Archivo de la etiqueta: Hugo Chávez

Hace un año, la lluvia y el Comandante

Inolvidable cierre de campaña bajo el cordonazo de San Francisco, en Caracas

INOLVIDABLE CIERRE DE CAMPAÑA BAJO EL CORDONAZO DE SAN FRANCISCO, EN CARACAS
“AQUÍ ESTÁ CHÁVEZ DE PIE CON USTEDES” Credito: AVN
Chávez bendecido por la lluvia
CHÁVEZ BENDECIDO POR LA LLUVIA Credito: aporrea tvi

Las gotas de lluvia bañaban su cuerpo, ése que ya no le pertenecía, que éramos nosotros, que se fundía con el agua y el calor que se desbordaba de los pechos y las gargantas que lo hicieron invencible. Ese jueves 4 de octubre, el gigante se escapó del hombre de Sabaneta y, con la tormenta que cayó sobre Caracas, se convirtió en una enorme fuerza natural incontenible proyectada hacia el futuro.

“Aquí está Chávez de pie con ustedes”, dijo mientras el agua corría copiosamente por su cara. El recorrido de esa semana final de la campaña para las elecciones presidenciales había arrancado en su natal Sabaneta, el primero de octubre, y hacía una parada en siete avenidas de la capital, el 4 de ese mes, antes de llegar al Palacio de Miraflores, tras la victoria popular del domingo 7 de octubre.

Barinas, Portuguesa y Cojedes fueron los tres primeros estados llaneros donde comenzó el tramo final de la campaña del candidado de la Revolución Bolivariana. En un mismo día, su fuerza de búfalo, como él mismo lo definió, corrió libre por la sabana.

“Tú sabes que soy tu hijo/llanura venezolana/… Adiós mi llano querido/me voy pero pronto vuelvo/ a recorrer tus sabanas/ para avivar los recuerdos/ que dejaste en mi mente/ desde que estaba pequeño/ cuando estoy lejos de ti/ con más cariño te quiero/ fuiste mi mejor maestro en la escuela de guerreros”, cantó en San Carlos, capital de Cojedes, cuando caía la tarde de ese lunes.

Yaracuy, Lara, Carabobo y Aragua fueron los siguientes estados donde, como escribió el poeta barinés Alberto Arvelo Torrealba, “Por aquí pasó, compadre/ hacia aquellos montes lejos, por aquí vestido de humo/ mi general que iba ardiendo”.

El ardor de Chávez, la tarde del 4 de octubre, se mantuvo intacto, y con la lluvia se avivó a lo largo de las siete avenidas. La Universidad, la México, la Lecuna, las Fuerzas Armadas, la Urdaneta y la Baralt, confluyeron en la Bolívar, donde una vez más llegó el Presidente para cantar el Himno Nacional, hablarle al pueblo y desatar eso que después de tantos años la gente aún no sabe explicar, pero que eriza la piel, agita el corazón y empapa la mirada.

Chávez ahora y para siempre

Aunque en el Caribe la posibilidad de la lluvia, que siempre llega de golpe y como animal arisco, ahuyenta, cambia planes y hace correr, la tarde del 4 de octubre no fue así. Chávez subió a la tarima, fundido de pueblo y aguacero. “Yo no les fallaré, seré fiel para siempre”, dijo. Verlo allí, parado, hablando como si las gotas no existieran y su ropa no estuviera empapada, hacía pensar en que así como el temporal, él es una fuerza de la naturaleza.

En una oportunidad, el ex presidente chileno Ricardo Lagos, a pesar de su conservadurismo, admitió: “Hugo es una fuerza desatada de la naturaleza, es un hombre de un gran carisma y creo que su esfuerzo por derrotar la pobreza lo ha llevado a tomar un camino de gran involucramiento en determinados ámbitos”.

Un año después de su discurso de aquella tarde de Cordonazo de San Francisco, sus palabras se mantienen invictas, como él. “Chávez son ustedes, muchachos, Chávez es la Patria, Chávez es el futuro, Chávez es la alegría”, y como “todos somos Chávez”, seguimos en pie.

Venezuela resucitó entre los muertos”, exclamó en ese cierre de campaña para las elecciones presidenciales, que era el quinto que había hecho a lo largo de 14 años. Los anteriores fueron para los comicios de 1998; en 2000, tras la aprobación de la Constitución; en 2004, para el Referendo Revocatorio y en 2006, para el proceso electoral para elegir al presidente.

Esa patria joven de la que hablaba el líder de la Revolución se respira y entra por los poros, un año despúes de aquel cierre de campaña, los venezolanos ven cómo en cada estado brotan de la tierra nuevos hogares de la Gran Misión Vivienda Venezuela, que hasta la fecha ha erigido más de 450.000 viviendas. Se respira vida en una cadencia eterna que es avivada por la mirada, y la firma del Comandante, estampada en cada edificio, en cada brazo y en millones de pechos.

Las ciudades, los pequeños pueblos, los caseríos a dónde nadie llegaba, sienten su fuerza, que se propaga por Venezuela y por el mundo. Los pueblos tradicionalmente oprimidos pronuncian su nombre y no pueden evitar una sonrisa acompañada de unos ojos esperanzados.

“Del presidente Hugo Chávez, uno siempre recuerda su sonrisa. Cuando llegamos al barrio, sentía como si lo hubiera conocido desde toda la vida. Y ahí pude ver el amor del pueblo, la veneración con que lo saludaban, una veneración muy cercana, amiga, compañera, camarada, cómplice de caminos”, escribió la periodista argentina Stella Calloni en un artículo titulado “Cuando el pueblo despierta”, publicado en marzo de este año.

Una noche de agua

Cuando Chávez hablaba de su nacimiento, la madrugada del 28 de julio de 1954, se refería a aquella “noche de agua”, cuando la patria lo parió. “Será por eso que me gusta tanto el agua… un río para mí es una magia”, afirmaba en una ocasión que conversaba con su mamá Elena sobre esa noche sabanera.

Esa tarde, y todas las que han seguido, su caudal se ha mantenido vivo, constante, fuerte en algunas ocasiones, sereno en otras.

“En nuestras manos no se va a perder la vida de la Patria”, dijo aquella tarde de octubre. El pueblo ha continuado con su legado, con esa obra que tras 14 años, apenas empieza. En el paisaje de Venezuela siguen surgiendo edificiones de viviendas, escuelas, hospitales, universidades, lugares para el entretenimiento y la recreación. Los venezolanos saben que salieron “de esa especie de muerte colectiva” donde estuvieron sumidos por más de cuarenta años.

Con su visión, que trascendía lo inmediato, esa tarde de tormenta les dijo a quienes lo escuchaban: “Ha pasado un tiempo, ya larga es esta batalla. Nosotros venimos de lejos. Esta batalla nuestra es larga”. Un año después, el poder popular, junto al gobierno, sabe que la lucha no cesa, que las pretensiones de la derecha nacional e internacional por recuperar el poder perdido siguen intactas, sin embargo, como bien lo dijo Chávez: “Hemos logrado salvar la Patria y hemos echado las bases del futuro”.

“¿Acaso Chávez se vendió a la burguesía? ¿Acaso se dejó doblegar por el imperialismo? Preguntó. La multitud en la Bolívar gritaba un rotundo: “No”, y aplaudía. “Yo no les fallaré, seré fiel para siempre al pueblo de Venezuela”, respondió.

El candidato revolucionario sobre la tarima también se refirió a los venezolanos como “instrumentos de la paz y la vida”, y sentó las bases para el movimiento que busca impulsar la convivencia pacífica y solidaria con la participación de organizaciones sociales, colectivos y comunidades, como parte de la Gran Misión A Toda Vida Venezuela.

Derecho al futuro

“Ustedes tienen derecho al futuro, lo hemos conquistado. Nadie le robará el futuro al pueblo venezolano”, dijo tres días antes de la victoria perfecta obtenida el domingo 7 de octubre, cuando 8.191.132 votos, 55,07% de los electores, le dieron el triunfo.

Parafraseando al periodista polaco Ryszard Kapuściński, al explicar la agresión de Israel a Palestina, podría decirse que: “La victoria de Chávez es que jamás ha sido derrotado y el fracaso de la derecha es que nunca ha vencido”.

El Comandante, consciente de la importancia de los jóvenes como vanguardia dentro de la revolución, varias veces dijo: “En las manos de la juventud venezolana de hoy no se va a perder el futuro de la Patria”. Ese futuro conquistado donde se acabaron los bachilleres sin cupo, donde la matrícula de Educación Básica y Media es de casi diez millones de estudiantes, y donde Venezuela ocupa el quinto lugar en matrícula universitaria en el mundo.

Esa fuerza natural, que se avivaba con el agua, desde que Chávez nació en aquella casita de piso de tierra en Sabaneta, esa tarde lo bañó todo y comenzó a correr sabiendo que trascendía al hombre, que luego de bailar bajo la lluvia, fue a abrazar a su familia, que lo miraba desde una esquina de la tarima. “Llegó la avalancha bolivariana, y llegó con palo de agua”, dijo. Hoy un año después, sabemos que esa caudal sigue desbordado y en continuo movimiento.

 

Abril la trinchera del honor

Presentan en Venezuela “La Trinchera del Honor” de René
Venezuela.- En quince salas de cine esparcidas por todo el territorio venezolano se presentó el largometraje documental dominicano “Abril: La Trinchera del Honor”, dentro de los actos conmemorativos del veinte aniversario de la rebelión militar encabezada por el entonces coronel Hugo Chávez, el 4 de febrero de 1992.
La producción cinematográfica dominicana, dirigida por René Fortunato, se presentó dentro de la muestra titulada “Revoluciones”, la cual se inauguró el primero de febrero y concluirá el día ocho de este mes.
Dentro de esta muestra se presentan también “La quinta frontera”
(1974) de Pastor Vega; “Capitanes de abril” (1997) de María de
Madeiros; “1992 el descubrimiento” (juzgar o ser juzgados) de Liliana
Blazer y “Amaneció de golpe” (1998) y “4 de febrero de 1992” (2012),
ambos de Carlos Azpúrua, entre otros.
La muestra “Revoluciones” fue organizada por el Ministerio del Poder
Popular para la Cultura, a través de la Cinemateca Nacional de
Venezuela, la cual la está presentando en las quince salas de
proyección que tiene en diferentes ciudades del territorio
venezolano.
El presidente de la Fundación Cinemateca Nacional, Javier Sarabia,
invito al pueblo venezolano a asistir a las presentaciones ya que
“podrán conocer más las historias de luchas revolucionarias
independentistas venezolanas y de los patriotas de uniforme que en el
mundo han defendido a sus pueblos y sus conquistas.”
René Fortunato, al comentar esta presentación popular de su trabajo
en Venezuela, junto al de otros realizadores de prestigio en
Latinoamérica, dijo que esto significa un reconocimiento a la calidad
profesional del cine documental que realiza, pero sobre todo un
reconocimiento ala valentía del pueblo dominicano, puesta de
manifiesto en la gesta de abril de 1965, bajo el liderazgo del Coronel
La información sobre las presentaciones de La Trinchera del Honor en
Venezuela están en el sitio web del Ministerio del Poder Popular para
la Cultura y en el sitio web de la Cinemateca Nacional, donde aparece
la programación de las diferentes salas de cine, los horarios, la
dirección y su ubicación en los diferentes estado donde se encuentran.
Articulos relacionados:

El Pentagonismo y su amenaza real en Latinoamérica

por José Suarez Danós

                              PROFESOR JUAN BOSCH ANTILLANO Y ANTI IMPERIALISTA
El 15 del presente se realizó en Caracas la entrega del “Premio Libertador al Pensamiento Crítico” en un acto cultural que es parte del legado humanístico dejado por el ex presidente venezolano Hugo Chávez.
La premiación instituida en el año 2005 a través del Ministerio del Poder Popular Para la Cultura, tiene como propósito “reconocer la labor reflexiva de autores que han desarrollado una visión distinta a la mirada monolítica del pensamiento único”.
La octava edición presidida por el mandatario venezolano Nicolás Maduro hizo entrega del “Premio Libertador” y cinco “Menciones Honoríficas” a obras e intelectuales que un jurado internacional determinó como merecedores para ello.
El máximo galardón del evento fue otorgado en esta oportunidad al sociólogo e investigador argentino Atilio Borón por su obra “América Latina en la Geopolítica del Imperialismo”. Borón es Licenciado en Sociología de la Universidad Católica de Argentina, Magister en Ciencias Políticas de la FLACSO en Chile y Ph. D. en Ciencias Políticas de la Universidad Harvard en EE.UU…  Seguir leyendo

Fidel y sus 87

Fidel Castro becomes the leader of Cuba as a r...
Fidel Castro está vivo, muy vivo. Acaba de cumplir 87 años el martes 13 sin perder un ápice de su insaciable curiosidad y lucidez intelectual y su ímpetu trasformador de la realidad. Quien lo dude que lea su último texto (www.jornada.unam.mx/ultimas/2013/08/14/122728331-las-verdades-objetivas-y-los-suenos-fidel-castro).

Pepe Mujica, presidente de Uruguay, ha dicho de él recientemente que vive una ancianidad muy útil al término de un intercambio en el que compartieron durante cuatro horas sobre el peligro en aumento de guerra nuclear, la grave amenaza a la humanidad del calentamiento global, y en el que Fidel le informara de sus experimentos para encontrar hojas verdes que los animales puedan convertir en proteína en sustitución del descomunal consumo de granos que hoy exige la ganadería. De lograrse esa sustitución, los granos que hoy comen los animales podrían alimentar a millones de seres humanos, liberando a la vez de una carga onerosa en divisas a los países pobres.

Cumple 87 años, después que las balas lo evitaran en el Moncada (1953), en la Sierra Maestra (1956) y en Playa Girón (1961), donde, contó luego uno de los invasores, llegó a tenerlo en la mira de su metralleta M3, un blanco perfecto para quien escondido tras los mangles apuntaba de muy cerca a aquel hombrón erguido sobre la carretera. Afortunadamente no se decidió a accionar el gatillo. Fidel ha sobrevivido alrededor de 638 intentos de asesinato hasta 2006, planeados o favorecidos por la CIA, dato que llevó a los editores del libro de récords Guinnes a reconocerlo como la persona que más han intentado asesinar. Es natural que los creyentes de distintas denominaciones en Cuba le atribuyan una protección especial por parte de sus deidades y santos.

Fidel ha sido muerto no se sabe cuántas veces a manos de los redactores de agencias de noticias u otro

s medios de difusión enjaezados a la carroza imperial. Durante la grave crisis de salud que sufrió en 2006 era casi a diario, sin contar las truculentas invenciones sobre su agonía.

En una visita a Polonia en que me tocó acompañarlo, en 1972, no hicimos más que llegar a Varsovia y nos encontramos que la agencia Ap había difundido de fuente segura un supuesto infarto recién sufrido por el líder cubano. No tardamos en enterarnos que lanoticia había sido dada en exclusiva a ese servicio noticioso por la cancillería local.

El corresponsal de la Ap hizo el ridículo de su vida cuando al día siguiente el infartado jugó los cuatro tiempos de un partido de baloncesto contra la selección de la Universidad de Cracovia, encestando, además, varias veces. Al parecer eso era parte del juego entre el nutrido sector proyanqui del gobierno polaco de entonces y los medios desinformativos yanquis.

Lo que sacaba de quicio a esos funcionarios polacos era saber de antemano que Fidel –como lo venía haciendo apasionadamente en toda su gira por el este de Europa–, tronaría alto y claro de una punta a otra de Polonia en contra del bloqueo por Estados Unidos de los puertos de Vietnam y de la reanudación de los inmisericordes bombardeos de los B-52 sobre Hanoi, Haiphong y otras áreas densamente pobladas del país asiático. A la vez, pedía la mayor solidaridad con el pueblo vietnamita a todos los países socialistas, antimperialistas y a las fuerzas revolucionarias.

Fidel nos ha enseñado mucho. Llevó al triunfo a una revolución que se consideraba imposible en la América Latina de su época, mucho más para un país pequeño de apenas 6 millones de habitantes situado a menos de 200 kilómetros de Estados Unidos y aprovechando las agresiones del vecino del norte la condujo a adquirir un rumbo socialista en poco más de dos años.

Nos ha enseñado a convertir los reveses en victoria, como hizo con las derrotas militares del Moncada (1953) y la emboscada de Alegría de Pío (1956), que desembocaron en la arrolladora y resplandeciente alborada de las armas revolucionarias, consolidada con la gran huelga general de enero de 1959.

Después del triunfo revolucionario la prédica y las acciones de Fidel enseñaron al pueblo de Cuba a despojarse de prejuicios, dogmas y atavismos coloniales, neocoloniales o del marxismo oficial y a buscar siempre los porqués de las cosas. Nos enseñó a pensar en términos de humanidad y no sólo de Cuba; pero sobre todo, nos enseñó que únicamente luchando unidos los pueblos de América Latina y el Caribe podrán llegar a ser verdaderamente libres e independientes. Encontró por eso en Hugo Chávez su mejor alumno y su alma gemela.

Ángel Guerra Cabrera

Twitter: @aguerraguerra

Fidel Castro, orfebre de liberaciones

Fidel HABLA

“He vivido para luchar “ ha escrito en una carta reciente el histórico líder de la Revolución cubanaFidel Castro Ruz, que cumple 87 años este 13 de agosto de 2013, a un grupo de presidentes y vicepresidentes que visitaron Cuba el pasado 26 de julio.

Sería difícil describir en pocas palabras una figura tan fuerte, polifacética, impactante y tan conmovedoramente humana como es Fidel Castro, un verdadero héroe moderno, que junto a su pueblo ha resistido con dignidad más de medio siglo de un sitio medioeval, como es el bloqueo impuesto por la potencia más grande del mundo, Estados Unidos.

Como dicen los analistas cubanos el bloqueo “no es un cuento”, no es una palabra al viento, es una realidad brutal, una táctica de guerra contra un pueblo que vive en una isla pequeñísima si se la compara especialmente con el territorio que ocupa su enemigo.

Es, sin duda, una guerra económica continuada a través de los años, que sigue existiendo a pesar de que el mundo se ha expresado mayoritariamente contra de esta medida. daño económico que causó a Cuba el bloqueo se estima en más de cien mil millones de dólares y debido a lo que esto significa en costos humanos, en inmensos sacrificios para lograr insumos medicinales y otros, además de utilizar leyes extraterritoriales y regulaciones que afectan a todos los países del mundo, tiene consecuencias calificadas como “genocidio” a la luz del Derecho Internacional.

Sólo una dignidad inconmensurable pudo resistir todos estos años, y especialmente en los 90, después de la caída de la Unión Soviética y el campo socialista dejando en extrema soledad a Cuba, sometida a demás a una ola de acciones terroristas que hay que medir también en la comparación del victimario y la víctima, para entender a fondo de qué se trata.

El bloqueo es el más largo que haya existido en la historia contemporánea. Y también lo es la heroica resistencia de un pueblo, con una dirigencia de valores tan eternos como han requerido todas las circunstancias, ,incluyendo invasiones, Guerras de Baja, Media y Alta Intensidad.

La resistencia cubana encontró solidaridades en los pueblos latinoamericanos, y muchas de las víctimas de atentados, asesinatos y pesecuciones terroristas en nuestra región, ocurrieron como un “castigo” contra esa solidaridad.

Pero al final tuvo eco y reverdecieron las solidaridades ante los cambios producidos en América Latina en los últimos años, con el surgimiento de una unidad de integración de nuestros países, que contra vientos y mareas sostienen la decisión emancipatoria de sus principios.

Esos principios tienen base en el “sí se puede” que significó la permanencia de la Revolución Cubana, frente a semejante enemigo.

El surgimiento a fines del siglo pasado de la Revolución bolivariana, renovó el sueño independentista, extendido como un reguero en América, como una respuesta contrahegemónica a los nuevos intentos de recolonización continental, que ya nadie oculta.

Fidel Castro

Detrás de lo vivido en la historia de la resistencia latinoamericana de todos los tiempos, está esa figura inmensa y única de Fidel Castro, allí en la isla pequeña, como un lagarto verde, al decir de sus poetas, a sólo 90 millas de su eterno enemigo,

Para entender aún más hay que recordar que la revolución cubana, fue el hecho más desafiante del siglo pasado, ya que surgió en los años 50 a partir del Asalto al Cuartel Moncada el 26 de julio de 1953, a cuya cabeza estaba el joven abogado Fidel Castro, en momentos en que la isla sufría la dictadura de Fulgencio Batista y la rodeaban gobiernos dictatoriales como los de Haití y República Dominicana.

A instancias de Washington és que en 1948, habían asesinado al líder colombiano Jorge liécer Gaitán, para detener un proceso histórico con enorme confluencia de masas en ese país. .

En 1954 Estados Unidos invadió Guatemala, gobernada por el Coronel Jacobo Arbenz Guzmán para cortar la breve primavera democrática de un país cuya población a partir de la invasión y hasta los 90, sería la mayor víctima de desapariciones forzadas en el Continente.iEn América Central imperaban las dictaduras. .Ese era el marco y todo el resto gobernado neocolonialmente por Estados Unidos.

¿Quien podía imaginarse que un grupo de soñadores revolucionarios llegados a las costas de Cuba desde una playa perdida en México en un barco pequeño y viejo (el Gramma), que resistió a los oleajes de un mar implacable, serían los mismos Fidel, Ernesto Che Guevara, Raúl Castro y otros que en enero de 1959 llegarían triunfantes a La Habana y terminarían con la dictadura de Batista, uno de los hombres fuertes de Estados Unidos en la región?.

Ese poder de la imaginación para desafiar un imperio, ha sido el verdadero eje de las múltiples resistencias en Cuba y en Nuestra América. Una imaginación “necesaria como el agua y el fuego”, como dijera en algún momento el tan recordado presidente Hugo Chávez Frías en Venezuela, fallecido el 5 de marzo pasado, uno de los mayores dolores para Fidel Castro, su amigo y su padre en revolución.

En estos tiempos de criminales guerras coloniales en el mundo, hay que tener una imaginación poderosa para poner en pie a América Latina y sostenerla desafiando los intentos de retorno de un colonialismo tardío que terminará muriendo por su propia mano ensangrentada.

¿Qué decir de Fidel Castro en estos momentos,cuando su pueblo se prepara, junto a otros en el mundo para festejar la vida en su cumpleaños 87, desafiante como siempre, con conciertos, cultura, vida, cantos?.

Sigue siendo el mismo Fidel que desafió a los tribunales que lo juzgaban por el Moncada, a los que terminó juzgando con ese extraordinario discurso “La Historia me absolverá “ que mostraba la coherencia de la continuidad histórica de la lucha de liberación contra el colonialismo español, el rescate de un pasado glorioso, para construir un futuro en revolución.

Rescató entonces como lo hace ahora la identidad de un pueblo nunca sumiso para crear sobre esa piedra fundamental la historia de la única Revolución Socialista que se mantiene y transcurre en una isla pequeña, como una leyenda del siglo XXI que es en realidad la más acabada expresión de dignidad y amor de un pueblo. Una Revolución que nunca ha sacrificado ninguno sus principios que hacen de Cuba y su pueblo una luz en las oscuridades de un siglo que debió comenzar luminosamente.

Un siglo que transcurre bajo la enorme amenaza de guerras y destrucción ambiental, que podrían acabar con la humanidad en su conjunto como lo denuncia incansablemente Fidel.

Allí está él escribiendo cada día, hurgando en la conciencia de un mundo, que aún puede salvarse si escucha las voces que advierten desde la sabiduría revolucionaria, la humildad, desde el privilegio de adelantarse a los acontecimientos en un mundo incierto.Como un profeta revolucionario, con toda la pasión y la ternura con que mira el mundo por un catalejo de sueños que se hacen realidad en sus manos de orfebre hacedor de liberaciones.

 

Premisas para alcanzar las metas de Chávez

English: Hugo Chávez in Porto Alegre, Brazil. ...

Ningún escenario escapa al enfrentamiento entre el imperialismo y las naciones oprimidas. Abarca lo racional y lo emotivo, lo coyuntural y el revisionismo histórico, la literatura y la filosofía, los medios de comunicación masivos y las redes sociales, el despliegue de transnacionales y el desembolso de donativos. En la pugna se entremezclan denuncias, justificaciones y estratégicas. Los centros de poder mundial buscan anular toda forma de resistencia, para lo cual utilizan desde bases militares, flotas atómicas y succión de recursos hasta prédicas socialdemócratas y de sus ONG. No obstante, tienen muy claro que lo fundamental pasa por lo económico.
Contra estas políticas emergió la figura del Comandante Hugo Chávez, quien articuló la denuncia encendida y la adopción de medidas visionarias, como la creación de Petrocaribe, entidad que abastece de gas y petróleo. a empobrecidos países de América Central y del Caribe. Estas medidas mostraron el antagonismo con la demagogia de los organismos internacionales, Europa y EEUU, al paliar angustias cotidianas, como las que sufre el pueblo haitiano, por ejemplo.Chávez, al actuar desde la potencia petrolera que es su país, dio fuerza y contenido a su avasallante carisma y erudito conocimiento de los escritos de Simón Bolívar, que le sirvieron de guía. Hizo gala de un contagioso desenfado para tratar a los poderos del mundo. En este sentido, no vaciló en afirmar que el podio de NNUU olía a azufre, al haber sido previamente ocupado por George W. Bush y burlarse del intento del Rey de España de lograr que se callara. Su prestigio había alcanzó tales dimensiones que hasta el candidato de la oposición, Henrique Capriles, tuvo que realzar su figura en la última campaña presidencial.

Fue un continuador de la gesta libertaria de América Latina, desplegada por la Revolución Cubana, a través de focos guerrilleros, los que, casi sin excepciones, tuvieron consecuencias trágicas para miles de jóvenes rebeldes y generaron la demencial reacción de los ejércitos alineados en la doctrina de seguridad, acuñada en Washington, que provocó genocidios, la desaparición de decenas de miles de seres humanos, el uso de la tortura como arma cotidiana y el debilitamiento de las organizaciones del campo popular.

LA RECTIFICACION DE LOS ERRORES DEL FOQUISMO

Sobre este punto, el mayor exponente de la Izquierda Nacional Latinoamericana, Jorge Abelardo Ramos, escribió una puntual crítica al folleto “Revolución en la Revolución”, de Regis Debray, publicada, en 1968, en el la primera edición de su “Historia de la Nación Latinoamericana”. Ramos recibió los mayores elogios de Chávez, en el último mensaje que dirigió a la CELAC. Lo cierto es que el Comandante rectificó tres errores graves del foquismo. No advertir que las FFAA tienden a dividirse al defender o no la soberanía y los recursos naturales, por lo que no es coherente empujarlas globalmente a la trinchera imperialista. En realidad, Fidel Castro ya rectificó esa equivocación al apoyar a los regímenes castrenses de Juan Velasco Alvarado, en Perú, y Omar Torrijos, en Panamá.

La segunda deficiencia analítica consistió en no valorar las tendencias dentro de la Iglesia Católica e Iglesias Evangélicas. Felizmente, la propia revolución cubana tuvo el acierto de identificarse con la Teología de la Liberación. El foquismo tampoco supo apreciar la importancia de la democracia formal, la que, pese a sus limitaciones, permitió la reconstitución de las organizaciones populares debilitó a regímenes militares genocidas.

Chávez, sin dejar de admirar el ejemplo de vida del Ché Guevara, se apoyó en las FFAA venezolanas, para lo cual recogió el legado de los ejércitos libertarios de Bolivar y San Martín, destacó la importancia de la religión en los procesos libertadores y utilizó las diferencias entre la democracia representativa y las dictaduras impuestas por Washington, lo que se tradujo en la instauración de gobiernos progresistas en la región. Como consecuencia de lo anterior, emergió la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), el MERCOSUR, UNASUR y la CELAC.

LA CRÍTICA CONSTRUCTIVA

Es un error creer que la mejor forma de defender lo avanzado en América Latina es silenciar nuestros errores. Esta conducta tiene raíz estalinista, tendencia para la cual había que callar nuestras falencias para no favorecer a nuestros enemigos. Este el pretexto de Stalin, a fin de ocultar sus crímenes. Venezuela es, sin duda, el país que más necesita de la crítica y la autocrítica de su proceso liberador, por ser justamente el núcleo del proyecto bolivariano.

Sin dejar de valorizar el rescate de la soberanía petrolera y el haber utilizado los excedentes de los hidrocarburos para bajar los índices de pobreza, mejorar la salud pública, combatir el analfabetismo, disminuir las tasas de mortalidad infantil y desempleo, incrementar la esperanza de vida y avanzar en la construcción de viviendas sociales, lo más importante reside en discutir el manejo de la economía, de la que depende, en gran medida, la consolidación o fracaso del proceso integrador en la región.

La línea de la crítica constructiva ha sido adoptada por Alejandro Olmos Gaona (www.papelesdealejo.blogspot.com), quien reveló que en la reunión del ALBA, de noviembre de 2008, realizada en Quito, recibió el encargo del Presidente Chávez, de impulsar la auditoria de la deuda externa venezolana, tarea que estaba desarrollando en Ecuador. Esta misión debía ser cumplida en coordinación con el Ministro de Economía, Alí Rodríguez Araque, quien se dio modos de incumplirla. Lo cierto es que ninguno de los países del ALBA ha auditado su deuda externa, en tanto que el trabajo en Ecuador tampoco fue concluido. A su juicio, lo anterior demuestra que una cosa era la voluntad de Chávez y otra distinta la de burócratas que la distorsionaban.

LA BANCA EXTRANJERA EN VENEZUELA

kas relaciones de Venezuela con la Banca Internacional son vitales para evaluar la consolidación o no del proceso transformador. Olmos explica que informes de la CEPAL, elaborados con datos proporcionados por el gobierno bolivariano, indican que las utilidades del sistema financiero internacional alcanzaron al 91% anual, por lo que es el tercer país en América Latina que otorga mayores ganancias a los Bancos de Europa y EEUU, en los que los países de la región, incluyendo los del ALBA, depositan sus Reservas Internacionales Netas (RIN), a intereses irrisorios.

Advierte que el sistema financiero no está al servicio del desarrollo venezolano ni de la inversión productiva, ya que su principal preocupación reside en transferir sus utilidades al exterior. La situación explica el por qué los planes de desarrollo del gobierno, como los planes Gran Agro y Plan Trabajo, fueron financiados con bonos soberanos que, en el 2012, obligaron a desembolsar más de 8.000 millones de dólares.

Caracas ha designado como operadores para la colocación de tales bonos al Credit Suisse, al Citybank, al Deutsche Bank, al Credit Suisse First Boston y al Chase Manhattan. Lo anterior fue autorizado mediante leyes especiales de endeudamiento suscritas por el propio Chávez. ¿Cuál es la responsabilidad del Jefe de Estado y cual la de los burócratas? La deuda pública que era de 40.000 millones de dólares en 1999 ha alcanzado el año pasado a 110.000 millones de dólares, pese a que el precio del petróleo estaba en 9 dólares el barril, en 1999, cuando Chávez asumió la presidencia, en tanto que ahora ha sobrepasado los 100 dólares.

La deuda financiera de PDVSA (la estatal petrolera) ha pasado de 40.000 millones de dólares, en 2008, a 108.271 millones de dólares, en 2012. El 80 % de lo que consume Venezuela es importado. Las compras venezolanas de combustible refinado en EEUU sobrepasaron los 1.600 millones de dólares, en 2012. La tasa de inflación es una de las más altas del mundo (26 % anual) y la inseguridad ciudadana sigue siendo preocupante. Las controversias legales entre el Estado y el sistema son resueltas aplicando las legislaciones de Gran Bretaña y EEUU. Si no se rectifican los errores, ¿a quien extrañaría que el Partido Socialita Unido de Venezuela pierda las próximas elecciones, más aún si se tiene en cuenta el escaso margen con el que ganó los últimos comicios?

LA PASIVIDAD DE LA B URGUESIA BRASILEÑA

Mucho de lo ocurrido está relacionado con el retraso en la estructuración de un Banco Latinoamericano, que equilibre la influencia de la Banca Mundial, hecho atribuible principalmente a Brasil, cuya burguesía no acaba de entender que sin el desarrollo de los países de la región, EEUU y sus aliados europeos cercarán a Brasilia a través de círculos concéntricos, como intenta hacer con China, a fin de obligarlo a compartir los inmensos yacimientos de gas de la costa atlántica. Los encendidos discursos integradores no tienen relación con la incapacidad del MERCOSUR, que carece de proyectos estratégicos en hidrocarburos, minería y agricultura, donde la presencia de Monsanto parece incontenible.

El socialismo del Siglo XXI es hasta ahora un espejismo que se pretende convertir en realidad mediante propaganda intensa, el que es inviable en tanto mantengan su fuerza y su vigencia la Banca Internacional, con sus paraísos fiscales y consorcios petroleros. La consolidación de los países emergentes (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) dependerá de su capacidad para neutralizar el sabotaje de la Banca Internacional. A los países emergentes corresponderá diseñar los perfiles del socialismo en el presente siglo, en alianza con los moviditos de indignados de países también expoliados por la Banca de EEUU, Alemania, Inglaterra y Francia, cuyas protestas se han extendido al medio oriente y naciones de otras latitudes.

CAPACIDAD DE GESTION, TRANSPARENCIA E INSTITUCIONALIDAD.

En Argentina, se ha pretendido mostrar los últimos acuerdos con Chevron, como un triunfo patriótico frente a Repsol. Grave error. En el peor de los casos, debió señalarse que se trató de un mal menor frente a la necesidad de evitar costosas importaciones, lo que obligó a pactar con una filial de la oprobiosa Standard Oil, la que recibe ahora incomprensibles alabanzas. Era importante añadir la urgencia de terminar, a breve plazo, con la situación imperante a través de acuerdos estratégicos entre Petrobrás, PDVSA y YPF. Infelizmente, Brasil demuestra en materia petrolera similares vacilaciones a las que despliega frente a la Banca.

Se insiste, y con razón, que América Latina es la región mejor dotada del mundo en recursos petroleros, energéticos, acuíferos y mineros. Sin embargo, en tanto no tenga capacidad de gestión, transparencia en el manejo de los recursos públicos y dismunya en forma progresiva los negativos efectos del culto a la personalidad, a fin de abrir paso a la institucionalidad creciente, no será posible debilitar la succión de los imperios. Mientras ello ocurra, la concreción de los ideales bolivarianos continuará reducida a encendidos discursos políticos e históricos, que, al no estar acompañados de políticas económicas, no hacen mella en la endurecida piel de los banqueros.

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

 

“Hugo Chávez, lector de Nietzsche”

La biblioteca del presidente venezolano “abarca unos catorce mil libros, comenzando por unos tres mil volúmenes, de uso permanente, en los que Chávez nos dejó múltiples anotaciones.”
En torno a una propuesta del embajador venezolano en Egipto Sobre la lectura de Nietzsche y la izquierda
Imagen
Hugo Chávez, lector de Nietzsche” [1] es el título de un reciente artículo de Juan Antonio Hernández [JAH], el embajador venezolano en Egipto, texto en el que reivindica la lectura desde la izquierda del filósofo alemán.
En torno a una propuesta del embajador venezolano en Egipto Sobre la lectura de Nietzsche y la izquierda

Dando cuenta de las diversas propuestas para celebrar la vida y el legado de Hugo Chávez, JAH comenta que “una de las más felices ha sido la de crear un Centro de Altos Estudios dedicado a su pensamiento”. Adán Chávez será el director de la citada institución. La biblioteca del presidente venezolano “abarca unos catorce mil libros, comenzando por unos tres mil volúmenes, de uso permanente, en los que Chávez nos dejó múltiples anotaciones.”

Resulta imposible exagerar, en razonable opinión de JAH, el inmenso valor “de esas anotaciones al margen de sus libros, para reconstruir parte de la biografía intelectual de Hugo Chávez”. Para dar cuenta de su importancia nos propone un experimento mental: “imaginemos, por un momento, lo que pudo haber comentado [el presidente Chávez] o subrayado sobre las nociones de virtud y fortuna en Maquiavelo, para citar un ejemplo relevante entre muchos otros”.

Dentro de esa vasta constelación de lecturas, JAH nos recuerda “una de las últimas y de mayor significación: me refiero a su relectura del “Zaratustra” de Nietzsche, iniciada en julio del 2011.” Vale acotar, prosigue, “que existe una larga tradición de lecturas de Nietzsche desde la izquierda. Incluso antes de su muerte sus ideas resultaron muy atrayentes entre los anarcosindicalistas de Europa y los Estados Unidos” y en los ámbitos socialistas (la obra de Jack London sería un ejemplo de ello). En América Latina, prosigue JAH, “recordemos el hondo impacto de Nietzsche en el pensamiento de Mariátegui. En esa misma orientación, de acuerdo con Néstor Kohan, se sabe que el Che Guevara estaba trabajando en un texto sobre Nietzsche cuando cayó en combate en 1967”. Prosigue JAH con la idea del eterno retorno: “Como pensamiento ético, el Eterno Retorno es la nueva formulación de la síntesis práctica: Lo que quieres, quiérelo de tal manera que quieras también el eterno retorno. “Si, en todo lo que quieres hacer, empiezas por preguntarte: ¿estoy seguro de que quiero hacerlo un número infinito de veces?, esto será para ti el centro de gravedad más sólido”. Una cosa en el mundo le repugna a Nietzsche: las pequeñas compensaciones, los pequeños placeres, las pequeñas alegrías, todo lo que es concedido una vez, sólo una vez.”

Más allá de esta repugnancia (absolutamente incomprensible para mi y, conjeturo, de claro sesgo aristocrático-elitista) por las pequeñas compensaciones, las pequeñas alegrías y los pequeños placeres (¿dónde se ubicará el problema de estas “pequeñeces”?), me gustaría trazar un breve apunte sobre esta vindicación filosófico-cultural del embajador venezolano:

No seré yo quien diga que no debamos leer a Nietzsche (a pesar de su frecuente uso por gentes huracanadas de acero y barbarie) y no se me escapa, desde luego, su larga influencia (no siempre positiva) en el anarcosindicalismo español. Hagámoslo así, si así lo estimamos. Pero es bueno no olvidar las coordenadas esenciales de un pensamiento, de un gran pensamiento fuertemente reaccionario que tiene en la idea del übermensch, del más allá de lo humano, una de sus aristas más peligrosas. Hay un libro en el área cultural hispana, que ha trascendido esos límites al ser ampliamente reconocido entre los estudiosos del autor de La Gaya ciencia, que, en mi opinión, debería merecer nuestra máxima consideración y atención. Su autor, Nicolás González Varela [NGV], un enorme filósofo marxista que ha editado la obra del revolucionario de Tréveris, es un gran germanista, que siempre tiene muy presente la XI tesis sobre Feuerbach, y el título de su libro,Nietzsche contra la democracia, es altamente significativo del gran proyecto político de nuestro “filósofo de la sospecha”.

Resumo brevemente algunas de las tesis del gran ensayo de NGV:

Sostiene el autor que existe una larga y venerada tradición interpretativa que niega y obtura toda posibilidad de una lectura política de la obra nietzscheana. Una lectura así es considerada “superficial, forzada y contraria al propio pathos de Nietzsche”. Reconocidos nietzscheanos lo definen como un pensador esencialmente antipolítico o impolítico. No es ésta la posición de NGV.

Si entendemos “antipolítico” equivalente a una indiferencia interna de la teoría frente al Estado, o como un extrañamiento del Estado de la reflexión práctica, ése no es de ningún modo el caso de Nietzsche. Al contrario: “sus preguntas incumben sobre los politeai, los regímenes y la forma-estado, objeto tan importante de la filosofía política tradicional desde la Antigüedad”. Sus preguntas y respuestas, prosigue NGV, son poiético-teóricas, más que dialéctico-prácticas. En nota (p. 247) aclara la distinción: “La sustitución de una filosofía práctica dirigida a un obrar correcto y justo, cuya finalidad era el bien común, por una filosofía poiética política dirigida a construir y crear formas-estado, tomó plena claridad con Hobbes y Spinoza”. Si se analiza al Nietzsche político, comenta, no “debemos anacronizar el contexto de sus reflexiones: es necesario pensar cuál era el concepto de Política a finales del siglo XIX”.

NGV advierte contra el peligro de comprender al Nietzsche político “no a partir de las motivaciones originarias y sus necesarias conexiones internas, sino del preguntar por su diferenciación de las formas más perfectas de pensamiento reciente”. Nietzsche diferencia entre la kleine Politik, la pequeña política, “lo que hacen los políticos”, la política entendida como pura lucha por el Poder, y la verdadera y gran Política, la große Politik “que diseña la forma-estado como medio y posibilidad de determinar el comportamiento de otros hombres en pos de una finalidad de dominio”. Nietzsche creía que la ciencia política había perdido de vista el contexto de preguntas que le habían motivado desde la Antigüedad. El Estado no está privado de finalidades y “el telos de un Estado sólo se alcanza gracias a sus formas”. Por ello, si coincidimos con que una teoría de los medios y fines del Estado es el fundamento de toda política, concluye NGV, tal teoría existe en Nietzsche y, por ende, una aproximación política a su obra está plenamente justificada..

Y no sólo eso. Tal teoría de ninguna manera se ubica en su pensamiento de forma incidental o indistinta “ni subsumida a un horizonte moral, como sostienen muchos nietzscheanos”. La pregunta por la finalidad del Estado no solamente es un problema significativo “sino más aún, planteada correctamente, el problema fundamental de la Teoría del Estado. Sólo por su finalidad ha de justificarse en Nietzsche un Estado”. Lo que constituye a un Estado en cuanto Estado perfecto es algo más que el mero Poder: “son, y no en última instancia, las tareas que sólo él puede satisfacer como Mittel, como medio, el telos bajo cuyo mandato se encuentra y que depende de su forma, de su Form der Regierungen”. La manera y modalidad de distribución del poder estatal condiciona la forma del Estado. La forma-estado adecuada es la que permite la solución óptima de lo que Nietzsche denomina “el fin de todo arte del Estado: la größter Dauer, la gran Duración”.

NGV señala que si superamos el obstáculo epistemológico y nos atrevemos a una lectura específica de lo político en Nietzsche, el catecismo nietzscheano invierte los términos. “Las lecturas marginalmente políticas que se han realizado de la filosofía de Nietzsche, la mayoría en la cultura anglosajona, paradójicamente nos representan un Nietzsche hiperliberal, anarquista individualista, antiimperialista, que incluso puede ser una fuente valorable de recursos para el desarrollo de una teoría democrática posmoderna”. No es el caso, no es el sendero transitado por NGV. “Cuando se desea “leer” políticamente a Nietzsche de manera crítica, la hermenéutica de la inocencia lo considera un dislate; cuando se practica la misma lectura desde un horizonte hagiográfico, resucita ante los fieles un extraño Nietzsche casi liberal, incluso un nómada escéptico, un “espíritu libre”, un “individualista heroico”, un “demócrata agonal””. Si se estudia sesgadamente su obra desde una perspectiva política, la interpretación nietzscheanne ignora sus propias opiniones, olvida sus textos o los reduce a un grupo selecto, como un posmoderno texto litúrgico. “La interpretatio se transforma en un burdo mecanismo de anacronismos, extrapolaciones y arbitrariedades presentadas como necesarias”. Lo accidental en Nietzsche se transforma en el núcleo central. “La inexactitud filológica se revela como un approche estético, reduciendo todo a la retórica, a un juego de metáforas, de effets de style: pura literatura”.

Para NGV, la leyenda áurea, “este Paterikon insostenible desde una correcta hermenéutica a nivel filológico, doxográfico y biográfico”, se derrumba al primer contacto con los escritos de Nietzsche. En su opinión, “el Nietzschéisme como ideología interpreta contra la propia letra y espíritu de Nietzsche”. Desde joven Nietzsche se interesó por la política y la historia y desde sus primeros escritos sobre Napoleón III, hasta sus pertinentes e informadas menciones en cartas y manuscritos sobre los hechos político-sociales más importantes de los años transcurridos entre 1860 y 1880, la situación política está muy presente en sus preocupaciones. “De lo que menos se puede hablar es de “indiferencia” olímpica o desdén informativo de Nietzsche por la política cotidiana de su tiempo”.

Por lo demás, y como es sabido aunque a veces sea ocultado, Nietzsche nunca fue un demócrata. “Una y otra vez en sus obras esotéricas y exotéricas acomete contra las amenazas que los limitados avances democráticos le acarrean a Europa”. Como reacción propone no un retorno a antiguas jerarquías medievales, a formas de restauración dinásticas o monárquicas, “sino el nacimiento y cultivo de una nueva casta de dominadores que gobierne Europa y luego la Tierra”. Su crítica ideológica a la Modernidad implica una reversión epocal de todo el movimiento democrático desde la gran Revolución francesa. Para Nietzsche, sostiene NGV, “el movimiento democrático, “la introducción de la imbecilidad parlamentaria”, es además una simple fachada moral-política, una mascarada superestructural sin autonomía propia, teatro de la pequeña Politik, que esconde una degeneración fisiológica profunda (ungeheurer physiologischer Prozeß) que nivela hombres superiores con inferiores, creando una raza mixta de Herdentier Mensch, hombres-animales de rebaño”. Para el autor de Más allá del bien y del mal la democracia moderna y todas sus realidades es la forma más decadente de Estado por antonomasia.

Resumiendo: es evidente que Nietzsche puede –y debe- ser leído políticamente, que existe in nuce en su obra una completa y reflexiva filosofía práctica y que su posición siempre oscila en torno a un fuerte y radical pensamiento antidemocrático. El primer intérprete y admirador de Nietzsche, Georges Brandes, nos recuerda NGV, no tuvo problemas en definir a Nietzsche, con la aquiescencia del propio filósofo, “como un pensador eminentemente político, cuya filosofía práctica tenía como base un radicalismo aristocrático”. Para NGV, “si bloqueamos en la interpretación la persistencia y centralidad del interés ético-político de su radicalismo aristocrático, extraviamos el hilo rojo de Ariadna que nos permite explicar el sistema en su integridad y la tortuosa evolución del pensamiento de Nietzsche”.

Una aparente aporía señalada por NGV: Nietzsche es en todos los sentidos más radical y más inmediatamente político que el propio Marx. “Nada escapa al conflicto histórico y bimilenario entre Señores y Siervos, ni el Arte, ni la Filosofía, ni siquiera la Ciencia o la Lógica”. Con ello, concluye NGV el prefacio de su gran ensayo, no hacemos otra cosa que seguir el propio espíritu de la filosofía de Nietzsche ad litteram.

Así, pues, si queremos leer a Nietzsche hagámoslo, vayámonos con ojos y no olvidemos sus coordenadas centrales. En otras ocasiones, hemos cometido ese error, y hemos confundido brillantez filosófica con excelencia y virtud en las finalidades perseguidas.

Nota:

[1] http://www.rebelion.org/noticia.php?id=171419

[2] Nicolás González Varela, Nietzsche contra la Democracia, Editorial Montesinos, Mataró (Barcelona, España), 2010.

Salvador López Arnal es miembro del Frente Cívico Somos Mayoría y del CEMS (Centre d’Estudis sobre els Movimients Socials de la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona; director Jordi Mir Garcia)

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

 

Fidel en carta a Daniel Ortega

Fidel en carta a Daniel Ortega:”El talento brilla también entre los líderes que se reunieron en Managua

Foto de Archivo

Foto de Archivo

Querido Daniel:

Con mucha satisfacción acabo de escuchar tus excelentes intervenciones en la VIII Cumbre de Petrocaribe. Fue muy justo que la sede de esa reunión hubiese correspondido a Nicaragua, un país que fue capaz de superar el artero golpe del imperio bajo el gobierno de uno de los farsantes más incultos y cínicos, seleccionado por la oligarquía de Estados Unidos.

Con dinero de las drogas y de las armas, extrajo de las prisiones de Venezuela al principal terrorista del grupo formado por la CIA para destruir en pleno vuelo el avión cubano de línea donde viajaban 73 personas a bordo, entre ellas, los jóvenes cubanos que acababan de ganar el Campeonato Centroamericano de esgrima.

En numerosos pueblos de Nuestra América, como Argentina, Chile, Bolivia, Ecuador, Venezuela, Panamá, México y otros, dejaron sus huellas sangrientas los asesinos a sueldo de Estados Unidos.

Sería interminable incluir en este mensaje la multitud de crímenes y saqueos que en el resto del mundo llevaron a cabo los gobiernos y las fuerzas represivas del imperio y sus bastardos cómplices.

A ti Daniel, y a Rosario, deseo felicitarlos por la formidable reunión de hoy.

No puedo dejar de mencionar, un día como este, la voz sincera, valiente y clara de Nicolás Maduro, un hombre de pura estirpe obrera, modesto, honrado y pobre, que nunca aspiró a cargo alguno y hoy se entrega a cumplir el deber que puso en sus manos el inolvidable Hugo Chávez, líder de la Revolución Bolivariana, cuando el azar de la vida le impidió seguir dedicando cada minuto, cada segundo, a lo que hoy constituye el más noble sueño de la humanidad.

Maduro ha demostrado el talento, integridad y energía que el gran líder supuso en él.

El talento brilla también entre los líderes que se reunieron en Managua. Estoy seguro de que ellos junto a la Patria de Bolívar y asociados a ella, luchan por el derecho de sus pueblos a la salud, la educación, el desarrollo y el bienestar material y moral.

No puedo concluir estas palabras sin expresar mis simpatías por Rafael Correa, Presidente de Ecuador, que en estos precisos instantes, cuando el imperio amenaza con guerras y el posible empleo de armas sofisticadas a la República Popular China y a la Federación Rusa, dos poderosas naciones que nunca fueron potencias coloniales y hoy son víctimas de actitudes amenazantes de Estados Unidos, rechazó enérgicamente las amenazas del Presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, si se le concedía el asilo político solicitado a Ecuador por Edward Snowden.

Un comunicado de la Presidencia de la República expresa: “Ecuador no acepta presiones ni amenazas de nadie, y no comercia con los principios ni los somete a intereses mercantiles por importantes que estos sean”.

Felicidades a todos, Daniel. Para ti y Rosario un fuerte abrazo.

¡Hasta la victoria siempre! Como decía nuestro Comandante Hugo Chávez.

Fidel Castro Ruz

Los descuidos del chavismo

English: Hugo Chávez in Porto Alegre, Brazil. ...

Al ver la imparable campaña política y mediática contra Nicolás Maduro, que se libra de norte a sur, no dejo de recordar los primeros tiempos de Hugo Chávez -fines de los 90- cuando pocos daban un real por su talante político proyectivo. Una vez desaparecido surgió una frase que quiso delinear, a modo de sentencia, la idea de que él era irreemplazable: Maduro no es Chávez. Sugestiva reflexión que resume lo que el antagonista anhela al excluir la dialéctica de los procesos sociales y políticos.

Por supuesto, las comparaciones son odiosas, pero sirven para graficar hechos. Ciertamente Maduro no es Chávez, y, muchos dijimos, en su momento, que lo peor que le podría ocurrir al actual presidente venezolano es querer imitar a rajatabla el estilo de Chávez. Pero de ahí a creer que su formación y origen social eran -o son- obstáculos para gobernar es una bobería.

Es innegable que los resultados de las elecciones de abril dejaron un mal sabor. (Sin contar todos los extraños ataques informáticos que sufrió el Consejo Electoral venezolano el mismo día de los comicios.) Quizás por eso los errores de campaña del chavismo lucían crasos a la hora de evaluar su real penetración política. No obstante, ese evento mostró cómo la oposición expresa el enfermizo amor que tiene por aquello que dizque alimenta el chavismo: el odio de clase. ¿Dónde hay más odio de clase: en la burla al chofer que quiso ser y hoy es presidente, o en la confirmación de que Chávez fue el hombre que por fisionomía o “silueta racial” encarnaba al venezolano promedio?

Pero como la vergüenza del otro -en la estética elitista- no parece ser ya la opción para “concienciar” contra el chavismo, hoy se apuesta a la deslegitimación. Primero fabrican una matriz informativa que echó dudas sobre los votos y, luego, menosprecian la constitución y viabilidad del gobierno. El propósito de Henrique Capriles no es que le “devuelvan” la presidencia que perdió por un hipotético fraude, sino propagar la idea de que “algo huele mal en Dinamarca”. De ahí que en su visita a Colombia, por ejemplo, no intentó siquiera revivir la demanda de una auditoría a los comicios de abril; más bien insinuó que Maduro no debe dormir tranquilo porque su búnker político mantiene despierto al monstruo de la inestabilidad. Y es que Capriles no está solo; tiene a varios congresistas opositores visitando países vecinos y a unos cuantos mercaderes venezolanos protestando en inglés y en Miami

Además, la cruzada mediática que reporta la “escasez” de artículos básicos solo presenta a unos malísimos administradores de la crisis; pero nada dice de los sabotajes externos a la economía venezolana ni del acaparamiento y la especulación por parte del sector privado interno, que no acepta los controles de precios y que prefiere no producir y/o facilitar el contrabando.

Hoy es imperativo que Nicolás Maduro reconsidere el sustrato de su estilo y los métodos aplicados en la comunicación política de su gobierno. Este es otro momento del proceso bolivariano que implica renovación y reajuste. No asumirlo de esta manera supondría que el chavismo se confía demasiado y que los adversarios tienen ocasión de aprovechar su descuido.

 

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

 

Sobre el Partido

Notas desde la trinchera

481719_10151287849269648_682824039_n

No cabe duda que la etapa de la revolución que está naciendo, etapa caracterizada en primera instancia visible por la falta del inmenso, místico, profundo y comprometido líder que fue Hugo Chávez, comienza a evidenciar profundas fallas que, sin ser pesimista, comprometen la continuación de nuestro proceso de transformación de no ser resueltas a tiempo.

La prudencia en la crítica es una táctica valiosa en estos tiempos donde la industria cultural y mediática tienen una posición muy ventajosa en la guerra y sabiendo que la zamurera derechista nacional permanentemente se encuentra atenta de cualquier fuga de información para tergiversar y atacar. Sin embargo debido a la grave circunstancia en que se encuentra la irreversibilidad del proyecto revolucionario, nos vemos en la obligación de socializar más los análisis con el objetivo de generar reflexión y movilización en nuestras filas para atajar a tiempo las grandes contradicciones que están excesivamente brotadas y ya hieden a contraataque, dispersión y traición.

Desde esta inquietud, a desarrollar en completitud en las próximas líneas, redactaré una serie de artículos que, complementados, espero ayuden aproximarnos a la caracterización y propuestas políticas para la organización y la batalla. Ideas y reflexiones producto de conversaciones, debates y reuniones con distintos sectores y a distintos niveles. El esfuerzo es entonces, sobre todo, uno de consolidación de aportes de diversos camaradas.

Ideología socialista

Me preocupa enormemente la crítica generalizada que se ha venido haciendo desde distintos espacios, caracterizada por un discurso lleno de consignas, lugares comúnes, simplificación de problemas, externalización de los errores (el enemigo imperial) y carencia de propuestas viables. Sin darnos cuenta hemos construido uno de los peores enemigos alienizantes: la ideología socialista.

Sé que al decir esto prendo algunas alarmas y ya más de un predicador político de oficio me dirá contrarrevolucionario y demás, objetivo intencional de la dramática línea. Pero lo cierto es que si nos apegamos a la definición rescatada y reconstruida por Ludovico sobre ideología la definimos como el conjunto de creencias y costumbres asentadas en la mente de hombres y mujeres de un momento histórico y espacio geográfico determinado que permiten la sumisión de los individuos al sistema, garantizando así la estabilidad y reproducción de este último. Es decir, toda ideología es un “auto-engaño” para mantener un sistema que en últimas instancias explota a hombre y mujeres.

A contraposición existe la conciencia revolucionaria como hecho consciente de superación al auto-engaño. El problema particular de la “ideología socialista” es que se logra mimetizar facilmente con la conciencia revolucionaria captando frases, conductas, estética y expresiones, permitiendo así crear un velo en nuestra militancia que hace dificil la penetración de críticas y rectificaciones.

Lo que a final de cuentas me preocupa más de la crítica generalizada de la ideología socialista es que no trae propuestas concretas para el “golpe de timón” que tan enfáticamente instruyó el Comandante, mas bien tiene como objetivo la inmovilización y el desgaste. Sí, por muy extraño que suene al comienzo, pero la crítica generalizada al no traer propuestas permite que el malestar tenga un pequeño escape para bajar la presión social y desgasta a las organizaciones sociales y revolucionarias en un ciclo de reunionismo-activación-desmotivación interminable debido a la ineficacia de las iniciativas.

Lo más peligroso de la “ideología socialista” es que ha sido asumida majestuosamente por la burocracia corrupta enquistada en el Estado Venezolano que se blinda de los ataques internos y neutraliza con facilidad “golpes de timón”. Sumado a la mutilación realizada al pueblo chavista de su capacidad de pensamiento crítico y reflexivo por esta ideologia (falsa consciencia), se garantiza entonces que la llamada “derecha endógena” mantenga sus garras podridas de ambición en el poder.

La primer gran tarea que tiene entonces nuestro partido, como organizacíon política del pueblo revolucionario es vencer la ideología (tanto la capitalista, como la supuesta socialista). Para cumplirla se deben asumir dos grandes líneas de acción:

1.- Un proceso masivo de creación de conciencia crítica y reflexiva, dejando atrás los viejos modelos de formación política ortodoxa, que parecen mas lavado cerebral que otra cosa.

2.- La identificación y conformación de una vanguardia revolucionaria compuesta por cuadros políticos dirigentes dentro del PSUV que tengan la claridad profunda sobre la situación actual y logren reproducir el discurso y penetrar el velo del engaño consignero que nos hemos construido.

Clientelismo político

La gran enfermedad de la política venezolana, que terminó de hacer metástasis a sus máximas proporciones con la renta petrolera y no hemos logrado, ni de lejos, superar. Todos, sin excepción, hemos caído en la dinámica del clientelismo político, porque hasta los más conscientes se rinden ante la sensanción de imposibilidad de modificar este fenómeno en la cultura venezolana.

La verdad es que el clientelismo político es insatisfacible, por mucha renta de lo que sea que se tenga. Y peor aún, es cada vez más demandante, porque en la medida que se alimente más necesidades saldrán, es como la Hidra, el monstruo de la mitología griega que al cortarle la cabeza le salían dos más. Nunca habrán los suficientes recursos para resolver las necesidades de un pueblo con dádivas gobierneras, la única manera de resolver los problemas del país es con políticas públicas integrales, consistentes y eficientes que luego de una metodología científica de explicación de problemas y análisis de los factores que los producen, permitan diseñar y ejecutar estas políticas con eficacia.

Por lo tanto cualquier organización política que asuma el clientelismo político como bandera de su popularidad, tiene fecha de muerte antes de nacer. Al ser insatisfacible las necesidades, comienza a degastarse la credibilidad de la organización y por consecuencia su capacidad de movilizar, sostener y adherir simpatizantes. Si no superamos el clientelismo político estamos destinados al fracaso, así como lo han hecho otros partidos con la enfermedad (AD, Copei).

Lo difícil es como hacer esta superación dentro del límite de tiempo que tenemos (tres años), porque la ruptura no puede ser inmediata: primero por falta de voluntad de gran parte de la dirigencia y segundo porque haría una rápida desmovilización masiva dentro del PSUV. Creo entonces necesaria, como lo mencioné en el bloque anterior, que se cree una vanguardia dirigente que logre posicionar y hacer penetrar el discurso y la praxis anti-clientelar que tendrá como consecuencia mediata el desprendimiento de cierto sector dirigente y activista en el partido que generarán conatos de desestabilización política interna pero a la final se fortalecerá la integridad del PSUV y se sincerarán las filas revolucionarias.

Por supuesto, a la final, la superación del clientelismo político debe realizarse en conjunto por dos grandes actores políticos: el partido y el gobierno. Por lo tanto el partido solo pone la mitad de la fórmula, la otra será analizada en un próximo escrito.

Partido y Gobierno

El gobierno debe estar subyugado a las decisiones políticas del partido. Y esto se refiere no a que el partido sea una especie de Consejo que sea consultado para decisiones políticas, más bien que defina, forme, evalúe y seleccione los cuadros de dirección de gobierno para garantizar que estos compañeros tengan las condiciones éticas, académicas, políticas, emocionales y de experticie necesarias para la conducción de un gobierno revolucionario, es decir, un gobierno que resuelve los problemas del pueblo y eleva su calidad de vida y al mismo tiempo acompaña un proceso de transformación radical de la sociedad.

Aquí, es de especial preocupación la formación de los cuadros revolucionarios. No solo se carece de programas de formación política, sino también de programas de formación en ciencias y técnicas de gobierno, que garantizen que aquellos con altas responsabilidades de dirección de gobierno tengan las capacidades requeridas.

El partido, además, como garante de la gobernabilidad en el país y como conductor fundamental en la transición hacia el socialismo (catalizador entre el poder popular y el Estado actual), debe definir en conjunto con el gobierno las políticas de mayor incidencia para la estabilidad política de Venezuela y para la ejecución de los procesos de transición y transferencias de poder.

Teoría Revolucionaria

Uno de nuestros grandes vacíos es la carencia de teoría. Libros y escritos diversos hay muchos, pero existe escaza construcción teórica sólida que nos permita analizar con viabilidad el proceso de construcción al socialismo y evitarnos muchos de los errores históricos que han imposibilitado la superación del capitalismo y que lamentablemente hemos vuelto a cometer algunos de ellos.

Esta tarea debe nacer también dentro del seno del partido y no sólo desde espacios externos, porque usualmente los espacios de producción teórica están separados de la militancia de calle, la militancia conectada a lo concreto, a las dinámicas del poder popular, del partido, del gobierno.

Hemos caído en un teoricismo emergido desde la “ideología socialista”, un conjunto de frases, expresiones y consignas del auto-engaño, es decir, libros con mucha paja y poco contenido. Teoricismo que parece haber nacido más de la necesidad de un grupo de camaradas de cumplir sus ansias egocentristas de reconocimiento y que se auto-ubican en una posición supra-histórica donde logran evaluar, criticar y juzgar quien es revolucionario y quien no, que es correcto y que errado. Siempre desde la cómoda posición de no comprometerse con nada, de no asumir ninguna responsabilidad de gobierno o de partido, para que nadie vaya a enjuiciarlo s después. En últimas instancias, es una posición cobarde y profundamente contrarrevolucionaria.

Por encima de éstos compañeros que ni sazonan la sopa, lo peor es la carencia de propuestas concretas que viabilicen políticas (principalmente económicas) para la transición hacia el socialismo. Debe el partido asumir esta tarea también y crear un equipo multidisciplinario, experimentado en la batalla pero con capacidades intelectuales excepcionales para crear la teoría y un programa viabilizador de la transición hacia el socialismo

Estrategia y táctica

  Primero, cuando hablo de estrategia me refiero a planes viabilizadores de mediano plazo (2-5 años) que permiten acercarnos al éxito de nuestros objetivos históricos. Dentro de ésto lo más “estratégico” que hemos tenido es la de campaña electoral para el 12 de octubre, un plan de tres meses. Debemos de tener estrategias más claras, concretas, viables y políticamente creativas. Por ejemplo el PSUV-Zulia debería de tener estrategias para la toma del poder en espacios fuera del ejecutivo (Universades, Gremios, Sindicatos, etc.) Somos un partido carente de estrategias para la toma del poder, ni hablar para la viabilidad y concreción de la transición hacia el socialismo. Nuestras “estrategias” se reducen al juego de poder, a la “micro-política”.

Si bien el nivel estratégico debe ser centralizado para garantizar la integridad del accionar, el ejercicio de la táctica debe ser desconcentrado, de tal manera que le permita, por ejemplo, a los equipos parroquiales tener la suficiente flexibilidad en el accionar inmediato de definir cual es el mejor curso de acciones teniendo en cuenta el análisis que hagan éstos sobre su focalizado entorno político. De lo contrario la visión “generalizadora caraqueña” engullirá las capacidades creadoras y la participación protagónica de nuestros cuadros medios.

Política de cuadros

Sencillo, el partido no tiene ningún tipo de política de cuadros.

Todos pareciéramos entender la importancia de la formación sociopolítica, pero la verdad es que está subestimad a, la prueba es que n o existen procesos serios, regularizados de formación política para la militancia de nuestro partido. Se deben crear dinámicas de reflexión crítica y formación que permitan desvelar las relaciones de dominación del sistema capitalista a través de l a comprensión de los procesos histórico-sociales, c onsiderando la pasión y el sentimiento como elementos fundamentales para el aprendizaje y no permitir que se ancle en el viejo paradigma de enseñanza unidireccional, descontextualizado, incapaz de motivar y desentendido de las necesidades reales del pueblo .

Dentro de ésto es crucial formar a nuestros cuadros profesionalmente también, especialmente en áreas de interés para el ámbito público y político como la economía, la sociología, el derecho y las ciencias y técnicas de gobierno. Cada vez más tenemos camaradas asumiendo responsabilidades en el alto gobierno con completa incapacidad para dirigir gestión pública eficaz y eficiente, orientada a dar resultados para elevar el nivel de vida de los y las Venezolanas.

Por otro lado, no existen sistemas de asignación, seguimiento y control de las tareas políticas de la militancia, más allá del 1×10, que nos permitan seleccionar y promover a los cuadros aptos para tareas determinadas tanto político-partidista como de gobierno. Otra tarea urgente es entonces, crear y regularizar este sistema.

Conclusión

Unas pinceladas para promover el debate en la base y la dirigencia del partido son el motivo de estas notas.

Me distancio de otros escritos de articuleros de oficio que haciendo análisis, manejando ciertos argumentos verídicos, manipulando astutamente la información y aprovechándose de la grave situación política actual, decretan el fin del proceso revolucionario, pareciéndose más bien al discurso del fin de la historia. Tenemos la historia por hacer y el mandato inaplazable de hacer realidad la esperanza libertadora de los grandes hombres y mujeres de todos los tiempos que han muerto por nuestros mismos ideales.

A estos cobardes que comienzan a dar la media vuelta; el espíritu del Comandante Supremo:

¡AQUÍ NADIE SE RINDE, CARAJO!

danielbm87@gmail.com