Archivo de la etiqueta: HO CHI MINH

Vo Nguyen Giap: Obituario para un general

Ha fallecido el general vietnamita Vo Nguyen Giap. A través de lo que antes se conocía como el Tercer Mundo así como entre las personas con conciencia revolucionaria en los centros del imperialismo, se le rinde homenaje a una de las figuras más importantes de las luchas de los pueblos oprimidos por la liberación nacional y el socialismo.

El General Giap, hábil dirigente político y brillante estratega militar que llegó a la prominencia al derrotar a las fuerzas francesas en la épica batalla de Dien Bien Phu durante la primavera de 1954, fue guía e inspiración para un sinnúmero de revolucionarios en el mundo entero. Su vocación revolucionaria comenzó durante sus años estudiantiles y lo llevó primero al periodismo y el magisterio. A principios de los años 30 se unió al Partido Comunista de Vietnam, el cual fue brutalmente reprimido por el régimen colonial francés. Como muchos de sus camaradas, fue encarcelado y obligado a exiliarse. Fue durante un período de exilio en la China que estrechó lazos con Ho Chi Minh y el grupo de revolucionarios con el que fundaría La Liga para la Independencia de Vietnam, mejor conocida como el Viet Minh. Al regresar a Vietnam a mediados de los años 40 participó en la organización de la resistencia que puso fin a la ocupación japonesa y con la proclamación de la Republica Democrática de Vietnam en 1945 asumió el cargo de comandante en jefe del ejército popular. Su carrera militar lo llevaría a la victoria sobre las fuerzas francesas y estadounidenses en sucesivas guerras prolongadas que ejemplificarían una cabal comprensión dialéctica de las principales categorías estratégicas de la ciencia militar.

No es de sorprenderse que en la prensa imperialista se intente empañar su legado con reclamos de un supuesto desprecio por la vida humana. El New York Times y otros órganos del imperialismo, que han publicado obituarios, hacen repetidas alusiones al gran número de pérdidas sufridos por la tropa vietnamita bajo su mando para desviar la atención de los verdaderos crímenes perpetrados por las máquinas de guerra de Francia y EE.UU., responsables de la masacre de cientos de miles de campesinos indefensos con sus indiscriminadas campañas de bombardeo con napalm y agente naranja. Este tipo de hipocresía es común entre los portavoces del imperialismo quienes intentan hoy restar importancia a su genio militar mientras exculpan a los verdaderos autores de tanta destrucción y muerte, las empresas occidentales que conforman el complejo industrial militar – incluyendo los fabricantes de armas biológicas y químicas como Monsanto y Dow – y sus representantes políticos quienes continúan difundiendo su fuerza destructiva a través del mundo hasta el día de hoy.

Entre los estudiantes serios de la historia, especialmente aquellos con una orientación revolucionaria, es común apreciar la contraposición del factor estratégico tiempo a la superioridad de fuego que tienen los ejércitos imperialistas, una estrategia empleada por el general Giap. Es importante recordar, sin embargo, que Giap siempre destacó la primacía de la condición política para estas concepciones estratégicas: la educación política e ideológica del pueblo, organizado como un ejército popular. Al final, fue la indomable voluntad de lucha del pueblo vietnamita, una voluntad paciente y consistentemente cultivada por dedicados cuadros políticos, lo que derrotó a los armamentos modernos de los imperialistas en el campo de batalla e intensificó las contradicciones internas de una sociedad a medio mundo de distancia.

Para nuestra generación, el legado perdurable de una figura como Giap estriba más en su aporte a la madurez política del pueblo vietnamita que en sus méritos militares, no obstante sus impresionantes logros en este campo. El reto más grande de nuestros tiempos es el desarrollo de conciencia política entre los explotados y oprimidos, junto a la disposición de lucha para liberarse de los grilletes de la opresión. Vivimos en una época en la que, tanto en los centros del capitalismo como en la periferia, las clases dominantes mantienen su dominio a través de la perversión sistemática de la conciencia. Esto constituye el arma más poderosa para mantener a las masas inmóviles, y representa a la vez el mayor obstáculo a superar. En la figura del general Giap, encontramos un ejemplo digno de emulación que sirve para inspirarnos a continuar la lucha contra la opresión y la explotación.

¡Viva el General Giap!

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

 

Muere el General Giap, el estratega que derrotó a EEUU y Francia en Vietnam

cubadebate.cu

En 1950, camino de las acciones de guerra en la frontera, realiza visita al Presidente Ho Chi Minh

El general Vo Nguyen Giap, figura central de la victoria de la guerra de Vietnam, murió a los 102 años, según informaron hoy fuentes militares y familiares.
El general falleció por causas naturales en el Hospital Militar 108 de Hanoi, informó una fuente militar del centro.
“Murió por su avanzada edad, no debido a ninguna enfermedad”, aseguró la fuente, en condición de anonimato.
Giap estuvo además en batallas significativas contra Estados Unidos como la ofensiva del Tet en 1968.

Este legendario general vietnamita nació en la aldea de Una Xa, provincia de Quang Binh el 25 de agosto de 1911. Era hijo de un campesino que, aunque carecía de tierras, sabía leer y escribir y luchó toda su vida contra el régimen colonialista impuesto a su país.

En 1926, siendo aún muy joven, comenzó a luchar por la liberación de Vietnam en el instituto en el que estudiaba. Se incorporó al Menh Dang del Tan Viet y, dos años más tarde, al Quoc hoc, organizaciones clandestinas que realizaban agitación contra la ocupación extranjera.

En 1930 fue detenido y condenado a tres años de prisión, pero fue liberado algunos meses después.

En 1933 entró en la universidad de Hanoi, aunque dos años después le expulsaron por realizar agitación revolucionaria.

En la universidad conoció a Dang Xuan Khu, que más adelante adoptaría el seudónimo de Truong Chinh, el principal ideólogo del comunismo vietnamita. Fue él quien incorporó a Giap al Partido Comunista de Indochina.

Vo Nguyen Giap explica a Ho Chi Minh y otros camaradas su plan de batalla en la preparación de Dien Bien Phu. 1954

 

En 1937 logró terminar sus estudios de Derecho en la universidad y comenzó dar clases de historia en un instituto de Hanoi, aunque en realidad se dedicaba a organizar a los profesores y alumnos en la lucha revolucionaria.
En 1939 publicó su primer libro, juntamente con Truong Chinh, titulado La cuestión campesina donde analizaban el papel que debían desempeñar los jornaleros del campo como aliados del proletariado vietnamita en el proceso revolucionario.
El año anterior se había casado con una tailandesa, Dang Thi Quang, también militante comunista, y cuando al año siguiente el Partido Comunista de Indochina fue prohibido, Giap escapó a China, donde conoció a Ho Chi Minh y estudió las tesis de Mao Zedong sobre la guerra popular prolongada y la guerra de guerrillas, que luego aplicaría magistralmente a su propio país.
Pero la policía francesa detuvo a su mujer y a su cuñada y las utilizó como rehenes para presionar a Giap y lograr que se entregara. La represión fue feroz: su cuñada fue guillotinada y su mujer condenada a cadena perpetua, muriendo en la prisión después de tres años a causa de las brutales torturas. Los verdugos también asesinaron a su hijo recién nacido, a su padre, a dos hermanas y a otros familiares.
En mayo de 1941 en la conferencia de Chingsi (China), junto con Ho Chi Minh, funda el Dong Minh (Liga Vietnamita para la Independencia), más conocido como Vietminh, para agrupar las fuerzas antijaponesas en un único frente de liberación nacional.
Ese mismo año Giap se traslada a las montañas del interior de Vietnam para iniciar la guerra de guerrillas. Allí estableció una alianza con Chu Van Tan, dirigente del Tho, un grupo guerrillero de una minoría nacional de Vietnam del noreste. Giap comenzó a construir el Tuyen Truyen Giai Phong Quan, un ejército capaz de expulsar al ocupante francés y sostener el programa del Vietminh.
Inició una campaña de dos años de propaganda armada y de reclutamiento, convirtiendo a los campesinos en guerrilleros con una combinación del entrenamiento militar y la formación política comunista. A mediados de 1945 tenía ya unos 10.000 hombres bajo su mando y pudo pasar a la ofensiva contra los japoneses que ocupaban todo el sudeste de Asia.


Giap junto al Presidente Venezolano Hugo Chávez.

Junto con Ho Chi Minh, Giap dirigió sus fuerzas hacia Hanoi en agosto de 1945, y en septiembre Ho Chi Minh pudo proclamar la independencia de Vietnam, con Giap al mando del ejército revolucionario.
En la posterior guerra contra el colonialismo frances, Giap demostró la superioridad de la guerra popular sobre las fuerzas imperialistas obteniendo una espectacular victoria el 7 de mayo de 1954 en la decisiva batalla de Dien Bien Phu, una valle situado a unos 300 kilómetros al oeste de Hanoi en el que se habían atrincherado las fuerzas ocupantes francesas, confiadas en la protección de las montañas y en conseguir batir a las fuerzas revolucionarias cuando descendieran.

Visitando soldados heridos e inválidos en medio de la guerra contra Estados Unidos y los títeres del Sur. 1969
De los 15.094 mercenarios franceses que se agruparon en Dien Bien Phu, después de casi seis meses del sitio, solamente 73 lograron escapar del cerco, mientras que 5.000 murieron y 10.000 fueron capturados. Giap y el general Denhg lanzaron un asalto frontal a la guarnición que arrojó a los colonialistas franceses definitivamente de Indochina. El ejército de Giap y Denhg padeció la muerte de 25.000 combatientes.
Giap y Denhg derrotaron a los imperialistas con una acumulación logística extraordinaria y un uso eficaz de la artillería bien protegida. Los 60 cazabombarderos norteamericanos B-29 que acudieron en apoyo de la guarnición francesa, no lograron su objetivo, obligando a los imperialistas a diseñar un plan criminal elaborado por el almirante norteamericano Radford y el general francés Navarre consistente en arrojar bombas nucleares contra las fuerzas revolucionarias.
La campaña de Dien Bien Phu fue la primera gran victoria de un pueblo colonial y feudal, con una economía agrícola primitiva, contra un experimentado ejército imperialista sostenido por una industria y pujante moderna bélica. Los más concidos generales franceses (Leclerc, De Lattre de Tasigny, Juin, Ely, Sulan, Naverre) fracasaron uno tras otro frente a unas tropas integradas por campesinos pobres pero decididas a luchas hasta el final por su país y por el socialismo. Los gobiernos de París fueron cayendo también a medida que sus generales eran derrotados en los alejados arrozales, poniendo al descubierto la fragilidad de la IV República.
Vietnam resultó dividido y Giap fue nombrado ministro de Defensa del nuevo gobierno del Vietnam del norte que, al tiempo que continuaba la guerra popular, se esforzaba por construir una nueva sociedad socialista.
Como comendante del nuevo ejército popular, Giap dirigió la lucha en la guerra de Vietnam contra los nuevos invasores norteamericanos en el sur del país, que una vez más comenzó bajo la forma de guerra de guerrillas. Los primeros soldados estadounidenses murieron en Vietnam cuando el 8 de julio de 1959 el Vietcong atacó una base militar en Bien Hoa, al noreste de Saigon. Ese año más de 1.000 lacayos del imperialismo americano fueron ajusticiados por los guerrilleros del Vietcong y antes de 1961 otros 4.000 habían caido.
Cuatro presidentes americanos lucharon sucesivamente contra Vietnam, dejando el rastro de sangre de 57.690 mercenarios americanos ejecutados. Por parte vietnamita murieron 600.000 combatientes pero finalmente los Estados Unidos fueron obligados a salir del país en 1973. Dos años más tarde el país fue reunificado, cuando un tanque del ejército revolucionario embistió la valla de protección de la embajada americana, mientras los últimos imperialistas huían precipitadamente en un helicóptero por el tejado del edificio.
A partir de entonces Giap siguió siendo ministro de Defensa de Vietnam y miembro de pleno derecho del Politburo del Partido Comunista de Vietnam, cargo que ocupó hasta 1982.
Tras su cese, dirigió la Comisión de Ciencia y Tecnología, y en julio de 1992, le concedieron la orden de la estrella del oro, el honor más alto del nuevo Vietnam socialista.
El general Giap no sólo fue un maestro en el arte de dirigir la guerra revolucionaria, sino que además escribió sobre ella en 1961 su famosa obra “Guerra popular, ejército popular”, un manual de la guerra de guerrillas basado en su propia experiencia. En él establece los tres fundamentos básicos que debe disponer un ejército popular para lograr la victoria en la lucha contra el imperialismo: dirección, organización y estrategia. La dirección del Partido Comunista, una férrea disciplina militar y una línea política adecuada a las condiciones económicas, sociales y políticas del país.
Definió la guerra popular como “una guerra de combate para el pueblo y por el pueblo, mientras que la guerra de guerrillas es simplemente un método del combate. La guerra popular es un concepto más general. Es un concepto sintetizado. Es una guerra a la vez militar, económica y política”. La guerra popular no sólo la hace un ejército, por más que sea popular, sino que la hace todo el pueblo porque es imposible que un ejército revolucionario, por sí mismo, pueda lograr la victoria contra la reacción, sino que es todo el pueblo el que tiene que participar y ayudar en una lucha, que necesariamente debe ser prolongada.
Como buen guerrillero, Giap sabía que el éxito de la victoria cuando hay una desproporción tan grande de fuerzas, se basa en al iniciativa, la audacia y la sorpresa, lo que exige que el ejército revolucionario se desplace continuamente. Destacó como un genio de la logística, capaz de movilizar continuamente importantes contingentes de tropas, siguiendo los principios de la guerra de movimientos. Lo hizo así contra los colonialistas franceses en 1951, infiltrando a un ejército entero a través de las líneas enemigas en el delta del río Mekong, y otra vez adelantando la ofensiva de Tet en 1968 contra los estadounidenses, cuando situó a millares de hombres y toneladas de aprovisionamientos para un ataque simultáneo contra 35 centros estratégicos del sur.
La batalla de Ia Drang (19 de octubre-27 de noviembre de 1965) fue una de las más importantes del combate para ambos bandos durante la guerra de liberación de Vietnam. Tras ella el general imperialista Westmoreland creyó que la movilidad aérea y la potencia de fuego en gran escala serían la respuesta a la estrategia de Giap, pero éste apostó a sus soldados tan cerca de las líneas americanas que los B-52 soltaban las bombas encima de sus propias filas.
Todavía hoy las tácticas guerrilleras de Giap constituyen una de las fuentes de estudio de las estrategias miliatares en el mundo.

Giap nació en 1911 y con 37 años fue nombrado General por Ho Chi Minh

Trabajando en la Base Militar de Viet Bac. 1949

Conversando con jóvenes soldados durante un tiempo libre.

Junto al Presidente Ho Chi Minh y otros dirigentes vietnamitas revisa los detalles de la Campaña en la frontera

Giap pasa revista a las tropas en 1951

Junto al Presidente Ho Chi Minh y el Primer Ministro Pham Van Dong en un acto en Hanoi en 1959

Junto al Presidente Ho Chi Minh y el Primer Ministro sostiene encuentro con delegación del Ejército de Liberación del Sur. 1965

El General Giap en 1972

Felicitando a los veteranos milicianos del Distrito Hoang Hoa, que con rifles lograron derribar un avión norteamericano. Parada Militar de 1973

Durante una visita a una Unidad Militar.

Visitando un comando militar en abril de 1976

El General Giap

El General retirado Giap en 1991

Vo NGuyen Giap en el 2008

Encuentro con Vo Nguyen Giap, General de Cuatro Estrellas del Ejército de la República Democrática de Viet Nam y héroe de la Batalla Dien Biem Phu, junto a su familia. 22 de febrero de 2003.

(Con información de agencias y publicaciones vietnamitas)
Share it now!

0
inShare

Filed under InternacionalPortada · Tagged with

Comentarios3 Respuestas to “Muere el General Giap, el estratega que derrotó a EEUU y Francia en Vietnam”
rata roja dice:
5 octubre, 2013 a las 1:23

honor y gloria a quien con mas ainco combatio al enemigo imperialista enemigo de los pueblos del mundo, los hombres buenos jamas son olvidados

Muy valorado. Gusta o no gusta:  14  0
Responder
cassio dice:
5 octubre, 2013 a las 9:02

Adios a un gran revolucionario, artifice de la lucha por la liberación del pueblo de Vietnam.

Muy valorado. Gusta o no gusta:  9  0
Responder
uN dice:
5 octubre, 2013 a las 12:35

HONOR Y GLORIA GENERAL, HASTA SIEMPRE!!!

Muy valora 

  1. do. Gusta o no gusta:

 

El cerebro militar que expulsó a Francia y a EEUU de Vietnam

English: General Vo Nguyen Giap in 2008.

Fallece a los 102 años de edad el legendario general Vo Nguyen Giap; El cerebro militar que expulsó a Francia y a EEUU de Vietnam :

El legendario general Vo Nguyen Giap, el cerebro militar que se valió de ingeniosas tácticas para expulsar a los franceses de Vietnam y posteriormente combatió a los estadounidenses que trataban de acabar con el comunismo en el país, falleció el viernes a los 102 años. Era el último revolucionario de la vieja guardia.

Giap falleció el viernes por la noche en un hospital militar de la capital Hanoi donde pasó los últimos cuatro años de su vida cada vez más débil, enfermo de males crónicos, dijeron un funcionario del gobierno y una fuente allegada a Giap. Ambos hablaron a condición de guardar el anonimato porque su muerte no ha sido anunciada oficialmente.

No se había hecho el anuncio oficial de su muerte en los medios controlados por el estado el viernes por la noche, pero la noticia se había extendido ampliamente en Facebook y en otras redes sociales.

Giap fue un héroe nacional cuyo legado sólo ha sido superado por el de su mentor, el ex presidente Ho Chi Minh, que condujo al país a la independencia.

Giap, conocido como el “Napoleón rojo”, se erigió como el líder de un ejército de desharrapadas guerrillas que usaban sandalias fabricadas de neumáticos y cargaron su artillería pieza por pieza para poder rodear y aplastar al ejército francés en Dien Bien Phu en 1954. La improbable victoria, que se sigue estudiando en las escuelas militares, no sólo llevó a la independencia de Vietnam, sino también al colapso del colonialismo en toda Indochina y más allá.

Giap siguió adelante hasta vencer al gobierno de Vietnam del Sur, respaldado por Estados Unidos, en abril de 1975, con lo que reunificó a un país que había sido dividido en dos estados, comunista y no comunista. En general aceptaba grandes pérdidas en combate para lograr sus objetivos.

“Ninguna otra guerra por la liberación nacional fue tan encarnizada o causó tantas pérdidas como esta guerra”, destacó Giap en declaraciones a The Associated Press en el 2005, una de sus últimas entrevistas conocidas con la prensa extranjera la víspera del 30mo aniversario de la caída de Saigón, la ex capital de Vietnam del Sur.

“Pero seguimos luchando porque para Vietnam, no hay nada más preciado que la independencia y la libertad”, agregó, con lo que repitió una frase célebre de Ho Chi Minh.

Giap nació el 25 de agosto de 1911, en la provincia de Quang Binh en la región central de Vietnam. Incursionó en la política en la década de 1920 y trabajó como periodista antes de ingresar al Partido Comunista de Indochina. Estuvo en la cárcel por poco tiempo en 1930 por dirigir protestas contra los franceses y poco después se graduó en la facultad de derecho de la Universidad de Hanoi.

Huyó de la policía francesa en 1940 y conoció a Ho Chi Minh en el suroeste de China antes de volver a la zona rural del norte de Vietnam a reclutar guerrilleros para el Viet Minh, inicio del foco de la insurgencia sureña que poco después fue conocida como el Viet Cong.

Mientras estaba en el extranjero, su esposa fue apresada por los franceses y murió encarcelada. Poco después se volvió a casar y tuvo cinco hijos.

El 30 de abril de 1975, las fuerzas comunistas marcharon sobre Saigón con tanques y arremetieron contra la verja del entonces conocido como Palacio de la Independencia.

“Con la victoria del 30 de abril, los esclavos se convirtieron en hombres libres”, destacó Giap. “Fue una historia increíble”.

Desde entonces recibió a muchos dignatarios extranjeros, entre ellos a su amigo y camarada revolucionario Fidel Castro de Cuba.

El enemigo acérrimo del general Giap, el secretario de Defensa norteamericano Robert McNamara, vino a visitarlo en 1995. Entonces le preguntó por un controvertido episodio de la guerra de Vietnam, el incidente del Golfo de Tonkín en 1964 en el cual dos destructores de la Armada estadounidense presuntamente fueron atacados por dos lanchas norvietnamitas. Eso sirvió de justificación para que el Congreso de Estados Unidos intensificara la guerra.

Años después, muchos cuestionaron si el ataque realmente ocurrió. Durante su visita, McNamara le preguntó a Giap qué sucedió esa noche.

“Absolutamente nada”, le respondió.

A los 97 años, el general asumió un importante papel en un debate sobre una propuesta de expansión de un mina de bauxita que afirmó significaba una amenaza ambiental y de seguridad, en parte porque iba a ser administrada por una empresa china en la inestable región montañosa central. Y también protestó por la demolición del histórico parlamento, Ba Dinh, de Hanoi. Sin embargo, ambos proyectos fueron realizados tal como se tenía previsto.

Giap celebró sus 100 años en el 2011. El general estaba muy débil y enfermo para hablar, pero firmó una tarjeta de agradecimiento a sus “camaradas” por la efusión de sus saludos de bienestar. Y aún entonces continuó siendo informado sobre los acontecimientos nacionales e internacionales, relató el coronel Nguyen Huyen, que fue su secretario personal durante 35 años.

EN DEFENSA DEL SOCIALISMO CIENTÍFICO: el nacionalismo o el patriotismo burgués POPULAR

 

León Trotsky, Vladimir Lenin y Lev Kámenev (Mo...

 

Lenin, en su obra “El marxismo y el revisionismo” (1908), demostró cómo algunas corrientes marxistas supuestamente no eran nada más que lo que el pequeño burgués presencia continuada en la clase obrera, en la que el propio Marx había librado intensos combates. Ganador, el marxismo es hegemonizara del movimiento obrero europeo, condenando al aislamiento utópico actual. Sin embargo, la raíz histórica de este fenómeno no ha cambiado, sólo la pequeña burguesía cambió la forma de acción, empezando a travestirse un marxista, sino continuar defendiendo conceptos erróneos, vacilantes y conciliador. A principios del siglo. XX esta corriente alcanza su pico, hegemonizando en la Segunda Internacional y revisionista autoproclamando. En nombre de la actualización de la revisión del marxismo predica de algunos aspectos centrales de la teoría revolucionaria, incluyendo la negación de la necesidad de la revolución como un medio para alcanzar el poder y el socialismo. Un componente fundamental de esta primera generación de revisionistas fue la defensa incondicional de su respectivas naciones, lo que lleva a la quiebra II Internacional en el estallido de la Primera Guerra Mundial. Los partidos socialdemócratas (donde los marxistas se han organizado hasta la fundación de la Tercera Internacional y la construcción de diversos partidos comunistas de todo el mundo) actúan como lacayos legítimos de la burguesía de sus respectivos países, lo que justifica la clase de trabajo entre la masacre de millones de trabajadores en un confrontación provocada por la codicia imperialista. El revisionismo era un trailer chauvinista nacionalismo burgués. ‘s traición de la socialdemocracia y la victoria de la revolución rusa impulsó la reorganización de los trabajadores bajo la bandera de la Tercera Internacional, pero no impidió que el revisionismo se mantuvo presente en el movimiento comunista (el eurocomunismo es un ejemplo). En la actualidad, el revisionismo sigue presente, por lo que actúa incluso hegemónica dentro de las organizaciones revolucionarias vez (incluyendo Brasil). Un aspecto de este chovinismo restos actuales, ahora disfrazado de patriotismo oportuna anti-imperialista. A finales del siglo XIX, el capitalismo en su fase imperialista penetra en el centro de la lucha por el socialismo se destina a los países menos adelantados. Una de las características clave de la lucha revolucionaria en estas naciones se convierte en la cara del imperialismo, lo que refuerza el sentimiento patriótico entre los trabajadores. Tanto China como Vietnam han logrado unir a las tareas de la liberación nacional a la revolución socialista. Ho Chi Minh escribió en 1960: “sólo el socialismo y el comunismo podían liberar a los pueblos oprimidos y las personas que trabajan en el mundo de la esclavitud.” Pero nacionalistas distorsiones revisionistas no tienen nada que ver con el patriotismo revolucionario, sin embargo, que evocan la última, corteza como perros guardianes de la burguesía, contra un vecino en general más débiles o incluso para justificar su sumisión a la burguesía. El patriotismo es esencialmente internacionalista proletario para fomentar y defender los derechos de otras personas, al darse cuenta de que el único sector capaz de llevar adelante estos deseos es verdaderamente patriótico clase obrera, a diferencia de los revisionistas admitir que sólo el patriotismo de sus respectivos países y alimentar ilusiones sobre el compromiso de la burguesía en la lucha por la emancipación nacional y social. La explotación histórica de América Latina por la mayor potencia imperialista de la historia (EE.UU.) hace que la lucha anti-imperialista un componente esencial de la lucha por el socialismo en la región, lo que requiere la denuncia de la hipocresía revolucionario del nacionalismo burgués y / o revisionista. BibliografíaLENIN, V. Ilitch. El marxismo y el revisionismo. Disponible en http://www.marxists.org / Portugués LENIN, V. Ilitch. La quiebra y el oportunismo de la II Internacional. Disponible en http://www.marxists.org / Portugués Tse-Tung, Mao. El Libro Rojo. Claret Martin. Marx, Karl y Engels, Friedrich. Manifiesto del Partido Comunista. Disponible en http://www.marxists.org / Portugués MINH, Ho Chi. Algunas consideraciones sobre la cuestión colonial. Disponible en http://www.marxists.org / Portugués MINH, Ho Chi. Lenin y los pueblos colonizados. Disponible en http://www.marxists.org / Portugués MINH, Ho Chi. El camino que me llevó al leninismo. Disponible en http://www.marxists.org / Portugués

 

Ho Chi Minh y la lucha contra los imperialismos japonés, francés y estadounidense