Archivo de la etiqueta: El País

A LA DERECHA VENEZOLANA SE LE PELO EL BILLETE

Señaló Ignacio Ramonet

Con la guerra económica la derecha venezolana buscaba crear la atmósfera para un golpe de Estado

El periodista francés explicó que la burguesía implementó en el país el mismo manual de la CIA que acabó con gobiernos progresistas en Latinoamérica, como sucedió en Chile con el derrocamiento de Salvador Allende

A través de la guerra económica, la derecha buscaba crear las condiciones necesarias para impulsar un golpe de Estado contra el Gobierno constitucional del presidente venezolano Nicolás Maduro, así lo señaló el periodista de origen español Ignacio Ramonet.
“Esto se parece mucho al golpe de Estado, de manual de la CIA, que se llevó a cabo en varios país y el país que más recordamos, el más semejante a lo que se estaba haciendo aquí es lo que pasó en Chile, en los meses, semanas que precedieron al golpe de Estado del 11 de setiembre del 73”, dijo.
Explicó que la burguesía intentó generar una atmósfera para que los medios privados tuvieran elementos para desacreditar la gestión de Maduro y acusarlo de ser el causante de los problemas económicos generados por ellos mismos.
“Yo creo que el presidente Maduro ha entendido rápidamente, ha hecho una lectura muy inteligente de lo que estaba pasando y ha tomado iniciativas y estas iniciativas pues precisamente están empezando a dar resultados en todo”, precisó durante una entrevista en el programa Contragolpe, que transmite Venezolana de Televisión.
Indicó que el objetivo inmediato de la derecha era provocar una situación que la llevara a ganar las elecciones municipales del próximo 8 de diciembre, posteriormente relanzar la campaña de ilegitimidad contra el Gobierno Revolucionario y seguidamente lanzar un referéndum revocatorio contra el Presidente.
“Esta posibilidad de derrocar al Presidente, yo pienso que era la operación que estaba montada y yo creo que el presidente Maduro la ha desmontado y la está desmontando”, subrayó el director de Le Monde Diplomatique.
El escritor expresó que la oposición subestimó al jefe de Estado, pues este sector no se imaginaba que tomaría el conjunto de decisiones económicas que ordenó para proteger al pueblo contra delitos como la especulación, el acaparamiento y la usura.
Ramonet destacó que al mandatario nacional se le ha visto en las últimas semanas “dirigiendo un verdadero Estado Mayor, con una actitud de mariscal de campo, presente en todas las batallas (…) un hombre que está en todos los frentes y que está muy presente con una voluntad muy ofensiva”.
Aplaudió las políticas económicas ejecutadas en el país, pues consideró que es necesario que se establezca un control de ganancias para los empresarios, tal como sucede en otras naciones, incluyendo las más desarrolladas del mundo.
T / Yorcellys Bastidas

 

La presencia de inmigrantes haitianos en

Unidad de Políticas PúblicasLa presencia de inmigrantes haitianos en República Dominicana

El aumento de la cantidad de nacionales haitianos que emigran a República Dominicana ha sido un temamuy debatido en los medios de prensa dominicanos. La ciudadanía tiene la percepción de que hay millonesde ellos residentes en el país y que cada día llegan más. Para contrastar esta percepción general con lasituación real, este ensayo utiliza la información que publicó la Facultad Latinoamericana de CienciasSociales (FLACSO-RD), en conjunto con la Organización Internacional de Migraciones (OIM), en 2004 y losresultados de la Primera Encuesta Nacional de Inmigrantes en la República Dominicana (ENI-2012) de laOficina Nacional de Estadística (ONE).

11 de septiembre de 2013

 El pasado 16 de mayo de 2013 se unió al equipo de investigadores del Observatorio Político Dominicano (OPD) la jovenestadounidense de origen dominicano Samantha García. Samatha es estudiante meritoria de Economía y Psicología de la Universidad de Yale, New Haven, Estados Unidos. Además, es una destacada miembro de la Asociación de EstudiantesDominicanos de Yale, un espacio donde los estudiantes que asisten al centro de altos estudios comparten experienciasculturales

y se educan sobre las costumbres y tradiciones dominicanas.

Samantha estuvo  adscrita en calidad de pasante en la Unidad de Políticas Públicas del OPD durante los meces de mayo-juliode 2013.

Introducción

En mayo de 2013, Listín Diario publicó un artículo donde informó que las autoridades brasileñas impidieron la entrada a su territorio de decenas de ciudadanos haitianos indocumentados. Tras expresar su preocupación ante el creciente flujo de inmigrantes haitianos irregulares a su país, el grupo fue deportado a República Dominicana en lugar de ser enviado a su país de origen (Castro, 2013). Este hecho ilustra la encrucijada en que se encuentra República Dominicana ante la gran cantidad de haitianos que cruzan la frontera, permanecen en el país irregularmente, o utilizan el país como trampolín para llegar a otros países.

Existe la percepción entre los ciudadanos dominicanos de que por lo menos un millón de haitianos vive en el país, la mayoría en condiciones irregulares (FLACSO, 2004). Además, tienen la impresión de que cada día llegan más.

Durante mucho tiempo no existió un control que proporcionara una cifra fiable de la cantidad de inmigrantes haitianos permanentes en el país. Por ejemplo, las estimaciones de migrantes haitianos del pasado, basadas más en conjetura que en métodos científicos, estimaron su población en 833,474 (Báez-Evertsz et al., 2005).

En los últimos años, contar con un mecanismo que permitiera censar la población haitiana en el país se convirtió en una necesidad. Los centros locales de migración quisieron determinar la cantidad de inmigrantes presentes y conocer las características del grupo mediante la aplicación de encuestas con una base científica. Los resultados ayudarían al Gobierno Central a avanzar en el desarrollo de políticas, programas y acciones relativas al estatus migratorio (FLACSO, 2004). En adición, el estudio de la migración haitiana podría ser útil al momento de determinar si las leyes migratorias y los métodos de investigación de casos de inmigrantes irregulares son eficaces.

Hasta el presente, hay dos encuestas publicadas y ambas coinciden con los censos nacionales de 2002 y 2010. En 2004, la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO) publicó la Encuesta sobre inmigrantes haitianos en República Dominicana, la primera de su tipo en la historia dominicana. En 2012, la Oficina Nacional de Estadística (ONE) publicó la Primera Encuesta Nacional de Inmigrantes en República Dominicana, que incluye a los inmigrantes de todos los países, con especial atención en los de nacionalidad haitiana. Esta última encuesta podría mostrar un aumento en las cifras de inmigrantes haitianos, teniendo en cuenta el sismo que devastó Haití en 2010 y su impacto en las migraciones hacia territorio dominicano. La precisión de las cifras se puede determinar al comparar ambos estudios, dados los antecedentes ya conocidos sobre la migración haitiana.

Ambas encuestas, objeto de este ensayo, fueron justificadas en parte para investigar cómo ha progresado la migración fuera del conocimiento y del control de las autoridades del país, y proveer datos concretos sobre el perfil de los inmigrantes haitianos en el presente.

Guía para analizar la migración

Los migrantes son reconocidos generalmente como las personas y sus familiares que van a otro país o región con miras a mejorar sus condiciones sociales y materiales y sus perspectivas de vida. Asimismo, se aplica a las personas que se establecen fuera de su país de origen por la duración de un trabajo de temporada (cosechas agrícolas), llamados “trabajadores de temporada” o temporeros.

Siendo un fenómeno tan complejo, la migración es difícil de caracterizar teóricamente de una manera comprensiva. Se han hecho numerosas contribuciones, pero el modelo Push-Pull es uno de los más influyentes1. Concibe la migracióncomo impulsada por un conjunto de factores de presión (Push) existentes en el país de origen (pobreza, desempleo, la falta de tierras, hacinamiento, represión política, desigualdad social, pobres perspectivas de matrimonio, etc.), y por factores de atracción (Pull) que operan desde el país de destino (mejores ingresos y perspectivas de empleo, educación y bienestar, buenas condiciones ambientales y de vida, libertad política etc.). En la versión de Lee (1966) de este modelo, existen obstáculos en el camino de un lugar a otro que se han de superar: distancia física, el costo del viaje, las barreras culturales ‒como el idiomay las diferentes formas de vida‒, las fronterasy las restricciones a la inmigración.

Los factores personalestambién cuentan en este modelo: las personas reaccionan de manera diferente a distintas combinaciones de atracción y presión, de acuerdo a su situación económica, etapa de vida y personalidad.

Otros autores han argumentado que la migración internacional, en especial de tipo laboral, es dirigida principalmente por factores de atracción (Pull). Para Piore, (1979), el factor dominante es el poder estructural de la demanda de ciertos tipos de mano de obra barata y flexible. Esto se vincula a la presencia en países industrializados de un mercado de trabajo dual: un mercado primario de trabajos seguros y bien remunerados para los trabajadores nativos, y uno secundario para los trabajos de baja cualificación, bajos salarios, inseguros y generalmente duros, en fábricas y el sector servicios, ocupado generalmente por trabajadores migrantes, ya que los trabajadores locales los evitan.

Los migrantes aceptan estos nichos porque no tienen poder de negociar colectivamente ‒en especial si son indocumentados‒y porque prefieren los salarios devengados a la pobreza y el desempleo que enfrentaban en su país de origen. Los modelos de este tipo tienden a considerar que los migrantes son sujetos pasivos en los procesos que dicta la acumulación de capital. Mientras millones de personas que emigran son explotadas de manera cruel y sistemática, otros progresan y prosperan. En adición, la migración no imita fielmente los canales de penetración del capital, sino que se desarrolla en patrones de oportunidades que surgen en diversas partes del mundo (King, 2012).

Otro factor a tener en cuenta es el rol del Estado en los patrones migratorios. Estudios realizados desde la perspectiva de la economía política concluyen que las políticas de inmigración de los países receptores ‒sistemas de cuotas, regulaciones de entrada, duración de la estadía, visas de trabajo y ciudadanías‒moldean directamente el volumen, dinámica y patrones geográficos de los flujos migratorios internacionales.

Por último, las redes personales y sociales son el vinculo teórico que permite ir mas allá de las teorías Push-Pull y conectar las razones individuales para migrar con el entorno macrosocial. Igualmente, contribuyen a dilucidar las causas iniciales de la migración, su perpetuación y difusión en el tiempo. Según Arango (2004:28), las redes permiten predecir la migración futura, ya que tienen un efecto multiplicador que perpetua la migración, proveyendo información y contactos para dirigir a los migrantes a destinos particulares donde encuentran apoyo, alojamiento y ayuda para encontrar trabajo; sin embargo, tarde o temprano tienden a declinar en fuerza y alcance. Dentro de ellas existen los fenómenos del contrabando y el tráfico, que transporta migrantes entre las fronteras y los explota por medio de deudas, como en el caso del tráfico sexual.

Antecedentes de la migración haitiana

La migración haitiana hacia República Dominicana inició durante la ocupación norteamericana de 1916, cuando los militares estadounidenses tomaron el control de la economía dominicana para equilibrar el presupuesto del país y crear proyectos para acelerar el crecimiento económico (Haggerty, 1989). Una de sus iniciativas fue la importación de braceros para cultivar caña para la industria azucarera. Al principio, los trabajadores fueron cocolos, un grupo étnico originario de las Antillas Mayores, pero tras la desocupación, la mayoría de los braceros era de origen haitiano (“Un país de migrantes, s.f.).

Los haitianos emigraban a República Dominicana para cumplir trabajo agrícola bajo un contrato. Los dueños de las haciendas del país notificaban al gobierno el número de trabajadores que necesitaban para la temporada y entonces se contactaba al gobierno haitiano para que enviara al país a los haitianos dispuestos a trabajar (FLACSO, 2004). A todos los contratados se les proveía de un carné de identidad que expiraba al final del contrato laboral; por lo tanto, si los trabajadores se quedaban en el país, se convertían en residentes irregulares (FLACSO, 2004).

Durante la década de los años 80, la economía se expandió fuera de los productos agrícolas, lo que derivó en la necesidad de una mano de obra barata para el creciente mercado de negocios. Como los dominicanos rechazaban los trabajos con salarios tan mínimos, los inmigrantes haitianos cumplieron la demanda de fuerza laboral (Abreu et al., 2012).

Factores de migración

En general, existe un consenso de que el factor determinante de la migración haitiana hacia el país es la pobreza. El volumen de la migración no solo se asocia con la distancia, sino con la cantidad de oportunidades y obstáculos en cada lugar.

La degradación ecológica que ha sufrido Haití desde la década de 1970 aumentó la pobreza y la migración. La tierra fue erosionada por la tala de árboles para producir carbón y por el cultivo de tierra marginal, lo que contribuyó a la desaparición de la capa fértil. La erosión ha hecho que muchas granjas pequeñas sean inviables y vulnerables a sequías e inundaciones. Al mismo tiempo, el sector manufacturero, que empleaba en maquiladoras 100,000 personas a principios de la década de 1990,  colapsó en el año 2000 debido a la inestabilidad política, la competencia regional y el fin de la Iniciativa de la Cuenca del Caribe promovida por Estados Unidos (Ferguson, 2003).

En adición, la economía dominicana  es 7.5 veces más grande que la haitiana. El PIB per cápita de los haitianos es apenas 13.4 % del de los dominicanos y aproximadamente el 78-80 % de los haitianos vive en pobreza extrema (Banco Mundial, 2013). Según la ENI-2012, antes de emigrar, los inmigrantes haitianos tenían una tasa de desocupación abierta de 40.5 %, lo que indica que el desempleo es un factor determinante de la migración.

Esta diferencia de ingresos es el principal determinante de los flujos migratorios desde Haití hacia el país. Otros motivos, ya sean familiares, de estudio y de mejoría en las condiciones tienden a estar ligados a las oportunidades de empleo.

La existencia de diferentes niveles salariales entre Haití y República Dominicana y la poca distancia a cubrir para emigrar, mantienen un continuo flujo migratorio a través de la frontera, como señala Aristy Escuder (2010). Una vez en el país, los migrantes haitianos se integran rápidamente a las labores productivas en áreas rurales y urbanas, generalmente por medio de acuerdos verbales.

Sectores de la economía dominicana dependen de la mano de obra haitiana ‒abundante y barata‒para funcionar y mantener sus márgenes de ganancia. Los renglones que más dependen de la migración haitiana son la producción de café,  arroz, banano,  caña de azúcar y la construcción, que representan en conjunto un 14 % del PIB (Abreu et al, 2012).

Magnitud de la migración haitiana

La pregunta que genera mayor interés de las dos encuestas es el total de inmigrantes haitianos en el país. Desafortunadamente, la encuesta de 2002 no publicó un dato estimado,  sin embargo, las cifras ofrecidas por la encuesta de 2012 pueden ser relacionadas con las de los censos nacionales de 2002 y 2010.

El censo de 2002 publicó que el 1.12 % de la población nació en el extranjero, mientras que el de 2010 registró que el 4.19 % nació en otro país (ONE, 2002; ONE, 2010). Estos porcentajes incluyen inmigrantes que no son de origen haitiano.

Como se puede apreciar en la tabla no. 1, la encuesta de 2012 publicó que había 458,233 inmigrantes haitianos, el 4.7 % de la población dominicana y la población inmigrante total era el 5.4 % de la población (ONE, 2013). Dado que el porcentaje de la población inmigrante haitiana es ahora mayor que el porcentaje de la población inmigrante total de 2002 y 2010, es cierto que ha ocurrido un aumento en la migración haitiana en los últimos años.2

Tabla No. 1
Migración haitiana según cada encuesta

Categoría

FLACSO 2004

ENI-2012

Población total de RD

8,600,000

9,716,940

Total de inmigrantes haitianos

Nd

458,233

Porcentaje de inmigrantes haitianos hombres

75.5 %

65.4 %

Porcentaje de inmigrantes haitianos mujeres

22.4 %

34.6 %

Edad: entre 18 y 24 años

37.6 %

~28.8 %

Edad: entre 25 y 29 años

23.8 %

~22.9 %

Edad: entre 30 y 39 años

19.9 %

~24.4 %

Edad: entre 40 y 49 años

10.2 %

~8.4 %

Edad: 50+ años

7.9 %

~7.02 %

Fuente: Elaboración propia con información de la Encuesta sobre inmigrantes haitianos en República Dominicana (FLACSO, 2004) y la Primera Encuesta Nacional de Inmigrantes en la República Dominicana (ONE, 2013).

La gran mayoría de inmigrantes haitianos son jóvenes entre 18 y 30 años de edad (ONE, 2013). Este grupo de edad es, después de todo, el que compone la mano de obra, especialmente en la agricultura y la construcción.  Además, “mientras más joven sea una persona, mayor será el valor presente de su flujo esperado de ingresos” cuando emigran a un país de mayor desarrollo económico (Abreu et al., 2012:128). Es notable el hecho de que para el 2012 se registraron aproximadamente 38,825 inmigrantes haitianos menores de 15 años, dato que no apareció en la encuesta anterior.

El predominio  de los inmigrantes hombres en la población migrante continúa, aunque parece tener una tendencia decreciente: cerca del 65 % de los inmigrantes haitianos son hombres, menos que el 75 % reportado en el 2002. El aumento en la cantidad de mujeres migrantes de 22 a 34 % en menos de una década puede indicar un cambio importante en los patrones migratorios.

En promedio, aproximadamente 58 % de los migrantes haitianos se concentra en el grupo de edad de 18-34 años. De otra parte, se destaca la reducida proporción de niños y niñas de 0 a 14 años, que es de 8.4 %. (ONE, 2013).

Características de la migración haitiana

En general, la población migrante haitiana en República Dominicana está compuesta de tres grupos: uno pequeño de migrantes legales y documentados, una amplia comunidad de residentes de largo plazo que nacieron en Haití y una población trashumante de trabajadores temporales haitianos.

De los inmigrantes con permanencia continua hasta la fecha de la encuesta, se tiene que el 38.6 % llegó recientemente, entre el 2010 y 2012; el 23.6 % llegó entre el 2006 y 2009, el 18.5 % entre el 2000 y 2005, y el 17.3 % antes del 2000. Esta reciente oleada tiene su explicación más probable en el terremoto que sacudió Haití y destruyó gran parte de su infraestructura en 2010, dejando a miles de personas muertas y desamparadas.

Sobre la base de los resultados de la encuesta realizada en 2004, FLACSO desarrolló la idea de una “nueva migración haitiana” (p. 11). Este concepto se refiere a la flexibilidad de los trabajadores haitianos: ahora que no trabajan bajo un contrato, o están aislados en el campo, pueden cambiar de trabajo en función de la disponibilidad, en lugar de regresar a Haití. La encuesta predijo que los haitianos permanecerían en suelo dominicano por más tiempo, a diferencia de la migración transitoria predominante en el pasado, aunque recalcó que el deseo final de los haitianos era volver a su país (FLACSO, 2004). Las entrevistas revelaron que el 83 % de los inmigrantes todavía tenía familia en Haití, o sea que estaban obligados a regresar. El patrón de migración del pasado fue el apoyo para la teoría de la FLACSO.

Es posible, además, que este patrón de regreso obedezca a mantener sus nacionalidades haitianas. La Constitución haitiana (1987) indica que quienes residen continuamente fuera del país después de una migración irregular pierden su nacionalidad.

Tabla No. 2
Características de los inmigrantes haitianos

Categoría

FLACSO 2004

ENI-2012

Motivo para migrar: trabajar

73.9%

45.2%

Motivo para migrar: permanecer en RD

14%

25.7%

Motivo para migrar: estudiar

0.78%

7.5%

Estado conyugal: unida

39.3%

39.9%

Estado conyugal: casado

19.8%

13.1%

Estado conyugal: soltero

39.8%

39.1%

Tipo de trabajo: agricultura

41.1%

35.7%

Tipo de trabajo: construcción

38.1%

25.9%

Migración única

47.5%

75.9%

Migración dos veces o más

52.2%

22.7%

Salud: los que habían estado enfermos

66.2%

29.9%

Los que poseen acta de nacimiento haitiana

89.4%

92.6%

Los que poseen cédula haitiana

62.9%

51.9%

Los que poseen pasaporte haitiano

36.5%

37.8%

Los que poseen acta de nacimiento dominicana

4.4%

Nd

Los que poseen cédula dominicana

6.1%

Nd

Los que poseen pasaporte dominicana

2.4%

Nd

Salud: los que habían estado bien de salud

33.1%

69.2%

Salud: los que recibieron atención por su enfermedad

60%

66.1%

Salud: los que no recibieron ninguna atención profesional

38%

10.4%

Alfabetizados 29.4% en español

57% en creole

71.7%

No alfabetizados69.8% español 

41.6% creole

28.3%

 

Fuente: Elaboración propia con información de la Encuesta sobre inmigrantes haitianos en República Dominicana (FLACSO, 2004) y la Primera Encuesta Nacional de Inmigrantes en la República Dominicana (ONE, 2013).

Una comparación de las dos encuestas muestra que la conclusión y predicción de una “nueva migración haitiana” fue certera. La encuesta de 2012 demostró que los inmigrantes se adaptaron gradualmente para hacer una migración única. En 2004, el 47.5 % de los entrevistados cumplió una migración única (FLACSO, 2004), pero para el año 2012, este porcentaje aumentó a 75.9 % (ONE, 2013), para un incremento de 59.7 % de los que están mudándose a República Dominicana con carácter permanente.

Otro aspecto especialmente importante de esta “nueva migración” es el hecho de que la población inmigrante se ha expandido en casi todas las actividades económicas del país. En 2004, las áreas que concentraron el mayor porcentaje de inmigrantes fueron la agricultura (41.1 %) y la construcción (38.1 %), pero ya para 2012 estos porcentajes se redujeron a 35.7 y 25.9 % respectivamente, mientras que los sectores de comercio (16.5 %) y otros servicios (10.4 %) cobraron importancia.

En el gráfico siguiente se puede apreciar la distribución actual de la mano de obra haitiana.

Sobre la base de estos porcentajes, salta a la vista un cambio sustancial en la forma de los inmigrantes integrarse a la fuerza laboral del país. Resulta notable que solo el 12.0 % de los inmigrantes haitianos asalariados (el 12.3 % de los hombres y el 10% de la mujeres) expresaran en la ENI-2012 que tenían un contrato de trabajo por escrito.

De hecho, en los renglones informales no-agrícolas (establecimientos con menos de cinco empleados, personas que laboran por cuenta propia,  independientes, así como los trabajadores no remunerados y el servicio doméstico) hay una fuerte presencia de migrantes: el 61 % de los inmigrantes indocumentados trabaja en ventas informales y el resto labora como profesionales, técnicos, albañiles, guardianes y choferes, entre otros. (Abreu et al, 2012)

El concepto de la “nueva migración haitiana” se hace también evidente en el motivo para migrar. En 2004, el 73.9 % emigró para trabajar (FLACSO, 2004), porcentaje que disminuyó a 45.2 % en 2012, cuando el 25.7 % lo hizo para permanecer y el 7.5% para estudiar. Los dos últimos porcentajes aumentaron significativamente en comparación con el año 2004, cuando la intención de establecerse era 14 % y la de estudiar apenas 0.78 % (ONE, 2013). Se esperaría que este aumento de la cantidad de migrantes con intenciones de permanecer implique que sus cónyuges y familiares, poco a poco vayan ingresando al país, pero la gran mayoría de los inmigrantes, el 80.4%, no mostró intenciones de traer familiares al país, mientras 19.6 % indicó que pensaba traer algún familiar.

Esto puede obedecer más bien a la edad de los inmigrantes: cada vez son más jóvenes. Mientras antes venían hombres mayores y casados, hoy son trabajadores jóvenes solteros y estudiantes: casi 40 % de los hombres haitianos vino al país en forma solitaria y 43.5 % llegó junto a otros familiares y amigos (ONE, 2013). La variación más notable fue el porcentaje de inmigrantes haitianos casados, que disminuyó  de 19 a 13 %, mientras que el porcentaje de inmigrantes en unión libre se mantuvo prácticamente estático en 33 %  (FLACSO, 2004; ONE, 2013). Este cambio podría guardar relación con el aumento del número de emigrantes permanentes.  Ahora que los haitianos emigran para permanecer en el país, no es tan común tener una familia pre-establecida.

La gran mayoría (76 %) de los inmigrantes haitianos señaló tener familiares o amigos en el país antes de migrar, debido a la antigüedad del sistema migratorio y volumen de la migración desde el país vecino. Las mujeres indicaron en mayor proporción que los hombres que tenían familiares o amigos en el país antes de migrar. Estas son las redes que proveen el apoyo crucial para los nuevos migrantes.

El porcentaje de mujeres haitianas inmigrantes también va en aumento: 54.5 % mayor en comparación con la encuesta de 2002. La “feminización” de la migración haitiana indica que el papel de las mujeres migrantes ha cambiado, de acuerdo con un dato suministrado por Bridget Wooding, una directora del Observatorio Migrantes del Caribe (OBMICA). O sea, con más frecuencia, las mujeres son las encargadas de la casa y mantienen a la familia. También es posible que migren para escapar de la violencia sexual, lograr un nivel de educación más alto o puede reflejar una nueva independencia de las mujeres haitianas (Wooding, 2007).

Entre los inmigrantes haitianos se presentan dramáticas desigualdades de género, con más del doble de los hombres ocupados en relación a las mujeres. La proporción de las mujeres no ocupadas que buscaron trabajo es casi el doble de la de los hombres, y cuatro veces más mujeres reportaron no estar ocupadas y no haber buscado trabajo. Las mujeres son muy visibles en el comercio informal en mercados rurales y urbanos, y en algunos sectores agrícolas. El activo comercio minorista fronterizo de bienes está dominado por mujeres. El turismo también ofrece oportunidades, mayormente por la venta de artículos a turistas.

Es también posible que la feminización de la migración haya afectado el porcentaje de los casados.En el caso de las mujeres, el 15.4 % vino junto a su esposo o compañero, el 12.1 % con hermanos y 9.2 % con sus padres.

La mayoría de los inmigrantes solo posee documentos haitianos, un hecho que no cambió significativamente entre 2004 y 2012. La cantidad de haitianos sin documentos dominicanos responde al alto número de inmigrantes que cruza la frontera de manera irregular, lo que reduce la posibilidad de obtener documentos de identificación dominicanos o de naturalizarse en el país (Fernández, 2004). El hecho de que las leyes haitianas prohíban la doble nacionalidad es un factor que tampoco les hace posible obtener documentos dominicanos sin perder su nacionalidad haitiana (Haití, 1987).

El número de inmigrantes haitianos alfabetizados parece haber aumentado. La encuesta de 2004 preguntó a los entrevistados en qué idioma son alfabetizados, mientras que la de 2012 solo cuestionó si sabían leer o escribir (FLACSO, 2004; ONE, 2013). En el IX Censo Nacional de Población y Vivienda 2010, el 77.1 % de la población estaba alfabetizada y el 22.9 % era analfabeto (Oficina Nacional de Estadística, 2010), en comparación con el 71.7 % de inmigrantes haitianos alfabetizados y el 28.3 % analfabetos en 2012 (ONE, 2013).

La mejora del nivel de educación de los inmigrantes también es evidente. En 2012, había ocho veces más inmigrantes estudiantes que en 2004. El aumento de inmigrantes haitianos universitarios fue confirmado por una encuesta del Banco Central en 2011. La encuesta concluyó que el 73.5 % de estudiantes extranjeros era de nacionalidad haitiana, porcentaje que rondaba por 69.0 % en 2009 (Albizu et al., 2012).

Los cambios en el estado de salud son difíciles de observar. La encuesta de 2004 preguntó al entrevistado si había estado enfermo durante su residencia en República Dominicana, mientras que la de 2012 preguntó si el entrevistado había estado enfermo en los 12 meses anteriores a la entrevista (FLACSO, 2004; ONE, 2013). Como hay una diferencia significativa en el rango de tiempo, las respuestas no son comparables. Sin embargo, es claro que la salud de los inmigrantes haitianos en general ha mejorado debido a mayores facilidades de acceso a profesionales médicos. El porcentaje de inmigrantes que no había recibido atención médica al estar enfermos disminuyó 72.6 % entre 2004 y 2012 (FLACSO, 2004; ONE, 2013).

Conclusión

De acuerdo con las encuestas, la mano de obra haitiana se ha extendido entre 2004 y 2012, los inmigrantes son más educados debido a la disminución de los que no están alfabetizados y al aumento de los que emigran para estudiar. Las condiciones en que viven en República Dominicana han cambiado: ahora tienen más acceso a profesionales médicos. La observación más pertinente es la actualización de la “nueva migración haitiana,” que ahora consiste en haitianos que emigran al país para quedarse y colocarse en distintos sectores y oficios, y no recluirse en los campos cañeros, convirtiéndose en una masa flexible que  deambula por todo el país.

La encuesta de 2012 fue publicada en abril de 2013, por lo que su estimado de los inmigrantes haitianos en el país es el más actualizado. Aproximadamente, unos 458,233 residen en el país. Es muy probable que esta cifra siga aumentando, pues el inmigrante haitiano promedio no tiene otra opción para  emigrar que República Dominicana. Como explicó Abreu et al. (2012:15), “el objetivo [de] los haitianos que vienen hacia República Dominicana [es] buscar una mejor vida en un país de mayor desarrollo relativo, para mejorar su condición económica y social y la de sus familiares”.

Además, lo más probable es que siempre haya trabajo disponible para los inmigrantes haitianos en República Dominicana. El ingreso de los inmigrantes haitianos a la fuerza laboral del país crea un círculo vicioso. Normalmente, el número de trabajadores dispuestos y capaces para trabajar aumenta proporcionalmente con el salario ofrecido por el empleador. Los inmigrantes haitianos siempre están dispuestos a trabajar por salarios mínimos, por lo que nunca hay una carencia de trabajadores que inspire a las empresas a aumentar los salarios que ofrecen.  Debido a este círculo vicioso que deja espacio para los trabajadores haitianos, estos siempre tendrán razón para emigrar al país. No importa cuán mínimos encuentren los dominicanos dichos salarios, para los inmigrantes haitianos esos salarios serán mejores que los que recibirían en Haití.

Aunque los dominicanos tal vez piensen que hay más haitianos en el país, esta imagen popular difiere de la realidad. Los inmigrantes haitianos no exceden el medio millón, mientras muchos creen que hay más de un millón. Como explicó Juan Temístocles Montás, quien presentó la encuesta del 2012 al público en nombre de la ONE:

Existe la tendencia en nuestro país a creer que donde hay 50 son 500 y donde hay 500 son 5 mil y donde hay 5 mil hay 50 mil y con eso hay que tener mucho cuidado y traigo esto a colación, porque una cosa es la percepción de lo que pueda ser población de inmigrantes en República Dominicana y otra cosa es la realidad” (“Confirman”, 2013).

Las encuestas ponen fin a las asunciones y a las percepciones confusas de los dominicanos sobre la presencia de inmigrantes haitianos en República Dominicana.

Bibliografía

Abreu, S. et al. (2012) Condición y aportes de la mano de obra de origen haitiana
a la economía dominicana. Santiago de los Caballeros, República Dominicana:
Centro de Formación y Acción Social y Agraria (CEFASA).

Albizu, H.V. et. Al. (2012). Encuesta sobre gastos de estudiantes extranjeros en la República
Dominicana. Santo Domingo: Banco Central de la República Dominicana.

Arango, J. (2004). “Teorías de la migración internacional”. En D. Joly (ed.), Migración
internacional y el nuevo milenio. Aldershot: Ashgate.

Artola, J., & Silié, R. (2004) Encuesta sobre inmigrantes haitianos en República Dominicana.
Santo Domingo: Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales & Organización
Internacional de Migraciones (OIM).

Asamblea Nacional (2010). Constitución de la República Dominicana. Santo Domingo:
Rodríguez Del Orbe, A.

Báez-Evertsz, F. et al. (2005). Informe Nacional de Desarrollo Humano: Hacia una
inserción mundial incluyente y renovada. Santo Domingo, República Dominicana:
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). Recuperado desde
http://odh.pnud.org.do

Banco Mundial (2013). PIB en US$ corrientes, PIB per cápita en US$ corrientes.
Recuperado de http://datos.bancomundial.org

Castro, R.  (2013, 21 de mayo).  Indocumentados: Decenas de haitianos son devueltos
de Brasil a la RD. Listín Diario. Recuperado desde http://www.listin.com.do

Centro de Formación y Acción Social y Agraria. (2011). La Resolución 12-07. Recuperado
desde http://cefasa.com

Confirman RD residen 524,632 de inmigrantes la mayoría haitianos de más 9 millones
dominicanos. El Nacional (2013, 1 de mayo).  Recuperado desde
http://www.elnacional.com.do

Congreso Nacional (2004). Ley General de Migración, No. 285-04. Recuperado
desde http://www.seip.gob.do

Congreso Nacional (2004). Ley General de Migración, No. 285-05, Reglamento
631-11 Recuperado desde http://www.consuladord.com

Constitución de Haití (1987). Recuperado desde http://www.wipo.int

Diputados someten proyecto anula resolución JCE sobre derechos dominicanos de
ascendencia haitiana. El Nuevo Diario (2013, 4 de mayo). Recuperado desde
http://www.elnuevodiario.com.do

Ferguson, J. (2003). Migration in the Caribbean: Haiti, the Dominican Republic
and beyond. Minority Rights Group International: UK

Fundación Global, Democracia y Desarrollo.  (n.d.).  Un país de migrantes.
Recuperado desde http://www.dominicanaonline.org

Haggerty, R.A.  (1989).  Ocupación por los Estados Unidos, 1916-24.  Recuperado desde
http://countrystudies.us/dominican-republic/10.htm

King, R. (2012). Teorías y tipologías de la migración. Malmö: Malmö Institute for
Studies of Migration, Diversity and Welfare (MIM).

Lee, E. (1966). Una teoría sobre la migración. Demography 3(1), 47-57.

Movimiento.  Recuperado desde http://reconoci.do/movimiento

Oficina Nacional de Estadística (ONE).  (2002).  VIII Censo Nacional de Población
y Vivienda 2002. Recuperado desde http://onedatabase.indotel.net.do

Oficina Nacional de Estadística (ONE).  (2010).  IX Censo Nacional de Población y Vivienda 2010.
Recuperado desde http://redatam.one.gob.do

Oficina Nacional de Estadística (ONE) (2013). Primera Encuesta Nacional de Inmigrantes en la
República Dominicana (ENI-2012). Santo Domingo: Oficina Nacional de Estadística (ONE).

Piore, M.J. (1979). Aves de paso: Mano de obra migrante y sociedades industriales. Nueva York:
Cambridge University Press.

Todaro, M. P. (1969). Un modelo de migración laboral y desempleo urbano en países menos
desarrollados. American Economic Review 60: 138-148.

Wooding, B.  (2007).  La mujer migrante como agente de cambio: La experiencia dominicana.
El Salvador: Red Regional de Organizaciones Sociales para las Migraciones.


1. Abundar sobre las teorías y perspectivas de la migración se escapa de los límites de este trabajo. Vea Lee (1966) y Todaro (1969) para algunos acercamientos teóricos clásicos a la migración, y King (2012) para una visión de conjunto de las teorías sobre migración hasta la fecha.

2. Ha de notarse que las cifras reportadas por las encuestas de inmigrantes son estimaciones de la población general sujetas a un margen de error estadístico, por lo que deben ser interpretadas como aproximaciones a la realidad.

Paso a paso: ¿Qué nos espera si se produce el ataque contra Siria?

Publicado 1 minute ago por 

 

Lucha y ejemplo en Frederick Douglass

Frederick Douglass portrait

 

A propósito del libro de Frederick Douglass,“Vida de un esclavo americano, escrita por él mismo” (Capitán Swing, 2010; presentación de Angela Y. Davis)

Los dos iconos afroamericanos más importantes del siglo XX, Malcolm X y Martin Luther King Jr., son figuras bastante conocidas fuera de su país. El siglo XIX estadounidense, en cambio, tan rico en fascinantes ejemplos de esclavos fugitivos que acaban convirtiéndose en agitadores abolicionistas, aún no ha sido integrado en nuestra memoria popular. La aparición de una nueva traducción de Vida de un esclavo americano (1845) de Frederick Douglass, gracias a la encomiable apuesta de la editorial Capitán Swing y al excelente trabajo de los traductores Carlos García Simón e Íñigo Jáuregui Eguía, representa una meritoria contribución a la popularización del personaje más relevante de la historia afroamericana del siglo XIX. La obra abarca la vida de Douglass como esclavo en el estado meridional de Maryland, su fuga al Norte y los primeros tiempos como esclavo fugitivo en Massachusetts. También incluye uno de sus discursos más célebres, con motivo de la fiesta nacional del 4 de julio, donde reflexiona sobre las contradicciones de una nación fundada en los ideales emancipadores de la Ilustración y penosamente enriquecida por la negación radical y sistemática de estos mismos ideales a una parte considerable de su población.

En Vida de un esclavo americano queda fuera, pues, la mayor parte de la vida de Douglass, ya en libertad, cuando se convirtió en un famoso e influyente líder abolicionista, destacado militante del sufragio femenino –del que hizo una vehemente defensa en la histórica Convención de Seneca Falls de 1848–, fiel amigo de la libertad irlandesa, infatigable defensor de los derechos del mundo del trabajo y, durante un breve periodo de tiempo, máxima autoridad diplomática de Estados Unidos en la República de Haití.

La obra de Frederick Douglass es el ejemplo más destacado de la narrativa de la esclavitud afroamericana. A pesar de todo, el autor es relativamente poco conocido entre nosotros. Probablemente, buena parte de esta ignorancia se explica por el injusto olvido del que ha sido víctima en Hollywood. En efecto, salvo una brevísima aparición en Tiempos de Gloria (1989) de Edward Zwick, Douglass es el gran ausente en los dramas históricos del cine norteamericano. La ausencia de Douglass tiene sentido. Hollywood tiene un largo historial, culminado con la vergonzante chapuza del Lincoln de Spielberg, de invisibilizar a los afroamericanos de su propia historia, al retratar la Guerra de Secesión y el consiguiente fin de la esclavitud como episodios históricos protagonizados casi exclusivamente por blancos.

Otro factor que juega en contra del conocimiento de Douglass es la incomprensión general sobre el lugar que ocupa la esclavitud en la historia del capitalismo. Hay que reconocer que los apologetas del capitalismo, ayudados paradójicamente por los tóxicos restos de las versiones más vulgarizadas y deterministas del marxismo, han logrado imponer la percepción ahistórica según la cual el capitalismo y la esclavitud son realidades institucionalmente incompatibles . Según este relato, el principal responsable del fin de la esclavitud en los Estados Unidos fue el empuje incontenible del desarrollo del capitalismo industrial en el norte del país. Se trata de una visión tan conveniente para la actual clase dominante como alejada del más mínimo respeto a la verdad.

Lo cierto es que el final de la esclavitud tal como existía en el Sur de los Estados Unidos representa uno de los golpes más duros de la historia del capitalismo. [1] Con la liberación de los esclavos, se esfumaron millones de dólares en propiedad privada, se atenuó la hiperexplotación de millones de trabajadores negros y se cuestionó la lógica capitalista de expropiación y mercantilización de las relaciones humanas. Evidentemente, esta medida no fue impulsada de manera suicida por los grandes capitalistas del momento ni tampoco vino determinada por ninguna exigencia interna en su sistema económico. El destino final de la esclavitud en los Estados Unidos no estaba escrito en ningún manual de economía o historia. La abolición fue el resultado victorioso de un amplio movimiento democrático e internacional que incluía radicales de clase media, obreros británicos que preferían sufrir el paro a tener que colaborar económicamente con el gobierno rebelde de la Confederación y, obviamente, los mismos afroamericanos, que tuvieron un papel muy relevante en la muerte de la esclavitud, ya fuera participando en las revueltas de esclavos, huyendo hacia las posiciones del ejército federal durante la Guerra, combatiendo en las filas del mismo ejército en peores condiciones que sus compañeros blancos o, como el mismo Douglass, escapando de la esclavitud para luego llevar una vida de agitación y organización en pro de la abolición en todo el país.

En toda esta historia es francamente difícil exagerar la importancia de Vida de un esclavo americano. La obra de Douglass representa un saludable y emotivo recordatorio sobre el papel de los esclavos en su liberación y, al mismo tiempo, una fuente inagotable de lecciones y enseñanzas para los que hacen de la lucha cotidiana contra la injusticia la brújula moral de su propia existencia. Se trata, sin duda, de uno de los grandes clásicos de la tradición del pensamiento emancipador universal, una lectura obligada para cualquier persona interesada en la historia estadounidense y en el potencial liberador del activismo político-cultural.

El libro está lleno de descripciones y reflexiones memorables sobre la vida cotidiana bajo la esclavitud. En uno de los fragmentos más famosos, el niño Douglass cata, casi por accidente, los rudimentos del lenguaje escrito. La escena tiene lugar en Baltimore. Sophia Auld, la señora de la casa donde Douglass sirve, no está acostumbrada a tratar con negros y, desconocedora de las leyes que penalizaban la alfabetización de los esclavos, cae en la temeridad de enseñarle las primeras letras. Cuando el señor Auld lo descubre, le prohíbe que continúe, alegando el carácter ilegal del gesto y explicándole las devastadoras consecuencias que podría tener en el correcto funcionamiento de la relación entre amo y esclavo: «(…) Un negro no tiene que saber nada más que obedecer a su amo, que para eso está. (…) Si enseñas a leer a este negro (…) no podrás después conservarlo. Quedará para siempre incapacitado como esclavo. Se volverá incontrolable al momento y dejará de tener ningún valor para su amo. En cuanto a él mismo, no le hará ningún bien, sino muchísimo daño. Le convertirá en alguien descontento e infeliz».

La actitud del amo hace comprender a Douglass la necesidad de completar su aprendizaje por su cuenta. Y es que, en efecto, el pronóstico del señor Auld se acaba cumpliendo en gran parte. Douglass aprende el significado de la palabra abolición y, desde entonces, se obsesiona con la idea de huir hacia el Norte. Mientras, sin embargo, el destino de Douglass todavía cambiará de manos en diversas ocasiones. La variedad de amos le hará sufrir múltiples grados de explotación. No sólo por las diferencias de personalidad en crueldad y avaricia, sino también por las condiciones específicas de la esclavitud en el campo y en la ciudad. En este sentido, son de gran interés las reflexiones de Douglass sobre los momentos en los que deseaba la libertad con más vehemencia: «Mi experiencia como esclavo me ha llevado a darme cuenta de lo siguiente: siempre que mis condiciones mejoraban, en vez de aumentar mi satisfacción, aumentaba mi deseo de ser libre y me ponía a idear planes para conseguir la libertad. Me he dado cuenta de que para tener un esclavo contento es necesario impedir que piense».

El hilo que recorre la obra es la creciente consciencia de un esclavo sobre la propia humanidad y sobre la adquisición de los instrumentos necesarios para alcanzar la libertad. El tortuoso proceso de alfabetización tiene un papel fundamental en la ampliación de sus horizontes y en la consolidación del sentimiento de injusticia (significativamente, esta edición se cierra con un recuerdo sobre la sorprendente tenacidad con la que, ya como trabajador libre en una fundición, Douglass conseguía arañar momentos para la lectura, a pesar de la inercia alienante en la que vivían sus nuevos compañeros). La disposición a luchar por todos los medios –violencia incluida– contra amos y capataces es la otra gran herramienta que irá afilando hasta que asume el valor de arriesgar la vida en la peligrosísima aventura de romper sus cadenas de manera definitiva.

Uno de los grandes valores de Frederick Douglass es justamente su capacidad para razonar políticamente a partir de sus experiencias vitales, prepolíticas, consciente del poder del ejemplo para motivar la elevación moral y activista de la mayoría. En un discurso pronunciado el 3 de agosto de 1857, Douglass resumía así una de las grandes lecciones de su obra: «Si no hay lucha, no hay progreso. Aquellos que dicen estar a favor de la libertad pero desprecian la agitación política, son hombres que quieren cosechar sin haber sembrado; quieren la lluvia sin el rayo y el trueno; el océano sin el horrible estruendo de sus caudalosas aguas. La lucha puede ser moral, física, o de ambos tipos, pero debe ser lucha. El poder no concede nada si no se le exige. Nunca lo ha hecho y nunca lo hará. Averiguad lo que un pueblo acatará sin protestar y habréis descubierto la medida exacta de la injusticia y el oprobio que caerá sobre él. Y esa situación continuará hasta que el pueblo se resista con el puño o con la palabra, o con ambos. Los límites de los poderosos los marca la resistencia de aquellos a quienes oprimen».

Nota:

[1] Como se sabe, la esclavitud nunca ha dejado de existir y, de hecho, hoy en día se encuentra en un momento de gran expansión. Actualmente hay: «más esclavos que en ningún otro momento de la historia, en una nueva servidumbre que no se basa tanto en la propiedad como en el endeudamiento, y que se distingue por ello de la antigua por el hecho de que un esclavo cuesta hoy mucho menos que en el pasado». Josep FONTANA, Por el bien del imperio, Ediciones de Pasado y Presente, Barcelona, 2011, p. 968. Véase también a modo de ejemplo: “La crisis aumenta la esclavitud”, El País, 7 de septiembre de 2009.

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso de los autores mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

 

Las guerras de Vincho

0bfa8-mafalda

MANUEL FERMÍN

Hace algunas semanas se le dio riendas sueltas a la campaña difamatoria y perversa contra la persona y familia del doctor Marino Vinicio Castillo. Imputación: “ocultar patrimonio”, “ser un mal aliado del Estado en la lucha contra las drogas”, e, incluso, intelectual del sicariato. ¡Qué sandez! Todo un monumento a la temeridad y la mala fe. Pero el verdadero y único “pecado” de él, cuál es?: que ha enhestado bandera de lucha contra sectores agrarios atrasados, contra el caciquismo rural, por un lado; y por el otro, enfrentar con firmísima convicción a sectores políticos y económicos del país y del exterior ligados a actos criminales, negocios corruptos y lavado de dinero. Contra esos poderosos intereses han sido libradas las batallas más duras de “las guerras de Vincho”, jurista que ha tenido verdaderos combates gladiatorios sindicando a personajes políticos de haber ordenado asesinatos de ciudadanos que han capturado la atención de la comunidad nacional. Exigiendo justicia se le han lanzado todo tipo de calumnias “que todavía no cesan”, que salen de un conglomerado político y de sus adheridos que con vehemencia le acosan, pero cargados de crímenes y corrupción contra el Estado, y que se esfuerzan con denodado interés de anclar su propia impunidad.

Así que en esta interminable “historia de guerra” del doctor Castillo, más inquietante que sus planteamientos de orden político, son sus constantes señalamientos de evidencias de vínculos existentes de estos adversarios con estructuras mafiosas que han infiltrado el poder político y el Estado. He aquí donde las guerras del doctor Castillo han tomado los matices más intensos, pues sus constantes denuncias sobre el establecimiento de relaciones íntimas, entre algunas formas, a través de la financiación de campañas electorales por sectores del crimen organizado a favor del partido en el cual las evidencias rodean con más precisión sus acusaciones, son irrefutables. Salta  a la vista que el país se ha convertido de puente a un centro de operaciones y distribución, y esta transformación ha incidido en la escalada de violencia que arropa la nación”.

Su fortaleza moral es tal que si quisiera “que no lo hace” vanagloriarse de nunca haber sido sometido a la dimisión moral a la que sí sus enemigos han sido obligados a recurrir, el doctor Castillo no hace gala de ello aunque sí nunca ha renegado de su estirpe política. ¿Haz visto usted, amigo lector, alguna acusación por asociación ilícita en su contra? Lo que no es ocultable es como estos personajes vienen transmutándose de buey manso a buitres, poniendo al desnudo la insolvencia y la nula integridad moral, y con culpas graves en los problemas nacionales, y sin embargo, solo han recibido el reproche de él para todavía seguir tratando de encandilar a jóvenes que desconocen su pasado que indigna a toda persona decente. Esa es la razón de que sean guerras sin fin, hasta la rendición. Son como las Guerras Púnicas entre Roma y Cartago: hasta la destrucción total de la República Africana.

Los grandes debates nacionales de los últimos 50 años llevan sus huellas dactilares y de paso han afianzado su imagen de abogado de la República como él prefiere llamarse; con su espíritu querellante alzando su voz contra el cinismo y la falta de escrúpulos erigidos como sistema de gobierno. Él neutraliza al adversario sin tener que cambiar pruebas por ruido, degradando la megalomanía y el afán de grandeza, por el efecto de la fuerza indomable de sus argumentos. En esta nueva guerra, no menos agresiva que las anteriores, donde tenía que soportar la obscena casta de privilegiados que le atacaban desde sus trincheras, ahora él lucha  acompañado de un contrapoder mediático de aguerridos comunicadores que rápidamente han zarandeado y sacado de combate a sus agresores.

No se puede ignorar la dimensión trascendente que tiene “y seguirá teniendo” el excelso jurista.

 

ORLANDO DICE… Las jugadas

  • Orlando Gil 

El caso es que cuando las altas cortes deciden sobre asuntos de su competencia, y el fallo no complace a la insurgencia perredeísta, se les descalifica y dice que responden a Leonel Fernández, dueño absoluto de la justicia dominicana.

Cuando surgen vigas como la sentencia favorable a Geanilda Vásquez, o se olvidan del  discurso anterior o enaltecen a una juez que se atrevió a ir más allá de su jurisdicción.

 Es decir, que no dan palos siempre, solo si no bogan. La verdad, sin embargo, es que ese ánimo deriva del desconocimiento del papel de los jueces en una sociedad organizada. No debiera ser así, pero cada magistrado tiene su librito, y hasta sus razones, aun cuando sean iguales los casos y los amparos posibles de las leyes. Ahora, nada más hay que escuchar a los interesados de la otra parte, la  institucional, para llegar a la conclusión de que el mal corresponde a muchos, y por tanto, no pasará nunca de ser consuelo de tontos. ¿ Con qué facilidad se tejen versiones y se difunden como cuentas absolutas ? En las Grandas Ligas cuando se duda de una jugada se analiza el video. Aquí habrá que hacer otro tanto…

Unanimidad
La Junta Central Electoral rechazó el embargo de las cuentas bancarias del PRD que había sido solicitado, según se había publicado, por Milagros Ortiz Bosch y otros disidentes. Lo mismo de lo mismo.

La petición no estuvo fundamentada en un título ejecutivo o auto de juez competente. Que es como decir que fue hecha en el aire. De seguro que ahora, como en ocasiones anteriores, echarán la culpa al partero de que el niño naciera feo, y no a los padres que no concedieron una criatura bella. Sin embargo, este fallo tiene una particularidad increíble.

 Fue a unanimidad. Una Junta Central Electoral facciosa, y en medio de un pleito fatal, pudo decidir al respecto de manera absoluta, sin ningún tipo de discrepancia. José Angel Aquino se olvidó que lo suyo era llevar la contraria a Roberto Rosario, y Eddy Olivares dejó de lado sus inclinaciones a favor de Hipólito Mejía, para hacer lo que conviene de vez en cuando. Esto es, el equipo. Ese día miércoles se aprobaron muchos puntos con votos divididos. Tres a dos, cuatro a uno, y así. Lo del embargo, no obstante, fue cinco a cinco. Para que no hubiera dudas, ni reconvenciones alevosas…

Ejemplo
Andiel Galván es un joven que cursa estudios en una universidad europea y de quien hablé en una de las columnas de esta semana sobre la falta de preparación de los políticos dominicanos. Su nota, por tanto, confirma y avala una realidad que pudo comprobar sobre el terreno  cuando quiso recoger informaciones sobre las escuelas de formación política y se llevó la sensación de que eran inexistentes. Lo suyo vale más que un testimonio…

Estimado Orlando,
He difundido en mis redes su interesante artículo de este jueves 15 sobre la escasa formación política de nuestros líderes. Como sociedad no estamos velando por preparar el relevo de quienes nos han gobernando en los últimos 20 años. Ni los partidos ofrecen educación en asuntos públicos ni el Estado cuenta con una escuela para sus cuadros dirigentes.

Los jóvenes dominicanos que queremos hacer política diferente tenemos que proveernos nuestra propia formación costeándonos maestrías, diplomados, cursos y libros, pues la mayor parte de la oferta en educación política en el país es privada y está sujeta a las leyes del mercado, como cualquier producto. No hablemos de los programas en el extranjero.

Si queremos un liderazgo democrático y que sepa el rumbo a que debe conducir la nación, tenemos que enseñarle democracia y políticas públicas desde su juventud, antes de que ocupen los puestos públicos. De lo contrario no contaremos con una clase gobernante que dé respuesta a los desafíos nacionales.

Un abrazo sincero desde París, Francia.

Andiel Galván 

Entrevista al sociólogo Zygmunt Bauman: ¿Qué futuro estamos construyendo?

La austeridad es ‘pobreza para la mayoría y riqueza para unos pocos’. El sociólogo admite que hoy no hay alternativa viable al capitalismo. ‘La falta de confianza en los políticos es un fenómeno a nivel mundial’.

1368689703_0

 Todo se diluye a nuestro alrededor. Cualquiera diría que la “modernidad líquida” que vislumbró Zygmunt Bauman se ha convertido en un torrente que todo lo arrastra. No va quedando nada sólido a lo que agarrarse. Y lo que es peor: cualquiera diría que hemos pasado de la fase “ultralíquida” a la gaseosa. Todo se está haciendo cada vez más etéreo.

“Lo que ocurre es que no tenemos un destino claro hacia el que movernos“, certifica el sociólogo y pensador polaco, que sigue trotando infatigablemente por el mundo a sus 87 años. “Deberíamos tener un modelo de sociedad global, de economía global, de política global… En vez de eso, lo único que hacemos es reaccionar ante la última tormenta de los mercados, buscar soluciones a corto plazo, dar manotazos en la oscuridad”.

Acudimos al reclamo del maestro en su terruño adoptivo de Leeds, donde lleva media vida afincado y desde donde observa el mundo con sus ojillos ávidos, entregado al ritual diario de la escritura y del tabaco en pipa. Aspira Bauman el humo por la boquilla, y ya pueden fluir sus largos y ponderados pensamientos sobre la vida líquida.

“La relación de dependencia mutua entre el Estado y los ciudadanos ha sido cancelada unilateralmente. A los ciudadanos no se les ha pedido su opinión”.

“Cuando usé la metáfora de la “modernidad líquida”, me refería en concreto al período que arrancó hace algo más de tres décadas. Líquido significa, literalmente, “aquello que no puede mantener su forma”. Y en esa etapa seguimos: todas las instituciones de la etapa “sólida” anterior están haciendo aguas, de los Estados a las familias, pasando por los partidos políticos, las empresas, los puestos de trabajo que antes nos daban seguridad y que ahora no sabemos si durarán hasta mañana. Es cierto, hay una sensación de liquidez total. Pero esto no es nuevo, en todo caso se ha acelerado”.

Sostiene Bauman que el mundo sólido surgido de los rescoldos de la Segunda Guerra Mundial ya no es viable. Admite que a él nunca le gustó el término de “estado del bienestar”, que se ha acabado convirtiendo en un caballo de batalla ideológico.

“Yo siempre he preferido hablar del “estado social”. Se trataba de crear una especie de “seguro colectivo” a la población tras la devastación causada por la guerra, y en esto estaban de acuerdo la derecha y la izquierda. Lo que ocurre es que el “estado social” fue creado para un mundo sólido como el que teníamos y es muy difícil hacerlo viable en este mundo líquido, en el que cualquier institución que creemos tiene seguramente los días contados”.

La esperanza es inmortal, sostiene Bauman, que nos invita a defender la sanidad pública, la educación pública o las pensiones mientras podamos. Pero poco a poco habrá que hacerse a la idea de que el “estado social” se irá disolviendo y acabará dejando paso a otra cosa.

Un planeta social

“En este ‘espacio de los flujos’ del que habla Manuel Castells, tal vez tiene más sentido hablar de un “estado en red” o de “un planeta social”, con organizaciones no gubernamentales que cubran los huecos que va dejando el estado. Yo creo sobre todo en la posibilidad de crear una realidad distinta dentro de nuestro radio de alcance. De hecho, los grupos locales que están creando lazos globales como Slow Food, son para mí la mayor esperanza de cambio”.

“El gran reto del siglo XXI va a ser precisamente acabar con el divorcio entre poder y política”

Eso sí, el maestro quiere dejar claro que hay una diferencia entre “lo inevitable” en este mundo líquido y lo que está ocurriendo en la vieja Europa desde que arrancó la crisis: “La relación de dependencia mutua entre el Estado y los ciudadanos ha sido cancelada unilateralmente. A los ciudadanos no se les ha pedido su opinión, por eso ha habido manifestaciones en las calles. Se ha roto el pacto social, no es extraño que la gente mire cada vez con más recelo a los políticos”.

Una cosa es la dosis necesaria de austeridad tras “la orgía consumista” de las tres últimas décadas, y otra muy distinta es “la austeridad de doble rasero” que están imponiendo los Gobiernos en Europa. El autor de ‘Tiempos líquidos’ le ha dedicado al tema uno de sus últimos libros: ‘Daños colaterales: desigualdades sociales en la era global’.

“La austeridad que están haciendo lo Gobiernos puede resumirse así: pobreza para la mayoría y riqueza para unos pocos (los banqueros, los accionistas y los inversores). O lo que es lo mismo: austeridad para España, Grecia, Portugal e Italia, mientras Alemania hace y deshace a sus anchas. Como dice mi colega, el sociólogo alemán Ulrich Beck, Madame Merkiavelo (resultante de la fusión de Merkel y Maquiavelo) consulta todas las mañanas el oráculo de los mercados y luego decide”.

Al albur de los mercados

¿Qué hacemos pues con los políticos? “Ése es el gran problema. La falta de confianza en los políticos es un fenómeno a nivel mundial. Y la razón de fondo es que los políticos no tienen ningún poder, el estado no tiene poder. En el mundo globalizado en el que vivimos, las decisiones las toman los poderes económicos que no entienden de fronteras. El gran reto del siglo XXI va a ser precisamente acabar con el divorcio entre poder y política”.

Pese a todos sus envites contra el sistema, Bauman reconoce que hoy por hoy no hay alternativa viable al capitalismo, que ha demostrado la capacidad de las anguilas para adaptarse a los tiempos líquidos.

“La naturaleza del capitalismo es la de un parásito: se apropia de un organismo, se alimenta de él, lo deja enfermo o exhausto y salta a otro”.

“El capitalismo se lleva trasformando desde su invención y ha sobrevivido a las situaciones más difíciles. Su naturaleza es esencialmente la de un parásito: se apropia de un organismo, se alimenta de él, lo deja enfermo o exhausto y salta a otro. Eso es lo que está ocurriendo desde que arrancó esta forma de capitalismo en la era de la globalización”.

La generación de la incertidumbre

“Recordemos el famoso ‘corralito’ en Argentina”, advierte Bauman. “Luego vino el colapso de Malasia, y la crisis del rublo, y finalmente la burbuja que estalló en Irlanda, luego en Islandia, y en Grecia, y ahora en España. Hasta que no revuelvan el país y lo dejen en una situación límite no dejarán de dar la lata. Mire lo que ha ocurrido en Chipre. El capitalismo necesita de tierras vírgenes, que puedan ser persuadidas y seducidas. Ya llegará el momento en que se les obligue a pagar las deudas”.

La última gran preocupación de Bauman es en todo caso la juventud. A la generación de la incertidumbre le dedica su último libro (‘Sobre la educación en un mundo líquido’), con especial hincapié en el desfase del sistema educativo y la precariedad económica en estos tiempos ultralíquidos.

“Soy muy consciente del tremendo problema del paro juvenil, que es algo ya común a todos los países occidentales, pero que se manifiesta muy cruelmente en España. Cuando más de la mitad de los jóvenes no tienen trabajo, cuando a muchos de ellos no les queda más salida que salir al extranjero o ganarse la vida en trabajos ‘basura’, después de haber sacado títulos que no les sirven para nada, la gran pregunta es: “¿Qué futuro estamos construyendo?”.

Artículo de Carlos Fresneda, vista en elmundo.es

¡Los políticos que copien…!

Jens Stoltenberg 20051017
  • César Medina 

En Noruega hay elecciones parlamentarias el próximo mes, y el primer ministro Jens Stoltenberg busca reelegirse para un nuevo período.

Aunque se le considera buen ejecutivo, es correcto, de mentalidad progresista y con mucho carisma, la gente lo ve distante y envarado, siempre anda emperchado y como si se hubiese tragado una espada.

Ese es su talón de Aquiles y lo que todo el mundo le critica: ¡Es más fácil hablar con Dios que Jens!, como le llaman comúnmente los noruegos a su primer ministro.

Está claro que en Noruega los políticos en campaña no andan en “discolights”, no tienen que tirar pollos, pavos y puercos a la gente en las marchas y caravanas y ni pensar que se usen fondos públicos en propaganda electoral.

Jens es el líder del Partido Laborista, y en las últimas semanas cayó debajo en las encuestas frente al candidato del Partido Conservador. Las elecciones son en septiembre venidero y las tendencias desfavorecen al primer ministro.

Algo había que hacer para detener la debacle de los laboristas… Y Jens tuvo una idea genial que en su equipo de campaña fue rechazada de inmediato, pero él impuso su voluntad y ha sido la gran sorpresa para todos.

“Taxi driver” en Oslo
El primer ministro se uniformó de taxista, y en coordinación con la principal agencia de servicios de Taxi de Oslo su equipo preparó una unidad con cámaras ocultas y sistema de sonido… Y se lanzó a las calles a “conchar” de incógnito…

Gorra, gafas oscuras y el clásico uniforme chocolate disimularon su físico y así pudo colarse como “un taxista más…”

La primera en abordarlo fue una anciana cascarrabias que le pedía insistentemente que disminuyera la marcha del taxi, pero él hacía lo contrario hasta llegar a la temeridad… La señora lo reprendió de mala forma hasta que Jens se fue quitando lentamente el disfraz… Primero la gorra y las ganas, y la señora echó un grito de sorpresa al reconocer al gobernante.

Luego tres estudiantes bellísimas a quienes les llamó la atención aquel taxista “tan guapo” —Jens es un hombre de 38 años, alto y de porte distinguido—, que al identificarlo mucho rato después dijeron haber quedado hechizadas con la compostura y buen talante del gobernante.

Así discurrió el domingo en las calles de Oslo… El primer ministro agotó una jornada completa como taxista y entró en contacto con la gente más simple y llana que le expuso los temas que más preocupan a la ciudadanía…

“Para mí es importante escuchar lo que la gente piensa de verdad. Y hay un lugar en el que todo el mundo dice lo que piensa de la mayoría de los asuntos, y es en un taxi…”, comentó Jens al final de la jornada.

Cambio en las encuestas
Jens ha virado las encuestas con el sólo hecho de entrar en contacto sorpresivamente con la gente. Los últimos sondeos rápidos, hechos ayer lunes mientras todavía se comentaba profusamente su ocurrencia, lo colocaban ya cabeza con cabeza con el candidato conservador…

Los medios electrónicos han difundido profusamente las imágenes del primer ministro “taxeando” en Oslo y los comentarios han sido muy favorables.

Los conservadores le han salido al paso, y lo atribuyen a “una demagogia burda” propia de un candidato que ha “perdido la sintonía con el pueblo”.

Noruega es uno de los países más ricos del mundo. Es abundante en recursos naturales como energía hidroeléctrica, gas natural, minerales, pesca y silvicultura. Entre los países nórdicos está considerada la nación de más sólido y constante crecimiento desde la Segunda Guerra Mundial. Tiene cinco millones de habitantes.

En 2013 el Reino de Noruega fue clasificado el país de más alto índice de desarrollo humano en el mundo. Es el país más seguro de la tierra.

Claro, por eso en sus campañas electorales no hay caravanas ni marchas ni “discolights”. Y el jefe del gobierno puede ser taxista…

¡Imaginémonos aquí a Leonel conchando en la Duarte!

Jens Stoltenberg 20051017

Presidente Medina con muchos planes en salud y educación

El mandatario inició en su primer año de gobierno el remozamiento de los principales hospitales, y materializó la promesa del 4% para la Educación. Por Niza Campos/Redactora Senior

Cuando asumió el poder el 16 de agosto del 2012, el presidente Danilo Medina, se comprometió con los sectores salud y educación, a fin de que los dominicanos pudieran recibir esos servicios con calidad, promesas que a un año de gestión sólo ha podido cumplir en parte.

Los anuncios de Medina incluían remozamientos, nuevas construcciones, así como planes de trabajo tendentes a lograr un buen desarrollo en esos sectores.

En el área de Salud Pública, el propio mandatario reconoció que los hospitales del país “son una pocilga”, y que más de 100 necesitaban ser intervenidos. Los cañones se enfilaron entonces al remozamiento de los principales centros hospitalarios del país, en los que se trabajan con inversiones superiores a los RD$9 mil millones.

El ministro de Salud Pública, Freddy Hidalgo Núñez, detalló que en el primer nivel de atención, se ha invertido más de RD$2 mil millones para la entrega de unos 50 centros de diagnóstico; RD$2,500 millones en la construcción de la nueva Ciudad Sanitaria Luis Eduardo Aybar (incluye el hospital ); cerca de RD$2 mil millones en el Darío Contreras, y otros RD$2 mil millones en el José María Cabral y Báez, de Santiago. A ello se suma otro anuncio de una inversión de RD$2,900 millones, para la construcción y reconstrucción de 65 hospitales en todo el país.

Hidalgo Núñez aseguró que en el primer año de gobierno se ha logrado una reducción en la mortalidad materna e infantil, así como se ha mantenido el control sobre enfermedades como la malaria, la leptospirosis y el cólera, mientras señala que se trabaja para controlar el dengue.

Pero no todo fue positivo, el Ministerio de Salud Pública también se vio envuelto en una crisis, debido a la falta de vacunas contra la influenza AH1N1, lo que causó alarma en la ciudadanía ante el incremento de los procesos gripales.

En medio de las críticas, la institución desplegó una amplia campaña de higiene en la población, y llamó a no alarmarse. Luego las vacunas comenzaron a llegar, y el impasse fue superado, lo que no ha sucedido con los casos de dengue, cuyas cifras se mantienen en aumento, y ya rondan los siete mil afectados, y más de 47 muertos.

Otro punto trascendental a favor del sector salud fue la eliminación total de la cuota de recuperación en todos los hospitales públicos.

La educación y sus cambios

El primer compromiso asumido por Medina fue otorgar el 4% del Producto Interno Bruto (PIB) para la educación preuniversitaria, sumado a la construcción de 10 mil nuevas aulas, la ampliación del número de escuelas con jornada extendida, y el programa de alfabetización. A ello se sumó la reestructuración del Ministerio de Educación, para descentralizar funciones.

Los cambios se han sentido en el orden educativo, comenzando por el Ministerio de Educación, donde su titular hasta el 19 de julio pasado, Josefina Pimentel, fue destituida del cargo, y en su lugar nombrado Carlos Amarante Baret.

De inmediato, el nuevo incumbente garantizó que la aplicación del 4% del PIB contemplado en el presupuesto del año 2013 para la educación preuniversitaria se ejecutaría plenamente.

Como parte de la inversión de esos recursos, está el aumento de un 20% que se hizo al salario de los profesores.

Uno de los mayores logros exhibidos en el orden educativo es el programa de alfabetización “Quisqueya Aprende Contigo”, el cual ha tenido una gran acogida por los diferentes sectores de la población, quienes se sumaron al proyecto.

A través del mismo se busca alfabetizar unas 850 mil personas en todo el país, con la graduación, el jueves, de los primeros 70 mil beneficiados del programa.

Sin embargo, las prometidas 10 mil aulas para el primer año de gobierno han tenido sus tropiezos, y las mismas no estarán listas como se tenía pautado. Dichos retrasos se deben principalmente a la falta de solares para levantar los planteles, pero el mandatario le advirtió a sus funcionarios que no quiere excusas, sino las obras.

Aunque no estarán listas para el inicio del año escolar, las autoridades mantienen la esperanza de que las obras sean entregadas este año. La meta se mantiene, pero sin fecha fija.

Mientras, fue ampliado el esquema escolar de “Jornada Extendida”, para estudiantes que, entre otras facilidades, recibirán desayuno, almuerzo y merienda. La jornada de ocho horas de clase se inició con un plan piloto en 97 escuelas, donde participaron 23 mil niños y niñas en todo el territorio nacional. Este plan se enmarca dentro del programa del gobierno del presidente Medina que para el próximo año escolar contemplaba la incorporación de 195, 387 estudiantes del sistema público.

Los gremios

El CMD y su “sí, pero no”

La presidenta del Colegio Médico Dominicano (CMD), Amarilis Herrera, reconoció que el Presidente le ha dado importancia a muchas de las denuncias del gremio, en torno al deterioro de las infraestructuras de los hospitales. Pero consideró que debe trabajarse más en la reducción de la mortalidad materno-infantil y otras enfermedades infecto-contagiosas como el dengue, el cólera, la leptospirosis y la malaria.

“Debemos seguir trabajando, y esperamos que las autoridades sigan poniendo empeño, y el Colegio Médico seguirá haciendo denuncias para que se busquen soluciones y la salud del pueblo pueda ir mejorando”, manifestó.

ADP y mejores sueldos 

El presidente de la Asociación Dominicana de Profesores (ADP), Eduardo Hidalgo, se ha mantenido reclamando un reajuste mayor para los educadores.

Los maestros aducen que todavía los sueldos se mantienen por debajo de la inflación, y que para exigir mayor calidad deben ser mejor remunerados.

A decir de Hidalgo, un maestro ganando RD$8,972 como salario base por tanda, que después de los incentivos llega a RD$14,000, no puede subsistir. Además, aspiran a que este año se aplique la evaluación del desempeño.

TOMADO DE DIARIO LIBRE

 

MARGARITA: Una ingeniería política para un mejor PLD

5B495CD0-4CF5-4FD3-B417-81CDA8DC69A1.jpg__680__460__CROPz0x680y460

Con la apertura de su VIII Congreso Ordinario, el Partido de la Liberación Dominicana entra en un período deintrospección profunda, bajo el esquema ideado por su fundador, el profesor Juan Bosch, quien diseñó “los métodos de trabajo más avanzados” para que el Partido se mantuviese a la vanguardia en el sistema político nacional.  El mismo profesor Bosch decía que los partidos debían evaluarse internamente y “prepararse para ver con claridad no sólo lo que sucede en torno suyo, sino además prever lo que sucederá […] detenerlo si está llamado a ser dañino, o acelerarlo si está llamado a serle útil al pueblo”. Es por ello que el Partido está volcando todos sus esfuerzos para el éxito de este evento y para la ejecución de las medidas que resulten del mismo.

Lo que se ha iniciado el pasado domingo en el Partido de la Liberación Dominicana es el método de trabajo más importante para el fortalecimiento institucional de sus estructuras, un nuevo acercamiento a los distintos sectores de la sociedad y una actualización de las doctrinas y líneas de pensamiento del PLD.

Y no es casual que se haya dedicado a uno de los hombres que más luchó, desde todos los escenarios, para que el PLD se abriera el camino hacia el ejercicio responsable del poder. El Comandante Norge Botello estuvo en la primera línea de defensa de los valores de la Patria y en el primer batallón que luchó para que este Partido sea hoy lo que es: la principal fuerza política de nuestro país.

Las expectativas hacia el resultado de este proceso de autoevaluación son altas y el proceso previo que se ha llevado a cabo ha asegurado una amplia participación de la militancia del partido en los 15 temas que fueron aprobados por el Comité Político, lo que constituye un ejercicio de democracia ejemplar a lo interno de esta organización.

Esta tarea de ingeniería política que hemos emprendido, se inicia en un momento particular para las democracias de nuestra región. Alrededor del mundo se plantean serios cuestionamientos a la representatividad política, a los sistemas electorales, al sistema de partidos, al modo de sufragio, a los árbitros electorales, a las campañas políticas y al ejercicio gubernamental. Se trata de un serio debate sobre los cimientos del contrato social que planteó Jean-Jacques Rousseau en el siglo XVIII.

Las recientes protestas en Chile, Brasil y Egipto, que han sido una secuela de la ola de protestas sucedidas en Medio Oriente que se conoció como la “Primavera Árabe”, han puesto en entredicho varios aspectos de la forma en que se relacionan los Partidos, el Gobierno y la Sociedad.

El proceso en el que se ha embarcado el Partido, resultará en una adecuación de sus estructuras partidarias a la realidad de un partido de masas, con el objetivo de continuar siendo un faro ideológico para los militantes, a la vez que una maquinaria electoral eficiente y eficaz.

Además, se replanteará la relación del Partido con la sociedad, de forma que promovamos un mínimo común denominador entre las múltiples aspiraciones y reclamos de los distintos sectores de la sociedad.

En ese tenor, el PLD trabajará arduamente con los jóvenes, quienes en las pasadas elecciones constituyeron el 32% de los votantes (18 a 30 años) y con las mujeres, quienes fueron el 50.8% del total de votos. Estos dos sectores son quienes impulsarán las políticas públicas que marcarán la diferencia en este siglo XXI.

Por otro lado, trabajaremos en el fortalecimiento de la capacidad del Partido de jugar su rol en el sistema político, dotando a sus estructuras de una mayor capacidad operativa. De esta manera, la tarea de gobernar no absorberá en tiempo los esfuerzos que puedan realizarse desde el Partido para una mejor sociedad.

No hay duda de que la hora de los cambios es difícil. El PLD está en un momento idóneo para analizarse y promover las transformaciones que sean necesarias, para mantenerse siendo el fiel representante de las aspiraciones de la sociedad dominicana. El PLD es y debe continuar siendo el partido que construye el país que la sociedad anhela.

El resultado del VIII Congreso Ordinario nos mantendrá como la principal fuerza política de la nación, para continuar con nuestra contribución a la democracia, misma que sirve al objetivo común de alcanzar el desarrollo integral de nuestra nación.

Margarita Cedeño De Fernández