Publicado en ARTICULO Y OPINIONES

Que Dios nos guarde confesao: La próxima crisis financiera internacional

Esta es una Plaza - XLVIII

 

Que Dios nos guarde confesao: La próxima crisis financiera internacional
Sistema Digital
No existe plena conciencia a nivel de calle d el enorme poder que el capital financiero (es decir, la banca, los hedge funds, las aseguradoras y otras instituciones e instrumentos financieros) tiene sobre el mal llamado orden internacional. Esta situación, que aparece con toda claridad en España, donde el gobierno español actual es un mero instrumento de la banca, se reproduce a nivel internacional. De ahí que, a no ser que se cambie el sistema financiero internacional y su control y/o regulación, estamos yendo hacia una expansión de la crisis financiera a nivel mundial.

Veamos los datos. Creo que (excepto los talibanes neoliberales que todavía dominan los fórums mediáticos del país) hay una creciente percepción de que la crisis financiera la creó el comportamiento especulativo de la banca, consecuencia de su desregulación. Pues bien, debido a la enorme influencia de la banca en los gobiernos de mayor poder a los dos lados del Atlántico Norte, así como en sus establishments políticos y mediáticos, no se ha hecho nada (repito, nada) para regular y controlar tal capital financiero. En realidad, los bancos centrales más importantes, tanto el Federal Reserve Board (FRB) como el Banco Central Europeo (BCE), han estado imprimiendo miles de millones de dólares y euros para ayudar a los bancos. Es lo que se llama en inglés quantitative easing (QE) .

Hay una diferencia importante , sin embargo, entre lo que ha hecho el FRB en EEUU y lo que no ha hecho el BCE en Europa. Mientras que el primero ha ido comprando, con el dinero impreso, bonos públicos del Estado, garantizando unos intereses bajos para tales bonos (protegiendo a EEUU de la especulación de los mercados financieros), el BCE no lo ha hecho, desprotegiendo a los Estados miembros de la Eurozona, a los cuales, en el caso de los países periféricos de tal zona monetaria, se les ha estado exigiendo unos intereses en sus bonos públicos que alcanzaron niveles abusivos e impagables. Esta diferencia, en la que el BCE en la Eurozona se comporta como la ultraderecha estadounidense, el Tea Party, desearía que se comportara el FRB en EEUU, es de gran importancia, y señala que la banca es incluso más poderosa en la Unión Europea que en EEUU. Ahora bien, un elemento común es que ambos bancos centrales ofrecen dinero a los bancos en condiciones muy favorables (es decir, a unos intereses muy bajos).

Y, ¿qué es lo que hacen los bancos con este dinero? La retórica oficial, que intenta ofuscar la realidad, dice que dan crédito a la familias y a las empresas, ayudando a que se invierta en actividades de la economía productiva, creando riqueza y puestos de trabajo. Si usted se cree esto, ello indica que su nivel de ingenuidad ha llegado a un nivel peligroso para usted, y también para su comunidad. Esto no es lo que ocurre en la vida real. El crédito ni está ni se le espera.

La b anca continúa especulando

¿Qué hace , pues, la banca con su dinero? La respuesta es sumamente fácil de entender. Intenta optimizar sus beneficios lo más pronto posible, invirtiendo en las actividades especulativas, que son las más rentables. Y ahí es donde estaban antes de que se iniciara la crisis de ahora, y es ahí donde están ahora, no en el mismo sitio, sino en los países llamados Emergentes. Durante estos dos últimos años ha habido una explosión de inversiones financieras en estos países. Pero no en infraestructura física y social, donde hay necesidades enormes, sino en actividades especulativas. Estas instituciones financieras, una vez que destruyeron las economías europeas y estadounidense, ahora están invirtiendo en aquellos países (con la ayuda de los Bancos Centrales, que, en definitiva, quiere decir fondos públicos), creando burbujas y más burbujas (en actividades inmobiliarias, en comercio, en alimentos, y un largo etcétera), tal como ocurrió en los países llamados económicamente avanzados. Este flujo de dinero de estos países a los países emergentes creó, como una de las consecuencias, una inflación del valor de su moneda, sobrevalorándola, creándoles problemas graves en su comercio internacional.

De todo esto se puede deducir que dicho flujo de capitales a los países emergentes (que producen beneficios a muy corto plazo) está creando las bases para la nueva crisis que se expandirá de los países de economía avanzada a los países emergentes, y ello como resultado de la explosión de las burbujas. Está ya ocurriendo en la India y en China, y afectará a Brasil, entre otros, y creará un problema incluso peor para aquellos países y para nosotros (ver “Another Financial Crisis Looms if Rich Countries Can’t Kick Their Addiction to Cash Injection”, de Ha-Joon Chang, en The Guardian , 30.08.13). Esto es lo que Juan Torres y yo alertamos que pasaría, en el libro Los amos del mundo. Las armas del terrorismo financiero . Los primeros síntomas ya están apareciendo. El capital financiero está comenzando a huir de esos países, pues ven la explosión de las burbujas muy próxima. Y esta huida de capitales reproducirá, incluso con mayor intensidad, lo ocurrido en los países periféricos de la Eurozona.

Otras políticas eran y son posibles

Lo que está ocurriendo no es inevitable. Pero para ello se requiere un cambio de 180 grados en las políticas estatales hacia el capital financiero. El flujo financiero internacional está empobreciendo a los países, creando una impresión fugaz y falsa (por estar basada en la especulación) de bienestar económico, que pronto colapsará cuando se vea que las bases de ese crecimiento, que crea la euforia cuando se presenta, son de barro, tal como ocurrió en España durante la época exuberante de que “España va bien”, a lo cual se añadía en Catalunya que “Catalunya va incluso mejor”. Y ello a pesar de que los datos mostraban –como algunos pocos señalamos- que ni España iba bien ni tampoco Catalunya iba mejor. En realidad, iba peor. Y, por desgracia, los hechos confirmaron que llevábamos razón.

La solución pasa por un intervencionismo público que controle y regule la banca, con amplios cambios en los sistemas de propiedad, con mayor protagonismo de la banca pública, sometida a los intereses generales, con la eliminación de los paraísos fiscales y previniendo la actividad especulativa, regulando los flujos internacionales, que dificulte, e incluso imposibilite, las actividades especulativas. Pero esto, dudo que pase, debido al enorme poder del capital financiero que nos está llevando al desastre a nivel mundial.

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

 

 

Publicado en ARTICULO Y OPINIONES

Si piensas mucho, rindes menos.

¿Por qué, en determinadas circunstancias, el exceso de concentración mental o prestar demasiada atención a algo, puede impedir el buen rendimiento? Un reciente estudio de la Universidad de California de Santa Bárbara (UCSB), reveló parte de la respuesta.

Hay dos tipos de memoria: la implícita, una forma de memoria a largo plazo que no requiere pensamiento consciente y se expresa por medios distintos a las palabras; y la explícita, otro tipo de memoria a largo plazo formada conscientemente y que se puede describir con palabras. Los científicos consideran que estas áreas tienen distintas funciones, tanto conductuales como cerebrales.

La memoria a largo plazo trabaja con el apoyo de diversas regiones de la corteza prefrontal, la parte más nueva del cerebro en términos de evolución y la parte del cerebro responsable de la planificación, la función ejecutiva y la memoria de trabajo.

Mucha gente piensa que la razón por la que somos humanos es porque tenemos la corteza prefrontal más avanzada”, dijo el autor principal del estudio, Taraz Lee, investigador postdoctoral en el laboratorio de la UCSB.

Dos estudios cerebrales previos han demostrado que trabajar la memoria explícita mejora la memoria de reconocimiento, y es un acto inconsciente. Los resultados sugieren que la memoria implícita perceptual puede ayudar al rendimiento en las pruebas de reconocimiento. Lee y sus colegas decidieron probar si los efectos de los procesos de control de atención, asociados con la memoria explícita, podrían interferir directamente en la memoria implícita.

Lee utilizó estimulación magnética transcraneal es un grupo de participantes para interrumpir temporalmente las funciones de su corteza prefrontal, específicamente del dorsolateral y ventrolateral. Las regiones dorsal y ventral están cerca una de la otra pero tienen funciones ligeramente diferentes.

La interrupción de la función en dos áreas afecta el procesamiento de memoria explícita, que controla los recursos sensoriales (en este caso, el procesamiento de la información visual) y al hacerlo, perjudica indirectamente los procesos de la memoria implícita.

A los participantes se les mostró una serie de imágenes caleidoscópicas durante un minuto, luego se les dio una pausa y posteriormente se les aplicaron pruebas de memoria que contenían dos imágenes caleidoscópicas diferentes. Luego se les pidió que distinguieran las imágenes que habían visto previamente.

Después de que nos dieron la respuesta, le preguntamos si recordaban los detalles, si tenían una vaga impresión, o si estaban adivinando a ciegas. Y los participantes sólo tuvieron mejores resultados cuando dijeron que estaban adivinando”, señaló Lee.

Estos resultados arrojan una posible explicación sobre por qué prestar atención puede ser una distracción y afecta los resultados en el rendimiento.

Los próximos estudios en el Laboratorio de Acción de la UCSB se centrarán en el rendimiento bajo presión. El trabajo de Lee usará escáneres cerebrales para examinar por qué las personas sucumben cuando están bajo mucha presión; así como la forma en la que la corteza prefrontal y los procesos de atención interfieren con el rendimiento.

Creo que la mayoría de los investigadores que estudian la función de la corteza prefrontal están tratando de averiguar cómo funciona el cerebro y así ayudarnos a entender nuestro comportamiento. Yo creo que si averiguamos la forma en la que esta parte del cerebro nos afecta, entonces conoceremos mejor cómo funciona el cerebro y esto nos puede dar algunas pistas sobre lo que realmente está pasando”, concluyó Lee.

 

Publicado en ARTICULO Y OPINIONES, EL HOMBRE Y SU HISTORIA

imagesCAIABKHWChile 1234567-1455-40ANOSSSS14plUMIvIDELA1980lumi

El MIR encabeza Marcha Poblacional en 1972,Nelson Gutierrez,Miguel Enriquez,Victor Toro,Bautista Van Schouwen Vasey y Edgardo Enriquez. 
Un poema de Bertolt Brecht, “Loa a la dialéctica”
 

Hoy la injusticia se pavonea con paso seguro.Los opresores se instalan como para diez mil años.La violencia asegura: “Todo seguirá como está”.No suena otra voz que la de la clase dominante y en los mercados la explotación proclama: “Esto recién comienza”.Por otra parte muchos de los oprimidos ahora dicen: “Lo que nosotros queremos, nunca será”.
¡El que aún está vivo, que no diga: “nunca”!Lo seguro no es seguro.Nada quedará como está.Cuando hayan hablado los que dominan hablarán los dominados.¿Quién se atreve a decir “nunca”?¿De quién depende que la opresión continúe? De nosotros. 
¿De quién depende que se la aplaste? También de nosotros. 
El que es derribado, ¡que se levante!
El que está perdido, ¡que luche!¿Cómo han de detener a quien ha tomado conciencia de su situación?

Pues los vencidos de hoy son los vencedores de mañana y ese “nunca” será: ¡Hoy mismo!

Informacion:718-292 6137.

Publicado en EL HOMBRE Y SU HISTORIA

Frei Betto: Mantener vivo al niño que llevo adentro

Don Quijote de la Mancha
Don Quijote de la Mancha (Photo credit: Wikipedia)

Enrique Pérez Díaz

Inevitablemente debo comenzar esta entrevista apuntando que Frei Betto es uno de los intelectuales contemporáneos más admirados y queridos en nuestra tierra. Desde que publicara hace años su libro Fidel y la religión, se fue granjeando la simpatía entre los cubanos y sus visitas de cada año nos traen a un hombre bondadoso, cordial, sencillo y muy atento al universo contemporáneo y sus más graves problemas.

En su ocupada agenda de trabajo, que lo mismo puede contemplar la reunión con un jefe de estado, que la visita a una favela de Brasil, Frei Betto busca tiempo para la escritura, la meditación y hacer una labor mediática en pro de los derechos de los humildes del mundo entero.

Sirva pues, este diálogo, para que todos le conozcamos mejor y apreciemos su credo literario, ya que sus altos valores humanos son harto apreciados por nosotros.

¿Existe para Ud., una literatura infantil? ¿Una LITERATURA? o simplemente ¿Literatura para personas?

Existe literatura. Punto. No me agrada la adjetivación de literatura “infantil” o “juvenil”. Alicia en el país de las maravillas 

¿Qué piensa de la infancia?

Es una edad onírica, de sueños, de fantasías. Lamento que hoy en día muchos niños sean dependientes de la TV y transfieren su capacidad de soñar, lo que crea un déficit onírico que, en la adolescencia, corre el riesgo de intentar compensarse con el uso de drogas.

En su concepto ¿los niñ@s leen hoy día más o menos que antes?

Habría que hacer una encuesta, pero tengo la impresión de que leen menos, están más interesados en la TV y en Internet. Es raro encontrar una casa de familia que tenga una biblioteca. Y donde no hay libros no hay estímulo para la lectura.

He visto en sus libros publicados por nosotros un evidente interés por mostrar las costumbres y tradiciones de Brasil, lo cual le ha granjeado el aplauso del lector cubano. ¿Es una tendencia este tipo de literatura en su tierra? ¿Tiene buena acogida?

Sí, Brasil es un país inmenso, muy diverso, y eso provoca el interés por libros que muestren esa diversidad. Lamentablemente hay poca literatura en Brasil sobre las costumbres de países latinoamericanos y caribeños. El proceso de “latinoamericanización” de Brasil es muy reciente, se inició con la Revolución Sandinista a fines de la década de 1970.

¿De qué modo considera puede ayudar un libro a la formación de una persona?

Los libros influyen mucho en nuestra formación, sobre todo en la adolescencia, cuando comenzamos a elaborar nuestra visión del mundo.

¿Qué piensa del tono que deben tener las historias para niñ@s?

No hay recetas. Una historia para niños podrá interesarles a partir de diferentes tonos.

Se suele decir que en cada libro que se escribe va un gran porcentaje de la personalidad de su autor. ¿Es parecido a alguno de los personajes de su obra?

Creo que no me parezco a ninguno de mis personajes, aunque en todos ellos hay una u otra característica que se asemeja a lo que soy.

¿En qué motivaciones suele inspirarse para escribir sus historias?

Las motivaciones son diferentes. La novela Minas de Oro nació de mi interés en contar la historia de la mina de Morro Velho, próxima a Belo Horizonte, que conocí cuando niño. Hotel Brasil-el misterio de las cabezas degolladas fue un desafío que me impuse de escribir una historia policíaca. El día del ángel retrata el período en que estuve preso en la dictadura militar. El Vencedor brotó de mi experiencia con jóvenes adictos a las drogas. Alucinado sonido de tuba es resultado de mi trabajo social con excluidos. Ahora, en este año 2013, lanzo una nueva novela, Aldea de silencio, cuya trama me vino a la cabeza como contrapunto a ese mundo acelerado y restringido por las nuevas tecnologías de comunicación, que parecen obligar a las personas a estar on line todo el tiempo.

¿Reconoce en su estilo alguna influencia de autores clásicos o contemporáneos?

Me encantaría escribir tan bien como García Márquez, Camus, Dostoievski, Machado de Assis, Saramago y Marguerite Yourcenar. Siempre vuelvo a esos autores cuando necesito un estímulo para darle sabor estético a mis textos.

¿Cuáles fueron sus lecturas de niño?

Julio Verne, Edgar Rice Burroughs, Monteiro Lobato, y muchos otros libros cuyos autores no recuerdo.

 

En Cuba se le valora y aprecia desde que publicara su célebre libro Fidel y la religión. ¿Tiene alguna anécdota interesante para contar de su relación de tantos años con el lector cubano?

Estoy muy agradecido al lector cubano por el interés que han mostrado por mis libros. Quisiera que los cubanos conocieran también mis novelas, como Minas de oro o Aldea de silencio. Como anécdota tengo que contar que Fidel, al recibir a Jimmy Carter en su casa, dejó sobre una mesa mi libro La mosca azul, donde aparecen imágenes de TV y fotos tomadas del encuentro entre los dos líderes. Después le agradecí al Comandante la propaganda mundial…

¿Qué valores desea transmitir por encima de todo en su literatura?

El sentido de justicia.

Es conocida por sus lectores su preocupación por el universo en que vivimos, el ser humano y sus derechos… además de su prédica y su ejemplo.

Si tuviera que salvar solamente diez libros de un naufragio ¿cuáles escogería? ¿Alguno de los que ha escrito?

1-La Biblia, 2- Las mil y una noches, 3- Memorias póstumas de BlasCubas, de Machado de Assís, 4- Gran sertão, veredas, de Guimarães Rosa; 5- Los hermanos Karamazov, de Dostoievski; 6) La peste, de Camus; 7) Cien años de soledad, de García Márquez; 8) Don Quijote de la Mancha, de Cervantes; 9) Memorias de Adriano, de Marguerite Yourcenar y 10) Alicia en el país de las maravillas, de Lewis Carroll.

¿Merece la pena haber sido escritor de libros para niños?

Mucho. Es una forma de estar en diálogo permanente con ellos y de mantener vivo al niño que llevo dentro.

Publicado por Cubarte

Publicado en ARTICULO Y OPINIONES

Internet y telecomunicaciones en Cuba: El cable no lo resuelve todo

internet2

Rafael de la Osa Díaz

Mucho se habla por estos días en Cuba deInternet, ancho de banda, fibra óptica, cable submarino, banda ancha y otro grupo de términos relacionados con el mundo de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC), pero que cada cual lo interpreta a su manera y saca sus propias conclusiones, incluyendo la prensa y lo que se difunde por diferentes medios.

Creo que parte de la culpa de este enjambre de dispares comentarios lo tiene la falta de comunicación que ha existido sobre estos temas y la inapropiada forma en que casi siempre se ha hecho referencia cuando de los mismos se ha hablado.

El síndrome del triunfalismo que aún nos acompaña, en cercana alianza con el establecido secretismo que se mantiene, azuzado por las hostiles condiciones en que nuestro país enfrenta sus relaciones comerciales internacionales, frente a un inhumano e irracional bloqueo de todo tipo, establecido y mantenido durante años por los diferentes gobiernos de Estados Unidos desde la década de los años 60 del pasado siglo, conforman una sólida mezcla con la que se construye con mayor o menor grado de justificación el muro que impide el acceso a la información que sobre el tema debería conocerse.

Por eso me pareció importante añadir un comentario más, para reflexionar un poco sobre estas tecnologías, sus implicaciones y posibilidades de uso en nuestro país, para comprender mejor la realidad a la que nos enfrentamos en materia de comunicaciones a corto y mediano plazo. Tan perjudiciales pueden ser los cantos de triunfo y victoria anticipados, como los pesimistas pensamientos de que todo está mal y nada ha cambiado.

EL FAMOSO CABLE DE FIBRA ÓPTICA

Comencemos por el famoso cable de fibra óptica.

¿Si Cuba tiene acceso a Internet desde 1996, qué mejora trae el Cable con Venezuela? En primer lugar tenemos que comprender lo que significa una conexión a través de un cable y la que funciona de manera inalámbrica.

Por el bloqueo aplicado por Estados Unidos a Cuba, nuestro país no contaba con un cable físico para sus comunicaciones con el mundo. Existió en Cuba este tipo de conexión, precisamente con Estados Unidos, antes de 1959, a través del cual se realizaban las llamadas telefónicas internacionales. Una vez más por el bloqueo, Cuba tuvo que establecer sus comunicaciones a través de enlaces satelitales, para lo que hay que pagar, permanentemente, una cuota mensual en dependencia del “ancho de banda” que se contrate para este servicio.

A diferencia del servicio a través del satélite, cuando Ud. cuenta con un cable, paga por su instalación y ya no tiene que pagar más por el uso del soporte o medio de transporte. Evidentemente el cable tendrá un tiempo de vida útil, y requerirá de mantenimientos cada cierto tiempo; pero si se planificó bien, se supone que el costo por mes durante un período, digamos de 10 años, es muy superior al arrendar mediante satélite el mismo ancho de banda que el habilitado mediante un servicio por cable físico.

Podríamos concluir que establecer conexiones por vía satelital permite contratar el ancho que uno quiere, para el uso que uno se proponga, el tiempo que necesite, sin realizar mayores inversiones. Por otra parte establecer una conexión vía cable implica una inversión inicial, tiende a utilizarse para comunicaciones estables a mediano y largo plazo y permite un variado número de servicios de gran demanda, lo que abarata sus costos en el tiempo.

Sin dudas las necesidades de comunicación de un país se asemejan más a las posibilidades que brindan las conexiones vía cable, especialmente cuando son, como en nuestro caso, a través de un cable de fibra óptica, que permite utilizarlo según las necesidades, con una expectativa bastante grande en relación con el incremento de su uso a largo plazo.

Ahora bien, contar con la posibilidad de una conexión vía cable submarino de fibra óptica no quiere decir que ya tenemos habilitados los servicios sobre él. Contamos solamente con el medio de transporte.cable-cuba-venezuela

El SERVICIO DE TELEFONÍA

El primer servicio en que se piensa, aún en la era de Internet, al contar con un canal de comunicación internacional, es el servicio de telefonía. Es un servicio aún muy demandado, que típicamente crece exponencialmente en la misma medida que se abarata el pago por el mismo. Es también muy bondadoso, económicamente hablando, pues recibe dinero tanto la compañía que contrata el servicio como la que lo brinda y es de los servicios que más rápido permite recuperar las inversiones realizadas en infraestructura.

Por lo general la empresa que busca tener este tipo de servicio, a través del canal de transporte de que disponga, contrata el mismo a una empresa suministradora (carrier), la cual se busca según el análisis que se haga de los lugares y países desde donde mayor cantidad de llamadas puedan realizarse o recibirse. Por ejemplo, digamos que España es un país con el cual Cuba tiene habitualmente un alto tráfico de comunicaciones telefónicas en Europa, no así con otros países como AlemaniaItaliaFrancia eInglaterra, aunque no dejan de ser mercados interesantes. Pues Cuba puede contratar los servicios a una empresa española y esta “enruta” hacia Cuba además, todo el tráfico telefónico del resto de los países deEuropa. Así, a través de un solo “carrier”, se contrata el servicio de una región más amplia que permite aumentar el volumen de llamadas. Este proceso se puede repetir con otros países en Asia o América, quedando conformada una cadena de empresas que cubran la mayor parte del mundo en sus comunicaciones con Cuba. Independientemente del punto de origen de la llamada, suele ser un arreglo muy común.

Del conjunto de llamadas que se realiza desde y hacia Cuba, se pacta un por ciento de ganancias con el “carrier” que tramita las mismas en una región. Por ejemplo, 50% para ambas partes de todo el tráfico.

Es de suponer que Cuba trabaja en establecer estos contratos internacionales, en busca de rebajas considerables a las extraordinariamente caras tarifas actuales, para favorecer un incremento del tráfico y monetizar el servicio y la inversión. Este proceso tampoco es ajeno a las presiones y limitaciones que el Gobierno de Estados Unidos establece sobre los posibles socios comerciales de Cuba.

EL PAGO DE INTERNET SE HACE EN UNA SOLA VÍA

Pero la situación no es la misma si se trata del servicio de Internet con todos los servicios asociados al mismo. En este caso solo se paga según el ancho de banda que se contrate, pero el ingreso solo se genera desde adentro del país, pues el pago de Internet se hace en una sola vía, en dirección al punto más cercano a su “espina dorsal” o “backbone”, situado en los Estados Unidos, tema que ha sido objeto de discusión en la arena internacional innumerables veces pero sin cambios hasta la fecha.

Por tanto, atendiendo a la situación económica del país, la más rápida amortización del canal de comunicaciones que representa el cable submarino, se logrará con el servicio de voz (telefonía) y no con el de acceso a Internet. Es lógico entonces comprender que se contratará un ancho de banda para acceder a Internet, proporcional a la capacidad de pago que se tenga, y por un rato no será ni siquiera suficiente para cubrir la actual demanda de las capacidades instaladas, en permanente estado de congestión con índices superiores al 95%.

Por tanto es imposible por el momento eliminar el enlace satelital, ni incrementar la conectividad de manera sensible a los usuarios, ni reducir considerablemente las tarifas, pero claro que ayuda contar ya con el cable submarino que cada día será más y mejor utilizado permitiendo un sensible crecimiento en su uso en el mediano plazo.

Veamos entonces la situación interna del país.

¿A dónde se conecta este cable? Pues a una especie de “espina dorsal” o “backbone” nacional que interconecta todas las centrales principales de ETECSA.

En la primera mitad del primer decenio de este siglo, ETECSA acometió un fuerte proceso inversionista que modernizó su estructura principal, pasando a ser completamente digital, con una conexión entre sus principales nodos por canales de fibra óptica.

La fiabilidad de un cable de fibra óptica es muy superior a todos sus antecesores, no solo por la cantidad de disímiles conexiones que se pueden establecer a través de él, sino por su fiabilidad y bajos índices de pérdida, que tienden a cero. Por tanto es lógico que las principales conexiones del país se realicen con conectores de este tipo, pero es un proceso costoso y difícil de llevar a todos los puntos de la red.

El planificado proceso de modernización de ETECSA se vio frenado por los problemas económicos del país, por lo que no llegó a cubrir los cambios previstos en todas las centrales de abonados (o sea a donde realmente nos conectamos cuando hacemos una llamada) y mucho menos hasta la casa de cada abonado, que era la última etapa del mismo.

No pretendo explicar cómo funcionaban las tradicionales plantas telefónicas de los años 90, pero es importante entender que su modernización las lleva a parecerse mucho al esquema de una red local. Para los que conocen un poquito de comunicaciones y redes, diríamos que una moderna central telefónica no es más que una red tipo Ethernet con protocolo ip y tráfico de paquetes similar a Internet. Traduciendo a un lenguaje más coloquial, diríamos que se parece mucho a una red local de computadores de cualquier empresa con acceso a Internet incluido, pero dedicado a trasmitir voz, aunque también trasmite datos como las redes informáticas.

El ANCHO DE BANDA ENTRE LAS CENTRALES PRINCIPALES

El ancho de banda existente hoy entre las centrales principales de ETECSA está aún utilizado muy por debajo de sus posibilidades. Como la mayoría de las personas que se conectan a una red de información en Cuba lo que trata de buscar en primer lugar es información fuera de Cuba y como la mayoría de las redes privadas o por sector de nuestro país son redes estructuradas desde su inicio de forma vertical, con muy poco nivel de interconexión con sus homólogos de otros sectores, pues la gran capacidad instalada para la trasmisión de datos a nivel nacional alcanza cifras similares al ancho de banda del país para acceder a Internet, que en descarga no supera los 390 Mbps.

Pongamos un ejemplo. Si desde un hospital en una provincia del país se trata de consultar el sitio Web del periódico local hospedado en un servidor de la prensa en la propia provincia, la señal viaja desde la computadora del hospital hasta el nodo central de la red Infomed ubicado en La Habana, según las condiciones y velocidad que esta red tenga contratado en cada tramo desde el hospital provincial hasta el nodo central de Infomed, de ahí transita por un canal hacia las Red de ETECSA que lo enruta por el camino más corto al servidor donde está hospedado el sitio Web del periódico provincial, según las velocidades y ancho de banda de estos enlaces. Si esto estuviera estructurado de otra forma, del hospital se llegaría al periódico de la provincia sin salir de las conexiones de ETECSA de esa provincia y aprovechando todo el ancho de banda disponible de la Red de ETECSA que es el proveedor de servicios del país y cuenta con conexiones de fibra óptica entre sus centros principales con una gran capacidad de ancho de banda. Más incluso se notaría la velocidad si desde el mismo hospital trataran de descargar un libro del sitio Web de la Biblioteca Nacional ubicado en algún servidor de La Habana si estuviera también conectado directamente a la red de ETECSA.

Quedaría hablar entonces de la forma en que se conectan los usuarios finales de una red a todo este andamiaje de redes, cables, nodos y sistemas.

Cuando un usuario se conecta a la Red Nacional desde una computadora ubicada dentro de la red local de una entidad que a su vez está enlazada a la Red de ETECSA mediante un enlace solo dedicado a este fin, es como si tuviéramos una extensión o ramificación de esa red nacional dentro de esta entidad.

EL ENLACE CONMUTADO

Pero no siempre es así como se produce la conexión de los usuarios en Cuba. En muchos casos esta conexión se realiza mediante un modem y estableciendo la conexión mediante una llamada telefónica. Es lo que se conoce como un enlace conmutado. La conexión por esta vía es mucho más lenta, pues nunca logra superar los 52 Kbps y precisamente la velocidad del último tramo de la conexión determina en el tope de la velocidad que se puede alcanzar por un usuario en la Red.

Como es de suponer la solución estaría en lograr que todos los usuarios se conectaran de manera similar al primer caso, pero esto requiere de inversión, y no cualquier inversión sino la más costosa de todo el proceso por su dimensión. Por suerte existen diversos medios y formas de conectar este “último tramo” de la red (se conoce como “la última milla”) y no necesariamente mediante un cable, sino también de forma inalámbrica.

Pero este tema lo podemos tratar de manera más amplia en otro trabajo.

Como conclusión podríamos decir que son significativas las ventajas de contar con un cable submarino para las comunicaciones internacionales, aunque esto no representa una mejora directa en el incremento de las facilidades de acceso a Internet de los usuarios cubanos si no median otros desarrollos intermedios.

La lógica indica que el país irá contratando la velocidad del canal que sea capaz de ir pagando y que inicialmente la recuperación económica se realizará mediante el incremento de las llamadas telefónicas a partir de la disminución de las tarifas internacionales.

Paralelamente se irán implementando soluciones diversas para la conexión de los usuarios finales, utilizando diversas tecnologías desde las zonas con mayores facilidades tecnológicas hacia las que tienen menos infraestructura.

Será un proceso más visible en el mediano y largo plazo que irá acompañado de otras medidas como el incremento de las salas colectivas para el acceso a la Red y de las posibilidades de las redes ya existentes favoreciendo determinadas áreas como las Universidades, el Polo Científico del país, áreas productivas que lo necesiten y diversos sectores sociales, según las capacidades de pago.

Una aclaración más. Aunque aún se discute a qué llamar “banda ancha” en la región de América Latina, los indicadores están por encima de 1 Mbps a nivel de usuario, por tanto es todavía un sueño que se pueda generalizar el mismo, aún en un sector de la población.

Quizás sea solo una opinión más al caótico concierto de interrogantes y contradicciones, pero reafirmo que el cable no lo es todo… aunque es el camino.

(Tomado de Cubarte)

 

Publicado en ARTICULO Y OPINIONES

Sobre el Partido

Notas desde la trinchera

481719_10151287849269648_682824039_n

No cabe duda que la etapa de la revolución que está naciendo, etapa caracterizada en primera instancia visible por la falta del inmenso, místico, profundo y comprometido líder que fue Hugo Chávez, comienza a evidenciar profundas fallas que, sin ser pesimista, comprometen la continuación de nuestro proceso de transformación de no ser resueltas a tiempo.

La prudencia en la crítica es una táctica valiosa en estos tiempos donde la industria cultural y mediática tienen una posición muy ventajosa en la guerra y sabiendo que la zamurera derechista nacional permanentemente se encuentra atenta de cualquier fuga de información para tergiversar y atacar. Sin embargo debido a la grave circunstancia en que se encuentra la irreversibilidad del proyecto revolucionario, nos vemos en la obligación de socializar más los análisis con el objetivo de generar reflexión y movilización en nuestras filas para atajar a tiempo las grandes contradicciones que están excesivamente brotadas y ya hieden a contraataque, dispersión y traición.

Desde esta inquietud, a desarrollar en completitud en las próximas líneas, redactaré una serie de artículos que, complementados, espero ayuden aproximarnos a la caracterización y propuestas políticas para la organización y la batalla. Ideas y reflexiones producto de conversaciones, debates y reuniones con distintos sectores y a distintos niveles. El esfuerzo es entonces, sobre todo, uno de consolidación de aportes de diversos camaradas.

Ideología socialista

Me preocupa enormemente la crítica generalizada que se ha venido haciendo desde distintos espacios, caracterizada por un discurso lleno de consignas, lugares comúnes, simplificación de problemas, externalización de los errores (el enemigo imperial) y carencia de propuestas viables. Sin darnos cuenta hemos construido uno de los peores enemigos alienizantes: la ideología socialista.

Sé que al decir esto prendo algunas alarmas y ya más de un predicador político de oficio me dirá contrarrevolucionario y demás, objetivo intencional de la dramática línea. Pero lo cierto es que si nos apegamos a la definición rescatada y reconstruida por Ludovico sobre ideología la definimos como el conjunto de creencias y costumbres asentadas en la mente de hombres y mujeres de un momento histórico y espacio geográfico determinado que permiten la sumisión de los individuos al sistema, garantizando así la estabilidad y reproducción de este último. Es decir, toda ideología es un “auto-engaño” para mantener un sistema que en últimas instancias explota a hombre y mujeres.

A contraposición existe la conciencia revolucionaria como hecho consciente de superación al auto-engaño. El problema particular de la “ideología socialista” es que se logra mimetizar facilmente con la conciencia revolucionaria captando frases, conductas, estética y expresiones, permitiendo así crear un velo en nuestra militancia que hace dificil la penetración de críticas y rectificaciones.

Lo que a final de cuentas me preocupa más de la crítica generalizada de la ideología socialista es que no trae propuestas concretas para el “golpe de timón” que tan enfáticamente instruyó el Comandante, mas bien tiene como objetivo la inmovilización y el desgaste. Sí, por muy extraño que suene al comienzo, pero la crítica generalizada al no traer propuestas permite que el malestar tenga un pequeño escape para bajar la presión social y desgasta a las organizaciones sociales y revolucionarias en un ciclo de reunionismo-activación-desmotivación interminable debido a la ineficacia de las iniciativas.

Lo más peligroso de la “ideología socialista” es que ha sido asumida majestuosamente por la burocracia corrupta enquistada en el Estado Venezolano que se blinda de los ataques internos y neutraliza con facilidad “golpes de timón”. Sumado a la mutilación realizada al pueblo chavista de su capacidad de pensamiento crítico y reflexivo por esta ideologia (falsa consciencia), se garantiza entonces que la llamada “derecha endógena” mantenga sus garras podridas de ambición en el poder.

La primer gran tarea que tiene entonces nuestro partido, como organizacíon política del pueblo revolucionario es vencer la ideología (tanto la capitalista, como la supuesta socialista). Para cumplirla se deben asumir dos grandes líneas de acción:

1.- Un proceso masivo de creación de conciencia crítica y reflexiva, dejando atrás los viejos modelos de formación política ortodoxa, que parecen mas lavado cerebral que otra cosa.

2.- La identificación y conformación de una vanguardia revolucionaria compuesta por cuadros políticos dirigentes dentro del PSUV que tengan la claridad profunda sobre la situación actual y logren reproducir el discurso y penetrar el velo del engaño consignero que nos hemos construido.

Clientelismo político

La gran enfermedad de la política venezolana, que terminó de hacer metástasis a sus máximas proporciones con la renta petrolera y no hemos logrado, ni de lejos, superar. Todos, sin excepción, hemos caído en la dinámica del clientelismo político, porque hasta los más conscientes se rinden ante la sensanción de imposibilidad de modificar este fenómeno en la cultura venezolana.

La verdad es que el clientelismo político es insatisfacible, por mucha renta de lo que sea que se tenga. Y peor aún, es cada vez más demandante, porque en la medida que se alimente más necesidades saldrán, es como la Hidra, el monstruo de la mitología griega que al cortarle la cabeza le salían dos más. Nunca habrán los suficientes recursos para resolver las necesidades de un pueblo con dádivas gobierneras, la única manera de resolver los problemas del país es con políticas públicas integrales, consistentes y eficientes que luego de una metodología científica de explicación de problemas y análisis de los factores que los producen, permitan diseñar y ejecutar estas políticas con eficacia.

Por lo tanto cualquier organización política que asuma el clientelismo político como bandera de su popularidad, tiene fecha de muerte antes de nacer. Al ser insatisfacible las necesidades, comienza a degastarse la credibilidad de la organización y por consecuencia su capacidad de movilizar, sostener y adherir simpatizantes. Si no superamos el clientelismo político estamos destinados al fracaso, así como lo han hecho otros partidos con la enfermedad (AD, Copei).

Lo difícil es como hacer esta superación dentro del límite de tiempo que tenemos (tres años), porque la ruptura no puede ser inmediata: primero por falta de voluntad de gran parte de la dirigencia y segundo porque haría una rápida desmovilización masiva dentro del PSUV. Creo entonces necesaria, como lo mencioné en el bloque anterior, que se cree una vanguardia dirigente que logre posicionar y hacer penetrar el discurso y la praxis anti-clientelar que tendrá como consecuencia mediata el desprendimiento de cierto sector dirigente y activista en el partido que generarán conatos de desestabilización política interna pero a la final se fortalecerá la integridad del PSUV y se sincerarán las filas revolucionarias.

Por supuesto, a la final, la superación del clientelismo político debe realizarse en conjunto por dos grandes actores políticos: el partido y el gobierno. Por lo tanto el partido solo pone la mitad de la fórmula, la otra será analizada en un próximo escrito.

Partido y Gobierno

El gobierno debe estar subyugado a las decisiones políticas del partido. Y esto se refiere no a que el partido sea una especie de Consejo que sea consultado para decisiones políticas, más bien que defina, forme, evalúe y seleccione los cuadros de dirección de gobierno para garantizar que estos compañeros tengan las condiciones éticas, académicas, políticas, emocionales y de experticie necesarias para la conducción de un gobierno revolucionario, es decir, un gobierno que resuelve los problemas del pueblo y eleva su calidad de vida y al mismo tiempo acompaña un proceso de transformación radical de la sociedad.

Aquí, es de especial preocupación la formación de los cuadros revolucionarios. No solo se carece de programas de formación política, sino también de programas de formación en ciencias y técnicas de gobierno, que garantizen que aquellos con altas responsabilidades de dirección de gobierno tengan las capacidades requeridas.

El partido, además, como garante de la gobernabilidad en el país y como conductor fundamental en la transición hacia el socialismo (catalizador entre el poder popular y el Estado actual), debe definir en conjunto con el gobierno las políticas de mayor incidencia para la estabilidad política de Venezuela y para la ejecución de los procesos de transición y transferencias de poder.

Teoría Revolucionaria

Uno de nuestros grandes vacíos es la carencia de teoría. Libros y escritos diversos hay muchos, pero existe escaza construcción teórica sólida que nos permita analizar con viabilidad el proceso de construcción al socialismo y evitarnos muchos de los errores históricos que han imposibilitado la superación del capitalismo y que lamentablemente hemos vuelto a cometer algunos de ellos.

Esta tarea debe nacer también dentro del seno del partido y no sólo desde espacios externos, porque usualmente los espacios de producción teórica están separados de la militancia de calle, la militancia conectada a lo concreto, a las dinámicas del poder popular, del partido, del gobierno.

Hemos caído en un teoricismo emergido desde la “ideología socialista”, un conjunto de frases, expresiones y consignas del auto-engaño, es decir, libros con mucha paja y poco contenido. Teoricismo que parece haber nacido más de la necesidad de un grupo de camaradas de cumplir sus ansias egocentristas de reconocimiento y que se auto-ubican en una posición supra-histórica donde logran evaluar, criticar y juzgar quien es revolucionario y quien no, que es correcto y que errado. Siempre desde la cómoda posición de no comprometerse con nada, de no asumir ninguna responsabilidad de gobierno o de partido, para que nadie vaya a enjuiciarlo s después. En últimas instancias, es una posición cobarde y profundamente contrarrevolucionaria.

Por encima de éstos compañeros que ni sazonan la sopa, lo peor es la carencia de propuestas concretas que viabilicen políticas (principalmente económicas) para la transición hacia el socialismo. Debe el partido asumir esta tarea también y crear un equipo multidisciplinario, experimentado en la batalla pero con capacidades intelectuales excepcionales para crear la teoría y un programa viabilizador de la transición hacia el socialismo

Estrategia y táctica

  Primero, cuando hablo de estrategia me refiero a planes viabilizadores de mediano plazo (2-5 años) que permiten acercarnos al éxito de nuestros objetivos históricos. Dentro de ésto lo más “estratégico” que hemos tenido es la de campaña electoral para el 12 de octubre, un plan de tres meses. Debemos de tener estrategias más claras, concretas, viables y políticamente creativas. Por ejemplo el PSUV-Zulia debería de tener estrategias para la toma del poder en espacios fuera del ejecutivo (Universades, Gremios, Sindicatos, etc.) Somos un partido carente de estrategias para la toma del poder, ni hablar para la viabilidad y concreción de la transición hacia el socialismo. Nuestras “estrategias” se reducen al juego de poder, a la “micro-política”.

Si bien el nivel estratégico debe ser centralizado para garantizar la integridad del accionar, el ejercicio de la táctica debe ser desconcentrado, de tal manera que le permita, por ejemplo, a los equipos parroquiales tener la suficiente flexibilidad en el accionar inmediato de definir cual es el mejor curso de acciones teniendo en cuenta el análisis que hagan éstos sobre su focalizado entorno político. De lo contrario la visión “generalizadora caraqueña” engullirá las capacidades creadoras y la participación protagónica de nuestros cuadros medios.

Política de cuadros

Sencillo, el partido no tiene ningún tipo de política de cuadros.

Todos pareciéramos entender la importancia de la formación sociopolítica, pero la verdad es que está subestimad a, la prueba es que n o existen procesos serios, regularizados de formación política para la militancia de nuestro partido. Se deben crear dinámicas de reflexión crítica y formación que permitan desvelar las relaciones de dominación del sistema capitalista a través de l a comprensión de los procesos histórico-sociales, c onsiderando la pasión y el sentimiento como elementos fundamentales para el aprendizaje y no permitir que se ancle en el viejo paradigma de enseñanza unidireccional, descontextualizado, incapaz de motivar y desentendido de las necesidades reales del pueblo .

Dentro de ésto es crucial formar a nuestros cuadros profesionalmente también, especialmente en áreas de interés para el ámbito público y político como la economía, la sociología, el derecho y las ciencias y técnicas de gobierno. Cada vez más tenemos camaradas asumiendo responsabilidades en el alto gobierno con completa incapacidad para dirigir gestión pública eficaz y eficiente, orientada a dar resultados para elevar el nivel de vida de los y las Venezolanas.

Por otro lado, no existen sistemas de asignación, seguimiento y control de las tareas políticas de la militancia, más allá del 1×10, que nos permitan seleccionar y promover a los cuadros aptos para tareas determinadas tanto político-partidista como de gobierno. Otra tarea urgente es entonces, crear y regularizar este sistema.

Conclusión

Unas pinceladas para promover el debate en la base y la dirigencia del partido son el motivo de estas notas.

Me distancio de otros escritos de articuleros de oficio que haciendo análisis, manejando ciertos argumentos verídicos, manipulando astutamente la información y aprovechándose de la grave situación política actual, decretan el fin del proceso revolucionario, pareciéndose más bien al discurso del fin de la historia. Tenemos la historia por hacer y el mandato inaplazable de hacer realidad la esperanza libertadora de los grandes hombres y mujeres de todos los tiempos que han muerto por nuestros mismos ideales.

A estos cobardes que comienzan a dar la media vuelta; el espíritu del Comandante Supremo:

¡AQUÍ NADIE SE RINDE, CARAJO!

danielbm87@gmail.com

 

Publicado en ARTICULO Y OPINIONES

Soy una aristócrata

 

 

Árboles de la ribera,
tened compasión de mi
que estoy diciendo de veras
y nadie me quiere oír.
Esto es morirse de pena

(Fandango)

Llevo un tiempo haciendo una especie de trabajo de campo intensivo, a mi manera: introduciéndome en territorios virtuales y reales; leyendo, viendo y escuchando voces, ideas, sentimientos y sentires de hombres, mujeres, jóvenes con suerte y jóvenes destrozados, pero todavía esperanzados. Increíble, pero cierto. También me he topado con “humanoides”, que no son solo los banqueros, o los políticos y sindicalistas, tan denostados.

Nos lo advirtió Pier Paolo Pasolini: “la burguesía –así decíamos ayer- no es una clase social, sino una enfermedad contagiosa” que genera al “último hombre”, conformista, superficial, impasible, sin conciencia de los valores fieramente humanos y, por tanto, despreciable. Así lo creía F. Nietzsche que, con su irracionalismo burgués a cuestas, nos encandiló anunciándonos la llegada de un “suprahombre”, dueño de sí y confiado en su propio poder. Pero el hombre real, Nietzsche, contagiado de sí y de su herencia familiar e incapaz de emanciparse de lo mismo que denunciaba, se equivocaba; también él se equivocaba, porque ese “último hombre” no fue reemplazado por el “super o suprahombre”, sino por el hombre-máquina, calculador y autómata emocional, creativo de novedades pero de escasa inventiva, para imaginar y forjar algo original, con potencia para enfrentarse al dominio de las corporaciones y las élites económicas, políticas y las pensantes I+D+i.

No es de extrañar que la sordera de los mandamases ante las necesidades y demandas vitales de la gente, junto con el protagonismo absoluto de la mentira político-moral y los enredos mediáticos, sea la “marca de clase” de nuestra transaccional democracia, venida al mundo sin haber roto aguas por la vía natural de una ruptura democrática. Quizás por esa forma de nacimiento, las libertades colectivas e individuales de los de abajo, son de día en día culpabilizadas, castigadas, mermadas y, lo que es peor, aceptadas como el precio a pagar por habernos resignado a vivir por debajo de nuestras posibilidades de desarrollo intelectual y moral. Desde luego se mantiene, con muchas limitaciones, la libertad de expresión, pero apenas se practica esa otra forma de libertad que los antiguos griegos conocían como “parresía”, algo más profundo y de mayor alcance que la mera libertad de expresión.

(Un paréntesis: “parresía” o práctica de decirlo todo, significa libertad en el uso del lenguaje, franqueza, sinceridad, alegría, confianza. Requiere que, al manifestar su verdad como opinión, el sujeto corra un riesgo en la relación que mantiene con su destinatario. Si este tiene poder y es incapaz de tolerar la verdad, el riesgo puede convertirse en un peligro real. En la “parresía”, el receptor de la verdad –el pueblo, el Rey, el Gobierno, el amigo, el amante- debe hacerse cargo de ella, por ofensiva que sea, pues se supone que quien se arriesga a cantar las cuarenta, ha de ser escuchado. La “parresía” viene a ser un pacto entre el arrojo de decir la verdad y la generosidad o magnanimidad de aceptarla. Así, más o menos, lo explicaba Foucault. Creo que podemos estar de acuerdo en que la “parresía”, en estos tiempos, no es una práctica político-moral y ética habitual).

Hay que reconocerlo. Escuchar, cansa. Nos deshace y eso produce angustia, al no saber si será posible rehacernos como seres humanos. Pero da la impresión de que toleramos mejor ser desechos que deshechos, de la misma manera que imaginamos, con más naturalidad, el fin del mundo que el fin del capitalismo, sistema de producción de la vida que, con su atracción fatal, nos mantiene en ascuas, en un continuo no saber a qué mercado y ofertas atenerse. Sí, trabajar cansa; escuchar, cansa, pro nadie negará que ambas “actividades” tienen sus compensaciones. Un poco de paciencia, que cuento, para ir al grano:

Hace aproximadamente un mes, tomaba el aperitivo con unos jóvenes; uno de ellos trajo a colación lo que Machado, por boca del maestro Mairena, entendía que era o debía ser la democracia: una forma política cuyo objetivo no podía ser otro que “hacer de cada ser humano un aristócrata”; nunca una piltrafa, un trapo viejo, un “instrumentum vocale”, un recurso de usar y tirar o, en el mejor de los casos, una persona de “industria”, hábil en artimañas y facultades para la supervivencia. En nuestra distendida charla habíamos contado y comentado los pasos de la procesión económico-política, en dirección al Matadero, a la que como espectadores y sufridos penitentes estábamos asistiendo. Los “pasos” son conocidos, en carne viva, por todos. Nos unía el afán, el estudio, el deseo compartido de intentar modificar tal estado de cosas, intolerable por mezquino e indecente. La lucha sería dura y los efectivos muy desiguales. Coincidíamos en que los sujetos que tendrían, tendríamos que corregir los desaguisados, estábamos aherrojados, azotados, con una sensación de impotencia y minusvalía paralizante, dándonos de antemano por desahuciados. Pero nos dijimos: da igual. Esa “corrosión del carácter” puede ser tratada. Y, en memoria de Beckett, casi al unísono, proclamamos: “Jamás fracasar. Probar otra vez. Fracasar otra vez. Fracasar mejor”. No se nos ocurra imitar a esa izquierda pacata, contumaz en el autoengaño y acostumbrada a concebir la política como una cuenta de resultados, un asunto de prevención de riesgos y de gestión de lo dado, más que como un compromiso moral, capaz de poner la vida en juego, por lo que se necesita y se ama.

Y, de pronto, uno de los presentes dijo: recordemos. En situaciones difíciles y conflictivas, cuando especialistas y expertos habían fracasado (era lo normal entonces y ahora), los griegos antiguos recurrían a los poetas. Eran ellos quienes finalmente zanjaban las cuestiones imposibles. Recurramos también nosotros a los poetas, a D. Antonio Machado, por ejemplo y hagamos nuestras las palabras del Maestro Mairena. Atrevámonos a ser aristócratas, a sabiendas de que nobleza obliga. Procuremos los medios para llegar a serlo. No nos resignemos al eclipse de la razón ilustrada y al empantanamiento de nuestras vidas minúsculas. Proclamemos a los cuatro vientos, nuestra condición, nuestro deseo, nuestro compromiso democrático: Soy un aristócrata, soy una aristócrata y no me resigno al déficit político democrático, a la tacañería económica y sus contabilidades creativas, al sadismo moral que, a golpes de hisopo y de decretos, trata de regular nuestras vidas, al dictado de la más rancia y corrosiva carcundia. Estoy furiosa, estoy furioso y no aguanto más el actual estado de cosas, que atenta contra las vidas, anula las conciencias y arrincona la imaginación, la memoria y la esperanza. Todo a la vez y paso a paso de oca.

La ocurrencia nos parecía una idea estimulante y decidimos difundirla. Mis jóvenes amigos en sus redes sociales. Una, que ni está ni se la espera en “feiss” ni en “tuits”, recibió el encargo de ocuparse de otros “medios”. Y aquí estoy, contándolo en La Nueva España, a ver qué pasa. No dejarse avasallar, responder organizada y colectivamente a los atropellos: esa es la cuestión y es urgente. Se trata de una emergencia. Lo sabemos.

Quede dicho, en memoria de mi padre, Abraham y de todos aquellos (plural genérico) defensores de la legalidad republicana que fueron perseguidos, maltratados, llevados al cuarto oscuro, reducidos al silencio y despojados del ejercicio de sus profesiones. Y no desertaron. En agradecimiento a esos ciudadanos, aristócratas honestos que actuaron como guardianes entre el centeno y pelearon como leones y nunca fueron condecorados con cruces, ni medallas, ni placas de sufrimientos por la patria. Sería una indecencia y un desatino olvidarlo: el pasado también tiene derechos.

Salud y fuerza, ciudadanos aristócratas.

Inés Illán

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

 

 

 

Publicado en BATALLA DE LAS IDEAS

Cuando el arte se convierte en un instrumento de lucha

Las caricaturas en forma de historietas del dibujante brasileño Carlos Latuff consiguieron traspasar fronteras. Lo están haciendo de nuevo ahora durante el ataqué de Israel a la Franja de Gaza, en el Territorio Ocupado Palestino, lo hicieron durante la Primavera Árabe en Egipto y hasta en las últimas elecciones mexicanas para evidenciar el fraude electoral.Tiene trabajos sobre el movimiento de las Mães de Maio en São Paulo, sobre la guerra en Siria, sobre la lucha de la APPO -Asamblea Popular de los Pueblos- en Oaxaca y hasta a cerca de el duopolio mediático de Televisa y TV Azteca en México que evidenciaron recientemente los #Yosoy132.
Latuff traslada su indignación con el arma que mejor sabe usar: sus dibujos, su arte. Esta última semana estuvo de nuevo expresando su opinión sobre la guerra que esta teniendo lugar en el Territorio Palestino Ocupado que, según él es casi un déjà vu de lo que pasó en otros momentos electorales: “Cuando se aproximan las elecciones, Israel decide atacar Gaza. Es más o menos así: si tienes problemas o te sientes inseguro durante una elección invéntate una guerra y así tu popularidad aumenta. Hasta los candidatos a la oposición en Israel, apoyaron el ataque a Gaza”.
Conectamos con Carlos Latuff en video conferencia, de casa a casa, de mesa a mesa, de laptop a laptop, desde la Ciudad de México a Río de Janeiro y recordando un Portugués, un poco oxidado pero aún decente. Después de hacer un repaso de los movimientos de resistencia indígena contra los megaproyectos en Brasil, los Indignados de España y la crisis, los Occupy Wall Street, los Zapatistas y los Yo Soy132, aterrizamos en Oriente Medio y en concreto en la guerra de Gaza.
Durante casi hora y media hablamos de la importancia de la creatividad y del arte como forma de resistencia y sobretodo de la necesidad de que existan artistas, dibujantes y periodistas independientes que reporten sobre movimientos de resistencia o situaciones de conflicto en el mundo de forma independiente, en palabras suyas, “hacer lo que los medios comerciales no hacen” para, de este modo, viralizar el mensaje desde la autonomía –y al mismo tiempo la responsabilidad- que te dan, por ejemplo las redes sociales e Internet en general.
“Con tu trabajo también puedes inspirar movimientos”, dice. Él, desde su casa en Río de Janeiro y con una cuenta de Twitter ( ‏ @ CarlosLatuff ) y su blog consiguió que sus dibujos se mostraran impresos en pancartas durante la Primavera Árabe o se reprodujeran en forma de grafiti en las paredes de Bahrein. La semana pasada, sus imágenes sobre la guerra en Gaza dieron de nuevo la vuelta al mundo expresando su opinión que, como él mismo dice, “no saldría nunca en los medios mainstream de occidente”.

MM: ¿Qué intentas reflejar, a través de tus creaciones, sobre lo que está pasando ahora en Gaza?
CL: Mis dibujos reflejan la indignación de alguien que no consigue ver la realidad a través de medios establecidos de comunicación. Creo que el mainstream media, cuando tiene que mostrar lo que esta pasando en Gaza, toma partido. Todos tomamos partido, pero el lado de los medios comerciales es sin duda el lado “pro-Israel”, el lado de los Estados Unidos, del pensamiento occidental.
Lo que yo intento hacer a través de mis dibujos es expresar mi opinión con este double standard de los medios comerciales y mostrar el otro lado, el de los palestinos, que es el lado que no se muestra.
Cuando ves la televisión, percibes que existe una tendencia a justificar los crímenes cometidos por el estado de Israel contra los palestinos en nombre de una pretendida “autodefensa” o “seguridad”. Lo que yo intento hacer a través de mis viñetas es exponer estas contradicciones del discurso de la prensa, del discurso del gobierno de Israel.

MM: ¿Ve su trabajo como un instrumento de resistencia?
CL: Sin duda. Todo el mundo tiene un lado y tu como periodista independiente también tienes tu lado. La cuestión es saber a quién estas prestando tu fuerza de trabajo. Si estas trabajando al servicio de una causa popular o al servicio de un editor, de una editora o de un periódico que tiene intereses corporativos. Cuando se es periodista independiente tienes tu lado, claro, pero generalmente es el lado del más desfavorecido, la parte más débil de la cuerda y que necesita ser reforzada. Tu como periodista independiente y yo como caricaturista debemos hacer el contrapunto.

MM: ¿Existe entonces una tendencia que hace que la gente mire solamente hacia un lado? ¿Una especie de consenso común, de “ir todos hacia una misma dirección, “como ovejitas”, sin discutir la versión de los medios comerciales?
CL: La prensa guía a las personas para que se posicionen en su mismo lado y nosotros, hacemos exactamente lo contrario. No seguimos a la masa, no somos peones ni corderos, pensamos por nosotros mismos, no tenemos “o rabo preso”, como decimos en portugués, no nos sentimos atrapados ni obligados a seguir la tendencia de alguien. Tenemos la mente y el corazón libre para pensar libremente para trabajar nuestras opiniones sin presiones y de forma independiente.

MM: ¿Es el momento de empezar a construir un movimiento de periodistas y comunicadores organizados para mostrar este otro punto de vista independiente y necesario?
CL: Si. Creo incluso que Intenet llegó para ayudar mucho en este sentido. En los años 80, por ejemplo, la única forma que tenía de publicar mis viñetas era a través de un gran periódico. La única manera de que una audiencia extranjera pudiera ver mis dibujos era publicándolos en revistas como Time o Newsweek, los mainstream media internacionales. Y era bien difícil. Ahora Internet ayuda para viralizar el trabajo y que llegue a partes recónditas del mundo. Sin esta herramienta mis dibujos estarían restringido a Río de Janeiro o a la prensa sindical en la que trabajo que, infelizmente no tienen un alcance muy grande. En definitiva, si no fuera por Internet, por los medios independientes, por muchos blogs, por el Twitter o por el Facebook, muchos no me conocerían.

MM: ¿Qué lecciones nos dio la Primavera Árabe en cuanto a eso?
CL: Dejó muchas lecciones sobre comunicación. Por ejemplo, yo acompañé el levantamiento egipcio de inicio al fin a través de Twitter. Y puedo decirte que las cosas que los egipcios no conseguían leer en los periódicos o ver en las televisoras egipcias -sea porque no se lo permitían o no querían divulgarlo- lo podían leer a través de Twitter.
Los dibujos que hice sobre el inicio de la revolución en Egipto no fueron publicados en los periódicos egipcios -excepto algunos que si salieron, pero la mayoría, no. Incluso, cuando la junta militar asumió, el dibujo que hice de los generales egipcios no fue publicado, pero aun así las personas tuvieron acceso a ellos gracias a Internet.

MM: ¿Internet estimuló la creación de redes de periodistas independientes?
CL: Si. Existe hoy la posibilidad de trabajar por internet un contenido que no sea asociado a grandes periódicos, a grandes redes de televisión. Además necesitamos una comunicación independiente que no esté vinculada a medios corporativos y creo que Internet ayudó mucho en este sentido.

MM: Su material, sus dibujos, incluso se viralizaron fuera de la red. La gente los imprimía, hacia pancartas con ellos y salía a manifestarse. ¿Ayudan, creaciones como las tuyas, a fortalecer un movimiento social?
CL: Creo que lo fuerte de mis diseños es que son utilizados más allá de la función editorial. Las personas que ven mis dibujos, no sólo los tienen ahí guardados en un libro, en una revista, en un periódico. Se lo llevan a las protestas, a las manifestaciones traspasando lo puramente editorial. Las caricaturas tienen una importancia clavePara el militante pasaron a ser un instrumento de lucha. El dibujo es su voz y expresa, sin palabras, lo que está sintiendo. Esto fue lo que pasó durante la Primavera, no que mi trabajo no lo van a recordar precisamente por ser gracioso Las personas imprimían el dibujo, se lo llevaban a la calle porque se sentían identificadas con esas imágenes.
Es importante que se produzca un arte que no sea apenas para ser publicado en un periódico sino para ser reproducido en cualquier espacio. Sea en un esténcil, en una camiseta o en un grafiti, como hicieron en Bahréin. Muchos de mis trabajos se convirtieron en grafitis en las paredes de Bahréin y Egipto.
Cuando pones tu trabajo al servicio de las causas populares sociales y los militantes, los manifestantes, los activistas y organizadores lo utilizan para esa lucha, entonces el arte se vuelve un instrumento de resistencia. También el periodismo independiente.

MM: Hiciste algunos dibujos sobre Occupy Wall Street. ¿Cómo ves ahora el movimiento?
CL: El problema de Occupy Wall Street es que no tienen ahora mismo un objetivo concreto. Si quieres canalizar tu indignación, está muy bien, pero necesitas tener un objetivo. Entonces, Ocupamos Wall Street y qué hacemos luego?
En fin. Seguiremos, como decimos en portugués, “pisando no calo”, es decir, molestando, incomodando, pero también expresando nuestra indignación con el arma de resistencia que mejor manejamos, en mi caso, las caricaturas.
Marta Molina.- Periodista Independiente.

Una versión de este artículo fue publicada originalmente en inglés en Waging Non Violence
(Link para imágenes de Latuff: https://www.dropbox.com/sh/y63h4vtflwm4mq0/08-Gy9ymAK)

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

 

 

Publicado en ARTICULO Y OPINIONES

SANDY EN NY ¿Un shock del pueblo?

New York Stock Exchange on Wall Street in New ...
New York Stock Exchange on Wall Street in New York, New York, United States. Español: Bolsa de Nueva York en Wall Street en Nueva York, Nueva York, en los Estados Unidos. (Photo credit: Wikipedia)

Menos de tres días después de que Sandy tocó tierra en la costa este de Estados Unidos, Iain Murria, del Competitive Enterprise Institute (Instituto de Competitividad Empresarial), dijo que la miseria que los neoyorquinos estaban a punto de sufrir era por culpa de su oposición a los grandes almacenes comerciales. En Forbes.com explicó que el hecho de que la ciudad rehúsa acoger a Walmart probablemente hará que la recuperación sea más difícil: Las tienditas simplemente no pueden hacer lo que los grandes almacenes sí pueden en estas circunstancias, escribió. También advirtió que si el ritmo de la reconstrucción resultaba ser lento (como a menudo sucede), entonces las reglas en favor de los sindicatos, como la ley Davis-Bacon, tendrían la culpa. Se refiere al estatuto que exige que a los trabajadores en proyectos de obras públicas se les pague no el salario mínimo, sino el que impera en la región.

Ese mismo día, Frank Rapoport, abogado que representa a varios contratistas de bienes raíces y de la construcción que manejan miles de millones de dólares, rápidamente sugirió que muchos de esos proyectos de obras públicas no deberían ser públicos. En vez, los gobiernos, cortos de dinero, deberían voltear hacia las sociedades pública-privadas, conocidas como P3. Esto implica puentes y túneles reconstruidos por compañías privadas, que podrían, por ejemplo, instalar casetas de cobro y quedarse con las ganancias. Estos acuerdos no son legales en Nueva York o Nueva Jersey, pero Rapoport cree que eso puede cambiar. Las estructuras de algunos de los puentes en Nueva Jersey que fueron destruidos necesitan ser remplazadas, y va a ser muy costoso, dijo a The NationAsí que el gobierno podría no tener el dinero necesario para construirlos de manera correcta. Y ahí es cuando recurres a un P3.

El premio al sinvergüenza capitalismo de los desastres seguramente se lo lleva el economista de derecha Russell S. Sobel, quien escribió en un foro en línea de The New York Times. Sobel sugiere que en áreas muy golpeadas la FEMA (Agencia Federal para el Manejo de Emergencias) debería crear “zonas de libre comercio –en las cuales todas las regulaciones normales, licencias e impuestos (sean) suspendidas”. Al parecer, este alboroto empresarial proveería mejor los bienes y servicios que las víctimas necesitan.

Sí, claro: esta catástrofe muy probablemente creada por el cambio climático –crisis nacida del colosal fracaso regulatorio para prevenir que las empresas traten el medio ambiente como una cloaca abierta– es simplemente una nueva oportunidad de mayor desregulación. Y el hecho de que esta tormenta ha demostrado que la gente pobre y de la clase trabajadora es mucho más vulnerable a la crisis climática demuestra que esto es claramente el momento para despojar a esa gente de las pocas protecciones laborales que aún tiene, así como de privatizar los escasos servicios públicos a los que aún tienen acceso. Sobre todo, al enfrentar una extraordinariamente costosa crisis nacida del egoísmo empresarial, dar vacaciones fiscales a las empresas.

La oleada de intentos de usar el poder destructivo de Sandy para hacerse de dinero es sólo el más reciente capítulo de la muy larga historia que he llamado la “doctrina del shock”. Y es un pequeñísimo vistazo a las maneras en que las grandes empresas buscan cosechar enormes ganancias a partir del caos climático.

Un ejemplo: entre 2008 y 2010 fueron presentadas o expedidas al menos 261 patentes relacionadas con cultivos listos para el clima –semillas supuestamente capaces de soportar condiciones extremas, como sequías e inundaciones; de estas patentes, cerca de 80 por ciento estaba controlada por sólo seis gigantes de los agronegocios, incluyendo a Monsanto y Syngenta. Con la historia como nuestra maestra, sabemos que los pequeños agricultores se endeudarán intentando comprar estas nuevas semillas milagrosas y que muchos perderán su tierra.

En noviembre de 2010, The Economist publicó un texto, el de portada, acerca del cambio climático, que sirve como un útil (aunque desgarrador) anteproyecto de cómo el cambio climático podría servir como el pretexto para el último gran arrebato de tierra, un último despeje colonial de los bosques, las granjas y los litorales, a manos de un puñado de multinacionales. Los editores explican que las sequías y los cultivos sometidos a calores extremos son tal amenaza para los agricultores, que sólo los grandes jugadores pueden sobrevivir el desbarajuste y que puede ser que muchos agricultores abandonen la granja como forma de adaptarse. Tenían el mismo mensaje para los pescadores que ocupaban valiosas tierras frente al mar: ¿no sería mucho más seguro, tomando en cuenta los cada vez más elevados mares y todo lo demás, si se unieran con sus compañeros agricultores en los barrios bajos urbanos? Es más fácil proteger de las inundaciones a un puerto que a una población similarmente distribuida a lo largo de una costa de pueblos pesqueros.

Pero, se podría preguntar, ¿no hay un problema de desempleo en la mayoría de estas ciudades? Nada que un poco de reforma a los mercados laborales y libre comercio no puedan remediar. Además, las ciudades, explican, tienen estrategias sociales, formales o informales. Estoy bastante segura de que esto quiere decir que la gente cuyas estrategias sociales antes implicaban sembrar y atrapar sus propios alimentos, ahora pueden aferrarse a la vida vendiendo plumas rotas en los cruces o quizá traficando drogas. Aún no se menciona cuál debería ser la estrategia social informal cuando los vientos de una súper tormenta aúllen a través de aquellos precarios barrios bajos.

Durante mucho tiempo los ambientalistas consideraron que el cambio climático era un gran igualador, el asunto que afectaba a todos, ricos o pobres. No pensaron en la miríada de maneras en las que los súper ricos se protegerían de los efectos menos aceptables del modelo económico que los hizo tan ricos. En los pasados seis años hemos visto el surgimiento de bomberos privados, contratados por compañías de seguros para ofrecer un servicio de conserjería a sus clientes más ricos; además del Helpjet, que duró poco, una aerolínea chárter en Florida que ofrecía servicios de evacuación de cinco estrellas, de las zonas de huracanes. Ahora, después de Sandy, hay exclusivos agentes de bienes raíces que predicen que los generadores de energía serán el nuevo símbolo de estatus, con el juego del penthouse y la mansión. Al parecer algunos imaginan el cambio climático no tanto como un peligro claro y presente, sino más como una especie de vacaciones de spa; nada que la correcta combinación de servicios hechos a la medida y accesorios con buena curaduría no puedan vencer. Al menos esa fue la impresión que dejó la venta pre Sandy de Barney’s en Nueva York: ofrecía descuentos en el té verde sencha, juegos de backgammon y mantas de 500 dólares para que sus clientes de lujo pudieran instalarse con estilo.

Así que sabemos cómo los doctores del shock se están preparando para explotar la crisis climática, y, por el pasado, sabemos cómo termina esa historia. Pero aquí está la verdadera pregunta: ¿podría esta crisis ofrecer una oportunidad diferente, una que disperse el poder a las manos de muchos en vez de consolidarlo en las de pocos; una que expanda radicalmente lo colectivo en vez de subastarlo en pedazos? En pocas palabras, ¿podría Sandy ser el inicio de un shock del pueblo?

Creo que sí. Como bosquejé el año pasado (www.thenation.com/article/164497/capitalism-vs-climate?page=0,0#), podemos hacer cambios que posibiliten bajar nuestras emisiones al nivel que la ciencia demanda. Éstos incluyen trasladar nuestras economías (así que vamos a necesitar a esos granjeros donde están); expandir enormemente y reimaginar la esfera pública para no sólo detener la siguiente tormenta, sino también prevenir peores trastornos en el futuro; regular a morir las empresas y reducir su venenoso poder político, y reinventar la economía para que ya no defina el éxito como una expansión sinfín del consumo.

De la misma manera en que los movimientos que nacieron a raíz de la Gran Depresión y de la Segunda Guerra Mundial hicieron suyos el orgulloso legado de las redes de bienestar social en el mundo industrializado, así, el cambio climático puede ser una ocasión histórica para engendrar a la siguiente gran ola de cambio progresista. Además, ninguna de las artimañas antidemocráticas que describí en La doctina del shock son necesarias para hacer avanzar esta agenda. Lejos de aprovechar la crisis climática para hacer que se aprueben políticas no populares, nuestra tarea es aprovecharla para demandar una agenda verdaderamente populista.

La reconstrucción tras Sandy es un gran lugar para comenzar a probar estas ideas. A diferencia de los capitalistas del desastre, que usan la crisis para evadir la democracia, una recuperación del pueblo (como muchos del movimiento Ocupa ya demandan) implicaría nuevos procesos democráticos, incluyendo asambleas barriales, para decidir cómo deberían ser reconstruidas las comunidades fuertemente golpeadas. El principio primordial debe ser el de tratar al mismo tiempo las crisis gemelas de la desigualdad y el cambio climático. Para empezar, eso quiere decir una reconstrucción que no sólo cree empleos, sino trabajos con sueldo digno. Implica no sólo más transporte público, sino vivienda económica, energéticamente eficiente, al lado de esas vías de transporte. También no sólo más energía renovable, sino control comunitario democrático de esos proyectos.

Pero al mismo tiempo que se redoblan las alternativas, necesitamos incrementar la lucha contra las fuerzas que activamente hacen que la crisis climática empeore. Eso implica mantenernos firmes contra la expansión continua del sector de las energías fósiles hacia territorios nuevos y de alto riesgo, ya sea en arenas bituminosas, con fractura hidráulica, exportaciones de carbón a China o taladrando en el Ártico. También implica reconocer los límites de la presión política e ir directamente tras las empresas de energías fósiles, como hacemos en 350.org con nuestro tour Haz las cuentas. Estas compañías han mostrado que están dispuestas a quemar cinco veces más carbón de lo que los cálculos conservadores dicen que es compatible con un planeta habitable. Nosotros hicimos las cuentas, y simplemente no podemos dejarlos hacerlas.

Esta crisis, o se vuelve una oportunidad para un salto evolucionario, un reajuste holístico de nuestra relación con el mundo natural, o se convertirá en una oportunidad para el mayor alboroto del capitalismo del desastre en la historia de la humanidad, dejando al mundo aún más brutalmente separado entre ganadores y perdedores.

Cuando escribí La doctina del shock documentaba crímenes del pasado. La buena noticia es que éste es un crimen que está ocurriendo; aún está dentro de nuestro poder frenarlo. Asegurémonos de que esta vez los chicos buenos ganen.

The Nation / La Jornada

Naomi Klein es autora de No logo y La doctrina del shock.

Traducción: Tania Molina Ramírez. http://www.jornada.unam.mx/2012/11/10/index.php?section=opinion&article=024a1mun

 

Publicado en BATALLA DE LAS IDEAS

Al rescate de la Constitución del 63

 


 

 

El martes de esta semana rememoramos el 49 aniversario de una fecha funesta; el 25 de septiembre de 1963, se perpetuó un crimen contra nuestra democracia todavía balbuceante, con el derrocamiento de Juan Bosch.

Buenas plumas y mejores cabezas han analizado en estos días las causas de ese hecho: las oscuras ambiciones desde las cavernas de la derecha impulsando a los militares a dar el golpe; la dogmática intransigencia de un sector de la iglesia, el imperio ñ¡ah, el imperio!ñ que no entendía que en la “república bananera”, se erigiera un gobernante con dignidad tan alta, que apostaba por una democracia, diferente a la raquítica de postalita electoral, en su decisión de negociar con todos/as las naciones, dispuesta a distribuir entre los trabajadores dominicanos parte de los beneficios de las empresas, nacionales y también extranjeras.

Se han recordado como otros motivos, supuestos o reales errores cometidos por don Juan, en su visión un poco metafísica en esa época acerca del ejercicio de las libertades, unida en su rechazo visceral a la violencia, que le impidió tomar las medidas que frente al complot que se urdía casi impúdicamente en las narices de todos, les recomendaban sus leales.

Pero Juan Bosch era así, intransigente en sus principios. Conocedor del alma dominicana que supo plasmar en su literatura, no quiso mancillar la suya castigando a los que, como el don Pío del cuento Los Amos, se retorcían de ambición, de odio, de envidia.

No soy historiadora, hago juicios empíricos. Para mí, hay una causa principal del golpe del 25 de septiembre. La  privilegio cada vez que me toca hablar del tema. Es una luz que ilumina los miedos que en el fondo provocaron el golpe, y se constituye en ejemplo, en reto al que no hemos sabido responder, los que decimos ser discípulos de Bosch, una bandera que proclama igualdad, un escudo que quiso y no pudo proteger a los débiles: la Constitución de 1963.

Inspirada en los documentos fundacionales del PRD, lo compruebo con orgullo leyendo valiosos textos de 1939, 1941 y 1942, y en la prédica de don Juan en aquellas lecciones transmitidas por Tribuna Democrática, la Constitución que aprobó la Asamblea Constituyente, conformada por profesionales, estudiantes, trabajadores ¡y mujeres! es un modelo auténtico, el primero en nuestro país y el segundo en América Latina después de la de Cuba de 1940, de lo que se denomina Constitucionalismo Social.

O sea, integra a la clásica taxonomía de derechos civiles y políticos  (de primera generación) los derechos de 3ra y 4ta, sociales y económicos; completándose y cualificando así, el concepto de derechos humanos.

Se rompe en la Constitución del 63 el criterio de una igualdad abstracta, retórica e inoperante, que pasa a ser igualdad actuante, dinámica, capaz de colocar a todos/as los ciudadanos/as  en un mismo punto de partida, y a aspirar a un mismo punto de llegada a través de la garantía que el Estado como ente nivelador de desigualdades, ofrece a todos/as sin exclusión.

Todo el articulado de la Constitución del 63 y las leyes que la complementaron, están empapados de ese sentido social de la existencia; tierra para los campesinos, prohibición del latifundio y el minifundio, trabajo decente, distribución de beneficios entre los trabajadores, seguridad social inclusiva y solidaria, educación en libertad igual para todos/as en el más puro estilo hostosiano, igualdad de género, en resumen: una plataforma para lograr la verdadera, la auténtica cohesión social en República Dominicana.

Eran pocos, pero su poder era mucho. No podían permitir que los pobres, los excluidos, se supieran también ciudadanos, y tuvieran en la Constitución garantías de serlo en la práctica. Creo que la decisiva fuerza con que don Juan se negó junto a los constituyentes, a cambiar esa Carta Magna, a disminuir en ella la presencia de esos humildes que saltan de los páginas de la cuentística de Bosch para legitimarse como protagonistas, que determinó su derrocamiento.

Para evitar que la igualdad y la justicia social se entronizaran en este país, los que se sentían dueños de todo conspiraron y derrocaron a Bosch. Como la Constitución del 63 consagraba esa versión moderna de los Derechos Humanos, después de deponer a don Juan, la abolieron de inmediato.

Añorando lo que pudo ser y no es aún, la aplicación de esa Constitución Social e Igualitaria, pienso: ¿será por cobardía que no nos hemos atrevido más nunca a recuperar los postulados de 1963, y no hablamos demasiado sobre ese tema desafiante?

Rescatar la esencia de esa Constitución del 63, sería el mejor desagravio al país por el  golpe de septiembre de 1963.

Yvelisse Prats Ramírez De Pérez
yvepra@hotmail.com