Archivo de la etiqueta: La 1 (Spain)

ORÍGENES DE LA LLAMADA GUERRA FRIA: LAS GRANDES TENSIONES 1948-1955

 

La guerra fría se extiende a Asia

La primera bomba atómica soviética

El revés que había supuesto para la URSS el fracaso del bloqueo de Berlín se vio compensado por un acontecimiento que cambió de forma decisiva el equilibrio estratégico mundial: el 29 de agosto de 1949 la URSS experimentó su primerabomba atómica. De repente, el monopolio atómico norteamericano había desaparecido, mucho antes de lo que la mayoría de los analistas habían pronosticado.

General George C. Marshall and Mao Zedong in Y...
General George C. Marshall and Mao Zedong in Yan’an (Photo credit: Wikipedia)


Las tropas de Mao Zedong entran en Pekín, 1949

  La guerra fría comienza en Europa 
  Las “democracias populares”
  Berlín y la partición de  Alemania
  La guerra fría se extiende a Asia
  La primera bomba atómica soviética
  La revolución comunista china 
  La guerra de Corea 1950-1953
  Los orígenes del conflicto árabe-israelí
  La primera guerra árabe-israelí 


 

La revolución comunista china

Una “segundo bomba” se abatió muy pronto sobre el equilibrio entre los nacientes bloques enfrentados: tras dos años de renovada guerra civil, el 1º de octubre de 1949 las tropas comunistas de Mao Zedong entraban victoriosas en Pekín, proclamando la República Popular China. Las tropas nacionalistas de Chiang Kai Chek huyeron a la isla de Taiwan donde establecieron un régimen dictatorial pro-occidental protegido por EE.UU.

En 1950, Mao viaja a Moscú donde concluye diversos acuerdos con la URSS, entre ellos una alianza militar por treinta años “contra Japón o cualquier agresor unido a Japón”. El paso del país más poblado del mundo al campo comunista traumatizó al mundo occidental y especialmente a la opinión norteamericana.  No obstante, la concordia entre Moscú y Pekín será efímera, abriéndose en el medio plazo un nuevo cisma en el mundo comunista mucho más importante que el que habían protagonizado Tito.

La guerra de Corea 1950-1953

La primera víctima de la guerra fría fue el pueblo coreano. Por primera vez, el enfrentamiento entre el bloque occidental y el bloque comunista vino a concretarse en “una guerra caliente”.

La guerra de Corea hunde sus orígenes en el reparto en dos zonas de ocupación de este antiguo protectorado japonés tras la derrota del régimen de Tokio en 1945. Separadas por el paralelo 38º, la ocupación soviética y norteamericana dio lugar al nacimiento de dos regímenes radicalmente enfrentados. Corea del Norte, una dictadura comunista pro-soviética bajo la mano de hierro de Kim il Sung Corea del Sur, una dictadura de derechas pro-norteamericana bajo la dirección de Syngman Rhee. Cuando las potencias ocupantes se retiren en 1948, la URSS, y en 1949, EE.UU., dos estados antagónicos quedaron frente a frente.

El conflicto se inició con la agresión norcoreana en junio de 1950 a la que respondió la intervención norteamericana en septiembre de ese mismo año. En octubre, tropas chinas entraron en la península en ayuda de Corea del Norte, lo que finalmente llevó una estabilización de los frentes a partir de 1951.

Para romper este empate táctico, el general MacArthur, al frente de las tropas norteamericanas que luchaban bajo el pabellón de la ONU en Corea, llegó a proponer el uso de la bomba atómica y el ataque a China. Estas propuestas precipitaron la reacción del presidente Truman y fue sustituido por el general Ridgway en abril de 1951. Se asistía así de nuevo a lo que ya se había visto en el bloqueo de Berlín: a lo largo de la guerra fría, las dos superpotencias fueron prudentes cuando se entrevió la posibilidad de un enfrentamiento directo entre ambas.

Finalmente, poco después de la muerte de Stalin, en julio de 1953, se firmó elArmisticio en Panmunjong. Se acordó una nueva línea de demarcación que serpentea en torno al paralelo 38º.

La guerra de Corea dio dimensión mundial a la guerra fría y convirtió a Asia en uno de sus escenarios principales. En adelante, conflictos de tipo colonial como la guerra de Indochina, comenzada en 1946 y en la que la guerrilla del Vietminh luchaba contra la potencia colonial francesa, se transformaron en conflictos insertos en la guerra fría.

Estados Unidos, donde el conflicto había alentado la histeria anticomunista orquestada por el senador McCarthy, inició un importante rearme ante el convencimiento del carácter expansionista del comunismo y la evidencia de que los soviéticos poseían la bomba atómica.

Los orígenes del conflicto árabe-israelí

Los antecedentes del contencioso árabe-israelí se remontan a fines del siglo XIX con el nacimiento del movimiento sionista.  El holocausto nazi precipitó la afluencia de judíos a una tierra que había estado poblada durante siglos por árabes palestinos. Dos pueblos competían por el control del territorio de la, en aquel momento, colonia británica de Palestina: 1.250.000 árabes contra 560.000 judíos, venidos en su mayor parte de Europa y, por consecuencia, con un nivel tecnológico y económico más desarrollado.

Tras meses de sangrientos disturbios, la ONU acordó un Plan de Partición de Palestina el 29 de noviembre de 1947. El territorio de Palestina se dividiría en tres partes: un Estado judío, un Estado árabe y Jerusalén, internacionalizada y bajo el control de las Naciones Unidas.

La primera guerra árabe-israelí (1948-1949)

El 14 de mayo de 1948, el líder hebreo Ben Gurion proclamó el nacimiento del Estado de Israel en los territorios que les habían sido adjudicados por la ONU. La reacción árabe fue inmediata, cuando las tropas británicas abandonaron la colonia el 15 de mayo tropas de los estados árabes que circundan a Israel atacaron al recién nacido estado hebreo.

La primera guerra árabe-israelí (mayo 1948-junio 1949) concluyó con la victoria israelí. El nuevo estado judío pasó a ocupar el 78% de la antigua Palestina en lugar del 55% asignado por el reparto de la ONU. Los territorios árabes quedaron que quedaron fuera de su control fueron controlados por los estados árabes vecinos: la franja de Gaza pasó a manos de Egipto y la Cisjordania y la ciudad antigua de Jerusalén quedó en poder del reino de Jordania (la antigua Transjordania). La guerra fue una catástrofe para la población palestina que fue expulsada masivamente de los territorios israelíes y se refugió en los estados vecinos. Los árabes palestinos quedaron como una población sin estado.

 

30 datos, variados, e interesantes.

Arthur Friedenreich, 1925, (Stade Français - C...
Arthur Friedenreich, 1925, (Stade Français – CA Paulistano) (Photo credit: Wikipedia)

 Día de los trabajadores. Se conmemora la huelga de los obreros de Chicago en 1886 para exigir una jornada laboral de ocho horas.

 2  El látigo es el primer objeto creado por el hombre que rompió la barrera del sonido. Su característico chasquido es en realidad una explosión sónica.
 3  El futbolista brasileño Arthur Friedenreich es el que más goles ha marcado. Un total de 1.329.
 4  El primer anuncio que se conoce data de 3000 a. C. Se encontró en las ruinas de Tebas y ofrece una recompensa en monedas de oro a quien atrape a un esclavo fugitivo llamado Shem.
 5  El día de la madre. En 1907, la feminista Ana Jervis propuso organizar un Día  de la Madre. Su iniciativa tuvo eco y en  1914 el presidente Woodrow Wilson  declaró que dicho festejo se celebrara el segundo domingo de mayo. En España se celebra el primer domingo de ese mes.
 6  La nieve es rosa en una zona de las montañas del Colorado. La causa es la presencia de un alga llamada Chlamydomonas nivales.
 7  Los dos primeros años de vida de un perro equivalen biológicamente a quince humanos. A partir del tercero, la equivalencia es de tres.
 8  El veneno más letal es el de la rana dorada (Phillobates terribillis). Tan solo dos centésimas de gramo provocan la parada cardiorespiratoria de un adulto.
 9  Adam Rainer es la única persona que ha sufrido enanismo y gigantismo. A los 21 años solo medía 1,18 m. Pero un tumor en la hipófisis (glándula donde se produce la hormona del crecimiento), hizo que diez años después ya hubiera crecido un metro. Murió en 1955 con una estatura de 2,34 m.
 10  El colibrí es la única ave que vuela hacia atrás.
 11  Aunque se conoce como Mein Kampf (Mi lucha), el nombre del libro escrito por Hitler es Cuatro años de lucha contra la estupidez, las mentiras y la cobardía.
 12  Se dice “levógiro” cuando algo gira en sentido contrario al de las agujas del reloj, y “dextrógiro” cuando gira en el mismo.
 13  Cuando estalló la guerra de secesión americana, el general confederado Robert E. Lee no tenía esclavos, pero el nordista Ulysses Grant, sí.

 14  Un año marciano  dura casi el doble que en la Tierra. El planeta rojo tarda 687 días terrestres en rodear el sol.
 15  El Airbus A380 es el avión comercial más grande del mundo, Tiene capacidad para 850 pasajeros.
 16  La primera transfusión de sangre la realizó en 1667 el doctor francés Jean-Baptiste Denis, quien transfirió un litro de sangre de cordero a un paciente.
 17   La primera multa por exceso de velocidad se le puso en 1902 en Nueva York a Harry Myers, por circular a la velocidad máxima de 20 km/h.
 18 Los leones del circo romano pertenecían a la variedad del Atlas (Panthera leo leo). El cabello les cubría la mitad del cuerpo y en libertad se extinguieron en 1920.
 19  Las primeras películas porno españolas las rodaron en Barcelona en los años 20 los hermanos Baños por encargo del Conde de Romanones, para el rey Alfonso XIII.
 20  El olivo más antiguo es el Besavi. Se encuentra en Lleida y tiene casi 2.000 años.
 21 El grito de Godzilla es en realidad el chirrido de la puerta del estudio donde se rodó.
 22  Los gatos ronronean casi 26 veces por minuto.
 23  A 1816 se lo conoce como el año sin primavera ni verano, debido a sus constantes inclemencias.
 24  Onicófago es el nombre que recibe quien se come las uñas.
 25  En Nueva York hay una réplica de La Giralda de Sevilla. Fue construida en 1890 por el arquitecto Charles McKim.
 26  El llamado Árbol de Teneré es la única planta existente en una región del Sáhara de 400 km2.
 27 La medusa Melena de León Ártica (Cyanea capillata) es más grande que una ballena. Puede medir 36 m de largo y alcanzar un diámetro de 2,3 m.
 28 El celibato sacerdotal no fue obligatorio en la Iglesia católica hasta el Concilio de Letrán, en 1123.
 29  Se han encontrado en Turquía las ruinas de cinco ciudades llamadas Troya. Según los historiadores, la tercera de ellas es la que corresponde al relato de Homero.
 30  John Henry George Lee (1864-1945) fue un reo británico que se hizo célebre porque le intentaron ahorcar tres veces. Pero sobrevivió a las tres debido a que una serie de fortuitos accidentes hicieron que la horca no funcionase.
 31  La palabra millón no comenzó a usarse hasta el año 1300 de nuestra era. Antes se utilizaba el término griego miríada, que quería decir diez mil unidades.

Fidel Castro Ruz:La marcha hacia el abismo

La primera boma termonuclear francesa explotó el 24 de agosto de 1968 a 600 metros bajo tierra de Fangataufa, una isla del Pacífico, era una bomba 130 veces más poderosa que Little Boy, la bomba atómica lanzada en 1945 sobre Hiroshima. Si hay que comparar debemos precisar que las actuales bombas H son al menos mil veces más fuertes en potencia que una bomba A.
No es cuestión de optimismo o pesimismo, saber o ignorar cosas elementales, ser responsables o no de los acontecimientos. Los que pretenden considerarse políticos debieran ser lanzados al basurero de la historia cuando, como es norma, en esa actividad ignoran todo o casi todo lo que se relaciona con ella.
No hablo por supuesto de los que a lo largo de varios milenios convirtieron los asuntos públicos en instrumentos de poder y riquezas para las clases privilegiadas, actividad en la que verdaderos récords de crueldad han sido impuestos durante los últimos ocho o diez mil años sobre los que se tienen vestigios ciertos de la conducta social de nuestra especie, cuya existencia como seres pensantes, según los científicos, apenas rebasa los 180 mil años.
No es mi propósito enfrascarme en tales temas que seguramente aburrirían a casi el ciento por ciento de las personas continuamente bombardeadas con noticias a través de medios, que van desde la palabra escrita hasta las imágenes tridimensionales que comienzan a exhibirse en costosos cines, y no está lejano el día en que también predominen en la ya de por sí fabulosas imágenes de la televisión. No es casual que la llamada industria de la recreación tenga su sede en el corazón del imperio que a todos tiraniza.
Lo que pretendo es situarme en el punto de partida actual de nuestra especie para hablar de la marcha hacia el abismo. Podría incluso hablar de una marcha “inexorable” y estaría seguramente más cerca de la realidad. La idea de un juicio final está implícita en las doctrinas religiosas más extendidas entre los habitantes del planeta, sin que nadie las califique por ello de pesimistas. Considero, por el contrario, deber elemental de todas las personas serias y cuerdas, que son millones, luchar para posponer y, tal vez impedir, ese dramático y cercano acontecimiento en el mundo actual.
Numerosos peligros nos amenazan, pero dos de ellos, la guerra nuclear y el cambio climático, son decisivos y ambos están cada vez más lejos de aproximarse a una solución.
La palabrería demagógica, las declaraciones y los discursos de la tiranía impuesta al mundo por Estados Unidos y sus poderosos e incondicionales aliados, en ambos temas, no admiten la menor duda al respecto.
El primero de enero de 2012, año nuevo occidental y cristiano, coincide con el aniversario del triunfo de la Revolución en Cuba y el año en que se cumple el 50 Aniversario de la Crisis de Octubre de 1962, que puso al mundo al borde de la guerra mundial nuclear, lo que me obliga a escribir estas líneas.
Carecerían de sentido mis palabras si tuviesen como objetivo imputar alguna culpa al pueblo norteamericano, o al de cualquier otro país aliado de Estados Unidos en la insólita aventura; ellos, como los demás pueblos del mundo, serían las víctimas inevitables de la tragedia. Hechos recientes ocurridos en Europa y otros puntos muestran las indignaciones masivas de aquellos a los que el desempleo, la carestía, las reducciones de sus ingresos, las deudas, la discriminación, las mentiras y la politiquería, conducen a las protestas y a las brutales represiones de los guardianes del orden establecido.
Con frecuencia creciente se habla de tecnologías militares que afectan la totalidad del planeta, único satélite habitable conocido a cientos de años luz de otro que tal vez resulte adecuado si nos movemos a la velocidad de la luz, trescientos mil kilómetros por segundo.
No debemos ignorar que si nuestra maravillosa especie pensante desapareciera transcurrirían muchos millones de años antes de que surja nuevamente otra capaz de pensar, en virtud de los principios naturales que rigen como consecuencia de la evolución de las especies, descubierta por Darwin en 1859 y que hoy reconocen todos los científicos serios, creyentes o no creyentes.
Ninguna otra época de la historia del hombre conoció los actuales peligros que afronta la humanidad. Personas como yo, con 85 años cumplidos, habíamos arribado a los 18 con el título de bachiller antes de que concluyera la elaboración de la primera bomba atómica.
Hoy los artefactos de ese carácter listos para su empleo ─incomparablemente más poderosos que los que produjeron el calor del sol sobre las ciudades de Hiroshima y Nagasaki─ suman miles.
Las armas de ese tipo que se guardan adicionalmente en los depósitos, añadidas a las ya desplegadas en virtud de acuerdos, alcanzan cifras que superan los veinte mil proyectiles nucleares.
El empleo de apenas un centenar de esas armas sería suficiente para crear un invierno nuclear que provocaría una muerte espantosa en breve tiempo a todos los seres humanos que habitan el planeta, como ha explicado brillantemente y con datos computarizados el científico norteamericano y profesor de la Universidad de Rutgers, New Jersey, Alan Robock.
Los que acostumbran a leer las noticias y análisis internacionales serios, conocen cómo los riesgos del estallido de una guerra con empleo de armas nucleares se incrementan a medida que la tensión crece en el Cercano Oriente, donde en manos del gobierno israelita se acumulan cientos de armas nucleares en plena disposición combativa, y cuyo carácter de fuerte potencia nuclear ni se admite ni se niega. Crece igualmente la tensión en torno a Rusia, país de incuestionable capacidad de respuesta, amenazada por un supuesto escudo nuclear europeo.
Mueve a risas la afirmación yanki de que el escudo nuclear europeo es para proteger también a Rusia de Irán y Corea del Norte. Tan endeble es la posición yanqui en este delicado asunto, que su aliado Israel ni siquiera se toma la molestia de garantizar consultas previas sobre medidas que puedan desatar la guerra.
La humanidad, en cambio, no goza de garantía alguna. El espacio cósmico, en las proximidades de nuestro planeta, está saturado de satélites de Estados Unidos destinados a espiar lo que ocurre hasta en las azoteas de las viviendas de cualquier nación del mundo. La vida y costumbres de cada persona o familia pasó a ser objeto de espionaje; la escucha de cientos de millones de celulares, y el tema de las conversaciones que aborde cualquier usuario en cualquier parte del mundo deja de ser privado para convertirse en material de información para los servicios secretos de Estados Unidos.
Ese es el derecho que va quedando a los ciudadanos de nuestro mundo en virtud de los actos de un gobierno cuya constitución, aprobada en el Congreso de Filadelfia en 1776, establecía que todavía los hombres nacían libres e iguales y a todos les concedía el Creador determinados derechos, de los cuales no les quedan ya, ni a los propios norteamericanos ni a ciudadano alguno del mundo siquiera el de comunicar por teléfono a familiares y amigos sus sentimientos más íntimos.
La guerra, sin embargo, es una tragedia que puede ocurrir, y es muy probable que ocurra; más, si la humanidad fuese capaz de retrasarla un tiempo indefinido, otro hecho igualmente dramático está ocurriendo ya con creciente ritmo: el cambio climático. Me limitaré a señalar lo que eminentes científicos y expositores de relieve mundial han explicado a través de documentos y filmes que nadie cuestiona.
Es bien conocido que el gobierno de Estados Unidos se opuso a los acuerdos de Kyoto sobre el medio ambiente, una línea de conducta que ni siquiera concilió con sus más cercanos aliados, cuyos territorios sufrirían tremendamente y algunos de los cuales, como Holanda, desaparecerían casi por entero.
El planeta marcha hoy sin política sobre este grave problema, mientras los niveles del mar se elevan, las enormes capas de hielo que cubren la Antártida y Groenlandia, donde se acumula más del 90% del agua dulce del mundo, se derriten con creciente ritmo, y ya la humanidad, el pasado 30 de noviembre de 2011, alcanzó oficialmente la cifra de 7 mil millones de habitantes que en las áreas más pobres del mundo crece de forma sostenida e inevitable. ¿Es que acaso los que se han dedicado a bombardear países y matar millones de personas durante los últimos 50 años se pueden preocupar por el destino de los demás pueblos?
Estados Unidos es hoy no solo el promotor de esas guerras, sino también el mayor productor y exportador de armas en el mundo.
Como es conocido, ese poderoso país ha suscrito un convenio para suministrar 60 mil millones de dólares en los próximos años al reino de Arabia Saudita, donde las transnacionales de Estados Unidos y sus aliados extraen cada día 10 millones de barriles de petróleo ligero, es decir, mil millones de dólares en combustible. ¿Qué será de ese país y de la región cuando esas reservas de energía se agoten? No es posible que nuestro mundo globalizado acepte sin chistar el colosal derroche de recursos energéticos que la naturaleza tardó cientos de millones de años en crear, y cuya dilapidación encarece los costos esenciales. No sería en absoluto digno del carácter inteligente atribuido a nuestra especie.
En los últimos 12 meses tal situación se agravó considerablemente a partir de nuevos avances tecnológicos que, lejos de aliviar la tragedia proveniente del derroche de los combustibles fósiles, la agrava considerablemente.
Científicos e investigadores de prestigio mundial venían señalando las consecuencias dramáticas del cambio climático.
En un excelente documental fílmico del director francés Yann Arthus-Bertrand, titulado Home, y elaborado con la colaboración de prestigiosas y bien informadas personalidades internacionales, publicado a mediados del año 2009, este advirtió al mundo con datos irrebatibles lo que estaba ocurriendo. Con sólidos argumentos exponía las consecuencias nefastas de consumir, en menos de dos siglos, los recursos energéticos creados por la naturaleza en cientos de millones de años; pero lo peor no era el colosal derroche, sino las consecuencias suicidas que para la especie humana tendría. Refiriéndose a la propia existencia de la vida, le reprochaba a la especie humana: “…Te beneficias de un fabuloso legado de 4 000 millones de años suministrado por la Tierra. Solamente tienes 200 000 años, pero ya has cambiado la faz del mundo.”
No culpaba ni podía culpar a nadie hasta ese minuto, señalaba simplemente una realidad objetiva. Sin embargo, hoy tenemos que culparnos todos de que lo sepamos y nada hagamos por tratar de remediarlo.
En sus imágenes y conceptos, los autores de esa obra incluyen memorias, datos e ideas que estamos en el deber de conocer y tomar en cuenta.
En meses recientes, otro fabuloso material fílmico exhibido fue Océanos, elaborado por dos realizadores franceses, considerado el mejor film del año en Cuba; tal vez, a mi juicio, el mejor de esta época.
Es un material que asombra por la precisión y belleza de las imágenes nunca antes filmadas por cámara alguna: 8 años y 50 millones de euros fueron invertidos en ella. La humanidad tendrá que agradecer esa prueba de la forma en que se expresan los principios de la naturaleza adulterados por el hombre. Los actores no son seres humanos: son los pobladores de los mares del mundo. ¡Un Oscar para ellos!
Lo que motivó para mí el deber de escribir estas líneas no surgió de los hechos referidos hasta aquí, que de una forma u otra he comentado anteriormente, sino de otros que, manejados por intereses de las transnacionales, han estado saliendo a la luz dosificadamente en los últimos meses y sirven a mi juicio como prueba definitiva de la confusión y el caos político que impera en el mundo.
Hace apenas unos meses leí por primera vez algunas noticias sobre la existencia del gas de esquisto. Se afirmaba que Estados Unidos disponía de reservas para suplir sus necesidades de este combustible durante 100 años. Como dispongo en la actualidad de tiempo para indagar sobre temas políticos, económicos y científicos que pueden ser realmente útiles a nuestros pueblos, me comuniqué discretamente con varias personas que residen en Cuba o en el exterior de nuestro país. Curiosamente, ninguna de ellas había escuchado una palabra sobre el asunto. No era desde luego la primera vez que eso sucedía. Uno se asombra de hechos importantes de por sí que se ocultan en un verdadero mar de informaciones, mezcladas con cientos o miles de noticias que circulan por el planeta.
Persistí, no obstante, en mi interés sobre el tema. Han transcurrido solo varios meses y el gas de esquisto no es ya noticia. En vísperas del nuevo año se conocían ya suficientes datos para ver con toda claridad la marcha inexorable del mundo hacia el abismo, amenazado por riesgos tan extremadamente graves como la guerra nuclear y el cambio climático. Del primero, ya hablé; del segundo, en aras de la brevedad, me limitaré a exponer datos conocidos y algunos por conocer que ningún cuadro político o persona sensata debe ignorar.
No vacilo en afirmar que observo ambos hechos con la serenidad de los años vividos, en esta espectacular fase de la historia humana, que han contribuido a la educación de nuestro pueblo valiente y heroico.
El gas se mide en TCF, los cuales pueden referirse a pies cúbicos o metros cúbicos ─no siempre se explica si se trata de uno o de otro─ depende del sistema de medidas que se aplique en un determinado país. Por otro lado, cuando se habla de billones suelen referirse al billón español que significa un millón de millones; tal cifra en inglés se califica como trillón lo cual debe tenerse en cuenta cuando se analizan las referidas al gas que suelen ser voluminosas. Trataré de señalarlo cuando sea necesario.
El analista norteamericano Daniel Yergin, autor de un voluminoso clásico de historia del petróleo afirmó, según la agencia de noticias IPS, que ya un tercio de todo el gas que se produce en Estados Unidos es gas de esquisto.
“…la explotación de una plataforma con seis pozos puede consumir 170.000 metros cúbicos de agua e incluso provocar efectos dañinos como influir en movimientos sísmicos, contaminar aguas subterráneas y superficiales, y afectar el paisaje.”
El grupo británico BP informa por su parte que “Las reservas probadas de gas convencional o tradicional en el planeta suman 6.608 billones -millón de millones- de pies cúbicos, unos 187 billones de metros cúbicos, […] y los depósitos más grandes están en Rusia (1.580 TCF), Irán (1.045), Qatar (894), y Arabia Saudita y Turkmenistán, con 283 TCF cada uno”. Se trata del gas que se venía produciendo y comercializando.
“Un estudio de la EIA -una agencia gubernamental de Estados Unidos sobre energía- publicado en abril de 2011 encontró prácticamente el mismo volumen (6.620 TCF o 187,4 billones de metros cúbicos) de shale gas recuperable en apenas 32 países, y los gigantes son: China (1.275 TCF), Estados Unidos (862), Argentina (774), México (681), Sudáfrica (485) y Australia (396 TCF)”. Shale gas es gas de esquisto. Obsérvese que de acuerdo a lo que se conoce Argentina y México poseen casi tanto como Estados Unidos. China, con los mayores yacimientos, posee reservas que equivalen a casi el doble de aquellos y un 40% más que Estados Unidos.
“…países secularmente dependientes de proveedores extranjeros contarían con una ingente base de recursos en relación con su consumo, como Francia y Polonia, que importan 98 y 64 por ciento, respectivamente, del gas que consumen, y que tendrían en rocas de esquistos o lutitas reservas superiores a 180 TCF cada uno”.
“Para extraerlo de las lutitas -señala IPS- se apela a un método bautizado ‘fracking’ (fractura hidráulica), con la inyección de grandes cantidades de agua más arenas y aditivos químicos. La huella de carbono (proporción de dióxido de carbono que libera a la atmósfera) es mucho mayor que la generada con la producción de gas convencional.
“Como se trata de bombardear capas de la corteza terrestre con agua y otras sustancias, se incrementa el riesgo de dañar subsuelo, suelos, napas hídricas subterráneas y superficiales, el paisaje y las vías de comunicación si las instalaciones para extraer y transportar la nueva riqueza presentan defectos o errores de manejo.”
Baste señalar que entre las numerosas sustancias químicas que se inyectan con el agua para extraer este gas se encuentran el benceno y el tolueno, que son sustancias terriblemente cancerígenas
La experta Lourdes Melgar, del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, opina que:
“‘Es una tecnología que genera mucho debate y son recursos ubicados en zonas donde no hay agua’…”.
“Las lutitas gasíferas -expresa IPS- son canteras de hidrocarburos no convencionales, encalladas en rocas que las guarecen, por lo que se aplica la fractura hidráulica (conocida en inglés como ‘fracking’) para liberarlas a gran escala.”
“La generación de gas shale involucra altos volúmenes de agua y la excavación y fractura generan grandes cantidades de residuos líquidos, que pueden contener químicos disueltos y otros contaminantes que requieren tratamiento antes de su desecho.”
“La producción de esquisto saltó de 11.037 millones de metros cúbicos en 2000 a 135.840 millones en 2010. En caso de seguir a este ritmo la expansión, en 2035 llegará a cubrir 45 por ciento de la demanda de gas general, según la EIA.
“Investigaciones científicas recientes han alertado del perfil ambiental negativo del gas lutita.
“Los académicos Robert Howarth, Renee Santoro y Anthony Ingraffea, de la estadounidense Universidad de Cornell, concluyeron que ese hidrocarburo es más contaminante que el petróleo y el gas, según su estudio ‘Metano y la huella de gases de efecto invernadero del gas natural proveniente de formaciones de shale’, difundido en abril pasado en la revista Climatic Change.
“‘La huella carbónica es mayor que la del gas convencional o el petróleo, vistos en cualquier horizonte temporal, pero particularmente en un lapso de 20 años. Comparada con el carbón, es al menos 20 por ciento mayor y tal vez más del doble en 20 años’, resaltó el informe.”
“El metano es uno de los gases de efecto invernadero más contaminantes, responsables del aumento de la temperatura del planeta.”
“‘En áreas activas de extracción (uno o más pozos en un kilómetro), las concentraciones promedio y máximas de metano en pozos de agua potable se incrementaron con proximidad al pozo gasífero más cercano y fueron un peligro de explosión potencial’, cita el texto escrito por Stephen Osborn, Avner Vengosh, Nathaniel Warner y Robert Jackson, de la estatal Universidad de Duke.
“Estos indicadores cuestionan el argumento de la industria de que el esquisto puede sustituir al carbón en la generación eléctrica y, por lo tanto, un recurso para mitigar el cambio climático.
“‘Es una aventura demasiado prematura y riesgosa’.”
“En abril de 2010, el Departamento de Estado de Estados Unidos puso en marcha la Iniciativa Global de Gas Shale para ayudar a los países que buscan aprovechar ese recurso para identificarlo y desarrollarlo, con un eventual beneficio económico para las transnacionales de esa nación.”
He sido inevitablemente extenso, no tenía otra opción. Redacto estas líneas para el sitio web Cubadebate y para Telesur, una de las emisoras de noticias más serias y honestas de nuestro sufrido mundo.
Para abordar el tema dejé transcurrir los días festivos del viejo y el nuevo año.
       
Fuente: Fidel Castro Ruz / Cubadebate, 5 de enero de 2012.
Ex presidente de Cuba. Comandante en jefe de la Revolución.
Neocolonialismo militar occidental
Reflexiones del compañero Fidel
Emplazamiento al Presidente de Estados Unidos
Reflexiones de Fidel Castro Ruz

 

Entrevista a Mónica Baltodano, la que fuera comandante del Frente Sandinista de Liberación Nacional

ARDE Frente Sur Commandos take a smoke break a...
ARDE Frente Sur Commandos take a smoke break after routing FSLN base at El Serrano. Southeast Nicaragua 1987. (Photo credit: Wikipedia)

“Es necesario que la educación construya personas capaces de ser actores de la propia transformación”

Mónica Baltodano fue comandante del Frente Sandinista de Liberación Nacional. Participó en la lucha revolucionaria contra la dictadura somocista desde la ofensiva de 1974. Posteriormente, triunfante la revolución, asumió cargos de responsabilidad en el área educativa del gobierno del FSLN. Tras romper con la jefatura de Daniel Ortega en el año 2000, ahora está en Asturies para participar en las jornadas de sensibilización Sur-Norte de Soldepaz-Pachakuti.

Nos encontramos con Baltodano en un hotel de Xixón. Su hablar es pausado y conciso. Se notan los años de pedagogía revolucionaria, algo de lo que no reniega. La primera pregunta es obligada:

¿Qué queda hoy en Nicaragua del triunfo sandinista del año 79?

“Con la revolución se terminó con una dictadura que tenía 40 años de historia. Lamentablemente coincidió en el tiempo con la llegada al poder de las fuerzas políticas más conservadoras de la historia de los Estados Unidos, lideradas por Ronald Reagan y sus neoconservadores, sufrimos nuevamente la intervención, esta vez indirecta, de nuestro vecino del norte. Pero la revolución dio sus frutos: se intentaron una serie de transformaciones en la educación, la reforma agraria, se hizo una nueva Constitución, se construyó un nuevo Ejército, se creó por primera vez una Policía separada del Ejército, se desarrollaron la educación y la sanidad. Ahora se han revertido muchas de esas transformaciones. Del año 90 [cuando el Frente Sandinista fue derrotado electoralmente por una coalición conservadora, UNO, liderada por Violeta Chamorro] al 2006 se implantaron todas las políticas de libre mercado, neoliberalismo, se privatizaron los sectores estratégicos, se reconcentró la riqueza… Con la vuelta al poder de los sandinistas en 2007 se creó la falsa expectativa de que se daría continuidad a la revolución, pero eso fue un engaño. Las políticas económicas son las mismas [que con Chamorro]. Hoy en día se fortalece el capitalismo, se gobierna en franca armonía con el FMI y el Banco Mundial, porque una parte de esa fuerza protagonista de la revolución se reconvirtieron a neocapitalistas. ¿Qué queda? Pues queda un pueblo ahí, con una cierta consciencia de que puede cambiar las cosas. En el sustrato de su consciencia está aquello que nos enseñó Sandino”.

La historia suena demasiado parecida a la evolución del socialismo en el Estado español como para no preguntarle por el símil, pero lo rechaza:

“Cada país tiene sus propias realidades y particularidades, y la situación de nuestra lucha insurreccional no tuvo mucho que ver con el triunfo del PSOE en los años 80” dice. “Sin embargo, cuestiones comunes como la pobreza, la falta de empleo, de vivienda, la exclusión, son resultado de un régimen de apropiación privada de los medios de producción. El capitalismo tiene capacidad para reacomodarse, aunque esté dando señales de inviabilidad, por eso muchas fuerzas que llegan al poder con planteamientos de cambio, acaban siendo subsumidas por el régimen, y aunque digan que están haciendo otra cosa, al final están desarrollando administrando políticas de economía mercantil, y la economía mercantil siempre dará como resultado que unos se apropian de la riqueza y otros la producen y se quedan sin nada. Ese es el problema común de nuestras realidades: ustedes están siendo víctimas del capitalismo en su fase más brutal, la de la acumulación financiera; la crisis que están viviendo es el resultado de que ya ni siquiera hay producción material, sino que es una producción de papel, de capital ficticio, generado en la esfera de las finanzas. Al final ustedes y nosotros somos víctimas de un mismo régimen, mercantil, liberal, para el que no hay solución intermedia, sólo una radical, y a eso es a lo que nos deberíamos abocar, a cómo construir el nuevo proyecto histórico de las mayorías.”

Mónica Baltodano era una de esos miles de jóvenes nicaragüenses (muchos de ellos adolescentes) que durante los años 70 participaron en socavar una dictadura familiar respaldado por los Estados Unidos. Con 20 años participó en la ofensiva guerrillera en las áreas urbanas del norte, fue detenida y torturada. Un movimiento insurreccional que lideró el FSLN “pero el pueblo nicaragüense fue el que consiguió el triunfo. No fue una victoria militarista: las huelgas de muchísimos sectores, las luchas estudiantiles, de los obreros, fueron preparando el camino para las insurrecciones que se dieron y en las que participó el Frente”. Posteriormente desempeñó puestos de responsabilidad en el gobierno revolucionario, Viceministra de la Presidencia y ministra de Asuntos Regionales. Uno de sus principales campos de trabajo fue la educación, y por ello participa en las jornadas organizadas por Pachakuti: “No hay posibilidad de superar la pobreza y la exclusión sin acceso de la gente al conocimiento. Es necesario que la educación construya sujeto, personas conscientes capaces de ser actores de la propia transformación, no simples objetos de la educación. Sin embargo, ahora se cierran las carreras de Humanidades, todo va encaminado a producir el material humano para desarrollar la economía de mercado. Ya no cuestión de que la gente pueda ir o no a la escuela y la universidad, sino de que vayan a la universidad para constituirse en sujetos de su propia educación”.

Educación que, en el caso nicaragüense, tuvo principalmente a las mujeres como agentes protagonistas de sus campañas de alfabetización y de generalización de los estudios. Fueron las mujeres también las que constituyeron un movimiento autónomo que plantó cara a los desmanes de la jefatura orteguista y que siempre se mostró insumiso a los intentos por acallarlo.

“Uno de los logros de la revolución sandinista fue dar herramientas a las mujeres nicaragüenses de todos los estratos sociales para sentirse actores de las transformaciones que se estaban dando en el conjunto de la sociedad. De eso queda bastante, organizaciones que siguen luchando por la equidad, por la inclusión social, y tal vez por eso son las mujeres uno de los sectores que más se han resistido a la decadencia del actual Frente Sandinista. Por ejemplo, en el año 2006 esta fuerza, que se dice revolucionaria, dio sus votos en el Parlamento para criminalizar el aborto terapéutico, una conquista que tenía su origen hace más de 100 años, en el siglo XIX”.

Preguntada por el nuevo y arrollador triunfo del Frente Sandinista en las pasadas elecciones municipales, relativiza la importancia a la victoria.

“Desde el año 2000, cuando yo rompí con la jefatura del Frente, se hizo una reforma constitucional entre Daniel Ortega y Arnoldo Alemán, para repartirse el control absoluto de los mecanismos institucionales. Tienen un control absoluto sobre los poderes legislativo, ejecutivo y judicial. También controlan el aparato electoral. Ahora misma no son unas elecciones transparentes. En las elecciones de 2008 y 2011 hubo fraude. Yo soy parte del 60% que no fue a votar. Mientras no replanteemos las reglas del juego, no tiene sentido seguir participando del juego electoral. La izquierda vuelve a estar proscrita como en la dictadura somocista. Para que la izquierda pueda ir a las elecciones, tiene que ir en coalición con alguna fuerza de la derecha. Rescate del Sandinismo nos negamos a coaligarnos a ninguna fuerza conservadora para poder participar en las elecciones y legitimar un juego en el que realmente no hay democracia”.

Le pedimos, para terminar, que escoja una imagen o momento de sus años de lucha.

“Lo más hermoso del triunfo de la revolución fue cómo la gente asumió que para acabar con la dictadura tenía que actuar, ser protagonista. Fue un pueblo actuando, impulsando por una vanguardia, pero fue un pueblo que se sintió actor de su propia determinación”.

Precisamente para dar otra versión de aquellos días y contrarrestar la versión oficialista del proceso revolucionario, que personaliza en la figura de Daniel Ortega gran parte de los méritos del triunfo, Baltodano está escribiendo una magna obra, de la que hasta el momento ha publicado tres volúmenes, pormenorizando las fases de la derrota somocista y el gobierno del FSLN, titulada Memorias de la lucha sandinista.

Fuente: http://www.diagonalperiodico.net/Monica-Baltodano-Es-necesario-que.html

Vigencia del pensamiento de Juan Bosch

Vigencia del  pensamiento de Juan Bosch

James D. Cockcroft

Quisiera comenzar mi apreciación del pensamiento de Juan Bosch con dos citas de poetas bien conocidos en Nuestra América, como la llama José Martí. Estas líneas de poesía tienen que ver con el ideario y la praxis de Juan Bosch.

La primera cita es del poeta salvadoreño Roque Dalton: “Los muertos están cada día más indóciles”. Así es hoy, y se manifiesta en las luchas e insurrecciones populares de los movimientos sociales. Juan Bosch está más indócil que nunca, y su pensamiento es aún más relevante que antes.

La segunda cita es del poema “Homenaje a Clase Media” por el recién fallecido poeta uruguayo Mario Benedetti, ¡presente!

Clase media, Media rica, Medio culta

Entre lo que cree ser y lo que es

media una distancia medio grande

Desde el medio mira medio mal
a los negritos, a los ricos, a los sabios
a los locos, a los pobres

Si escucha a un Hitler medio le gusta
y si habla un Che medio también…

Así, medio rabiosa se lamenta (a medias)
de ser el medio del que comen otros
a quienes no alcanza a entender
ni medio

En varios escritos de Bosch como “Crisis de la democracia de América en la República Dominicana”, “Composición social dominicana”, “Clases sociales en República Dominicana” y “La pequeña burguesía en la historia de la República Dominicana”, se ve la vigencia de su análisis de las clases medias que profundizan y dan sustancia a la perspicacia graciosa de Benedetti. Ni Bosch ni Benedetti tuvieron ilusiones en cuanto al carácter confiable de aquellas clases intermedias tan confundidas y oportunistas, ubicadas entre las dos grandes fuerzas de la historia moderna, el proletariado y la burguesía… y siguiendo los más poderosos en cada momento.

Poco después de la ocupación militar estadounidense y la heroica resistencia del pueblo dominicano en 1965, Bosch introdujo varios conceptos originales en el análisis de los problemas de la economía, política y desarrollo de Nuestra América que nos quedan hoy día como valiosísimas herramientas. Algunos fueron y siguen siendo controversiales. Dos de éstos fueron “la dictadura con respaldo popular” y “el Pentagonismo, sustituto del imperialismo.”

A mucha gente, la palabra “dictadura” le puede resultar chocante, pero cuando se le explica en el contexto de lucha de clases comienza tener cierto sentido. “Dictadura con respaldo popular” se hace eco de la frase de Marx y Engels “dictadura del proletariado”. De la misma manera surge como una respuesta necesaria al conflicto de las dos grandes clases sociales del sistema capitalista, en el cual la dictadura de la burguesía o “la oligarquía” apoyada por sus aliados extranjeros debe ser tumbada por las clases populares y en un período de tiempo reemplazada por una “dictadura” popular para defender la victoria del pueblo contra los ya “ex dictadores”.

Bosch creyó en la democracia, pero una democracia verdadera con justicia económica y social. Su propia experiencia política le enseñó que los trujillistas y neo trujillistas, la oligarquía dominicana, y su aliado principal del norte, es decir, el imperialismo yanqui, prohibían una transición democrática hacia una verdadera democracia. Para “democratizar la democracia,” una creciente demanda de los movimientos sociales hoy por hoy, hay que establecer suficiente poder popular para vencer al enemigo y transformar la sociedad. Ese fue el contexto que confrontaba Bosch cuando elaboró su idea de una “dictadura con respaldo popular”.

A la vez, Bosch entendió y escribió bien (por ejemplo en su obra “El Estado, sus orígenes y desarrollo”) del papel del Estado en todos aspectos de la lucha de clases. El Estado siempre representa los intereses de la clase dominante. Por eso, si las fuerzas populares conquistaran el poder del Estado habría que fortalecer ese poder en el interés de las grandes masas. Ese fortalecimiento es necesario para democratizar la limitada democracia anterior, a través de la introducción del poder popular, la llamada “democracia participativa”.

Por un lado, una fuerte defensa del pueblo y sus intereses por parte del Estado (“dictadura”), y por otro lado, una creciente participación popular y servicio del Estado al pueblo, o sea “respaldo popular”. Bosch, como Hugo Chávez, Evo Morales y otros pensadores contemporáneos, se dio cuenta de que todo esto no se podría lograr sin la introducción de profundos cambios económicos y culturales, o sea un nuevo sistema no capitalista, un socialismo democrático y humanista, entendido e implementado en formas apropiadas de cada sociedad o nación.

La experiencia política y la evolución ideológica de Juan Bosch le llevaron a estudiar aún más los pensamientos de grandes intelectuales de Nuestra América y, desde luego, el marxismo. La Revolución Cubana y las ideas de Fidel Castro le inspiraron. Terminó su gran obra “De Cristóbal Colón a Fidel Castro. El Caribe, frontera imperial” con el pronunciamiento de la ruptura de la frontera imperial estadounidense con la victoria del pueblo cubano en Playa Girón el 19 de abril de 1961 y el comienzo de una “etapa de luchas más duras, más desenfrenadas”. En la opinión de su nieto José Stefan Bosch, respondiendo a una pregunta en este salón ayer, Don Juan perdió cualquier restante esperanza por una democracia dentro del capitalismo y un camino pacífico y electoral a la democracia en 1973, después del golpe militar en Chile que mató o hizo desaparecer a miles de personas y produjo el asesinato del “compañero Presidente” Salvador Allende, cuyo centenario honramos el año pasado.

Su aprendizaje del imperialismo, que vivió en su propia sangre, le condujo a introducir el concepto “el Pentagonismo, sustituto del imperialismo.” Otra vez un concepto chocante. Y otra vez da en el blanco, porque fue y es precisamente la poderosa y bien financiada máquina de guerra del Pentágono de Estados Unidos la que ha estado bloqueando la democracia en Nuestra América durante más de medio siglo de invasiones y guerras sucias que no han terminado y ahora se extienden a todo el globo en un auténtico proceso de globalización del Plan Cóndor. La prueba de la vigencia de este nuevo y original énfasis boschiano del papel del Pentágono en el desarrollo del imperialismo contemporáneo es bastante evidente en las recientes guerras de “shock and awe”.

Debo aprovechar la oportunidad de publicar esta ponencia en un libro planeado por la Comisión Nacional Centenario Juan Bosch para hacer hincapié en el significado del golpe militar en Honduras que ocurrió durante la mañanita del día después de la ponencia, el 28 de junio de 2009. El golpe, una gravísima amenaza a toda Nuestra América, fue infelizmente una prueba más de lo apropiado del concepto boschiano “el Pentagonismo”. He escrito en otros lugares de aquel golpe y de la historia de Honduras, un país conocido desde el decenio de 1980 como “una república del Pentágono”. [1]

Claro que el imperialismo tiene muchas formas y combinaciones de formas de operación, como hemos visto en los últimos días cuando el gobierno estadounidense presionó a los presidentes de un centenar de naciones para que no asistieran a una conferencia de prensa de la ONU programada para el fin del mes en Nueva York. En la conferencia de prensa habría sido presentado y discutido un plan alternativo a lo del G-20 para manejar y resolver la crisis económica mundial. El documento de parte de 120 naciones fue preparado por muy distinguidos expertos bajo el mandato del presidente de la Asamblea General, Miguel d’Escoto. Se dice que Hugo Chávez fue el único presidente que aceptó la invitación a Nueva York.

Lo que sostiene estas formas y combinaciones de formas del imperialismo yanqui en nuestra época, desde tales presiones “diplomáticas” hasta incidentes del “golpismo” militar o electoral, es precisamente el poder militar, o sea el Pentagonismo, sin el cual ningún esfuerzo imperialista podría dar resultado. El imperialismo estadounidense sigue más bélico e intervencionista que nunca. La amenaza militar ha crecido mucho. Se manifiesta en el envío de la Cuarta Flotilla a las aguas latinoamericanas y el presupuesto reciente del Pentágono de 46 millones de dólares para el desarrollo de la base militar en Palanquero, Colombia, para “operaciones de contingencia” en América Central y Sudamérica. Así que se puede resumir el Pentagonismo actual como militarización y guerras sin fin, más destructivas que  cuando Don Juan lanzó su conceptualización.

Cómo otros ponentes en esta celebración del centenario de Juan Bosch han explicado bien, Don Juan fue muy martiano y bolivariano. Fue patriota en el sentido martiano. Es decir, defendió la patria como defensor de la humanidad y toda Nuestra América, como lo hacen los Cinco héroes cubanos secuestrados hace 11 años y encarcelados y torturados en las cárceles estadounidenses. [2]

Bosch fue internacionalista. Como Simón Bolívar, José Martí y Ernesto “Che” Guevara, pasó tiempo en varios países de Nuestra América y consagró su vida a la batalla contra la dominación de Estados Unidos. Llevó sus excepcionales talentos literarios e intelectuales al mundo político en una lucha por la liberación de su país. Trató de educar a su pueblo.

Durante este encuentro hemos hablado mucho de la ética y su valor en la política, de cómo Don Juan lo personificó en su vida. Se destaca la manera en que Don Juan practicó ciertos principios martianos, por ejemplo:

·         Comportarse a favor del respeto de los principios éticos y la justicia social

·         Ser honesto consigo mismo y siempre decir la verdad a los pueblos y sus vecinos

·         No temer en buscar la utopía universal del hombre (se dice que Don Juan leyó 21 veces El Quijote de Cervantes)

·         Ser políticamente activista, aprendiendo a “convertir los reveses en fortuna”

·         Arraigar el corazón en la patria que es la humanidad

·         Defender la soberanía nacional, siempre consultando, antes de todo, el interés humano

·         Entender las amenazas desde el imperio del Norte y dedicar la vida a vencerlas

·         Reconocer que “trincheras de ideas valen más que trincheras de piedra”

Bosch dijo “Si no llego a ver por mí mismo la liberación de este pueblo, la veré a través de mis ideas”. Para honrar ese sentimiento, debo concluir esta ponencia insistiendo en que, como he dicho frecuentemente en Cuba en cuanto a Che Guevara, para ganar las batallas de ideas y la liberación de nuestros pueblos hay que enseñar a nuestras juventudes las ideas de sus libertadores, de sus apóstoles, de sus maestros, pues. Es vergonzoso que haya poca enseñanza del pensamiento del Che en las escuelas y universidades cubanas o de Don Juan en los centros de estudio dominicanos. ¡Ojalá que uno de los resultados de este encuentro informativo será una campaña inmediata para llevar a cada rincón de la República Dominicana y a otros países los escritos y pensamientos de Juan Bosch, la historia de su vida y su ejemplo, y la de otros grandes pensadores de Nuestra América!

 “El destino de cada uno está en la educación que se le haya dado. Para que su conducta sea buena, el hombre tiene que ser mejor educado”.

“Hay que educar al hombre para que respete las leyes. Sin leyes no hay sociedad humana, y las leyes sólo tienen valor si cada persona las acepta y las respeta y las hace respetar”. “No es ciudadano el que ignora cuáles son sus deberes y cuáles son sus derechos (…). No puede haber paz donde no hay conciencia cívica y no hay conciencia cívica donde no hay cultura”.

“No podría haber disciplina donde faltara la mística, pero tampoco podría haber mística donde faltara la disciplina, y nadie puede imponer la disciplina allí donde trabajando en una misma tarea cada quien la lleva a cabo como le parece, no como debe hacerse”.    Juan Bosch