Archivo de la etiqueta: El Jueves

el lenguaje de la corrupción

De pescado maloliente a cafecitos: el lenguaje de la corrupción

 Sopa

Dinero para una “sopa” en Turquía puede significar un soborno.

¿Qué tienen en común un “cafecito” en Brasil, “una copa de vino” en París, y “pequeñas carpas” en Praga? ¿Comidas típicas? Sí, pero también eufemismos para hablar de sobornos.

El lenguaje de la corrupción varía de un país a otro, pero hay similitudes. David Henig, de la Universidad de Kent y Nicolette Makovicky, de la Universidad de Oxford, lo ilustran con los siguientes ejemplos.

clicParticipe: ¿Qué frase usan en su país para sobornar?

1. Efectivo para una sopita

Si usted es detenido por la Policía del Tránsito en el norte de África, el oficial podría pedirle que patrocine su próxima taza de “Kahwe”, o café.

En Kenia probablemente le pidan que contribuya con “té para los ancianos” (“chai ya wazee” en swahili).

Pero en Turquía, la policía le pedirá “dinero en efectivo para la sopa” (“chorba parasitemia”), ese caldo reponedor que se come tradicionalmente después de una noche de juerga

2. Respeto y favores

Traspaso de dineroLos sobornos son una práctica esparcida por todo el mundo.

Ya sea a vista y paciencia de todos en la calle, o a puertas cerradas en una sala de juntas, la corrupción se basa en el abuso de poder y el privilegio.

Pero eufemismos populares suelen negar esta realidad y presentar un comportamiento corrupto como altruista. Algo así como “favores” para los amigos.

En Azerbaiyán, el término comúnmente utilizado para sobornos (“hurmat”) es intercambiable con la palabra “respeto”. Un funcionario solicitando un soborno (“hurmatimi ela”) le pedirá que “le haga un favor”.

3. Un pez empieza a apestar por la cabeza

Cabezas de pescadoQue los pescados empiecen a apestar por la cabeza significa que la corrupción viene de la cúpula.

La frase “el pez empieza a apestar por la cabeza” (“balik bashtan kokar”) proviene de Turquía y nos recuerda que los pequeños sobornos a nivel de calle van, en general, acompañados de una mayor corrupción en las cúpulas de las organizaciones e instituciones.

Los funcionarios públicos mexicanos que buscan una comisión por organizar un negocio exigirán “una mordida”, mientras que sus homólogos colombianos harán lo propio con un “serrucho” de los contratos que adjudicados.

4. Gente “agradecida”

El término corrupción implica no sólo un comportamiento ilegal, sino también inmoral.

Pero en algunas regiones, lo que técnicamente es ilegal puede ser visto como un comportamiento aceptable o incluso moral.

En Hungría, los médicos y las enfermeras pueden esperar una “propina” (“haalapenz”) de sus pacientes en la forma de un sobre con dinero.

Los autores

David Henig y Nicolette Makovicky son los encargados del proyecto “Lenguajes de la informalidad”, el que incluye un diccionario que busca transformarse en una base de datos sobre palabras y frases coloquiales sobre actividades informales.

En Polonia, los regalos tienen la habilidad de volver burócratas sin rostro en “conocidos” (“znayamoshch”), capaces de “arreglar las cosas” (“zalatvich spravi”) para usted en el futuro.

En China, los trabajadores de la salud y los funcionarios del gobierno esperan una “pequeña muestra de gratitud” (“Yidian xinyi”) por sus servicios.

Y como se dice en Rusia, “las ‘gracias’ no entran en el bolsillo”. (“spasibo v karman ne polozhish”).

5. Por debajo de la mesa

MesaEn varios idiomas, “por debajo de la mesa” significa pasar dinero escondido.

Las frases más populares en el lenguaje de la corrupción son generalmente metafóricas.

Incluso en inglés, la frase “por debajo de la mesa” es ampliamente conocida a la hora de hablar de pasar dinero escondido. También existe en francés (“dessous de table”), persa (“zir-e mize”) y sueco (“pengar bajo bordet”).

En Hungría, el “dinero aceitado” (“kenepenz”) se le paga a los funcionarios para engrasar las ruedas de la burocracia, mientras que los rusos saben que a veces hay que poner algo en la palma de la mano de un funcionario (“polozhit na ladon” o “dat na lapu “) con el fin de agilizar las cosas.

6. Algo pequeño

CaféUn “cafecito” en Brasil va más allá que el bebestible tradicional.

Muchos eufemismos de la corrupción y el soborno buscan minimizar su importancia. La expresión swahili “kitu kidogo” (algo pequeño) es un buen ejemplo.

En Costa de Marfil, la policía pide una “pourboire” (el costo de un trago), comparando el tamaño del soborno con una pequeña propina.

El término brasileño para soborno “um cafezinho” (un cafecito) es tanto un soborno, como una propina en sentido convencional.

7. Dinero para el té

Té“Dinero para el té” en países como Afganistán e Irán le da al soborno un fin casi caritativo.

La popularidad universal de té y el café como metáforas de sobornos apunta a otra forma eufemismos, que funcionan para ocultar la verdadera naturaleza de una transacción corrupta.

En Afganistán e Irán, la expresión de un soborno es “”poul-e-chai” o “dinero para el té”. En ambos países beber té es una parte esencial de la vida social. Pedir “dinero para el té” conlleva la idea de que el soborno se compartirá con otros.

Algunas expresiones como “judías para los niños” apelan a la caridad, dándole al soborno un sentido casi benéfico, para alguien que “se lo merece”.

8. Efectivo por preguntas

La corrupción a nivel mundial

Mapa de la corrupción

Una de cada cuatro personas pagó sobornos en el último año. Así lo indica una encuesta realizada por Transparencia Internacional.

La corrupción a gran escala tiene su propio vocabulario, a menudo creado por los medios de comunicación.

Es el caso del escándalo político británico “Cash for questions” (Efectivo por preguntas), de mediados de los años 1990, tras la denuncia de que uno de los más exitosos grupos de lobby, Ian Greer Associates, había sobornado a dos miembros conservadores del Parlamento a cambio de preguntas parlamentarias y otras tareas, a pedido del magnate egipcio Mohamed Al-Fayed.

Otro de los escándalos mediáticos que sentaron precedente en el lenguaje corrupto fue “Tangentopoli” en Italia.

Éste es un término acuñado para describir la corrupción generalizada en el sistema político italiano entre 1992 y 1996 a partir del pago de comisiones al adjudicar proyectos de Obras Públicas. El hecho desató la crisis en el partido de la Democracia Cristiana, entonces dominante en Italia.

9. La caja Nokia

Caja NokiaHoy “caja Nokia” puede significar 15.000.000 de florines en Hungría.

En Hungría, el término “caja Nokia” se convirtió en un símbolo de la corrupción en 2010 después de que el jefe de la empresa de transporte público de Budapest, Zsolt Balogh, fuera capturado entregándole dinero en efectivo al alcalde subrogante de la capital húngara, Miklos Hagyo, en una caja de Nokia.

Desde entonces, “caja Nokia” también se convirtió en una especie de unidad de medida:15.000.000 de florines (unos US$65.000), la cifra del soborno de Balogh.

10. Pequeña carpa

Carpa“Una pequeña carpa” se convirtió en un ícono de la corrupción del fútbol checo.

En la República Checa, los términos “pequeña carpa” (“kaprzhici”), o “pescado” (“ryby”), fueron utilizados como un lenguaje codificado para un gran escándalo de corrupción en el fútbol checo.

En las conversaciones entre los directivos, árbitros y jugadores, una “pequeña carpa” era usada como unidad de medida y significaba 1.000 Coronas checas (unos U$50) por “pez”. El eufemismo “pequeña carpa” hoy es en la República Checa un sinónimo de corrupción.

Todas las transcripciones son aproximadas.

 

Joelmir y Fidel

fidel-castro-y-joelmir-betingConocí a Joelmir Beting en la década de 1980. Debido a sus sutiles comentarios económicos críticos de la dictadura, flanqueados de metáforas e imágenes brillantes, lo invité a dar una conferencia en la Semana del Trabajador, en São Bernardo do Campo.

Poco después le sugerí a Fidel Castro,interesado en conocer mejor la economía brasileña, que invitara a Joelmir a visitar Cuba. Desembarcamos en La Habana el jueves 9 de mayo de 1985.

Fidel le preguntó al periodista brasileño:

–¿Cuál es su trabajo diario?

–Hago una hora y media de programa de radio y por la noche media hora de televisión. También escribo una columna diaria, reproducida en 25 periódicos.

Joelmir le contó su historia personal: era hijo de un trabajador eventual ya muerto, como tantos otros campesinos de hoy, por culpa de la caída del camión que lo llevaba a su trabajo. Creció entre las labores de la caña y el café, criado por el venerable sacerdote Donizetti en Tambaú, en el interior de São Paulo. Estudió Ciencias Sociales en la Universidad de São Paulo y trabajó como maestro de primaria, lo cual le dio facilidad para traducir lo relativo a la economía en un lenguaje accesible.

–¿Hay mucha caña en São Paulo?, preguntó Fidel.

–Produce el 75% de toda la caña de azúcar del Brasil -aclaró Joelmir, que aprovechó la ocasión para hacer a su vez una pregunta: ¿Qué lee usted cada día?

–Todas las mañanas recibo un montón de páginas con las noticias del día seleccionadas por índice: Cuba, azúcar, Estados Unidos, etc. Primero reviso las fuentes. Sé que las agencias de los Estados Unidos no son imparciales. Empleo en esto entre una hora y hora y media. Así me formo una visión global de todo lo que las agencias internacionales informan sobre cada tema.

–Nadie conoce el ordenador que el ser humano tiene en la cabeza, comentó Joelmir. ¿Cómo es su trabajo?

–Es un trabajo tenso, difícil, que encierra una responsabilidad muy grande. Pero uno se acostumbra. Trato de aprender en conversaciones con los visitantes. A través de amigos sé lo que se piensa en muchos países.

–¿Y a usted le gusta hablar en público?

–Tengo miedo escénico. Hablo de improviso, porque al pueblo no le gustan los discursos escritos. Parto de argumentos. Es cierto que llego tenso, pero la reacción del público estimula. Llego como alguien que se presenta a un examen. Cuando debo hablar acerca de la salud, por ejemplo, necesito memorizar las cifras. Se trata de grabar los índices de mortalidad infantil, y lo consigo pronto. Es más difícil cuando el problema está determinado por quince o más factores. Tengo que dominar el tema y ordenarlos. Hay gente que explica lo que no entiende. Yo, si no domino un tema, no trato de explicarlo.

–¿Está realizado en Cuba el proyecto social?

–Sí, en lo esencial.

–¿Es éste el modelo cubano?

–Hay mucho de cubano. El sistema electoral es todo cubano. Cada circunscripción, con diezmil electores, elige a su delegado al Poder Popular. Votan los vecinos. Y son ellos quienes proponen un nombre para delegado. Sugieren un máximo de ocho nombres y un mínimo de dos. El Partido no se mete en eso. Quedan elegidos los que obtienen más del 50%. Esos delegados conforman la Asamblea Municipal y eligen el poder ejecutivo municipal. Después se reúnen las comisiones, integradas por el Partido y por las organizaciones de masas, para elegir los delegados de la provincia y los 500 diputados de la Asamblea Nacional. Más de la mitad de los cuales sale de la base. Cada tres meses se reúnen los vecinos con el delegado de la circunscripción para evaluar su trabajo. E incluso pueden quitarlo. Este sistema donde la población propone los candidatos que integrarán la mitad de la Asamblea Nacional es la democracia de abajo hacia arriba. No es como pasa con los políticos burgueses quienes, después de elegidos, pasan cuatro años sin presentar cuentas y sin que puedan exigirles nada. El Poder Popular nombra al responsable de la salud en la provincia pero, para evitar choques, se consulta antes al Ministerio. Es una forma de evitar tensiones entre el Poder Popular y el poder central.

El diálogo entre Fidel y Joelmir fue reproducido en forma de entrevista en todos los diarios brasileños para los que trabajaba Joelmir en aquella época y, en agosto de 1985, fue editado en un libro por la editorial Brasiliense con el título de Los intereses subversivos.

 

FORTALECER LA AUTOESTIMA

                                               8 consejos para fortalecer la autoestima

Autoestima
Ya habíamos compartido en  un post con 10 CONSEJOS PARA MEJORAR LA AUTOESTIMA,
ahora compartimos 8 consejos, para fortalecerla.

¿Te sientes fracasado, torpe, culpable, inferior, incapaz, inadaptado y/o inútil? Si respondiste sí a uno o más de estos calificativos es probable que sufras de baja autoestima.

Y es que las personas con un amor propio disminuido tienden a tener una imagen distorsionada de lo que son, autoexigiéndose demasiado porque están todo el tiempo disconformes con su ser.

En este sentido, el Jefe del Gabinete de Psicología de la Escuela de Especialidades Antonio de Escaño de la Armada española, Angel Antonio Marcuello García, a través de un artículo publicado en el portal especializado Psicología Online, explica que quienes sufren de autoestima baja suelen sobregeneralizaren torno a lo que les pasa, transformando hechos aislados en una regla. En lugar de pensar “fracasé una vez”, dicen “siempre fracaso”.

También explica que es común que tenganpensamientos polarizados (todo o nada, lo hago bien o mal, etc.) y sentimientos de culpa permanente, además de creer que no le interesan a nadie, que no caen bien o que el mundo está contra ellos (Por ejemplo, ven a alguien con mala cara e inmediatamente piensan que algo hicieron mal).

Si te sientes identificado con estas descripciones, te invitamos a conocer algunas claves que ayudan a mejorar el autoestima expuestas por el profesional, pon atención:

1. Convertir lo negativo en positivo:


Según el especialista no debemos perder la ganas de pensar en positivo, porque esto nos hará ver una salida a aquello que parece mal o sin solución. Por ejemplo en lugar de decirte a ti mismo “no hables”, piensa “tengo cosas importantes que decir; cambia un “No puedo hacer nada” por un “Tengo éxito cuando me lo propongo”; un “No esperes demasiado” por “Haré realidad mis sueños”; y un “No soy suficientemente bueno” por “¡Soy bueno!”.
En concordancia con lo anterior, el profesional propone centrarse en las características buenas de nosotros mismos. “Todos tenemos algo bueno de lo cual podemos sentirnos orgullosos; debemos apreciarlo y tenerlo en cuenta cuando nos evaluemos a nosotros mismos”, dice Marcuello.

2. No generalizar


Si bien podemos aceptar que hemos fallado en algunos aspectos o hechos puntuales, no debemos generalizar al respecto. Que te hayas equivocado en algo no quiere decir que seas malo en todo o que no sirves para nada.
3. Estar consciente de los logros y éxitos

Una buena manera de autovalorarnos es repasando nuestros logros del pasado, para así tomar conciencia de que somos capaces de conseguir buenas cosas y además nos ayuda a cimentar el camino para tener nuevos éxitos en en el futuro.
Todos tenemos habilidades y capacidades en distintos ámbitos, lo importante es reconocerlas y usarlas para alcanzar nuestros propósitos.

4. No compararse


Todas las personas somos diferentes; todos tenemos cualidades positivas y negativas. Aunque nos veamos ‘peores’ que otros en algunas cuestiones, seguramente seremos ‘mejores’ en otras”, señala el especialista, agregando que “no tiene sentido que nos comparemos ni que, nos sintamos inferiores a otras personas”.

5. Confiar en sí mismo

Confía en ti mismo, tus capacidades y tus opiniones, recomienda el experto, asegurando que podemos fortalecer nuestro autoestima, actuando “siempre de acuerdo a lo que pensamos y sentimos, sin preocuparse excesivamente por la aprobación de los demás”.

6. Aceptarse a sí mismo


Debemos aceptar tanto nuestras cualidades y fortalezas como las debilidades y defectos. De este modo, podremos darnos cuenta de lo importante y valioso que somos.

7. Esforzarse para mejorar


Según Marcuello, “una buena forma de mejorar la autoestima es tratar de superarnos en aquellos aspectos de nosotros mismos con los que no estemos satisfechos, cambiar esos aspectos que deseamos mejorar”.
Para lograrlo, debemos determinar qué cosas nos gustaría lograr y cuáles desearíamos modificar, estableciendo metas y un plan para conseguir ese cambio.

8. Elaborar proyectos de superación personal

De acuerdo a lo explicado por el terapeuta “una parte importante de nuestra autoestima viene determinada por el balance entre nuestros éxitos y fracasos”, porque alcanzar nuestros objetivos y satisfacer nuestras necesidades nos da una sensación de bienestar.
En este sentido, una excelente manera de fortalecer el amor propio es a través de la autosuperación. Para ello, podemos establecer 4 pasos, según el terapeuta:
-Plantearnos una meta clara, concreta, sincera (que realmente anhelemos), personal (que nadie nos la imponga), realista ( que sea posible de conseguir en un corto plazo), divisible (que podamos establecer pasos para lograrla) y medible (que se pueda comprobar que se consiguió).
– Determinar las tareas que deben realizarse o etapas que deben superarse para lograrla.
– Organizar esas tareas en el orden en que se deberían concretar.
– Llevarlas a cabo y evaluar los logros que se alcancen.
Fuente: Publicado por Caalf