Archivo de la etiqueta: Che Guevara

TANIA LA GUERRILLERA

Tania cumpliría 76 años

Tania la Guerrillera

Tania la Guerrillera, Foto: Juventud Rebelde
Este 19 de noviembre se cumplió el 76 aniversario del nacimiento de la destacada revolucionaria argentina Tamara Bunke Bíder, más conocida como “Tania la Guerrillera”.
Tamara nació en la Argentina en 1937 y se crió en un ambiente revolucionario inculcado por sus padres europeos, que emigraron a   ese país suramericano tras escapar juntos de la Alemania Nazy.  Nadia y Erich Bunke, padres de Tamara, militaban en el Partido Comunista Argentino y realizaban en su casa importantes reuniones clandestinas, inclusive guardaban armas, explicó el historiador Lois Pérez Leira en el sitio Cubainformación.
“Nosotros hacíamos comprender a nuestros hijos – Tamara y Olaf, su hermano- que estábamos luchando por el bien de la humanidad y el pueblo argentino; les explicábamos sobre la Revolución de Octubre en la Unión Soviética, y los niños tenían que guardar silencio y no contar a nadie que en nuestra casa celebraban reuniones con compañeros del Partido Comunista Argentino, porque era una organización clandestina” explicó al sitio Cubainformación Nadia Bunke, madre de Tamara.
Desde niña se vinculó a la Federación Juvenil Comunista ( F.J.C.) donde hizo sus aportes como militante, llevó mensajes, repartió propaganda clandestina y distribuyó periódicos del partido.
En 1952, con 15 años emigró junto a sus padres a la República Democrática Alemana, y fue admitida en elPartido Socialista Unificado de Alemania pocos años después. Allá conoció al Che, en 1960, cuando este viajó a la Alemania Oriental frente a una delegación comercial del gobierno revolucionario cubano y sintió desde entonces un fuerte lazo con el proceso revolucionario cubano.
“Ella tenía la idea de que estando en Cuba iba a aprender a fondo de la Revolución Cubana y que  le serviría en su trabajo revolucionario luego en la Argentina. Si ella pensaba y sentía que su deber era luchar en América Latina, nosotros no teníamos ningún derecho a retenerla”, explicó Nadia a Cubainformación.
Su vínculo con el Che y la revolución Cubana hizo que decidiera viajar a Cuba;  llegando a La Habana el 12 de mayo de 1961. Aquí  estudió periodismo en la Universidad de La Habana.
Su compromiso y su espíritu internacionalista fueron determinantes para que Tamara fuera seleccionada para ser parte del proyecto revolucionario de Ernesto Guevara, para la insurrección latinoamericana en Bolivia. Allá murió junto a otros 8 guerrilleros tras caer en una emboscada del ejército Boliviano en el vado de Puerto Mauricio, pocos días antes del asesinato de su fiel confidente Ernesto Che Guevara. 
(Tomado de Cubainformación)

Video Homenaje a Tania la Guerrillera

Otros artículos sobre: ArgentinaCubaErnesto Che GuevaraRevolución cubanNi en los momentos más duros pensé que la Revolución Cubana se iba a rendir (13-11-13)

 

NOTICIAS, TÍTULOS Y TEMAS VARIADOS

Lo nuevo de Paul McCartney (+ Video)

VER Video: http://www.blogger.com/blogger.g?blogID=7192984737868081101#editor/target=post;postID=5840383459287331749 [image: Paul McCartney.] Paul McCartney. Hay gente que no se cansa. Paul McCartney debe ser uno de ellos. Cincuenta años grabando discos, ensayando conciertos y viendo diferentes generaciones de admiradores alborotarse en su presencia no lo han agotado. Ya es demasiado tarde para que cambie de opinión. Paul McCartney no se cansa, y alguna vez debe haberse preguntado cómo es posible que tantos millones no se hayan cansado de él después tanto tiempo. Cincuenta años atrás,… más »

Mis héroes son Fidel y Che Guevara, afirma Maradona

Mis héroes son Fidel y Che Guevara, afirma Maradona 17 OCTUBRE 2013 27 COMENTARIOS [image: Maradona, Fidel y Chávez.] Maradona, Fidel y Chávez. Ovacionado en Milán, Diego Maradona, que asistirá mañana al clásico Roma-Napoli,*afirmó hoy que sus “héroes” son Fidel Castroy el **Che Guevara y expresó que él ha hecho de “portavoz” del líder cubano y también deHugo Chávez*, durante un homenaje d el diario italiano La Gazzetta dello Sport, en una sala colmada por periodistas y también fanáticos del Napoli. “El que ama no olvida”, agradeció Maradona los aplausos. “Fidel Castro y Che Guevara son… más »

Chomsky: “Se está produciendo un cambio histórico …

Chomsky: “Se está produciendo un cambio histórico en América Latina” Noam Chomsky. Foto: Archivo. En una entrevista con un diario estadounidense, el profesor Noam Chomsky declaró que se está produciendo “un cambio histórico en América Latina”, la cual se “ha liberado a sí misma” de EE.UU., cuyo poder está en pleno proceso de declive. “En los últimos años, por primera vez en su historia, América Latina se ha liberado sustancialmente a sí misma de la influencia extranjera. [..] Por ejemplo, no queda una sola base militar de EE.UU. en América Latina”, lo que indica, entre otras razones,… más »

La cátedra de Lula

LULA: – “Ningún país será soberano si allí hay pobreza y desigualdades”. A poco más de una semana de las elecciones legislativas, una visita brindó en La Matanza una lección de lo que es central y lo que es secundario en la política. El ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva ofreció este martes en el Congreso de Responsabilidad Social una cátedra sobre el combate contra la pobreza, la gestión de gobierno y los ejes que siempre deben estar presentes en la lucha por la soberanía política y económica de los países de la región. Dos veces presidente de Brasil –y podría ser t… más »

JOSÉ MANUEL ZELAYA: “Me sacaron por la fuerza pero volví con más fuerzas”

POR JUAN JOSÉ PFEIFAUF De regreso en Honduras y a un mes de las elecciones presidenciales, Zelaya habla con esta revista sobre el golpe que lo sacó del poder y las altas posibilidades de su esposa de llegar al gobierno. El regreso. José Manuel Zelaya y su esposa Xiomara Castro, candidata a la presidencia de Honduras. Gobernó Honduras entre 2005 y 2009, hasta que un golpe de Estado lo echó del poder. Su derrocamiento movilizó a miles de campesinos, obreros, indígenas y estudiantes que durante meses resistieron a los golpistas. “Mel”, como lo llama cariñosamente su pueblo, fundó un n… más »

Balaguer en una entrevista en 1968 encara al periodista Juan Bolívar Diaz…

En la entrevista habla del Coronel Caamaño y otros episodios ocurridos en ese primer gobierno 1966-1970. Balaguer en una entrevista en 1968 encara al periodista Juan Bolívar Diaz En la entrevista habla del Coronel Caamaño y otros episodios ocurridos en ese primer gobierno 1966-1970.

Balaguer en una entrevista en 1968 encara al periodista Juan Bolívar Diaz

En la entrevista habla del Coronel Caamaño y otros episodios ocurridos en ese primer gobierno 1966-1970.

El Mundo en la cuerda floja por la desigualdad soc…

Domingo Nuñez Polanco en sisagro – Hace 23 horas
El Mundo en la cuerda floja por la desigualdad social y económica Por Thalif Deen El uno por ciento más rico de la población mundial posee 40 por ciento de los bienes del planeta, y a la mitad más pobre le queda apenas el uno por ciento de esos activos. En las últimas décadas, a pesar del crecimiento económico, este desequilibrio se hizo más profundo en la mayoría de los países y casi en cada región del mundo. Esta desigualdad es, cada vez más, reconocida como un persistente obstáculo para el desarrollo. El problema toma varias formas, desde *brechas en los *ingresos* hasta acceso d… más »

¿Fascismo en EEUU?: El caso del “Tea Party”

Vicenç Navarro Sistema Digital Existe una percepción generalizada en los mayores medios de información españoles de que el Tea Party en EEUU es un movimiento social de sensibilidad libertaria que surgió en respuesta a lo que se percibía por amplios sectores de la población estadounidense como un aumento del intervencionismo del Estado federal en EEUU bajo la Presidencia de Barack Obama. El corresponsal Antonio Caño de El País en EEUU ha sido un promotor de esta visión, que es también la promovida por dicho movimiento y por los medios conservadores y ultraliberales que simpatizan c… más »

Jacques Cousteau, Visita HAITI..

VER VIDEO: *Jacques Cousteau, Visita HAITI..* http://www.youtube.com Mechy Depena a través de Jose Rigoberto Perez Diaz *Jacques Cousteau, Visita HAITI..* http://www.youtube.com Jacques cousteau, y su equipo viajan a Haiti a bordo del Calypso, en un viaje lleno de aventuras,,veanla y disfrutenla..gracias por visitar mi canal..¡¡

¡El afiche de Margarita…!

– *César Medina lobarnechea1@hotmail.com * He visto reproducido en la prensa un afiche de la Vicepresidenta Margarita Cedeño promoviéndose como candidata presidencial en las elecciones del 15 de mayo de 2016. Visto el caso hacia afuera del PLD, nadie puede dudar que Margarita tiene aceptación sobradas para ser candidata. Y hasta para ganar las elecciones… El problema lo confronta ella hacia adentro de su partido. En los niveles más altos del jurásico peledeísta se ve a Margarita como una advenediza y no le reconocen méritos para detentar las posiciones que ha tenido y el l… más »

Estallan las movilizaciones populares y sociales en Colombia.

SI LOS POCOS QUE TIENEN MUCHO NO TOMAN CONCIENCIA DE LA SITUACIÓN DE LOS MUCHOS QUE TIENEN POCO, AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE SERÁN UN VOLCÁN EN EBULLICIÓN. LA LUCHA POR LA DEMOCRACIA, JUSTICIA SOCIAL Y SOLIDARIDAD YA ESTA EN PIE ** En la semana que finalizó los indígenas protesta en la llamada Minga Social y Popular, exigiéndole al estado colombiano cumplir los acuerdos firmados, mientras tanto continua la movilización de los estudiantes universitarios con marchas simbólicas y asambleas permanentes en la mayoría de las universidades públicas del país exigiend… más »

El Mundo en la cuerda floja por la desigualdad social y económica

Por Thalif Deen El uno por ciento más rico de la población mundial posee 40 por ciento de los bienes del planeta, y a la mitad más pobre le queda apenas el uno por ciento de esos activos. En las últimas décadas, a pesar del crecimiento económico, este desequilibrio se hizo más profundo en la mayoría de los países y casi en cada región del mundo. Esta desigualdad es, cada vez más, reconocida como un persistente obstáculo para el desarrollo. El problema toma varias formas, desde *brechas en los *ingresos* hasta acceso desigual a la política, y es alimentado por distintos factores, com… más »

La cumbre de una Iberoamérica inexistent

XXIII Cumbre Iberoamericana Alfredo Serrano Mancilla Página 12 La XXIII Cumbre Iberoamericana celebrada en Panamá ha pasado más desapercibida que de costumbre. Este encuentro anual ya no llama la atención de casi nadie. Poco sentido tiene continuar haciéndose eco de un evento que pretende reunir a un bloque geopolítico inexistente. Iberoamérica ya no es ningún pivote sólido en esta transición geoeconómica que está desencadenando un nuevo mundo policéntrico. América latina es –afortunadamente– una región bien diferente de aquella que conformaba parte de la Comunidad Iberoamericana d…más »

Libia se acerca a la guerra civil dos años después de la muerte de Gadafi

Hay combates en Bengasi y Trípoli se prepara para las secuelas del secuestro del primer ministro Ali Zaidan Chris Stephen The Guardian Libia marca el segundo aniversario de la muerte de Muamar Gadafi con el país al borde de una nueva guerra civil y mientras los combates se prolongan en la ciudad oriental de Bengasi, cuna de la revolución. La violencia entre milicias radicales y fuerzas regulares estalló el viernes por la noche y continuó ayer mientras la capital, Trípoli, se prepara para las secuelas del secuestro en este mes del primer ministro Ali Zaidan. Los federalistas de Cire… más »

LEONEL FERNANDEZ:

INSEGURIDAD CIUDADANA Fernández dice que el narcotráfico tiene una fuerza que supera a muchos estados ASIMISMO, CONSIDERÓ INSENSATA LA PROPUESTA DE LEGALIZAR LA DROGA Noticias Relacionadas Leonel dice que falta una eternidad para el 2016; por lo que aún no dice si aspirará Leonel: El león está observando y se pondrá en movimiento Deyanira Polanco Santo Domingo La raíz de la inseguridad ciudadana tiene su base en el tráfico ilícito de droga, negocio que envuelve unos 600 mil millones de dólares al año, equivalente a diez veces el Producto Interno Bruto de la República Dominicana. A… más »

VIDA VERDE: Pago por servicios ambientales en RD

VIDA VERDE Beneficios. Las reservas científicas Loma Quita Espuela y Guaconejo brindan múltiples servicios ambientales, los que están siendo cuantificados económicamente. Solange de la Cruz Matos Santo Domingo La preservación del agua, en cuanto a calidad y cantidad, consiste no sólo en cuidar sus fuentes, sino el ecosistema en su conjunto. Así se concibe en el proyecto “Promoción de Pago por Servicios Ambientales a través de la valoración económica de los recursos hídricos en las reservas científicas Loma Quita Espuela y Guaconejo”, que implementa la Universidad INTEC y cuya ejec… más »

Dominicana: ¿Negro yo? No, indio

Por EZEQUIEL ABIU LOPEZ En el auditorio de una escuela primaria llena de niñas sonrientes, Luz Bautista y Clara Morel contaban historias de princesas y héroes. Morel lucía como vestuario un plástico blanco sobre una blusa colorida, en tanto que Bautista tenía una bolsa de papel marrón sobre sus mallas azules. Ambas mujeres afrocaribeñas mostraban sus abultados peinados afro. “Sí, eres una princesa”, le dijo Bautista a Morel, cuyo personaje sufre porque su tez oscura y cabello crespo la alejan del aspecto típico de una princesa de cuentos de hadas. “Y tú también (eres una princesa… más »

Un sabio consejo del Che

Medio siglo después, la relectura de ese apasionado discurso del Che lo pinta como un personaje dotado de una clarividencia fuera de lo común. Imposible enumerar en estas pocas líneas tanta sabiduría condensada. Elegimos, para terminar, una sentencia más válida hoy que ayer: “una nueva etapa comienza en las relaciones de los pueblos de América. Nada más que esa nueva etapa comienza bajo el signo de Cuba, Territorio Libre de América.” Y ante los cantos de sirena que hoy como ayer pregonan la armonía de intereses entre Washington y las naciones sometidas a su imperio nos advertía que “(E)l imperialismo necesita asegurar su retaguardia.”  Una retaguardia, recordemos, pletórica en recursos (petróleo, gas, agua, biodiversidad, minerales estratégicos, alimentos, selvas y bosques) que según informes de los estrategas norteamericanos constituyen insumos esenciales para el mantenimiento no sólo del “modo de vida americano” sino también de la seguridad nacional. Y, el Che ya lo advertía en Punta del Este, la preservación de esa retaguardia era un objetivo no negociable del imperio. 

El Che en la Conferencia de Punta del Este

En estos días se conmemora el 44º aniversario del cobarde asesinato del Che en Bolivia. Pero hay otra fecha que también merece ser recordada: en agosto se cumplieron cincuenta años del brillante discurso que el guerrillero heroico pronunciara el 8 de Agosto de 1961 en la Conferencia del Consejo Interamericano Económico y Social de la OEA celebrada en Punta del Este. La reunión, impulsada por la Administración Kennedy, tenía dos objetivos: organizar el “cordón sanitario” para aislar a Cuba y lanzar con bombos y platillos la Alianza para el Progreso (ALPRO), como alternativa a los ya inocultables éxitos de la Revolución Cubana. En el tramposo marco de esa conferencia el Che no sólo refutó las calumnias lanzadas por el representante de Washington, Douglas Dillon, y sus lenguaraces latinoamericanos sino que también hizo gala de su notable ironía para dejar en ridículo a quienes proponían como panacea universal para América Latina a la ALPRO, la “mal nacida”, como la fulminara en su obra el inolvidable Gregorio Selser. (Clic abajo en Más información)

    Un botón de muestra lo ofrece la crítica que el Che dirigiera en contra de los proyectos de desarrollo pergeñados “por técnicos muy sesudos”       -decía, mientras su rostro se iluminaba con una sarcástica sonrisa- para los cuales mejorar las condiciones sanitarias de la región no solo era un fin en sí mismo sino un requisito previo de cualquier programa de desarrollo. Guevara observó que, en línea con esa premisa, de 120 millones de dólares en préstamos desembolsados por el BID la tercera parte correspondía a acueductos y alcantarillados. Y añadía que “Me da la impresión de que se está pensando en hacer de la letrina una cosa fundamental. Eso mejora las condiciones sociales del pobre indio, del pobre negro, del pobre individuo que yace en una condición subhumana; ‘vamos a hacerle letrinas y entonces, después que le hagamos letrinas, y después que su educación le haya permitido mantenerla limpia, entonces podrá gozar de los beneficios de la producción.’ Porque es de hacer notar, señores delegados, que el tema de la industrialización no figura en el análisis de los señores técnicos  (entre los cuales figuraba con prominencia Felipe Pazos, economista cubano que había buscado “refugio” en Estados Unidos ni bien triunfara la revolución). Para los señores técnicos, planificar es planificar la letrina. Lo demás, ¡quién sabe cuándo se hará!” Y remataba su ironía diciendo que “lamentaré profundamente, en nombre de la delegación cubana, haber perdido los servicios de un técnico tan eficiente como el que dirigió este primer grupo, el doctor Felipe Pazos. Con su inteligencia y su capacidad de trabajo, y nuestra actividad revolucionaria, en dos años Cuba sería el paraíso de la letrina, aun cuando no tuviéramos ni una de las 250 fábricas que estamos empezando a construir, aun cuando no hubiéramos hecho Reforma Agraria.”
Al exponer las falacias de la ALPRO, mismas que con diferentes imágenes hoy sostienen los ideólogos del neoliberalismo, el Che atacó también la pretensión de los economistas que presentan sus planteamientos políticos como si fueran meras opciones técnicas. La economía y la política, decía, “siempre van juntas. Por eso no puede haber técnicos que hablen de técnicas, cuando está de por medio el destino de los pueblos.” Al insistir en la inherente politicidad de la vida económica el Che subrayaba una verdad que la ideología dominante ha ocultado desde siempre, haciendo que las opciones de política económica que deciden quien gana y quien pierde, quien se empobrece y quien se enriquece, aparezcan como inexorables resultados de ecuaciones técnicas, “objetivas”, incontaminadas por el barro de la política. Así, si hoy en Estados Unidos o Europa crecientes sectores de la población son arrojados al desempleo o por debajo de la línea de la pobreza mientras que la rentabilidad de las grandes empresas y los salarios de sus máximos ejecutivos se miden en millones de dólares esto no puede ser adjudicado a ningún factor político sino que es el gélido corolario de un juicio técnico. Si invariablemente el ajuste neoliberal empobrece a los pobres y enriquece a los ricos es porque técnicamente resulta mejor y no porque haya una clase dominante que promueva ese resultado y para la cual es mejor salvar a los bancos que salvar a los pobres. Guevara destruyó implacablemente aquellos argumentos, predecesores de los actuales.
Medio siglo después, la relectura de ese apasionado discurso del Che lo pinta como un personaje dotado de una clarividencia fuera de lo común. Imposible enumerar en estas pocas líneas tanta sabiduría condensada. Elegimos, para terminar, una sentencia más válida hoy que ayer: “una nueva etapa comienza en las relaciones de los pueblos de América. Nada más que esa nueva etapa comienza bajo el signo de Cuba, Territorio Libre de América.” Y ante los cantos de sirena que hoy como ayer pregonan la armonía de intereses entre Washington y las naciones sometidas a su imperio nos advertía que “(E)l imperialismo necesita asegurar su retaguardia.”  Una retaguardia, recordemos, pletórica en recursos (petróleo, gas, agua, biodiversidad, minerales estratégicos, alimentos, selvas y bosques) que según informes de los estrategas norteamericanos constituyen insumos esenciales para el mantenimiento no sólo del “modo de vida americano” sino también de la seguridad nacional. Y, el Che ya lo advertía en Punta del Este, la preservación de esa retaguardia era un objetivo no negociable del imperio. El rosario de bases militares con las cuales Estados Unidos ha cercado nuestra región y la reactivación de la IV Flota para patrullar nuestros mares y ríos interiores, confirman que, una vez más, el Che tenía razón. No olvidemos su consejo y actuemos en consecuencia.

 

“Hugo Chávez, lector de Nietzsche”

La biblioteca del presidente venezolano “abarca unos catorce mil libros, comenzando por unos tres mil volúmenes, de uso permanente, en los que Chávez nos dejó múltiples anotaciones.”
En torno a una propuesta del embajador venezolano en Egipto Sobre la lectura de Nietzsche y la izquierda
Imagen
Hugo Chávez, lector de Nietzsche” [1] es el título de un reciente artículo de Juan Antonio Hernández [JAH], el embajador venezolano en Egipto, texto en el que reivindica la lectura desde la izquierda del filósofo alemán.
En torno a una propuesta del embajador venezolano en Egipto Sobre la lectura de Nietzsche y la izquierda

Dando cuenta de las diversas propuestas para celebrar la vida y el legado de Hugo Chávez, JAH comenta que “una de las más felices ha sido la de crear un Centro de Altos Estudios dedicado a su pensamiento”. Adán Chávez será el director de la citada institución. La biblioteca del presidente venezolano “abarca unos catorce mil libros, comenzando por unos tres mil volúmenes, de uso permanente, en los que Chávez nos dejó múltiples anotaciones.”

Resulta imposible exagerar, en razonable opinión de JAH, el inmenso valor “de esas anotaciones al margen de sus libros, para reconstruir parte de la biografía intelectual de Hugo Chávez”. Para dar cuenta de su importancia nos propone un experimento mental: “imaginemos, por un momento, lo que pudo haber comentado [el presidente Chávez] o subrayado sobre las nociones de virtud y fortuna en Maquiavelo, para citar un ejemplo relevante entre muchos otros”.

Dentro de esa vasta constelación de lecturas, JAH nos recuerda “una de las últimas y de mayor significación: me refiero a su relectura del “Zaratustra” de Nietzsche, iniciada en julio del 2011.” Vale acotar, prosigue, “que existe una larga tradición de lecturas de Nietzsche desde la izquierda. Incluso antes de su muerte sus ideas resultaron muy atrayentes entre los anarcosindicalistas de Europa y los Estados Unidos” y en los ámbitos socialistas (la obra de Jack London sería un ejemplo de ello). En América Latina, prosigue JAH, “recordemos el hondo impacto de Nietzsche en el pensamiento de Mariátegui. En esa misma orientación, de acuerdo con Néstor Kohan, se sabe que el Che Guevara estaba trabajando en un texto sobre Nietzsche cuando cayó en combate en 1967”. Prosigue JAH con la idea del eterno retorno: “Como pensamiento ético, el Eterno Retorno es la nueva formulación de la síntesis práctica: Lo que quieres, quiérelo de tal manera que quieras también el eterno retorno. “Si, en todo lo que quieres hacer, empiezas por preguntarte: ¿estoy seguro de que quiero hacerlo un número infinito de veces?, esto será para ti el centro de gravedad más sólido”. Una cosa en el mundo le repugna a Nietzsche: las pequeñas compensaciones, los pequeños placeres, las pequeñas alegrías, todo lo que es concedido una vez, sólo una vez.”

Más allá de esta repugnancia (absolutamente incomprensible para mi y, conjeturo, de claro sesgo aristocrático-elitista) por las pequeñas compensaciones, las pequeñas alegrías y los pequeños placeres (¿dónde se ubicará el problema de estas “pequeñeces”?), me gustaría trazar un breve apunte sobre esta vindicación filosófico-cultural del embajador venezolano:

No seré yo quien diga que no debamos leer a Nietzsche (a pesar de su frecuente uso por gentes huracanadas de acero y barbarie) y no se me escapa, desde luego, su larga influencia (no siempre positiva) en el anarcosindicalismo español. Hagámoslo así, si así lo estimamos. Pero es bueno no olvidar las coordenadas esenciales de un pensamiento, de un gran pensamiento fuertemente reaccionario que tiene en la idea del übermensch, del más allá de lo humano, una de sus aristas más peligrosas. Hay un libro en el área cultural hispana, que ha trascendido esos límites al ser ampliamente reconocido entre los estudiosos del autor de La Gaya ciencia, que, en mi opinión, debería merecer nuestra máxima consideración y atención. Su autor, Nicolás González Varela [NGV], un enorme filósofo marxista que ha editado la obra del revolucionario de Tréveris, es un gran germanista, que siempre tiene muy presente la XI tesis sobre Feuerbach, y el título de su libro,Nietzsche contra la democracia, es altamente significativo del gran proyecto político de nuestro “filósofo de la sospecha”.

Resumo brevemente algunas de las tesis del gran ensayo de NGV:

Sostiene el autor que existe una larga y venerada tradición interpretativa que niega y obtura toda posibilidad de una lectura política de la obra nietzscheana. Una lectura así es considerada “superficial, forzada y contraria al propio pathos de Nietzsche”. Reconocidos nietzscheanos lo definen como un pensador esencialmente antipolítico o impolítico. No es ésta la posición de NGV.

Si entendemos “antipolítico” equivalente a una indiferencia interna de la teoría frente al Estado, o como un extrañamiento del Estado de la reflexión práctica, ése no es de ningún modo el caso de Nietzsche. Al contrario: “sus preguntas incumben sobre los politeai, los regímenes y la forma-estado, objeto tan importante de la filosofía política tradicional desde la Antigüedad”. Sus preguntas y respuestas, prosigue NGV, son poiético-teóricas, más que dialéctico-prácticas. En nota (p. 247) aclara la distinción: “La sustitución de una filosofía práctica dirigida a un obrar correcto y justo, cuya finalidad era el bien común, por una filosofía poiética política dirigida a construir y crear formas-estado, tomó plena claridad con Hobbes y Spinoza”. Si se analiza al Nietzsche político, comenta, no “debemos anacronizar el contexto de sus reflexiones: es necesario pensar cuál era el concepto de Política a finales del siglo XIX”.

NGV advierte contra el peligro de comprender al Nietzsche político “no a partir de las motivaciones originarias y sus necesarias conexiones internas, sino del preguntar por su diferenciación de las formas más perfectas de pensamiento reciente”. Nietzsche diferencia entre la kleine Politik, la pequeña política, “lo que hacen los políticos”, la política entendida como pura lucha por el Poder, y la verdadera y gran Política, la große Politik “que diseña la forma-estado como medio y posibilidad de determinar el comportamiento de otros hombres en pos de una finalidad de dominio”. Nietzsche creía que la ciencia política había perdido de vista el contexto de preguntas que le habían motivado desde la Antigüedad. El Estado no está privado de finalidades y “el telos de un Estado sólo se alcanza gracias a sus formas”. Por ello, si coincidimos con que una teoría de los medios y fines del Estado es el fundamento de toda política, concluye NGV, tal teoría existe en Nietzsche y, por ende, una aproximación política a su obra está plenamente justificada..

Y no sólo eso. Tal teoría de ninguna manera se ubica en su pensamiento de forma incidental o indistinta “ni subsumida a un horizonte moral, como sostienen muchos nietzscheanos”. La pregunta por la finalidad del Estado no solamente es un problema significativo “sino más aún, planteada correctamente, el problema fundamental de la Teoría del Estado. Sólo por su finalidad ha de justificarse en Nietzsche un Estado”. Lo que constituye a un Estado en cuanto Estado perfecto es algo más que el mero Poder: “son, y no en última instancia, las tareas que sólo él puede satisfacer como Mittel, como medio, el telos bajo cuyo mandato se encuentra y que depende de su forma, de su Form der Regierungen”. La manera y modalidad de distribución del poder estatal condiciona la forma del Estado. La forma-estado adecuada es la que permite la solución óptima de lo que Nietzsche denomina “el fin de todo arte del Estado: la größter Dauer, la gran Duración”.

NGV señala que si superamos el obstáculo epistemológico y nos atrevemos a una lectura específica de lo político en Nietzsche, el catecismo nietzscheano invierte los términos. “Las lecturas marginalmente políticas que se han realizado de la filosofía de Nietzsche, la mayoría en la cultura anglosajona, paradójicamente nos representan un Nietzsche hiperliberal, anarquista individualista, antiimperialista, que incluso puede ser una fuente valorable de recursos para el desarrollo de una teoría democrática posmoderna”. No es el caso, no es el sendero transitado por NGV. “Cuando se desea “leer” políticamente a Nietzsche de manera crítica, la hermenéutica de la inocencia lo considera un dislate; cuando se practica la misma lectura desde un horizonte hagiográfico, resucita ante los fieles un extraño Nietzsche casi liberal, incluso un nómada escéptico, un “espíritu libre”, un “individualista heroico”, un “demócrata agonal””. Si se estudia sesgadamente su obra desde una perspectiva política, la interpretación nietzscheanne ignora sus propias opiniones, olvida sus textos o los reduce a un grupo selecto, como un posmoderno texto litúrgico. “La interpretatio se transforma en un burdo mecanismo de anacronismos, extrapolaciones y arbitrariedades presentadas como necesarias”. Lo accidental en Nietzsche se transforma en el núcleo central. “La inexactitud filológica se revela como un approche estético, reduciendo todo a la retórica, a un juego de metáforas, de effets de style: pura literatura”.

Para NGV, la leyenda áurea, “este Paterikon insostenible desde una correcta hermenéutica a nivel filológico, doxográfico y biográfico”, se derrumba al primer contacto con los escritos de Nietzsche. En su opinión, “el Nietzschéisme como ideología interpreta contra la propia letra y espíritu de Nietzsche”. Desde joven Nietzsche se interesó por la política y la historia y desde sus primeros escritos sobre Napoleón III, hasta sus pertinentes e informadas menciones en cartas y manuscritos sobre los hechos político-sociales más importantes de los años transcurridos entre 1860 y 1880, la situación política está muy presente en sus preocupaciones. “De lo que menos se puede hablar es de “indiferencia” olímpica o desdén informativo de Nietzsche por la política cotidiana de su tiempo”.

Por lo demás, y como es sabido aunque a veces sea ocultado, Nietzsche nunca fue un demócrata. “Una y otra vez en sus obras esotéricas y exotéricas acomete contra las amenazas que los limitados avances democráticos le acarrean a Europa”. Como reacción propone no un retorno a antiguas jerarquías medievales, a formas de restauración dinásticas o monárquicas, “sino el nacimiento y cultivo de una nueva casta de dominadores que gobierne Europa y luego la Tierra”. Su crítica ideológica a la Modernidad implica una reversión epocal de todo el movimiento democrático desde la gran Revolución francesa. Para Nietzsche, sostiene NGV, “el movimiento democrático, “la introducción de la imbecilidad parlamentaria”, es además una simple fachada moral-política, una mascarada superestructural sin autonomía propia, teatro de la pequeña Politik, que esconde una degeneración fisiológica profunda (ungeheurer physiologischer Prozeß) que nivela hombres superiores con inferiores, creando una raza mixta de Herdentier Mensch, hombres-animales de rebaño”. Para el autor de Más allá del bien y del mal la democracia moderna y todas sus realidades es la forma más decadente de Estado por antonomasia.

Resumiendo: es evidente que Nietzsche puede –y debe- ser leído políticamente, que existe in nuce en su obra una completa y reflexiva filosofía práctica y que su posición siempre oscila en torno a un fuerte y radical pensamiento antidemocrático. El primer intérprete y admirador de Nietzsche, Georges Brandes, nos recuerda NGV, no tuvo problemas en definir a Nietzsche, con la aquiescencia del propio filósofo, “como un pensador eminentemente político, cuya filosofía práctica tenía como base un radicalismo aristocrático”. Para NGV, “si bloqueamos en la interpretación la persistencia y centralidad del interés ético-político de su radicalismo aristocrático, extraviamos el hilo rojo de Ariadna que nos permite explicar el sistema en su integridad y la tortuosa evolución del pensamiento de Nietzsche”.

Una aparente aporía señalada por NGV: Nietzsche es en todos los sentidos más radical y más inmediatamente político que el propio Marx. “Nada escapa al conflicto histórico y bimilenario entre Señores y Siervos, ni el Arte, ni la Filosofía, ni siquiera la Ciencia o la Lógica”. Con ello, concluye NGV el prefacio de su gran ensayo, no hacemos otra cosa que seguir el propio espíritu de la filosofía de Nietzsche ad litteram.

Así, pues, si queremos leer a Nietzsche hagámoslo, vayámonos con ojos y no olvidemos sus coordenadas centrales. En otras ocasiones, hemos cometido ese error, y hemos confundido brillantez filosófica con excelencia y virtud en las finalidades perseguidas.

Nota:

[1] http://www.rebelion.org/noticia.php?id=171419

[2] Nicolás González Varela, Nietzsche contra la Democracia, Editorial Montesinos, Mataró (Barcelona, España), 2010.

Salvador López Arnal es miembro del Frente Cívico Somos Mayoría y del CEMS (Centre d’Estudis sobre els Movimients Socials de la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona; director Jordi Mir Garcia)

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

 

Che:¿cómo está vivo en la Cuba de hoy?

Ernesto Che Guevara

 María del Carmen Ramón
Un día como hoy,Ernesto Che Guevara, uno de los símbolos revolucionarios más reconocidos en todo el mundo, habría cumplido 85 años. A más de treinta años de su desaparición física, cuando miles de jóvenes llevan camisetas con su imagen y se identifican con la frase de Fidel “si a alguien deben parecerse nuestros niños es al Che”, resulta oportuno preguntarnos: ¿cómo están vivos en la Cuba actual su pensamiento económico, antiimperialista y humanista? ¿de qué manera contagiar a los jóvenes con su herejía y seguir siendo fieles a sus horas de desvelo?
Para dialogar sobre temas sustanciales de la vida y obra del Che, su trascendencia y repercusión, se reúnen importantes investigadores en el Coloquio Che Guevara en la hora actual, a 85 años de su natalicio. Cubahora conversó con María del Carmen Ariet, coordinadora científica del Centro de Estudios Che Guevara, quien comparte con ustedes sus visiones acerca de la vigencia del Che en la Cuba de hoy.
En momentos en los que nuestro modelo económico se encuentra en trasformación, ¿cómo leer al Che? ¿Cómo nos podría ayudar en el empeño de seguir manteniendo la justicia social propia de nuestra construcción socialista?
Esto es importante y es bueno que lo preguntes, porque hay una tendencia del antiguo modelo a insistir mucho en la economía, así surgió la corriente economicista. En el caso del Che, si lo miramos de esa manera, le faltamos al concepto integral que él tenía de esto. Para el Che la economía es una parte sustancial y muy importante, pero tiene que estar conjugada con otros elementos, porque para el Che todo es un sistema integral, donde lo económico, lo político, lo cultural, lo sociológico, lo histórico se condensan a través de elementos fundamentales, como el papel del hombre y la conciencia del individuo. Recuerda lo que él decía en El socialismo y el hombre en Cuba sobre convertir a Cuba en una gran escuela; porque sin educar al pueblo, sin una conciencia de actuar conscientemente en esa sociedad, haríamos mucho desde el punto de vista económico, pero no estaríamos potenciando la construcción socialista, ya que, como dijo el Che, “sin hombres socialistas, no se puede hacer el socialismo”.
La etapa de transición es la que marca la capacidad que puede tener el país, o no, para transitar por un camino verdadero del socialismo. Él explicó el socialismo en una fórmula muy breve: productividad más conciencia. Productividad, porque evidentemente el socialismo tiene que ser más eficiente; pero esa eficiencia, para que el pueblo tenga bienestar social, no se puede lograr por el camino que marcan los valores de la economía capitalista, sino que, además, tiene que sopesarse con la conciencia. Y ese papel de deber y sacrificio que tiene el hombre, en un momento que todavía no está viviendo en una sociedad desarrollada, es central.
No es por gusto que en el año 1965 se publicara El socialismo y el hombre en Cuba, para remarcar, una vez más, que el socialismo sin hombre consciente no es posible. Por lo tanto, la economía es importante, porque sin producción no se puede ser eficiente y no puede haber socialismo, pero ¿qué función? ¿Qué eficiencia y qué socialismo es el que queremos?, ¿el que se rige por las leyes del mercado? Para nosotros, en estos momentos, de lo que se trata es de preservar las ideas y la obra que la Revolución construyó en el camino del socialismo.
¿Cómo contagiar cada vez más a los jóvenes con la “herejía” del Che?
Yo pienso que esa es una enseñanza. Ustedes los jóvenes no tienen que ser diferentes, pues de por sí desbordan el carácter espontáneo. Yo creo que los debates actuales que están promoviendo los jóvenes, con relación a la participación, son la expresión de los nuevos tiempos. Si bien antes a veces se pensaba que si se hablaba mucho desde el punto de vista crítico estábamos socavando las bases de la Revolución y dando herramientas al enemigo para que penetrara por ahí, hoy los tiempos han cambiado. El enemigo sigue ahí, pero hay una obra consolidada, desde la que hay que partir con el respeto a la misma, porque lo que tenemos ahora es producto de ese sacrificio.
Nosotros no éramos mejores que ustedes, teníamos tantas virtudes como las que ustedes pueden tener. Es preciso analizar en qué punto estamos, para entender qué consideran bueno, malo, regular y qué queremos mantener, así es como vamos a solucionar los problemas.
El otro día leí en una serie de trabajos que se están discutiendo que uno de los problemas que confronta la sociedad cubana actual es que los jóvenes están desmotivados, porque no sienten que la sociedad les está entregando. Pensemos en determinados sectores y en cómo se desprenden del compromiso social y se quedan con sus acciones individuales, sin ver más allá.
Pienso que el Período Especial dañó una serie de valores que formaban parte de nuestro legado. Se han vivido tiempos muy difíciles, pero justamente ahí está el reto: mirar la acumulación positiva y creativa, y analizar hasta dónde los jóvenes ven posibles espacios como continuación o si queremos ir hacia atrás. Ahora hay una tendencia a interpretar el pasado como lo mejor, pero pensar bajo esa posición es errado, no solo desde el punto de vista ideológico, sino que es no reconocer el valor de la obra de todo un pueblo, porque la Revolución no se hace sola.
Dentro de las facetas del pensamiento y la obra del Che, ¿cuál es la más urgente de rescatar en este momento?
La ética, porque la ética no es abstracta, sino que camina por valores. Ahora se puso de moda el término valores, y no se trata de eso. Se trata de algo de lo que tú te tienes que alimentar para actuar, cuánto de conformidad hay, cómo yo me siento. Esto es importante y sería excelente participar en debates con la juventud, donde se oigan de mutuo acuerdo generaciones. Es un debate fuerte, pero tenemos que oírnos, porque antes de 1959 la decisión de los jóvenes fue luchar y derrocar a la dictadura, a partir de enfrentamientos y hasta de la muerte. Ya no es el caso, no hay que morirse, hay que luchar bajo las condiciones del momento por mantener una obra, y no hacerla retroceder. Los jóvenes están de acuerdo con la continuidad del socialismo.
¿Usted cree que haya muchos Che esparcidos por la Cuba de hoy?
¿Por qué no? El Che, ¿qué era? Una persona con grandes preocupaciones y una sensibilidad tremenda que surgió. No era un marxista, no era un humanista, no era un luchador, tenía una base de sensibilidad y conocimiento y todo lo demás llegó después.
Publicado por Cubahora

 

La ética y la política

Gramsci, Guevara y los treintamil: La ética y la política

1ufDK-13s-2“No debemos crear asalariados dóciles al pensamiento oficial

ni “becarios” que vivan al amparo del presupuesto,

ejerciendo una libertad entre comillas”

Ernesto Guevara

En 1927, encerrado en una mazmorra fascista por aquello de “debemos impedir que este cerebro funcione” –lo alegado por el fiscal en el juicio-, Antonio Gramsci, corso, intelectual comunista y revolucionario de tiempo completo, se pregunta las razones de la derrota y casi en la más rigurosa soledad elabora un conjunto de ideas que dejarían en ridículo la pretensión de acabar con su producción intelectual. Luego de varios intentos, decide articular sus reflexiones alrededor de un personaje muy popular en Italia, que había vivido cuatro siglos antes: Nicolás Maquiavelo. En “El Príncipe” había desplegado un conjunto de reglas y consejos para que el “populacho”, los que no nacieron para la política y desconocían casi todo de ella, pueda actuar con una “voluntad colectiva” y conquistar los objetivos anhelados. Para ello distingue entre la ética y la política. No descarta ni descalifica la ética, como la vulgata ha pretendido durante siglos y aún intenta, con aquella invención de que “el fin justifica los medios”, afirmación que el nunca suscribió y que por el contrario, es opuesta a su pensamiento. Lo que sí explicó Maquiavelo es que no alcanzaba con la ética, que hacía falta eficacia en la lucha política. Gramsci va a partir de allí; contextualiza el concepto diciendo que en 1527 solo había una ética que era la religiosa, dictada desde Roma por el Papa y que las acciones políticas no solo tenían que ser “éticas” (en el sentido religioso predominante) sino eficaces. La acción política debe alcanzar los objetivos proclamados y para ello propone constituir al pueblo en un “nuevo príncipe”, otro modo de nombrar (todo lo que escribía era revisado por la censura) a la fuerza organizada para la lucha política que en 1927 tenía como principal exponente al Partido Bolchevique, modelado por Lenin en la Rusia de principios del siglo XX. Y que la ética debía contextualizarse en las tareas históricas que marcaba la vigencia de la lucha por el triunfo de la revolución socialista iniciada en noviembre del 17; es decir, no pensar la ética en función del “plan divino” que supuestamente daría a cada hombre un lugar en la historia, su destino, sino desde la perspectiva que el hombre forja la historia con conciencia, organización y disciplina. Luchar por el cambio social desde proyectos colectivos inspirados en el bien común representaba para Gramsci la ética de su época y no el estricto cumplimiento de las bulas y encíclicas papales [1]. Algunos años más tarde, Julius Fucik, periodista checo antifascista, afirmaría que héroe era aquel que hacía lo que había que hacer en aras de la revolución, no importa las circunstancias. Desde entonces, para los revolucionarios y los humanistas en general, ético es hacer lo que hay que hacer en aras de defender y potenciar la humanidad de los seres. O sea, construir el hombre nuevo.

Pero la historia resultó mucho más contradictoria y paradójica de lo que todos imaginaban. En el camino de luchas por abrir paso a la revolución socialista mundial se fue reconfigurando la ética religiosa y para el tiempo de la muerte de Gramsci (lo mantuvieron en la cárcel hasta pocos días antes de su deceso en 1937), la ética comunista mutó en una ética referencial al supuesto centro de la Revolución, la Unión Soviética y los Partidos Comunistas. A ellos se adjudicó la propiedad de la infalibilidad y la invencibilidad; se reclamó subordinación de las conductas humanas a sus deseos, en aras de una supuesta “razón de estado revolucionaria” que recuperó de un modo trágico aquella versión deformada del Maquiavelo original. Era ético lo que era funcional a su mantenimiento y crecimiento, no importando otro razonamiento. Con la consolidación del stalinismo reapareció la pretensión instrumentalista de que la causa obliga al “sacrificio” de hacer lo que no corresponde; el fin justifica los medios, en el lenguaje popular. Y esa ética invadió todo, hasta las fuerzas supuestamente antagónicas del centro de la revolución mundial. El asesinato del poeta salvadoreño Roque Dalton por parte de un jefe del Ejercito Revolucionario del Pueblo de El Salvador (en castigo por su planteo de unidad de los revolucionarios) ilustra la magnitud de la deformación sufrida. La incidencia de tal concepción ética sobre el movimiento político que asumió la conducción de la mayor gesta humana: el intento de terminar con el capitalismo en el siglo XX, ha sido analizado al detalle y no es este el lugar de repasar aquella trayectoria -que terminó en el vaciado político del mundo socialista real facilitando su derrota-. Solo permítanme traer al debate al Comandante Guevara que en una carta al periódico uruguayo Marcha, de 1965, escribirá: “Se corre el peligro de que los árboles impidan ver el bosque. Persiguiendo la quimera de realizar el socialismo con la ayuda de las armas melladas que nos legara el capitalismo (la mercancía como célula económica, la rentabilidad, el interés material individual como palanca, etcétera), se puede llegar a un callejón sin salida. Y se arriba allí tras de recorrer una larga distancia en la que los caminos se entrecruzan muchas veces y donde es difícil percibir el momento en que se equivocó la ruta. Entre tanto, la base económica adaptada ha hecho su trabajo de zapa sobre el desarrollo de la conciencia. Para construir el comunismo, simultáneamente con la base material hay que hacer al hombre nuevo.” [2] La ética y la política revolucionaria no podían marchar por separado, y lo sostuvo con su ejemplo militante hasta el final. Los comunistas argentinos, en el XVI Congreso de 1986, aplicamos dicho razonamiento para entender nuestra propia historia. ¿En qué punto se había perdido el objetivo revolucionario que había convocado en 1918 a abandonar por reformista al Partido Socialista y fundar uno nuevo?. Dijimos entonces que la desviación oportunista de derecha que nos había transformado en furgón de cola de cuanto proyecto burgués reformista había asomado en el país –todos los gobiernos civiles desde el 30 hasta el de Alfonsín- se había impuesto “ tras de recorrer una larga distancia en la que los caminos se entrecruzan muchas veces y donde es difícil percibir el momento en que se equivocó la ruta”. En ese camino se fue consolidando una cultura política reformista, la llamamos de “frente democrático nacional” porque depositaba esperanzas de cambio en una supuesta burguesía nacional, sus representaciones políticas y el mismo Estado Nacional [3].

P ara finales del siglo XX, consumada la debacle del llamado mundo socialista, aquello de las “melladas armas del capitalismo” trepó al más descarnado posibilismo que encontró en la llamada Tercera Vía [4] , un modo brutal de expresión. Ya no se trataba de buscar un camino intermedio entre el socialismo estatalista y el capitalismo (que para muchos era el Capitalismo de Bienestar, del cual el primer peronismo fue una de sus expresiones más acabadas), sino entre el capitalismo neoliberal en alza y el capitalismo de bienestar en declive. Un economistas británico le puso letra, Anthony Guiddens y tres estadistas: Tony Blair, laborista de Inglaterra, Massimo D Alema, ex comunista italiano y Bill Clinton, demócrata yanqui lo lanzaron al mundo. Entre nosotros, primero fue el dirigente peronista Eduardo Alberto Duhalde, quien lo hizo circular con la ayuda de Antonio Cafiero, en los primeros 90 y luego la posta la tomó el grupo hegemónico del Frente Grande con Chacho Álvarez y Eduardo Sigal a la cabeza. Pocos recuerdan que con el apoyo de buena parte de la dirigencia del P.T. de Brasil, el Partido Socialista de Chile y muchas otras fuerzas “progresistas” generaron en 1997 el llamado “Consenso de Buenos Aires”, verdadero catalogo de claudicaciones programáticas que sirvió de base a las plataformas electorales de lo que hoy se llama el “progresismo” [5] . La hipótesis de este articulo es que las huellas de aquel realismo de la razón de estadodel siglo XX y de este posibilismo de renunciar al cambio verdadero y buscar un lugar intermedio entre el fundamentalismo de mercado y la regulación estatal del capital, han modelado a toda una generación de luchadores democráticos. Muchos de ellos han accedido a cargos de gobierno y son cautivos de aquel cepo ideológico, que puede llegar a frustrar las intenciones más valiosas y osadas. El caso es que, una vez más, postergan la “ética” en aras de la “política” y las palabras las pongo entre comillas porque pretendo condensar en dos términos un campo de cuestiones conceptuales e históricas bastante amplio. Digamos, para entendernos, que por ética en este texto, entenderé los principios filosóficos e ideológicos, la coherencia entre lo proclamado y lo actuado y el respeto por las luchas libertarias que nos precedieron y prepararon nuestro presente; y por “política” entenderé el conjunto de acciones desplegadas desde el gobierno y desde las fuerzas políticas que se piensan desde la correlación de fuerzas y no desde el objetivo revolucionario; como diría Gramsci, desde el “ser” antes que desde “el deber ser” o al decir de Guevara, que al momento de calcular la correlación de fuerzas no incorporan en el cálculo la transformación que la voluntad humana, organizada colectivamente, puede producir en la realidad social.

Como se trata de inducir un debate y señalar algunos caminos de reflexión, no pretendo agotar todos los temas que hacen a la coyuntura latinoamericana; solo quisiera llamar la atención sobre la tolerancia de políticos y gobiernos considerados progresistas con la cuestión de la impunidad histórica (Lula en Brasil, Mujica en Uruguay) y con la violación de los derechos humanos en tiempo presente: gatillo fácil, tortura en sede policial y penitenciaria, represión a los campesinos pobres, los pueblos originarios y los que protestan por fuera de los límites imaginados por el gobierno argentino. Tanto en Brasil como en Uruguay siguen vigentes las leyes de impunidad, casualmente sancionadas en 1977, que han trazado un manto de ocultamiento sobre los crímenes del Terrorismo de Estado en aquellos países y han permitido el “reciclamiento” de muchos personales de las fuerzas armadas y del aparato político de las dictaduras militares, condicionando una convivencia con las fuerzas armadas y represivas que ha servido para dar “gobernabilidad” al ciclo de gobiernos del P.T. y del Frente Amplio; pero que también simboliza un límite nada simbólico para cualquier aspiración que vaya más allá de limar los bordes neoliberales del capitalismo. Para aquellos agrupamientos que nacieron con un horizonte socialista y revolucionario parece funcionar lo que acida e irónicamente decía Rosa Luxemburgo del Partido Socialdemocráta Alemán hace unos ciento diez años: “ Nuestro programa ya no es la realización del socialismo sino la reforma del capitalismo; no es la supresión del trabajo asalariado, sino la reducción de la explotación, es decir, la supresión de los abusos del capitalismo en lugar de la supresión del propio capitalismo”. Cierto es que nadie puede reclamarle a Cristina el abandono de la causa socialista, puesto que siempre se pronunció por un horizonte capitalista (a veces “serio”, a veces “nacional”, pero siempre burgués sin errores); pero sí se le puede reclamar por la distancia entre el discurso de respeto irrestricto a los derechos humanos y la realidad. En la reciente Cumbre Nacional de Pueblos y Naciones postergadas realizada en Formosa se estampó en el documento un aserto contundente: “Nunca habíamos tenido tantos derechos reconocidos en normas nacionales e internacionales. Sin embargo, vivimos una etapa de negación y exclusión. ‘Memoria, justicia y reparación’ son las banderas que caracterizan a nuestras organizaciones indígenas.” Alguna vez, uno de los Jueces Federales más comprometidos con la lucha contra la impunidad lo dijo de otra manera: la Argentina es la campeona mundial de firma de pactos y convenios de protección de los derechos humanos, pero también uno de los países donde su incumplimiento es más natural e inocuo. Un cierto modo de mirar el pasado de modo tan absorbente que no permite ver el presente se insinúa en la combinación de homenajes a las Madres y los desaparecidos de la década del 70 con la afirmación hecha el 21 de mayo de 2013: “Hoy afortunadamente nadie desaparece de ningún lado, estamos vivitos y coleando, aceptando incluso la injuria de los que dicen que nos tienen miedo’’ [6] La lista de desaparecidos y asesinados en estos años es suficiente respuesta y la desmiente: solo nombraremos a Julio López, Luciano Arruga, Silvia Suppo, Carlos Fuentealba pues como muestra basta un botón, pero que hay más, todos lo saben. En el caso de Formosa y Chaco, la lista de muertos por la represión o en circunstancias oscuras es larga y se ha acrecentado de manera muy alarmante desde 2010 a la fecha: Celestina Jara, Lila Coyipe, Juan Daniel Díaz Asijak, Justina López, Delina Díaz, Guillermo Díaz, Ilmer Flores, Pablo Sanagachi, Javier Chocobar, Sandra Juárez, Esperanza Nieva, Roberto López, Mario López, Mártires López, Cristian Ferreyra, Miguel Galván y Florentín Díaz tal como publica Miradas al Sur del 10/06/2013. El gobierno se defiende con dos “ideas fuerza”: la gobernabilidad y el federalismo. Se pretende que toda la culpa es de los gobiernos provinciales dado que la mayoría de los actos represivos ha tenido como sujeto a las policías provinciales o sicarios pagados por los oligarcas regionales; pero en la Argentina, el Federalismo es una ficción hace tiempo agotada y el gobierno nacional es el garante del cumplimiento de los pactos de respeto a los derechos humanos, por ejemplo, el que prohíbe la tortura. Recientemente se realizó un Congreso Internacional contra la Tortura en nuestro país, propiciado por la Defensoría General de la Nación. El Ministro de la Corte Suprema de Justicia de la Nación Raúl Zaffaroni afirmó: “El agente principal de la tortura, en nuestra región, son nuestras policías, que no actúan solas: operan dentro de determinados marcos de poder contra personas que son estereotipadas a través de construcciones sociales de la realidad que hacen los medios de comunicación, fundamentalmente la TV. En nuestro país se fabrican los adolescentes de barrios precarios, que son las principales víctimas de maltratos.” Es de esperar, entonces, que la Corte Suprema promueva de un modo enérgico acciones articuladas con el Poder Ejecutivo Nacional para enfrentar la sucesión de asesinatos y actos de tortura que las policías realizan en el territorio nacional. El otro argumento es el de la imposibilidad de enfrentar estos poderes por el peligro de perder la gobernabilidad. En aras de dichos objetivos es que Julián Domínguez, presidente de la Cámara de Diputados de la Nación y uno de los referentes del kirchenerismo de izquierda viajó a Formosa a decir que Gildo Insfran es ”testimonio de coraje y decisión para defender este proyecto que marca el rumbo de la década por venir”, para luego agregar: “Cuidado compañeros. Están los lobos vestidos de oveja con las mentiras permanente, la descalificación constante”, enfatizando que “a los lobos hay que tratarlos como tal”. Dicho en Formosa y delante de Insfran no tiene otra lectura que la descalificación del reclamo de los pueblos originarios y una legitimación de la represión descargada. Es el mismo Julián Domínguez que el 24 de marzo del 2012 impulsó el homenaje a quienes bregaron por el Juicio y Castigo, haciendo una mención especial a nuestra Teresa Israel, abogada comunista de la Liga Argentina por los Derechos del Hombre, confirmando que hay un cierto modo de hacer memoria que impide ver la realidad cotidiana y rompe con la relación ética/política que reclamaba Maquiavelo en 1527, Gramsci en 1927, el Che en los sesenta y los treinta mil desaparecidos con su práctica política de entrega sin límites a la causa más noble y generosa que puede tener un ser humano que es la lucha por la liberación nacional y la redención de lo humano para todas y todos. Aunque se lo haga en nombre de la memoria.

para decirlo de un modo sencillo, como en algún momento lo hizo el entonces diputado Martín Sabatella: “el kirchnerismo representa un piso a defender; pero tiene un techo demasiado bajo” [7] ; o sea que nadie está dispuesto a regalar nada de lo conquistado, ni dejar de defenderlo si vienen por él; pero tampoco aceptaremos que este piso es el techo; que el “ser” se congele y renunciemos al “deber ser”. La década kirchnerista ha mostrado la vitalidad de las reformas y su superioridad sobre el ideario conservador y neoliberal, cierto; pero también que la Segunda y Definitiva Independencia no se alcanza con reformas tibias y parciales sino con un proceso de rupturas que produzcan una verdadera revolución. Hace cincuenta y un años, conmemorando un nuevo 25 de Mayo, el Che nos decía desde La Habana: “ Si la reacción sabe manejar sus cañones, sus armas de división, su arma de amedrentamiento, quizás durante muchos años podrá impedir que llegue el Socialismo a un país determinado, pero también si el pueblo sabe manejar su ideología correctamente, sabe tomar su estrategia revolucionaria adecuada, sabe elegir el momento para dar el golpe y lo da sin miedo y hasta el fondo, el advenimiento del poder revolucionario puede ser a muy corto plazo en cualquier país de América, y concretamente en la Argentina. Eso, compañeros, el que se repita la experiencia histórica del 25 de Mayo en estas nuevas condiciones, depende nada más que del pueblo argentino y de sus dirigentes, es decir, depende de ustedes en cuanto a pueblo y en cuanto a dirigentes; de tal manera que también una gran responsabilidad cae sobre ustedes, la responsabilidad de saber luchar y de saber dirigir a un pueblo que hace tiempo está expresando en todas las maneras concebibles, su decisión de destruir las viejas cadenas y de liberarse de las nuevas cadenas con que amenaza amarrarlo el imperialismo.” [8]

Notas:
[1] Gramsci y la formación política de los revolucionarios. Schulman. 2000. http://cronicasdelnuevosiglo.wordpress.com/2000/01/10/gramsci-y-la-formacion-politica-de-los-revolucionarios/

[2] El socialismo y el hombre nuevo. Ernesto Guevara. Obras Escogidas

[3] El retorno de la burguesía nacional en el imaginario comunista. Schulman. 2012 http://cronicasdelnuevosiglo.wordpress.com/2012/05/21/el-regreso-de-la-burguesia-nacional-en-el-imaginario-del-comunismo-argentino-2/

[4] Tercera vía: discurso, modelo o alternativa. Schulman. 1999. http://cronicasdelnuevosiglo.wordpress.com/1999/01/02/%C2%BFtercera-via-discurso-modelo-o-alternativa-2/

[5] La responsabilidad del progresismo en la crisis argentina. Schulman. 2001. http://cronicasdelnuevosiglo.wordpress.com/2001/05/10/la-responsabilidad-del-progresismo-en-la-crisis-argentina/

[6] disc urso del 21 de mayo del 2013, consultar en la web de la Casa Rosada

[7] “ Para nosotros reconocer el piso de las cosas construidas no significa aceptar el techo. Hay que darse cuenta que le han puesto un techo muy bajo y que tiene muchos límites, pero que esto no significa negar lo construido. Por eso nuestra posición política con absoluta autonomía acompaña lo que cree que está bien y critica lo que creé que está mal; se siente parte de un rumbo que también era nuestro rumbo en términos de un universo de ideas, pero que marca esta diferencia y que plantea construir otra cosa. ” Sabatella. 2009. http://www.revista2010.com.ar/entrevistas/Martin-Sabbatella–Recuperando-el-valor-del-tiempo.php

[8] Mensaje a los argentinos. 1965. Che Guevara. Obras Escogidas

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

 

Alegría de Pío: Un pasaje de la guerra revolucionaria

Los expedicionarios, encabezados por Fidel Castro, llegaron al lugar cansados por la complicada travesía de siete días, procedentes de México, y de un desembarco por un tramo pantanoso.

Raul Castro, left, with has his arm around sec...
Raul Castro, left, with has his arm around second-in-command, Ernesto “Che” Guevara, in their Sierra de Cristal Mountain stronghold south of Havana, Cuba, during the Cuban revolution. (Photo credit: Wikipedia)

La Habana (PL) El combate de Alegría de Pío acontecido en 1956 aunque fue un revés para los revolucionarios cubanos, hizo más profunda su convicción de proseguir el camino hacia la plena libertad de la isla caribeña.

La batalla iniciada por las fuerzas gubernamentales ocurrió de manera sorpresiva en la localidad oriental de Niquero, tres días después del desembarco del yate Granma por Los Cayuelos, a dos kilómetros de Playa Las Coloradas.

Los expedicionarios, encabezados por Fidel Castro, llegaron al lugar cansados por la complicada travesía de siete días, procedentes de México, y de un desembarco por un tramo pantanoso.

Acampados a la orilla de un cañaveral en la mañana del 5 de diciembre, los combatientes se disponían a descansar en espera de la noche, luego de un largo recorrido por caminos de difícil acceso, lo cual les provocó a mucho llagas en los pies.

En horas del mediodía comenzó un cerrado tiroteo que generó una gran confusión entre los revolucionarios, imposibilitados de reagruparse para hacer frente de mejor manera a las tropas gubernamentales, que previamente fueron apoyadas con orientación de la exploración aérea.

Un silencioso cerco no se hizo esperar en la estrategia enemiga, mientras que algunos expedicionarios cortaban y comían cañas, tomando pocas precauciones de seguridad.

Conspiró contra su suerte el campesino que les sirvió de guía, quien dio parte al Ejército de la presencia de los revolucionarios en el área, guiándolos hasta el punto exacto donde estaban.

En medio de la metralla, el Ejército de la dictadura de Fulgencio Batista hizo reiterados llamados para que los combatientes depusieran las armas, esfuerzo fallido de un enemigo superior en armas y soldados.

En la dispersión posterior dos decenas de expedicionarios fueron capturados y asesinados, pero presentados ante la opinión pública como hombres caídos en combate, afirman varios historiadores.

Otros lograron escapar por diferentes vías en distintas direcciones, y el resto conformaron, junto al líder revolucionario Fidel Castro, el núcleo principal de lo que sería el Ejército Rebelde, marcado con la histórica consigna ” Aquí no se rinde nadie” lanzada a voz alzada por el comandante Juan Almeida.

PREVIO A ALEGRÍA DE PÍO

El grupo integrado por los 82 expedicionarios desembarcó el 2 de diciembre por Los Cayuelos, a dos kilómetros de Playa Las Coloradas en el yate Granma.

La embarcación -que partió desde el puerto mexicano de Tuxpan- fue

construida en 1943 con una eslora de 13.25 metros, una manga de 4.76 metros, un puntal de 2.40 metros, tonelaje bruto de 54.88, tonelaje neto de 39.23 y dos motores marca Gray GM.

Entre los jóvenes que viajaron a la isla en ella se encontraban Fidel Castro, Ernesto Che Guevara, Raúl Castro, Camilo Cienfuegos y Juan Almeida.

En la madrugada del 25 de noviembre partió rumbo a Cuba, a total discreción obligada ante el peligro de ser sorprendidos por un puesto naval de la marina mexicana.

“Ya allí comenzaron los vientos fuertes y el batir de las olas, originando bandazos en la embarcación que provocaron mareos y vómitos en muchos de los expedicionarios”, asegura el escritor William Gálvez en su trabajo Proa a la Libertad.

El silencio quebró cuando la tripulación en pleno entonó más orgullosa que nunca las notas del Himno Nacional y la Marcha del 26 de Julio en el oscuro Golfo de México.

Durante la travesía por aguas caribeñas, en el segundo día, el 29, fueron avistadas dos naves, y fue dada la orden de zafarrancho de combate, batalla naval que nunca sucedió, pues se trataba de dos pesqueros que continuaron su travesía.

En esos días Fidel Castro le hizo la corrección de tiro a todos los fusiles, precisa Gálvez.

El 1 de diciembre, el jefe de la Marina de Guerra recibió instrucciones sobre la “búsqueda y captura” de la embarcación, e idénticas órdenes recibieron los regimientos de la Guardia Rural en Santiago de Cuba y Holguín, respectivamente, señala el autor.

El 2 de diciembre a las 06:50 (hora local) comenzó el desembarco de los expedicionarios en Los Cayuelos, a dos kilómetros de la playa Las Coloradas -que es donde debieron haber bajado-, pero el Granma había encallado.

Dicho lugar era cenagoso y el fango llegaba hasta la cintura, lo cual obligaba a los hombres avanzar lentamente por el mangle hasta tocar tierra firme.

“Las plantas cortaderas, con sus ramas espinosas y hojas filosas, lastimaban sus manos y rostros, a la vez que eran acosados por oleadas de mosquitos y jejenes. La marcha resultaba lenta y penosa, se lesionaron varios expedicionarios, además de perder calzado, ropa y valioso material bélico”, relata.

El desembarco del Granma -a juicio de Gálvez- sería el paso inicial para la formación, primero del destacamento guerrillero, luego del Ejército Rebelde y finalmente de las Fuerzas Armadas Revolucionarias.

Por Joel Michel Varona*

* Periodista de la Redacción Nacional de Prensa Latina.

em/wmr/joe

Cristian Gillen, James Petras, el posmodernismo y el posmarxismo

A

Ernesto Guevara en Santa Clara. Diciembre 1958
Ernesto Guevara en Santa Clara. Diciembre 1958 (Photo credit: Wikipedia)La política de izquierda a nivel nacional y mundial ha tenido sus variantes, cada día son muchos los que desean que tal trinchera se pervierta y claudique en sus postulados; con el pretexto de que la lucha de clases no existe y que estamos bajo un periodo de paz, los trabajos bajan de intensidad y de color, pasando del rojo granate al rosado que todos toleran. Moderación es el término que actualmente se usa para evitar la confrontación directa y camuflarse en ideologías que han deteriorado avances para el poder popular, con fantoches de marxismo y supuesto apoyo a las luchas populares, la izquierda mundial debe llegar cada día más a una rigurosidad que elimine de sus filas a aquellos que quieren llenar de quitina el proceso denominado: revolución. Es en el “Discurso al Primer Congreso Latinoamericano de Juventudes”, donde Ernesto Guevara de la Serna manifestó (y debemos tener en cuenta), que “La moderación es otra de las palabras que les gusta usar a los agentes de la colonia, son moderados, todos los que tienen miedo o todos los que piensan traicionar de alguna forma (…) El pueblo no es de ninguna manera moderado”. Después de observar el actual proceso político peruano, en donde la traición y el acomodo al proyecto neoliberal del actual presidente militar Ollanta Humala, cabe reconocer a los supuestos agentes coloniales y profundizar más en un análisis real y concreto dentro de las filas revolucionarias.

La izquierda peruana – incluidos los grupos alzados en armas, juntamente con sus iluminados repliegues estratégicos, tácticos y más-, olvidó su lucha frontal contra el imperialismo, dejando libres sus posiciones, obsequiando al enemigo un pueblo agotado, pero con harta militancia muy pequeñita, la que aprendió a sobrevivir en la tierra del lobo, en la fauna abusiva, en la jungla de cemento para unos pocos y barro para muchos. La olvidaron en definitiva y trataron de camuflar sus rebeldías en ideologías alternas, en organizaciones ajenas a un proceso radical, renegando así del socialismo y comunismo que defendían. La mayoría claudicó y muchos los vemos en aquellos grupos caviares sonriendo y convirtiéndose así en títeres del capitalismo mayor.

James Petras señala en un artículo: “la lucha actual no es entre las clases en las fábricas, sino entre el Estado y las clases desarraigadas en las calles y los mercados, desplazadas del empleo fijo y obligadas a producir y vender y a soportar los costos de su reproducción social. La integración al mercado de explotadores de élite y compradores medianos y pequeños tiene su contrapartida en la desintegración de la economía interior, industria local, pequeñas granjas con su concomitante desplazamiento de productores o al extranjero”. Los organismos actualmente le hacen el juego al gran monopolio, es decir, al gran capital, no se les otorga ninguna ventaja a las clases humildes sobre las clases pudientes, se prefiere la limpieza y el supuesto orden de las grandes multinacionales y negocios grandes, donde el que más ingresos tiene puede adquirir. Cabría también preguntarse si los que son cómplices abiertos de la globalización neoliberal integrarían el lado izquierdo de la lucha, o ya estarían asumiendo su verdadera posición de clase. Se vive en un sistema que ahorca al más pequeño, que en vez de darle alternativas de emancipación y libertades para negocios locales, se les arrastra al submundo sin importar sus problemáticas y organizaciones que van forjando. Son aquellos espacios donde el trabajo revolucionario debería también llegar.

Y pasando al punto de las ONGs, aquellos Organismos No Gubernamentales supuestamente. Estos organismos aparecieron en los años 60, radicándose más en los 70 y en los 80 por toda Latinoamérica y demás continentes en ebullición capitalista pero con bastantes gérmenes de rebelión. La misión central de estas organizaciones hasta la actualidad es apagar las pequeñas chispas de inconformidad con el sistema que impera en el globo (globalización). Las ONGs entraron como ayuda humanitaria ante los genocidios auspiciados por sus propios jefes: el FMI, el BID, BM y demás organismos pro-estadounidenses; mostrando como táctica su lado “amable” en la ayuda ante las ciudades empobrecidas, llevando campos de supuesto desarrollo económico, implementando sus necesidades con maquillaje perecedero logrando paliar así sus necesidades. Pasando así ser mejor vistas por la izquierda, pasando al bando del campo progresista. La misma realidad pasó en el Perú. Los compañeros desmitificando el mito del Che Guevara de austeridad, empezaron a sintonizar con el legado de las ONGs y cambiaron su lucha encarnizada contra el imperio, por pequeñas luchas que cada día armonizaban más con el sistema neoliberal. Y es ahí donde entra a tallar el Postmarxismo.

Cristian Gillen, James Petras y El Postmarxismo 

Cristian Gillen es un compañero marxista peruano, que en toda su vida a luchado por un marxismo que rescata la esencia de la teoría de Marx, la única que en verdad beneficia al proletariado o pueblo en general: las relaciones sociales de producción, contradiciendo a los que defendían y siguen defendiendo desde la época de Marx a las fuerzas productivas. Gillen en un artículo titulado “ El pensamiento posmarxista y la coyuntura política peruana ”, señalaba:

“Entre los defensores más notorios del reformismo, podemos mencionar a Bernstein, representante eminente de la Segunda Internacional. Bernstein pensaba que en un capitalismo reformado se podía lograr un desarrollo que beneficie a todos y, por lo tanto, era posible alcanzar justicia y libertad”
Y
“En su tiempo, Mariátegui tuvo que enfrentar de manera decidida a socialistas apócrifos como Max Eastman y Henri Le Mann, que en nombre del lenguaje y el psicoanálisis, querían superar los señalamientos de Marx con respecto a sus categorías centrales como las clases, el valor, entre otros, a fin de lograr un capitalismo homogéneo, libre de contradicciones.”

El reformismo fue duramente atacado en la época de Marx, Lenin y Mariátegui, sin mencionar al combate ideológico que mantuvo Ernesto Guevara en los años del 62-64, en pos de un hombre nuevo frente a tanta postura caduca y determinista, y los que mantienen diferentes marxistas hasta la época. Bernstein, mencionado por Gillen sería uno de los abuelos de los electoreros y parlamentaristas de la actualidad, que luchan en busca de su beneficio propio.

El postmarxismo en palabras fáciles por James Petras es “una posición intelectual de moda con el triunfo del neoliberalismo y el retroceso de la clase trabajadora (…) son ex -marxistas cuyo punto de partida es una crítica al marxismo e intenta proveer una teoría alternativa o al menos una línea aceptable de análisis”.

Los postmarxistas renegando así de su pasado, denominando fracasos a las experiencias socialistas: China, Rusia, Corea, Centroamérica y demás: “los postmarxistas confunden el comunismo soviético con los movimientos socialistas democráticos populares en América Latina”, James Petras. Experimentando diferentes catarsis se lanzan en contra de toda lucha y revolución, porque las revoluciones o intento de ellas siempre acaban mal y plantan a su vez gobiernos dictatoriales, que para ellos no existe la lucha de clases y niegan procesos democráticos de izquierda porque pudieran tener un tinte dictador y tirano. Alejan su pureza del manto rojo del comunismo, para no ensuciar su ideología moderna. Son algunos señalamientos que acompaña al postmarxismo actualmente.

Actualmente dentro de la izquierda peruana, pertenecer a ella es muy sencillo, basta tener dentro de su lenguaje la palabra pueblo, popular y listo. No hay rigurosidad en las filas del pueblo, al menos aún no la hay.

James Petras en su artículo “El postmarxismo rampante. Una crítica a los intelectuales y a las ONGs”, señala “Desgraciadamente, muchos izquierdistas sólo se enfocaron en el neoliberalismo desde arriba y desde afuera (FMI y BM) y no en el neoliberalismo desde abajo y desde dentro (las ONG y las microempresas). Una razón importante para este error de apreciación fue la conversión de muchos neomarxistas a la fórmula y a la práctica de las ONG. El postmarxismo fue el boleto de tránsito ideológico de la política de clases al desarrollo comunitario, del marxismo a las ONG”. Por eso actualmente ver compañeros vinculados a ONGs, trabajando de directores y asesores, de estudiosos en proyectos ONGs no es ya un vacío, ni un parecido a lo irreal; siempre renegando de lo radical, preparándose para las prontas elecciones y aceptando cualquier regalo de donde venga. Estos son los que están afiebrados en el postmarxismo.

Las ONGs sin duda son tan sólo una parte de la encrucijada postmarxista que viene realizando a nivel mundial, sus postulados solamente tratan de confundir y hacer del capitalismo un sistema aceptable. Para cerrar el punto de las ONGs, son ellas (quizás no todas) que han venido desarrollando un capitalismo de zapa, desligando al pueblo de la lucha de clases, inventando rivalidades entre géneros, razas o sexos; olvidando así la lucha frontal que se debe tener con cada burguesía nacional. Por lo tanto, la lucha en este terreno es importante para renovar los lazos con el pueblo que cada día lo más probable sea su lumpenización o su burocratización, siendo cualquiera de los dos partícipes de la traición a la hora de las papas calientes. Solamente el sastre diferenciaría a cada uno de ellos.

Cristian Gillen y su libro anti-postmarxista 

El jueves 22 de este mes, noviembre 2012, se dará la presentación del libro del compañero marxista Cristian Gillen, titulado “Del Nestoestalinismo al Posmarxismo. Althusser, Laclau, Mouffe, Zižek y Badiou”, en un lugar muy especial: la casa del amauta José Carlos Mariátegui, lugar de arduos debates de la política de izquierda, un lugar que se debe seguir llenando de cultura revolucionaria para el avance revolucionario de toda una juventud que asume militancia cada día más.

El libro sin lugar a duda plantea varios puntos para el debate, que en esa noche y en otras más, porque largo es el camino, se irá discutiendo. Lanza primero una posición antipostmarxista, clave de las hojas internas del libro, donde irá disgregando postulados antimarxistas, empezando por el padre de tal teoría: Louis Althusser , personaje que dividió a Carlos Marx en el “joven Marx” y el “Marx maduro”, catapultando las ideas del joven Marx por falta de ciencia y por ser pura ideología o puro idealismo. Un individuo que para el comandante Che Guevara en palabras de su amigo Orlando Borrego, estaría “fuera de foco”, por dirigir solo su apreciación al Marx maduro y olvidar la filosofía llena de práctica en la juventud de Marx. Claro ejemplo de esa disputa es el esfuerzo de Guevara por rescatar los Manuscritos de 1844 de Marx, y la dura crítica a los manuales estalinistas de la URSS, aquellos “ladrillos”.

Otro debate que tuvo Guevara en contra de los postulados althusserianos, fue con el discípulo y pro estalinista, también francés Charles Bettelheim, un duro partícipe del cálculo económico, de la producción por producción, de los estímulos materiales. Pero pasemos a parte del interior del libro. El libro es parte del camino de defensa del marxismo que Mariátegui iniciaría en su libro “En Defensa del Marxismo”, donde se propone una teoría emancipadora o como diría Gillen: “… este proyecto se diferencia totalmente de lo que se denomina socialismo real, que se caracterizó por consolidar el poder de una nueva clase dominante, la burguesía de Estado”.

La idea central de todo el libro es ir disgregando las actuales posturas de supuestos marxistas como la del psicoanalista francés Louis Althusser, que “cuestiona las principales ideas de Marx, en especial, la teoría del valor, de las clases y de la transformación capitalista”, escribe Cristian Gillen en la página 2 del libro publicado por Editorial Horizonte. Recordándonos a lo que James Petras denominaba a los postmarxistas, en palabras del compañero Gillen, “esos filósofos plantean mejoras dentro del capitalismo o contribuyen a la despolitización de la clase trabajadora (…)Laclau se contenta con enunciar lo que él llama una en las condiciones actuales del capitalismo global, que consistiría en sólo hacer cambios dentro de éste mediante una mayor regulación del Estado”.

La primera parte, refleja el ir y venir del filósofo francés, Althusser: “Su producción posibilitó la instauración de un neoestalinismo más atractivo para los científicos, técnicos, académicos y estudiantes, que para Althusser eran los agentes centrales para impulsar el marxismo dentro de la nueva modernidad que imperaba en Europa”.
Los procesos latinoamericanos, cada día son más marcados por esta postura postmarxista, cabría ojear un poco el panorama para darnos cuenta hacia donde se dirige el sino de aquellos procesos, sus enfoques de algunos productivistas y cientificistas en las épocas del 80 señalaron sus supuestas derrotas, retrocediendo hacia un capitalismo de Estado, burocrático y alejado del pueblo. Estas experiencias solo significan reflexión, tendrán que ser analizarlas hasta llegar al meollo del asunto, porque las casualidades dentro del ajedrez imperial no existen.

El libro de Cristian Gillen es un pretexto más para no desfallecer el corazón en esta lucha a diaria contra un sistema que ofrece sus mejores caras; parafraseando algún libro sagrado: el camino largo y angosto siempre será el más seguro.

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

 

Biógrafa argentina revela el “sufrimiento” del Che

A 45 AÑOS DE SU MUERTE

Biógrafa argentina revela el “sufrimiento” del Che
Ernesto Guevara en Santa Clara. Diciembre 1958
Ernesto Guevara en Santa Clara. Diciembre 1958 (Photo credit: Wikipedia)
Mar Marín | EFE

En contraste con la imagen de guerrillero alimentada por el imaginario popular, Ernesto Guevara arrastró un profundo sufrimiento, según Lucía Álvarez de Toledo, autora de “La historia del Che Guevara”, que se publica en Argentina coincidiendo con el 45 aniversario de su muerte.

 

Nacida en Argentina pero afincada en Londres desde hace cuatro décadas, Álvarez de Toledo ofrece en su libro una imagen más cercana del Che, producto de su conocimiento del entorno de la infancia y la adolescencia de Guevara.

 

Traductora e intérprete, la escritora vivió en el mismo barrio porteño que los Guevara y compartió actos sociales con el joven Ernesto, una vivencia que recoge en su libro, publicado inicialmente en inglés y revisado por Álvarez de Toledo para su versión en castellano.

 

“Este personaje es muy conocido por su gesta guerrillera, yo quería dar a conocer otros aspectos de su personalidad que no habían sido tan destacados porque nos quedábamos siempre con el tema de la guerrilla, del marxismo, de la lucha armada”, explica la autora en una entrevista con Efe en Buenos Aires.

 

“He descubierto el sufrimiento de este hombre, él tenía un mandato, tenía una idea de lo que tenía que hacer, había hecho una elección de vida, eligió la lucha armada”, continúa.

 

Aunque cuando era joven Ernesto Guevara leía a Gandhi, “comprendió bien temprano que el problema de los latinoamericanos solo se podía resolver con la lucha armada”, apunta la escritora.

 

“Todo el mundo cree que cuando lo decidió se puso la boina y partió por los caminos del mundo, pero no es así, sufrió mucho por tener que hacer esta elección, pero este sufrimiento suyo no ha sido ni registrado ni comprendido”, insiste.

 

Para acercarse a la figura del Che y ofrecer, según sus propias palabras, una “visión más íntima” del guerrillero, Álvarez de Toledo rebuscó en su propia memoria, habló con amigos de infancia de Ernesto, indagó entre viejos documentos, viajó a Cuba para conocer su viuda, Aleida March, y a sus hijos, y siguió la ruta de Guevara en Bolivia.

 

“Hay una carta dirigida a su esposa en la que el Che le dice que todo el mundo piensa que él es una especie de robot que tiene que luchar, pero él tiene sentimientos, sufre mucho por no ver crecer a sus hijos”, relata la biógrafa.

 

Guevara, asegura Álvarez de Toledo, “tenía la esperanza de que, si lo mataban, sus hijos tuvieran alguna vivencia suya, le recordaran, por eso les mandaba cuentos y cartas. Nunca vi una exposición clara de este aspecto de este hombre que complementa el personaje total”.

 

La autora no oculta una suerte de “enamoramiento” juvenil por la figura de Guevara, cuyas andanzas en la revolución cubana llegaron muy pronto a oídos de los jóvenes de la burguesía porteña y a sus vecinos del residencial Barrio Norte de Buenos Aires.

 

“Yo tenía 18 años y la prensa lo sacaba en titulares y fotos”, recuerda, “el Ejército argentino lo había descartado porque no tenía buena salud, pero ahí estaba, en Cuba le hicieron comandante, en una gesta tremenda”.

 

“Era un hombre carismático, guapo, simpático, en la línea de Gardel“, continúa la autora, que durante la preparación del libro encontró, revisando viejos recuerdos de su familia, una entrada de un partido de rugby de su infancia en el que jugó Ernesto Guevara.

 

“Entonces me di cuenta de que lo había visto en un partido del club San Isidro, pero todavía no era el Che, era Ernesto Guevara. Yo no sabía quién era Ernesto entonces. Fue un desencuentro, quién me iba a decir que iba a pasarme el resto de mi vida rastreando a ver quién era”.

 

Cuarenta y cinco años después de su muerte a manos del Ejército boliviano, el 9 de octubre de 1967, Ernesto Guevara “sigue entre nosotros y aún seguirá”, sostiene la autora.

 

“Tenemos Che para largo rato”, concluye Lucía Álvarez de Toledo