Publicado en ACTIVIDADES Y EVENTOS

A mi amigo, hermano y compañero Jorge R. Zorrilla Ozuna en el día de su cumpleaños

IMG00214-20120419-1244

A mi amigo, hermano y compañero Jorge R. Zorrilla Ozuna en el día de su cumpleaños

Hermano, admiro su rebeldía a lo cotidiano, a la rutina.
Amigo cuando dices: “Las cosas deben evolucionar, cambiar, hacerlas más eficientes”, veo en el compañero y amigo la búsqueda constante de la perfección. Esta mística, el rasgo más denotante de su carismática personalidad.
Hay hombres que pueden hacer grandes cosas y la hacen. Tienen pensamientos positivos. Están seguros de un porvenir triunfante. Efectivamente, amigo y compañero usted es de esa estirpe de hombres, que por cierto, forman raza aparte en la humanidad.
Sin temor a equivocarme, se que el destino le tiene reservado un importante sitial en el proceso de transición, transformación y cambio de nuestra sociedad, hacia el mundo de la modernización y el bienestar. Con razón, el Presidente Danilo Medina lo incluyo en el equipo que junto a él dirigen la nave que circunda los cielos de la esperanza y el progreso.
Perdóneme hermano si usted cree que exagero en la apreciación de su persona, pero otra cosa mas no podría decir que no sea precisamente lo que he observado e interpretado del del hermano, amigo y compañero.
Por esas cosas y otras más… me he permitido hacer llegar estas espontaneas palabras que brotan desde lo más recóndito de mi corazón y alma.
Que Dios le dé larga vida y salud para realizar las grandes acciones que le depara el destino.
Su amigo, hermano y compañero
Domingo Nuñez Polanco
Publicado en ARTICULO Y OPINIONES

Izquierda y derecha

         Parece que es necesario crear una nueva ideología, algo diferente

Escrito por: ENMANUEL MARTINEZ ALMONTE
Históricamente el socialismo y el comunismo han fallado repitiendo una serie de males, sencillamente demasiado autoritarios, demasiado cerrados y demasiado unipersonales. Esta realidad se sigue manifestando en la actualidad con líderes políticos que han traído importantes avances sociales a sus pueblos pero siguen reproduciendo el mal que antes he mencionado y por eso son presa fácil de cualquier derechista o falso progresista talentoso.
Sí, la nueva izquierda busca hacer la diferencia de su pasado u origen histórico, sin embargo estoy estudiando el hecho de que la actual izquierda  piensa que tiene sus importantes luces  al  actuar exactamente contrario a la derecha pero sigue con los mismos signos históricos que no le han permitido declararse enteramente exitosa sin contar lo fraccionada que está en su interior donde la unidad de cada uno de los grupos temáticos no ha sido posible completamente.
No es casual que algunos digan que ni la derecha ni la izquierda logran ser la solución a males históricos y  de desarrollo en la humanidad, parece que es necesario crear una nueva ideología, algo diferente con miras hacia la solución de males históricos presentes y futuros de la humanidad.
 Esto da razón a la famosa frase que dice, ¨si quieres resultados diferentes no sigas haciendo lo mismo¨. Lo mismo en este caso viene siendo la derecha y la izquierda, la primera conservadora y apostadora del desarrollo mediante la generación de riquezas que se quedan en manos de los que más pueden, esto crear  la división de clases sociales lo cual ellos justifican ya que no creen en que todos puedan tenerlo  todo.  Por otro lado, la izquierda es lo contrario, busca darle el poder a los trabajadores o las grandes mayorías, estos aspiran a la destrucción de las clases sociales ya que las riquezas deben ser de todos y todos tienen derecho a  vivir de manera digna, la izquierda también comprende que los recursos naturales deben ser protegidos y que las libertades humanas deben ser respetadas dejando de lado el conservadurismo y las falsas creencias.  Ninguna de las dos posiciones han logrado el propósito por el cual han sido creadas, simplemente han dado pasos en sus respectivas direcciones.
 En el caso de América, el socialismo inspirado en Carlos Marx  siempre fue frustrado o limitado por fuerzas de derecha capitalistas inspiradas en Adan Smith entre otros, eso ha provocado que simplemente América no haya experimentado lo que muchos países de Europa y Asia ya experimentaron con relación a la implementación de esas dos ideologías. El caso de América se podría explicar por la imposición del modelo de derecha capitalista la cual se desarrollo en el norte con relación al comercio mundial, cada intento de  socialismo era aplastado o simplemente controlado y con el tiempo sustituido por los intereses de la derecha capitalista.
Muchos preferimos un gobierno cuya ideología trabaje la distribución de las riquezas equitativamente y el desarrollo humano desde una perspectiva justa. Sin embargo seguimos dominados por cuestiones del pasado que hacen que una mitad del mundo sea poderosa y la otra mitad no lo sea. Se ha desatado una lucha constante y competitiva por  alcanzar el poder y riquezas, el que tienen poder o su más destacado representante actual, el dinero, que se traduce en influencia en el mercado global, ese se cree que dominara el tablero y dispone de todo los recursos del planeta. Bajo esta premisa se ha estado creando un monstruo de largos tentáculos llamado EEUU cuyas maniobras lo han hecho convencer al mundo de que ellos deben ser los supremos, que el comercio global debe utilizar su idioma además de pensar que ellos son merecedores de administrar el funcionamiento del mundo, ante esta realidad el resto del mundo ya sea por voluntad o contra voluntad les han dejado acumular cada vez más poder.
Hemos estado falsamente ilusionados creyendo que el mundo podría ser mejor usando fórmulas y teorías del pasado que ya comienzan a ser insuficientes.
Para el 2030 en el planeta habrá 8 mil millones de habitantes con necesidades y demandas. Ante este hecho cabe simplemente preguntarnos ¿es viable seguir aplicando las ideologías políticas del pasado en el futuro o finalmente reconoceremos que hace falta dar un paso más allá hacia algo que sí logre dar soluciones y respuestas efectivas a los retos de la humanidad?
Todo lo dicho anteriormente merece un entendimiento y razonamiento científico, una comprensión histórica y una amplia visión del futuro de la humanidad.

 

Publicado en ARTICULO Y OPINIONES

MEXICO:Democracia deficitaria

Definición de Monotributista
Definición de Monotributista (Photo credit: Wikipedia)

 

El Estado de derecho se caracteriza, ante todo, por estar diseñado previamente en la ley (hablando en términos genéricos, pues esto incluye de modo esencial la Constitución), tanto en su estructura y organización, como en su funcionamiento y objetivos por cumplir. Nada de lo que hacen los órganos y los funcionarios del Estado debe estar fuera de la ley; vale decir, que todos sus actos deben estar previstos y definidos en la norma jurídica. Desde luego que hay mucho juego en la interpretación de la ley y que ésta no lo puede prever todo.

 

En ese caso, la misma ley proporciona al servidor público los elementos o los principios generales que le pueden ayudar a interpretar su texto o a cubrir las lagunas que el mismo presenta. En ningún caso, se entiende, se puede hacer a menos de la ley o actuar como si no hubiera ley. Se corre el riesgo de ir más allá de lo que la norma establece o, también, de ser omisos en su aplicación. Para ello, hay también medidas preventivas. La más obvia es la concurrencia de órganos o instituciones estatales, por ejemplo cuando la Suprema Corte interviene para corregir algún fallo de autoridad.

 

El hecho que hay que resaltar, empero, es que el servidor público no está enteramente privado de recursos ante el vacío o la ausencia de ley. Siempre puede hacer algo para cumplir con los objetivos generales de la ley. Puede, por ejemplo, recurrir a otras normas y aplicarlas por analogía en situaciones parecidas o equivalentes; puede también recurrir a los principios generales del derecho, o sea, a las obras de juristas especializados en la materia, o inclusive a los sistemas jurídicos de otros países, en un ejercicio de derecho comparado. Lo que no puede admitirse es que el servidor quede paralizado o sin decidir sobre los objetos sometidos a su atención y cuidado porque no hay norma aplicable al caso.

 

Cuando hay un hecho consumado, que pone en peligro no sólo la decisión particular sobre el asunto, sino a la ley misma y al Estado de derecho en su conjunto, el que un órgano del Estado quede paralizado o se comporte pasivamente, dejando pasar el mismo hecho, no se actúa la justicia, que es un fin central del derecho, se comete una violación general del orden jurídico establecido y se cae en responsabilidades. En otros términos, nadie puede alegar el vacío o la ausencia de ley para consentir que un hecho consumado venga a crear nuevos vacíos, aparte de muchas injusticias, y un desorden en las instituciones.

 

Al IFE se le está haciendo responsable por caer en la pasividad y la inacción frente a la campaña desarrollada por el PRI y su candidato en los comicios presidenciales. Y eso no está resultando lo peor, sino el hecho de que se ha convertido en una institución justificadora de graves violaciones a la ley y a la Constitución. El PRI no ha necesitado defenderse por sí solo de las acusaciones; lo más notable es que ha sido el IFE y algunos de sus consejeros en particular, el que ha venido legitimando las irregularidades y los ilícitos del tricolor. El informe pormenorizado que rindió al TEPJF, que mencioné en otra entrega, es sólo un caso.

 

El hecho público sabido de los contratos que el candidato priísta llevó a cabo con Televisa y que datan de hace siete años es otro ejemplo evidente. Está en la prensa, nacional e internacional, precisamente desde hace siete años y el contubernio entre la televisora y el aspirante priísta era más que sabido. Para los consejeros el hecho no vale alegarlo porque, dijo uno de ellos, es anterior a la reforma de 2007. ¿Quién le habrá dicho que la ley es capaz de borrar la realidad y hacer como si los hechos no existieran?

 

Otro de ellos, el consejero Marco Antonio Baños, llega a la desvergüenza de afirmar que el IFE sí investigó y con exhaustividad los hechos. Sólo para descubrir que no hay nada que implique una conjura o un hecho violatorio de la ley o que pueda influir en el resultado de las elecciones. “No creo –dijo– que en el caso de los comunicadores (sic) deba valorarse a quién entrevistan y a quién no; hay libertad de expresión. Los programas sí existieron, pero el punto es ver si ello tiene una influencia directa en el proceso electoral en curso. Desde mi punto de vista, las pruebas existentes no demostraron responsabilidad del PRI y de su candidato” (La Jornada,22.8.2012).

 

Ocho de los nueve consejeros, con excepción de Alfredo Figueroa (que ha sido el de mejor desempeño entre todos), aprobaron la resolución exculpatoria de los priístas en la reunión del pasado día 16 (La Jornada,17.8.2012). Figueroa, por cierto, en entrevista en La Jornada (20.8.2012), justifica al IFE de la siguiente manera: Al instituto se le exige como si fuera todo el Estado mexicano, ¿y qué se hace con fenómenos como el lavado de dinero, la creciente opacidad en los gobiernos estatales y municipales de todos los partidos o la compra del voto?

 

La pregunta, que encierra otras aparte de una premisa, no la contesta el consejero Figueroa, sino la lanza sólo para justificar la pasividad del IFE. Claro está que no todo lo puede hacer ese instituto ni se le ha exigido en ningún momento que lo haga. Lo que se le ha demandado es que investigue por su cuenta lo que puede investigar o que mueva a otras instituciones competentes para hacerlo. Es un problema realmente existente la compra del voto y el IFE no sólo no movió ni un dedo, sino que, además, justificó el hecho delictivo. Algún consejero llegó a sugerir que, en realidad, no se trata de un delito.

 

El tráfico de dinero en la elección pudo haberlo investigado el IFE para solicitar de la subprocuraduría electoral o de la misma PGR que rastreara el origen de los fondos que fluían en el proceso electoral. El instituto no sólo no lo hizo, sino que sus consejeros no vieron ningún exceso en los gastos y no instigaron ni pidieron que nadie más lo hiciera. No hubo, pues, de parte del PRI, ninguna violación a la ley. El dinero ilegal no tuvo nada que ver con la elección.

 

Se trata, como puede verse, de una fiscalización que ni siquiera empezó o que nunca se hizo. Eso, aparte lo que la Unidad de Fiscalización esté haciendo por su cuenta y cuyos resultados se sabrán mucho después de la calificación de la elección por parte del TEPJF, con límite legal el próximo día 6 de septiembre.

 

Aun así, uno de los consejeros alaba las cualidades de la fiscalización que, nos dice, es el asombro del mundo. ¿Para qué sirve la fiscalización, según él? Pues para ajustarles las cuentas a los partidos infractores. El hecho de que no sirva para coadyuvar en la calificación de las elecciones, por tratarse de procesos indebidamente separados, lo justifica pomposamente diciendo que es el modelo que hemos construido.

 

Los ladridos y berridos de Pedro Joaquín Coldewll, presidente priísta en contra del candidato de las izquierdas y de su insistencia en que se anule la elección, ni siquiera se justifican, visto el desempeño de las autoridades electorales. Ahora se sabe que la magistrada María del Carmen Alanís externó su opinión en el sentido de que López Obrador ya la tiene “hasta la…” ¿De qué se preocupan? Van en caballo de hacienda.

 

 

Arnaldo Córdova

 

Publicado en ARTICULO Y OPINIONES

ORIGEN IDEOLÓGICO Y CONCEPTUAL DEL PLD DE JUAN BOSCH

English: Logo of the Dominican Liberation's Pa...
English: Logo of the Dominican Liberation’s Party Español: Logo del Partido de la Liberación Dominicana (Photo credit: Wikipedia)

FRANKLYN ALMEIDA RANCIER

Cuando se decidió a fundar el Partido de la Liberación Dominicana (PLD) lo primero en definir fue su naturaleza ideológica y propósitos políticos. Las lecciones aprendidas con el primer ensayo al intentar establecer un gobierno democrático, eran abrumadoramente negativas, puesto que fue derrocado el 25 de septiembre del 1963 y cuando se intento establecer, los norteamericanos intervinieron militarmente para evitarlo.

Nos decidimos por articular las fuerzas sociales para un movimiento de liberación nacional y de ahí le viene el nombre al Partido. Es decir, el partido de la Liberación Dominicana (PLD) contribuiría a construir una sociedad que pudiera desarrollarse sobre bases económicas y sociales nacionales propias y excluyera los mecanismos políticos sociales y militares de subordinación a los norte-americanos.

Desde un gobierno con esas características se trabajaría para una autentica democracia, sin exclusión y en equidad, y para desarrollar las fuerzas sociales y económicas nacionales que le diera fisionomía autónoma al Estado Dominicano.

La base ideológica quedaría definida en esos objetivos y en los métodos para la labor partidaria.

Era necesario tener como premisa fundamental el principio, de que todo cambia y se transforma por lo que el Partido estaría sujeto a ese principio; así como una conducta ética, con capacidad de servirle a la sociedad, someter la estructura partidaria al debate permanentemente de las ideas, con un comportamiento disciplinado y unificado, para que como partido pudiera responder al momento político. El mejor referente lo fueron las instituciones milenarias como el ejército y la iglesia, y en nuestro país La Trinitaria para crear esa cadena de mando que al mismo tiempo enriqueciera al Partido. Hubo sectores, especialmente contrarios que calificaron de leninista la estructura organizativa creada, entre otras cosas por su cadena de mando vertical, sin entender que se trataba de un partido nuevo en América, como lo llego a calificar el mismo profesor Juan Bosch.

El contexto global, al momento de la fundación, obligaba a una actuación legal y, al mismo tiempo, clandestina, debido a que no se podía proceder de otra manera si la idea era cuestionar el sistema establecido. Hablar de democracia era una mentira y pretender provocar una revolución armada era una quimera suicida.

Había que tejer las fuerzas sociales que pudiera estar en capacidad de realizar de conjunto un frente capaz de crear un poder político con voluntad para consolidar los valores nacionales, la autodeterminación y desarrollar una economía con bases nacionales y de crecimiento permanente y en equidad.

Había que identificar y acercar a las fuerzas sociales propicias a desatar, oportunamente, ese movimiento para la toma del poder. Se vivía en los tiempos de la confrontación bipolar entre capitalismo y socialismo, y todo se vincula a uno u otro de esos dos polos. Ese contexto internacional nos atrincheraba, puesto que no accedimos a colocarnos en uno de los polo.

No postulábamos por el socialismo porque el nivel de desarrollo de la sociedad dominicana y latinoamericana no ofrecía la base social ni económica para sustentar un régimen de esa naturaleza, a su vez, las fuerzas capitalistas predominantes en el país eran de las más atrasadas, agrupadas en un frente oligárquico, en el que eran hegemónicos los terratenientes y tenían como jefe al pentagonismo.

El atraso social confundía a politólogos y sociólogos quienes llegaron a definir a los latifundistas como señores feudales, otros los llamaron burgueses, porque eran terratenientes, dueños de las riquezas existentes, o a los burócratas, civiles y uniformados, a los comerciantes importadores y exportadores y a la clase media, señalarlos de conjunto como burguesía, cuando en realidad son capas sociales al servicio de los grupos económicos predominantes y algunos de naturaleza de capitalismo tardío.

El hecho de que los ideólogos y estudiosos de los procesos políticos y económico, se originan en Europa, dio lugar a que se replicara para América, sin ser de modo alguno el mismo proceso, allá hubo feudalismo y otros estudios, pero en América no. Los diferentes modos de producción europeos no fueron conocidos en América, y de ahí que los planteamientos ideológicos originados en Europa generaron confusión en las organizaciones de izquierdas, las cuales reproducían el esquema ideológico y como consecuencia, orientaron su acción política por camino equivocado, se alivian con terratenientes creyéndolos burgueses y combatían a organizaciones pequeñas burguesas, con pretensiones y objetivos burgueses, las cuales podían ser sus aliadas, contribuyendo a la creación de un comportamiento errático en todo el proceso político dominicano.

La otra confusión, al calificar de burgués a quien no lo eran, llamaban proletarios a todos los trabajadores, aun los que realizaban labores por cuenta propia, bajo el supuesto de que si lo que había era un régimen capitalista, los que destetaban el poder político eran burgueses y los que trabajaban eran proletarios.

En realidad las fuerzas sociales predominantes se organizaban en un concierto de interés el cual constituía un frente oligárquico integrado por terratenientes , comerciantes importadores y exportadores, la burocracia civil y militar del gobierno dirigido por los norteamericanos, cuidando el que dentro de la cual lucha bipolar, capitalismo versus socialismo, este último no le ganaría la patria.

A lo largo de nuestra vida  republicana ha habido una lucha recurrente en sectores de clases, pero expresada como ideas entre liberales y conservadores, expresiones de fuerzas económicas atrasadas y una clase media con aspiraciones de lograr el desarrollo capitalista. Hay que destacar que la clase media ha sido protagonista de los hechos históricos más heroicos y admirables, pero las fuerzas políticas conservadoras han tenido más poder real y se han impuesto y han desplazado a las clase media. Ocurrió en 1844 en el nacimiento y proclamación de la República, también en 1863 en la Guerra Restauradora, a la caída del régimen de Trujillo en 1961 y se impusieron con la intervención militar norteamericana de 1965.

En un periodo tan corto, del 1961 al 1966, se manifiestan esas fuerzas sociales enfrentadas. Desde la muerte de Trujillo quedo gobernando el Dr. Joaquín Balaguer, quien busco liderar una clase media, con impulsos burgueses, proveniente del régimen de Trujillo, pero a principios de 1962 la oligarquía le arrebato el poder y coloco al Dr. Rafael F. Bonnelly como presidente del gobierno colegiado que se formo, denominado Consejo de Estado, con el apoyo norteamericano y la presencia en las costas dominicanas de un portaaviones, el cual no se retiro, sino con la salida del Balaguer.

Finalizando ese año de 1962, el Partido Revolucionario Dominicano (PRD), bajo el profesor Juan Bosch gano las elecciones celebradas el 20 de diciembre de 1962  al candidato y al partido político de la oligarquía, Unión Cívica Nacional (UCN) y Dr. Viriato Fiallo, bajo el esquema de que la lucha no era trujillismo y antitrujillismo, sino  una lucha social de tutumpotes contra hijos de machepa.

El contexto político general le decía al profesor Juan Bosch que tendría serias dificultades para gobernar, de entrada al partido Revolucionario Dominicano (PRD) no era un partido fuerte, se fundó en el exilio y se organizo en el país para en un año y meses participar en unas elecciones, que como hemos dicho, gano. Los partidos, además de participar en un proceso electoral, deben se bases solidas para darle apoyo popular al gobierno alcanzado.

A los siete meses de gobierno, el profesor Juan Bosch fue derrocado por un golpe de Estado militar, llevado a cabo el 25 de septiembre del año 1963. Las causas de ese golpe, el profesor Juan Bosch las atribuyo, posteriormente, a la necesidad de los norteamericanos de evitar una investigación solicitada  por él a la Organización de Estados Americanos (OEA) sobre las acciones militares ocultas que prepararon los norteamericanos desde territorio nacional contra el gobierno haitiano del dictador François Duavalier, sin estar enterado el gobierno dominicano, ya era material de una fuerte crítica internacional la fracasada invasión de Bahía de Cochinos contra el gobierno socialista cubano del Dr. Fidel Castro.

Por demás, en el país el frente oligárquico conspiraba para que se diera el golpe, solo que le faltaban la aprobación norteamericana la cual finalmente llego, lo cual está documentado. En ese momento, asumió de nuevo la oligarquía control del Estado, con un nuevo gobierno colegiado del frente oligárquico, que no tenis apoyo del pueblo, se le denomino Triunvirato por estar integrado por tres personas, el cual termino presidido por el Dr. Donald Read Cabral, un comerciante importador de vehículos de motor.

Un año y siete meses más tarde, el 24 de abril de 1965, el gobierno de facto fue desplazado bajo la consigna de “Retorno a la Constitucionalidad sin Elecciones” por un movimiento de masas dirigido por una clase media y una débil burguesía que tenía como política organizada al Partido Revolucionario Dominicano (PRD), y a una alianza de jóvenes oficiales hijos de militares de las Fuerzas Armadas que pertenecieron al régimen trujillista. Hubo una alianza, además, concertada  pero no escrita entre fuerzas militares  balagueristas y constitucionales. Aunque los balagueritas no con los propósitos de poner en vigencia la Constitución de 1963, estaban solo de acuerdo con desplazar el “Triunvirato” y pretendían llamar a elecciones.

El pueblo en las calles impuso el retorno a la constitucionalidad, pero todo fue interrumpido por la intervención militar norteamericana del 28 de abril. Esa intervención impidió el retorno de una fuerza política al poder que como el Partido Revolucionario Dominicano (PRD), integrado por pequeños  burgueses y uno que otros débiles burgueses que buscaban el desarrollo capitalista.

Pero en los norteamericanos peso mas su temor a que en el país se repitiera la experiencia cubana de la instauración de un gobierno socialista.

La torpeza norteamericana era tan evidente que para salir de aquel tollo, con grandes efectos políticos internacionales, apoyado en la OEA, impuso la celebración de unas elecciones, para el 1 de junio de 1966, y establecieron como única salida elegir al Dr. Balaguer, obligando al PRD y al profesor Juan Bosch a participar o de lo contrario no se retirarían del territorio nacional. El frente oligárquico volvió al poder con el Dr. Balaguer presidiendo su gobierno.

 

 

Publicado en EDUCACIÓN

Canción por la unidad latinoamericana

                       Canción por la unidad latinoamericana

El nacimiento de un mundo
se aplazó por un momento,
un breve lapso del tiempo,
del universo un segundo.

Sin embargo parecía
que todo se iba a acabar
con la distancia mortal
que separó nuestras vidas.

Realizaron la labor
de desunir nuestras manos
y a pesar de ser hermanos
nos miramos con temor.

Cuando se pasaron los años
se acumularon rencores,
se olvidaron los amores,
parecíamos extraños.

Qué distancia tan sufrida,
qué mundo tan separado,
jamás se hubiera encontrado
sin aportar nuevas vidas.

Esclavo por una parte,
servil criado por la otra,
es lo primero que nota
el último en desatarse.

Explotando esta misión
de verlo todo tan claro
un día se vio liberado
por esta revolución.

Esto no fue un buen ejemplo
para otros por liberar,
la nueva labor fue aislar
bloqueando toda experiencia.

Lo que brilla con luz propia
nadie lo puede apagar.
Su brillo puede alcanzar
la oscuridad de otras cosas.

Qué pagará este pesar
del tiempo que se perdió.
de las vidas que costó,
de las que puede costar.

Lo pagará la unidad
de los pueblos en cuestión,
y al que niegue esta razón
la Historia condenará.

La Historia lleva su carro
y a muchos nos montará,
por encima pasará de aquel
que quiera negarlo.

Bolívar lanzó una estrella
que junto a Martí brilló.
Fidel la dignificó
para andar por estas tierras.

(1975)