Archivo de la etiqueta: French conjugation

La simpleza del problema de la Pobreza desde el punto de vista de la matemática

Justo en los momentos en que la autoridad de gobierno ha mostrado una preocupación considerable por los resultados del aprendizaje de la matemática, incluso al extremo de transformarse en voluntarios de la enseñanza de esta rama del conocimiento, aparece ante la opinión pública el tema de la pobreza.

Haciendo una relación entre ambos hechos algo que constituye un ejemplo de tipo didáctico para llevar a la sala de clases que dejaría una enseñanza profunda en la matemática y en lo social, sería ir con los educandos a un laboratorio para reforzar el aprendizaje conceptual.

El objetivo es introducir el concepto de igualdad – desigualdad, comparación entre cantidades y los conceptos de finito e infinito.

Habrá que enseñar que el país tiene recursos monetarios en especies, instrumentos financieros y dinero, el cual es cuantificable por tanto es finito. En caso que no se pudiera contar sería infinito, es decir, este recurso tiene un límite lo que no se verá en esta oportunidad ya que es un concepto de matemática avanzada.

La pobreza se produce porque algunos (muy pocos) tienen mucho y otros no tienen nada o casi nada. Los primeros son extremadamente ricos y los segundos dan lugar a que las encuestas los clasifiquen como pobres. Metodológicamente esta situación es un buen caso para explicar eso de la igualdad – desigualdad.

Hasta el momento se ha mostrado una situación de tipo introductoria para tratar con los alumnos. Nuestro laboratorio en sí consistirá en disponer de 3 vasos y cualquier líquido contenido en una botella. De ahora en adelante al líquido le llamaremos “recurso económico”.

Un vaso se llena hasta que el líquido caiga hacia la superficie que lo apoya, el otro hasta la mitad y el tercero se queda vacío. Estamos explicando así el concepto de distribución a través del cual los alumnos quedan en condiciones de hacer comparaciones. Lo importante es que en la botella no debe quedar ningún resto de líquido para que se aprecie que efectivamente todo el recurso está distribuido.

Luego haremos notar que esto mismo ocurre con las personas, algunos tienen su vaso de recursos “excedido” y a otros no le alcanzó nada. Surge ahora un concepto social: riqueza – pobreza. Vamos sacando conclusiones que la matemática no es algo abstracto, verdaderamente es una ciencia aplicada.

Pediremos a los niños que entreguen nombres de personas chilenas que tengan muchos recursos y lo más probable es que en forma brillante nos den la respuesta, esto porque los extremadamente ricos no son tantos y nuevamente el refuerzo al concepto de son cuantificables.

Sobre los pobres sabemos que existen pero desconocemos sus nombres y apellidos, aunque son cuantificables no podemos pedirles a los alumnos que nos señalen con certeza una cifra y sólo lograremos convenir en que son muchos más que los ricos. También no es cosa de otro mundo que los ricos nos gobiernan y aunque los pobres son mayoritarios comparados con los ricos, éstos no tienen ningún poder.

Hemos asistido de esta forma a una verdadera clase de matemáticas, con mucha riqueza conceptual y situada en el ámbito de la matemática recreativa.

A modo de corolario de estos aprendizajes, también notamos que aparte de los vasos “mal llenados” (vacíos), los recursos se distraen no sólo en los vasos de los ricos, también hay compra de armas, municiones, aviones bombarderos, etc. que en los últimos 38 años se han utilizado en el país para brindar cuidado a los “vasos llenos en exceso” de unos pocos privilegiados.

Otro corolario que también se vincula a cosas recientes, es que quienes le ponen recurso a sus vasos por medio del sueldo mínimo, fácilmente pueden llegar a tenerlos vacíos si se quedan sin trabajo. En cambio, unos pocos circulan entre puestos de autoridad gubernamental y directorios sin inconvenientes y sin ni siquiera darse cuenta de variaciones en los niveles de sus vasos.

Realmente la matemática como ciencia exacta proporciona un valioso aporte para el entendimiento de la vida humana y la convivencia social.

Finalmente, hay que advertir que tenemos una trama “ideal” para una obra del “teatro de lo absurdo”, en que el personaje principal con total desparpajo sabiendo que su vaso está bastante más repleto que otros, en todo el tiempo que tardó en llenarse no se dio cuenta que a su alrededor habían muchos vasos vacíos que ni siquiera se necesita de encuestas para percibirlo. De aquí se deduce una enseñanza muy importante: cuando en una sociedad alguien ve que su vaso tiende a lo “colmado”, hay muchos otros cuyos vasos están quedando “vacíos” por esto de que los recursos son de naturaleza finita, eso es algo de lógica elemental conocimiento al cual tanto la matemática como la filosofía le han dado espacio. Ciertamente el teatro de lo absurdo es de mucho contenido social y hacen que en esta supuesta obra el personaje principal se vea enfrentado a enormes conflictos que si bien es cierto se protege por lo legal, no es abalado por lo moral y ni siquiera la Iglesia puede salir en su defensa.

Luis Osorio

PUBLICADAS POR GALLO ROJO A LA/S 07:58 

 

Hipólito ve a Leonel hasta en la sopa

 César Medina 
Hipólito Mejía está cometiendo el error de culpar a Leonel de todas sus angustias y todos sus quebrantos políticos.
En la actual crisis perredeísta, dice que Fernández es artífice de su expulsión dentro de un plan macabro con Miguel Vargas cuyo propósito final es destruir al PRD.
¿Pero ciertamente ha metido Leonel las narices en ese lío interno perredeísta?
Puedo asegurar con la mayor firmeza que Leonel Fernández no ha tenido absolutamente nada que ver con ese lío, que la última vez que vio a Miguel Vargas fue al coincidir en un restaurante de la capital donde apenas se produjo un saludo protocolar, y que desde el llamado pacto de las corbatas azules no intercambian palabras.
Leonel Fernández ni siquiera conocía las interioridades de ese problema más allá de lo que publicaban los medios, hasta que en su último viaje a España me correspondió a mí explicarle los detalles ocultos de ese conflicto.
Y le avancé que la única solución que tenía ese problema era la división formal del partido porque era ya imposible la cohabitación de Miguel e Hipólito en el mismo partido. Y él preguntó: Y… entonces, ¿qué puede pasar?
Uno de los dos tendrá que irse del partido, pero no se sabe cuál. Miguel, como presidente del Partido, maneja la estructura dirigencial y tiene mayoría –no muy abultada, pero mayoría al fin, en el Comité Ejecutivo Nacional y en la Comisión Política.
Pero Mejía aglutina a casi todos los “viejos robles” y figuras emblemáticas del perredeísmo, y esa gente tiene mucho peso de opinión pública y Mejía cuenta a su favor la condición de expresidente de la República.
Echarle los demonios
Mejía sabe bien que Leonel no ha tenido ninguna injerencia en el conflicto perredeísta, pero su estrategia es chubarle los demonios a Miguel vinculándolo a los supuestos planes leonelistas para destruir a las demás organizaciones del sistema para imponer el partidismo único.
Por supuesto, cree que esa estrategia volcará a su favor todo el fervor perredeísta que por diversas razones abomina de Leonel y el PLD. Lo que busca es sobreponer su figura al PRD y convertirse en interlocutor válido de la oposición… ¿Pero sin partido?
Ahí ha radicado su mayor error porque la soberbia en las horas posteriores a las elecciones lo encegueció, y antes de buscar las causas en las fallas de su candidatura, intentó volcar contra Vargas todo el odio que fue acumulando la frustración al fracasar una victoria que daban por segura.
Si Mejía hubiese tratado de aprovechar el enorme caudal de sufragios a su favor para iniciar de inmediato un proceso de unidad partidaria en torno a su figura, aunque se mordiera los labios por la presencia de Vargas, que habría quedado muy menguado a lo interno del partido, hoy fuera ciertamente el líder de la oposición y la próxima convención del PRD fuera una pasada.
La lucha hoy es otra. Mejía hará lo humanamente posible para evitar que se materialice su expulsión. Pero para ello no hay otra instancia que no sea la contenciosa. Podrá tirar a las calles a sus seguidores todos los días, y por esa vía no logrará nada que no sea debilitarse cada vez más.
Los próximos días
Los próximos días van a ser determinantes en esta lucha interna perredeísta. Ambos bandos están convocando a los organismos de dirección, Vargas al CEN; Hipólito a la Comisión Política. El grupo de Hipólito no puede convocar estatutariamente a los organismos por encima del presidente del Partido, pero tampoco cuenta con la mayoría de la Comisión Política. Vargas, en cambio, tiene a su favor la institucionalidad partidaria que él representa, pero son muy pesados los dirigentes que quedan atrás, la mayoría figuras emblemáticas del partido que en algunos casos tienen 50 años dando la cara por su organización. Si finalmente Vargas se queda con la simbología partidaria, como parece que ocurrirá, tendrá que pasarse varios meses recogiendo heridos y dándole satisfacciones y habilitando días especiales de la semana para los pasamanos de la reconciliación.
Otros jamás regresarán… Los que siempre subestimaron a Vargas ignoraron su trabajo de hormiga incansable, lanzó al juego casi todos sus recursos económicos y ya tiene una estructura partidaria que podría vencer a Leonel dentro de tres años….
Porque es verdad que los dinosaurios se extinguieron hace cientos de miles de años…
Pero en el PRD hay todavía… ¡Y muy activos!