Publicado en INTERNACIONAL

Pérez Esquivel dice al Secretario General de la OEA

Los caminos de emancipación de los pueblos a través del tiempo, han costado mucho dolor y sufrimiento. Sobre todo en nuestro continente donde hermanos y hermanas dieron su vida para dar vida, con la esperanza de construir sociedades más justas y libres.Português do Brasil: 3º Fórum Social Mundial -...La resistencia de los pueblos contra las sucesivas dominaciones y las dictaduras militares en todo el continente continúa siendo un derecho inclaudicable. Es necesario recordar además, el rol que siempre juega los EE.UU., como por ejemplo con la imposición de las Doctrinas de Seguridad Nacional, de Libre Comercio y de Endeudamiento, con un alto costo en vidas y pérdidas de los recursos y bienes de los pueblos.

Basta recordar el bloqueo al pueblo cubano durante más de 50 años, a pesar de las sucesivas votaciones en las Naciones Unidas contra la decisión de los EE.UU. de continuar su agresión, como la prisión injusta de los cinco cubanos en las cárceles del país del norte.
Las luchas populares lograron recuperar los gobiernos constitucionales y avanzar en la construcción democrática, que no se limita al acto electoral. Pero este camino aún necesita consolidarse en el continente, donde pesan dificultades y obstáculos por aquellos que pretenden imponer la dominación económica, política y cultural y mantener sometido a los pueblos. Basta pensar en los esfuerzos para destruir el proceso revolucionario de Venezuela, o los intentos de golpe de Estado en Bolivia y el Ecuador. No es posible ignorar los golpes de Estado de este siglo en Haití, Honduras y Paraguay, así como el terror impuesto por los EE.UU. que continúa ampliando su presencia y bases militares en el continente para el control hemisférico de sus intereses.
En Honduras intentaron disfrazar al lobo de cordero, como a través de las elecciones ilegítimas del 2009 que buscaron legitimar al gobierno y al sistema que ha profundizado la entrega del país y la represión de su pueblo, provocando muertes, exilios y cárceles a militantes defensores y defensoras de los derechos humanos.
La OEA cometió el error de reconocer a este gobierno de facto hondureño, sabiendo de las graves violaciones de los derechos humanos contra el pueblo. Las elecciones realizadas en Honduras el día domingo 24 de noviembre, fueron marcadas por la manipulación y el fraude en un contexto de fuerte militarización y amedrentamiento de la población. El Partido Libre que lidera como candidata Xiomara Castro, reclama el recuento de los escrutinios y denuncia el fraude electoral.
Los observadores y observadoras internacionales dan cuenta de las graves irregularidades cometidas por el gobierno de facto y observando actos de violencia contra testigos y votantes de LIBRE. No se puede afirmar que las elecciones se realizaron en condiciones normales, como lo han señalado las misiones de observación de la OEA. la UE y otras.
El país está frente a graves peligros ante el fraude montado y la complicidad del TSE. La respuesta del gobierno de facto es la represión contra los estudiantes y organizaciones sociales; imponiendo su candidato utilizando todo tipo de irregularidades y la violencia. Reclamamos a la OEA, a la comunidad internacional, a la CELAC, a los gobiernos democráticos latinoamericanos y caribeños, garantizar el recuento de votos, la vida y seguridad del pueblo hondureño.
Espero Señor Secretario General que escuche las voces que surgen de todo el continente y el mundo reclamando transparencia y respeto para el pueblo hondureño y el derecho a elegir libremente a sus gobernantes.
Fraternalmente con el saludo de Paz y Bien
Buenos Aires, 28 de noviembre del 2013
Adolfo Pérez Esquivel
Premio Nóbel de la Paz
Ecoportal.net
Alainet
Publicado en INTERNACIONAL

Honduras: Elecciones decisivas para América Latina y el Caribe

Brasília - O presidente de Honduras, José Manu...

 

Este 24 de noviembre se desarrollará en Honduras una elección presidencial que seguramente tenga gran relevancia, a corto y mediano plazo, en el mapa geopolítico de América Latina y el Caribe. Se abre ciertamente la posibilidad de que Xiomara Castro de Zelaya, de la mano del partido LIBRE (Libertad y Refundación), le dispute la elección a Juan Orlando Hernández, candidato por el oficialista Partido Nacional de Honduras (PNH). Al cierre de esta edición, diversas encuestas muestran a los candidatos cabeza a cabeza: Tecnimerk ubica ganadora a la candidata del partido LIBRE, rondando el 32%; mientras que Gallup da una ventaja a Hernández (35% a 30%).

Un poco de historia

En 2006, Manuel Zelaya llegó al gobierno de Honduras desde el Partido Liberal. Sin embargo, pocos años después comenzó a mostrarse más alineado con el ala más izquierdista de los gobiernos latinoamericanos “post-neoliberales”. Prueba de ello fue el ingreso de Honduras a la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), creada por Cuba y Venezuela a fines de 2004.

Lo que sigue de la historia es más bien conocido: en 2009, ante la convocatoria a una Asamblea Constituyente, la derecha hondureña orquestó un golpe de Estado con el apoyo de la embajada norteamericana en Tegucigalpa. Luego de la breve presidencia de facto de Roberto Micheletti, una elección muy cuestionada y con altísimos niveles de abstención llevó al gobierno a Porfirio Lobo, del Partido Nacional.

La política económica de Lobo ha mostrado una tendencia fuerte hacia la extranjerización. Diversas empresas transnacionales han recibido concesiones muy importantes, entre ellas la construcción de una reserva hidroeléctrica en territorio campesino. Uno de los proyectos más llamativos, aprobado a principios de este año, es el de la creación de Zonas Especiales de Desarrollo. Se trata de áreas del país sobre las cuales el Estado nacional resigna su soberanía (a excepción de algunas mínimas garantías jurídicas): se crean así paraísos para que las empresas extranjeras lleven adelante sus negocios sin regulación de ningún tipo. Otro dato significativo de la economía hondureña es el estrepitoso crecimiento que ha experimentado la deuda pública, que actualmente ronda el 40% del PBI.

Mientras tanto, Honduras ha sido testigo en los últimos cuatro años de una brutal represión, cuyas víctimas han sido, entre otros, los movimientos de campesinos y los trabajadores de prensa. Se estima que los asesinatos políticos fueron alrededor de 300 (cerca de 100 campesinos y 35 periodistas). Esta flagrante violación de los DDHH es desconocida en el plano internacional.

El programa de LIBRE  

En diversas entrevistas y declaraciones públicas, Xiomara Castro, esposa del presidente destituido Manuel Zelaya, ha manifestado sus principales propuestas en el aspecto “social” para llevar adelante en caso de acceder a la presidencia. Una de las prioridades del proyecto que ella ha llamado “socialismo democrático” será, en sus palabras, la “aceleración del proceso productivo” mediante la generación de empleos. También se tomará en cuenta la necesidad de avanzar hacia la soberanía alimentaria, la construcción de sistemas educativos y de salud públicos y de calidad y el desarrollo de sistemas de economía social, que posibiliten la salida de la pobreza de millones de hondureños.

Las políticas propuestas por Castro remiten a los principios programáticos generales del partido: LIBRE se pronuncia por la soberanía popular, la igualdad económica y el fin de la explotación y el anticolonialismo. Naturalmente, una piedra fundamental de los principios de LIBRE es el rechazo a los golpes de Estado, la intervención imperialista y la represión, que han vivido, como todo el pueblo hondureño, en carne propia.

Además, otro aspecto de crucial importancia de la candidatura de Castro es su postura abierta hacia una integración latinoamericana a través de proyectos que, aún con sus matices, se plantean como alternativos a la injerencia de Washington: UNASUR, CELAC y ALBA (espacio que Honduras ha abandonado desde el golpe de Micheletti). En momentos donde ha tomado fuerza el bloque de países denominado Alianza del Pacífico, integrado por los gobiernos conservadores de México, Colombia, Perú y Chile bajo el auspicio de EEUU, cobra especial importancia el modelo de integración hacia el cual un nuevo gobierno incline la balanza.

El apoyo de las organizaciones sociales  

Para finalizar, hay que dar cuenta de que una parte muy importante de las organizaciones populares protagonistas de la resistencia han dado su apoyo al programa de LIBRE, por los puntos que mencionabamos con anterioridad. Entre ellas se destaca la Vía Campesina hondureña, por ejemplo, y otras organizaciones que participan activamente en la Articulación Continental de Movimientos Sociales hacia el ALBA. Por otro lado, otras organizaciones, como el Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras, han mostrado cierta distancia respecto de la candidatura de Castro, si bien también reconocen la gran popularidad del ex presidente Zelaya.

LIBRE se presenta en estas elecciones como “el único que representa el cambio a favor de las mayorías en Honduras”. Por esto, durante la campaña, ha insistido en una agenda de mejoras sociales, recuperación de los recursos naturales entregados a empresas extranjeras y promoción de la economía campesina, tal como enumerábamos. Un hipotético triunfo electoral de Xiomara Castro implicaría la posibilidad concreta de poner un freno al ciclo de ofensiva neoliberal comenzado con el golpe de Estado, y traduciría, a su vez, la invalorable resistencia del pueblo hondureño en una importante conquista institucional que permita un nuevo realineamiento en la geopolítica continental. La última decisión, sin dudas, la tendrá el pueblo hondureño el próximo 24 de noviembre.

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso de los autores mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Brasília - O presidente de Honduras, José Manu...
Brasília – O presidente de Honduras, José Manuel Zelaya, fala à imprensa após visita ao Congresso Nacional Foto: José Cruz/AB (Photo credit: Wikipedia)

 

Publicado en ARTICULO Y OPINIONES

Control de la América Latina

060502-N-2779T-002

Desde el siglo XIX, Estados Unidos considera Latinoamérica como su zona de influencia (Doctrina Monroe), pero no fue hasta 1903 que creó el SouthCom o “Comando Sur”, como se le denomina en ese continente. El objetivo, en aquel entonces, era apropiarse de la zona del ferrocarril que conectaba el Atlántico con el Pacífico para abrir allí un canal interoceánico. En detrimento de Colombia, Washington suscitó entonces un movimiento secesionista que dio lugar a la aparición de Panamá como país y envió sus tropas para «garantizar la seguridad del nuevo Estado».

Durante la guerra fría, el Comando Sur o SouthCom respaldó abiertamente las dictaduras militares de derecha y, más discretamente, dirigió incluso la represión contra las guerrillas marxistas, bajo el pretexto de luchar contra el narcotráfico. Esta evolución dio lugar a una reforma estructural paulatina del SouthCom, que ahora trabaja en estrecha coordinación con numerosas agencias estadounidenses en vez de hacerlo únicamente bajo las órdenes del Departamento de Defensa.

Hoy se prevé un fortalecimiento del SouthCom, a medida que Estados Unidos vaya retirándose del Gran Medio Oriente, para concentrar sus esfuerzos en las zonas petrolíferas del Caribe. Para mostrar músculo ante Venezuela y Cuba, Washington reactivó la IV Flota en 2008, derrocó en 2009 el gobierno de Honduras que quiso cerrar la base estadounidense de escucha de Soto Cano y abrió 7 nuevas bases militares en Colombia, también en 2009.

TOMADO DE VOLTAIRE

Publicado en ARTICULO Y OPINIONES

Aprender a leer la realidad: un paso a la vez para derrotar al enemigo

Saw dust carpet, a tradition during Holy Week ...

No cabe duda que la Honduras de hoy es un desastre por donde se le vea. El gobierno post golpe ha seguido una ruta catastrófica, que más parece tener a la clase dominante saqueando el país para la reserva de los días terribles que se avecinan. Muchas veces recurrimos a interpretaciones complejas de las cosas; otras nos contentamos con seguir el rastro que nos van dejando para seguir, hoy podemos advertir que el trasfondo de la venta de la patria, la ley de minería, el trabajo por horas, la criminalización de la protesta, y muchas acciones más, intenciones que llevan a la ocupación militar de los Estados Unidos, en una acción tipo Haití, que podría producirse este año o el siguiente, dependiendo de cómo se configure la correlación de fuerzas en el país.

El juicio político luce diseñado para “estrenarlo” con Porfirio Lobo Sosa, quien no sería difícil de remover, y probablemente consentiría su retiro después de una negociación que le produjera dividendos a un grupo de personas. En Honduras avanza peligrosamente un plan que incluye lo que se conoce como “Class Cleansing” o limpieza de clase, mediante la cual se desarticula toda posibilidad de cohesión de las fuerzas opositoras al desmembramiento de los Estados “parásitos”. A todo esto contribuye la ofensiva diplomática del gobierno Hernández – Lobo que se pasean por el mundo diciendo que en Honduras se han terminado todos los vestigios del golpe de Estado de 2009, que la economía está bien, aunque enferma, y que el narcotráfico ha ganado la guerra por el control territorial.

Mientras tanto, los medios siguen, voluntaria o involuntariamente, la agenda que se impone desde los centros de poder oligárquicos, haciendo que la opinión pública, poco orientada y menos formada, se mueva como péndulo en la dirección de la clase dominante. Por otro lado, nuestro análisis es limitado, no existe mucha capacidad aun de ver el contexto, o entender la naturaleza de las fuerzas que intervienen en el escenario político nacional, menos aun de transmitir con claridad la conexión entre las acciones que en la realidad plasma el poder real y las ciencias que son capaces de desagregar sus factores. Los expertos en el “mercadeo político” se lucen con destreza en el arte de desinformar mediante noticias manipuladas, chismes y mentiras.

Interesante ha resultado el proceso electoral de 2012, en el que el bipartidismo se dio el lujo de llevar al paroxismo la difusión de bochornosas acusaciones de fraude, mientras ocultaban sin dificultad la victoria de una candidata que no está en sus filas. Con el pasar de los días, la discusión pasó a los eventos en el congreso, hasta que se desvaneció la pretendida disputa, que ya había logrado dos objetivos claros: a) encubrir por un tiempo la verdadera agenda de la derecha hondureña; y b) Invisibilizar la verdadera ganadora de los comicios. Hay que ver que la manipulación viene estructurada en números, que ignoran factores políticos, pero que se asimilan incluso entre muchos dirigentes de la oposición que no saben interpretar políticamente los eventos.

El análisis numérico es una trampa característica de la derecha que utiliza todo tipo de sortilegios, que niega algunas realidades que pueden definir procesos históricos. La misión básica es contar, hacer cálculos, especular, dejar que la población haga elucubraciones sobre las posibles sumas, restas, multiplicaciones y divisiones que pueden definir el próximo proceso electoral; increíble toda un telaraña que pone a la sociedad a tratar de predecir lo que sucederá en noviembre de 2013 basado en lo que sucedió en 2012. Mientras este juego se da, la clase política al servicio de los grupos facticos desarrollan su agenda.

Veamos los anuncios optimistas, el presupuesto inflado, que finalmente aparece desinflado. El anuncio con bombos y platillos de la adhesión a Petrocaribe, programa solidario al que se opuso la clase dominante mientras la política norteamericana se lo indicaba. Esto sumado a la embustera política exterior Hernández-Lobo que presenta a los gobiernos hermanos del sur una realidad manipulada, o una Honduras que no existe. Mientras tanto se invoca la soberanía para buscar quien compre bonos en la China Continental para pagar la deuda interna que a esta altura ya se ha vencido. Luego se promociona la venta del país en trocitos como la panacea para salir del maldito atraso que cargamos a cuestas desde siempre.

Irónicamente, Libre es el único partido político en cuyo seno se desarrollan agrias discusiones sobre los cargos, las intrigas, llegando incluso a tener personas dedicadas específicamente a ese propósito. Los demás partidos, consecuentes con la realidad se preparan para abatir a su único contrincante, Libertad y Refundación, el que, a pesar de las contradicciones, sigue adelante, consolidando con la energía del pueblo una lucha cuyo final es aun imprevisible. El peso específico de LIBRE dentro de la correlación de fuerzas de poder es mucho más grande que el que entienden muchos de sus dirigentes y líderes.

Una de las cosas que debería entrar en el debate político es la realidad del país; ¿Qué debería saber, proponer un candidato a diputado u otro cargo para cambiar la realidad en Honduras? ¿Qué debería exigir el pueblo de los candidatos en todos los partidos? Sin mucha dificultad podríamos concluir que cada candidato debe entender bien nuestro país, saber cuáles son las causas fundamentales que nos han traído hasta acá, tener la disposición a comprometerse con un programa político que inicie la reversión de los problemas, y estar dispuesto a, incluso, ceder algunos de los privilegios que ahora tiene. Este asunto no se revela en los medios de comunicación, eso no le sirve a la clase dominante; discutir la situación nacional es terriblemente inconveniente para el poder hegemónico.

Hace poco tiempo, dialogaba con un compañero sobre asuntos francamente simples pero críticos de las condiciones de vida de nuestro pueblo. Él me decía que se deben implementar urgentemente medidas para incrementar el poder adquisitivo de la gente; entonces llegamos a hablar de los trabajadores del sector doméstico, históricamente humillados en condiciones cuasi feudales. Las trabajadoras domésticas son contratadas normalmente por pagos de hambre, sin derecho a nada, menos a salarios mínimos. En general estos servicios son un lujo muy barato. Entonces viene la pregunta ¿Cuántos de nuestros candidatos estarán dispuestos a pagar lo que deben a estos trabajadores? ¿Estarán dispuestos a establecer relaciones justas, que reconozcan el valor del trabajo y otorguen condiciones estables que permitan al trabajador alcanzar mejores estadios de vida? Me pareció curioso que la cuestión no me la formulaba respecto a los candidatos del bipartidismo, ¡me hablaba de nuestros candidatos!

Seguro muchos se preguntaran que tiene que ver esto con los primeros párrafos. Es justo entonces explicar un poco. LIBRE es una poderosa fuerza política, con grandes posibilidades de derrotar a un enemigo en el proceso electoral. Sin embargo, esa no es la única misión de un partido político, organizarse es esencial para defender en todos los campos con un adversario que tiene dinero y armas. En la medida avanzan las semanas se vislumbra una profundización de la crisis a limites desconocidos que la derecha está dispuesta a aceptar; LIBRE hizo una denuncia al respecto, a través de su candidata, el día 24 de enero, pero la misma no fue tomada en cuenta por los medios de comunicación, ni por las personas que escriben en las redes sociales. ¿Por qué?

Debemos ver concretamente el hecho de que la agenda mediática la controla el enemigo, y nosotros nos movemos al ritmo que ellos dictan. Ganar en el terreno de la información depende mucho de los “vasos conductores”, que usualmente son los líderes en todos los niveles. Si esos líderes y dirigentes transmiten pesimismo, entonces el pueblo seguirá la ruta de la desconfianza; por otro lado, si esos mismos personajes son capaces de transmitir la realidad, su posición y compromiso con la transformación, su disposición de estar en la primera línea del combate, y su predisposición a ser los primeros en dar el ejemplo, aun a costa de sus propio privilegios, se tendrá un pueblo invencible. Aunque esta afirmación pueda ser acusada de panfletaria, la derrota del enemigo se hará en las calles, todos los días, en movilización, en organización, en formación, diciendo siempre la verdad, despojándonos de egos infértiles, e individualismos perniciosos

 

Ricardo Salgado es investigador social, militante de la Resistencia Hondureña, y Secretario de Relaciones Internacionales del Partido Libertad y Refundacion, LIBRE de Honduras.

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.