8/20/494959/Capital-politico-Leonel-y-Danilo

 
 

 

 

EL ROEDOR: Al PLD también hay que salvarlo

images (6)Aristófanes Urbáez

 “Ningún político puede ir al poder a robar y abusar”.

“¡Bienaventurados los felices-adaptados porque ya ingresaron al  eterno fuego de la Divinidad!”. 

Siguiendo la tradición de sensatez del gran banilejo, Rafael Herrera, el otro “siembra hielo”, Miguel Franjul, pide que el PRD sea ¡salvado!, que se haga un esfuerzo blanco para ver si los aportes y la tradición perredeístas de 74 años, la cordura, la inteligencia, se imponen a la ignorancia, la ambición, la prepotencia y la grosería con que siempre nos ilustra el partido cuya grandeza viene de  Cotubanamá Henríquez-Bosch y Peña Gómez. Pero sucede y viene a ser, que todos los partidos pasan por la misma encrucijada de “descreimiento’ y aunque no se vea, al PLD, también, hay que salvarlo.

El presidente Danilo Medina decía en la campaña perdida de 2000, que nuestros pobres no son  malagradecidos, ni mala paga, y a 13 años, el ministro de Obras Públicas, Gonzalo Castillo, confiesa que Danilo, hoy Presidente, le ha  ordenado que donde quiera que se reconstruya un camino vecinal o se bachee una calle, aunque sea de poca importancia, los ranchos desvencijados, las casas podridas, sean reparadas con pisos de cemento, las paredes sean madera o de block (empañete), letrinas y pinturas para que los pobres se sientan bien y vayan  recuperando su dignidad. ¡Nadie que lo conozca podía esperar menos del gobernante sureño, y ello se hará en las 32 provincias, todos los municipios, distritos municipales, secciones y hasta parajes! Esto no quiere decir que se edificará otro país, pero se cumpliría, con esos caminos vecinales y carreras, bohíos y ranchos, lo que dice el obispo blanco de La Vega, Camilo: “Se puede ser pobre, pero no sucio”. Un plan como el anunciado por Castillo nos pone contentos a pobres, clase media y ricos, porque “el feo hocico de la pobreza no alegra a nadie” (tengo una lista de casas derrengadas en el Sur, pero habitadas).

2.- Préstamo y deuda
Con los préstamos de Danilo a todos los sectores productivos, proyectos agropecuarios abandonados, las Pymes, bancarios; más el amplio programa de construcciones (sobre todo escuelas, hospitales, acueductos, electrificación rural  y carreteras), no hay economista serio que se atreva a decir que no comienzan a verse los frutos. Ahora bien: la mayoría de los empleados públicos no se acuerda que fue Leonel en 1996 quien le aumentó los salarios (los maestros ganaban 1,400 pesos por tanda), y no es que son malagradecidos, sino que es una deuda social de más de 500 años y la historia de la civilización, aunque con grandes retrocesos y sangre, va en espiral, acaso como dijeron J.B. Vico y G.W.F. Hegel, dialécticamente y si Lula da Silva aumentó a 68% al sueldo en 8 años, sacó 40 sacó 37 millones de la pobreza y otra gran franja de clase media avanzó en poder adquisitivo, nadie en Brasil tiene que agradecerle eso ni a él ni a Dilma (por eso fue un pago social); pero a pesar de eso, es asunto de psicología de masas, allá y aquí, uno oye las voces de los pobres agradeciendo las obras hechas y quejándose de los incumplimientos. “¡Gracias al Presidente, que nos eliminó ese hoyo; que nos trajo la luz, el agua!”,etc . Los “usurpadores” de la ‘sociedacivil’, de las ONG que compiten con el Estado y los que se guían por ideologías, jamás lo reconocerán, ni lo agradecerán. Si fuera así, Dilma, cuya  economía crecerá un 0.5%, pero que no ha abandonado los programas sociales y que ha enviado a unos 100 funcionarios del PT y aliados a la Justicia por corrupción, estuviera la aceptación del 70%. ¡Pero si, como dice The New York Times, en Río de Janeiro una pizza grande cuesta 100 dólares, aunque no rechacen a la Rousseff, todos los sectores de clase media protestarán porque nadie quiere empobrecerse después que ha avanzado!

3.- Crisis de globalización
Aparte de la crisis política y de seguridad (de la que hablaremos más adelante), la crisis de las clases medias en global y ha llegado a los países nórdicos, a Japón, a China, y en USA, ni se diga. ¡El pobre Ollanta Humala se llevó de V. Llosa y se sofrió con un 17% de popularidad! ¡Ay, Perú! Lo de Grecia, España y Egipto es diario (pese al componente político). Ahora estalló con fuerza en Bulgaria porque nombraron a una especie de Silvio Berlusconi (jefe de medios de comunicación y magnate) como “Jefe de Seguridad del Estado”. ¿Cuál fue la recomendación de los dos supervisores de la Unión Europea en Bulgaria? “Ya ningún gobierno puede darse el lujo de gobernar para una oligarquía”. ¡Sopla! (sigo).

 

Danilo… en su primer año

English: Danilo Medina Lula

Es bueno que el Presidente no esté conforme con los logros del gobierno en su primer año. Es lo que indica que en los próximos tres años se duplicará el esfuerzo para mejorar cada cosa, para que haya menos pobres y para que este sea un mejor país.

Es verdad que la valoración del primer tramo del gobierno es excelente. Nadie puede negar que Danilo Medina y su equipo han hecho un esfuerzo para modificar muchas cosas que no andaban bien.

Y que se está haciendo “lo que nunca se hizo…” en áreas básicas como la educación, la salud, el adecentamiento de la función pública, el desarrollo humano…

Pero aún queda casi todo por hacer en un país con tan larga deuda social, atenazado por un déficit educacional que se remonta a los inicios de su propia existencia, con una parte de la población iletrada mientras avanza impetuoso el siglo de la tecnología digital.

El programa de alfabetización es bueno en tanto rescata de la indigencia escolar a decenas de miles de dominicanos analfabetas. Lo que de por sí habla de nuestro descuido histórico en materia educativa y explica la razón de nuestro atraso medular.

Ponerle atención a un problema que forma parte de nuestras estadísticas poblacionales más vergonzosas, ha sido un gran acierto del Presidente, y los resultados comienzan a verse.

El hecho de que en esta época más del 20 por ciento de la población del país sea analfabeta, constituye de por sí una grave denuncia sobre el descuido de los gobiernos pasados en un área tan sensible como la educación.

Era, entonces, un asunto de justicia social más que una iniciativa de políticas que requieren de otros parámetros en el sector educativo para lograr la inserción del país en la carrera hacia su desarrollo integral.

Se impuso el factor humano

En su primer año, Danilo ha gobernado teniendo en cuenta el factor humano. Eso explica no sólo su empeño para erradicar el analfabetismo, sino su política de acercamiento a los sectores más deprimidos de la sociedad en un cara a cara novedoso para gente que nunca antes había visto de cerca a un Presidente de la República.

No puede hablarse de improvisación en esa iniciativa pues en sus primeros días como Presidente visitó algunos barrios periféricos, y en el caso particular de La Barquita acudió varias veces a reuniones con los lugareños para disponer su traslado a un lugar fuera de las constantes amenazas de inundaciones.

Sus visitas sorpresas los fines de semanas a distintos sitios del interior han sido constantes, y en cada una de ellas resuelve algunos de los problemas más acuciantes de la población.

Danilo Medina ha sido, por lo menos en su primer año, un presidente distinto, cercano, que escucha a la gente y se identifica con los problemas de los más necesitados.

Cuestión de personalidad

He visto en televisión los últimos días comparaciones odiosas entre Danilo Medina y el expresidente Leonel Fernández.

Nada que ver uno con otro, a pesar del mismo origen partidario y formados bajo las enseñanzas del profesor Juan Bosch desde sus estudios universitarios.

Se trata de personalidades, estilos y visiones diferentes sobre el país y hasta con origen, formación y educación distinta. Leonel arrastra desde su infancia la grandilocuencia norteamericana, donde estudió sus primeros años… De ahí el “Nueva York Chiquito”.

Danilo, en cambio, es de un pueblito de San Juan, Arroyo Cano, donde estudió sus primeros años, y se ha distinguido siempre por resaltar su origen humilde sin haber hecho jamás ostentación de ninguna naturaleza a pesar de que ha sido figura de poder las últimas dos décadas.

Leonel es un académico distante, pensador y estratega, líder de gabinete,… Danilo, un armador cercano, de contacto directo y fino olfato político… Juntos forman un “one-two” electoral invencible en estos tiempos borrascosos…

¡…Y eso duele, compañero!

TOMADO DEL LISTIN DIARIO

LO DE DANILO Y LEONEL: ¡… Es cuestión de estilo!

  • César Medina 

Cuando aquel Leonel bisoño llegó al poder por primera vez en 1996, nunca había desempeñado una función pública.

Su ejercicio profesional se había limitado a la academia y al paso ocasional por los tribunales.

Y al sentarse por primera vez en el sillón presidencial una vez terminado el protocolo de cambio de mando y haber juramentado el gabinete, se encogió de hombros y dijo: ¡Anja… ¿Y ahora?! Danilo Medina estaba a su lado y le respondió: ¡Oh, ahora vamos a gobernar…! Tomarle el pulso al país desde la primera posición del Estado es tarea muy difícil, y cada gobierno se muestra desde el principio de acuerdo al temperamento del Presidente.

En esos primeros cuatro años Danilo Medina fue una especie de primer ministro en el gobierno… Aunque su titularidad era la de Secretario de la Presidencia.

Era quien manejaba la carpintería política del partido que llevó a Leonel al poder, fue quien escogió a los principales funcionarios, incluyendo a algunos jefes militares… Pero la última palabra, obviamente, siempre la tenía el Presidente…

Poco a poco Leonel fue tomando control del poder, y cuando la gente vino a darse cuenta ya tenía dominio completo del Estado y le impuso al gobierno su impronta personal…

Como abeja al panal…
Cuando comenzó a poner en marcha sus planes de transformar la infraestructura física del país, Leonel tuvo que cortejar la parte del sector tradicional de la industria de la construcción a través de su amigo y colaborador Diandino Peña, y en cuestión de meses se convirtió en su líder.

A esa asociación fueron entrando luego los principales grupos empresariales que llegaron a través de Luis Manuel Bonetti para hacer negocios con el Estado y que, como siempre, se enquistaron en el poder porque daban respuestas rápidas y efectivas a las exigencias del gobierno.

Mientras tanto, Danilo Medina se concentraba en la tarea de armador político del gobierno y se desvinculó totalmente de todo lo que tuviera que ver con negocios, obras físicas, comisiones, importaciones o exportaciones, contratos de suplidores…

En esos cuatro años Leonel y Danilo se ocuparon de la política, pero el dinero lo manejaron otros…

Por eso su candidatura del año 2000, que perdió de Hipólito Mejía, tuvo que llevarla a cabo con recursos muy limitados, y cuando junto a Leonel pasó a la oposición en ese gobierno perredeísta, Danilo era más pobre que cuatro años atrás.

…Y ahora en el gobierno
Danilo asumió el poder hace hoy justamente once meses… Aunque dijo en varias ocasiones que llegaba con su propio librito, no todos le creyeron pensando que sería simplemente una continuación de su predecesor Leonel Fernández.

Lo primero es que los grupos económicos que anduvieron cerca de Leonel en sus ocho años continuados de poder —entre 2004 y 2012–, no han encontrado espacio en el gobierno de Danilo.

Su decisión resuelta a modificar el contrato con la Barrick dejó en evidencia que Danilo no se detendrá ante nada en defensa de los intereses del país .

La intervención del gobierno en el negocio eléctrico y su iniciativa para cambiar la matriz de generación, lo mismo que modificar la estructura completa del sistema de seguridad social y enfrentar a los grupos que siempre se han creído dueños de la República Dominicana, probablemente no hará cambiar la infraestructura física del país…

¡…Pero modificará la estructura de poder que ha obligado a los gobiernos y a los presidentes a manejar a la sociedad dominicana con tanta inequidad por más de medio siglo!

 

TOMADO DEL LISTIN DIARIO

 

Leonel entre los grandes

  • César Medina 

José Báez Guerrero observaba ayer un fenómeno tan interesante como sintomático: Leonel Fernández ha sido incorporado a la exclusiva lista de los líderes más calumniados que ha tenido la República en medio siglo de historia.

Sus distinguidos compañeros son tres, precisamente los más grandes líderes que ha tenido el país en estos últimos 50 años: Juan Bosch, Joaquín Balaguer, José Francisco Peña Gómez

Leonel integra la cuarteta contra la que se ha ensañado la mediocridad nacional desde que en 1961 –hace 52 años– retornó la democracia después de tres décadas de tiranía.

No vaya nadie a pensar que todo esto es fortuito… Es producto de nuestras miserias humanas, de nuestra extraordinaria capacidad para enlodar conductas, para destruir honras, para incomprender noblezas…

Los cuatro han dominado el escenario político nacional. Dos de ellos –Balaguer y Leonel– han gobernado por 34 años, y por eso han sido los más vituperados.

A Peña Gómez, que nunca fue presidente, lo negrearon hasta la muerte… Y hasta la nacionalidad le negaron con el fin de descalificarlo para asumir el poder.

Pero con Bosch tampoco tuvieron piedad para atribuirle falsamente debilidades con las que jamás se vio tentado debido a su pureza y desinterés absoluto por los bienes materiales.

¡Con Balaguer…impiadosos!
De Balaguer no se ha respetado ni siquiera su memoria. Sólo Leonel ha cargado como él con tantos vituperios y acusaciones de enriquecimiento ilícito…

Balaguer murió sin un chele, pero por más de 50 años sus detractores le atribuyeron todos los robos imaginables contra el Erario.

Y aún después de su muerte, a la mediocridad le cuesta comprender que la grandeza de hombres de su talla no radica en los teneres materiales.

Balaguer se crecía en el insulto y la descalificación falaz, lo mismo que pasa actualmente con Leonel.

Ganó seis elecciones presidenciales mientras su figura se elevaba ante las descalificaciones de quienes se desgañitaban sin poder alcanzar su grandeza.  Murió a los 95 años conservando tanta influencia en la oposición como ostentó estando en el poder.

Su nombre está escrito en la historia dominicana con alto relieve… Sus detractores son cada vez más pequeños.

Peña Gómez y Juan Bosch
Peña Gómez es considerado el más grande líder de masas que ha tenido el país. Y Juan Bosch el maestro político de generaciones de dominicanos que elevan su imagen como ejemplo de seriedad y honestidad políticas.

Pero ambos han sido también víctimas de la maledicencia de intelectuales mediocres que se empequeñecen a su lado. De Bosch han dicho de todo; de Peña, más todavía…

Balaguer lo dio todo por la política y por el poder… Al morir no dejó bienes materiales de    ninguna naturaleza, y lo poco que tenía –un viejo caserón y sus libros– los donó a la academia y a la caridad pública.

Leonel no tiene riquezas materiales -eso lo saben sus enemigos–, porque ni siquiera la Fundación Global donde trabaja es de su propiedad por ser una sociedad académica sin fines de lucro.

Quizás cuando muera –dentro de 40 años– la mediocridad intelectual le reconocerá su grandeza.

¡Mientras tanto, se honra con tan ilustre compañía!

 

Obsesión y perversidad!

  • César Medina

Cualquier estudioso del comportamiento y la conducta humana certificaría con toda certeza que se trata de una fijación lo de Guillermo Moreno contra Leonel Fernández

…Porque es una persecución personal, incesante, viciosa, enfermiza. Como la del inspector Javert contra Valjean en Los Miserables de Víctor Hugo… ¡Que ojalá no tenga similar final!

Aunque se trata de resabios sin ninguna consecuencia– ni judicial ni política–, Moreno logra su propósito de figuración pública en sus embestidas contra el ex gobernante, aunque su imagen se desgasta más y más en cada revés que sufre en los tribunales.

Sus fracasos en la Justicia los atribuye a la venalidad de jueces y fiscales, y llega hasta a descalificar a la defensa de Fernández, compuesta en su mayoría por abogados de incuestionable conducta encabezada por el doctor Radhamés Jiménez, un profesional sin mácula que por cinco años fue procurador general de la República.

La actitud de Moreno es mucho más incomprensible cuando uno se detiene en su época de ayudante del fiscal en el gobierno de Balaguer, y luego siendo fiscal en el primer gobierno de Leonel.

En su primera experiencia en la Fiscalía del Distrito Nacional como ayudante del hijo de Balaguer, Alexis Joaquín Castillo, los recuerdos que dejó a su paso por allí no fueron precisamente los del hombre impoluto que dice ser hoy…

Y su gestión como fiscal de Leonel fracasó por su tozudez y escaso tacto político en el manejo de situaciones de mucha sensibilidad.

Es posible que su fijación de hoy contra Leonel tenga explicación en aquellos fracasos…

Como Leonel tuvo que cancelarlo, tal vez es ese un punto de partida para que siquiatras y sicólogos hallen la razón de su actitud enfermiza.

Otra cosa es la perversidad
Habría que averiguar entre perversos cuáles acusaciones pesan más contra el Código Penal, si decir que un ex-presidente viajó en el avión de un narcotraficante o que otro ex-presidente es un gavillero, ladrón, corrupto y pandillero.

Leonel Fernández, que es un jurista como pocos en el país, experto precisamente en el delito de prensa, jamás se ha querellado contra nadie a pesar de que ningún político en la historia dominicana– incluyendo a Balaguer, que es mucho decir–, ha sido vituperado, difamado y acusado falsamente como a él en el último año.

Hay periodistas que hasta se han inventado términos degradantes y peyorativos para atribuirle a Leonel delitos de toda naturaleza…

Desde asesinatos políticos hasta desfalco del Erario, enriquecimiento ilícito, prevaricación, compra de conciencia y corrupción de los poderes fundamentales del Estado, el Legislativo, el Judicial y por supuesto el Ejecutivo.

Contrario a la actitud de otro ex-presidente, Leonel no ha reaccionado jamás frente a esos infundios y acusaciones falaces sin ninguna prueba.

Los propietarios de medios
Algunos dueños de medios se exceden en la tolerancia a colaboradores que abusan de la libertad de expresión.

No me refiero ya a los desaguaderos digitales creados últimamente para desbarrar contra Fernández y algunos de los principales funcionarios de su gobierno…

Hablo de medios tradicionales de prestigio ganado por décadas ejerciendo un periodismo serio y responsable. Con propietarios que tienen mucho que perder.

El pasado fin de semana fue pródigo en la publicación de diatribas, injurias y artículos infamantes contra Fernández y varios de sus colaboradores y altos dirigentes peledeistas.

La mayoría de ellos suscritos por gente que no tiene ni moral ni recursos para responder en los tribunales.

¡Todo en nombre de una libertad de prensa a la que no le caben más violaciones!