Archivo de la etiqueta: Dominican Republic

VOLVER A BOSCH: “BUSCANDO LA IDENTIDAD DEL PLD”

Víctor Manuel Grimaldi Céspedes
El Partido de la Liberación Dominicana tiene una historia que se remonta al 15 de diciembre de 1973, cuando Juan Bosch y un reducido grupo de dirigentes celebraron el Congreso Constitutivo Juan Pablo Duarte en los salones de Fiesta de Luxe.
Yo, con 24 años de edad cumplidos, estaba allí ese día, como periodista y simpatizante de un Bosch con quien había iniciado una muy cercana amistad personal y política desde el 30 de diciembre de 1972.
Aquel 30 de diciembre, cuando Bosch era líder indiscutible del PRD y un año antes de que se fundara el PLD, el Maestro me llamó por teléfono a la sala de redacción de El Nacional para agradecerme un artículo que escribí defendiéndolo de una campaña de ataques en su contra desarrollada por el periodista Juan Bolívar Díaz en el vespertino Última Hora.
Desde el PRD, el Maestro desarrolló una política de llevar al gobierno, presidido por Joaquin Balaguer, a actuar dentro de la legalidad.  El país sufría las consecuencias de la intervención militar norteamericana de 1965, y Bosch también rechazaba a sectores terroristas que habían penetrado el PRD mientras él estuvo residiendo en Europa desde noviembre de 1966 hasta abril de 1970.  Eso está bien explicado por él en uno de mis libros, con audio original incluído en un CD.
En 1972, además, el PRD había sido penetrado por la influencia política de la Embajada representante de las fuerzas interventoras de 1965, y Bosch tenía que enfrentarse a esas dos manifestaciones de extremistas de izquierda que promovían el terrorismo y a la derecha criolla y extranjera que trataban de apoderarse del PRD.
Luego de la guerra civil de 1965, el profesor Juan Bosch se convenció -al ponerse a estudiar lo que ocurrió en la República Dominicana después de la muerte de Trujillo- de que era necesario fortalecer o crear instituciones políticas que garantizaran el desarrollo civilizado y armonioso de la sociedad dominicana.
Para concebir ideas y planes, y luego crear esos instrumentos sociales que permitieran encaminar hacia el futuro a un pueblo de escasa experiencia -un país dominicano muy joven desde el punto de vista de la historia y la experiencia de otros que nos llevaban muchos siglos y hasta milenios de desarrollo social-, el profesor se estableció en Europa durante tres años y cinco meses.
Fue por esas razones tan importantes que decidió permanecer haciendo estudios, planes y contactos con Líderes mundiales e intelectuales fuera del País desde noviembre de 1966 hasta que retornó al país en abril de 1970.
Él había sido ganador de las elecciones del 20 de diciembre de 1962, las primeras libres después que fuera eliminada la dictadura como resultado de la lucha y la resistencia que desarrolló durante 31 años el pueblo dominicano contra esa tiranía opuesta al desarrollo del sistema democrático.
Asumió la presidencia de la República el 27 de febrero de 1963, fue derrocado por un golpe de estado militar incentivado fuerzas nacionales y extranjeras, y el 24 de abril de 1965 estalló una rebelión militar y civil para reponerlo en el poder, pero la revolución fue aplastada por la intervención militar norteamericana iniciada el 28 de abril de 1965.
En las elecciones del 1 de junio de 1966 se impuso Joaquin Balaguer, candidato del Partido Reformista, frente a un Bosch postulado por el PRD.
Como líder y presidente que era entonces el profesor Bosch, del Partido Revolucionario Dominicano (PRD), como profundo conocedor y estudioso de la composición social dominicana, Él se daba cuenta de las debilidades y fallas, y de las carencias intelectuales y formativas de los dirigentes perredeístas.
Supo verlos y estudiarlos, y comprender su comportamiento en todos esos procesos sociales y políticos que siguieron a la caída del trujillato y a la Revolución de 1965, y se dio cuenta que ellos necesitaban formarse, educarse, capacitarse y, sobre todo, aprender el arte de la disciplina política indispensable para dirigir el Estado.
El 30 de junio pasado se cumplieron 103 años del nacimiento del Maestro Juan Bosch. ‘‘Maestro’’, así escuché a Gabriel García Márquez decirle delante de mí al Profesor el domingo 1 de julio de 1979 en un almuerzo-buffet preparado por Mike Mercedes.
Desde los tiempos del PRD le llamábamos así, Profesor, en señal de respeto, si bien García Márquez nos hacía ver en 1979 el valor que engendra esa palabra que el pueblo dominicano había relegado: Maestro. Cuando se conmemoraron los 103 años del nacimiento del Maestro, la sociedad dominicana recibió la colección de sus Obras Completas, una parte de la cual está dedicada a la formación política del pueblo dominicano. Por la voluntad política de uno de sus discípulos, el profesor Leonel Fernández, el 30 de junio de 2012 el país y el mundo recibieron Los 40 Volúmenes de las Obras Completas de Juan Bosch.
Este es un material formativo que los dirigentes del PRD y los que infiltraron esa organización de manera oportunista nunca valoraron para mantener una organización civilizada y ordenada. Pero nos sirvió mucho a los peledeístas.
Gracias al Presidente Leonel Fernández se publicaron los volúmenes que han reunido las Obras Completas de Juan Bosch, con el pensamiento cultural, humanista, social, histórico, literario y político del Maestro. Es un patrimonio que reciben las actuales y futuras generaciones dominicanas, y que son una muestra de que el pueblo dominicano puede tener futuro si se le encamina por el pensamiento boschista.
Sólo las sociedades que se fundamentan en firmes valores culturales, éticos y morales tienen perspectivas de sobrevivir y prevalecer en el complejo mundo futuro de las relaciones globales.Las Obras Completas de Juan Bosch son fundamento de las estructuras que como pueblo, nación y Estado nos sostendrán y guiarán a las dominicanas y dominicanos por los siglos y los siglos. Al regresar de Europa trajo el Profesor Bosch libros e ideas nuevas -conocidos ahora porque forman parte del acervo cultural de todo el mundo- para aplicarlos a la renovación de la vida política dominicana.
La tarea ahora pendiente es reestudiar a Bosch para corregir entuertos.
Cuando en 1970 comenzó su experimento dentro del Partido Revolucionario Dominicano, Bosch fue descubriendo que a ese partido durante su ausencia por un brazo le había mordido la rabia izquierdista infantil y por el de su derecha le envenenaba la fuerza ideológica que frustró la sublevación demócratica, popular y militar de 1965.
La indisciplina, el caos y el desorden eran el comportamiento natural por el cual abogaban quienes más influían en la dirección del partido del jacho prendío en la bandera blanca. Bosch tuvo que dedicarse a sacarle a ese buey sus garrapatas, tratando de domarlo, y le mostró sus ideas, e intentó de enseñarlo con el ejemplo, pero sus dirigentes, con pocas excepciones, no le hicieron caso.
Tres años después de su retorno al país en 1970 -admirado por las masas perredeístas y rechazado por sus dirigentes maleados- el Profesor terminó de convencerse de que el PRD no era el instrumento que un día en el futuro habría de conducir por mejores caminos al Pueblo Dominicano.
Fue esa la razón fundamental por la cual el 15 de diciembre de 1973 el Profesor Bosch creó el Partido de la Liberación Dominicana, que ya ha gobernado durante tres períodos de gobierno de cuatro años y cuyos frutos buenos de gobierno se ven claramente.
Es más -a pesar de los lastres y errores que conlleva el ejercicio del poder, se puede afirmar ya que los períodos gubernativos del PLD han dado infinitamente mejores libertades democráticas y frutos materiales, económicos, culturales, saludables y otros beneficios que los que ha dado el PRD al pueblo dominicano, a excepción de los ejemplares siete meses del gobierno que encabezó el Profesor Bosch en 1963.
A los herederos políticos de Bosch se les deberá evaluar con la frase bíblica: “Por sus frutos los conoceréis”.
En noviembre de 1973 Bosch renunció al PRD y al mes siguiente fundó el PLD con el propósito -lo dice en su Discurso del 15 de diciembre en Fiesta de Luxe- de completar la Obra de   Juan Pablo Duarte.
Esa es la misión que el PLD debe retomar y proponerse, y la mejor ocasión para retomarla pudiera ser la celebración del Bicentenario de Duarte en 2013.
Ahora vale preguntarnos: Cuál fue la obra que se propuso realizar Juan Pablo Duarte? Cómo y dónde se inspiró para proponérsela?
Bebamos en la fuente de los escritos de Rosa, su hermana, del historiador Emilio Rodríguez Demorizi y otras personas autorizadas.
Pero nutrémonos sobre todo en las Obras Completas de Juan Bosch.
Así el PLD podrá encontrar su verdadera identidad.

 

QUISQUEYANO, NUESTRO OTRO GENTILICIO

                          QUISQUEYANO, NUESTRO OTRO GENTILICIO

Dos son los gentilicios con que somos conocidos los oriundos del país llamado Santo Domingo, a saber: dominicano, que deriva de Domingo, y quisqueyano, proveniente de Quisqueya. Con este último nombre, supuestamente indígena, los taínos designaban una de las regiones de la demarcación isleña que el Almirante Cristóbal Colón llamó Española pero que con en el fluir del tiempo terminó siendo conocida como isla de Santo Domingo.
Sabemos que el gentilicio dominicano comenzó a usarse desde 1621; y que varias décadas con posterioridad a las Devastaciones de Osorio (1605,1606), la isla de Santo Domingo dejó de ser posesión española en su totalidad y pasó a ser compartida con Francia, país que importó esclavos africanos a la parte Occidental y estableció allí la sociedad colonial conocida como Saint Domingue o Santo Domingo francés. De modo que fue hacia mediados del siglo XVII cuando los primeros escritores del Santo Domingo español empezaron a utilizar el gentilicio dominicano para identificar a los naturales de la parte española de isla, no solo como uno de los elementos definidores de lo que en el futuro sería la identidad nacional del colectivo, sino también para distinguirlos etnológica y culturalmente de los habitantes de la parte francesa.
Así las cosas, esto es, ocupada la isla de Santo Domingo por dos comunidades de diferentes culturas, una de composición afro-hispánica y la otra afro-francesa, para finales del siglo XVIII era común que en los documentos oficiales se identificara a los habitantes de la llamada parte del Este de la isla con el apelativo de “dominicanos españoles” con el propósito de distinguirlos de los naturales del Santo Domingo francés. Sin embargo, fue en los albores del siglo XIX cuando el adjetivo dominicano adquirió un significado cultural mucho más definido, en tanto que gentilicio natural de toda persona nacida en el Santo Domingo español.
Se recordará que hacia 1815, el gobernador Carlos Urrutia, célebre personaje de los tiempos de La España Boba (1808-1821), a quien también se le conocía como Carlos Conuco, en una Proclama se refiere a los “fieles y valerosos dominicanos” que participaron en un asalto protagonizado por sus tropas colecticias. El 10 de diciembre de 1820, el gobernador Sebastián Kindelán, en un Manifiesto público elogió a los “fieles dominicanos”; y cuando el primero de diciembre de 1821 el líder del frustrado movimiento conocido como La independencia efímera, José Núñez de Cáceres, dio a la luz pública el Manifiesto Político mediante el cual los dominicanos se separaban de España, proclamando el Estado Independiente de Haití Español, tituló el referido documento político de esta manera: Declaratoria de independencia del pueblo dominicano.
Durante el período de la Unión con Haití o de la Dominación haitiana (1822-1844), los habitantes de la parte española de la isla ya se identificaban a sí mismos como dominicanos, pese a la insistencia de los gobernantes haitianos quienes en algunas de sus comunicaciones oficiales llamaban a nuestros antepasados “hispano-haitianos” y también “haitianos del Este”. No es casual que en 1827, cuando el entonces joven Juan Pablo Duarte viaja a Europa por primera vez, le aclara al capitán del barco que él no era haitiano, sino dominicano; y que años más tarde, tras elaborar su proyecto político nacionalista con el fin de crear un Estado nación libre e independiente de toda dominación extranjera, dio a la nueva institución política el nombre de República Dominicana.
Cualquier estudioso de la historia colonial de Santo Domingo podrá constatar que, a lo largo de los siglos XVIII y gran parte del XIX, dominicano fue el único gentilicio con el que siempre fueron reconocidos nuestros ancestros.
Quisqueyano
¿Desde cuándo, entonces, se usa quisqueyano, nuestro otro gentilicio? Todo dominicano familiarizado con el proceso histórico republicano, es consciente de que la República fue proclamada el 27 de febrero de 1844, y que a partir de ese trascendental acontecimiento histórico el pueblo dominicano tuvo auto-gobierno, soberano e independiente, inspirado en la doctrina del liberalismo y en el sistema de la democracia representativa. Una cosa, empero, fue proclamar la República; y otra muy distinta que los dominicanos adquirieran conciencia de su identidad nacional en tanto que ente sociológica y culturalmente diferente no solo de sus vecinos de Occidente, sino de cualquier otro colectivo nacional. En este punto es importante resaltar que a lo largo de la Primera República (1844-1861) y de la Guerra restauradora (1863-1865), en Santo Domingo nadie supo de la existencia del vocablo Quisqueya ni mucho menos del gentilicio quisqueyano.
Fue a partir del año 1867, cuando circuló el primer tomo del Compendio de la historia de Santo Domingo, de José Gabriel García, que los dominicanos aprendieron en las escuelas que los taínos solían llamar la isla con varios nombres, a saber: Bohío, Haití, Babeque y Quisqueya. Pero un hecho ocurrido en 1805, al parecer poco trascendente para la parte española, cambiaría el futuro de ese legado toponímico de la cultura taína, toda vez que los habitantes de la parte francesa de la isla, tras el triunfo de la revolución, se declararon independientes respecto de Francia y reivindicando como suyo uno de los nombres aborígenes de la isla, le dieron a la nueva República que proclamaron el nombre indígena de Haití.
El indigenismo
Postreramente, más de medio siglo después de la revolución haitiana, en el ámbito de la incipiente literatura dominicana surgió, luego de la restauración de la República, el denominado movimiento indigenista que, al decir de Max Henríquez Ureña, “se inspiró principalmente en las desventuras de los aborígenes del Nuevo Mundo al enfrentarse a los conquistadores europeos” (Panorama histórico de la literatura dominicana, Vol. I, 277:1966). El indigenismo literario era una suerte de búsqueda de las raíces ancestrales de los pueblos americanos y, en el caso de Santo Domingo, significó un vigoroso esfuerzo por reencontrarse con parte del legado de los más remotos ancestros de las dominicanos. Así, en 1867, a raíz de la publicación de la obra citada del historiador García, tuvo lugar la eclosión de la corriente literaria conocida como indigenismo y uno de sus precursores fue el periodista, poeta y escritor Alejandro Angulo Guridi, al que debemos un hermoso drama histórico, en tres actos, titulado Iguaniona, al principio del cual se lee lo siguiente: “La acción se desarrolla en la isla de Quisqueya, a fines del siglo XV”.
Sin embargo, la literatura indigenista en Santo Domingo se desarrolla durante los dos decenios transcurridos entre 1870-1890, y sus principales exponentes, además de Guridi, fueron José Joaquín Pérez, autor de Fantasías indígenas, Salomé Ureña de Henríquez, Manuel de Jesús Galván, con su novela Enriquillo, José Castellanos, quien publicó la primera antología de poesía dominicana, que data de 1874, y cuyo título fue Lira de Quisqueya. Se trató, evidentemente, de una época de esplendor de las letras nacionales en la que los intelectuales criollos buscaban una forma de expresión que los vinculara directamente con el no muy abundante legado de la extinguida cultura taína. Y fue, en el seno de ese movimiento, que además del nombre europeo del país (que era y es Santo Domingo), devino una necesidad por fuerza de la inspiración poética, si se quiere, adoptar otro nombre que fuera de auténtico sabor aborigen con el cual también identificar a los dominicanos, y ese nombre, como acertadamente señaló el maestro Eugenio María de Hostos, no fue otro que Quisqueya.
No escapaba al conocimiento de los intelectuales de esa generación post-restauradora que los otrora esclavos de Saint Domingue, una vez liberados del yugo francés, pretendieron cambiar el nombre varias veces centenario de la isla y que también adoptaron para el nuevo Estado uno de los nombres indígenas de la isla, haciendo consignar en la Constitución de 1805 (la de Dessalines), que “el pueblo que habita la isla antes denominada Santo Domingo acuerda constituirse en Estado libre, soberano e independiente de cualquier Potencia del universo bajo el nombre de Imperio de Haití”, Estado al que dicho sea de paso consideraban “uno e indivisible”, y que solo tenía por límites el mar. Ante esa realidad histórica, es lícito conjeturar que cuando a los dominicanos se les presentó la oportunidad de escoger un nombre aborigen con el cual identificar a su Patria, seleccionaron uno que geográficamente los vinculara directamente con la desaparecida cultura taína y lógico fue que escogieran el vocablo Quisqueya.
Es, pues, durante el decenio 1870-1890 que la voz Quisqueya y sus derivados quisqueyano o quisqueyana adquieren cierta popularidad entre los dominicanos a través, principalmente, de la poesía de carácter epopéyico, de la narrativa indigenista y, naturalmente, por medio del himno que en 1883 escribió el poeta Emilio Prud’Homme, con música del maestro José Reyes. El himno de Reyes y Prud’Homme recorrió un largo trecho antes de ser oficialmente declarado Himno Nacional el 29 de mayo de 1934. Pero es evidente que durante los años transcurridos entre 1883 y 1934, el pueblo dominicano, de manera espontánea, hizo suyas las letras de ese canto patrio y esa circunstancia contribuyó enormemente a popularizar el otro gentilicio con el que desde entonces somos conocidos los dominicanos, pues además de resaltar que la Patria, es decir, Quisqueya, “la indómita y brava”, “será destruida, pero sierva de nuevo, jamás”, nuestro canto patrio comienza con unos versos que desde entonces han entonado y continúan entonando con orgullo todos los dominicanos: “Quisqueyanos valientes alcemos/ Nuestro canto con viva emoción…”
Conviene destacar que el vocablo Quisqueya era el nombre preferido por Hostos, quien incluso en 1880 propuso públicamente que el Estado se llamara República de Quisqueya, idea que ulteriormente secundó César Nicolás Penson en su libro costumbrista Cosas añejas. En cuanto se refiere al uso del gentilicio quisqueyano, éste devino más natural y frecuente en la literatura y en la poesía por fuerza de la métrica. Dicho nombre, según Emilio Rodríguez Demorizi, “apenas ha pasado de la literatura, de la poesía y la oratoria” y se ha convertido en “nuestro nombre poético, como borinqueño en Puerto Rico” (Seudónimos dominicanos, 1956: 33-34).
Los vocablos Quisqueya, quisqueyano y quisqueyana también pasaron de la literatura al cancionero popular, circunsancia que contribuyó de manera significativa a una mayor difusión los mismo del nombre que del gentilicio. Un ejemplo de se encuentra en las inmortales letras que el célebre compositor puertorriqueño, Rafael Hernández, dedicó a nuestro país: “No hay tierra tan hermosa como la mía,…” “Quisqueya la tierra de mis amores,.. Quisqueya divina, en mis cantares linda Quisqueya yo te comparo con una estrella”; o las no menos imperecederas de la dominicana Mercedes Sagredo: “Quisqueya, divina Quisqueya, de dulces recuerdos de ayer… “Quisqueya primada Quisqueya, Tú eres la más bella, tú eres la más bella, flor de mi vergel”. Y como en este punto se trata de rememorar temas dedicados a exaltar la belleza y los valores patrios de Quisqueya, la Madre Patria de los dominicanos, estimo que no será en vano, para orientación de las jóvenes generaciones, traer a colación aquélla célebre canción titulada “Espera quisqueyana”, que en las postrimerías de la dictadura de Trujillo compuso el recordado maestro Billo Frómeta; canción que dicho sea de paso consagró Felipe Pirela, el llamado “bolerista de América”.
Sucedió que a mediados de 1961, ya ajusticiado el sátrapa, pero con la familia Trujillo y sus epígonos aún desgobernando el país, la juventud y la casi totalidad del pueblo exhausto de tantas injusticias, demandábamos anhelosos “navidad con libertad”, al tiempo que entonábamos una de las estrofas de esa suerte de himno de esperanza que auguraba un mejor futuro para todos:
“No llores muchachita quisqueyana /Esconde tu dolor un poco más / Y verás las campanas de tu iglesia / Repicar anunciando libertad”.
Una cosa fue proclamar la República; y otra muy distinta que los dominicanos adquirieran conciencia de su identidad nacional en tanto que ente sociológica y culturalmente diferente no solo de sus vecinos de Occidente, sino de cualquier otro colectivo nacional.
 
POR JUAN DANIEL BALCÁCER

 

¿QUIENES SOMOS?

¿Quiénes somos?


MOVIMIENTO  30 DE JUNIO: ORIGEN Y PROPOSITO

Por  Domingo A. Núñez Polanco

Exposición  de Domingo Núñez  Polanco    sobre  el movimiento 30 de junio, en el municipio de Sabana Yegua, Prov. de Azua  frente a dirigentes agrarios, comunitarios, activistas sociales y un grupo de ciudadanos de la Región Sur que han manifestado interés en  participar en este proyecto  de carácter socio-político.

En esta tierra de Duarte, Luperón, Tomás Fernandez Domínguez y Juan Bosch.

Tierra de grandes hombres y mujeres que han llenado de gloria el camino hacia las luchas libertarias en defensa de las causas más nobles y justas de la nación dominicana.

En esta patria nuestra, estamos convocados a una cita con la historia.

La historia esta pariendo una nueva generación de dominicanos y dominicanas, con ideas nuevas y progresistas, llamada a transformar la forma de hacer política en la república Dominicana.

De un tiempo a esta parte un grupo de miembros y dirigentes medios del PLD y de otras organizaciones políticas, profesionales comprometidos con las mejores causas del pueblo dominicano, dirigentes del movimiento social, ciudadanos comprometidos por un mejor destino para la patria, entre otros, comprometidos con un mejor destino del pueblo dominicano, han creado un espacio para la reflexión y debate de las ideas a la luz de nuestra realidad  económica, social  y política.

No hay duda y es evidente  que la clase  política, en su mayoría, en nuestro país se ha separado del ciudadano común.

Este divorcio se da de varias maneras: por un lado, de la manera más elemental, al dejar de tomar en cuenta los intereses de la sociedad y darle prioridad a los del grupo o los personales.

Los partidos políticos tradicionales ya no escuchan lo que la gente dice, quiere o necesita. No hay un diálogo real entre ellos y la sociedad.

Un reflejo de estos problemas es el abandono de las demandas sociales y ciudadanas en las actividades diarias de los partidos.

En el mejor de los casos, las agendas de los partidos tradicionales se limitan a planear las actividades electorales, pero cotidianamente las discusiones versan sobre los conflictos internos, las ofensas y cuentas pendientes de un grupo con otro.

La mayor parte de nuestros políticos  se la dan de pragmático; una cierta dosis de pragmatismo es necesaria en la actividad política; pero cuando éste se lleva más allá de ciertos límites, el problema es que se fomentan ideas contrarias a los principios  y valores.

En el mundo actual, la humanidad no está en  su mejor momento; recordamos el hecho y no lo perdemos de vista y es que solo al doblar la esquina, a finales del dos mil ocho (2008) El sistema capitalista, dio inicio a una de sus peores crisis  en la historia del capitalismo mundial, no solo en términos del desarrollo económico, seguridad alimentaria, también lo es en el pensamiento social, humano y ético.

En la actualidad, el capitalismo, ha pasado y está pasando por un conjunto de crisis económicas, financieras, monetarias y alimentarias  parciales o globales, nada menos que en  los países más desarrollados del planeta, resolver el problema los ha llevado a generar otros que afectan en forma desigual a los países en vías de desarrollo.

Los efectos de estos cambios a nivel global, han impactado de manera negativa en el medio local. De ahí, que hemos  tomado muy en serio estos procesos de crisis global y muy especialmente en el mundo desarrollado.

Se globalizan la información y las corrientes financieras, pero no los derechos de la gente, ni el desarrollohumano, ni el bienestar.

La  carencia de bienes y servicios básicos, es generador de frustración, de actitudes desesperadas, de indignación , de violencia; y no son pocos, o sea nada menos que 3.000 millones de seres humanos pueden sufrir hoy en el mundo este sentimiento de injusticia” y nuestro país no escapa a semejante realidad.

Como resultado de estos procesos globales, el país sufre permanentemente los riesgos y amenazas que incluyen, además de los efectos del cambio climático, las graves incidencias de la crisis sistémica.

Hay cientos  de miles de dominicanos en este siglo XXI que aún no pueden realizar una comida digna a lo largo del día, tienen que conformarse con una alimentación deficiente y viviendo en  extrema pobreza. Son pobres entre los pobres.  Y esto es un escándalo porque tenemos los medios para paliarlos pero no nos atrevemos a ponernos en marcha. Apostar por el desarrollo del  país,  es una solución viable y factible.

Ante este panorama, se necesita un método humanista que afecte las relaciones de producción, distribución y dominación  que promueva y potencie la participación protagónica del pueblo y sirva para desarrollar una cultura solidaria y del compromiso con un desarrollo económico, social y político integral sustentable.

Partiendo de una reflexión en la perspectiva del contexto precedente y en el entendido de que hay que cambiar la forma  de hacer política como ya dijimos anteriormente, ciudadanos  comprometidos con las mejores causas…  preocupados por la falta  de principios y valores  en el ámbito político, social y cultural, han tomado la  decisión histórica  de estructurar un movimiento político-social   tomando como referente histórico al pensamiento ético, humanista y patriótico de nuestro gran maestro, el Profesor Juan Bosch.

El Boschismo, es un pensamiento ético y humanista,  es una teoría, una práctica, una acción, un método, un  enfoque del Estado y la sociedad.

Invitamos, pues, a todos los dominicanos y dominicanas que se identifican con este proyecto,  con el pensamiento, las ideas, y  los planteamientos del profesor Juan Bosch  a formar  fila en este movimiento,  ya sea en calidad de amigo, simpatizante   o miembro.

“Esta tierra es de los dominicanos, no de un grupo de dominicanos; que su riqueza es para los dominicanos, no para un grupo de dominicanos; que su destino es el de la libertad, no el de la esclavitud; que su función es unirse a América en un camino abierto y franco hacia el disfrute de todo lo que significa para los pueblos la libertad pública y la justicia social”. Juan Bosch

El objetivo de este espacio de reflexión,  debates de ideas y propuestas, es ubicar ciertos rasgos y tendencias en medio de una diversidad de modelos, para reflexionar, a la luz de nuestra realidad  Dominicana sobre la perspectiva de la  constitución de  un movimiento político democrático que construya un nuevo espacio que aglutine fuerzas sociales que en verdad aspiren una República Dominicana con justicia social, una sociedad de oportunidades, sin exclusión y que todos los Dominicanos podamos vivir en dignidad.

En esa línea de pensamiento y propósito entendemos que hoy, más que nunca, en la República Dominicana, se hace impostergable una nueva forma de hacer política.

¿Cuál sería la nueva forma de hacer política?

El político debe crear metodologías de intervención social  seria y  transparente, con una fuerte y profunda sensibilidad humana, nada de demagogia, populismo y clientelismo.

En el 30 de Junio nos proponemos trabajar con las comunidades, Organizarlas e incorporarlas a gestiones  y acciones de carácter social en el  esquema de un modelo de economía solidaria, social y participativa; Incorporando principios y valores solidarios, de equidad y justicia social, así potencializamos las capacidades creativas y organizativas de los grupos sociales y comunidades.

Las  comunidades  tienen que ser objeto y sujeto de su propio desarrollo.

Los  que  formamos  parte del movimiento 30 de junio somos demócratas y progresistas, y proponemos un nuevo alineamiento político.

En realidad, la reconfiguración del pensamiento progresista a la que aspiramos implica el trazado de una frontera entre las fuerzas que se han abanderado de la doctrina Boschista con valores auténticos y otras corrientes que últimamente han manifestado una excesiva flexibilidad respecto de esos valores.

Nuestra iniciativa hunde sus raíces en  los referentes  históricos que le dieron origen al PLD, especialmente en el pensamiento ético,  humanista y patriótico, ejes temáticos de los principios de la teoría Boschista.

Nos proponemos hacer del Movimiento 30 de Junio  una organización política  de carácter Nacional Constituida por Dominicanos y dominicanas de acuerdo a los principios y normas que Establece  la Constitución Política del Estado Dominicano.

El 30 de junio se define como un amplio movimiento  democrático  en una concepción de progreso de la sociedad y que abandera como principios irrenunciables los  siguientes:

Es un instrumento de promoción de los valores históricos, culturales, socioeconómicos y humanistas de la  República dominicana y enarbolados por el profesor Juan Bosch.

Tiene como proceso de toma de decisiones el centralismo democrático y rechaza cualquier forma de dirección autoritaria o despótica;

Objeta el paternalismo y el clientelismo como respuesta a los males que afectan a nuestro país;

El Movimiento 30 de Junio se constituye en un instrumento de Organización  que recoge las aspiraciones, intereses y demandas de la ciudadanía.  Se compromete con las mejores causas del pueblo, la Nación Dominicana.

Es propósito del Movimiento  contribuir a la creación de la dimensión ética e igualitaria de la política, sustentada en el humanismo, los derechos humanos, en los valores del pensamiento   crítico, el compromiso democrático y la vocación social.

La participación política debe entenderse como una tarea de servicio público y representación de los diversos intereses y aspiraciones de la sociedad.

Las políticas del Movimiento se norman en la ética, los principios democráticos, la crítica y autocrítica constructivas; y la acción libre, honesta y responsable de sus dirigentes   y miembros.

El Movimiento  se propone la construcción de una nueva cultura política fundada en  valores, y espacios  para el  debate de las ideas, la autogestión ciudadana y la solidaridad  como alternativa   a las formas de hacer política clientelar y populista del liderazgo político tradicional.

Esta forma de hacer política debe ser compromiso de cada uno de las y los miembros  del Movimiento  no sólo de cara a la sociedad sino también en nuestra actividad  al  interior del Movimiento, donde debemos actuar con responsabilidad y discreción para resolver  nuestras diferencias.

El  Movimiento reconoce que las mujeres y los hombres somos igualmente diferentes y es a  partir de esa igualdad en la diferencia que nuestro Movimiento, asegura  la paridad de género en la participación  de las mujeres en los espacios de toma de decisiones al interior del Movimiento,  y en todos los ámbitos de la vida social, económica,  política y cultural.

El 30 de junio  postula la formación de un Estado democrático y social en el que todos los órdenes de gobierno rindan cuentas a la ciudadanía, y  que exista transparencia en la administración de los recursos y eficiencia en sus programas y acciones de gobierno. Se debe erradicar en forma definitiva la corrupción, la arbitrariedad y el autoritarismo.(postulados, todos sintetizados en la constitución más  progresista de la historia política Dominicana, la constitución de 1963)

El conocimiento, las artes y el desarrollo científico y tecnológico, son una fuente de enriquecimiento y de expansión del potencial humano. Por ello, lucharemos por ampliar los espacios para su expresión, auspiciar su desarrollo libre y espontáneo y el acceso de toda la población a su disfrute.

La defensa y protección del medio ambiente es una de las grandes tareas de la humanidad y debe ser considerado un asunto de sobrevivencia y seguridad nacional. Por ello, el Movimiento 30 de junio se pronuncia por un desarrollo sostenido y sustentable que satisfaga las necesidades de las generaciones presentes y futuras, basado en la preservación actual de los recursos humanos y naturales.

El Movimiento 30 de junio se pronuncia por un orden internacional basado en la paz, el respeto a la soberanía de los países, en la ayuda y la cooperación económica a las naciones más necesitadas, en el intercambio comercial, científico y tecnológico que apunten hacia el desarrollo y el bienestar de todos los países.

El movimiento se pronuncia igualmente por la asociación de países a nivel regional y mundial, especialmente con nuestros hermanos de América Latina, con fines comerciales, culturales y políticos siempre y cuando estas asociaciones tiendan a superar las desigualdades y sirvan para que los países de menor desarrollo alcancen niveles superiores de bienestar.

El 30 de junio asume y declara su solidaridad con los movimientos libertarios de nuestros pueblos latinoamericanos, guiados por los principios de fraternidad, combate a la desigualdad, solidaridad con las causas populares y el deseo de construir un mundo de libertades y justicia, bajo el criterio de los sectores progresistas y liberales y las alternativas sociales.

Asistimos a la emergencia de movimientos sociales de nuevo tipo, que son parte de la lucha mundial por la democracia y la justicia social; el 30 de junio las reconoce, se identifica con ellas y se declara parte de las mismas.

En su Líneas programáticas y estratégicas  el movimiento 30 de junio  se propone ser  un movimiento  político nacional en permanente transformación interna, que mantendrá el compromiso de anticipar y adecuar sus planes, programas y acciones a los cambios vertiginosos del mundo moderno, mediante la integración de propuestas visionarias y estrategias de largo plazo que lo ubiquen como una  organización de vanguardia en el siglo XXI.

Impulsaremos  la participación ciudadana que se expresa en la diversidad social de la nación dominicana con la presencia predominante y activa de las clases mayoritarias, urbanas y rurales, que viven de su trabajo, manual e intelectual, y de los grupos y organizaciones constituidos por jóvenes, hombres, mujeres, adultos mayores y personas con discapacidad cuya acción política y social permanente, fortalece las bases sociales de la sociedad dominicana.

Dentro de su línea  programática el M30J tiene en primer orden la organización de una gran parte del pueblo a través de sus organizaciones adherentes: sectoriales, Territoriales y populares. Las organizaciones adherentes podrán agruparse en los sectores del M30J, de acuerdo con el carácter preponderante de sus intereses, territoriales, sectoriales, ciudadanos y de clases.

 Las organizaciones de los sectores adherentes conservan su autonomía, dirección y disciplina interna en cuanto a la realización de sus fines propios. La acción política de los miembros, que a su vez lo sean del M30J, se realizará dentro de la estructura y organización partidista y con sujeción a normas y principios propios del movimiento

“Duarte tuvo el coraje de creer que en un territorio pequeño, deshabitado e incomunicado interior y exteriormente podía establecerse una república. Para creer eso era necesario tener una fe inconmovible en la capacidad de lucha del pueblo dominicano, y Duarte la tuvo”. “Una cosa es tener creencia y poner en ella toda la fe de que es capaz el alma humana y otra cosa es dedicarse a convertir esa creencia en realidad, y Duarte fue capaz de hacer esto último. Ahora bien, para hacerlo tuvo que escoger un método de organización (…): fundar una asociación secreta formada por doce hombres, todos jóvenes, que el propio Duarte escogió tomando en cuenta sus condiciones intelectuales, morales y hasta físicas; es decir, tomando en cuenta su calidad. Para Duarte, la lucha que debía llevarse a cabo tenía que ser organizada partiendo de la calidad política y humana de los que iban a dirigirla”. Juan Bosch

En el marco de su línea programática y estratégica  la educación política y social adquiere dimensiones de carácter obligatorio para sus miembros  y lo propio para las organizaciones adherentes.

Es de interés estratégico la proliferación de los talleres de “Formación Política y desarrollo” en todas las aéreas o territorios funcionales donde haya estructura del movimiento, tanto la estructura del M30J como las estructuras de las organizaciones adherentes.

Con los talleres de formación política y desarrollo nos proponemos como objetivo fundamental crear conciencia social y política entre los ciudadanos.

Para los ciudadanos que viven en estado de exclusión,  es necesario crear espacios de diálogo y reflexión crítica sobre las causas de su propia situación de carencias y pobreza; y a partir de ello organizarlo y movilizarlo para construir estructuras sociales, económica y políticas alternativas.  Significar la gran contradicción en nuestros países: grandes masas de pobres en un país rico en recursos naturales.

A lo largo de estos talleres trataremos de profundizar preguntas como las que provoca esa contradicción

 (¿Por qué seguimos siendo pobres, teniendo tantos recursos naturales?)

 y procuraremos de encontrar respuestas de manera clara y convincente.

Este proceso educativo lo haremos partiendo de nuestra propia realidad, o para mejor decirlo, de nuestras diversas realidades de pobreza, en nuestros barrios,  campos, en las familias,…

La pobreza no es una fatalidad del destino ni el resultado del castigo de Dios. Ni es el resultado de nuestros vicios y flojera. Existen estructuras y mecanismos que  reproducen la pobreza.

Mientras tanto, conviene que recordemos y nos planteemos tres preguntas que articularán todos nuestros talleres:

¿Por qué un curso de formación política y desarrollo para las organizaciones y líderes del movimiento social?

 El quehacer y el rol de las organizaciones populares en nuestro país.

1-     ¿Dónde estamos los sectores populares? ¿Cuál es nuestra situación  real?

2-     2-¿Por qué estamos  como  estamos (en situación crónica de pobreza)?

3. ¿Hacia dónde queremos ir? ¿Qué proyecto alternativo de país vislumbramos?

En líneas generales, la metodología dialéctica que pretendemos emplear en nuestro curso comprende tres pasos:

> Partir de la realidad que vivimos; de lo que acontece en nuestros barrios y comunidades,  nuestras acciones cotidianas.

A esta realidad nos acercamos partiendo de nuestras propias  experiencias, de nuestra propia vivencia de la realidad.

Encontramos en ella  los cuestionamientos  más profundos, aquellos que tienen que ver con una problemática común, que nos hace sentir iguales.

> Luego  introducimos y  reflexionamos con otros elementos de estudio y análisis que nos enriquecen nuestra comprensión de la realidad; tratamos de penetrar en las causas, los procesos y mecanismos que configuran nuestra realidad social.

> Finalmente, con ese conocimiento enriquecido por la reflexión, volvemos a la acción sobre nuestra realidad, para cambiarla, o por lo menos ir cambiando la mentalidad de la gente, empoderarlo de pensamiento propio, así hacemos un ciudadano más comprometido para la transformación y el cambio.

 “(…) La creación de conciencia acerca de los problemas que afectan a las mayorías dominicanas es una de las maneras de ir educando políticamente a las grandes masas; es una forma de ir desarrollando su conocimientos de los hechos que las afectan, lo que equivale a decir que es uno de los métodos que deben seguirse para proporcionarle a nuestro pueblo una conciencia política de la cual carece, y como carece de ella, es una víctima fácil de los logreros, oportunistas y charlatanes políticos que tanto abundan en este país.”      Juan Bosch

En el movimiento 30 de junio hemos acuñado  una frase propia del profesor Juan Bsoch, muy usada por él en muchas oportunidades:

“A LA PATRIA NO  SE LE USA, SE LE SIRVE”

Muchas gracias.

TEMA    2

DECLARACION DE PRINCIPIOS    MOVIMIENTO 30 DE JUNIO

El Movimiento 30 de Junio es una organización política  de carácter Nacional Constituida por Dominicanos y dominicanas de acuerdo a los principios y normas que Establece  la Constitución Política del Estado Dominicano.

El 30 de junio se define como un amplio movimiento   democrático, inspirado en el profesor Juan Bosch, en una concepción de progreso de la sociedad y que abandera como principios irrenunciables los siguientes:

Es un instrumento de promoción de los valores históricos, culturales, socioeconómicos y humanistas de la  República dominicana y enarbolados por el profesor Juan Bosch.

Tiene como proceso de toma de decisiones el centralismo democrático y rechaza cualquier forma de dirección autoritaria o despótica;

Objeta el paternalismo y el clientelismo como respuesta a los males que afectan a nuestro país;

El Movimiento 30 de Junio se constituye en un instrumento de Organización  que recoge las aspiraciones, intereses y demandas de la ciudadanía.  Se compromete con las mejores causas del pueblo, la Nación y sus comunidades.

Es propósito del Movimiento  contribuir a la creación de la dimensión ética e igualitaria de la política, sustentada en el humanismo, los derechos humanos, en los valores del pensamiento   crítico, el compromiso democrático y la vocación social.

La participación política debe entenderse como una tarea de servicio público y representación de los diversos intereses y aspiraciones de la sociedad.

Las políticas del Movimiento se norman en la ética, los principios democráticos, la crítica y autocrítica constructivas; y la acción libre, honesta y responsable de sus dirigentes   y militantes.

El Movimiento  se propone la construcción de una nueva cultura política fundada en  valores, y espacios  para el  debate de las ideas, la autogestión ciudadana y la solidaridad  como alternativa   a las formas de hacer política clientelar y populista del liderazgo político tradicional.

Esta forma de hacer política debe ser compromiso de cada uno de las y los militantes  del Movimiento  no sólo de cara a la sociedad sino también en nuestra actividad  al  interior del Movimiento, donde debemos actuar con responsabilidad y discreción para resolver  nuestras diferencias.

El Movimiento está comprometido  con la conquista y la defensa de los derechos humanos y sociales fundamentales, incluyendo: los democráticos, civiles, políticos, económicos, sociales, culturales y solidarios. Como son: los de opinión, reunión y asociación; trabajo,  descanso, esparcimiento, retiro y jubilación justos; vivienda, alimentación adecuada y agua potable, cobertura sanitaria y de salud amplias y universales; educación, información, paz y justicia, desarrollo sustentable; es decir, el derecho de todos los Dominicanos y Dominicanas, reconociendo las diferencias de género, a vivir y a morir con dignidad, en el marco de la soberanía e independencia nacional y de un modelo económico-social con equidad e igualdad de oportunidades para todos.

El  Movimiento reconoce que las mujeres y los hombres somos igualmente diferentes y es a  partir de esa igualdad en la diferencia que nuestro Movimiento, asegura  la paridad de género en la participación  de las mujeres en los espacios de toma de decisiones al interior del Movimiento,  y en todos los ámbitos de la vida social, económica,  política y cultural, garantizando  el acceso en condiciones de igualdad, al uso, control y beneficios del desarrollo de todas las personas.

El Movimiento  propone, con la participación de la sociedad, construir un  sistema económico  que asegure una mayor creación y distribución de la riqueza y el continuo  mejoramiento del nivel y la calidad de vida de la ciudadanía.

El Movimiento 30 de junio  se pronuncia por el mantenimiento de una sociedad democrática, donde todas y todos puedan organizarse libremente para defender sus intereses.

Entiende la democracia no solamente como un sistema político, económico, social y cultural, sino también como una forma de vida. Supone la búsqueda permanente de condiciones de equidad no solo en el ámbito del Estado sino en todas las esferas de la sociedad en que se manifiestan relaciones de poder.

El 30 de junio  postula la formación de un Estado democrático y social en el que todos los órdenes de gobierno rindan cuentas a la ciudadanía, y  que exista transparencia en la administración de los recursos y eficiencia en sus programas y acciones de gobierno. Se debe erradicar en forma definitiva la corrupción, la arbitrariedad y el autoritarismo.

El conocimiento, las artes y el desarrollo científico y tecnológico, son una fuente de enriquecimiento y de expansión del potencial humano. Por ello, lucharemos por ampliar los espacios para su expresión, auspiciar su desarrollo libre y espontáneo y el acceso de toda la población a su disfrute.

La defensa y protección del medio ambiente es una de las grandes tareas de la humanidad y debe ser considerado un asunto de sobrevivencia y seguridad nacional. Por ello, el Movimiento 30 de junio se pronuncia por un desarrollo sostenido y sustentable que satisfaga las necesidades de las generaciones presentes y futuras, basado en la preservación actual de los recursos humanos y naturales, de tal manera, que no se cancele la viabilidad del desarrollo en el futuro. Aspiramos a un crecimiento económico planificado, armónico y equitativo entre las regiones del país, entre la ciudad y el campo; entre el trabajo y el capital; y entre el mercado mundial y el mercado nacional. En la construcción de un desarrollo sustentable resulta fundamental no confundir progreso y desarrollo con explotación irracional de la naturaleza.

El movimiento considera necesario y posible construir un nuevo sistema económico en el que el mercado no determine las necesidades y la orientación de la sociedad, sino que sea ésta la que determine la orientación y el carácter del mercado. En consecuencia el movimiento 30 de junio promoverá que las comunidades y grupos campesinos participen activa y equitativamente en los proyectos sociales y productivos que impliquen la transformación de los recursos de su entorno medioambiental.

Para ello, se requiere incorporar a empresarios y trabajadores del campo y la ciudad  a la planeación económica y social, con el objetivo de eliminar progresivamente la explotación, la pobreza y las desigualdades, haciendo posible el acceso de las ciudadanas y ciudadanos a los beneficios materiales y culturales que les permita un mejoramiento permanente en su nivel y calidad de vida.

El Movimiento 30 de junio afirma como principio que la Independencia de la patria es la base y origen del derecho soberano de las dominicanas  y dominicanos a tomar sus propias decisiones sin interferencia o presiones provenientes del exterior.

La soberanía reside esencialmente en el pueblo, como expresión de la voluntad popular libremente manifestada.

El desarrollo tecnológico y científico ha sido manipulado deliberadamente para profundizar la dependencia y la explotación irracional de los recursos naturales de los países en desarrollo. Por ello, el movimiento asume esta problemática como un asunto estratégico y considera que la generación y aplicación de conocimientos debe ser una herramienta básica al servicio de la soberanía de las naciones y para promover un desarrollo equitativo y sustentable a nivel mundial.

El Movimiento 30 de junio se pronuncia por un orden internacional basado en la paz, el respeto a la soberanía de los países, en la ayuda y la cooperación económica a las naciones más necesitadas, en el intercambio comercial, científico y tecnológico que apunten hacia el desarrollo y el bienestar de todos los países. Por el respeto irrestricto a las convenciones internacionales en materia de derechos humanos, civiles, sociales, políticos y económicos.

El movimiento se pronuncia por un sistema mundial basado en el fortalecimiento de las instituciones de justicia internacional que sancionen los graves actos de irresponsabilidad, represión, autoritarismo y crímenes contra la humanidad.

El movimiento pugnará por la existencia de un derecho internacional justo y equitativo y en particular en la aplicación de leyes y regulaciones al capital financiero especulativo.

El 30 de junio se pronuncia por la democratización de los organismos políticos y financieros internacionales como la ONU, OEA, la OCDE, FMI y BM y rechaza su utilización por parte de las naciones hegemónicas para enjuiciar e intervenir unilateralmente en otros países.

El Movimiento 30 de junio aspira y convoca a construir  un nuevo orden internacional dirigido por, por los ciudadanos y ciudadanas, por los pueblos y comunidades que son la sustancia de las distintas naciones del planeta. Una globalización que someta la producción y la aplicación del conocimiento al objetivo de enriquecer intelectual, espiritual y materialmente a la humanidad.

El movimiento se pronuncia igualmente por la asociación de países a nivel regional y mundial, especialmente con nuestros hermanos de América Latina, con fines comerciales, culturales y políticos siempre y cuando estas asociaciones tiendan a superar las desigualdades y sirvan para que los países de menor desarrollo alcancen niveles superiores de bienestar. Mención especial requieren las y los trabajadores migrantes que sufren en todo el mundo.

El 30 de junio asume y declara su solidaridad con los movimientos libertarios de nuestros pueblos latinoamericanos, guiados por los principios de fraternidad, combate a la desigualdad, solidaridad con las causas populares y el deseo de construir un mundo de libertades y justicia, bajo el criterio de los sectores progresistas y liberales y las alternativas sociales.

La paz en el mundo será conquistada por la democracia, la igualdad, la libertad y la solidaridad, el respeto a la independencia y la soberanía de los Estados, y la observancia del principio de autodeterminación de los pueblos.

Asistimos a la emergencia de movimientos sociales de nuevo tipo, que son parte de la lucha mundial por la democracia y la justicia social; el 30 de junio las reconoce, se identifica con ellas y se declara parte de las mismas.

Declaración de Principios del Movimiento 30 de junio.

 “Entre las guerras justas, la que se hace para defender la patria es la de más alta categoría histórica.”

“La historia de la lucha por la libertad en la cual se han consumido generaciones y generaciones de latinoamericanos desde principios del siglo XIX; es, en suma, la misma guerra a muerte que hemos sostenido en América contra poderes extranjeros y reacción nacional aliados”.

“El patriotismo es un instinto pero su ejercicio sólo se justifica cuando conduce al bienestar de las mayorías”.

“Preparémonos a bastarnos a nosotros mismos. A levantarnos con nuestras fuerzas; a labrar la estatua de nuestro porvenir con manos dominicanas”.

abierto y franco hacia el disfrute de todo lo que significa para los pueblos la libertad pública y la justicia social”.Juan Bosch                                   

 TEMA 3   (Nota : opcional con el tema uno “MANIFIESTO M30J)

MARCO CONCEPTUAL  Y PUNTO DE PARTIDA MOVIMIENTO 30 DE JUNIO.

Un grupo de dominicanos, ciudadanos de pensamiento progresista y solidario, comprometidos con las mejores causas de la de la nación Dominicana, dirigentes  y activistas del movimiento social, miembros de la diferentes fuerzas políticas,  hombres y mujeres de acrisolado amor patrio,  preocupados por la falta  de principios y valores  en el ámbito político, han tomado la iniciativa de estructurar un movimiento político-social inspirado en el pensamiento ético, humanista y patriótico del profesor Juan Bosch, llamado movimiento 30 de junio(fecha de nacimiento del maestro y guía).

El movimiento 3o de junio  se define como un amplio movimiento    progresista y democrático, en una concepción de progreso de la sociedad y que abandera como principios irrenunciables  la promoción de los valores históricos, culturales, socioeconómicos y humanistas de la  República dominicana como base fundamental para el desarrollo socioeconómico Y cultural  de la República y su integración como sociedad moderna y responder a las necesidades de los diferentes sectores de la población, enriquecer la plataforma política de nuestro liderato y posicionar al movimiento en la competencia social y política en una visión de  perspectiva histórica donde nos planteamos  estructurar a nivel nacional una corriente ideológica denominada Movimiento 30 de Junio que tenga como propósito diseñar e implementar iniciativas, planes y proyectos que sean políticamente factible, socialmente aceptables y moralmente viables para promover el desarrollo del país con ciudadanos comprometidos, que participen democrática y libremente e incidan  en las decisiones fundamentales de la sociedad: defender  los recursos naturales y el derecho del dominicano a su bienestar y desarrollo socio-económico, político, social, cultural e individual en un ambiente sano, de respeto por la vida y la naturaleza.

 En el Movimiento 30 de junio  pretendemos ser un espacio de debates  de ideas y propuestas.

Invitamos, pues, a todos los dominicanos y dominicanas que se identifican con el pensamiento, las ideas,  planteamientos y propuestas que proponemos a la sociedad Dominicana  a formar  fila en este movimiento,  ya sea en calidad de amigo, simpatizante o miembro.

Las tendencias progresistas en auge en América Latina ofrecen una diversidad de esquemas de articulación entre las corrientes sociales y sus expresiones políticas;  Masas pobres que  buscan resarcirse de los golpes del neoliberalismo y buscan incidir de cualquier manera en el escenario político en pos de reivindicaciones sociales. Líderes y comunidades que surgen con fuerza y sectores medios e intelectuales, que se renuevan pero en condiciones de dispersión social y política. En este contexto, el espacio que procuramos para la reflexión y el debate de las ideas se orienta  una aproximación  a esta problemática dando un repaso de los diversos esquemas de organización política, tomando en cuenta los nuevos paradigmas y lineamientos de fuerzas sociales y políticas en la región.

En esa línea de pensamiento y propósito entendemos que hoy, más que nunca, en la República Dominicana, en el ámbito de la actividad política, requiere una nueva forma de hacer política.

¿Cuál sería esa nueva forma de hacer política?

El político debe crear metodologías de intervención social  seria y  transparente, con una fuerte y profunda sensibilidad humana, nada de demagogia, populismo y clientelismo.

El Movimiento 30 de junio impulsara  la participación ciudadana que se expresa en la diversidad social de la nación dominicana con la presencia predominante y activa de las clases mayoritarias, urbanas y rurales, que viven de su trabajo, manual e intelectual, y de los grupos y organizaciones constituidos por jóvenes, hombres, mujeres, adultos mayores y personas con discapacidad cuya acción política y social permanente, fortalece las bases sociales de la sociedad dominicana.

En el marco de su línea  programática, el M30J nos proponemos trabajar con las comunidades, Organizarlas e incorporarlas a gestiones  y acciones de carácter social en el  esquema de un modelo socio-económico solidario participativo; así potencializamos las capacidades creativas y organizativas de los grupos sociales y comunidades. Para los fines proponemos  la organización de una gran parte del pueblo a través de sus organizaciones adherentes: sectoriales, Territoriales y populares. Las organizaciones adherentes podrán agruparse en los sectores del M30J, de acuerdo con el carácter preponderante de sus intereses, territoriales, sectoriales, ciudadanos y de clase.

 Las organizaciones de los sectores adherentes conservan su autonomía, dirección y disciplina interna en cuanto a la realización de sus fines propios. La acción política de los miembros, que a su vez lo sean del M30J, se realizará dentro de la estructura y organización partidista y con sujeción a normas y principios propios del movimiento.

TAMA—4

INSTRUCTIVOS Y METODOLOGIA PARA LA, FORMACION, ORGANIZACIÓN Y DESARROLLO DEL MOVIMIENTO 30 DE JUNIO.

 Líneas programáticas y estratégicas del M30J.

 El movimiento 30 de junio,  es un movimiento  político nacional en permanente transformación interna, que mantendrá el compromiso de anticipar y adecuar sus planes, programas y acciones a los cambios vertiginosos del mundo moderno, mediante la integración de propuestas visionarias y estrategias de largo plazo que lo ubiquen como una  organización de vanguardia en el siglo XXI.

El Movimiento 30 de junio impulsa la participación ciudadana que se expresa en la diversidad social de la nación dominicana con la presencia predominante y activa de las clases mayoritarias, urbanas y rurales, que viven de su trabajo, manual e intelectual, y de los grupos y organizaciones constituidos por jóvenes, hombres, mujeres, adultos mayores y personas con discapacidad cuya acción política y social permanente, fortalece las bases sociales de la sociedad dominicana.

En el marco de su línea  programática el M30J tiene en primer orden como tarea la organización de una parte importante del pueblo a través de sus organizaciones adherentes: sectoriales, Territoriales y populares. Las organizaciones adherentes podrán agruparse en los sectores del M30J, de acuerdo con el carácter preponderante de sus intereses, territoriales, sectoriales, ciudadanos y de clase.

 Las organizaciones de los sectores adherentes conservan su autonomía, dirección y disciplina interna en cuanto a la realización de sus fines propios. La acción política de los miembros, que a su vez lo sean del M30J, se realizará dentro de la estructura y organización partidista y con sujeción a normas y principios propios del movimiento.

En el 30 de Junio nos proponemos trabajar con las comunidades, “organizarlas e incorporarlas a gestiones y acciones de carácter social en el esquema de un modelo  de economía solidaria social de mercado (Cooperativas, Organizaciones no Gubernamentales, Organizaciones Mutualistas y otras, Incorporando principios y valores solidarios, de  equidad y justicia. Así  potencializamos las capacidades creativas y organizativas de los grupos sociales y comunidades”.

“Las comunidades tienen que ser objeto y sujeto de su propio destino”.

PROGRAMA DE FORMACION Y EDUCACION PARA ASPIRANTES A  MIEMBROS DEL  MOVIMIENTO 30 DE JUNIO.

El movimiento 30 de junio en su proceso de formación y desarrollo ha categorizado distintos niveles de membresia. En primer lugar, tenemos una primera   categoría de militante, en segundo lugar, una categoría de miembro. Ambos, militante y miembro forman parte de la estructura partidaria del M30J; luego le siguen las categorías de simpatizante, amigo y colaborador. (En los estatutos se definirá los deberes y derechos de cada categoría).

Para adquirir la categoría de miembro en el M30J es necesario participar en varios ciclos o módulos de educación  donde el aspirante a miembro  adquiere la formación e información de los aspectos fundamentales que componen y se propone  el M30J.

La formación de un organismo, vale decir un núcleo de trabajo, del M30J se inicia en materia de formación y organización  política con el estudio un primer  módulo compuesto por los siguientes temas:

  1. Marco conceptual y punto de partida M30J
  2. Declaración de principios del M30J.
  3. Instructivos y metodología para la formación, organización y desarrollo del M30J
  4. Normas de procedimiento parlamentario M30J.
  5. Instructivo sobre el centralismo democrático.
  6. Juan Bosch: Conclusiones conferencia” Salvador Allende.”
  7. James D. Cockcroft: La vigencia del pensamiento de Juan Bosch.
  8. Juan Bosch: Consideraciones del político: la vocación y el oficio.
  9. Curso de formación política: modulo #1: ¿a dónde y a qué vinimos?

Este primer módulo tendrá una duración de diez semanas. El segundo módulo se completara  noventa días después de finalizado el primer modulo y estará integrado por los siguientes temas:

Estructura organizacional y métodos de trabajo M30J:

  1. Instructivos sobre la formación de un  núcleo de trabajo del M30J
  2. De la dirigencia ,Estructura nacional y regional M30J
  3.  Juan Bosch : Métodos de trabajo
  4.  Juan Bosch: Organización y disciplina.
  5. Instructivos sobre la elaboración de planes de trabajo y talleres.
  6. Reflexiones y enseñanzas del maestro y guía Profesor Juan Bosch.
  7. Curso de formación política: Modulo No. 3 (Análisis de la realidad social)

Luego de completado estos dos módulos de formación y educación, el aspirante a miembro completara el proceso  para adquirir la categoría de miembro,  haciendo juramento frente a la tumba (mausoleo, extensión del panteón nacional en el cementerio de la Vega) del profesor Juan Bosch.

Al ser completado los  eventos de formación, educación y juramentación, para adquirir la membresia del M30J, el núcleo de trabajo que comenzó como núcleo de estudios  pasa a ser automáticamente  núcleo de base del M30J.

PROCESO DE ORGANIZACIÓN Y DESARROLLO M30J

El Núcleo de trabajo (núcleo de base)  es la unidad básica partidista  para organizar y llevar a cabo la acción política y la coordinación de iniciativas para el desarrollo de la comunidad, así como para la creación y ampliación de núcleos de afiliados y de simpatizantes. En él se promoverán, dirigirán y coordinarán las actividades básicas del M30J, así como las acciones solidarias en apoyo de las que lleven a cabo las organizaciones de los sectores  adherentes.

De los Mecanismos de Afiliación.

Podrán afiliarse al movimiento 30 de junio los ciudadanos dominicanos, hombres y mujeres, que libre e individualmente, y en los términos de la Constitución Política del Estado Dominicano, la legislación electoral vigente expresen su voluntad de integrarse M30J, comprometiéndose con sus documentos básicos y sus lineamientos programáticos y estratégicos.

La afiliación al movimiento se hará ante la sección en cuya demarcación se encuentre el domicilio del solicitante o ante la dirección del consejo municipal o  distrital  correspondiente, quienes notificarán al órgano partidista superior para que se incluya en el Registro Partidario, refiriendo al afiliado al seccional de su domicilio, como ámbito para el desarrollo de sus actividades política partidarias.

Una vez afiliado, al M30J (luego de completar los módulos 1, 2 y la juramentación) otorgará al ciudadano la credencial y documento que acredite su calidad de miembro.

La dirigencia del M30J, en todos sus niveles, mantendrá programas permanentes de afiliación y formación. Al afiliarse el nuevo miembro, adopta su vínculo activo, ideológico y programático del M30J, comprometiéndose a cumplir con los documentos básicos. Una vez afiliado en lo individual, podrá solicitar su adhesión al sector u organización que satisfaga sus intereses y necesidades. (Organizaciones adherentes).

De las Garantías, Derechos y Obligaciones Partidarias de los miembros.

Los miembros del M30J tienen las siguientes garantías:

Libertad de expresión oral y escrita al interior delM30J, sin más límites que el respeto a sus integrantes y a la unidad del movimiento.

 Garantía de audiencia con las instancias correspondientes de dirección del M30J.

Igualdad partidaria, entendida como igualdad de oportunidades en igualdad de Circunstancias, para ejercer los derechos y cumplir las obligaciones y responsabilidades que señalan los documentos básicos, así como los instrumentos normativos.

 Incorporarse al Sector  u organización  adherente que sea afín a sus Intereses y causas sociales.

 Los miembros del M30J tienen los derechos siguientes:

Hacer de la carrera partidista un espacio para su desarrollo político, en base al registro de las tareas partidarias.

Acceder a puestos de dirigencia del M30J, previo cumplimiento de las disposiciones legales y estatutarias.

Recibir capacitación política y formación ideológica; presentar iniciativas, proyectos, programas y propuestas sobre los fines y actividades del M30J  y participar en las deliberaciones de los órganos encargados de resolverlos.

  Los militantes del  M30J tienen las obligaciones siguientes:

Conocer, acatar y promover los Documentos Básicos del M30J.

 Apoyar las labores políticas y electorales del M30J en la circunscripción electoral que corresponda a su domicilio. (En los estatutos se ampliara)

 Se asumirá que renuncia a su militancia del M30J  quien:

Ingrese a otro partido político, excepto el PLD.

 Acepte ser postulado como candidato por otro partido, salvo en el caso de las coaliciones o alianzas previstas en los presente y que Desempeñe comisiones que le confiera otro partido, salvo el caso de las coaliciones o alianzas previstas en los presente Documentos M30J.

 “Hay personas que creen que los hechos históricos son producidos por los grandes hombres, y resulta que es al revés; son los hechos históricos los que producen a los grandes hombres”. Juan Bosch

 TEMA–5

 NORMAS DE PROCEDIMIENTO PARLAMENTARIO DEL M30J

 Estas normas generales parlamentarias, se aplicarán para el desarrollo armónico y correcto de las asambleas., Además, servirá para los trabajos que se ejercen en las reuniones, encuentros, sesiones,… del M30J. También, dispondremos de una referencia de los puntos sugeridos como Agenda de las actividades ya indicadas.

 CONTENIDO

 Apertura de los trabajos (Bienvenida)

 Llamado al conocimiento y Verificación del quórum

 Instalación de la Asamblea a cargo de la Coordinación

 Establecimiento de la Mesa de Dirección de los trabajos

 Presentación y metodología de del desarrollo de los trabajos

 Aprobación del Orden del Día o Agenda

 Conocimiento, mejoras -si las hubiera- y aprobación del Acta del Encuentro anterior

 Conocimiento, mejoras -si las hubiera- y aprobación de los informes por área

 Conocimiento, mejoras -si las hubiera- y aprobación de informes de comisiones.

 Conocimiento y determinación de Proposiciones y Recomendaciones por Escrito

 Propuesta y determinación del Plan de Trabajo para el próximo período

 Palabras de Clausura

 Despedida: “A LA PATRIA NO SE LE USA, SE LE SIRVE”

 El Movimiento 30 de Junio (M30J) en su ejercicio de asambleas, reuniones, encuentros, sesiones,…  para intervenir en los debates formula el presente procedimiento.

 DELIBERACIONES

 Luego de iniciarse los trabajos, para intervenir deberán solicitar al Coordinador(a) o quien presida autorización para tomar la palabra.

 Una vez que le fuere concedida, hará uso de ella poniéndose de pie. Quien presida le concederá la palabra en el orden en que se le hubiera sido solicitada, procurando alternar las intervenciones de quienes impugnan con la de quienes sostienen la tesis de discusión.

 El representante de la socia hará uso de la palabra dirigiéndose a quien presida y no podrá ser interrumpido salvo el caso de quebrantamiento de las normas parlamentarias o por expresarse en términos inadecuados o por que se apartare del asunto que se debate. En este caso, será llamado al orden por la presidencia. Cualquier socio tiene derecho a solicitar a la presidencia que lo haga.

 Ningún  socio  podrá  hablar  más de dos veces sobre  el  mismo asunto, hasta tanto existan participaciones   nuevas. Tampoco   podrá  leer   su   razonamiento a menos  que   se  trate  de  una  cita breve  cuyo  texto  sea indispensable para fundamentar su exposición.

 SUSPENSION DEL DEBATE

 Cuando la presidencia juzgare que un asunto ha sido discutido suficientemente previo anuncio, dará por terminado el debate y ordenará que se proceda a votar. Durante el proceso de la votación ningún socio podrá intervenir. Si la discusión de un asunto se suspendiere para continuarlo en otra reunión, el miembro que hubiere hecho uso de la palabra por dos veces sobre el mismo asunto, no podrá intervenir nuevamente salvo que hubiere quedado en uso de la palabra al suspenderse la sesión.

 MOCIONES

 Todo el trámite de la Asamblea, se efectuará a base de mociones. Se tomará como base fundamental, la clasificación de mociones que contiene el procedimiento parlamentario:

 Moción Principal: Esta da origen a la discusión, es el punto de partida para el debate. La moción de enmienda agrega o quita conceptos a la moción principal sin cambiar su contenido básico.

 Moción Previa: Es la que pide elementos de juicio sin aprobar ni negar a la principal.

 Moción de Reconsideración: Esta plantea rever algo que debe ser rectificado exceptuando aquellas resoluciones, ya que por su índole, no admiten revisiones de ninguna naturaleza. La moción de reconsideración para que surta efecto, debe contar con el respaldo de las dos terceras partes de la sala.

 Moción de Orden: Sirve para llamar la atención a quien dirige la asamblea, cuando no se observan las normas parlamentarias. Cualquier miembro puede hacerla y no necesita apoyo. Es obligación de la presidencia suspender el curso de la asamblea, conocer cuál es la observación y rectificar si hay lugar a ello. De no haber razón, continuará con el desarrollo de la sesión, pero si se insiste en la reclamación, se podrá apelar a la sala, la que tendrá la última palabra al respecto.

 Moción sustitutiva: Es la que sirve para conciliar criterios, manteniendo sus objetivos.

 TRÁMITE DE MOCIONES

 Se inicia el proceso con la presentación de la moción generalmente fundamentada en razonamiento que la justifica. La Presidencia califica la moción, es decir que en esta fase observa que el pedido no esté en contradicción con la Ley, Reglamento y los Estatutos. Si la moción mereció el apoyo de una o más personas, es obligación de la Presidencia ponerla a consideración de los asambleístas y entra inmediatamente al debate. No se pueden considerar dos mociones al mismo tiempo. Durante el debate se hacen los razonamientos en pro y en contra, es además el momento oportuno para presentar mociones de enmienda, previa, sustitutiva.

 LAS VOTACIONES

 Las resoluciones de la Asamblea se toman en mayoría, es un procedimiento por el cual los participantes expresan sus propias determinaciones. Las formas de votación son ordinarias, secreta y nominal.

 Votación Secreta: Se utiliza cuando el asunto es de tal naturaleza que no podría hacer vacilar a los miembros votando en forma pública. Se puede utilizar la votación secreta siempre que la mayoría así lo resuelva.

 Votación Nominal: Es empleada cuando es necesario establecer la responsabilidad del votante. Por secretaría se llama a cada uno de los votantes por sus nombres, a fin de que expresen su criterio en torno al asunto sometido a votación. El votante puede razonar su voto, siempre que no haya intervenido anteriormente en la discusión.

 Votación Ordinaria: Esta se manifiesta levantando la mano o poniéndose de pie. Se utiliza esta forma de votación, cuando el asunto por resolverse no revista mayor trascendencia. El voto dirimente es un arbitrio ejercido por quien dirige la asamblea. Cuando en las votaciones se ha producido un empate, la Presidencia en forma obligatoria deberá pronunciarse en favor o en contra del asunto que se vota. De acuerdo con esto, la Presidencia puede votar dos veces conforme al procedimiento.

 MAYORÍAS

 La mayoría simple constituye más de la mitad de los votantes. La mayoría absoluta se mide a base de los socios inscritos en la organización, aun cuando no estén presentes en la asamblea. Mayoría extraordinaria implica una porción mayor a la absoluta y será cuando menos, las dos terceras partes, tomando en cuenta el número de integrantes de la Asamblea. Mayoría relativaes aquella que se representa por el mayor número de votos obtenido por una tesis en la votación respectiva.

ACTAS

 Uno de los requisitos esenciales para que tenga validez una asamblea, es la redacción del acta de la sesión reuniendo las exigencias dispuestas en el estatuto, la ley o el procedimiento parlamentario. El acta constituye la reseña escrita, fehaciente y auténtica del acto relacionado. No es conveniente hacer minuciosas descripciones de las discusiones; basta con registrar las tesis propuestas y mencionar las principales personas que las sustentaron. Lo fundamental en el acta, es que conste con exactitud lo que se haya resuelto. El acta constituye el único documento del cual se parte para cualquier acción de carácter legal.

 AGENDA U ORDEN DEL DÍA

 Son los principios que proporcionan las directrices para sesiones y debates (entre los que se incluyen el nombramiento, deberes y prerrogativas de los integrantes, el derecho a ser oídos y la determinación y orden de los temas programados), para el voto formal (que engloba la elaboración de mociones) y para dejar constancia oficial de todos los asuntos tratados. Asimismo dotan de un formato ordenado a una asamblea o cualquier foro democrático.

  “(…) Mas que cantidad necesitamos calidad, y me refiero a la calidad política. Los miembros del PLD (M30J) deben tener la calidad política que hace falta para dirigir a este pueblo en la lucha por su liberación, y esa calidad no la tiene todo el mundo ni aquí ni en ninguna parte; la tiene siempre una minoría de hombres y mujeres que traen a la vida condiciones para dirigir y voluntad de servir al pueblo y después mejoran esas condiciones mediante el estudio y la práctica diaria. (…)Los partidos no tienen que ser mayoritario. Lo que tiene que tener un partido político no es una mayoría de miembros sino una gran autoridad moral sobre el pueblo. El partido puede ser chiquito y sin embargo tener el respaldo del pueblo o de aquella parte del pueblo que tiene poder para hacer cosas (…)”   Juan Bosch

 TEMA–6

  INSTRUCTIVO SOBRE EL CENTRALISMO DEMOCRATICO

 Una organización política como el PLD (M30J), que se ha propuesto como principal objetivo completar la obra de Juan Pablo Duarte y Juan Bosch, necesita formular una dirección política que sea capaz de asegurar la unidad de acción y al propio tiempo una participación colectiva de sus miembros en la toma de las principales decisiones.

 La metodología del centralismo democrático es el instrumento fundamental para la conducción orgánica del partido (M30J), así como también para lograr una dirección correcta de las masas; persigue lograr un partido político sólido relacionando adecuadamente la dirección y las bases asegurando la mayor participación posible de las bases en las decisiones importantes del partido; la mayor unificación posible en los acuerdos y en la ejecución de estos; la mayor efectividad y precisión en la ejecución de las tareas y la mayor centralización posible de la dirección de los trabajos.

 El centralismo democrático combina el centralismo y la democracia interna, y el énfasis en uno o en otro dependerá del momento histórico. El centralismo se expresa por la necesaria subordinación del militante al organismo al cual pertenece, de la minoría a la mayoría, de los organismos inferiores a los superiores, bases fundamentales para lograr una real disciplina partidaria. La democracia interna se manifiesta por una amplia participación de las bases en la selección de los dirigentes, por la rendición de cuentas periódicas de los organismos inferiores a los superiores y viceversa, por la participación de todos los miembros en la elaboración y discusión de la línea política, estatutos, programas y decisiones fundamentales del partido, así como la capacidad de cada organismo de planear y poner en ejecución en su área de trabajo las iniciativas y medidas que considere más adecuadas para el desarrollo de los trabajos políticos.

 Por medio del método del centralismo democrático toda dirección política, no importa su nivel jerárquico, basa su autoridad en la delegación del ejercicio del poder de la mayoría y la mantiene, demostrando en la práctica que ha sido fiel intérprete de la voluntad de la mayoría y del respeto de la minoría. El mantenimiento de este principio orgánico evita el surgimiento del autoritarismo, del burocratismo, el liberalismo y el grupismo.

 La aplicación del método del centralismo democrático garantiza el surgimiento y desarrollo de las ideas correctas, una equilibrada y armónica relación entre las bases y las direcciones y una continua interrelación entre partido y pueblo.

 PRINCIPIO I

 LA LIBRE DISCUSION EN LOS ORGANISMOS ANTES DE TOMAR LAS DECISIONES

 A) Toda resolución de organismos y órganos del partido debe ser consecuencia de una amplia discusión en la cual deben participar todos sus integrantes. Es responsabilidad del secretario general o coordinador de cada organismo u órgano del partido, conducir las reuniones correctamente dando participación y estimulando a todos los compañeros a que emitan sus juicios u opiniones sobre los problemas planteados. El secretario general o responsable de cada organismo u órgano intervendrá preferiblemente al final de cada ronda de discusión.

 b) El partido (M30) garantiza a todos los compañeros la plena libertad de discusión en los organismos u órganos que correspondan. Nadie podrá ser coartado en su derecho de expresar posiciones u opiniones, y, a tales fines, todo organismo u órgano deberá discutir cada problema planteado con toda amplitud, otorgando la palabra en riguroso orden de acuerdo a las solicitudes sometidas al moderador de las discusiones.

 c) Toda resolución de un organismo u órgano del partido debe realizarse, fundamentalmente, aplicando la unificación de criterios, poniendo siempre en primer lugar los intereses del partido y del pueblo.

 PRINCIPIO II

 CONSULTA A LOS ORGANISMOS INFERIORES

 a) Se establece la consulta a las bases como mecanismo que garantice el derecho de participación de todo el partido en la elaboración de la línea política y programática y los planes de trabajo.

 b) Es obligación de todos los comités de base (NB) informar a sus círculos de estudios (NE) de sus planes, de la adopción de medidas específicas que los afecte y el conocimiento objetivo, en lo particular, de la situación política en el área de su jurisdicción.

 c) Es obligación de todos los organismos medios consultar a su comité de base (NB) para la elaboración de planes, adopción de medidas específicas que los afecten o a todo el comité intermedio (NT), así como para el conocimiento objetivo de la situación política en el área de su jurisdicción.

 d) Es obligación del comité central (CDN), de su comité político (CEN) y de su secretariado, consultar a las bases del partido para la elaboración de planes y programas que impliquen cambios significativos en la organización, de líneas políticas, definición de problemas ideológicos y conocimiento de la realidad nacional, a fines de diseñar líneas generales que garanticen la plena unificación de criterios y unidad de acción.

 PRINCIPIO III

 LA LIBERTAD DE CADA MIEMBRO U ORGANISMO A HACER PROPOSICIONES Y TOMAR INICIATIVAS

 Todos los compañeros del partido (M30J) tienen derecho a hacer proposiciones y tomar iniciativas que contribuyan al fortalecimiento del partido y a la correcta aplicación de los métodos de trabajo, en el organismo u órgano al que pertenezca.

 Todo organismo u órgano podrá hacer las proposiciones a los organismos que consideren importantes para la vida del partido, a través de los canales establecidos.

 El partido garantiza y protege el don creador y el espíritu de iniciativa en sus miembros y circulistas así como de sus organismos, con lo cual se enriquece y fortalece.

 Así mismo, los organismos pueden poner en práctica aquellas metodologías dentro de los límites de su jurisdicción, y respetando los principios generales establecidos, que consideren pueden ser útiles y beneficiosas para el partido y para el país, y la dirección del partido tiene como papel importante el de encausar con sumo cuidado las iniciativas de la base para que corran libremente por el cuerpo del PLD (M30J), tal como por el cuerpo humano corre la sangre, que va enriqueciéndolo por donde quiera que pasa. Es además la garantía para poner en vigencia el principio teórico de nuestros métodos de trabajo.

 PRINCIPIO IV

 EL RESPETO A LOS ACUERDOS Y RESOLUCIONES DEMOCRATICAMENTE ADOPTADOS

 Tanto en lo particular como en lo general, inmediatamente el partido adopte una resolución de todos los compañeros que en las discusiones previas habían adoptado proposiciones o posiciones encontradas con lo resuelto, deben acatar lo dispuesto por su organismo correspondiente.

 Una vez transformado en resolución de un organismo lo aprobado en el mismo, todos sus integrantes están en la obligación de defenderlo aunque no hubieran estado de acuerdo con ello.

 En las tareas de implementación de los acuerdos de organismos u órganos, deberán participar, todos los compañeros que estuvieron de acuerdo con la resolución como los que la rechazaron en discusiones previas.

 PRINCIPIO V

 LA SUBORDINACION DE LA MINORIA A LA MAYORIA EN TODOS LOS NIVELES DE DIRECCION DEL PARTIDO

 Todos los miembros y aspirantes a miembros deben observar la disciplina partidista y la minoría subordinarse a la mayoría.

 El partido reconoce y garantiza los derechos de las mayorías y los organismos inferiores a expresar sus posiciones ante los organismos superiores.

 Ningún organismo u órgano puede imponer resoluciones sin investigación, conocimiento y la discusión amplia que debe precederla. Este principio se aplica, fundamentalmente en la relación armónica que debe existir entre organismos superiores e inferiores.

 Sobre el conocimiento del derecho de la minoría se establece lo siguiente:

 1- En un organismo el derecho de la minoría puede ser individual.

 2- Cuando se trata de varios organismos u órganos la minoría es orgánica, nunca individual.

 3- Si la posición de la minoría en un organismo u órgano no es acogida por el organismo u órgano jerárquicamente superior, prevalece la posición de la mayor

 4- La posición de la minoría individual presentada entre varios organismos solo puede ser tema de discusión si uno de los organismos presentes las hace suya.

 PRINCIPIO VI

 LA SUBORDINACION DE LOS ORGANISMOS INFERIORES A LOS SUPERIORES PUDIENDO LOS PRIMEROS APELAR A LAS INSTANCIAS SUPERIORES

 Todas las decisiones de los organismos superiores son de obligatorio e inmediato cumplimiento de los organismos inferiores. Se establece el derecho de apelación a las decisiones de los organismos superiores, sobre la base de expedientes objetivos, a plazo breve, así como también a la reparación política de compañeros y organismos en caso de medidas subjetivas y erradas que lesiones la condición partidista.

 El derecho de apelación será ejercido de la siguiente manera:

 a- Los círculos de estudio ante los organismos medios.

 b- Los comités de base ante los plenos medios.

 c- Los comités intermedios, municipales, de distritos municipales y seccionales ante el comité político.

 APELACIÓN INDIVIDUAL

 Se reconoce el derecho de apelación de los compañeros del partido sobre la base del siguiente mecanismo:

 a- Los miembros del comité de base (NB) ante el organismo medio.

 b- Los circulistas  (NE)   ante el comité de base (NB).

 c- Los miembros de las direcciones medias ante el pleno intermedio.

 d- Los activistas (enlaces regionales) ante el comité político nacional (CEN).

 e- Los miembros del comité central (CDN) ante el congreso del partido.

 PRINCIPIO VII

 Todos los organismos deben funcionar sobre la base de la dirección colectiva y la responsabilidad individual, la libre discusión y ejercicio de la crítica y autocrítica, como base para la puesta en práctica de la unificación de criterios.

 En este sentido cada tarea para ser ejecutada por un órgano u organismo del partido, tendrá uno o varios responsables principales el cual o los cuales deberán rendir cuentas sobre el resultado de la misma ante quien  quienes lo designaron para que el organismo u órgano tome las medidas que aconseje el caso si es necesario.

 En lo que refiere al proceso eleccionario interno del partido, será iniciado a partir de los comités de base, continuando luego en los organismos medios, municipales y seccionales, hasta culminar en la selección de los miembros del comité central.

 Cada organismo y órgano del partido procederá a llenar el expediente de evaluación de cada compañero, manteniéndolo al día con la finalidad de proceder al seguimiento individual del desarrollo político de los peledeístas (Junistas) en cada una de las tareas que les son asignadas y en las labores regulares de su condición.

 Las elecciones realizadas en los organismos y las designaciones para trabajos específicos en órganos o comisiones de trabajo tendrán como base el expediente personal de los compañeros, que determina objetivamente el grado de cumplimiento de las tareas específicas y las condiciones de dirigentes de cada uno de ellos.

 PRINCIPIO VIII

 TODOS LOS ORGANISMOS, ORGANOS Y MIEMBROS DEL PARTIDO (M30J) DEBEN RENDIR CUENTAS PERIODICAS Y SISTEMATICAS ANTE QUIENES LOS ELIGIERON.

 En cada reunión de un organismo u órgano del partido los compañeros responsables de un área específica deberán informar las tareas ejecutadas durante el tiempo transcurrido entre esa reunión y la anterior. Para ello se procederá en primer lugar, y en el punto de informes de la reunión, a rendir cuentas detalladamente sobre el resultado de las tareas asignadas y si estas fueron o no ejecutadas debidamente, haciéndose luego contar en el acta la evaluación.

 Cada organismo y órgano del partido al vencimiento del plan de trabajo correspondiente deberá rendir cuentas:

 a) Los círculos de estudios ante comités de base.

 b) Los comités de base ante los plenos medios y direcciones medias.

 c) Los comités intermedios, municipales, de distritos municipales y seccionales ante los plenos intermedios.

 d) Los plenos intermedios al secretariado.

 e) Las secretarias ante el secretariado y/o el comité político.

  f) El comité político ante al comité central.

  g) El secretariado y las comisiones Ad-Doc. Del comité central ante al comité central y el comité político.

 h) El comité central ante el pleno nacional de dirigentes y ante el congreso nacional.

 “El PLD (M30J)   es un partido formado por hombres y mujeres que tienen conciencia no solo de que la sociedad cambia, y se mueve sin cesar en dirección de tal o cual cambio, sino tiene además la voluntad de ser  agentes vivos de cambios que conviertan al pueblo dominicano en una sociedad libre en todos los aspectos, y quieren ser, y han resuelto ser, los que provoquen, dirijan y realicen esos cambios. Pero eso que ellos han resuelto ser y hacer (…)  no llega a ser ni puede hacerse si no se cuenta con un instrumento de lucha formado por mucha gente que piense igual; y ese instrumento ha sido siempre, todas las épocas, un partido político. Si ese partido existe, si ha sido creado, los hombres y las mujeres que lo forman harán todo lo que sea provechoso para el desarrollo de ese partido y dejaran de hacer todo lo que estorbe  su desarrollo. (…)”

 Juan Bosch.

CREEN ES REAL PLAN PARA UNA FUSIÓN DE RD CON HAITÍ

CREEN ES REAL PLAN PARA UNA FUSIÓN DE RD CON HAITÍ

Santo Domingo, El jurista Vinicio Castillo Semán, dirigente de la Fuerza Nacional Progresista (FNP), expresó que la solicitud de la representante de la ONU en el país, Valerie Julliand, de que se le dé una amnistía a más de un millón de haitianos ilegales residentes en el país para otorgarles la ciudadanía dominicana, es una confirmación del plan de fusión de República Dominicana y Haití de las grandes potencias y la comunidad internacional.

Domingo Nuñez,  posando  frente al oleo de Juan Pablo Duarte  pintado por el pintor de la patria Miguel Nuñez
¡Que linda en el tope estás Dominicana bandera!
          ¡Quién te viera, quien te viera más arriba mucho más!
“Plantear una amnistía para los cientos de miles de falsificaciones de documentos públicos de identidad, en momentos en que por nuestra frontera pasa todo el que quiere desde Haití, es fusionarnos en los hechos y aniquilar a la República Dominicana y un boicot claro a la implementación de la Ley de Migración y su Reglamento” expresó Castillo Semán.
Consideró obvio que existe una ofensiva desde el exterior para que República Dominicana no pueda aplicar su Ley de Migración ni los procesos de regularización que establece esta legislación y su Reglamento de aplicación. “Lo que se quiere es la fusión, incentivar el flujo migratorio desde Haití, para que nuestro territorio asuma el drama de los problemas haitianos y no se dirijan hacia las costas de la Florida ni a Canadá ni a Europa”, indicó.
Recordó que en 1994 el entonces presidente Joaquín Balaguer denunció el plan internacional de la fusión RD-Haití. “Hoy, 18 años después, está claro el designio de esos intereses extranjeros y la solicitud de la representante de la ONU lo que hace es confirmar la existencia de los mismos”, agregó. El jurista estimó que la comunidad internacional le ha dado la espalda a los planes de restaurar Haití después del sismo.
Lo que quieren es que República Dominicana asuma en su territorio el drama de la población haitiana, documentándolos como dominicanos”, concluyó Castillo Semán.
(+) Como una muestra de sencillez y compromiso social, definió Federico Antún Batlle, la solicitud del Presidente electo, Danilo Medina a la Iglesia Católica para que respalde su gestión. Dice que con la calidad moral que tiene esa institución debe ayudar a enfrentar los problemas y superar la pobreza que afecta a la población dominicana.
Antún Batlle, expresidente del Partido Reformista Social Cristiano, consideró pertinente el establecimiento de una alianza estratégica entre el gobierno, la Iglesia Católica y todos los sectores progresistas para enfrentar y superar la pobrezaque afecta a una parte importante de la población, como lo sugirió el Presidente electo Danilo Medina durante la celebración del quincuagésimo aniversario de la Asamblea Plenaria de la Conferencia del Episcopado Dominicano.
En ese sentido, manifestó que el combate a la pobreza y otros males sociales es una decisión impostergable para la clase política, pero que jamás su éxito “será cristalizado sin el concurso de nuestros líderes religiosos y otros sectores que actúan en la dinámica cotidiana”.
Agregó que la sociedad dominicana está reclamando además, un comportamiento diferente de quienes administran la cosa pública y no se puede seguir actuando de espaldas a esa realidad, “todos tenemos la imperiosa necesidad de cambiar los patrones exhibidos en muchos sectores nacionales, no es posible que sigamos permitiendo escándalos de corrupción, feminicidios y que nuestros jóvenes sigan empantanados en las drogas”, dijo, Antún Batlle.
Manifestó que la doctrina social de la Iglesia tiene como meta mostrar a los hombres el camino de la salvación, la cual se alcanza con un correcto y sano comportamiento del ser humano.

JUAN BOSCH: “Los hombres pueden caer, pero los principios no.”

103 ANIVERSARIO NATALICIO DEL PROFESOR JUAN BOSCH

 (PARA ESCUCHAR DISCURSO DEL PROFESOR JUAN BOSCH HACER CLIK  AQUÍ )

…Y nosotros tenemos que convertir en hechos nuestros buenos deseos. Los pueblos dignos, como los hombres con estatura moral, buscan dar, no recibir; buscan ayudar, no pedir ayuda.

Deja un comentarioPublicado por  en 02/08/2012 in Juan Bosch

Bosch para 1981 hablaba de la gran crisis actual de la economía norteamericana

La crisis capitalista en la economía norteamericana/Juan Bosch

Los analistas de la economía norteamericana registran 8 recesiones que se han presentado entre el mes de noviembre de 1948 y el mes de diciembre de 1981. En lo que se refiere a la última, mientras se escriben estas líneas se anuncia que está llamada a prolongarse por lo menos durante todo el año 1982 y hay quienes aseguren que seguirá en el 1983. pero si nos atenemos a que llegará hasta diciembre del próximo año tendremos que al terminar el 1982 las recesiones de la economía de Estados Unidos habrán durado en conjunto 9 años en un lapso de 33, hecho que por sí sólo denuncia que en esa economía hay causas permanentes de crisis cuyo origen debe ser identificado y expuesto con precisión para conocimiento de todos los pueblos del mundo dado que una situación de crisis en la economía norteamericana acaba convirtiéndose en una crisis que afecta a la generalidad de los países capitalistas debido al hecho de que el dólar estadounidense es una moneda del comercio internacional del sistema capitalista, pero también afecta a los países socialistas que comercian con los grandes centros capitalistas en una proporción importante para ellos, como ha sido el caso reciente de Polonia y Rumanía.
“estancamiento o depresión y la inflación, y su presencia en la cadena de recesiones ha dado origen a una palabra nueva: estanflación (en inglés “stanflation”) que resume las dos causas, pero la creación de esa palabra definitoria no significa que los economistas norteamericanos o de otros países hayan conseguido aislar los hechos que provocan la conjunción de la depresión y la inflación como causas de la estanflación. Hasta el momento se conocen las causas de la inflación y las de la depresión por separado pero no se sabe cómo unas y otras concurren en un estado de recesión, y sobre todo, se sabe que la recesión comienza con la presencia de una inflación y se agrava al presentarse los aspectos depresivos, pero se ignora cómo se producen los últimos en medios de una inflación.
La estanflación es un mal mucho más grave que la inflación por sí sola o que la depresión por sí sola, y lo es porque los economistas saben cuáles son las medidas que deben aplicarse para superar una situación inflacionaria y cuáles son las que pueden sacar a un país de una depresión, pero cuando eso dos males se presentan de manera simultánea en una recesión, las medidas llamadas a aliviar los efectos de la inflación agravan la depresión y las llamadas a aliviar la depresión agravan la inflación…
Deja un comentarioPublicado por  en 23/07/2012 in ArtículosJuan Bosch

Palabras de Juan Bosch desde el Palacio Nacional tras el golpe de Estado

 Los hombres pueden caer, pero los principios no. Nosotros podemos caer, pero el pueblo no debe permitir que caiga la dignidad democrática.

Ni vivos, ni muertos, ni en el poder, ni en la calle se logrará de nosotros que cambiemos nuestra conducta. Nos hemos opuesto y nos opondremos siempre a los privilegios, al robo, a la persecución, a la tortura. Creemos en la libertad, en la dignidad y en el derecho del pueblo dominicano a vivir y a desarrollar su democracia con libertades humanas pero también con justicia social. En siete meses de gobierno no hemos derramado una gota de sangre ni hemos ordenado una tortura ni hemos aceptado que un centavo del pueblo fuera a parar a manos de ladrones. Hemos permitido toda clase de libertades y hemos tolerado toda clase de insultos, porque la democracia debe ser tolerante; pero no hemos tolerado persecuciones, ni crímenes, ni torturas, ni huelgas ilegales, ni robos, porque la democracia respeta al ser humano y exige que se respete el orden público y demanda honestidad. Los hombres pueden caer, pero los principios no. Nosotros podemos caer, pero el pueblo no debe permitir que caiga la dignidad democrática. La democracia es un bien del pueblo y a él le toca defenderla. Mientras tanto, aquí estamos, dispuestos a seguir la voluntad del pueblo.

Golpe de Estado contra gobierno de Juan Bosch…      LEER MAS…

Juan Bosch:“Mientras nosotros gobernemos, en República Dominicana no perecerá la libertad”
El Doctor Segundo Armando González Tamayo y yo acabamos de jurar que desde nuestros cargos de Vicepresidente y Presidente de la República cumpliremos y haremos cumplir la Constitución y las leyes que nos gobiernan; y decimos con propiedad que nos gobiernan, porque en una democracia no debe haber más gobierno que el de las leyes, y los hombres, cualesquiera que sean sus posiciones están llamados a ser sólo ejecutores de esas leyes.
Ahora bien, al mismo tiempo que ejecutores de las leyes, nos toca ser representantes y defensores del pueblo; y en nombre de ese pueblo que está aquí, frente a nosotros, y también mucho más lejos, en ciudades y en “villorios” apartados, solicitamos del Congreso Nacional las leyes indispensables para afirmar en este país no sólo la democracia política, sino también la democracia económica y la justicia social. De ustedes senadores y diputados elegidos por el pueblo- sean del partido que sean-, el gobierno que se inicia hoy espera un trabajo continuo para darles a los dominicanos un puesto bajo el sol entre los países avanzados de América.
América nos observa con interés y con amor, como lo atestigua la presencia en este acto de gobernantes del Hemisferio y de visitantes distinguidos venidos de todos los confines americanos. Nunca antes se habían reunido en República Dominicana tantos hombres ilustres elegidos por sus pueblos para las más altas funciones de gobierno, tantos líderes de partidos populares, tantos representantes legítimos de la cultura continental. La feliz reunión de estos grandes señores de la política y del pensamiento, a todos los cuales debemos gratitud por el afán que pusieron en ayudarnos a ser libres, es sólo una muestra de ese interés y ese amor con que están mirándonos los pueblos hermanos del Hemisferio. Como país americano, debemos hacer uso inteligente de nuestros recursos políticos para dar a ese interés y a ese amor carácter oficial dentro del sistema regional de pactos y tratados que unen a todo el Continente, si echar en el olvido que los pueblos nuestros quieren actuar juntos en defensa de sus libertades democráticas pero al mismo tiempo tienen un vivo sentimiento de orgullo por el legado de soberanía nacional que recibieron de sus fundadores.
Como país americano nos hallamos en el centro de la gran corriente revolucionaria que está sacudiendo al Nuevo Mundo, y si tomamos en cuenta que esa fuerza poderosa es más potente en países que no pudieron desarrollarse a tiempo debido a que se lo impidieron las tiranías u otras fuerzas sociales negadas al progreso, debemos admitir que en República Dominicana estamos obligados a avanzar de prisa como sea posible hacerlo sin salirnos en momento alguno de las normas democráticas, las cuales exigen que se respete el derecho ajeno, porque si respeto al derecho ajeno no puede haber paz, y sin paz no puede haber bienestar para los millones de dominicanos que reclaman una mejor vida.  LEER MAS…

MOVIMIENTO 30 DE JUNIO: ORIGEN Y PROPÓSITO

MOVIMIENTO 30 DE JUNIO: ORIGEN Y PROPÓSITO

Exposición de Domingo Núñez Polanco sobre el movimiento 30 de junio, en el municipio de Sabana Yegua, Prov. de Azua frente a dirigentes agrarios, comunitarios, activistas sociales y un grupo de ciudadanos de la Región Sur que han manifestado interés en participar en este proyecto de carácter socio-político.


MOVIMIENTO 30 DE JUNIO: ORIGEN Y PROPOSITO
Por Domingo A. Núñez Polanco

En esta tierra de Duarte, Luperón, Tomás Fernandez Domínguez y Juan Bosch.
Tierra de grandes hombres y mujeres que han llenado de gloria el camino hacia las luchas libertarias en defensa de las causas más nobles y justas de la nación dominicana.
En esta patria nuestra, estamos convocados a una cita con la historia.
La historia esta pariendo una nueva generación de dominicanos y dominicanas, con ideas nuevas y progresistas, llamada a transformar la forma de hacer política en la república Dominicana.

De un tiempo a esta parte un grupo de miembros y dirigentes medios del PLD y de otras organizaciones políticas, profesionales comprometidos con las mejores causas del pueblo dominicano, dirigentes del movimiento social, ciudadanos comprometidos por un mejor destino para la patria, entre otros, comprometidos con un mejor destino del pueblo dominicano, han creado un espacio para la reflexión y debate de las ideas a la luz de nuestra realidad económica, social y política.
No hay duda y es evidente que la clase política, en su mayoría, en nuestro país se ha separado del ciudadano común.
Este divorcio se da de varias maneras: por un lado, de la manera más elemental, al dejar de tomar en cuenta los intereses de la sociedad y darle prioridad a los del grupo o los personales.
Los partidos políticos tradicionales ya no escuchan lo que la gente dice, quiere o necesita. No hay un diálogo real entre ellos y la sociedad.
Un reflejo de estos problemas es el abandono de las demandas sociales y ciudadanas en las actividades diarias de los partidos.
En el mejor de los casos, las agendas de los partidos tradicionales se limitan a planear las actividades electorales, pero cotidianamente las discusiones versan sobre los conflictos internos, las ofensas y cuentas pendientes de un grupo con otro.
La mayor parte de nuestros políticos se la dan de pragmático; una cierta dosis de pragmatismo es necesaria en la actividad política; pero cuando éste se lleva más allá de ciertos límites, el problema es que se fomentan ideas contrarias a los principios y valores.
En el mundo actual, la humanidad no está en su mejor momento; recordamos el hecho y no lo perdemos de vista y es que solo al doblar la esquina, a finales del dos mil ocho (2008) El sistema capitalista, dio inicio a una de sus peores crisis en la historia del capitalismo mundial, no solo en términos del desarrollo económico, seguridad alimentaria, también lo es en el pensamiento social, humano y ético.
En la actualidad, el capitalismo, ha pasado y está pasando por un conjunto de crisis económicas, financieras, monetarias y alimentarias parciales o globales, nada menos que en los países más desarrollados del planeta, resolver el problema los ha llevado a generar otros que afectan en forma desigual a los países en vías de desarrollo.
Los efectos de estos cambios a nivel global, han impactado de manera negativa en el medio local. De ahí, que hemos tomado muy en serio estos procesos de crisis global y muy especialmente en el mundo desarrollado.

Se globalizan la información y las corrientes financieras, pero no los derechos de la gente, ni el desarrollohumano, ni el bienestar.
La carencia de bienes y servicios básicos, es generador de frustración, de actitudes desesperadas, de indignación , de violencia; y no son pocos, o sea nada menos que 3.000 millones de seres humanos pueden sufrir hoy en el mundo este sentimiento de injusticia” y nuestro país no escapa a semejante realidad.
Como resultado de estos procesos globales, el país sufre permanentemente los riesgos y amenazas que incluyen, además de los efectos del cambio climático, las graves incidencias de la crisis sistémica.
Hay cientos de miles de dominicanos en este siglo XXI que aún no pueden realizar una comida digna a lo largo del día, tienen que conformarse con una alimentación deficiente y viviendo en extrema pobreza. Son pobres entre los pobres. Y esto es un escándalo porque tenemos los medios para paliarlos pero no nos atrevemos a ponernos en marcha. Apostar por el desarrollo del país, es una solución viable y factible.
Ante este panorama, se necesita un método humanista que afecte las relaciones de producción, distribución y dominación que promueva y potencie la participación protagónica del pueblo y sirva para desarrollar una cultura solidaria y del compromiso con un desarrollo económico, social y político integral sustentable.
Partiendo de una reflexión en la perspectiva del contexto precedente y en el entendido de que hay que cambiar la forma de hacer política como ya dijimos anteriormente, ciudadanos comprometidos con las mejores causas… preocupados por la falta de principios y valores en el ámbito político, social y cultural, han tomado la decisión histórica de estructurar un movimiento político-social tomando como referente histórico al pensamiento ético, humanista y patriótico de nuestro gran maestro, el Profesor Juan Bosch.
El Boschismo, es un pensamiento ético y humanista, es una teoría, una práctica, una acción, un método, un enfoque del Estado y la sociedad.

“Esta tierra es de los dominicanos, no de un grupo de dominicanos; que su riqueza es para los dominicanos, no para un grupo de dominicanos; que su destino es el de la libertad, no el de la esclavitud; que su función es unirse a América en un camino abierto y franco hacia el disfrute de todo lo que significa para los pueblos la libertad pública y la justicia social”.Juan Bosch

El objetivo de este espacio de reflexión, debates de ideas y propuestas, es ubicar ciertos rasgos y tendencias en medio de una diversidad de modelos, para reflexionar, a la luz de nuestra realidad Dominicana sobre la perspectiva de la constitución de un movimiento político democrático que construya un nuevo espacio que aglutine fuerzas sociales que en verdad aspiren una República Dominicana con justicia social, una sociedad de oportunidades, sin exclusión y que todos los Dominicanos podamos vivir en dignidad.
En esa línea de pensamiento y propósito entendemos que hoy, más que nunca, en la República Dominicana, se hace impostergable una nueva forma de hacer política.
¿Cuál sería la nueva forma de hacer política?
El político debe crear metodologías de intervención social seria y transparente, con una fuerte y profunda sensibilidad humana, nada de demagogia, populismo y clientelismo.
En el 30 de Junio nos proponemos trabajar con las comunidades, Organizarlas e incorporarlas a gestiones y acciones de carácter social en el esquema de un modelo de economía solidaria, social y participativa; Incorporando principios y valores solidarios, de equidad y justicia social, así potencializamos las capacidades creativas y organizativas de los grupos sociales y comunidades.
Las comunidades tienen que ser objeto y sujeto de su propio desarrollo.
Los que formamos parte del movimiento 30 de junio somos demócratas y progresistas, y proponemos un nuevo alineamiento político.
En realidad, la reconfiguración del pensamiento progresista a la que aspiramos implica el trazado de una frontera entre las fuerzas que se han abanderado de la doctrina Boschista con valores auténticos y otras corrientes que últimamente han manifestado una excesiva flexibilidad respecto de esos valores.
Nuestra iniciativa hunde sus raíces en los referentes históricos que le dieron origen al PLD, especialmente en el pensamiento ético, humanista y patriótico, ejes temáticos de los principios de la teoría Boschista.
Nos proponemos hacer del Movimiento 30 de Junio una organización política de carácter Nacional Constituida por Dominicanos y dominicanas de acuerdo a los principios y normas que Establece la Constitución Política del Estado Dominicano.
El 30 de junio se define como un amplio movimiento democrático en una concepción de progreso de la sociedad y que abandera como principios irrenunciables los siguientes:

Es un instrumento de promoción de los valores históricos, culturales, socioeconómicos y humanistas de la República dominicana y enarbolados por el profesor Juan Bosch.
Tiene como proceso de toma de decisiones el centralismo democrático y rechaza cualquier forma de dirección autoritaria o despótica.
Objeta el paternalismo y el clientelismo como respuesta a los males que afectan a nuestro país.
El Movimiento 30 de Junio se constituye en un instrumento de Organización que recoge las aspiraciones, intereses y demandas de la ciudadanía. Se compromete con las mejores causas del pueblo, la Nación Dominicana… VER MAS…

Juan Bosch y el escenario criollo

Juan Bosch y el escenario criollo

Escrito por: RAFAEL GARCÍA ROMERO
El fenómeno del retrato en la literatura de Juan Bosch hay que estudiarlo, para entenderlo, tomando en cuenta varios escenarios. El primero que llama la atención es la época de inicio del escritor, ya que estamos hablando del primer cuarto del siglo veinte, periodo durante el cual se conocen, sobre todo a través de los periódicos de circulación nacional, los primeros cuentos.
Una época, además, caracterizada por el incipiente desarrollo del cine mudo, en blanco y negro. Muy poco difundido en la República Dominicana; y sobre todo, y gracias a estas precariedades, un terreno muy fértil para el incentivo de la palabra como medio para hacer retratos. En ese periodo de tiempo había, en el plano de la literatura, una fuerte incidencia del costumbrismo, y la rama nacional, llamada criollismo.
La literatura de Juan Bosch, debido a esos factores, es una cantera impresionante de retratos literarios, tanto de personajes como de seres humanos, hombres y mujeres de carne y hueso.
El retrato constituye un apoyo vital para la literatura de Juan Bosch, al que recurre desde su primer libro Camino real, publicado en 1933. En el cuento “La mujer” el escenario es fundamental en el desarrollo de la trama. Tanto incide el escenario que se incrusta, forma parte de la carne narrativa del cuento, llega a tener tanto valor este recurso que sin Juan Bosch proponérselo lo hace formar parte de una segunda historia en todo el cuento, independiente, firme y sólida.  El escenario el punto de apoyo que empieza el cuento: “La carretera está muerta. Nadie ni nada la resucitará. Larga, infinitamente larga, ni en la piel gris se le ve vida. El sol la mató; el sol de acero, de tan candente al rojo, un rojo que se hizo blanco. Tornose luego transparente el acero blanco, y sigue ahí, sobre el lomo de la carretera”.
El escenario, como un péndulo que describe un trayecto, termina la historia: “Pero sobre la gran carretera muerta, totalmente muerta, sólo estaba el sol que la mató. Allá, al final de la planicie, la colina de arenas que amontonaron los vientos. Y cactos embutidos en el acero”.
El cuento “La mujer” es uno de los textos más breves de Juan Bosch y uno donde el escenario es un recurso más conscientemente explotado.
A los lados (de la carretera) hay arbustos espinosos. Muchas veces la vista se enferma de tanta amplitud. Pero las planicies están peladas. Pajonales, a distancia. Tal vez aves rapaces coronen cactos. Y los cactos están allá, más lejos, embutidos en el acero blanco.
El escenario, con pocas palabras, le ayuda a establecer marcadas diferencias, pintar la pobreza: “También hay bohíos, casi todos bajos y hechos con barro. Algunos están pintados de blanco y no se ven bajo el sol. Sólo se destaca el techo grueso, seco, ansioso de quemarse día a día. Las cañas dieron esas techumbres por las que nunca rueda agua”.
El personaje le sirve como medio para darle cuerpo a la imagen: “Tendió la vista: la planicie, la sabana. Una colina lejana, con pajonales, como si fuera esa colina sólo un montoncito de arena apilada por los vientos. El cauce de un río; las fauces secas de la tierra que tuvo agua mil años antes de hoy. Se resquebrajaba la planicie dorada bajo el pesado acero transparente. Y los cactos, los cactos coronados de aves rapaces.”