Archivo de la etiqueta: Leonel Fernández

… Y en eso llegó Fidel”: La dulce enfermedad del centrismo

Pablo McKinney

“… y seguir de modo cruel, con la infamia como escudo, difamando a los barbudos… y en eso llegó Fidel”. Carlos Puebla y sus tradicionales.

Esto de barrer pa’ dentro… buscando el Centro, es una estrategia política que dio excelentes resultados a un doctor Peña Gómez que, visionario (y lustros antes del fin de la Guerra Fría), miró más allá de la curva….encontró luz al final del túnel, y raudo y veloz buscó amparo en la Internacional Socialista y sobre todo en los llamados liberales de Washington encabezados entonces por el presidente Carter. (Para entonces, para cierta izquierda sonámbula criolla todo contacto con Washington era una traición a la patria y te convertía “ipsofactamente” en agente de la CIA).

Con ellos y el voto del sufrido pueblo dominicano logró José Francisco sacar del Palacio Nacional a Joaquín Balaguer.

Casi 20 años después de aquel agosto de 1978, -entre 1995 y 1999-, Temo Montás, Danilo Medina y Leonel Fernández, con el visto bueno de la mayoría del Comité Político morado, tomaron el mismo camino… barrieron pa’ dentro buscando el centro y ahí están los resultados.

Hoy presidente, Danilo Medina ha dado continuidad y ha profundizando esa política de centro que con éxito ejecutó Leonel  Fernández. (En esa profundización está la “naiboa”).

El presidente Medina tiene bien claro que no es correcto que un mandatario rompa con su base política y social que le llevó al poder, sí, pero también sabe que en la política de hoy, para ser exitoso se debe de ser plural, nada sectario… y centrista de vicio. Barrer pa’ dentro. Eso. Eso, profesor, la dulce enfermedad del centrismo.

Se trata de que en el barco gubernamental quepan todos… o casi todos, incluidos los más cáusticos, cínicos, irrespetuosos, corrosivos, y/o “insultosos” enemigos de antes, al fin, la política siempre ha hecho extraños compañero de cama, que nos decía Fraga en las Españas.

Es la democracia y sus imperfecciones, imponiendo sus reglas electorales y de lucha mediática. Por algo la democracia es el peor de los sistemas políticos, con la única excepción de todos los demás, según Sir Churchill.

El gobierno no va romper con la ortodoxia peledeísta, ni arrebatará del todo los botines entregados (en pago a servicios electorales prestados) a los partidos y partiduchos de su Bloque Progresista, Cancillería incluida. Pero muy correctamente seguirá ofertando amores y acariciando egos, repartiendo abrazos entre esa sociedad civil que la torpeza perredeísta dejó huérfana. Amigos de ultima instancia y tantos años, ay, ¿Te acuerdas, Milagros, te acuerdas Hugo, te acuerdas José Francisco… debajo de la tierra? Mi casa era llamada la casa de las flores. Era una bella casa…”. (Neruda. “Explico algunas cosas”.)

El PRD se olvidó de Peña y sus postulados de participación social, y eso le  alejó del poder… y de cierta sociedad civil poderosa, dominante, imperial y casi determinante en la lucha mediática de programas y diarios…

“Y en eso llegó Fidel” a barrer pa’ dentro… buscando el Centro.

 

JOSE TOMAS PEREZ: ¿Fábrica de presidentes?

El autor es exsenador del Distrito Nacional y miembro del Comité Político del PLD.

 José Tomás Pérez

La Constitución de los Estados Unidos se elaboró no solo para que fuera un instrumento de garantía de los derechos y deberes de sus ciudadanos, sino también para que sirviera de guardián vigilante de los principios democráticos que desde temprano establecieron sus líderes y padres fundadores.

La alternabilidad en el poder ha sido un factor clave para que esa gran nación se haya convertido en una auténtica fábrica de presidentes, fundamentada en el mandato constitucional que obliga a que los mismos solo pueden reelegirse una sola vez y nada más. Los padres fundadores nunca estuvieron ajenos al conocimiento de las debilidades y flaquezas que conlleva el ejercicio continuo del poder, y el apego que genera el mismo en hombres cuya naturaleza son la ambición desmedida o el afán de gloria.

Cuando se ejerce el poder una, dos, tres veces o más, la red de relaciones que se crean, los favores económicos que se dispensan, las dependencias políticas que se generan, los comunicadores remunerados que se ponen al servicio de la causa, los empresarios que se favorecen con las grandes contratas y las privilegiadas exoneraciones de impuestos, tejen entre todos un entramado de obstáculos que hacen casi imposible el surgimiento de nuevos liderazgos, especialmente dentro de  sociedades subdesarrolladas y con grandes debilidades institucionales como las que existen en la mayoría de los países del tercer mundo. La simbiosis de estos factores se constituye en los determinantes para la conformación de liderazgos absolutistas y apabullantes.

No queda espacio para más nadie  y solo el blindaje legal que provee una Constitución puede neutralizar semejante fenómeno. No es que no existan líderes que puedan levantar vuelo, es simplemente que no se le permite que levanten vuelo.

La historia, como siempre, es rica en ejemplo y lecciones. El PRI de México, con 71 años en el poder y 13 jefes de estado ha sido una auténtica fábrica de presidentes, no porque no le sobraba deseos a algunos de sus líderes de permanecer eternamente en el poder, sino porque la Constitución de la República solo le permitía un mandato de 6 años y nada más. Lo mismo puede decirse del El Salvador,  Panamá, Brasil, Colombia, Perú, Costa Rica, países cuyos esquemas constitucionales han hecho posible el surgimiento de numerosos líderes que luego se convirtieron en presidentes.

En el caso de la República Dominicana, cuando se asumió el esquema de reelección norteamericana, se estaba sembrando las bases para la renovación del liderazgo político de los partidos. Pero, lastimosamente, la última modificación constitucional volvió a establecer de nuevo un régimen que, en la práctica, estará dirigido a favorecer el regreso de los que ya fueron presidentes, no de los que aspiran a serlo, a menos que no se imponga una verdadera política de renovación interna dentro de los partidos.

Es posible que el expresidente Leonel Fernández esté siendo sincero en su planteamiento para que el PLD se convierta en una fábrica de presidentes. Particularmente, no tengo porque dudarlo. Pero ¿podrá resistirse a la tentación que provocan aquellos factores, que encadenados, propician el absolutismo y el caudillismo dentro los partidos políticos? Se necesitaría mucha voluntad y una gran dosis de desapego para liberarse de estos condicionantes.

No importa que las tendencias ideológicas de los partidos sean de derecha o de izquierda, en estos países tercermundistas la historia del liderazgo ha sido la de permanecer, y si las circunstancias lo permiten, eternizarse. En el ala de la izquierda podemos citar muchísimos nombres, pero para no hacer la lista muy larga cabe  destacar en China a Mao Tse Tung, en Corea del Norte a Kim Il Sung  y su hijo, en Cuba a Fidel Castro, en la URSS a Joseph Stalin, en la antigua Yugoeslavia a Tito. En la derecha la lista es interminable, Hitler, Mussolini, Trujillo, Pinochet, Kadhafi, Duvalier, Francisco Franco, Sadham Hussein, y muchísimas especies más representantes de esta sanguinaria fauna de dictadores.

Los casos de Mandela o Benedicto XVI son raros en la historia. Ambos renunciaron a permanecer en el poder, cuando nadie se lo pedía. Sin embargo, renunciar desde el poder y convertirse en mentor de nuevas generaciones de líderes y gobernantes parece que no está en el esquema de la mayoría de los políticos tradicionales.

El expresidente Fernández tiene condiciones políticas y personales excepcionales para convertirse en un eficiente promotor del liderazgo dentro de su partido. No hay nada, sin embargo que lo obligue a hacerlo, como tampoco tiene obstáculos en su camino que le impida no hacerlo. Cada quien es dueño de su propio destino y el tiene el derecho de escoger el que encuentre más conveniente. Parafraseando al papa Francisco, diría que yo no soy nadie para recomendarle que se jubile.

Lo que si está claro es que El PLD será una fábrica de presidentes, solo cuando la Constitución de la República lo propicie o cuando el desapego de sus líderes se lo permitan. En 40 años de fundado, nuestro partido ha demostrado ser una fábrica muy poco eficiente en lo que a producción de presidentes se refiere.

Hasta hoy la producción solo ha alcanzado para dos.

 

Danilo… en su primer año

English: Danilo Medina Lula

Es bueno que el Presidente no esté conforme con los logros del gobierno en su primer año. Es lo que indica que en los próximos tres años se duplicará el esfuerzo para mejorar cada cosa, para que haya menos pobres y para que este sea un mejor país.

Es verdad que la valoración del primer tramo del gobierno es excelente. Nadie puede negar que Danilo Medina y su equipo han hecho un esfuerzo para modificar muchas cosas que no andaban bien.

Y que se está haciendo “lo que nunca se hizo…” en áreas básicas como la educación, la salud, el adecentamiento de la función pública, el desarrollo humano…

Pero aún queda casi todo por hacer en un país con tan larga deuda social, atenazado por un déficit educacional que se remonta a los inicios de su propia existencia, con una parte de la población iletrada mientras avanza impetuoso el siglo de la tecnología digital.

El programa de alfabetización es bueno en tanto rescata de la indigencia escolar a decenas de miles de dominicanos analfabetas. Lo que de por sí habla de nuestro descuido histórico en materia educativa y explica la razón de nuestro atraso medular.

Ponerle atención a un problema que forma parte de nuestras estadísticas poblacionales más vergonzosas, ha sido un gran acierto del Presidente, y los resultados comienzan a verse.

El hecho de que en esta época más del 20 por ciento de la población del país sea analfabeta, constituye de por sí una grave denuncia sobre el descuido de los gobiernos pasados en un área tan sensible como la educación.

Era, entonces, un asunto de justicia social más que una iniciativa de políticas que requieren de otros parámetros en el sector educativo para lograr la inserción del país en la carrera hacia su desarrollo integral.

Se impuso el factor humano

En su primer año, Danilo ha gobernado teniendo en cuenta el factor humano. Eso explica no sólo su empeño para erradicar el analfabetismo, sino su política de acercamiento a los sectores más deprimidos de la sociedad en un cara a cara novedoso para gente que nunca antes había visto de cerca a un Presidente de la República.

No puede hablarse de improvisación en esa iniciativa pues en sus primeros días como Presidente visitó algunos barrios periféricos, y en el caso particular de La Barquita acudió varias veces a reuniones con los lugareños para disponer su traslado a un lugar fuera de las constantes amenazas de inundaciones.

Sus visitas sorpresas los fines de semanas a distintos sitios del interior han sido constantes, y en cada una de ellas resuelve algunos de los problemas más acuciantes de la población.

Danilo Medina ha sido, por lo menos en su primer año, un presidente distinto, cercano, que escucha a la gente y se identifica con los problemas de los más necesitados.

Cuestión de personalidad

He visto en televisión los últimos días comparaciones odiosas entre Danilo Medina y el expresidente Leonel Fernández.

Nada que ver uno con otro, a pesar del mismo origen partidario y formados bajo las enseñanzas del profesor Juan Bosch desde sus estudios universitarios.

Se trata de personalidades, estilos y visiones diferentes sobre el país y hasta con origen, formación y educación distinta. Leonel arrastra desde su infancia la grandilocuencia norteamericana, donde estudió sus primeros años… De ahí el “Nueva York Chiquito”.

Danilo, en cambio, es de un pueblito de San Juan, Arroyo Cano, donde estudió sus primeros años, y se ha distinguido siempre por resaltar su origen humilde sin haber hecho jamás ostentación de ninguna naturaleza a pesar de que ha sido figura de poder las últimas dos décadas.

Leonel es un académico distante, pensador y estratega, líder de gabinete,… Danilo, un armador cercano, de contacto directo y fino olfato político… Juntos forman un “one-two” electoral invencible en estos tiempos borrascosos…

¡…Y eso duele, compañero!

TOMADO DEL LISTIN DIARIO

LO DE DANILO Y LEONEL: ¡… Es cuestión de estilo!

  • César Medina 

Cuando aquel Leonel bisoño llegó al poder por primera vez en 1996, nunca había desempeñado una función pública.

Su ejercicio profesional se había limitado a la academia y al paso ocasional por los tribunales.

Y al sentarse por primera vez en el sillón presidencial una vez terminado el protocolo de cambio de mando y haber juramentado el gabinete, se encogió de hombros y dijo: ¡Anja… ¿Y ahora?! Danilo Medina estaba a su lado y le respondió: ¡Oh, ahora vamos a gobernar…! Tomarle el pulso al país desde la primera posición del Estado es tarea muy difícil, y cada gobierno se muestra desde el principio de acuerdo al temperamento del Presidente.

En esos primeros cuatro años Danilo Medina fue una especie de primer ministro en el gobierno… Aunque su titularidad era la de Secretario de la Presidencia.

Era quien manejaba la carpintería política del partido que llevó a Leonel al poder, fue quien escogió a los principales funcionarios, incluyendo a algunos jefes militares… Pero la última palabra, obviamente, siempre la tenía el Presidente…

Poco a poco Leonel fue tomando control del poder, y cuando la gente vino a darse cuenta ya tenía dominio completo del Estado y le impuso al gobierno su impronta personal…

Como abeja al panal…
Cuando comenzó a poner en marcha sus planes de transformar la infraestructura física del país, Leonel tuvo que cortejar la parte del sector tradicional de la industria de la construcción a través de su amigo y colaborador Diandino Peña, y en cuestión de meses se convirtió en su líder.

A esa asociación fueron entrando luego los principales grupos empresariales que llegaron a través de Luis Manuel Bonetti para hacer negocios con el Estado y que, como siempre, se enquistaron en el poder porque daban respuestas rápidas y efectivas a las exigencias del gobierno.

Mientras tanto, Danilo Medina se concentraba en la tarea de armador político del gobierno y se desvinculó totalmente de todo lo que tuviera que ver con negocios, obras físicas, comisiones, importaciones o exportaciones, contratos de suplidores…

En esos cuatro años Leonel y Danilo se ocuparon de la política, pero el dinero lo manejaron otros…

Por eso su candidatura del año 2000, que perdió de Hipólito Mejía, tuvo que llevarla a cabo con recursos muy limitados, y cuando junto a Leonel pasó a la oposición en ese gobierno perredeísta, Danilo era más pobre que cuatro años atrás.

…Y ahora en el gobierno
Danilo asumió el poder hace hoy justamente once meses… Aunque dijo en varias ocasiones que llegaba con su propio librito, no todos le creyeron pensando que sería simplemente una continuación de su predecesor Leonel Fernández.

Lo primero es que los grupos económicos que anduvieron cerca de Leonel en sus ocho años continuados de poder —entre 2004 y 2012–, no han encontrado espacio en el gobierno de Danilo.

Su decisión resuelta a modificar el contrato con la Barrick dejó en evidencia que Danilo no se detendrá ante nada en defensa de los intereses del país .

La intervención del gobierno en el negocio eléctrico y su iniciativa para cambiar la matriz de generación, lo mismo que modificar la estructura completa del sistema de seguridad social y enfrentar a los grupos que siempre se han creído dueños de la República Dominicana, probablemente no hará cambiar la infraestructura física del país…

¡…Pero modificará la estructura de poder que ha obligado a los gobiernos y a los presidentes a manejar a la sociedad dominicana con tanta inequidad por más de medio siglo!

 

TOMADO DEL LISTIN DIARIO

 

ORLANDO DICE… El PLD será diferente, pero no distinto a sus integrantes

@orlandogildice

DIFERENTE.- La documentación del VIII Congreso Ordinario Comandante Norge Botello hace pensar en la refundación de un partido que como el PLD pudo haber perdido su horizonte original después de tres mandatos de poder y uno en proceso. Los críticos de dentro y de fuera hablan de los propósitos iniciales y de las enseñanzas de Juan Bosch, pero lo hacen por fastidiar, sabiendo que eso no solo es difícil, sino imposible. La teoría del cangrejo lo explica todo y más. Entre el 1973 y 2013 median cuarenta años, y no hay manera de retrotraerlo, ni siquiera con poesía. Escribió Pablo Neruda que “Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos”. El partido que surja del vientre de este proceso será diferente en algunas de sus formas, pero nunca distinto a los hombres y las mujeres que lo integran. Acaso se pondrán en blanco y negro las nuevas nociones, y se justificarán mediante normas las desviaciones de los años de poder. Si fuera otro el partido que se gestara, entonces los cambios deberían entrañar al personal de dirección, y por lo que se adelanta, todos sus altos dirigentes se quedarán…

EL CAMBIO.- Por alguna razón recóndita, y mucho más inexplicable desde entonces, el PRD de 1978 puso de moda una novela que se suponía superada: El Gatopardo de Giuseppe Tomasi de Lampedusa. La frase de Tancredi, uno de los personajes memorables, lo dijo todo, y lo sigue diciendo al discurrir de los años, desde Il Risorgimento italiano hasta estos días, en que todo se disimula desde el poder: “Si queremos que todo siga como está, es necesario que todo cambie”. Conociendo la situación social de los peledeístas de ahora, que es diferente a la de entonces, Lampedusa y no Bosch debe ser su lectura obligada. Habrá que ver como dan la vuelta, pero no solo para mantener la hegemonía de poder, sino para conservar la cohesión de sus miembros, entre los que se cuentan de todos, pues los guiños de la fortuna no fueron iguales para todos. Ya no hay hijos de Machepa, de eso no hay dudas, pero hay unos Tutumpotes que exhiben riquezas impensables en un partido que se planteó la liberación nacional o llevar a cabo la obra inconclusa de Juan Pablo Duarte

LO NUEVO.- El nombre del congreso podría ser un indicativo, porque Botello no fue un hombre de ideas, sino de acción, y uno de sus compañeros, queriendo hacerse más gracioso de la cuenta, propuso la moción, y fue aprobada, de que se le agregara el título de comandante. De manera que en el proceso que lleva hasta marzo lo que menos habrá serán reflexiones profundas y sí mucha adecuación táctica a los nuevos tiempos y a la proclamada intención de mantenerse en el poder durante 20 años más. El modelo del peledeísta ya no podrá ser como en otra época un teórico como Carlos Amarante Baret, queriendo asumir como doctrina a Bosch, sino un político práctico y con sentido de poder como Félix Bautista. Con razón muchos peledeístas de la vieja escuela se rasgan las vestiduras, y dicen más para sí que para otros: Lo veo y no lo creo. Los Félix Bautista llegaron para quedarse, y eso explica que el grupo del ex presidente Leonel Fernández sea uno de los imponderables de cualquier situación. Se vio en la dirección de las cámaras y se espera suceda igual en el VIII Congreso…

INTEGRANTES.- El VIII Congreso dará mucho de que hablar, pues en su transcurso se discutirán 15 asuntos ñcomo dicen ahorañ puntuales. Sin embargo, ese ejercicio no será lo crucial. Lo importante y decisivo será la nueva composición de los comités Político y Central. Nadie saldrá, pero intriga quienes entrarán, y no por ellos, sino por la forma y sobre todo por el patrocinio. No debe olvidarse que por mucho que se disimule en el interior del PLD hay una lucha entre dos sectores que como en la voz de Patxi Andión: “se soportan amistosos, más no son una canción”. El pulso está planteado aunque no lo quieran, pues el poder no necesita de la libre voluntad los hombres, sino de su circunstancia. La circunstancia del VIII Congreso no solo será memorable, sino que sus confrontaciones grandes o pequeñas permitirán entrever el 2016. El PLD que surja del VIII Congreso tendrá el sello del 2016, para bien o para mal, ya que Leonel Fernández y su gente van a tratar de adelantar lo más que puedan, y Danilo y los suyos no podrán dejarlos hacer, dejarlos pasar…

 

La gestión eficiente del Estado; el caso de Republica Dominicana

61A0D49E-88A7-40F7-A20C-B10EC9B9EF90.jpg__209__400__CROPz0x209y400Hace casi un año la República Dominicana tiene un nuevo presidente, esto quiere decir que es fecha propicia para evaluar sus acciones, tanto en el ámbito social, económico y administrativo; en nuestro caso nos enfocaremos en este último.

Los administradores tenemos por regla que toda gestión debe llevarse de la mano del proceso administrativo, esto es: Planificar, Organizar, Dirigir y Controlar.

El primer año de gobierno Dominicano, ha dado indicios de que, quienes administran el estado están conscientes de que el proceso administrativo es vital para lograr el éxito de su gestión de gobierno.

Esto se evidencia en la puesta en marcha de planes para cada área desde el inicio de su gobierno, certificando que el presidente tenía planeado todo cuanto quería hacer desde el gobierno; otra evidencia clara de que se dirigen por medio al proceso administrativo, son las visitas del presidente hacia distintos puntos del país para verificar que se está ejecutando lo que se ha dispuesto y también para retroalimentarse de las quejas de esos lugares, esto busca crear, primero una cultura de control (todos los funcionarios deben emular lo que hace el presidente) y segundo un acercamiento del estado con la gente, porque al final quienes saben más sobre los problemas y sus posibles soluciones, son quienes los viven en carne propia.

En el ámbito financiero, medidas como: la reforma fiscal y la austeridad dieron inicio al gobierno y permitieron que se obtuvieran mayores ingresos y reducción del déficit fiscal, pero gracias al constante monitoreo de la economía se pudo controlar los indicios de recesión que se vislumbraban en nuestro panorama económico, medidas como la liberación de 20,000.00 millones del encaje legal de los bancos, así como la reducción de las tasas de interés, lograron reanimar las expectativas de crecimiento económico del país al punto de estimar el crecimiento para este año en un 3%.

Un gran desafío de este gobierno fue la asignación del 4% del PIB a la educación y lograr que este porcentaje asignado se ejecute sin despilfarros, para ello se tenía un plan, el cual era la construcción de 10 mil aulas, esto le ha dado dificultades al gobierno, pero como este gobierno se está manejando con cada uno de los pasos del proceso administrativo, se han tomado medidas que van desde el nombramiento de un nuevo ministro hasta la creación de una comisión permanente con los involucrados en el proceso de construcción de aulas a los fines de que se logre este reto.

Estos ejemplos que hemos puesto, permiten que pensemos que este gobierno de seguir como va, lograra una Gestión Eficiente del Estado.

¡Esperemos que así sea!

Autor: Mihail García Pichardo

ORLANDO DICE: QUIEREN DISTRAER AL PRESIDENTE MEDINA

 Orlando Gil 

UNA Y OTRAS.- Conviene diferenciar la política de las políticas. La primera lleva a la confrontación entre partidos y por igual entre miembros de una misma organización, como sucede ahora en PRD, PLD y PRSC, sin dejar fuera los pequeños núcleos que –por costumbre– se siguen llamando emergentes. Las políticas, por el contrario, si se aplican adecuadamente evitan tensiones sociales y favorecen económicamente sectores, y a la nación en sentido general. Ese panorama puede verse actualmente. Las aspiraciones tienen a los partidos en ascuas, aun cuando se note más en uno que en otros. Con el PRD basta y sobra, pero sus pares no se quedan atrás. En el PLD se  ve el humito, y ya se sabe que no es quemando carbón. En el PRSC se hizo aguaje con la unidad, pero fue  para preparar la guerra. La gente, por tanto, podría distraerse y no observar el fenómeno que se da ante sus ojos, y que no provoca consecuencias, como en los partidos, pero si augura futuro, desde el gobierno. Como se supone que deben ser las cosas…

CENTRADO.- Al presidente Danilo Medina lo quieren halar para lo hondo, pero parece que se van a equivocar de objetivo. Los perredeístas hacen lo imposible por involucrarlo en sus desafecciones, al ver que con Leonel Fernández no es suficiente. Los peledeístas buscan señales, no las ven y las necesitan. Y los reformistas quieren balancearse, cada uno de su lado del columpio, pero esperando que sea el mandatario  que lo empuje. Sin embargo, Medina luce  centrado en lo suyo, y por el momento será difícil que se distraiga en conflictos menores que en nada afectan a su administración. No debe olvidarse que cuenta con el arma secreta de los decretos, y que cuando quiera, y sea imperativo, impondrá o restablecerá los equilibrios. De manera que las gabelas serán ocasionales, y de alguna manera deberá ejercer de árbitro, aunque siempre a distancia. Las apuestas, consideradas, no son confiables, y los corredores pueden hacerse a la pista, pero sabiendo que pueden perder las zapatillas en medio de la competencia. Los cordones, por lo menos, son ajenos…

MEJOR AGENDA.- El presidente Danilo Medina empezó con  las visitas a las pequeñas comunidades y resolviendo dificultades que eran problemas por falta de asistencia. O que esta llegara  a tiempo. Ahora se  ocupa de asuntos de mayor envergadura, como el estudio y el empleo de los jóvenes. Los NINI eran una categoría social propia de naciones desarrolladas, como las europeas, y en cuyo seno se gestó el movimiento de los indignados, y su  masiva movilización en las calles. Ahora entra al inventario de cosas a resolver y lo hace de manos del gobierno, como preocupación oficial. Medina, por tanto, tiene mejor agenda que la oposición, y con miras tan altas, no es verdad que va a bajar la cabeza y perder su tiempo viendo buitres alimentándose con  carroña…

Consideraciones

Orlando Gil

Despues de saludarle afectuosamente, permítame externarle mi criterio con relación al contenido de su artículo “La ambición en el PRD”:

Los 2,100,000 votos que obtuvo el Partido Revolucionario Dominicano en las elecciones generales del 20 de mayo 2012, fueron sufragios a favor del candidato del PRD, que en esa oportunidad resultó ser el Ing. Hipólito Rafael Mejía Domínguez; como pudo haber sido Milagros Ortiz Bosch, Miguel Vargas, Hugo Tolentino Dipp, Ivelisse Prats Ramírez; es decir, que no son votos en la faltriquera o en el bolsillo del Ing. Hipolito Mejía. Los perredeistas votan por el PRD. La expulsión de Hipólito Mejía y Andrés Bautista y suspensión de Orlando Jorge Mera y Geanilda Vásquez son acciones legales consumadas y demuestran que nadie está por encima de los estatutos y disciplina del PRD.

Todos aspiran a la convención, por lo que la unidad será una realidad que obligará a todos los sectores a trabajar arduamente, observando siempre la disciplina.

Con afecto;
Juan Francisco Estévez