Archivo de la etiqueta: Health

Alza en el precio de los alimentos: ¿es el momento de hablar menos y hacer más?

Es innegable que el alto precio de los alimentos tiene un fuerte impacto en las familias, empresas y gobiernos de América Latina, con efectos colaterales en los bolsillos de los ciudadanos y la economía en general.

Sin embargo, detrás de los fríos números en torno al alza de los precios, menores presupuestos y temores inflacionarios, la verdad es que el precio de los alimentos puede matar — o perjudicar de manera significativa — a mucha gente, especialmente a los niños en situación de pobreza.

A medida que el precio de los alimentos aumenta por tercera vez en cinco años, es difícil predecir qué hará América Latina para evitar sus efectos perjudiciales. Y con el precio del maíz, un alimento básico para buena parte de la población más pobre, subiendo aceleradamente, uno se pregunta, “¿los países latinoamericanos están invirtiendo donde más importa para proteger a los más vulnerables?” La respuesta corta es: “no lo suficiente”.

Varios países incrementaron sus mecanismos de respuesta durante las últimas crisis, tales como comidas escolares, transferencias de efectivo, programas laborales y una baja arancelaria para las importaciones de alimentos o cereales. Pero pocos países de la región establecieron sistemas para prevenir la pérdida de capital humano, derivada de la desnutrición infantil por la persistencia de los elevados precios de los alimentos.

Un estudio regional, actualmente en preparación, muestra que un gran número de países latinoamericanos no ha sabido incorporar actividades esenciales a sus planes de respuesta ante la crisis. Por ejemplo, promover la lactancia materna, distribuir raciones nutricionales adaptadas entre madres y niños pobres, complementar la nutrición de los niños con polvos micronutricionales de bajo costo, tratar a los niños con desnutrición moderada y utilizar el zinc en el tratamiento contra la diarrea.

Es crucial invertir en los primeros 1000 días de vida

Una buena nutrición es particularmente crítica durante los primeros 1000 días de vida: esto es, desde el momento que un niño es concebido hasta que cumple dos años.

En América Latina los problemas nutricionales más preocupantes son el retraso en el crecimiento, la anemia y la obesidad. El retraso en el crecimiento (ser demasiado bajo para la edad), dado que refleja los efectos permanentes y a largo plazo de la falta de alimentos y la privación. La anemia, debido al mayor riesgo de que una mujer embarazada muera durante el parto y el daño irreversible que esto genera en el cerebro y el cuerpo del bebé durante la gestación y hasta los dos años. La obesidad, porque se traduce en enfermedades crónicas y debilitantes como la diabetes, cáncer y afecciones cardíacas. Todas ellas pueden vincularse a la nutrición recibida durante los primeros 1000 días de vida.

Si bien los niveles regionales han descendido, la prevalencia de la subnutrición entre los más pobres, los menos educados y la población indígena, muchas veces muestra un nivel similar o superior a los países más pobres del África subsahariana. La OPS estima que 7,2 millones de jóvenes latinoamericanos sufren de retraso en el crecimiento y 22,5 millones de anemia; más de ⅔ de los cuales se encuentran en esa edad crítica entre los 6 a los 24 meses.

Las consecuencias irreversibles del alto precio de los alimentos

En tiempos difíciles, las familias pobres muchas veces reemplazan alimentos de alto contenido nutricional por alternativas de menor calidad, reducen la cantidad que consumen y recortan la utilización de servicios preventivos de salud. Algunos estudios muestran que cuando suben los precios de los alimentos, el crecimiento de los niños se retrasa de manera progresiva. Durante la crisis alimentaria de 2007-2008 en El Salvador, el nivel de retraso en el crecimiento infantil aumentó, aun en aquellas familias cubiertas por programas de transferencias condicionadas de efectivo. En años recientes, el aumento en la incidencia de anemia y sobrenutrición en la región puede vincularse al cambio de alimentos nutritivos por fuentes más económicas pero con más calorías, como azúcares y grasas refinadas.

Como resultado, cada vez más niños latinoamericanos corren riesgo de padecer de talla baja, anemia o sobrepeso. A nivel mundial, tres de los cuatro países con mayor porcentaje de madres con sobrepeso y jóvenes desnutridos viviendo en un mismo hogar se encuentran en América Latina: Guatemala, Bolivia y Nicaragua.

El crecimiento económico por sí solo no es suficiente para protegerse de la desnutrición

Si bien en algunos países un mejor crecimiento económico no ha significado una disminución de los casos de retraso en el crecimiento de los niños — en especial en Guatemala, Costa Rica, Colombia, Bolivia y Honduras —, en otros, como Brasil, El Salvador, México, Perú y República Dominicana, hay algunos progresos. Esto puede atribuirse en parte a las estrategias para la disminución de la pobreza, específicamente las enfocadas en mejorar la nutrición durante los primeros 1000 días de vida

Fuente: Messier, MC. ¿Se alcanzará el ODM para nutrición en América Latina y el Caribe? Banco Mundial, junio de 2012

Las inversiones que redundarán en resultados a largo plazo

Más temprano que tarde, los gobernantes deberán adoptar decisiones difíciles sobre dónde van a invertir sus limitados recursos para contrarrestar de la mejor manera posible los efectos en la población del alto precios de los alimentos. Si quieren maximizar su inversión a largo plazo, deberían estudiar seriamente la posibilidad de, antes que nada, proteger de la desnutrición a las madres y a los niños pequeños.

Para lograrlo se necesita una estrategia equilibrada, que combine un aumento en el ingreso con inversiones más directas en la salud y nutrición. Esto requerirá la colaboración de los sectores de la salud, protección social, agropecuario y educativo, entre otros. Eso asegurará que las madres y jóvenes tengan fácil acceso a una cantidad adecuada de alimentos nutritivos, vitaminas y minerales, así como servicios de salud y nutrición.

Haciendo esto, no solo se le proporcionará una base sólida a la próxima generación para un futuro alentador y provechoso, sino que contribuirá a un mayor crecimiento económico. Es una situación en donde todos ganan.

Poder mediático, deshumanización y periodismo (PARTE I)

Manipulación masiva

 

Isabel Soto Mayedo (Prensa Latina/Visiones Alternativas)

“Para ejercer el periodismo, ante todo, hay que ser buenos seres humanos…Si se es una buena persona se puede intentar comprender a los demás, sus intenciones, su fe, sus intereses, sus dificultades, sus tragedias”, afirmaba el periodista e historiador, Ryszard Kapuscinski. Esa opinión, plena de humanismo, casi quedó fuera del juego en un mundo donde priman aplastantes consorcios mediáticos y formadores de opinión empeñados en legitimarse, sin otra preocupación que abarrotar bolsillos y ego-tecas.

“Tenemos un sistema que es amnésico, que solo vive con la rapidez, y que además es puramente coral. Usted verá las mismas imágenes, los mismos análisis. Entonces, para qué sirven esa cantidad de medios, si en realidad, es la misma canción”, graficó el director de la revista mensual Le Monde Diplomatique, Ignacio Ramonét.

   Las transnacionales mediáticas y sus repetidoras nacionales hacen lo indecible por legitimar el supuesto valor del tener por encima del ser, lejos de contribuir a esclarecer, a reafirmar identidades o a aunar esfuerzos a favor del bien común.

   Idiotizar parece ser la meta final de estos aparatos ideológicos de la globalización de matriz neoliberal, como los calificó Ramonet.

   Parajes turbios del entramado social, escenas grotescas y plenas de morbo, obran como reservorio de donde los vasallos de los magnates de la comunicación sacan la materia prima para hilvanar historias con las cuales atraer al gran público.

   Telenovelas, reality show, talking show, y tablazos de todo tipo, por sólo citar algunos, son una invitación directa a enajenarse de las causas que impulsan los problemas apremiantes de la comunidad y a disfrutar sin recato del dolor ajeno.

   “Cuando se descubrió que la información era un negocio, la verdad dejó de ser importante”, delimitó Kapuscinski.

   Desde entonces, el concepto de hecho noticioso se distorsionó y ganó terreno la reproducción de discursos que expropian la posibilidad de la palabra a los condenados en la escala de valores sacralizada por el poder mediático.

   Rasgo distintivo de esta época es el endurecimiento del discurso de la exclusión, con la creación de héroes y antihéroes, la criminalización de lugares y personas, y la violación del derecho a la privacidad.

   La impunidad prima en la actuación de estos difundidores de verdades únicas, cuyos agentes pagados persiguen la posible noticia, sin revelar las condiciones estructurales que explican, más allá del hecho, el drama de los actores sociales involucrados.

   Los más afectados en este maremoto de informaciones y mensajes publicitarios, que circulan junto a los eslóganes de la democracia y de la libertad de expresión, son los pobres y entre ellos, de manera particular, las mujeres, indígenas, jóvenes, y negros.

   La estrategia ahora no es ocultarlos, sino reforzar su presunta condición de víctimas de un sistema que los redujo a estereotipos o simples representaciones de ignorante, maloliente, violento o productor de violencia, asociado a los diversos eslabones de la cadena delictiva.

   Tal imaginario actúa como resorte del miedo, con lo cual posibilita justificar políticas represivas y la opresión.

   Los medios de comunicación globalizados son la expresión más visible de una estructura de desigualdad que muestra sin recato el rostro más feo de la discriminación por razones de sexo, orientación sexual, edad, raza, credo político, o religioso.

   Como si no bastase, estos acuñaron hace mucho el modo en que las personas deben vestir, mantener sus cuerpos, el cabello, oler y hasta andar, a despecho de la heterogeneidad impuesta por la Madre Naturaleza.

   Salirse de la regla implica una condena directa al patíbulo de los cuestionamientos y hasta al rechazo. Por ende, a pagar el doble para avanzar hacia las metas personales.

   La mercantilización de los medios está a la orden. Todo cuanto puede hacerse por ganar, es poco, en desmedro de la cacareada objetividad o de análisis más reposados de lo que acontece para incentivar el pensamiento a la búsqueda de soluciones a los problemas de la comunidad.

-CRISIS DEL PERIODISMO

   A juicio de los especialistas, el periodismo está en crisis y muchos periodistas adolecen de una falta de identidad terrible, en gran medida debido a la crisis económica producida por la pérdida de credibilidad que enfrentan los medios concentrados.

   Mantener el lugar alcanzado en la nómina de una empresa de renombre o al menos, bien pagada, obliga de forma constante a hacer concesiones y poco importa lo que pueda impactar el resultado final del trabajo, para bien de la sociedad, si arranca el aplauso de los contratistas.

   El imaginario que condenada a muchos y enaltece a unos pocos, triunfadores de bolsillos llenos y presencia ceñida al parámetro hollywoodense, es afianzado con la complicidad de los medios y aquellos que venden su intelecto al mejor postor.

   Estos promueven lecturas únicas, despojadas de historicidad, donde los villanos y sus víctimas pueden diferenciarse sin gran esfuerzo, ante determinadas situaciones, e incitan a amar con la misma crudeza que mueven al odio, incluso contra quienes ayer trataban como amigos.

   La inmediatez es enarbolada muchas veces como paliativo de la rigidez en las reflexiones y de evaluaciones simplistas de hechos que, divorciados de otros que contribuyeron a desencadenarlos, poco responden a la necesidad de crear espacios de intelección más profundos.

   La batalla por democratizar la información suele entenderse como la lucha por romper con el oligopolio mediático, aunque cada vez son más los que abogan porque esta comprenda la búsqueda de alternativas reales a esa visión sesgada de la realidad.

   El malestar con los medios genera frustraciones, miedos, soledades, seres de cartón, atraídos por el consumo irrefrenable, sin parar mientes en la magnitud de sus recursos monetarios para hacer frente a la avalancha de cosas que los tientan en el mercado.

   Estos entes irreflexivos, egocéntricos, apáticos con respecto a cuestiones medulares que atañen a sus congéneres, tienen un único sueño: entrar en la lista de los más ajustados al metamorfoseado concepto de modernidad vigente y convertirse en fetiche del resto, en modelo de turno.

   Mientras esta masa crece, atraída por los cantos de sirena de los edulcorados programas donde reverencian a un bailador de stripper devenido estrella de cine o donde un cantante bajo la ducha gana miles de dólares en un concurso para aficionados, otra buena parte cuestiona.

   La incredulidad está en juego, pero sobrevive, a pesar de las series plagadas de mujeres de belleza artificial, maquilladas y peinadas hasta para dormir, luciendo atuendos fastuosos durante el día, en casas que parecen salas de exhibición de opciones decorativas y jamás, hogares.

   Los inconformes polemizan ante tanta sangre y lágrimas bañando la pantalla, tanta publicidad insustancial, tanto sexo signado por lo animal sin dosis de espiritualidad, y tanto fetiche inalcanzable para seres de carne y hueso, de mundos diversos, desde todos los ángulos.

   Para algunos resulta incuestionable el derecho a hacerle el juego a esta estrategia de domesticación, más cabe escuchar a quienes alertan del gusto creciente por lo banal debido a la incidencia de las corporaciones mediáticas, garantes del debatible “entretenimiento”.

   Esta industria razonada para crear adicción, creó códigos y signos que ejercen una suerte de imperio y restan al gusto individual la libertad para elegir.

/ism

*Periodista de la Redacción América del Sur de Prensa Latina