Archivo de la etiqueta: España

Octubre de 1492, sangre, lodo y capitalismo

Español: Ilustración de la Brevísima de De las...
Español: Ilustración de la Brevísima de De las Casas, realizada por De Bry (Photo credit: Wikipedia)

 

José Pablo Feinmann

 

Página 12
El presente texto busca ser una guía para el estudio histórico, religioso y filosófico del despegue del capitalismo. Cuando los conquistadores y los historiadores de este inclaudicable sistema lo interpretan como la civilización, como la pesada carga del hombre blanco que rescata a los pueblos subalternos de su barbarie para dirigirlos hacia el progreso que ellos encarnan, hablan de la invasión a las tierras de América en términos de “descubrimiento”. Para ellos –para el Occidente capitalista– lo fue. Lo que Europa miraba era “descubierto”. Se “descubría” a los pueblos salvajes para conducirlos a la civilización. Escribe Hegel: “El Nuevo Mundo quizá haya estado unido antaño a Europa y Africa (…) La conquista del país señaló la ruina de su cultura, de la cual conservamos noticias; pero se reducen a hacernos saber que se trataba de una cultura natural, que había de perecer tan pronto como el espíritu se acercara a ella (…) Los indígenas, desde el desembarco de los europeos, han ido pereciendo al soplo de la actividad europea (…) mucho tiempo ha de transcurrir todavía antes de que los europeos enciendan en el alma de los indígenas un sentimiento de propia estimación” (Lecciones sobre la filosofía de la historia universal, Introducción especial: El Nuevo Mundo). Señalemos la sinonimia que se establece entre el capitalismo occidental en busca de riquezas y “el espíritu”. Cuando Colón “descubre” América, ésta es descubierta por el espíritu. ¿Qué podrá decir Hegel de los africanos? Cito: “El negro representa el hombre natural en toda su barbarie y violencia; para comprenderlo debemos olvidar todas las representaciones europeas. Debemos olvidar a Dios y a la ley moral. Para comprenderlo exactamente, debemos hacer abstracción de todo respeto y moralidad, de todo sentimiento. Todo esto está de más en el hombre inmediato, en cuyo carácter nada se encuentra que suene a humano (…) Si pues en Africa el hombre no vale nada, se explica que la esclavitud sea la relación jurídica fundamental” (idem).

En su diario, Colón escribe sobre los arawaks de las Antillas: “No llevan armas, ni las conocen. Al enseñarles una espada, la cogieron por la hoja y se cortaron al no saber lo que era. No tienen hierro. Sus lanzas son de caña (…) Serían unos criados magníficos (…) Con cincuenta hombres los subyugaríamos a todos y con ellos haríamos lo que quisiéramos” (citado por Howard Zinn, La otra historia de los Estados Unidos, Siglo XXI). Al mismo tiempo, España había expulsado de su santo territorio a los judíos y a los musulmanes. La reina Isabel ya había aceptado los castos proyectos de Torquemada y lo autorizó a castigar a los pecadores y herejes. El Santo Oficio empezaba su tarea: limpiar a las almas impuras de Europa en tanto Colón llevaba el espíritu a los nuevos territorios. Aunque más que eso se dedicó a la búsqueda de oro, pues había asegurado a su reina que regresaría con las naves cargadas de ese metal codiciado. “Como otros estados del mundo moderno, España buscaba oro, material que se estaba convirtiendo en la nueva medida de la riqueza, con más utilidad que la tierra pues todo lo podía comprar” (Howard Zinn, ob. cit.). En el poderoso capítulo de Marx sobre el carácter fetichista de la mercancía y su misterio, se explica cómo todas las mercancías terminan refiriéndose a una: el dinero. De lo contrario, no se habría superado la etapa del trueque. Pero añade que, a su vez, el dinero se refiere a una forma superior de representación: el oro. Así, los metales preciosos desempeñan “la función social de equivalente general” (El Capital, tomo I, vol. I, Siglo XXI).

En Hegel vemos que la criaturas ajenas al espíritu europeo carecen del espíritu de la civilización. Los conquistadores habían anticipado –desde el catolicismo– esta condición. Los indios carecían de alma. Se los trató de evangelizar pero, se dijo, no lo aceptaron. Así, fueron torturados, quemados, masacrados. ¿Qué es el alma? En el Cap. 5, artículo 3 del quinto tomo de la Summa Theologica, Santo Tomás se enfrenta al siguiente problema. En la Biblia se dice que El Verbo se hizo carne. ¿Significa esto que carecía de alma? No. “El Verbo es fuente de la vida como causa eficiente de la vida. Pero el alma es principio de la vida para el cuerpo en cuanto forma del mismo”. Los indígenas no tenían alma. Carecían del “principio de la vida para el cuerpo”. Eran, así, sólo cuerpo. Sólo carne. ¿Podían recibir el sacramento? Los sacerdotes que acompañaban a los héroes de la conquista lo ofrecían. Porque “es necesario para salvarse que los hombres se unan bajo el nombre de la única religión verdadera. Luego los sacramentos son necesarios para la salvación del hombre” (Santo Tomás, Ibid., Necesidad de los sacramentos, artículo primero). Por consiguiente, los buenos pastores informaban que los salvajes rechazaban los sacramentos. No tenían salvación posible. Son conocidos los horrores de las matanzas a que los conquistadores de la católica sometieron a los pueblos originarios de América. Escribe Marx: “El descubrimiento de las comarcas auríferas y argentíferas en América, el exterminio, esclavización y soterramiento en las minas de la población aborigen, la conquista y saqueo de las Indias Orientales, la transformación de Africa en un coto reservado para la caza comercial de pieles-negras caracterizan los albores de la era de producción capitalista. Estos procesos idílicos constituyen factores fundamentales de la acumulación originaria” (El Capital, ob. cit., p. 939). Bartolomé de las Casas: “La causa porque han muerto y destruido tantas y tales e tan infinito número de ánimas los cristianos ha sido solamente por tener su fin último el oro y henchirse de riquezas en muy breves días” (Opúsculos, Cartas y Memoriales, Ver: Bartolomé de las Casas, Brevísima relación de la destrucción de las Indias, Ed. Edaf). Pero el capitalismo no habría de de- sarrollarse en España. Había otra nación más pujante, más consciente de su destino histórico: Inglaterra. Para quedarse con el oro que los españoles extraían de sus colonias decidieron atacar los galeones que lo transportaban. Así, podría decirse que los piratas fueron el engranaje fundamental (entre algunos otros) que permitieron el desarrollo del capital en la Gran Bretaña. Escribe Enrique Silberstein: “Todas las campañas de los piratas y filibusteros (o en su gran mayoría) se dirigían a robar a los barcos españoles que de América, cargados de oro o de mercaderías, se dirigían a España (…) Los filibusteros (y los piratas) fueron la cuña que introdujo Inglaterra (o mejor dicho sus empresarios) para ser los beneficiarios directos de los descubrimientos de los españoles y los portugueses. Pero, no sólo eso, sino que fueron ellos, los transportadores de la mano de obra, arrancada de Africa primero, comprada en Africa después, que era reclamada insistentemente por quienes trabajaban afanosamente para apoderarse de los metales preciosos que se encerraban en la tierra americana (…) Robar a los barcos españoles y transportar esclavos negros era la finalidad de los piratas y los filibusteros” (Los constructores del capitalismo, libro agotado por completo y absurdamente no reeditado aún). Así nace el capitalismo. Con los frutos extraídos al suelo suramericano y la matanza de sus pueblos originarios. Incapaz España de completar su empresa colonizadora con un sistema nuevo de producción, es Inglaterra la que, por medio de sus filibusteros, accede al desarrollo del capital comercial primero y del capital industrial después. Sabrá premiarlos: Henry Morgan será gobernador de Maracaibo. Y los lineamientos jurídico-filosóficos de su gobierno se los escribirá John Locke, uno de los grandes mentores económico-ideológicos del capitalismo. (Un necesario desarrollo de las lecturas aquí indicadas debiera ser el capítulo Colonias de Adam Smith en su dilatado y fundamental ensayo sobre la riqueza de las naciones y el bastante conocido cap. XXIV del primer tomo de El Capital sobre la acumulación originaria del capital.) Todo este desarrollo de la barbarie de los civilizadores lo resume Marx en una frase célebre: “Si el dinero, como dice Augier, viene al mundo con manchas de sangre en una mejilla, el capital lo hace chorreando sangre y lodo, por todos los poros, desde la cabeza hasta los pies” (ob. cit., p. 950). En Irak (y vaya a saber muy pronto en qué otro lugar hasta la hecatombe) lo sigue haciendo.

Fuente: http://www.pagina12.com.ar/diario/contratapa/13-231144-2013-10-13.html

 

Que Dios nos guarde confesao: La próxima crisis financiera internacional

Esta es una Plaza - XLVIII

 

Que Dios nos guarde confesao: La próxima crisis financiera internacional
Sistema Digital
No existe plena conciencia a nivel de calle d el enorme poder que el capital financiero (es decir, la banca, los hedge funds, las aseguradoras y otras instituciones e instrumentos financieros) tiene sobre el mal llamado orden internacional. Esta situación, que aparece con toda claridad en España, donde el gobierno español actual es un mero instrumento de la banca, se reproduce a nivel internacional. De ahí que, a no ser que se cambie el sistema financiero internacional y su control y/o regulación, estamos yendo hacia una expansión de la crisis financiera a nivel mundial.

Veamos los datos. Creo que (excepto los talibanes neoliberales que todavía dominan los fórums mediáticos del país) hay una creciente percepción de que la crisis financiera la creó el comportamiento especulativo de la banca, consecuencia de su desregulación. Pues bien, debido a la enorme influencia de la banca en los gobiernos de mayor poder a los dos lados del Atlántico Norte, así como en sus establishments políticos y mediáticos, no se ha hecho nada (repito, nada) para regular y controlar tal capital financiero. En realidad, los bancos centrales más importantes, tanto el Federal Reserve Board (FRB) como el Banco Central Europeo (BCE), han estado imprimiendo miles de millones de dólares y euros para ayudar a los bancos. Es lo que se llama en inglés quantitative easing (QE) .

Hay una diferencia importante , sin embargo, entre lo que ha hecho el FRB en EEUU y lo que no ha hecho el BCE en Europa. Mientras que el primero ha ido comprando, con el dinero impreso, bonos públicos del Estado, garantizando unos intereses bajos para tales bonos (protegiendo a EEUU de la especulación de los mercados financieros), el BCE no lo ha hecho, desprotegiendo a los Estados miembros de la Eurozona, a los cuales, en el caso de los países periféricos de tal zona monetaria, se les ha estado exigiendo unos intereses en sus bonos públicos que alcanzaron niveles abusivos e impagables. Esta diferencia, en la que el BCE en la Eurozona se comporta como la ultraderecha estadounidense, el Tea Party, desearía que se comportara el FRB en EEUU, es de gran importancia, y señala que la banca es incluso más poderosa en la Unión Europea que en EEUU. Ahora bien, un elemento común es que ambos bancos centrales ofrecen dinero a los bancos en condiciones muy favorables (es decir, a unos intereses muy bajos).

Y, ¿qué es lo que hacen los bancos con este dinero? La retórica oficial, que intenta ofuscar la realidad, dice que dan crédito a la familias y a las empresas, ayudando a que se invierta en actividades de la economía productiva, creando riqueza y puestos de trabajo. Si usted se cree esto, ello indica que su nivel de ingenuidad ha llegado a un nivel peligroso para usted, y también para su comunidad. Esto no es lo que ocurre en la vida real. El crédito ni está ni se le espera.

La b anca continúa especulando

¿Qué hace , pues, la banca con su dinero? La respuesta es sumamente fácil de entender. Intenta optimizar sus beneficios lo más pronto posible, invirtiendo en las actividades especulativas, que son las más rentables. Y ahí es donde estaban antes de que se iniciara la crisis de ahora, y es ahí donde están ahora, no en el mismo sitio, sino en los países llamados Emergentes. Durante estos dos últimos años ha habido una explosión de inversiones financieras en estos países. Pero no en infraestructura física y social, donde hay necesidades enormes, sino en actividades especulativas. Estas instituciones financieras, una vez que destruyeron las economías europeas y estadounidense, ahora están invirtiendo en aquellos países (con la ayuda de los Bancos Centrales, que, en definitiva, quiere decir fondos públicos), creando burbujas y más burbujas (en actividades inmobiliarias, en comercio, en alimentos, y un largo etcétera), tal como ocurrió en los países llamados económicamente avanzados. Este flujo de dinero de estos países a los países emergentes creó, como una de las consecuencias, una inflación del valor de su moneda, sobrevalorándola, creándoles problemas graves en su comercio internacional.

De todo esto se puede deducir que dicho flujo de capitales a los países emergentes (que producen beneficios a muy corto plazo) está creando las bases para la nueva crisis que se expandirá de los países de economía avanzada a los países emergentes, y ello como resultado de la explosión de las burbujas. Está ya ocurriendo en la India y en China, y afectará a Brasil, entre otros, y creará un problema incluso peor para aquellos países y para nosotros (ver “Another Financial Crisis Looms if Rich Countries Can’t Kick Their Addiction to Cash Injection”, de Ha-Joon Chang, en The Guardian , 30.08.13). Esto es lo que Juan Torres y yo alertamos que pasaría, en el libro Los amos del mundo. Las armas del terrorismo financiero . Los primeros síntomas ya están apareciendo. El capital financiero está comenzando a huir de esos países, pues ven la explosión de las burbujas muy próxima. Y esta huida de capitales reproducirá, incluso con mayor intensidad, lo ocurrido en los países periféricos de la Eurozona.

Otras políticas eran y son posibles

Lo que está ocurriendo no es inevitable. Pero para ello se requiere un cambio de 180 grados en las políticas estatales hacia el capital financiero. El flujo financiero internacional está empobreciendo a los países, creando una impresión fugaz y falsa (por estar basada en la especulación) de bienestar económico, que pronto colapsará cuando se vea que las bases de ese crecimiento, que crea la euforia cuando se presenta, son de barro, tal como ocurrió en España durante la época exuberante de que “España va bien”, a lo cual se añadía en Catalunya que “Catalunya va incluso mejor”. Y ello a pesar de que los datos mostraban –como algunos pocos señalamos- que ni España iba bien ni tampoco Catalunya iba mejor. En realidad, iba peor. Y, por desgracia, los hechos confirmaron que llevábamos razón.

La solución pasa por un intervencionismo público que controle y regule la banca, con amplios cambios en los sistemas de propiedad, con mayor protagonismo de la banca pública, sometida a los intereses generales, con la eliminación de los paraísos fiscales y previniendo la actividad especulativa, regulando los flujos internacionales, que dificulte, e incluso imposibilite, las actividades especulativas. Pero esto, dudo que pase, debido al enorme poder del capital financiero que nos está llevando al desastre a nivel mundial.

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

 

 

LA ESENCIA CLASISTA DE LA AUSTERIDAD

Español: La curva de gestión del cambio y el p...
Español: La curva de gestión del cambio y el paralelismo con la evolución del IBEX en la Crisis de la Burbuja tecnológica y en la actual Crisis financiera de 2008. (Photo credit: Wikipedia)

 

La palabra “austeridad” se ha convertido en la consigna del año. Según la Wikipedia, la austeridad es “un régimen económico de recorte de gastos en épocas de crisis“. Pero el lenguaje popular lo equipara a “estrechar el cinturón“. Ahora, por ejemplo, se nos dice que “del mismo modo que las pequeñas empresas y las familias se estrechan el cinturón, el gobierno también debe hacerlo“.

De esta forma, la austeridad se está presentando como una respuesta legítima a una crisis y como una solución adecuada a un problema presupuestario de las familias, las empresas y los estados. La justificación de fondo es que “hemos  gastando demasiado y no estamos trabajando lo suficiente cómo para poder mantener los derechos sociales que de una manera exagerada e irresponsable nos otorgaron antaño“.

Pero, ¿estamos consumiendo demasiado? Parece que este no es el caso. Detrás de la fachada de la crisis financiera se esconde una crisis capitalista de sobreproducción, sobre todo de sobreproducción de viviendas y otros productos que a pesar de ser necesarios, ahora la gente ya no está en condiciones de comprar.
Los episodios periódicos de nuestros barrios no reflejan precisamente exceso de consumo, sino privaciones e hileras de parados que tienen capacidad para producir bienes y servicios necesarios pero que no pueden hacerlo al ser expulsados del sistema productivo. Una de las imágenes habituales es la de las personas de todas las edades removiendo en los contenedores de basura en busca de alimentos o haciendo cola en los comedores sociales.
Sin embargo, casi todo el mundo acepta que algunos elementos de las actuales políticas de austeridad son necesarios. Los informativos, e incluso la mayor parte de los programas humorísticos, se refieren en los países europeos más afectados por la crisis como “derrochadores” y “vagos“, cuando los hechos demuestran lo contrario. Esta caracterización inexacta del discurso político de la derecha, por desgracia, también ha calado en una parte de la izquierda socialdemócrata.
Hay, sin embargo, una versión más edulcorada de la austeridad que nos la presenta como una cuestión moral, como un intento de superación de todas las derivadas del consumismo desenfrenado y como una opción para recuperar las conductas de nuestros abuelos que les  bastaba con un botijo de agua, un vaso de vino, un trozo de pan y un arengue. El problema de estas disquisiciones es que suelen venir de personas más o menos acomodadas y ya se sabe que la renovación moral es siempre más divertida cuando está pensada para los demás.
En el siglo pasado, los periodos posteriores a la explosión de las burbujas ya estuvieron acompañados de una cierta auto-flagelación  y fueron precisamente los momentos donde más prosperaron las teorías sobre la austeridad. ¿Recuerdan ustedes las propuestas de austeridad que en los años setenta teorizaron algunos partidos europeos de izquierdas? ¿No hubiera sido más inteligente  organizar entonces a la gente para empezar a parar los pies a las políticas neoliberales que la derecha ya insinuaba?
Paradójicamente, los mensajes sobre la austeridad estuvieron ausentes durante los periodos pos-burbuja de la década de 1990 y principios de 2000. Ahora, precisamente, estamos sufriendo los abusos que entonces cometieron los empresarios y los bancos más poderosos y por la forma como históricamente se  comporta el sistema capitalista. Lo que ocurre  es que, al  igual que en las anteriores crisis, los planes de austeridad castigan a las personas que menos se beneficiaron de la burbuja. Precisamente, muchas de las víctimas actuales ya fueron víctimas entonces al verse condenadas a pagar unos precios abusivos para poder acceder a una vivienda.
Sabemos que los costes humanos de la austeridad son altos. Sin embargo, nos dicen que este es un dolor que tenemos que soportar para que la economía se vuelva a animar. Pero, ante esta afirmación, debemos preguntarnos: ¿cómo y hacia donde la quieren animar?
Los países que han aplicado la austeridad más severa – Grecia, España, Portugal, Irlanda, Italia – también son los que han experimentado la contracción más devastadora y el mayor aumento del paro. A su vez, en estos mismos países, el déficit presupuestario, en lugar de bajar aumenta. Estos enormes déficits, mayoritariamente, son causados por la crisis económica y la recesión resultante de una economía deprimida. En Europa, la mayor parte de los países más afectados, entre ellos España, tenían superávit presupuestario antes de la crisis. Pero la crisis provocó una fuerte caída de los ingresos del gobierno, y un aumento de los gastos (por la prestación de desempelo y para rescatar a los bancos, entre otros).
La austeridad recorta gastos mediante la eliminación de unos derechos que quienes más los necesitan son precisamente las víctimas de esta crisis. A su vez, la austeridad no consigue aumentar los ingresos del gobierno, que dependen de una economía próspera. El resultado es una espiral descendente, donde la economía todavía se deprime más.
Si la austeridad es un desastre, entonces, ¿por qué no se abandona?
La austeridad es en última instancia una política que favorece descaradamente a la clase dominante en su pulso con la clase obrera, y que también perjudica a los pequeños empresarios, sobre todo los más débiles. La austeridad permite arrinconar a los sindicatos al hacer inviable la negociación colectiva laboral. La austeridad pone las bases para la privatización de los servicios públicos y para suplantar la seguridad social pública por un sistema privado de pensiones. La austeridad extenúa a los empleados públicos contra los cuales ya se ha puesto en marcha una extraordinaria campaña de terror económico y desprestigio social. La austeridad incrementa las bolsas de paro y crea unas condiciones más favorables para imponer una rebaja de salarios y una mayor precaritzación de las condiciones laborales. ¡Por eso no se abandona la austeridad!
No se pueden evaluar íntegramente las razones que se esconden detrás de la austeridad sin recurrir a las reflexiones que hace más de cien años hizo Marx sobre lo que él denominó el capital ficticio, unas reflexiones que encajan a la perfección con la conducta actual del capitalismo.
Antes de la crisis, una gran parte del capital se desplazó atraído por los suculentos beneficios que se sustentaban en la ficción que hinchaba la burbuja. Pero los beneficios ficticios que la burbuja generó, eran beneficios reales para los que se los apropiaban. Me explicaré:
A principios de siglo, el endeudamiento generalmente se canalizaba con contratos hipotecario que involucraban al prestamista (mayoritariamente cajas de ahorro) y al prestatario (generalmente un particular o una pequeña empresa). Los créditos permitieron pagar al contado – es decir, con dinero contante y sonante- a los vendedores de inmuebles, automóviles y otros productos que entonces se compraban con dinero prestado. Así, los grandes impulsores de la burbuja y de la sobreproducción, además de obtener cuantiosos beneficios, los cobraron con dinero fresco. Pero la fiesta se acabó. Entonces los que habían accedido a la propiedad de los inmuebles y otros activos quedaron sepultados por la ficción de la burbuja. Ahora, desgraciadamente, el problema está en el tejado de los particulares, de las pequeñas empresas y de las entidades financieras.
Por esta razón, con la austeridad también se pretende salvar a bancos y cajas y enterrar así una parte del estrago ocasionado. Se hace a expensas de las privaciones de las clases populares. No se salva, en cambio, ni a particulares ni a pequeños empresarios.
Ahora bien, la forma cómo  todo esto se está haciendo, genera de nuevo capital ficticio. Una parte de los viejos beneficios obtenidos (y cobrados) por los capitalistas durante la burbuja y del dinero barato que ahora se entrega a los bancos, se utiliza para comprar deuda pública. Esta deuda genera suculentos beneficios que ahogan todavía más a los Estados. Pero no se trata de beneficios derivados de la actividad productiva. Responden, o bien a una futura e hipotética recaudación tributaria o bien a un futuro rescate que en caso de producirse se tendrá que pagar de nuevo con dinero público. De este modo se están generando nuevos beneficios ficticios. Pero como ya ocurría en la época de la burbuja, estos beneficios son reales para los que se los apropian.
La superación de la crisis, de momento, es muy difícil. Los problemas no son sencillos, y la clase dominante, como acabamos de ver, tiene otros intereses y otras intenciones. Por eso, hay que pensar en la manera de sacar a la luz la esencia clasista de la austeridad.
Con la austeridad, las clases dominantes crean  las condiciones para mercantilizar los servicios públicos. Quieren convertirlos en un nuevo paraíso donde depositar los capitales acumulados y extraer más y más plusvalía exprimiendo a los trabajadores y expoliar a las personas adultas  y a los jóvenes. Por este motivo es tan importante aclarar que los que luchamos contra la austeridad, no estamos perjudicando a nuestros nietos: estamos luchando por un país digno para nosotros y para ellos.

PUBLICAT PER ANTONI PUIG SOLÉ

DIJOUS, DE NOVEMBRE 01, 2012

EL ROEDOR: Ni es revolución; ni tiene cabeza

Es una culebra que se mueve más en los países que han gozado de ciertos períodos de desarrollo económico; pero que los ricos y los administradores de la llamada democracia representativa (los gobiernos y los partidos del sistema), han manejado mal, que frente a cada crisis económica, los susodichos optan por el “recorte”, la “austeridad” y los “impuestos” que reducen lo conquistado. Es una culebra de “clase media”, como prefieren llamarla los sociólogos y politólogos actuales, pero que en la jerga marxista se llama “pequeña burguesía”. Los países que han alcanzado largos períodos de crecimiento (y entre ellos está la República Dominicana), la culebra, que no es una revolución, sino que marcha y se mueve bajo el signo de la “indignación”, y sus lugares preferidos para manifestarse son aquellos sitios que representan los signos del poder, es temida por ricos, los partidos gobernantes y también los de oposición y casi todos los del sistema (o los que viven disimuladamente del sistema, como las izquierdas falsas).

Ascendieron a “clase media”, pero se han encontrado con el valladar de la corrupción, la negligencia; el ahogamiento con los servicios elementales de electricidad, transporte, complejos, tediosos y mañosos servicios bancarios. Son movimientos contra el robo, las inconductas, la corrupción, la burocracia, la impunidad, la mordida, las coimas, el picoteo. Por tanto, son un movimiento contra “la democracia representativa”, para que se convierta en “participativa”. Es un verdadero movimiento apartidista, sin ideología y sin “líderes” con quienes negociar, y eso es que lo hace elusivo. Quien se presente como “dirigente” es inhabilitado con tal, como farsante, por las voces de todos: “¡No queremos jefes!”. “Yo llegué ahora, ¿quién se robó lo mío?”. “No quiero sexo; el gobierno me jode las 24 horas”, dicen las consignas del hormiguero humano que se moviliza contra los que los oprimen, los joden, les hacen la vida cada día más precaria con soluciones a medias, con el ‘reunionisno cretino’, contra las mancuernas de las cúpulas mandantes.

2.- Parlamentos
Los Parlamentos, formados por “todos los demócratas” están asustados: buscan soluciones, recortes, parches, discursos temblorosos en favor del pueblo. Gobiernos y oposición saben que los movimientos sin cabezas que claman por mantener su nivel de vida o que no lo pueden seguir elevando por todas las trampas y fugas del sistema, quieren sus cabezas, sin importar quiénes la representen en los Congresos (sea a la derecha, al centro, a los comunistas, que abundan en Grecia, Italia, Portugal, Francia). Temen: están asustados. Pero no estamos frente a una revolución social; los “indignados” no tienen fuerzas para cambiar el sistema. Por eso, en Argentina hubo 5 presidentes en tres días, pero el sistema “democrático” permaneció. Y así en Italia, en Túnez, en Egipto, en Wall Street. El movimiento crece y disminuye, pero se enciende por cualquier cosa: por una pela a infeliz en Túnez, por un exceso policial en Francia, por un aumento de pasaje en Brasil o desproporcionado de cualquier alimento. En Haití los movimientos son conspirativos, cuando los hay, porque no hay democracia que perfeccionar, ni clase media. La culebra que se mueve no acepta “cabeza”, pues quien se coloca usurpando la cabeza, evidencia la ideología, el partido, y las masas no les creen a partidos organizados, a encerronas, no quieren “arrear para que otro enlace”.

3.- Movimientos espontáneos 
Son movimientos espontáneos cuyo origen, aparte de la reducción de su nivel de vida y el agobio de la vida cotidiana y el miedo a la “inamovilidad”, ha sido el Internet, las redes sociales, y en ellos participan de todos los partidos, movimientos sociales, que dentro de la chorrera de masas, “anulan” o “apartan” a los radicalismos. En Egipto, no quieren ni gobiernos comunistas, ni fundamentalistas religiosos, quieren que Morsi se vaya y que llame a elecciones (cayó en el gancho, EEUU, Francia y Qatar no le han reducido la ayuda y la vida se deteriora cada día más). Ellos no quieren un nuevo nasserismo, ni la destrucción del Ejército. En todas partes se alzan contra los recortes sociales, como en Inglaterra, España, Alemania, Bélgica, Portugal, Irlanda; en Argentina “por el corralito” de Menem que mandó a todos a la miseria. En Brasil, contra el aumento del pasaje, la corrupción, el aumento de los capitales de los ricos y los miles de millones metidos en los estadios para el mundial del fútbol y las Olimpiadas. Revolución no hay; hay una lucha de la clase media para evitar empobrecer, ni les maten sus sueños; sí es una lucha anticapitalista, antirricos, y antisistema democrático fatuo, que nada resuelve.

 

Internet y telecomunicaciones en Cuba: El cable no lo resuelve todo

internet2

Rafael de la Osa Díaz

Mucho se habla por estos días en Cuba deInternet, ancho de banda, fibra óptica, cable submarino, banda ancha y otro grupo de términos relacionados con el mundo de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC), pero que cada cual lo interpreta a su manera y saca sus propias conclusiones, incluyendo la prensa y lo que se difunde por diferentes medios.

Creo que parte de la culpa de este enjambre de dispares comentarios lo tiene la falta de comunicación que ha existido sobre estos temas y la inapropiada forma en que casi siempre se ha hecho referencia cuando de los mismos se ha hablado.

El síndrome del triunfalismo que aún nos acompaña, en cercana alianza con el establecido secretismo que se mantiene, azuzado por las hostiles condiciones en que nuestro país enfrenta sus relaciones comerciales internacionales, frente a un inhumano e irracional bloqueo de todo tipo, establecido y mantenido durante años por los diferentes gobiernos de Estados Unidos desde la década de los años 60 del pasado siglo, conforman una sólida mezcla con la que se construye con mayor o menor grado de justificación el muro que impide el acceso a la información que sobre el tema debería conocerse.

Por eso me pareció importante añadir un comentario más, para reflexionar un poco sobre estas tecnologías, sus implicaciones y posibilidades de uso en nuestro país, para comprender mejor la realidad a la que nos enfrentamos en materia de comunicaciones a corto y mediano plazo. Tan perjudiciales pueden ser los cantos de triunfo y victoria anticipados, como los pesimistas pensamientos de que todo está mal y nada ha cambiado.

EL FAMOSO CABLE DE FIBRA ÓPTICA

Comencemos por el famoso cable de fibra óptica.

¿Si Cuba tiene acceso a Internet desde 1996, qué mejora trae el Cable con Venezuela? En primer lugar tenemos que comprender lo que significa una conexión a través de un cable y la que funciona de manera inalámbrica.

Por el bloqueo aplicado por Estados Unidos a Cuba, nuestro país no contaba con un cable físico para sus comunicaciones con el mundo. Existió en Cuba este tipo de conexión, precisamente con Estados Unidos, antes de 1959, a través del cual se realizaban las llamadas telefónicas internacionales. Una vez más por el bloqueo, Cuba tuvo que establecer sus comunicaciones a través de enlaces satelitales, para lo que hay que pagar, permanentemente, una cuota mensual en dependencia del “ancho de banda” que se contrate para este servicio.

A diferencia del servicio a través del satélite, cuando Ud. cuenta con un cable, paga por su instalación y ya no tiene que pagar más por el uso del soporte o medio de transporte. Evidentemente el cable tendrá un tiempo de vida útil, y requerirá de mantenimientos cada cierto tiempo; pero si se planificó bien, se supone que el costo por mes durante un período, digamos de 10 años, es muy superior al arrendar mediante satélite el mismo ancho de banda que el habilitado mediante un servicio por cable físico.

Podríamos concluir que establecer conexiones por vía satelital permite contratar el ancho que uno quiere, para el uso que uno se proponga, el tiempo que necesite, sin realizar mayores inversiones. Por otra parte establecer una conexión vía cable implica una inversión inicial, tiende a utilizarse para comunicaciones estables a mediano y largo plazo y permite un variado número de servicios de gran demanda, lo que abarata sus costos en el tiempo.

Sin dudas las necesidades de comunicación de un país se asemejan más a las posibilidades que brindan las conexiones vía cable, especialmente cuando son, como en nuestro caso, a través de un cable de fibra óptica, que permite utilizarlo según las necesidades, con una expectativa bastante grande en relación con el incremento de su uso a largo plazo.

Ahora bien, contar con la posibilidad de una conexión vía cable submarino de fibra óptica no quiere decir que ya tenemos habilitados los servicios sobre él. Contamos solamente con el medio de transporte.cable-cuba-venezuela

El SERVICIO DE TELEFONÍA

El primer servicio en que se piensa, aún en la era de Internet, al contar con un canal de comunicación internacional, es el servicio de telefonía. Es un servicio aún muy demandado, que típicamente crece exponencialmente en la misma medida que se abarata el pago por el mismo. Es también muy bondadoso, económicamente hablando, pues recibe dinero tanto la compañía que contrata el servicio como la que lo brinda y es de los servicios que más rápido permite recuperar las inversiones realizadas en infraestructura.

Por lo general la empresa que busca tener este tipo de servicio, a través del canal de transporte de que disponga, contrata el mismo a una empresa suministradora (carrier), la cual se busca según el análisis que se haga de los lugares y países desde donde mayor cantidad de llamadas puedan realizarse o recibirse. Por ejemplo, digamos que España es un país con el cual Cuba tiene habitualmente un alto tráfico de comunicaciones telefónicas en Europa, no así con otros países como AlemaniaItaliaFrancia eInglaterra, aunque no dejan de ser mercados interesantes. Pues Cuba puede contratar los servicios a una empresa española y esta “enruta” hacia Cuba además, todo el tráfico telefónico del resto de los países deEuropa. Así, a través de un solo “carrier”, se contrata el servicio de una región más amplia que permite aumentar el volumen de llamadas. Este proceso se puede repetir con otros países en Asia o América, quedando conformada una cadena de empresas que cubran la mayor parte del mundo en sus comunicaciones con Cuba. Independientemente del punto de origen de la llamada, suele ser un arreglo muy común.

Del conjunto de llamadas que se realiza desde y hacia Cuba, se pacta un por ciento de ganancias con el “carrier” que tramita las mismas en una región. Por ejemplo, 50% para ambas partes de todo el tráfico.

Es de suponer que Cuba trabaja en establecer estos contratos internacionales, en busca de rebajas considerables a las extraordinariamente caras tarifas actuales, para favorecer un incremento del tráfico y monetizar el servicio y la inversión. Este proceso tampoco es ajeno a las presiones y limitaciones que el Gobierno de Estados Unidos establece sobre los posibles socios comerciales de Cuba.

EL PAGO DE INTERNET SE HACE EN UNA SOLA VÍA

Pero la situación no es la misma si se trata del servicio de Internet con todos los servicios asociados al mismo. En este caso solo se paga según el ancho de banda que se contrate, pero el ingreso solo se genera desde adentro del país, pues el pago de Internet se hace en una sola vía, en dirección al punto más cercano a su “espina dorsal” o “backbone”, situado en los Estados Unidos, tema que ha sido objeto de discusión en la arena internacional innumerables veces pero sin cambios hasta la fecha.

Por tanto, atendiendo a la situación económica del país, la más rápida amortización del canal de comunicaciones que representa el cable submarino, se logrará con el servicio de voz (telefonía) y no con el de acceso a Internet. Es lógico entonces comprender que se contratará un ancho de banda para acceder a Internet, proporcional a la capacidad de pago que se tenga, y por un rato no será ni siquiera suficiente para cubrir la actual demanda de las capacidades instaladas, en permanente estado de congestión con índices superiores al 95%.

Por tanto es imposible por el momento eliminar el enlace satelital, ni incrementar la conectividad de manera sensible a los usuarios, ni reducir considerablemente las tarifas, pero claro que ayuda contar ya con el cable submarino que cada día será más y mejor utilizado permitiendo un sensible crecimiento en su uso en el mediano plazo.

Veamos entonces la situación interna del país.

¿A dónde se conecta este cable? Pues a una especie de “espina dorsal” o “backbone” nacional que interconecta todas las centrales principales de ETECSA.

En la primera mitad del primer decenio de este siglo, ETECSA acometió un fuerte proceso inversionista que modernizó su estructura principal, pasando a ser completamente digital, con una conexión entre sus principales nodos por canales de fibra óptica.

La fiabilidad de un cable de fibra óptica es muy superior a todos sus antecesores, no solo por la cantidad de disímiles conexiones que se pueden establecer a través de él, sino por su fiabilidad y bajos índices de pérdida, que tienden a cero. Por tanto es lógico que las principales conexiones del país se realicen con conectores de este tipo, pero es un proceso costoso y difícil de llevar a todos los puntos de la red.

El planificado proceso de modernización de ETECSA se vio frenado por los problemas económicos del país, por lo que no llegó a cubrir los cambios previstos en todas las centrales de abonados (o sea a donde realmente nos conectamos cuando hacemos una llamada) y mucho menos hasta la casa de cada abonado, que era la última etapa del mismo.

No pretendo explicar cómo funcionaban las tradicionales plantas telefónicas de los años 90, pero es importante entender que su modernización las lleva a parecerse mucho al esquema de una red local. Para los que conocen un poquito de comunicaciones y redes, diríamos que una moderna central telefónica no es más que una red tipo Ethernet con protocolo ip y tráfico de paquetes similar a Internet. Traduciendo a un lenguaje más coloquial, diríamos que se parece mucho a una red local de computadores de cualquier empresa con acceso a Internet incluido, pero dedicado a trasmitir voz, aunque también trasmite datos como las redes informáticas.

El ANCHO DE BANDA ENTRE LAS CENTRALES PRINCIPALES

El ancho de banda existente hoy entre las centrales principales de ETECSA está aún utilizado muy por debajo de sus posibilidades. Como la mayoría de las personas que se conectan a una red de información en Cuba lo que trata de buscar en primer lugar es información fuera de Cuba y como la mayoría de las redes privadas o por sector de nuestro país son redes estructuradas desde su inicio de forma vertical, con muy poco nivel de interconexión con sus homólogos de otros sectores, pues la gran capacidad instalada para la trasmisión de datos a nivel nacional alcanza cifras similares al ancho de banda del país para acceder a Internet, que en descarga no supera los 390 Mbps.

Pongamos un ejemplo. Si desde un hospital en una provincia del país se trata de consultar el sitio Web del periódico local hospedado en un servidor de la prensa en la propia provincia, la señal viaja desde la computadora del hospital hasta el nodo central de la red Infomed ubicado en La Habana, según las condiciones y velocidad que esta red tenga contratado en cada tramo desde el hospital provincial hasta el nodo central de Infomed, de ahí transita por un canal hacia las Red de ETECSA que lo enruta por el camino más corto al servidor donde está hospedado el sitio Web del periódico provincial, según las velocidades y ancho de banda de estos enlaces. Si esto estuviera estructurado de otra forma, del hospital se llegaría al periódico de la provincia sin salir de las conexiones de ETECSA de esa provincia y aprovechando todo el ancho de banda disponible de la Red de ETECSA que es el proveedor de servicios del país y cuenta con conexiones de fibra óptica entre sus centros principales con una gran capacidad de ancho de banda. Más incluso se notaría la velocidad si desde el mismo hospital trataran de descargar un libro del sitio Web de la Biblioteca Nacional ubicado en algún servidor de La Habana si estuviera también conectado directamente a la red de ETECSA.

Quedaría hablar entonces de la forma en que se conectan los usuarios finales de una red a todo este andamiaje de redes, cables, nodos y sistemas.

Cuando un usuario se conecta a la Red Nacional desde una computadora ubicada dentro de la red local de una entidad que a su vez está enlazada a la Red de ETECSA mediante un enlace solo dedicado a este fin, es como si tuviéramos una extensión o ramificación de esa red nacional dentro de esta entidad.

EL ENLACE CONMUTADO

Pero no siempre es así como se produce la conexión de los usuarios en Cuba. En muchos casos esta conexión se realiza mediante un modem y estableciendo la conexión mediante una llamada telefónica. Es lo que se conoce como un enlace conmutado. La conexión por esta vía es mucho más lenta, pues nunca logra superar los 52 Kbps y precisamente la velocidad del último tramo de la conexión determina en el tope de la velocidad que se puede alcanzar por un usuario en la Red.

Como es de suponer la solución estaría en lograr que todos los usuarios se conectaran de manera similar al primer caso, pero esto requiere de inversión, y no cualquier inversión sino la más costosa de todo el proceso por su dimensión. Por suerte existen diversos medios y formas de conectar este “último tramo” de la red (se conoce como “la última milla”) y no necesariamente mediante un cable, sino también de forma inalámbrica.

Pero este tema lo podemos tratar de manera más amplia en otro trabajo.

Como conclusión podríamos decir que son significativas las ventajas de contar con un cable submarino para las comunicaciones internacionales, aunque esto no representa una mejora directa en el incremento de las facilidades de acceso a Internet de los usuarios cubanos si no median otros desarrollos intermedios.

La lógica indica que el país irá contratando la velocidad del canal que sea capaz de ir pagando y que inicialmente la recuperación económica se realizará mediante el incremento de las llamadas telefónicas a partir de la disminución de las tarifas internacionales.

Paralelamente se irán implementando soluciones diversas para la conexión de los usuarios finales, utilizando diversas tecnologías desde las zonas con mayores facilidades tecnológicas hacia las que tienen menos infraestructura.

Será un proceso más visible en el mediano y largo plazo que irá acompañado de otras medidas como el incremento de las salas colectivas para el acceso a la Red y de las posibilidades de las redes ya existentes favoreciendo determinadas áreas como las Universidades, el Polo Científico del país, áreas productivas que lo necesiten y diversos sectores sociales, según las capacidades de pago.

Una aclaración más. Aunque aún se discute a qué llamar “banda ancha” en la región de América Latina, los indicadores están por encima de 1 Mbps a nivel de usuario, por tanto es todavía un sueño que se pueda generalizar el mismo, aún en un sector de la población.

Quizás sea solo una opinión más al caótico concierto de interrogantes y contradicciones, pero reafirmo que el cable no lo es todo… aunque es el camino.

(Tomado de Cubarte)

 

“Si en la izquierda no somos capaces de salvar nuestras discrepancias, no hay alternativa”

Partido Socialista
Partido Socialista (Photo credit: Ojota)
Martine Billard (Boulogne-Billancourt, 1952) comenzó su andadura política en mayo del 68, sumándose al movimiento estudiantil en el Comité d’action licéen. Graduada en Económicas, ha formado parte de movimientos feministas, ha luchado contra la energía nuclear y se ha implicado en la defensa del pueblo palestino. En los 90 se unió al partido de los Verdes francés, que abandonó en el 2009 para integrarse en el Parti de Gauche (Partido de Izquierda), de la que actualmente es copresidenta junto a Jean-Luc Mélenchon.

Esta semana ha visitado Barcelona para difundir la experiencia del Frente de Izquierdas, la unión de hasta nueve grupos políticos que transitan desde el socialismo hasta el comunismo. La coalición obtuvo el mayo éxito electoral de partidos a la izquierda del Partido Socialista francés desde hacía más de 20 años, en las elecciones presidenciales del 2012, con el 11% de los votos. En la capital catalana, se ha reunido con la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), con sindicatos y con Esquerra Unida i Alternativa. La unión de la izquierda para configurar una alternativa fuerte a las políticas de austeridad dominantes es posible, asegura.

Billard defiende un reparto más equitativo de la riqueza, la participación directa de los trabajadores en la gestión de las empresas, y un “proteccionismo solidario” en el que cada país desarrolle su producción y establezca intercambios económicos con otros países basados en la cooperación y la solidaridad, no en la competencia. De trato afable, con una sonrisa permanente cuando atiende a las preguntas, alza la vista a la hora de responder tratando de encontrar las palabras adecuadas en castellano. Domina el idioma, si bien con alguna dificultad, que salva apoyándose en el compañero de partido que la acompaña durante la entrevista.

El Frente de Izquierda agrupa a fuerzas políticas muy diversas, ¿cuáles fueron las principales dificultades para alcanzar un acuerdo?

Tenemos una historia muy diferente entre las fuerzas del Frente. Al principio éramos tres grupos: El Partido Comunista; el Partido de Izquierdas, una mezcla de gente que venía del Partido Socialista, del movimiento republicanista y de los Verdes, que es mi caso; e Izquierda Unitaria, que viene del trotskismo. Lo que fue importante es que habíamos tenido momentos de lucha común. Por ejemplo en 2005, contra el Tratado Constitucional europeo. Hicimos la campaña juntos, pero después no supimos quedarnos unidos. Sin embargo, en las elecciones presidenciales de 2007, que fueron un fracaso para todos los grupos a la izquierda del Partido Socialista, sacamos la conclusión de que no podíamos seguir así, porque si seguíamos con tanta división íbamos al fracaso total.

¿Ello propició la unión?

Decidimos ser responsables y juntarnos, para de nuevo poder tener un movimiento fuerte a la altura de la necesidad del momento político. Empezamos con la campaña electoral de las elecciones europeas de 2009. En esa época las alianzas eran electorales: En 2010 en las elecciones cantonales, en 2011 en las elecciones regionales, hasta el 2012 en las elecciones presidenciales. En esas elecciones presidenciales, por segunda vez desde la liberación de Francia, el Partido Comunista aceptó no tener un candidato que viniese de sus filas, sino que fuese Jean-Luc Mélanchon, del Partido de Izquierda. Hay que subrayarlo porque de parte de los compañeros comunistas fue una decisión valiosa, y que permitió una campaña muy larga con movimiento popular real.

Sumasteis además la movilización popular…

Hicimos concentraciones en plazas públicas, lo que no es tradición en Francia. Ustedes en España lo hacen, pero en Francia nunca. Hubo concentraciones, por ejemplo en París, con 80.000 personas. Se hicieron en Toulouse, en Marsella… También se construyeron frentes temáticos: frente de la salud, frente de la agricultura, de las mujeres… muchos frentes juntaron no solamente  a organizaciones políticas del Frente sino también militantes sindicalistas, de asociaciones, ciudadanos. Ello realmente dio un nivel de masa a esa campaña muy importante, y logramos sacar un 11% de los votos en las elecciones.

La unión de la izquierda ha sido tradicionalmente complicada en España… ¿qué consejos le daría a los partidos de izquierda para que sumen fuerzas?

Primer consejo: no hay imposibles. Es una cuestión de voluntad política. Ahora en el Frente de Izquierda somos 9 grupos políticos, que vienen del socialismo, del comunismo, de la ecología, del republicanismo, del trotskismo y del maoísmo. Pero todos decidimos que había que hacerlo no para nosotros, ni para nuestro grupo político, sino para el pueblo francés. Porque si no somos capaces de ir adelante y salvar nuestras discrepancias significa que no hay alternativa política en nuestro país.

¿Y cómo salváis esas discrepancias?

Tenemos un principio de funcionamiento en el cual no hay voto. Es decir, funcionamos por consenso. O todos estamos de acuerdo, o unos no están de acuerdo pero piensan que a pesar de ello no vale la pena impedir la acción, y si hay uno que de verdad está claramente en desacuerdo no lo hacemos en nombre del Frente. Pero nunca decidimos por un voto entre nosotros, porque eso significaría división. ¡Y funciona! La coordinación del Frente se reúne todos los lunes, realmente somos capaces de estar en todas las movilizaciones y tiene una capacidad de movilización que ninguna otra opción política tiene. Incluso los sindicatos no tienen esa capacidad de movilización que tiene el Frente.

En España la movilización ciudadana comienza a desbordar a la de los sindicatos… ¿Qué papel puede jugar la sociedad civil en la construcción de un frente de izquierda?

El problema es que en Francia no tenemos el mismo nivel de movilización, hay movilizaciones respecto a la vivienda, a la salud, pero no al nivel de marea que tienen ustedes, en eso estamos muy celosos del nivel que tienen en España. Por eso, el objetivo del Frente no es sólo que sea un frente político, sino que sea capaz de pasar a un frente del pueblo para poder construir una movilización para cambiar la correlación de fuerzas en el país.

¿Los partidos tradicionalmente considerados de izquierdas como PSOE, PSF o PASOK… han dejado de serlo?

La realidad es que se volcaron al social liberalismo total. Cuando el presidente francés, François Hollande, va a la reunión del Partido Socialista de Alemania y dice que está totalmente de acuerdo con la política que hizo en su momento el canciller Schröder, que era una política antisocial, al final muestra que ya no está en una línea de izquierdas. Toda la política que hoy día desarrolla en Francia el Gobierno no tiene nada que ver con una política de izquierdas, es la misma política económica y social que hizo el Gobierno de derechas. Incluso respecto a la inmigración no hay diferencia. Hay diferencia respecto al derecho a casarse para todos o a nivel de discurso, no hay un discurso de odio que tenía Sarkozy. La diferencia es a ese nivel, no a nivel de proyecto político.

Ustedes pidieron el voto para Hollande en la segunda vuelta…

Nosotros llamamos a votar por él sabiendo que no se podía esperar mucho. Pero teníamos que sacar a Sarkozy justamente por todo el discurso de odio que hacía. Sabíamos que, porque él lo había anunciado, iba a hacer políticas de austeridad y que íbamos a estar en desacuerdo. Por eso decidimos no entrar en el Gobierno, algo que al principio no era tan evidente para todas las fuerzas del Frente.

¿Y presionar al Gobierno desde fuera?

Los primeros meses había compañeros que decían que debíamos presionar al Gobierno para que hiciese una política de izquierdas. Hoy en día ya nadie dice eso, porque está claro que no es cuestión de presionar, hay que cambiar totalmente las políticas. A nivel del pueblo hay mucha gente decepcionada. Y eso es terrible, porque la gente decepcionada piensa ya que izquierda y derecha es todo lo mismo. Nuestro papel es el de mostrar que los que están en el Gobierno no son izquierda, que nosotros somos la izquierda. Pero para eso hace falta mucho trabajo…

¿Por qué deben combatirse las políticas de austeridad?

La política de austeridad es una obligación impuesta por la Troika a nivel de toda Europa. Ya se ha visto qué ha pasado en Grecia o en España: más austeridad hace aumentar la deuda pública, genera más pobreza… En Francia no estamos al mismo nivel pero vamos directos a la misma celda. Por ejemplo, es la primera vez desde 1949 que bajó el consumo. ¡Nunca había pasado! Estamos siguiendo el mismo camino. Hay que romper con ese tipo de política.

¿Qué alternativa proponen?

Tanto en Grecia como en Francia hubo la misma política de bajar los impuestos a los ricos, a las grandes empresas… Entre el nivel de impuestos a las grandes empresas y grandes fortunas y el nivel real que acaban pagando la diferencia es enorme. Hace falta una lucha por otra repartición de riqueza. Porque en esta crisis, entre comillas, lo que pasa es que los ricos se vuelven cada día más ricos y los pobres más pobres. Hay que romper con eso y hacer una política que sea una política para todo el pueblo. Por ejemplo, en la campaña propusimos que por encima de 360.000 euros de ingresos anuales se le quitase todo. Que el impuesto esté hecho de tal manera que todo lo que se cobre por encima de los 360.000 euros tenga un 100% de impuesto. No puede ser que esta gente gane tanto, después van a especular con ese dinero o tener gastos que son malos para el planeta.

¿Es posible todavía cambiar la relación de fuerzas entre política y economía?

¡Claro! Si hay voluntad política… lo que sucede es que el liberalismo fuerza que sea la economía la que decida, pero en realidad lo que quieren con eso, cuando tratan de convencer al pueblo que no hay otra solución, que es así, que no se puede hacer de otra manera, es esconderse detrás de una supuesta obligación económica para imponer una política claramente liberal y en favor de los ricos.

Habéis hablado de un nuevo proceso constituyente hacia una sexta república. ¿Es posible hacerlo en los países o debe ser a nivel global?

Se puede hacer en cada país. Hay situaciones constitucionales diferentes. Ustedes no tienen República, nosotros tenemos una República poco democrática, cada año menos. No va a ser la misma reforma, por supuesto, pero hay elementos comunes: la laicidad, los derechos de los trabajadores, no solamente derechos sociales sino derechos sobre la empresa, que los trabajadores puedan tener derecho a decidir para qué producir, qué tipo de productos, cómo se producen… Es importante terminar con la producción de productos que no sirven para nada y que perjudican al planeta.

¿Esto encaja en la globalización que impera hoy?

Como Partido de Izquierda tenemos un proyecto ecosocialista, y queremos una Constitución que permita romper con la globalización que hoy día se nos impone en todos los países, y que se desarrolle un proteccionismo solidario. Ello significa que cada país pueda desarrollar su producción y tener relaciones de cooperación con los otros países, y tener intercambios económicos en base a la cooperación y la solidaridad, en lugar de en base a la competencia total como existe hoy en día.

¿Qué papel debería jugar en ese proceso la actualización y profundización de la democracia?

Pues, por ejemplo, nosotros proponemos que en la asamblea constituyente solamente puedan ir aquellos que no sean parlamentarios. El problema es que hoy en día la mayoría del Parlamento son hombres, de más de 50 años, blancos, de categoría socioeconómica superior, y eso no representa al pueblo. Proponemos cambiar totalmente, que los que salgan elegidos no tengan derecho a presentarse de nuevo, y acabar con una cosa muy típica en Francia, ser al mismo tiempo diputado, alcalde… Un mandato único, y acabar con la posibilidad de ser parlamentario y tener ocupaciones y lazos con las empresas privadas y los lobbies. Mucho más control. Hay todo un saneamiento que hacer, porque muchos parlamentarios están demasiado ligados al gran capital. Esa es la realidad.

La Marea

Fuente: http://www.lamarea.com/2013/06/15/si-en-la-izquierda-no-somos-capaces-de-salvar-nuestras-discrepancias-no-hay-alternativa/

101 datos asombrosos de la tierra.

1. ¿Cuál es el lugar más caliente de la Tierra?
Apúntese un fallo si ha pensado en el Valle de la Muerte en California. Muchos días es realmente así, pero el 13 de Septiembre de 1922 se registraron en El Azizia (Libia) temperaturas de 136º Fahrenheit (57,8º Celsius) – cuando la temperatura más alta jamás medida en el Valle de la Muerte fue de 134º F (56,6º C), registrada el 10 de Julio de 1913.

2. ¿ Y cuál es el lugar más frío del planeta?
Con mucho, la temperatura más fría jamás medida en la Tierra fue de –129º F (-89º C) en Vostok, en el Antártico, el 21 de Julio de 1983.
3. ¿Qué genera un trueno?
Si ha pensado, “¡Relámpagos!” entonces me quito el sombrero. Pero yo tenía una respuesta más “iluminada” en mente. El aire alrededor de un relámpago se calienta muchísimo, hasta casi cinco veces la temperatura del Sol. Este súbito calentamiento causa una expansión del aire más rápida que la velocidad del sonido, la cual comprime el aire y forma una onda de choque que escuchamos en forma de trueno.
4. ¿Pueden flotar las rocas?
En una erupción volcánica, la violenta separación del gas a partir de la lava produce una roca “espumosa” llamada pómez, cargada de burbujas de gas. Según los geólogos algunas de estas pueden flotar. Nunca he visto este fenómeno, y estoy agradecido de que sea así.
Nota del Traductor: Parece ser que las piedras pómez en USA no son tan comunes como en España.
5. ¿Pueden crecer las rocas?
Si, pero observar este proceso es más aburrido que ver como se seca la pintura. Ciertas rocas llamadas cortezas de ferro-manganeso crecen en montañas bajo el mar. Las cortezas se forman por la lenta precipitación de material en suspensión en el agua marina, y crecen aproximadamente 1 milímetro cada millón de años. Las uñas de sus dedos crecen aproximadamente a ese ritmo cada dos semanas.
6. ¿Qué cantidad de polvo espacial cae a la Tierra anualmente?
Las estimaciones varían, pero la USGS dice que al menos 1.000 millones de gramos, es decir aproximadamente 1.000 toneladas de material entran en la atmósfera cada año y consiguen alcanzar la superficie de la Tierra. Ciertos científicos dicen así mismo que los microbios llovieron del espacio, y que los organismos extraterrestres son los responsables de las epidemias de gripe. Esto último no ha sido probado, y no estoy conteniendo la respiración.
7. ¿A qué distancias puede arrastrar el viento al polvo común?
En 1999 un estudio mostró que el polvo Africano consigue alcanzar las costas de Florida y puede contribuir a que el aire en dicho estado sobrepase el nivel de calidad mínima exigida por la Agencia de Protección del Medioambiente de los Estados Unidos. El polvo es impulsado por los potentes vientos del norte de África y transportado a una altitud de 20.000 pies (6.100 metros), donde es capturado por los vientos transoceánicos. De igual forma el polvo de China encuentra también su camino a Norte América.
8. ¿Dónde están las cataratas más altas del mundo?
El Salto del Ángel en Venezuela cae desde 3.212 pies (979 metros).
9. ¿Qué dos grandes ciudades en Norte América están destinadas a fusionarse?
La falla de San Andrés, que corre de norte a sur, se está deslizando a una velocidad de 2 pulgadas (cinco centímetros) por año, causando el movimiento de Los Ángeles hacia San Francisco. Los científicos predicen que L.A. será un barrio de la ciudad de la Bahía dentro de 15 millones de años.

10. ¿Es esférica la Tierra?
Debido a la rotación de la Tierra y a que nuestro planeta es mucho más flexible de lo que cabría imaginar, éste se abomba en la sección media, creando una especie de formación en calabaza. Hace siglos que el achatamiento se iba reduciendo, pero ahora, de repente, está creciendo, tal y como ha mostrado un reciente estudio. La culpa de este aumento en la circunferencia ecuatorial se achaca al deshielo acelerado de los glaciares terrestres.
11. ¿Cuánto pesaría una persona de 100 libras (45,36 Kgs.) en Marte?
La gravedad en Marte es un 38% la de la Tierra al nivel del mar. De modo que una persona que pesase 100 libras (45,36 Kgs.) en la Tierra pesaría 38 libras (17,24 Kgs.) en Marte. Sin embargo, basándonos en los planes actuales de la NASA, aún pasarán décadas antes de que esta presunción pueda ser probada mediante observación directa.
Nota del traductor: Obvia decir que 100 Kgs. en la Tierra equivalen a 38 Kgs. en Marte
12. ¿Cuánto dura un año marciano?
Dura un año completo si estás en Marte. Para un terrícola, duraría casi dos. El planeta rojo tarda 687 días terrestres en rodear el sol – comparado con los 365 día que tarda la Tierra. Teniendo en cuenta el período rotacional diferente (ver abajo pregunta nº 13), los calendarios en Marte abarcarían 670 días marcianos, además de unos pocos días extras en años bisiestos para cuadrar su exactitud. Por favor si encontráis un calendario marciano, enviádmelo. Tengo curiosidad en ver como se representan los meses, teniendo en cuenta que hay dos lunas.
13. ¿Cuánto dura de media un día Marciano?
Un marciano puede dormir (o trabajar) media hora extra diaria si lo comparamos con vd. Los días en Marte duran 24 horas y 37 minutos, en comparación con nuestras 23 horas y 56 minutos terrestres. La duración de un día en cualquier planeta de nuestro sistema solar, se determina mediante la medición del período de tiempo que tarda cada mundo en girar una vuelta completa alrededor de su eje, haciendo que el Sol aparezca al amanecer y se oculte al atardecer.

14. ¿Cuál es el volcán más grande del mundo?
El volcán Mauna Loa en Hawaii ostenta el título aquí en la Tierra. Se eleva más de 50.000 pies (9,5 millas o 15,2 Kms) sobre su base, que se asienta bajo la superficie del mar. Pero eso es pecata minuta. El Monte Olimpo en Marte se eleva 16 millas (26 Kilómetros) en el cielo marciano. Su base casi podría cubrir la superficie completa de Arizona.
Nota del traductor: Las cifras (que me limito a traducir) sobre Mauna Loa me parecen erróneas, ya que tengo entendido que este volcán apenas se yergue 9 kilómetros por encima del suelo oceánico, y 4 Kms. Sobre el nivel del mar.
15. ¿ Cuál fue el terremoto más mortífero que se conoce?
El terremoto más devastador jamás registrado ocurrió en 1557 en la China central. Golpeó una región dónde la mayoría de los lugareños vivían en cuevas escavadas en roca blanda. Estas moradas colapsaron matando, según estimaciones, a 830.000 personas. En 1976 otro terrible temblor golpeó Tangshan, China. Murieron más de 250.000 personas.
16. ¿Cual ha sido el terremoto más fuerte sucedido recientemente?
En 1960 un terremoto chileno, que ocurrió junto a la costa, tuvo una magnitud de 9,6 y abrió una falla de más de 1.000 millas (1.600 Kms.) de longitud. Un terremoto como ese, que sucediese en una gran ciudad, pondría a prueba las mejores técnicas de construcción.
17. ¿Que terremoto fue más catastrófico: el de Kobe, en Japón o el de Northridge, California?
El terremoto de 1994 en Northridge tuvo una magnitud de 6,7 y causó aproximadamente 60 muertos, 9.000 heridos y daños estimados en 40.000 millones de dólares. El terremoto de Kobe de 1995 fue de magnitud 6,8 y mató a 5.530 personas. Hubo también 37.000 heridos y las pérdidas económicas ascendieron a 100.000 millones de dólares.
18. ¿A qué distancia está el centro de la Tierra?
La distancia desde la superficie de la Tierra hasta su centro es de aproximadamente 3.963 millas (6.378 Kilómetros). Gran parte de la Tierra es Líquida. La mayor parte de la cubierta sólida del planeta tiene una anchura de apenas 41 millas (66 kilómetros). Relativamente y en comparación, resulta más delgada que la piel de una manzana.

19. ¿Cual es la montaña más alta?
Los escaladores que desafían al Everest en la sección Nepalí-Tibetana del Himalaya, alcanzan una altura de 29.035 pies (casi 9 kilómetros) por encima del nivel del mar. En 1999 y mediante el empleo de un Sistema de Posicionamiento Global por satélite (GPS), se corrigió su altitud añadiéndole 7 pies (2,13 metros).
20. ¿Ha estado la luna siempre tan cerca?
¡Estuvo mucho más cerca!. Hace 1.000 millones de años, la luna orbitaba mucho más cerca de nosotros, por lo que solo tardaba 20 días en rodear nuestro planeta, acortando el mes. Un día de la Tierra de entonces duraba solo 18 horas. La luna sigue aún alejándose – aproximadamente 1,6 pulgadas (4 centímetros) por año. Mientras tanto la rotación de la Tierra disminuye, alargando nuestros días. En un lejano futuro, un día durará 960 horas. ¿Quieres saber por qué?
21. ¿Cuál es el punto más bajo de la Tierra?
La orilla jordana del Mar Muerto, en Oriente Medio está aproximadamente a 1.300 pies (400 metros) bajo el nivel del mar. Ni siquiera en segundo lugar, a gran distancia, se encuentra Bad Water, en el Valle de la Muerte, California, apenas a 282 pies (86 metros) bajo el nivel del mar.
22. Menos mal que California no se hundirá más ¿no?
En realidad algunas partes lo hacen, lo cual es tan interesante que he decido añadir esta afirmación a la lista de preguntas. En un problema repetido en otras partes de USA, el bombeo de las reservas naturales de agua subterránea está causando que en algunos lugares el suelo se hunda hasta 4 pulgadas (11 centímetros) por año. El agua y los sistemas de tratamiento de residuos pueden llegar pronto a verse amenazados.
23. ¿ Cuál es el río más largo?
El río Nilo, en África mide 4.160 millas (6.695 Kilómetros).
24. ¿Cuál de los estados de USA es más propenso a los terremotos?
Alaska experimenta terremotos de magnitud 7 casi cada año, y de magnitud 8 o superior cada aproximadamente 14 años. Florida y Dakota del Norte tienen los menores índice sísmicos de Estados Unidos, aún menores que el de Nueva York.
25. ¿Cuál es el lugar más seco de la Tierra?
Un lugar llamado Arica, en Chile, recibe apenas 0,03 pulgadas (0,76 milímetros) de lluvia por año. A ese ritmo se tardaría un siglo en llenar una taza de café.
26. ¿ Qué causa los deslizamientos de tierra?
Las trombas de agua intensas caídas en un período de tiempo muy breve pueden provocar movimientos rápidos de escombro y flujos de fango a poca profundidad. Las precipitaciones, pausadas y constantes, durante largos períodos de tiempo pueden provocar lentos corrimientos de tierra a mayores profundidades. De igual modo, no todos los materiales se comportan de la misma forma. Los corrimientos de tierra producen anualmente daños valorados en 2.000 millones de dólares en los Estados Unidos. En enero de 1982 una tormenta de récord Guinness provocó en el área de San Francisco cerca de 18.000 corrimientos en una sola noche. Los daños sobre la propiedad se estimaron en 66 millones de dólares, y fallecieron 25 personas.
27. ¿ A qué velocidad puede fluir el lodo?
Los corrimientos de tierra y las riadas de lodo pueden moverse a velocidades superiores a las 100 millas por hora (160 km/h.)
28. ¿Fluyen las cosas en el interior de la Tierra?
Puedes apostar que si. De hecho, los científicos descubrieron en 1999 que el material fundido en el interior y alrededor del núcleo de la Tierra se mueve formando vórtices, bolsas de remolinos cuya dinámica es parecida a la de los tornados y huracanes. Y, como más tarde aprenderás en esta lista, el núcleo planetario se mueve también en otras formas mas extrañas.

29. ¿Cuál es el lugar más húmedo de la Tierra?
Lloro, en Colombia tiene una media pluviométrica de 523,6 pulgadas anuales, es decir más de 40 pies (13 metros). Eso es aproximadamente 10 veces más que la media en cualquier gran ciudad europea o norteamericana.
30. Pasa la Tierra por fases, al igual que la luna?
Desde Marte, se ve a la Tierra pasando a través de distintas fases (tal y como vemos que sucede con las fases de Venus). La órbita de la Tierra es concéntrica a la de Marte, y como ambos planetas giran alrededor del Sol, el ángulo en el que la luz solar incide sobre nuestro planeta varía a lo largo del año. Las fases de la Tierra pueden verse en fotos recientes tomadas por la Mars Global Surveyor y por la sonda europea Mars Express.
31. ¿Cuál es el cañón más largo?
El Gran Cañón es considerado el sistema de cañones más grande del mundo. Su ramal principal mide 227 millas (446 Kilómetros). Pero vamos a hacer una comparación. El Valle Marineris en Marte se extiende a lo largo de 3.000 millas (4.800 Kilómetros). Si lo superpusiéramos estirado sobre un mapa de los Estados Unidos, uniría la ciudad de Nueva York con la de Los Ángeles. Algunas partes de esta vasta cicatriz sobre la superficie de Marte, alcanzan profundidades de 5 millas (8 kilómetros).
32. ¿Cuál es el cañón más profundo de los Estados Unidos?
Durante Eones, el Río Snake ha excavado el Cañón del Infierno (Hell’s Canyon) a lo largo de la frontera entre los estados de Idaho y Oregón. Tiene más de 8.000 pies (2,4 Km.) de profundidad. Sin embargo, el Gran Cañón del Colorado mide menos de 6.000 pies, algo más de una milla (1.830 mts.).
33. ¿Es la Tierra el planeta rocoso más grande del sistema solar?
¡Si, pero por poco! El diámetro de la Tierra en su ecuador es de 7.926 millas (12.756 Kms.). La anchura de Venus es de 7.521 millas (12.104 Kms.) . Mercurio y Marte, los otros dos planetas rocosos interiores, son mucho más pequeños. Plutón también es rocoso, pero es comparativamente diminuto (e incluso algunos dicen que ni siquiera es un planeta).
34. ¿De cuántos volcanes en la Tierra hay constancia histórica de haber entrado en erupción?
Se conocen 540 erupciones volcánicas terrestres. Nadie sabe cuantas erupciones submarinas han sucedido a lo largo de la historia.
35. ¿Es el aire oxígeno en su mayor parte?
En realidad la atmósfera terrestre se compone de nitrógeno en un 80%. La mayor parte del 20% restante es oxígeno, aunque hay cantidades minúsculas de otros gases en suspensión.
36. ¿Cuál es la cascada más alta de los Estados Unidos?
Las cataratas de Yosemite en California, de 2.425 pies (739 metros).
37. ¿Qué porcentaje del agua del planeta está en los océanos?
Cerca del 97 por ciento. Los océanos cubren aproximadamente dos tercios de la superficie de la Tierra, lo cual significa que cuando el próximo asteroide choque contra el planeta, hay muchas posibilidades de que se de un chapuzón.
38. ¿Cuál de las masas de tierra contiene la mayor reserva del agua fresca del planeta?
Casi el 70 por ciento de las reservas de agua dulce de la Tierra están atrapadas en los hielos del Antártico y Groenlandia. El resto se encuentra en la atmósfera, corrientes fluviales, lagos y acuíferos subterráneos, y apenas cuentan como un 1 por ciento del total de la Tierra.

39. ¿Cuál es el mayor océano de la Tierra?
El Océano Pacífico comprende 64 millones de millas cuadradas (165 millones de Km2). Es más de dos veces mayor que el Océano Atlántico. Su profundidad media es de 2,4 millas (3,9 Kms.).
40. ¿Por qué no hay cráteres en la superficie de la Tierra comparada con el “acné” de la luna?
La Tierra es más activa, tanto en términos geológicos como meteorológicos. Gran parte de la historia geológica de nuestro planeta hace tiempo que se replegó hacia el interior. Algo de ella es regurgitada hacia la superficie en las erupciones volcánicas, pero los resultados son muy difíciles de estudiar. Incluso algunos sucesos más recientes y aún evidentes en la superficie (cráteres que pueden tener una edad de pocos millones de años) se ven cubiertos por la vegetación, barridos por el viento y la lluvia, y modificados por los terremotos y corrimientos de tierra. La luna, mientras tanto, está geológicamente quieta, y casi no sufre cambios meteorológicos, sus cráteres nos cuentan su historia de colisiones catastróficas a lo largo de miles de millones de años. Es interesante decir que algunas de las más antiguas rocas de la Tierra pueden estar esperando a ser descubiertas.. ¡en la luna!, ya que hace miles de millones de años pudieron ser arrastradas hasta allí por el propio impacto del asteroide que causó que ambos mundos se desgajasen.
41. ¿Qué área comprende la superficie de la Tierra?
Un área de 196.950.711 millas cuadradas (510.100.000 kilómetros cuadrados).
42. ¿Cuál es el lago más grande del mundo?
Por su tamaño y volumen: el Mar Caspio, localizado entre el sudeste europeo y Asia occidental.
43. ¿En que zona de la Tierra suceden la mayoría de los terremotos y erupciones volcánicas?
La mayor parte sucede a lo largo de los bordes de la docena de grandes placas tectónicas que flotan sobre la superficie de la Tierra. Una de las “zonas fronterizas” más activas donde son frecuentes los terremotos y erupciones volcánicas es, por ejemplo, la existente alrededor de la gigantesca placa Pacífica, conocida popularmente como el Anillo de Fuego Pacífico. Ésta causa y alimenta los temblores y la actividad volcánica que golpean Japón, Alaska y Sudamérica.
44. ¿Qué temperatura hay en el interior del planeta?
La temperatura de la Tierra se incremente aproximadamente 36º F (20º C) por cada kilómetro (0,62 millas) que descendamos. Cerca del centro, se cree que alcanza una temperatura de 7.000º F (3.870º C).
45. ¿Qué tres países encabezan el ranking histórico de actividad volcánica?
El podium lo coparían Indonesia, Japón y los Estados Unidos, por orden descendente de actividad.
46. ¿Cuántas personas en el mundo se encuentran en peligro frente a los volcanes?
Para el año 2.000, los científicos de la USGS estimaron que los volcanes ponen en un riesgo de peligro tangible al menos a 500 millones de personas. ¡ Esto es comparable a la población total del planeta a principios del siglo XVII !
47. ¿Cuál de los siguientes flujos almacena el mayor volumen mundial de agua dulce corriente: los lagos, los ríos o los acuíferos subterráneos?
Los acuíferos comprenden un volumen 30 veces más grande que el de los lagos de agua dulce, y más de 3.000 veces el volumen de las corrientes fluviales, independientemente del momento o estación. El agua subterránea se aloja en acuíferos naturales bajo tierra, donde el agua normalmente fluye alrededor y a través de rocas y otros materiales.
48. ¿Qué terremoto fue mayor, el de San Francisco en 1906 o el de Anchorage (Alaska) en 1964?
El terremoto de Anchorage fue de magnitud 9,2, mientras que el de San Francisco fue de 7,8. Esta diferencia en magnitud implica que la energía liberada en el terremoto de 1964 fue 125 veces superior al de 1906, lo cual explica por qué el de Anchorage se sintió en un área de casi 500.000 millas cuadradas (1.295.000 kilómetros cuadrados).
49. ¿Qué terremoto fue más destructivo en términos de pérdida de vidas humanas y estimación de daños económicos, el de 1906 en San Francisco o el de 1964 en Anchorage?
En esta categoría el de 1906 en San Francisco se pone en cabeza. Fue responsable de 700 muertes contra las 114 provocadas por el de Anchorage. Los daños a la propiedad en San Francisco fueron así mismo mayores, en términos relativos, debido a los incendios destructivos que arrasaron la mayor parte de las estructuras de madera típicas de su tiempo.

50. ¿Es sólido el núcleo de la Tierra?

Se cree que la parte más interna del núcleo es sólida. Pero la parte externa de éste aparece derretido. Aunque nunca hemos estado allí, de modo que los científicos no están seguro de su composición exacta. Una idea radical, al estilo de Hollywood, ha sido propuesta recientemente sugiriendo abrir una grieta en el planeta y enviar una sonda ahí abajo para aprender más sobre este asunto. Un interesante conjunto de pruebas recientes muestran que el núcleo de Marte puede ser igualmente esponjoso. Los científicos han llegado a esta suposición estudiando las mareas en Marte. ¿Mareas en Marte?
51. ¿Gira todo el planeta a la misma velocidad?
El núcleo sólido interno (una masa de hierro comparable en tamaño a la luna) gira más rápido que la parte externa del núcleo de hierro, el cual es líquido. Un estudio en 1996 mostró que a lo largo del siglo anterior, esa velocidad extra hizo que el núcleo interior girase un cuarto de vuelta más respecto al resto del planeta. De modo que el núcleo interno efectúa una revolución completa respecto al resto del planeta en aproximadamente 400 años. La inmensa presión hace que el núcleo se mantenga sólido.
52. ¿Cuanta gente ha muerto a causa de los volcanes durante los últimos 500 años?
Al menos 300.000. Entre 1980 y 1990, la actividad volcánica mató al menos a 26.000 personas.
53. ¿Qué porcentaje de la superficie de la Tierra es roca volcánica?
Los científicos estiman que más de tres cuartos de la superficie de la Tierra es de origen volcánico; es decir, que las rocas han surgido o bien de erupciones volcánicas o bien de rocas fundidas que inicialmente se enfriaron bajo el suelo y que posteriormente afloraron a la superficie. La mayor parte de las rocas volcánicas de la Tierra se encuentran en el lecho marino.
54. ¿Puede un terremoto causar un tsunami?
Si el terremoto se origina bajo el océano, si. Cerca del epicentro del terremoto, el suelo marino se eleva y se colapsa, empujando al agua que hay sobre él arriba y abajo. Este movimiento produce una onda que se extiende hacia fuera en todas las direcciones. Un tsunami puede ser enorme y elevarse relativamente poco en aguas profundas. Si sucede cerca de la costa, se ver forzado a elevarse y puede alcanzar la altura de grandes edificios. Un tsunami en 1964 originado en Alaska, inundó la pequeña ciudad de Crescent City, en el norte de California, arrastrando a su paso vagones de tren y edificios, y matando a varias personas. El impacto de asteroides en el océano también puede causar tsunamis.
55. ¿Son todos los tsunamis olas gigantes cuando golpean la línea costera?
No, contrariamente a las muchas imágenes artísticas de tsunamis, la mayoría no dan como resultado olas rompientes gigantes. En su lugar, la mayor parte de los tsunamis llegan a la costa más como una marea fuerte y rápida. Sin embargo, el agua podría elevarse más alto de lo que jamás se haya visto.
Nota del traductor: Ciertas simulaciones por ordenador demostraron que en el caso de que un asteroide de 1 Km. de longitud impactase en el océano Atlántico, podría formarse una ola con la altura de un edificio de 40 plantas.
56. Qué porcentaje de la superficie sólida de la Tierra es desierto?
Aproximadamente un tercio.
57. ¿Cuál es el lugar más profundo del océano?
La mayor profundidad conocida es de 36.198 pies (6,9 millas u 11 Kms.) en la Fosa de las Marianas, en la depresión del océano Pacífico situada al sur de Japón, cerca de las islas Marianas.
58. ¿Cuál ha sido el viento más veloz registrado sobre la superficie de la Tierra?
El viento “regular” (no tormentoso) más rápido que se ha registrado jamás fue de 231 millas por hora (372 Kms/h.) y se registró en Mount Washington (New Hampshire) el 12 de abril de 1934. Pero durante un tornado en Oklahoma, sucedido en Mayo de 1999, los investigadores midieron vientos a 318 millas por hora (513 Kms/h.). En comparación, la media de los vientos en Neptuno es de 900 millas por hora (1.448 Kms/h.).

59. ¿Qué cantidad de agua dulce hay almacenada en la Tierra?
Más de dos millones de millas cúbicas de agua dulce (2.691.233 Km3) se almacenan en el planeta, de las cuales aproximadamente la mitad se encuentran a una profundidad de cerca de media milla respecto a la superficie. En Marte también parece haber un montón de agua cerca de su superficie, pero hasta el momento la que hemos detectado está encerrada en forma de hielo en los casquetes polares; todavía no hay estimaciones de cuanta agua podría haber allí.
60. ¿Qué edad tiene la Tierra?
Nuestro planeta tiene más de 4.500 millones de años, apenas un poco más joven que el Sol. Pruebas recientes demuestran que en realidad, la Tierra se formó mucho antes de lo que se creía; apenas 10 millones de años después que el Sol, nuestra común estrella, que empezó a formarse hace 4.600 millones de años.
61. ¿Cuál es el mayor desierto del mundo?
El desierto del Sáhara, en África del norte, tiene más de 23 veces el tamaño del desierto de Mojave, en el sur de California. [Varios lectores han enviado e-mails sugeriendo que la árida Antártida encabezaría técnicamente esta categoría; es verdad, algunos investigadores la colocan ahí, pero la mayoría de las relaciones de desiertos planetarios no lo hacen].
62. ¿Qué planeta tiene más lunas, Marte o la Tierra?
Marte tiene dos satélites, Phobos y Deimos. La Tierra solo tiene un satélite natural, la Luna con mayúscula. Los planetas exteriores tienen muchas lunas, la mayoría se han encontrado hace bien poco y conducen a la posibilidad de que los científicos tengan, un día, la necesidad de redefinir el significado de luna.
63. ¿Cuál es el lago más profundo de la Tierra?
El lago Baikal, al sur de la parte central de Siberia, mide 5.712 pies (1,7 Kms.) de profundidad. Tiene una edad de 20 millones de años y contiene el 20% del agua dulce líquida de la Tierra.
64. ¿Cuál es el origen de la palabra “volcán”?
Deriva de Vulcano, el dios romano del fuego.
65. ¿Cuántos minerales se conocen?
Se conocen, más o menos 4.000 minerales, aunque solamente unos 200 son de importancia capital. Se describen aproximadamente de 50 a 100 nuevos minerales cada año.
66. ¿Qué cantidad total de agua hay en el mundo?
Las existencias totales de agua en el mundo es de 326 millones de millas cúbicas (1 milla cúbica de agua equivale a más de 1 billón de galones).
Nota del traductor: En el sistema métrico internacional equivale a 524,5 millones de Kms. cúbicos.

67. ¿Cuál es la mayor isla del mundo?

Groenlandia cubre 840.000 millas cuadradas (2.176.000 Kms. cuadrados). La definición típìca de continente es: masa de tierra compuesta por rocas de baja densidad que esencialmente flota sobre el material derretido que hay debajo. Groenlandia encaja en esta descripción, pero solo tiene un tercio del tamaño de Australia. Algunos científicos hablan de Groenlandia como isla, otros se refieren a ella como continente.
68. ¿Dónde están la mayoría de los volcanes de la Tierra?
La formación topográfica más prominente de la Tierra es la inmensa cadena de montañas volcánicas que rodea el planeta bajo el nivel del mar; esta cadena mide más de 30.000 millas (48.000 Kms.) de largo y alcanza medias de 18.000 pies (5,5 Kms.) de altura sobre el lecho marino. Se la conoce por la dorsal centro-oceánica y es ahí donde las placas tectónicas se separan a medida que la nueva corteza surge. En esta franja hay más volcanes que en tierra firme. La separación, sin embargo, lleva a rozaduras cuando estas placas se adentran de golpe en los continentes. ¿El resultado?: Más volcanes y terremotos en lugares como Japón y California.
69. ¿Qué volcán ha sido el más mortífero?
Se estima que la erupción del volcán Tambora en 1815, acaecida en Indonesia, mató a 90.000 personas. Aunque la mayor parte de las víctimas murieron de hambre tras la erupción, a causa de la casi total destrucción de las cosechas, la contaminación del agua y las enfermedades.
70. ¿Nacieron separadas la Tierra y la Luna?
No exactamente. Pero las teorías dominantes mantienen que nuestro satélite favorito fue esculpido parcialmente a partir de la Tierra poco después de la formación de nuestro planeta. Un objeto del tamaño de Marte impactó contra nuestro joven planeta. El cuerpo que causó el impacto se destruyó. Los restos volaron en todas las direcciones y buena parte de ellos entraron en órbita alrededor de la Tierra. La luna recolectó estos pedazos y se formó, en gran medida, de los restos vaporizados de la colisión, mientras que la Tierra permaneció casi casi intacta, suspendida en su lugar.
71. ¿Cuántos rayos por segundo caen sobre la Tierra?
De media, unos 100. Aunque estos son únicamente los que tocan el suelo. Durante un minuto cualquiera, se producen más de un millar de tormentas eléctricas alrededor del mundo, causando aproximadamente 6.000 relámpagos. La mayoría de ellos van de nube a nube.
72. ¿Están vivos los ríos?
No en el sentido tradicional, por supuesto. Pero al igual que criaturas vivas, los ríos tienen un curso vital. Nacen, crecen en tamaño y envejecen. Incluso pueden llegar a morir durante el devenir de su edad geológica.
73. ¿Pueden crear islas los asteroides?
Se ha especulado durante décadas que los antiguos impactos de asteroides pudieron haber creado puntos calientes de actividad volcánica; el empuje de estos puntos pudo haber hecho surgir montañas que sobresaliesen por encima del mar donde antes no había nada. No hay señales que prueben esta teoría, pero recientes simulaciones por ordenador sugieren que Hawai pudo haberse formado de esta manera.
74. ¿Crece o encoge el estado de Louisiana?
Louisiana pierde aproximadamente 30 millas cuadradas (78 Kms. cuadrados) de tierra cada año debido a la erosión costera, huracanes, otras causas de origen natural y humano y debido también a otra cosa llamada subducción, que significa “hundimiento”. De hecho, buena parte de Nueva Orleáns se asienta 11 pies (3,4 metros) bajo el nivel del mar. Ciertas partes del barrio francés se han hundido 2 pies durante las últimas 6 décadas. La ciudad está protegida por diques, pero todos los expertos están de acuerdo en que las mareas que producirían las tormentas de un gran huracán podrían resquebrajar el sistema e inundar buena parte de la ciudad. En el año 2.000, el director del U.S.Geological Survey (Inspección Geológica de los EE.UU.) Chip Groat, dijo: “Al ritmo calculado de subducción, pérdida de costa y elevación del nivel del mar, Nueva Orleáns se encontrará probablemente al borde de la extinción a principios del siglo que viene”.
Nota del traductor: Obsérvese lo acertado de la predicción un año antes de que el Katrina asolara Nueva Orleans en 2005.

75. ¿Cuánto podrían elevarse los mares si la capa de hielo de Antártico se derritiese?

El casquete de hielo del Antártico almacena casi el 90 por ciento del hielo mundial y el 70 por ciento del agua dulce planetaria. Si todo el casquete se derritiese, el nivel del mar se elevaría en casi 220 pies (67 metros), lo cual equivale a la altura de un edificio de 20 plantas. Los científicos saben que en la actualidad hay en marcha una tendencia hacia el deshielo. Las Naciones Unidas opinan que en el peor de los escenarios (dependiendo del grado en que se eleven las temperaturas globales) los mares podrían elevarse 3 pies (1 metro) para el año 2100.
76. ¿Es el hielo un mineral?
Si, el hielo es un mineral, y así es descrito formalmente en el Manual de Mineralogía de Dana.
77. ¿Cual es el mineral más blando que existe?
El talco es el más blando de los minerales. Se emplea comúnmente para hacer polvos de talco.
78. ¿Cuál es más duro de todos los minerales?
El que deja de tener valor sentimental después de un divorcio aunque siga conservando su valor monetario.
Nota del traductor: Hubiera sido más fácil decir “el diamante”.
79. ¿Cómo se fabrican los fuegos artificiales de colores?
Los colores se consiguen mediante los minerales que suministra la Tierra. El estroncio produce un rojo profundo, con el cobre se consigue el azul, el sodio produce el amarillo, y con limaduras de hierro y carbón vegetal se consiguen destellos dorados. Los fogonazos brillantes y las explosiones estruendosas se consiguen con polvo de aluminio.
80. ¿Posee la Tierra el peor clima del Sistema Solar?
Ahora mismo, es el peor clima que la mayoría de los humanos que conozco experimentan. Pero hay muchísimos lugares ahí fuera con climas más salvajes. Marte se ve fustigado con tormentas huracanadas cuatro veces más grandes que Texas. ¡Las tormentas de polvo en el planeta rojo pueden oscurecer el globo entero! Júpiter posee un huracán dos veces más grande que la Tierra que está activo desde al menos hace tres siglos (otra tormenta en Júpiter es aún mayor). Venus es un auténtico infierno, y Plutón habitualmente está más frío que el más gélido lugar de la Tierra (aunque puede que algún día esto cambie, y Plutón se convierta de hecho en el último oasis para la vida).
81. ¿Dónde suceden las mareas más altas?
En Burntcoat Head, Minas Basin, parte de la bahía de Fundy en Nueva Escocia (Canadá) las mareas pueden variar 38,4 pies (11,7 metros). La bahía tiene forma de embudo; su fondo va cuesta arriba continuamente desde la entrada del océano. El resultado es una marea “sostenida” en extremo, un fenómeno de oleaje que sucede con cada cambio de marea. Las mareas en Fundy pueden viajar tierra adentro por los lechos de los ríos a una velocidad de 8 millas por hora (13 Km./h) y medir más de 3 pies (1 metro) de altura.
82. ¿Dónde está el único glaciar ecuatorial del mundo?
El Monte Cotopaxi en Ecuador posee el único glaciar ecuatorial del planeta.
83. ¿Cuál es el lago más grande de Norte América?
El lago Superior.


84. ¿Cuál es el huracán más mortífero que ha azotado a los Estados Unidos?
Un huracán de categoría 4 azotó a Galveston, Texas, en 1900 y mató a más de 6.000 personas (lee más sobre este evento aquí). El siguiente huracán en el ranking de la muerte acabó con casi 1.900 vidas y sucedió en Florida en 1928.
85. ¿Cuál es la cadena montañosa más larga de la Tierra?
La Dorsal Centro Oceánica, que divide casi la totalidad del Océano Atlántico de norte a sur. Islandia es un lugar de esta cadena submarina que se eleva por encima de la superficie del mar.
86. ¿Cuánto oro se ha descubierto en el mundo hasta la fecha?
Más de 193.000 toneladas métricas (425 millones de libras). Si lo apilasen todo junto, podría hacerse un cubo con una altura equivalente a un edificio de siete plantas que recordaría a alguno de los edificios de Donald Trump. Pero antes habría que encontrar todos los anillos que se cayeron por los desagues.
87. ¿Cuáles son los dos países que más oro producen?
Sudáfrica produce 5.300 toneladas métricas al año y los Estados Unidos 3.200 T.M.
88. ¿Qué planta norteamericana puede vivir miles de años?
Los arbustos de creosota, que crecen en los desiertos de Mojave, Sonora y Chihuahua, han demostrado, tras datación por radiocarbono, haber vivido desde el nacimiento de Cristo. Según los científicos, algunas de estas plantas pueden llevar 10.000 años en el mundo. ¡Que lástima que no puedan hablar!
89. ¿Cuánta agua se gasta cada día, de media, en el mundo?
Aproximadamente 400.000 millones de galones (1,5 billones de litros).
Nota del traductor: Este volumen equivale a más de 1 millón de piscinas olímpicas
90. ¿Es Saturno el único planeta anillado?
Saturno tiene los anillo más obvios, pero Júpiter y Neptuno también tienen sistemas de anillos tenues (al igual que Urano, como me han recordado los lectores). Incluso la Tierra pudo haber sido una vez un planeta anillado, como resultado del impacto oblicuo de una roca espacial.
Nota del traductor: Ciertas simulaciones por ordenador demostraron que un asteroide con la oblicuidad necesaria, podría haber impactado y rebotado contra la Tierra hace 35,5 millones de años. Este evento podría haber arrancado rocas de la Tierra formando un anillo de restos alrededor de nuestro planeta.
91. ¿Cuál es el continente más elevado, seco y frío de la Tierra?
La Antártida.
92. ¿A qué profundidad suceden la mayor parte de los terremotos?
La mayoría ocurren a menos de 50 millas (80 kilómetros) de la superficie de la Tierra. Los terremotos a poca profundidad tienen más potencial para provocar daños, pero el nivel de destrucción de un temblor depende también, en gran medida, de las condiciones del suelo y la roca así como de los métodos de construcción.
93. ¿Donde están las rocas más antiguas de la Tierra?
Debido a la continua regeneración del suelo oceánico a medida que las placas continentales se mueven a través de la superficie de la Tierra, las rocas más antiguas del lecho marino tienen menos de 300 millones de años. En cambio, las rocas continentales más antiguas tienen 4.500 millones de años.
94. ¿Qué porcentaje del agua dulce del mundo se almacena en forma de hielo?
Aproximadamente el 70 por ciento. Si quisiéramos remplazarla por completo, necesitaríamos hacer acopio del total de agua de lluvia precipitada sobre el planeta durante 60 años, y después tendríamos que idear una forma para congelarla.

95. ¿Cuál es el lago de montaña más grande de Norte América?
El lago Tahoe, en la frontera entre California y Nevada, ocupa una superficie de 105.000 acres y contiene 39 billones de galones de agua (147,6 billones de litros), y tiene una profundidad de casi 1.600 pies (488 metros).
96. ¿Ha habido siempre continentes?
No como los conocemos hoy en día. Muchos científicos creen que la Tierra comenzó como un único y enorme continente, más seco que una pasa. Los cometas trajeron el agua, siguen divagando, y los océanos se desarrollaron. Mucho más recientemente, todas las masas de tierra mundiales se acurrucaron juntitas formando un supercontinente llamado Pangea. Hace 225 millones de años Pangea comenzó a resquebrajarse, fragmentándose finalmente en los continentes, tal y como los conocemos hoy en día.
Nota del traductor: Los continentes siguen moviéndose, y puede que terminen por juntarse de nuevo en una Pangea Última.
97. ¿Cuánta ceniza volcánica puede caer en un solo día?
Solo puedo dar un ejemplo. Durante el período (de 9 horas) de mayor actividad de la erupción del Monte St. Helens, acaecida el 18 de Mayo de 1980, cayeron más de 540 millones de toneladas de ceniza sobre un área de más de 22.000 millas cuadradas (56.980 Kilómetros cuadrados). Fue la erupción volcánica más destructiva de la que se tiene constancia en los Estados Unidos. Murieron 57 personas a causa de la erupción, entre ellas el científico de la USGS, el Dr. David Johnston, que se encontraba en un puesto de inspección a 5 millas (8 kilómetros) del volcán. Se estima que los daños provocados por la erupción ascendieron a 1.000 millones de dólares, debido no solo a lo que cayó desde el cielo, sino a los corrimientos de tierra y riadas de lodo asociados.
98. ¿Qué es el feldespato?
Una pregunta más correcta sería “¿Quién (salvo un geólogo) puede amar el feldespato?” Suele ser el mineral más común de la superficie terrestre. Pero no encuentro nada curioso sobre este material que tenga algo de interés para la mayoría de nosotros.
99. Con la brújula en la mano ¿Cuáles son los municipios limítrofes de los Estados Unidos?
Esta pregunta tiene algo de trampa ya que tres, o incluso cuatro, de las respuestas pueden pillar al lector desprevenido. El punto más occidental es el acertadamente llamado West Point de la isla de Amatignak, en Alaska. El más septentrional está también en Alaska y se llama Point Barrow. El más meridional es la punta sur de la isla de Hawai. El más oriental – ¡vamos, adivínelo! – está en Pochnoi Point, en Semisopochnoi, también Alaska. ¿Humm? Tome un mapa del mundo. El punto de las Islas Aleutianas cae al otro lado del la línea longitudinal de 180 grados (la línea de cambio horario) lo cual sitúa a Pochnoi Point por poquito, pero oficialmente, en el Hemisferio Este.
100. Si quisiéramos encajar la Tierra, la Luna y Marte unas dentro de otras como muñecas rusas ¿cómo deberíamos ordenarlos?
Marte se introduciría en la Tierra, y la Luna encajaría cuidadosamente en el interior de Marte. La Tierra tiene casi dos veces el tamaño de Marte, que a su vez es aproximadamente el doble de grande que la Luna.
101. ¿Estará aquí la Tierra para siempre?
Los astrónomos saben que dentro de unos pocos miles de millones de años, el Sol se hinchará tanto como para envolver a la Tierra. Si aún andamos por aquí, probablemente nos freiremos y el planeta se evaporará. Sin embargo, existe la posibilidad de que la cambiante masa solar provoque que la Tierra mueva su órbita a un lugar más distante y placentero. Ciertos cálculos demuestran que sería matemáticamente posible que los humanos, usando ingeniería, lograsen este movimiento de la Tierra antes de que fuese demasiado tarde.

 

CONFLICTOS HISTÓRICOS RD Y HAITÍ

Juan Pablo Duarte, Cádiz
Juan Pablo Duarte, Cádiz (Photo credit: Wikipedia)

LOS CONFLICTOS CON HAITÍ

JUAN BOSCH

Hoy se le llama a Cuba la “Perla de las Antillas”; ese sobrenombre, sin embargo, había sido originalmente dado a la isla Española, antigua Santo Domingo o Saint-Domingue.

En realidad, la altura de sus montañas, la densidad y la riqueza de sus bosques, la abundancia de aguas, la extensión, el número y la asombrosa fertilidad de sus valles justificaba que se le llamara así. Fue un hecho político lo que la degradó a los ojos de los viajeros y los estudiosos; y ese hecho político consistió en la división de la isla en dos países de historia, lengua y origen diferentes: Haití y la República Dominicana.

Cuando la isla quedó dividida, dejó de llamarse la “Perla de las Antillas”.

La presencia de Haití en la parte occidental de la isla Española equivalió a una amputación del porvenir dominicano. Lo que era el porvenir visto desde mediados del siglo XVI es, en la segunda mitad del siglo XX, un pasado de más de trescientos años. Así, los dominicanos no podemos escribir nuestra historia ignorando ese pasado, pues todo el curso de la vida de nuestro pueblo en las tres últimas centurias ha sido configurado por ese hecho: la existencia de Haití al lado nuestro, en una isla relativamente pequeña.

La existencia del Pueblo dominicano fue el resultado de la expansión española hacia el oeste; la de Haití, el resultado de las luchas de Francia, Inglaterra y Holanda contra el imperio español. De manera que al cabo de los siglos, los dominicanos somos un pueblo amputado a causa de las rivalidades europeas. Nuestra amputación no se refiere al punto concreto de que una parte de la tierra que fue nuestra sea ahora el solar de otro pueblo; es algo más sutil y más profundo, que afecta de manera consciente o inconsciente toda la vida nacional dominicana. Los dominicanos sabemos que a causa de que Haití está ahí, en la misma isla, no podremos desarrollar nunca nues-

tras facultades a plena capacidad; sabemos que un día u otro, de manera inevitable, Haití irá a dar a un nivel al cual viene arrastrándonos desde que hizo su revolución. En aquellos años finales del siglo XVIII y los primeros del siglo XIX, nadie quiso invertir un peso en desarrollar, por ejemplo, la industria azucarera dominicana, por miedo a las invasiones de Haití. El azúcar y el café de Haití habían dejado de fluir a los mercados de Europa y de los Estados Unidos, y aunque ninguna tierra era más apropiada para producirlos que la de Santo Domingo, los capitales para suplir la producción haitiana prefirieron ir a Cuba. El desarrollo de Cuba comenzó entonces; en cambio, el de nuestro país se estancó, primero, y descendió luego, pues la gente más capaz y más acomodada económicamente abandonó la parte española de la isla por miedo a la revolución haitiana.

La isla Española tenía frente a su costa nordoccidental una pequeña isla adyacente, La Tortuga; el Gobierno colonial español abandonó La Tortuga porque le era costoso en hombres y en dinero defenderla de incursiones inglesas y francesas, y así fue como La Tortuga pasó a manos de piratas franceses y más tarde a manos del Gobierno francés. Desde La Tortuga,poco a poco, los blancos franceses fueron acomodándose en los pequeños valles fértiles de la parte norte del oeste de la Española; fueron llevando esclavos y organizando plantaciones de caña y de índigo, de manera que cuando España vino a darse cuenta, ya había en su colonia una población de franceses que se consideraban por derecho de conquista colonosfranceses, parte del imperio colonial de Francia, sin deber de obediencia al Gobierno español. Al principio, esa colonia francesa de facto se llamaba Saint-Domingue; después pasó a llamarse Haití. Al principio, España la dejó estabilizarse por indolencia; después, tuvo que reconocer su existencia, y al cabo, en el siglo XVIII, debilitada por su continuo guerrear en Europa, España admitió que Haití era de derecho colonia de un poder extranjero.

He contado con ciertos detalles lo que pasó en la colonia de Haití cuando los esclavos se rebelaron contra sus amos a consecuencia de la agitación que produjo en la colonia la Revolución Francesa; lo hice en mi libro Trujillo: causas de una tiranía sin ejemplo. No voy, pues, a repetirme; pero sucintamente explicaré que de esa rebelión surgió, al comenzar el siglo XIX, la República de Haití, y que ésta tenía ya dieciocho años de vida cuando los dominicanos se declararon independientes de España y protegidos de Colombia.

Menos de dos meses después de esa acción política dominicana, los ejércitos de Haití cruzaron la frontera y extendieron su gobierno a toda la isla. Así se explica por qué la República Dominicana, establecida en 1844, surgió en guerra contra Haití y no contra España, que había sido su metrópoli original.

Esa guerra, que en la historia dominicana se conoce con el nombre de “guerra de independencia” —aunque en los días en que se llevaba a cabo se llamaba, con mayor propidad, “de separación”— fue la culminación de una lucha larga, que se había iniciado desde el siglo XVII, que se mantuvo prácticamente todo el siglo XVIII, y que tuvo a principios del siglo XIX páginas sombrías con las invasiones de Toussaint, de Dessalines y de Cristóbal. Los dominicanos, pues, formaron su sentimiento nacional peleando, primero contra los franceses de la región occidental, y después contra sus herederos, los haitianos.

Me veo en el caso de repetir ahora lo que dije en mi libro sobre Trujillo acerca de la revolución haitiana: ha sido la única revolución en la historia moderna que fue a la vez guerra de independencia —de colonia contra metrópoli—, guerra social —de esclavos contra amos— y guerra racial —de negros contra blancos—. La violencia de esas tres guerras en una resultó devastadora; en términos absolutos, no relativos, los antiguos esclavos destruyeron toda la riqueza acumulada en Haití durante la colonia, y esa riqueza era mucha. Sin embargo —y esto no lo dije en aquel libro porque estaba haciendo el análisis de un problema dominicano, no haitiano— sucede que en cierta medida, el aspecto destructor de la revolución haitiana ha sido continuo; de hecho, Haití ha seguido, a lo largo de su vida independiente, en guerra constante contra todo núcleo humano y social que pudiera convertirse, por cualquier vía, en sustituto de los colonos franceses.

Esa especie de guerra social perpetua, que en su origen fue de negros contra blancos —debido a que los negros eran los esclavos y los blancos los amos—, derivó después hacia la matanza de los mulatos y se ha conservado como lucha sin cuartel de los negros contra los mulatos. Las carnicerías de los tiempos de Soulouque, en que los mulatos eran las víctimas, encogen el ánimo del que estudia la historia de Haití. Ahora bien, sucede que los mulatos eran los que —tal vez por ser hijos de blancos, y por tanto disponían de más medios— se preparaban para ser burócratas, comerciantes, profesionales; formaban élites que al principio no tenían sustancia económica pero que al final adquirían bienes, con lo cual amenazaban convertirse en minorías con poder económico. Al mismo tiempo que esas matanzas, con sus naturales consecuencias de inestabilidad política, retardaban el desarrollo del país, los gobernantes usaban el poder para hacer negocios, para enriquecerse y sacar dinero hacia Europa o —más recientemente— hacia Estados Unidos; de donde resultaba que se expoliaba a un pueblo pobre, se le robaba a la miseria. Y al tiempo que eso iba sucediendo década tras década, la población haitiana crecía, su tierra se erosionaba, los medios del Estado eran cada vez menos de los que se necesitaban para darle al Pueblo educación y salud. Fue así como de manera natural, como rueda una bola por un plano inclinado, Haití vino a caer bajo la tiranía de François Duvalier, quien tenía ya años gobernando cuando se estableció en la República Dominicana el régimen democrático que me tocó presidir.

Duvalier corresponde a un tipo psicológico que se halla en las sociedades primitivas; el hombre que a medida que va adquiriendo poder de cualquier clase va llenándose por dentro de una soberbia que lo transforma día a día físicamente, lo envara, le da insensiblemente la apariencia de un muñeco que se yergue y se yergue hasta que parece que va a caerse de espaldas o que va a volar; al mismo tiempo, los párpados bajan, la mirada se torna fría y adquiere un brillo como de hechicería, el rostro se inmoviliza gradualmente y la voz va haciéndose cada vez más imperativa y sin embargo más baja y escalofriante. En esos seres, la conciencia del poder se traduce en transformaciones físicas; crean en torno suyo una atmósfera que es como una emanación de brujos, y como sucede que a esos cambios van correspondiendo otros en el seno de su alma, mediante los cuales se hacen gradualmente insensibles a todo sentimiento humano hasta llegar a ser puros receptáculos de pasiones sin control, esos hombres acaban siendo peligrosos porque se niegan a aceptar que son simples seres humanos, mortales y falibles, y no delegados vivos de las oscuras fuerzas que gobiernan los mundos.

El que desee comprobar la verdad de lo que acabo de decir no tiene sino que tomar una fotografía  de François Duvalier hecha en 1955, por ejemplo, y otra hecha en 1964. Son dos hombres diferentes, versión haitiana de los dos Dorian Gray de Oscar Wilde.

En el lado sur de la frontera que divide a la República Dominicana de Haití se ven de tarde en tarde tipos a lo Duvalier; labriegos que eran gente corriente y moliente hasta la hora en que se sintieron poseídos por un poder que ellos llaman “religioso”, y empezaron a dictar recetas, a recomendar curaciones, a crear ritos propios, y con ello comenzaron a cambiar de aspecto hasta convertirse en estampas de caudillos de pueblos de la selva. Son locos con poderío, como en un nivel más alto lo fue Hitler.

Ignoro debido a qué, tan pronto resulté electo Presidente,  Duvalier resolvió matarme. Tal vez soñó conmigo e interpretó el sueño como una orden de quitarme la vida; quizá en un acceso de hechicería vudú uno de sus espíritus protectores le dijo que yo sería su enemigo. Es el caso que escogió un antiguo agente del espionaje de Trujillo, que había sido Cónsul de Haití en Camagüey —Cuba— y le encargó mi muerte. Durante toda la campaña política, yo no me había referido ni una sola vez a Duvalier. La Unión Cívica hizo varias declaraciones acerca de su tiranía, y si no recuerdo mal el doctor Fiallo se refirió también a él. Pero yo no lo hice porque no me parecía prudente meter en Santo Domingo problemas ajenos y además, porque si yo resultaba elegido Presidente de la República, no era cuerdo que llegara a esa posición comprometido en el orden internacional por declaraciones hechas al calor de la campaña política. Yo no me había ganado, pues, enemistad de Duvalier; era gratuita, aunque debe presumirse que de origen extrahumano. Por todo lo que he dicho acerca de la actitud del Pueblo dominicano en relación con la existencia de Haití, y por lo que he relatado brevemente sobre las largas hostilidades entre dominicanos y haitianos, debe presumirse cuál fue la reacción de los dominicanos cuando de buenas a primeras llegó a Santo Domingo, dada a través de una estación de radio, la noticia de que fuerzas policíacas de Duvalier habían asaltado el local de nuestra embajada en Puerto Príncipe, capital de Haití. En una hora, el Pueblo estaba agitado, los partidos políticos se reunían, las estaciones de radio lanzaban boletines al aire y al Palacio Nacional llegaban montones de telegramas denunciando la agresión.

Hacía algunas semanas que en Haití se producían actos de terrorismo contra el Gobierno de Duvalier; éste había solicitado el retiro de la misión militar norteamericana; altos jefes militares eran depuestos y encarcelados; un señor Barbot, que había sido el fundador de la milicia armada de Duvalier —los tonton macutes, asesinos tenebrosos— daba asaltos aquí y allá, en los alrededores de Puerto Príncipe; civiles y militares perseguidos se asilaban en las representaciones diplomáticas de la América Latina, y la dominicana tenía varios asilados.

Un día llegó a la embajada de nuestro país un teniente haitiano de apellido Benoit y pidió asilo, que se le concedió, desde luego; al día siguiente, los hombres de Barbot dispararon contra el automóvil de Duvalier, que llevaba a los hijos del dictador a la escuela. La respuesta de Duvalier fue instantánea: mandó asaltar la Embajada dominicana y al mismo tiempo sus matones entraron en la casa de la familia de Benoit,dieron muerte a todos los que había allí —incluyendo la madre de Benoit y una niña— y quemaron la vivienda. Duvalier, pues, había agredido a la República Dominicana en su representación diplomática.

Ese día era domingo, y si no recuerdo mal, estábamos a principios de mayo. De súbito comenzaron a llegar noticias que daban indicios de que Duvalier tenía un plan: familiares de Trujillo estaban arribando a Haití, guardias haitianos armados rodeaban la Embajada dominicana, los correos diplomáticos dominicanos habían sido detenidos antes de llegar a la frontera, el Cónsul nuestro en la villa fronteriza de Belladere, estaba preso.

En la noche hablé por radio y televisión y denuncié ante el Pueblo todos esos actos de locura que estaba realizando Duvalier, y mientras en la Cancillería se trabajaba redactando cables a Puerto Príncipe y a la OEA y notas para la prensa, yo elaboraba, después de haber hablado, un plan de acción que podía librar a haitianos y a dominicanos de los peligros que podía desatar sobre ambos países un gobernante que no estaba en sus cabales. El plan era simple y no costaría una gota de sangre: la República Dominicana movilizaría tropas y las concentraría en la frontera del sur, en el punto más cercano a la capital de Haití, y la movilización se haría en tal forma que diera la impresión indudable de que esas fuerzas iban a avanzar por Haití; una vez creado el clima adecuado, la aviación militar dominicana volaría sobre Puerto Príncipe y dejaría caer hojas sueltas en francés pidiendo al Pueblo de la capital vecina que evacuara los alrededores del Palacio Presidencial, porque los aviones dominicanos iban a bombardear en un plazo de horas. Yo estaba seguro de que, dado el estado de agitación que había en Haití y la preparación del ambiente que estábamos haciendo en Santo Domingo, Duvalier huiría sin que hubiera necesidad de disparar un tiro.

Pero este plan tenía un punto débil: yo no podía confiárselo a nadie, ni siquiera a los jefes militares que iban a participar en él. Si le decía a alguien que todos los movimientos dominicanos serían aparentes, que no íbamos a llegar a la guerra, no tardaría en saberse, y había que contar con la irresponsabilidad de la mayoría de los líderes de la llamada oposición; uno de ellos, tal vez dos, quizás tres, se plantarían, con toda seguridad, frente a un micrófono y me acusarían de comediante y denunciarían el plan. De hecho, en medio de la crisis, uno de esos líderes dijo que todo aquello lo había inventado yo porque quería figurar en la historia como el conquistador de Haití, valiente majadería, pues el día que los dominicanos hagan la conquista de Haití —si ello fuere posible alguna vez— lo que harían sería comprar a precio alto los problemas de Haití para sumarlos a los problemas dominicanos.

Los campesinos dominicanos dicen, cuando algo no está completamente terminado, que “falta el rabo por desollar”, con lo cual aluden al rabo del cerdo muerto, y en el caso de mi plan había un rabo por desollar: ¿qué podía suceder si el dictador haitiano no emprendía la fuga? No había sino una respuesta: las tropas dominicanas debían avanzar sobre Haití; pero avanzar poco, unos kilómetros, lo suficiente para dar la sensación de que iban a atacar de veras. Yo estaba seguro de que la población haitiana de la región fronteriza no haría resistencia; si se hacía indispensable, la aviación dispararía dos o tres bombas en sitios donde no causaran bajas.

En ese punto, ocurrió un misterio: los generales dominicanos llegaron a decirme que los camiones del ejército no tenían repuestos de llantas, que no estaban en condiciones de transportar las tropas. ¿Quién les había aconsejado que usaran esa coartada? Hasta la noche antes habían estado muy entusiasmados con la movilización, y de pronto, “los camiones militares no servían”.

El embajador Martin fue a verme, alarmado, y era la primera vez que le veía alarmado. La posibilidad de una guerra domínico-haitiana lo había inquietado, sin duda porque había inquietado al Departamento de Estado. En esos mismos momentos, Moscú, Pekín, La Habana y el MPD en Santo Domingo me acusaban de ser un muñeco en manos del  “imperialismo yanqui” para agredir a Haití. La situación era tristemente cómica, pues era precisamente el llamado “imperialismo yanqui” el que obstaculizaba la decisión dominicana de resolver el problema haitiano.

De pronto, unos días después, el embajador Martin me visitó en mi casa para decirme que su Gobierno esperaba en pocas horas la salida de Duvalier de Haití; me dijo que ya estaba en el aeropuerto de Puerto Príncipe un avión de la KLM en el cual Duvalier viajaría hasta Idlewild, de ahí a Amsterdam y de Ámsterdam a Argelia, donde Ben Bella le había ofrecido asilo. Le expresé mis dudas al embajador Martin.

“Duvalier no se va”, le dije; él me aseguró que sí. Durante el día me visitó otra vez, en la noche me telefoneó dos veces para mantenerme informado de lo que estaba sucediendo en Haití; por la mañana fue a verme a las cinco, convencido de que Duvalier se iría. En todos los casos le respondí lo mismo: “No se va”. Y no se fue.

Pocos días después, por un cubano exiliado me enteré de que en una zona militar, en el interior del país, oficiales dominicanos estaban entrenando haitianos. ¿Cómo era posible que estuviera haciéndose tal cosa sin mi conocimiento?

Llamé al Ministro de las Fuerzas Armadas, lo interrogué, me dijo que era verdad y le ordené disolver el campamento.

Una cosa era librarse de Duvalier en una coyuntura favorable, a la luz del sol, como debe operar siempre una democracia, y otra cosa era preparar fuerzas de haitianos para lanzarlos a una invasión; esto último era violar el principio de no intervención, lo cual podía quitarnos autoridad si en esa hora convulsa del Caribe algún Gobierno decidía hacer lo mismo con nosotros. A partir de ese momento, decidí esperar una oportunidad propicia para buscarle solución al problema que planteaba la presencia de Duvalier en el Gobierno de Haití.

Sin embargo, he aquí que un buen día, al leer la prensa en las primeras horas de la mañana me enteré de que el general León Cantave había invadido Haití por la costa norte.

El general Cantave había estado a verme para pedirme ayuda y yo le había respondido que el Gobierno dominicano no podía hacerlo. ¿De dónde salió la expedición de Cantave; quién la armó, quién la respaldó? Eso era un misterio que debía aclararse. Hice una reunión de jefes militares, les interrogué sobre todas las posibilidades que se me ocurrían; pedí detalles acerca de los tipos de armas que usó Cantave. Nadie sabía nada. De acuerdo con sus informes, Cantave no había salido de territorio dominicano, no había recibido la menor ayuda de las fuerzas armadas dominicanas, y en los depósitos dominicanos no había armas similares a las que había llevado Cantave a Haití.

Algo andaba mal. Si el general Cantave no había salido de Santo Domingo, había salido de alguna de las islas vecinas —Las Bahamas, de bandera inglesa—, y si había salido de esas islas, ¿quién lo ayudaba? Le hice la pregunta, de manera abierta, al embajador Martin. Me respondió que él no sabía, que su Gobierno no sabía, pero que algunos de sus ayudantes presumían que Cantave había contado con la ayuda de Venezuela. Eso me pareció imposible; primero, porque el presidente Betancourt tenía encima las guerrillas comunistas y no iba a autorizar, con esa acción, un acto parecido al de Fidel Castro contra su Gobierno; segundo, porque si Betancourt hubiera tenido que ver en la invasión de Cantave, me lo hubiera hecho saber. “¿Hay en la Florida algún lugar que se llame Venezuela?”, le pregunté riendo al embajador Martin. “No, no lo hay”, respondió él, riendo también.

Pocos días antes del golpe de Estado, quizá tres días antes, me hallaba en mi despacho del Palacio Presidencial cuando a eso de las seis de la mañana me dijo el jefe de los ayudantes militares que los haitianos estaban atacando Dajabón, villa dominicana en la frontera del norte. Efectivamente, en las calles de Dajabón caían balas que procedían del lado haitiano, de la Villa de Juana Méndez —Ouanaminthe, en el patois de Haití—, que queda frente a Dajabón, a menos, tal vez, de dos kilómetros. Cuando la situación se aclaró, unas horas después, se supo la verdad: el general Cantave había entrado en Haití de nuevo y había atacado la guarnición de Juana Méndez.

El combate fue bastante largo, con abundante fuego de fusilería y de ametralladoras. ¿De dónde había sacado Cantave, otra vez, armas y municiones?

Al día siguiente, con asombro de mi parte, vi en la prensa una foto de Cantave en un cuartel de Dajabón. Había cruzado la frontera, como la habían cruzado otros haitianos, algunos de ellos heridos; pero Cantave estaba vestido como quien iba a un baile de gala, no como quien llegaba de un combate; y eso indicaba que el general haitiano tenía ropa en Dajabón o en algún lugar cercano. Por primera vez, mis sospechas hallaban un hilo que podía seguirse hasta dar con el ovillo. Hice llamar al Ministro de Relaciones Exteriores y al de las Fuerzas Armadas. “Tenga la bondad de solicitar de la OEA que envíe una comisión para que pruebe sobre el terreno que la agresión a Haití no partió de la República Dominicana”, le dije al primero.

¿Tuvo esa decisión alguna parte en el golpe de Estado?

A menudo pienso que sí; pues si la OEA investigaba —y mi plan era que investigara a fondo— yo llegaría a saber qué mano oculta manejaba los hilos de una intriga que nos ponía en ridículo como Gobierno, que restaba autoridad al Presidente de la República, el responsable ante el país y ante los organismos internacionales de la política exterior dominicana, y que nos exponía a los dislates de un tirano que era capaz de todo.

Espero que algún día se aclarará el misterio en que están envueltos los repetidos y extraños incidentes domínico haitianos de 1963.

XVIII

EL PAPEL DE LA CORRUPCIÓN EN EL GOLPE

En los países de la América Latina, con muy pocas excepciones, gobernantes y gobernados ejercen la corrupción en la forma más natural, y la corrupción no se limita al robo de los fondos públicos sino que alcanza a otras manifestaciones de la vida en sociedad. Al tomar el poder en la República Dominicana, el régimen democrático tenía que esforzarse en moralizar el país o se exponía a que la inmoralidad acabara con la democracia.

A la semana de haber tomado posesión de sus cargos, los Ministros de Finanzas y de Obras Públicas sabían, más o menos, cómo estaba organizado el robo en sus departamentos; se pusieron de acuerdo con el Ministro de las Fuerzas Armadas y éste seleccionó unos cuantos estudiantes de la escuela militar que debían reunir ciertas condiciones, y con ese grupo, los dos Ministros planearon la primera batida importante contra el robo de dinero del Pueblo.

En el país funcionaba un llamado plan de emergencia; éste consistía en emplear algunos miles de hombres para que hicieran trabajo de limpieza en las cunetas de las carreteras. La erogación alcanzaba a un millón doscientos cincuenta mil pesos cada mes, esto es, quince millones al año, y por cierto, esa suma no figuraba en el presupuesto, de manera que había que sacarla de dónde apareciera. (Este dato puede dar idea de la forma en que se elaboraba y funcionaba el presupuesto nacional. El de 1963 había sido aprobado tres meses antes por el Gobierno del Consejo de Estado). El plan de emergencia se pagaba quincenalmente, o debía pagarse quincenalente, porque cuando el Gobierno democrático tomó el poder había un atraso de cuarenta y cinco días y además se debían dos meses del año anterior; el sistema de pagos era a base de: a cada trabajador se le daba una tarjeta en que constaba cuántos días había trabajado, y desde la Capital se enviaba el dinero para rescatar las tarjetas. Como el país estaba dividido en varios distritos de obras públicas, los pagos se hacían en la sedes de los distritos.

Si el sistema se seguía correctamente, no había ocasión para el robo, pues debía pagársele a cada trabajador y ninguno de ellos se dejaría robar tranquilamente; pero alguien halló la manera de organizar el saqueo: que no se pagara con puntualidad. Si el pago se retardaba una semana, diez días o quince días, los trabajadores cambiarían las tarjetas por comida en los comercios del lugar, o las venderían con un descuento, y podía lograrse —lo que se obtuvo— que un solo comerciante, dos a lo sumo, centralizara las operaciones en cada una de las sedes de los distritos; después de eso, el comerciante recibía una cantidad adicional de las tarjetas y repartía la suma con la persona que se las daba.

En el primer pago del plan de emergencia hecho bajo el nuevo Gobierno, el dinero fue llevado por jóvenes desconocidos que habían cambiado por uno o dos días su ropa militar por ropa civil, y esos jóvenes exigieron que cada trabajador presentara su tarjeta para recibir el dinero que le correspondía. Cuando se les explicó a los jóvenes que eso no era posible, que los trabajadores cambiaban las tarjetas en casas de comercio, se presentaron en esas casas de comercio con las listas de los trabajadores y comprobaron fácilmente el fraude. Al volver a la Capital, sobraban más de ciento cincuenta mil pesos, lo que indicaba que en ese solo renglón, el robo se acercaba a los cuatro millones de pesos al año, es decir, más del dos por ciento del presupuesto total de la nación.

La batida contra el robo fue de tal naturaleza, en todos los frentes donde podía haber fraude, que al terminar el primer mes de Gobierno podíamos estimar que al cerrarse el año fiscal, nueve meses después, tendríamos una economía de diez millones de pesos. Pero eso no significaba que hubiéramos acabado con el mal. Según nuestros cálculos, los robos en el campo fiscal solamente sobrepasaban los veinticinco millones y podían acercarse a treinta millones, es decir, casi el veinte por ciento del presupuesto total, y los que tenían lugar en dependencias autónomas, en fincas y propiedades y en empresas del Estado, eran incalculables; tampoco podían calcularse las sumas que dejaban de entrar en el fisco por contrabando, cobros amañados de los diferentes impuestos y exenciones contributivas caprichosas. Pero no era posible hacerlo todo a la vez. Al Ministerio de Propiedades Públicas fue un comerciante del mediano comercio importador, que en siete meses recuperó para el Estado automóviles, muebles, solares, reses, reajustó los alquileres de las casas nacionales, cobró las acreencias atrasadas; a la Corporación de Fomento, que administraba la mayor cantidad de las empresas del Estado, fue un director de mentalidad parecida y se nombraron nuevos administradores en todas las empresas; de manera que cuando el Gobierno fue derrocado el 25 de septiembre de 1963, sólo nos faltaba reorganizar la industria azucarera estatal y eliminar el fraude en las compras que hacía el Estado.

Este fraude era el más generalizado. Cuando Trujillo alcanzó el poder, en 1930, el país tenía una Dirección General de Suministros del Estado y las compras se hacían por subasta pública; cuando murió el dictador, cada Ministerio compraba  lo que le hacía falta, cada departamento pedía al comercio lo que necesitaba, y como se hizo común y corriente que los comerciantes del país y sus agentes del exterior dieran el diez y el quince por ciento, en efectivo, del total de la compra al encargado de hacerla, el Gobierno democrático se encontró  con un hábito de comisiones que había llegado a extremos  escandalosos; a menudo, un departamento compraba cosas   que no necesitaba sólo para que hubiera comisión, otro se hacía subir expresamente el precio de los artículos para que la comisión subiera, otro se las ingeniaba para echar a perder equipo nuevo a fin de justificar una compra que a su vez permitiera cobrar comisión.

Es difícil imaginarse a qué suma alcanzaba el fraude de las comisiones, porque éstas se estilaban en todo: los contratistas de obras públicas tenían que dar comisión a un intermediario, el cual a su vez pagaba comisión a un jefe, y los subcontratistas la pagaban a los contratistas, y la cadena llegaba ya a los más modestos funcionarios públicos, que tenían que dar dinero para conseguir empleo, y hasta a los escribientes de oficinas donde se expedían cheques, que cobraban por entregarlos.

Ese ambiente de corrupción era el caldo en que prosperaba una parte de la clase media dominicana, la porción de clase media que no se había preparado para obtener beneficios mediante la capacidad, en competencia honesta y abierta, y se las arreglaba para obtenerlos mediante el fraude, el negocio en la sombra, el favor del gobernante. Ahí estaba la clave de que la clase media dominicana —como ha sucedido con tantas otras en toda la América Latina en diferentes ocasiones— fuera tan indiferente en la defensa del régimen democrático, pues en el régimen democrático siempre se está expuesto a que alguien, en un mitin, en la radio, en un periódico, denuncie cualquiera de esos negocios turbios; y aunque a menudo el ambiente de corrupción es usado por los políticos sin escrúpulos para acusar a todo el mundo de todas las infamias, lo cierto y verdadero es que la amenaza de que una de esas denuncias sea legítima asusta a los que viven del fraude, y su miedo acaba convirtiéndose en deseo de que desaparezca el sistema de gobierno que permite las denuncias públicas. Por otro lado, la corrupción tiene consecuencias malas en un campo distinto: mata la fe de los que desearían tener fe en la democracia, especialmente entre los jóvenes; y esto es mucho más cierto en la América Latina, donde tal vez por esa misma tradición de fraude o por la necesidad de compensación para establecer el equilibrio que demanda la vida, la juventud tiene una necesidad vehemente de que la moralidad pública gobierne los actos de los que están en el poder.

Yo sabía, por denuncias privadas, que en los institutos armados —ejército, aviación, marina y policía— el cobro de comisión era un hábito; sabía también que los jefes acostumbraban nombrar intendentes que debían compartir con ellos las comisiones, y que cada cierto tiempo, cuando se consideraba que ya el intendente había percibido una cantidad de dinero suficiente, se nombraba uno nuevo para que se “acomodara”. Esa especie de institucionalización del robo llegó a tal punto, que en la madrugada del 25 de septiembre, antes aún de firmar la proclama del golpe de Estado, los militares golpistas discutieron la materia de las comisiones y resolvieron nombrar intendentes nuevos cada seis meses; y ahí mismo se acordó en qué orden de tiempo iban algunos de los firmantes de la proclama a ser nombrados intendentes. Con la autorización para cobrar comisiones se pagaba el asesinato de la democracia.

Un día llamé a los jefes militares y les dije que el cobro de comisiones debía terminar. Les expliqué que la democracia dominicana era observada atentamente en toda América, y que no podíamos permitir que se deshonrara; que la falta de   honestidad deshonraba la democracia no sólo porque el fraude es un delito en sí mismo, sino también porque sacaban fondos del Pueblo, que debían estar destinados a obras y servicios públicos, para llevarlos a bolsillos privados; les expliqué que según mis informes, la mayor cantidad de ese dinero sustraído al Pueblo era cambiado en dólares y enviado al extranjero, donde se colocaba en cuentas personales pero iba a dar, aunque figurara en el papel como dinero reservado a Fulano de Tal, a empresas, comercios e industrias extranjeros, porque los bancos usaban el dinero que recibían en depósitos para financiar negocios, de donde resultaba que el dinero dominicano que se le quitaba al Estado dominicano daba en fin de cuentas beneficios a otros países y no al nuestro; les dije que la República Dominicana era un país rico y que si nosotros nos sosteníamos dos años —nada más que dos años— con un régimen de austeridad, y si establecíamos como hábito la honestidad en la administración de los fondos públicos, el desarrollo del país iba a ser de tal naturaleza que la riqueza alcanzaría para todos.

Yo sabía que entre los jefes militares había uno que no estaba recibiendo beneficios del robo organizado, pero sabía también que los intendentes de su departamento hacían lo mismo que todos los intendentes de los institutos armados.

De todos ellos, el que me oyó con más atención fue el jefe de la policía, y éste, al día siguiente, pidió verme para hablarme del asunto. “Presidente —me dijo—, he dado órdenes de que las comisiones se rebajen al cinco por ciento, porque rebajarlas de golpe a nada es casi imposible. El mes que viene ordenaré que no se cobren más. Pero quiero preguntarle algo: ¿qué hacemos si los comerciantes insisten en dar la comisión?”.  “Pedirles que la rebajen en el precio, porque los comerciantes no dan esa comisión de sus beneficios; lo que hacen es que la suman al precio”, dije. Y cuento este detalle para que  se aprecie con qué naturalidad el encargado de perseguir los  robos tomaba como cosa normal el hábito de las comisiones.

Una semana después llamé de nuevo a los jefes militares para saber si se estaba cumpliendo lo ordenado. Según ellos, no había cobro de comisiones en las fuerzas armadas; ese hábito se había eliminado. Entonces saqué de mi escritorio un recibo de un oficial extendido a una fábrica de baterías del Estado en el cual constaba la cantidad de dinero que había recibido, y explicaba el concepto: quince por ciento de comisión por compra de baterías para automóviles y camiones de la aviación. El Ministro de las Fuerzas Armadas se fue con el recibo y nunca más, a partir de ese día, volvió ninguna dependencia de su Ministerio, ni aun de la policía, a comprar una batería en esa fábrica; en lo sucesivo, las compras se hacían a comerciantes que pagaban las comisiones en efectivo y no dejaban pruebas de la operación.

La batalla por la decencia pública tenía que ser permanente y dura. La corrupción tomaba muchas formas, y el nepotismo era una de ellas. El país había heredado de la tiranía la costumbre de que familias enteras, incluyendo miembros colaterales, ocuparan los puestos públicos en los departamentos donde uno de ellos alcanzaba a ser jefe. El dispendio era escandaloso. Al tomar el poder, encontramos almacén de whisky, vinos y otros licores en el Palacio Nacional. Los autos con placas oficiales pululaban por donde quiera. Yo no usé auto del Estado ni placa oficial mientras fui Presidente, porque debía dar ejemplo de sencillez y austeridad, y en el Palacio Nacional sólo se brindaba café y agua de coco.

La República Dominicana era un país pobre y debía sobrellevar su pobreza con dignidad, sin avergonzarse de ella y sin aumentarla por exhibir lujos que no podía darse. Cuando mi mujer hizo un    viaje a los Estados Unidos para atender a nuestro hijo, que había sido sometido a una operación, ordené en el aeropuerto que los inspectores de aduanas revisaran su equipaje y que se le aplicaran los impuestos de importación a todo lo nuevo que llevara; y así como actuaba yo, actuaban todos los Ministros y todos los altos funcionarios.

Para eliminar la venta de permisos de importación, con lo que se encarecían los artículos importados, se eliminó el control y se estableció libertad completa de importaciones; se eliminaron, por ley, los agentes de la lotería, que recibían los billetes del Estado y los vendían con sobreprecio a los detallistas; se estaban haciendo los estudios para mecanizar toda la contabilidad del Estado, a fin de impedir los fraudes en los cálculos de impuestos, y en el momento del golpe estaba en vías de organización una comisión de compras que hubiera hecho imposible el cobro de comisiones.

Con sólo evitar los robos de los fondos ya recaudados y evitar la fuga de impuestos antes del cobro, el país hubiera podido hacer frente a sus gastos sin necesidad de aumentar impuestos, y hubiera podido destinar una parte importante de esos gastos a inversiones reproductivas y a obras de infraestructura. Y era problema de vida o muerte hacer lo último, pues la República Dominicana no tenía invertido en infraestructura ni la quinta parte de lo que debía tener. Puerto Rico, con un millón menos de habitantes y con la sexta parte de nuestro territorio, tenía en caminos, acueductos, escuelas, hospitales, puertos, aeropuertos, plantas eléctricas, puentes y otras obras no menos de dos mil millones de dólares; la inversión total dominicana en esas obras quizá no llegaba a los quinientos millones.

Durante años y años, la corrupción había sido rampante, descarada y organizada desde lo más alto del poder público; no iba a ser fácil, pues, acabar con ella. Pero por lo menos se sabía ya que en las alturas del poder público no se apoyaba la corrupción, sino que se perseguía, y poco a poco podría crearse el hábito de respetar los bienes del Pueblo. Pero la tarea era dura porque los beneficiados con la inmoralidad defendían su derecho a ejecutarla con más vehemencia que la que podían haber usado en defender derechos legítimos. Para esa gente, el que cometía delito era el Gobierno; cometía el imperdonable delito de ejercer y reclamar honestidad.

En la medida en que el Gobierno avanzaba en ese camino, la oposición se llenaba de santa cólera. Un comentarista de radio* —hay que llamarlo así, aunque no es comentarista el que se dedica a vociferar por la radio insultos, mentiras y vulgaridades— que había sido director del periódico del Gobierno bajo el Consejo de Estado, había hecho mal uso de fondos de la empresa y se le acusó ante los tribunales; pero cuando se le fue a detener con una orden judicial, líderes de la oposición —entre ellos el que había sido candidato presidencial de la UCN, el doctor Fiallo— rodearon al acusado, en un estudio de televisión que estaba transmitiendo —de manera que todos los televidentes que tenían puesta esa estación vieron el triste espectáculo—, y gritaron que allí estaba asesinándose la libertad de expresión, que ellos iban a dar sus vidas para salvarla; algunos reclamaron a voces que los militares derrocaran el Gobierno y hasta hubo quien solicitara que los matadores de Trujillo repitieran su acto heroico del 30 de mayo de 1961.

La intensidad de la corrupción puede medirse por ese episodio: los más altos líderes de la oposición se negaban a que la justicia actuara en un caso vulgar y corriente de abuso de confianza con dinero público. El caso era, en verdad, deprimente, pues en pocos países del mundo dos ex candidatos presidenciales podían reunirse para dar un espectáculo parecido. Como debía suceder, esos dos ex candidatos presidenciales Se trataba de Rafael Bonilla Aybar, alias Bonillita (N. del E.). firmaron el acta notarial que formó el gobierno golpista, y en una memorable fotografía tomada el 25 de septiembre aparecen esos líderes junto con los oficiales que unas horas antes habían acordado “organizar” la secuencia de las intendencias militares.

Y he dicho “como debía suceder”, porque la conspiración golpista fue también un producto natural de la corrupción en que una parte de la clase media cultivaba sus derechos a los privilegios ilegítimos.

La conspiración contra un Gobierno constitucional elegido por mayorías abrumadoras, en elecciones que todo el mundo reputó impecables, era una forma de robo; pues se le robó al Pueblo lo que el Pueblo hizo, y se le robó la esperanza, y el robo se cometió con nocturnidad, alevosía, acechanza y uso de armas.

El golpe del 25 de septiembre de 1963 fue un asalto, con todos los agravantes, y los que lo indujeron y los que lo realizaron cometieron un delito mucho más serio que el que había cometió aquel desdichado comentarista que había mal dispuesto de unos cuantos pesos, si bien en los dos casos había un mismo origen: corrupción. En ambos casos se perseguía un fin: disponer de lo ajeno; y sucedía que en ambos hechos lo ajeno  era del Pueblo dominicano.

Unos días después del golpe de Estado que llevó a Batista al poder en Cuba en el año 1952, oí a un negro de Jamaica, chofer de auto público en La Habana, decir algo que me impresionó. “Batista ha hecho esto porque es un hombre que no sabe perder, y el que no sabe perder no puede ser un buen ciudadano”. Yo me quedé pensando que el que no sabe perder no sabe tampoco ganar, y pretende ganar a la mala, arrebatándoles a otros lo que tienen. En pueblos de escaso desarrollo, donde los conceptos no se forman sobre bases seguras, se enseña el deporte para producir el puro desarrollo muscular y no se les da a los jóvenes deportistas de las escuelas la filosofía del deporte y su intención humana, que no es hacer hombres musculosos para que exhiban los bíceps en la playa o en fotos de concurso; es, también y sobre todo, formar mentalidad de equipo, carácter sobrio, enseñar a ganar un trofeo sin que produzca soberbia y perder un desafío sin que produzca humillación.

La corrupción tiene mil formas en nuestros países, y resulta que la corrupción corrompe, pues el ejemplo de actos ilícitos que no son penados y la exhibición de las ventajas que se compran con el producto del robo, van extendiendo la corrupción en diversos niveles. En el origen de las tiranías latinoamericanas está siempre el robo; robo ya hecho que se quiere defender o robo que va a hacerse; mantenimiento de privilegios obtenidos de mala manera por grupos sociales determinados y también avidez de robo por parte del que desea ser dictador. Y detrás de los robos llega el crimen, porque se hace necesario ocultar el robo y por tanto hay que suprimir las libertades públicas, y para suprimir las libertades públicas es forzoso establecer el terror, y el terror se establece matando.

Aunque hubo numerosas causas, todas coincidentes, para el golpe militar dominicano de 1963, la que lo determinó fue la corrupción. En mi viaje a México, adonde iba como invitado del presidente López Mateos a la celebración del aniversario de la independencia mexicana, me acompañaron el Ministro de las Fuerzas Armadas y el jefe de la aviación militar. Este último me presentó en el viaje un proyecto suyo para comprar aviones de guerra ingleses por seis millones de dólares.

Yo tenía informes acerca de la negociación. El jefe de la aviación militar había mantenido en el hotel Embajador varias entrevistas con agentes extranjeros, y en esas entrevistas se bebía y se hablaba más de la cuenta. Sólo a un inconsciente se le podía ocurrir que un país en quiebra, con el Pueblo muriéndose de hambre, estaba en condiciones de gastar seis millones de dólares en aviones de guerra. Ese general sabía, como todos sus compañeros de las fuerzas armadas, cuál era la situación económica del Gobierno, pues a menudo yo mismo le hablaba de ella; sin embargo su inconsciencia era tan notable que sin haber hablado conmigo había seleccionado el grupo de pilotos que iban a llevar esos aviones desde Inglaterra, y los había puesto a recibir lecciones de inglés.

La Comisión habitual de los compradores en las fuerzas armadas era de diez por ciento, aunque hubo casos, como el de la compra de baterías, en que se llegó al quince por ciento.

En las conversaciones del hotel Embajador el tanto por ciento se había fijado en veinte, es decir, en un millón doscientos mil  dólares. La tajada era demasiado grande, y valía la pena derrocar un Gobierno cuyo Presidente no estaba dispuesto a permitir que un millón doscientos mil dólares del Pueblo dominicano fueran a parar a una cuenta de ahorro de un banco de Miami o de Puerto Rico.

Yo retorné de México el día 19 de septiembre; el 23 se decidió el golpe; en la madrugada del 25, el golpe se había consumado.

Cobardía de líderes europeos dilata la crisis, aseguran expertos

bombaLa economía mundial se parece a la película ‘El día de la marmota’, donde cada día se repite una y otra vez, por la inteligencia limitada de los políticos que resuelven todos los problemas imprimiendo dinero, destacan expertos del conocido banco danés Saxo Bank.

Los políticos siguen enterrando la cabeza en la arena y la gente común en todo el mundo sigue sufriendo, empobreciéndose y arruinándose porque nadie quiere asumir la responsabilidad, indican.

Esta política beneficia a los bancos con exceso de peso, pero no puede sacar a la economía mundial del atascadero. Para salir de esta trampa, los líderes deben reconocer los problemas reales y comenzar una verdadera reforma, aconsejan los analistas de Saxo Bank en su pronóstico para el cuarto trimestre de 2012.

Las autoridades no realizan reformas, por ejemplo, del mercado de trabajo. La única herramienta para luchar contra la crisis y la recesión es imprimir dinero.

El resultado de esta política es la intensificación de la tensión social, no solo en los países con dificultades como España, Portugal e Irlanda, sino también, por ejemplo, en Alemania. El 10% de los alemanes más ricos posee el 53% de toda la riqueza del país. En 1998, sin embargo, la situación era diferente. Esto no es sorprendente. Ahora, la proporción de los salarios en relación con el PIB ha alcanzado el nivel más bajo desde 1940.

Desde el inicio de la crisis han pasado cinco años, pero los bancos centrales como en 2009, están tratando de llenarla con liquidez.

Según los expertos, las políticas macroeconómicas de las autoridades de la UE son claramente ineficaces: el desempleo sube mientras la economía se contrae. El riesgo de eventos inesperados e incontrolables disminuyó, pero aumentó el riesgo sistémico.

“Debido a la estupidez de los reguladores y la cobardía de los políticos, el mundo se ha convertido en un adicto a la liquidez y el programa de flexibilización cuantitativa simplemente no va a tener fin”, advierten los analistas.

En el cuarto trimestre de este año y en el primer trimestre de 2013 la actividad económica en el mundo se reducirá al mínimo, anticipan los expertos.

Europa se encuentra en el mismo círculo vicioso en el que se encuentra Japón: el Gobierno emite bonos, los bancos los compran, y luego los entregan en prenda al Banco Central. Como resultado, los mercados siempre se llenan de liquidez barata.

Además, la situación se agrava por nuevos retos como la desaceleración de la economía de China y el precipicio fiscal de EE.UU.

(Tomado de Russia Today)

Cosas del dinero que usted quizá no sabía

Español: Cristina Fernández, junto al titular ...
Español: Cristina Fernández, junto al titular del Fondo Monetario Internacional, Dominique Strauss Kahn, en la V Asamblea de la Clinton Global Initiative (Photo credit: Wikipedia)
¿Sabía usted que la empresa Exxon-Mobil ganó 9.907 millones de euros en dos años con un solo empleado en España y no tuvo que pagar un solo euro de impuestos? O que la empresa Foxconn, que fabrica los cristales endurecidos para las marcas más conocidas de smartphones, tuvo que poner redes en sus factorías para impedir que sus empleados, desesperados por las condiciones en que se les obliga a trabajar, se tirasen por las ventanas. ¿Conocía que el valor de las acciones de las quince empresas más grandes del mundo es equivalente al PIB de los 27 países de la Unión Europea y que el valor de los activos del Banco de Santander (1,6 billones) es mayor que el PIB de España (1,3)? O que solo nueve personas controlan un mercado que moviliza nada menos que 700 billones de dólares. ¿Sabía que actualmente los Estados solo crean directamente menos del 10% del dinero circulante porque el resto lo crean de forma intangible principalmente los bancos, y es por acceder a ese dinero virtual por lo que las economías europeas están endeudas y pagan en intereses más que el sueldo de todos sus empleados? Y que por cada euro que los bancos reciben en depósito ellos crean nuevos medios de pago -es decir, se inventan- por valor de entre cinco o diez euros más. Y ese es el dinero que prestan. En el caso de Francia, lleva pagados 1,1 billones de euros en intereses desde 1980 a 1996 para una deuda que era de 229.000. Es decir, si ese dinero lo hubiera financiado su banco central en lugar de los bancos privados se habrían ahorrado 914.000 millones de euros. España ha pagado ya tres veces la deuda pública que tenía en 2000 y todavía sigue debiendo casi el doble. En toda la Unión Europea se pagan 350.000 millones de euros a la banca privada en intereses.
¿Sabía que en la época de George Bush, entre 2002 y 2006, el 1% de los estadounidenses recibió el 78% de la renta que se creó en todo el país?

¿Sabía que en un solo edificio del paraíso fiscal de las islas Caimán están registradas 18.000 sociedades? Y que esos paraísos fiscales los utilizan para evitar impuestos el 83% de las grandes corporaciones de Estados Unidos, el 99% de las europeas y el 86% de las 35 mayores empresas españolas que cotizan en Bolsa. ¿Sabía que según un estudio de una de las revistas científicas más acreditadas en salud murieron 4,47 millones de niños durante el periodo 1990-2002 como consecuencia de las políticas de austeridad promovidas por el Fondo Monetario Internacional, casi tantos como judíos murieron en el holocausto? Y que quince años después de las políticas privatizadoras en la países que pertenecían a la Unión Soviética, once de ellos no han recuperado la esperanza de vida que tenían durante el comunismo.

Pues todo eso he podido saber yo con el libro de Vicenç Navarro y Juan Torres López Los amos del mundo. Las armas del terrorismo financiero (Espasa). Imagínense cuántas cosas más se pueden saber si el libro tiene doscientas páginas y lo que yo he contado cabe en una.

Pascual Serrano, Rebelión