Archivo de la etiqueta: Buenos Aires

BALANCE PAPAL: Jorge Bergoglio cumple medio año como sumo pontífice

A seis meses, un primer balance

English: Cardinal Jorge M. Bergoglio SJ, Archb...
English: Cardinal Jorge M. Bergoglio SJ, Archbishop of Buenos Aires, celebrating mass at the XX Exposición del Libro Católico (20th Catholic Book Fair), in Buenos Aires, Argentina. Español: Cardenal Jorge M. Bergoglio SJ, Arzobispo de Buenos Aires, celebrando misa en la XX Exposición del Libro Católico, en Buenos Aires, Argentina. (Photo credit: Wikipedia)

as preocupaciones, los desafíos y el impacto que provocó en el mundo el Papa Francisco.

Cabe preguntarse si pasados los primeros seis meses del pontificado de Francisco no es ya el momento de realizar un balance de su gestión. Desde el punto de vista político, los analistas podrían decir que la etapa de los iniciales fervores y entusiasmos ya ha pasado. Desde un enfoque histórico, para la milenaria Iglesia se trataría de apenas un instante. Pero también es cierto que el mismo evangelio aconseja estar siempre preparados porque “el Hijo del Hombre vendrá a la hora menos pensada”; es decir, que siempre se está en tiempo de examen, de balance, por más que no sea el final y definitivo.

Pocas semanas atrás, en un fugaz encuentro en Buenos Aires con un sociólogo italiano, viejo conocido, docente universitario en Europa, experto analista de los fenómenos religiosos y agudo observador, le pregunté qué pensaba del Papa y de su pontificado. Este profesor romano, alegre y algo escéptico, tal como corresponde a su condición de ciudadano de la caput mundi, elogió sin reservas la figura de Francisco y su contagiosa simpatía, pero con respecto a evaluar su gobierno me dijo: “Iremos viendo lo que hace”. Por su parte, un prestigioso intelectual y periodista de la capital italiana, a su paso en esos días también por nuestro país, me lo confirmaba: “No caben dudas de que este Papa en poco tiempo cambió radicalmente el estado de ánimo de los católicos, es increíblemente querido y admirado, pero nadie conoce sus planes de acción y tampoco sabemos bien hacia dónde apunta”.

Pero las novedades han llegado de repente: tenemos un nuevo secretario de Estado y un nuevo presidente del Governatorato vaticano, los monseñores Pietro Parolin (italiano, hasta ahora nuncio en Caracas) y Fernando Vargez (español, durante años secretario del cardenal argentino Eduardo Pironio). Los he conocido personalmente a ambos y todo confirmaría la línea pastoral de Francisco. Entonces, ¿qué balance puede hacerse hoy de su gobierno? En primer lugar habría que señalar la vigencia de la extrema (y todavía creciente) popularidad en buena parte del mundo, puesta de manifiesto de una manera extraordinaria durante los días del multitudinario encuentro en Río de Janeiro con ocasión de celebrarse la Jornada Mundial de la Juventud. De esa antes desconocida capacidad de comunicación masiva, Jorge Bergoglio hace ostentación todas las semanas en Roma, en las audiencias de los miércoles y en el Ángelus de los domingos, siempre en la Plaza de San Pedro. Y de Brasil a Roma volvió lleno de gloria después de que uno, dos o tres… millones de jóvenes lo ovacionaran a cada paso como a un líder amado. Regresa al estilo de Julio César o de Napoleón después de alguna de sus rutilantes victorias. En una Iglesia que advertía perder terreno y que contemplaba angustiada la ausencia de nuevas levas, Francisco parece resucitar la popularidad de Juan Pablo II. Y este fenómeno le agrega fuerza a la hora de enfrentar los tres grandes desafíos de su pontificado: la tolerancia cero para con los abusos sexuales de menores por parte de religiosos, la transparencia en materia económico-financiera en el Vaticano y la reforma de la curia central, el equipo de gobierno del Papa. Desde esta óptica, es menos populista y más reformador.

En segundo lugar, no puede dejar de considerarse su estilo de comunicación, tanto verbal como gestual, apoyado en una imagen de extrema austeridad, en el alejamiento de toda forma de suntuosidad y en su tenaz defensa de los más pobres y desprotegidos de la sociedad. En este sentido, su figura se convierte en la de un paladín de la justicia, un testimonio creíble, un modelo digno de ser imitado, profundo cuestionador de otros dirigentes sociales y políticos. Lejos de toda forma convencional o burocrática, sorprende con las cartas manuscritas, los llamados telefónicos personales, los continuos y genuinos encuentros con niños, ancianos y enfermos en cada audiencia. Cuando su popularidad alcanza los puntos más altos, él afirma que las estadísticas que cuentan son las que hace Dios. Esa Iglesia “pobre y para los pobres”, que a él le gustaría, se convirtió en una expresión destinada a perdurar en la memoria histórica y a conquistar a muchos.

En tercer lugar, sorprende su silencio hasta llegada la hora de anunciar nombramientos para los puestos clave. Bergoglio es un hombre acostumbrado a gobernar y no anuncia sus decisiones antes de ejecutarlas. Los cambios se ven cuando ya se han llevado a cabo, no antes. En ese sentido, no abandona su condición de jesuita por el hecho de ser papa, el primero de la Compañía de Jesús: sigue siendo un hombre político.

¿Se lo percibe como demasiado argentino fuera de nuestro país? Ciertamente es sustancialmente argentino (por no decir, como Mariano de Vedia en su biografía, “porteño de pura cepa”), pero en todo caso lucen en él las mejores virtudes de nuestra nación (y de esta ciudad) y no tanto sus defectos. De hecho, Bergoglio se muestra amigable, informal, sin temores ni complejos, alegre y decidido. Curiosamente, estos aspectos atractivos de su personalidad no eran tan conocidos durante sus años en la Arquidiócesis de Buenos Aires: fue un cardenal de bajo perfil, serio, callado, más amigo de escuchar que de decir. El conflicto interno con el gobierno nacional y su intransigencia con parte importante de la curia romana lo dejaban en incómoda posición.

Ya lleva escrita una encíclica, aunque fue obra de Joseph Ratzinger, su predecesor y actual hombre de consulta, prestigioso intelectual, incomprendido todavía hoy, y cuya renuncia marcará la historia. Probablemente se decida a encarar algunos viajes internacionales más adelante (viajar no le atrae mucho), pero no hay anuncios formales todavía. También su agenda es reservada y puede ofrecer repentinas sorpresas, como la de su ida a la Isla de Lampedusa.

Se lució en la improvisada conferencia de prensa en el avión que lo llevaba de regreso de Río de Janeiro a Roma. Nunca había concedido un encuentro de esas características. Respondió a preguntas embarazosas y arduas con notable tacto y amplitud, pero sin abandonar nunca el nexo con la tradición, ni moverse un ápice de lo que marca la mejor ortodoxia. Su plus, en todo caso, radica en la sorprendente dimensión humana y pastoral de la que hace gala. Para algunos entendidos, ya cometió desaciertos en los nombramientos en el IOR (el Banco del Vaticano) y en la elección de algunos consultores, pero habría que entender si fueron equivocaciones a las que fue llevado por algunos burócratas de la vieja curia o si sólo se debieron a su responsabilidad. Es sabido que Bergoglio es hombre de tomar decisiones en soledad. Alguna elección episcopal así lo confirmaría.

Uno de los vaticanistas mejor informados, el italiano Sandro Magister, afirmaba con acierto en su blog: “Un elemento clave de la popularidad de Francisco es su credibilidad personal. Como arzobispo de Buenos Aires vivía en un modesto piso de dos habitaciones. Se cocinaba él mismo. Se movía en autobús y subte. Huía como de la peste de las citas mundanas. Su modo de hablar es probablemente uno de sus rasgos más originales: sencillo, comprensible, comunicativo. Tiene la apariencia de la improvisación, pero en realidad está cuidadosamente estudiado, tanto en la invención de las fórmulas como en los fundamentos de la fe cristiana que él más ama repetir y que se condensan en un consolador ‘todo es gracia’, la gracia de Dios que sin cesar perdona, aunque todos sigamos siendo pecadores. Pero además de las cosas dichas están las que han sido deliberadamente calladas. No puede ser casualidad que no hayan salido aún de los labios de Francisco las palabras aborto, eutanasia, matrimonio homosexual”.

Y bien, ¿a qué arqueo llegamos después de seis meses? A que él sabe lo que está haciendo y nosotros, poco. A que sus prioridades siguen apuntando a darle coherencia y credibilidad a la Iglesia, aspirando a la vida ejemplar de sus dirigentes y castigando las conductas perversas, mediocres e interesadas. Que quiere ser un mensajero de la paz y del diálogo. Que anhela con una relación ecuménica e interreligiosa amplia y generosa. Que está decidido a exigir seriedad y transparencia en su sede, no siempre tan santa. Que ninguna de sus prioridades tiene que ver con la agenda que hubiera pretendido imponerle la opinión pública a cualquier otro papa. Que va a ir “contra corriente” cueste lo que cueste, en temas económicos, políticos y éticos; tratando de preservar su autonomía y su irreductible opción por los pobres.  

 

José María Poirier. Director de la revista Criterio.

Fuente: http://www.revistadebate.com.ar/?p=4554

Bosch para 1969 hablaba de “los dólares y el desarrollo”

        ¿Qué importancia tiene para la América Latina esa pérdida constante de dólares?

a89a9-1000385_3247697887447_117687068_n

 Tiene mucha importancia, pues el dólar, una moneda que recibimos en pago de lo que vendemos en Estados Unidos, Canadá y Europa, nos sirve para pagar lo que compramos en esos mismos países. Debe aclararse que cualquier país de la América Latina recibe dólares y paga en dólares aunque no comercie con Estados Unidos; lo que pasa es que el dólar es la moneda con la cual se hace el comercio internacional de la América Latina. Algunos países, como Jamaica, Trinidad, Barbados y Guayana, hacen su comercio a base de la libra

esterlina, que es la moneda inglesa. Los latinoamericanos necesitamos dólares para comprar maquinarias y otros productos industriales y también para adquirir capacidad técnica, pues aquéllos y ésta son indispensables para el desarrollo de nuestra riqueza; y resulta que en vez de acumular dólares lo que acumulamos son deudas en dólares, lo que hace que cada vez sea más difícil para nosotros conseguir lo que necesitamos

para progresar.

 

En cuanto a capacidad técnica, la situación de la América Latina es penosa. Está probado que no puede haber desarrollo de las riquezas de ningún país si no se forman técnicos que

dirijan y lleven a cabo el desarrollo, y para formar un técnico en la América Latina hay que gastar el equivalente de diez a veinticinco mil dólares. Pues bien, en el año 1965 salieron

hacia Estados Unidos 7 mil 804 técnicos latinoamericanos, de los cuales 973 eran argentinos. (Ver cable de Buenos Aires publicado en El Nacional de Santo Domingo, 10 de noviembre, 1968, p.9). En el mismo diario, día 3 de noviembre, 1968, pp.20-21, se publicó un estudio de Ernesto Saúl titulado “América Latina: universidad y fuga”, en el cual se

afirma que en 1970 Chile tendrá un déficit de 5 mil 481 profesionales sólo en las ramas de medicina, ingeniería, agronomía, odontología y arquitectura. El autor dice: “Entre 1961

y 1965 emigraron a Estados Unidos 2 mil 515 médicos latinoamericanos, lo que representa un promedio de 500 médicos anuales. Se calcula que esta cantidad equivale a la producción de tres facultades de medicina, que costarían a Estados Unidos 60 millones de dólares por concepto de edificación y 15 millones de dólares anuales para su funcionamiento. Estas sumas son superiores al total del aporte de Estados Unidos a Latinoamérica por concepto de salubridad. La emigración de ingenieros con el mismo destino alcanza también una cifra cercana a los 500 anuales”.

¿Qué quiere decir eso?

Quiere decir que además de tener cada año un déficit en dólares, los latinoamericanos tenemos un déficit en técnicos. Necesitamos técnicos y resulta que los que tenemos se van

hacia Estados Unidos, y sin técnicos no podremos desarrollar nuestros países, aumentar nuestra riqueza y con ello mejorar el nivel de vida de nuestros pueblos, garantizar su salud y ampliar su cultura. Para comprender la importancia de la técnica en el aumento

de la producción vamos a copiar lo que dice el profesor francés M. Lewin en Introducción a los problemas de la cooperación y el desarrollo, publicado por el Instituto Internacional

de Administración Pública (París, Francia), para el uso de sus estudiantes. En la página 20 del trabajo del profesor Lewin puede leerse que según un estudio hecho por Gosplán, que es el departamento encargado de hacer planes de desarrollo en la Unión Soviética “un año de aprendizaje suplementario en una fábrica aumenta la productividad de un obrero analfabeto de 12 a 66 por ciento, pero un año de estudios primarios provoca un aumento de la productividad en 30 por ciento, cuatro años de estudios provocan una mejoría de 79 por ciento y siete años de asistencia escolar provocan 235 por ciento de progreso en la productividad económica de ese trabajador y los estudios superiores, es decir, diez o quince años de estudios, se reflejan en un 320 por ciento de aumento en la productividad”.

Si la productividad de un trabajador, o lo que es lo mismo, su capacidad para producir, aumenta de acuerdo con sus estudios, la situación de la América Latina es mala. Según las

apreciaciones de la UNESCO, en 1965 el 29 por ciento de la población que tenía más de 15 años no sabía leer ni escribir; pero eso no significa que supieran hacerlo los que tenían menos de 15 años y más de 7, pues todos los años se quedan millones de niños latinoamericanos sin escuelas. El padre Guzmán C. (op. cit., p.48) dice que en 1969, de 1 millón 886 mil niños campesinos de Colombia, 1 millón 806 mil 732 se quedaron sin escuela, y que en 1965 no hubo lugar en las escuelas del país para la mitad de la población escolar ni la hubo para el 86 por ciento de la educación secundaria ni para

el 97 por ciento de la educación superior. Y Colombia no es el único país de la América Latina donde sucede eso o algo parecido.

 

¿Cómo se explica semejante situación? ¿Por qué hay en la América Latina dinero para fabricar casas lujosas, edificios de apartamentos, hoteles caros, para comprar automóviles que parecen palacios que ruedan, yates y whisky, y no hay dinero para educar a los niños campesinos? ¿Qué pasa con los dólares de la Alianza para el Progreso, que no alcanzan ni siquiera para dar escuelas a los niños que las necesitan?

 

Los dólares de la Alianza para el Progreso no son dólares, aunque a la hora de pagarlos tenemos que hacerlo en dólares; en su mayor parte lo que recibimos a través de la Alianza son productos, y con frecuencia el precio de esos productos es más caro que si hubieran sido comprados con dinero en otros países, y por cierto una parte apreciable no nos llega ni siquiera en productos sino en ayuda técnica, en estudios de obras y en proyectos. Esa ayuda técnica resulta muy cara porque se nos cobra por ella al precio que se paga en los Estados Unidos, un país donde todo cuesta mucho más que en la América Latina;

y se da la contradicción de que pagamos el trabajo de técnicos norteamericanos y al mismo tiempo nuestros técnicos han estado yendo a darles a Estados Unidos los conocimientos que adquirieron en nuestros países con dinero y esfuerzo producidos

por nuestros pueblos.

 

Mirá los titulares del diario Clarín de Argentina, el día que naciste.

¿Cómo se usa este nuevo buscador de tapas? Es muy sencillo: Al ingresar en el sitio web tapas.clarin.com, el visitante informa su fecha de nacimiento y allí aparecerá la portada que editó Clarín ese día.

Los lectores de Clarín, los visitantes de clarin.com y todos aquellos que quieran conocer qué pasaba en la Argentina y el mundo el día que nacieron, pueden hacerlo ahora gracias a una herramienta publicada por el medio de prensa.

A punto de cumplir 68 años, Clarín abre un nuevo servicio para sus lectores. Desde aquel 28 de agosto de 1945, el diario publicó 24.700 tapas que ya están disponibles en un sitio web al que se puede acceder sin restricciones. Este nuevo servicio también se integra con las redes sociales, para compartir la tapa buscada.
Con este proyecto, Clarín integra tres puntos clave a lo largo de su historia: el contenido periodístico de siempre, una nueva forma de distribución en la web, más la viralización por redes sociales. Una forma de concentrar en una herramienta más de medio siglo de comunicar.

LEER MAS…

 

Elecciones presidenciales en Chile: Táctica y estrategia

Español: El acceso de la Unidad Popular al gob...

1. El uso de una, de otra o de combinadas formas de lucha bajo la dictadura del capital y sus relaciones de clase y de poder, durante toda su historia, está determinado por la lucha de clases. Independientemente de los deseos o ideología de un sujeto individual, de un grupo de interés, o de una clase social en particular, sea parte de la hegemonía o de los hegemonizados.

2. La totalidad de un modo de producción y reproducción de la vida consiste en el conjunto de las relaciones sociales que caracterizan una manera histórica de existencia, de asociación, de continuidad y ruptura entre humanidad y naturaleza, en un momento dado. Esas relaciones sociales se desenvuelven a través del conflicto. Allí concursan variables multidimensionales, de las cuales unas son más relevantes que otras. No es lo mismo una guerra mundial que la formación de un sindicato. No es lo mismo el cambio climático que la quiebra de un banco en la India. Sin embargo, en cada uno de esos fenómenos se manifiesta el movimiento contradictorio e irreductible de la lucha de clases.

3. Entonces, la totalidad es un movimiento dialéctico que en la actualidad se resume como la fase de un capitalismo mundializado y maduro, donde predomina el imperialismo financiero y especulativo, la deuda, el despojo, la explotación intensificada del trabajo humano. La contradicción entre el desarrollo de las fuerzas productivas y sus relaciones sociales, o entre la apropiación privada del excedente que sólo produce socialmente el trabajo humano, es clara para quien quiera ver. Únicamente a la conciencia y conducción de la minoría gran propietaria le cabe oscurecer, a través de mediaciones alienantes, la cualidad histórica y finita del modo de producción capitalista y fomentar la falsa naturalidad de la sociedad de clases. Esa conciencia de los que mandan y dominan provisionalmente se vale no sólo de los altos mandos militares y la propiedad de la industria armamentista. Para producir el consenso ampliado de sus intereses y, en consecuencia, un tipo de gobernabilidad inestable, debe controlar y controla los contenidos y maneras de los medios de comunicación de masas, la producción de un sentido común determinista y fatal, y el disciplinamiento operativo en los ámbitos del consumo, educativos, laborales, recreativos y represivos. Asimismo, cuenta con la complicidad de la alta oficialidad religiosa y con la industria de intelectuales orgánicos que, tanto institucional como informalmente, fabrica los relatos mistificados para fortalecer el presente orden de las cosas y su normalización.

Ese oscurecimiento está destinado a la sociedad en general, incluida la minoría dominante, y para los dominados en particular.

Los pocos gozan de las granjerías que les posibilitan la mala vida y el permiso de los muchos. Sus políticas tanto de fondo como de utilería teatral son la dictadura del capital y la democracia representativa, aparente y funcional.

Sin embargo, la cuestión no es ‘dar vuelta la tortilla’ por un puro asunto de justicia social milenaria. Ahora mismo las clases explotadas y expoliadas, las grandes mayorías, contienen en su desenvolvimiento conflictivo las potencias objetivas para superar la sociedad de clases. Esto es, pueden conciente e históricamente precipitar su disolución como humanidad subordinada, cuando enfrenten el término del modo de producción capitalista.

4. Para transformar la vida y demoler el viejo orden es imprescindible la comprensión conciente de la realidad concreta y contradictoria del capitalismo y su presente fase por parte de las formaciones políticas revolucionarias –es decir, de aquellos conjuntos de personas anticapitalistas y armadas poli-éticamente de vocación de poder- capaces de formular no sólo un proyecto de sociedad nueva desde y entre los de abajo (y cuyas pistas están en las propias fracturas tecnónicas y sin remedio de la sociedad actual), sino también una estrategia y las tácticas adecuadas según el movimiento real del capitalismo y a la parte que en él le toca a la mayoría malviviente. Si bien las formas determinantes de la emancipación son todavía nacionales o regionales, su contenido, hoy más que ayer, permanece condicionado por las relaciones de fuerzas internacionales. El sistema mundo nunca fue antes tan total.

5. La minoría dominante que ofrece contenido, sentido y horizonte al Estado de Chile es un complejo de facciones de clase dependiente de los imperialismos centrales, y sobre todo del norteamericano. La burguesía chilena nunca fue revolucionaria. Siempre ha sido rentista y transnacionalizada. Su breve período cuasi industrializador y sustitutivo de importaciones dentro del caduco paradigma desarrollista de mediados del siglo pasado, no pasó de ser una coyuntura presionada por la segunda guerra mundial y la existencia de la Unión Soviética. En efecto, las políticas imperialistas de la Alianza para el Progreso (administración Kennedy) para Chile y América Latina sólo tuvieron por objeto aminorar las formas más explícitas de la lucha de clases y reprimir el ‘peligro comunista’ proveniente del ejemplo de la Revolución Cubana. Sin embargo, y premeditadamente, los conocimientos científicos y técnicos estratégicos siempre fueron monopolizados por la burguesía imperialista. Su fin también era ‘poner al día’ a Chile para su mejor explotación de acuerdo a los requerimientos del capital en la división internacional del trabajo. Esto es, para que el territorio chileno –al igual que todo el denominado ‘tercer mundo’- funcionara como proveedor de recursos naturales y trabajo barato para los Estados planetarios hegemónicos.

Pero Chile no sólo es cobre, litio, celulosa, harina de pescado, unos cuantos salmones y dos botellas de vino. Para el Estado corporativo estadounidense es la cuna experimental y paradigma de la vanguardia ultraliberal, plataforma de financiarización y negocios asociados para la región, y es un bien simbólico por la derrota de la Unidad Popular en 1973 y la imposición temprana del orden monetarista del liberalismo más rabioso.

6. Cuando se afirma que los pueblos y los trabajadores, que el conjunto de las fuerzas sociales que en Chile, conciente o inconcientemente, con su acción social se enfrentan a la dictadura del capital no tienen más remedio que emplear todas los medios y formas disponibles según la situación concreta de la lucha de clases, es preciso diferenciar aquellas formas estratégicas de las contingentes. Los instrumentos políticos que expresan los intereses de las grandes mayorías, lejos del eclecticismo y la conciliación de clases, están condenados a elaborar tácticas complementarias y flexibles, y que nunca pierdan de vista hacerse de todo el poder. No de una fracción, sino de todo el poder. No existe otra condición posible para el ejercicio pleno de la democracia radical, la superación del capitalismo y la socialización de todos los ámbitos de la vida.

Ahora bien, lo estratégico en materia de promoción de una mayoría crítica creciente, práctica y teóricamente, se encuentra hoy en la acción directa de los movimientos sociales con miras a la creación de otro momento de la lucha de clases: el poder popular.

En este marco, la participación del anticapitalismo en el momento electoral organizado por la democracia burguesa, no fortalece al sistema por sí mismo, en tanto el o los instrumentos políticos del pueblo nunca dejen de subordinarse a la estrategia arriba descrita. Se trata de participar en un momento, y no de hipotecar, canjear o clientelizar al movimiento social y político del pueblo por una simple campaña electoral.

En consecuencia, la campaña electoral se emplea como táctica circunstancial con el fin de amplificar los contenidos provenientes del propio pueblo en lucha en un espacio que todavía ofrece la democracia restringida, tutelada, burguesa, etc., en Chile por razones explicables en otro borrador. Es imposible negar que las elecciones en el país dan tiempo y visibilidad en los medios de comunicación masivos a quienes participan en ellas. Y quien refute el impacto agitador, político, constructor de opinión, etc., de los grandes medios de masas, tendrá que estudiar sus efectos sobre la realidad desde la Alemania nazi hasta el imperialismo contemporáneo. Como botones de muestra frescos: el objetivo imperialista (norteamericano, israelí, de parte de Europa) de hacerse de los recursos petroleros de Medio Oriente fue capaz, mediáticamente, de convertir la invasión a Afganistán en ‘una lucha contra el terrorismo’; la destrucción de Libia en ‘evitar una masacre de civiles’; la ocupación de Iraq en ‘la búsqueda de armas de destrucción masiva’; y los recientes acontecimientos en Siria en ‘la lucha contra una tiranía que asesina pacifistas’. Cada una de estas ‘nobles’ justificaciones ha sido probada en su falsedad por comisiones de la ONU, organismos de DDHH y el periodismo independiente.

De no participar crítica e instrumentalmente en la contingencia electoral de 2013, sólo quedan tres alternativas para el anticapitalismo: lanzar una ofensiva político-militar del pueblo revolucionario; llamar a anular el voto como protesta antisistémica; o dejar hacer.

La primera no resiste análisis; la segunda probará, una vez más, que anular en Chile es ineficaz políticamente; que llamar a la abstención, oportunista; y dejar hacer, cómodo. No participar hoy significa la pérdida de oportunidades de acceso a la comunicación masiva desde los intereses del pueblo y a través de medios todavía ‘veraces’ para gruesas franjas sociales y donde los medios populares aún no llegan (más por falta de recursos y tecnología, y persecución política, que por sus probados talentos y creatividad). Siempre considerando que el uso político popular de la TV, la radio, los periódicos, las web de los que mandan tiene como finalidad sustantiva potenciar al movimiento social y sus luchas. En fin. No es un asunto moral, principista, o una conspiración para distraer políticamente a los de abajo. Simplemente es útil.

Ante las elecciones anteriores quien suscribe este artículo llamó a votar nulo. Pero ahora las condiciones han variado y, además, hay por quién votar-luchando. Y no se está aludiendo en ningún caso a Marcel Claude, sino a la candidatura de una luchadora fogueada y con un entorno de incuestionables militantes populares. De una candidata que desde hace mucho tiempo es dirigenta de pobres en permanente pelea contra los dueños de todo. Una que es protagonista del movimiento social anticapitalista y que siempre ‘ha puesto el cuerpo’. No se trata de una ‘aparecida’ para nadie. Y que aun con procesos judiciales por luchar, hace de su campaña un todo único con su batallar de siempre ( http://www.adital.com.br/site/noticia.asp?lang=es&cod=74509 ). Su campaña electoral es una extensión de su condición humana de luchadora social y no lo contrario.

7. Finalmente y como contribución modesta al debate anticapitalista chileno. Una Asamblea Constituyente para la construcción de una nueva Constitución, a la usanza histórica de Chile, es una reunión de abogados y especialistas de las expresiones políticas del bloque en el poder para refinar y actualizar la arquitectura legal de dominación. Lamentablemente, no sería distinto según las actuales relaciones de fuerzas en el Chile de hoy. De hecho, ni Salvador Allende ni la Unidad Popular la convocaron. Y la Constitución de 1925 consagraba la propiedad privada en todos sus niveles y salvaguardaba los intereses de la clase dominante. Fue legalizada mediante un plebiscito donde participaron 134 mil hombres de más de 21 años que supieran leer y escribir, y el quórum no alcanzó el 50 % de los pocos habilitados para sufragar. La población de Chile era de 4 millones de personas.

Una Asamblea Constituyente radicalmente democrática y una Constitución Popular es un punto de llegada, posterior a la construcción de la hegemonía política de los intereses históricos de los trabajadores y los pueblos. Porque las leyes son también hijas de la lucha de clases y de las relaciones de poder, y no al revés. Sólo cuando la dictadura militar contaba 7 años y ya imponía en los hechos la versión del capitalismo ultraliberal de Friedrich Hayek y Milton Friedman, fabricó una Constitución.

Primero es el poder y luego los cuerpos jurídicos que refrendan y legitiman las relaciones de fuerzas sociales realmente existentes en una sociedad dada. Los ejemplos recientes en América Latina no hacen más que confirmarlo.

 

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

 

Como sería el mundo si el mar subiera de nivel.

En 1995 se estrenó Waterworld, una película de ciencia ficción protagonizada por Kevin Costner, y recordada por ser uno de los mayores fracasos comerciales de las últimas décadas. En la película se nos muestra un mundo cubierto entéramente de agua por el deshielo de los polos, donde el bien más preciado es precisamente la tierra seca. En el mundo de Waterworld todas las ciudades y países del mundo están bajo cientos de metros de agua, y los pocos seres humanos que sobreviven se han acostumbrado a una vida acuática, en pequeñas aldeas flotantes, o navegando sin rumbo fijo en barcos improvisados. Científicamente el argumento es sencillamente insostenible porque los polos no contienen tanta agua ni remotamente, pero… ¿hasta dónde podríamos llegar? Si el nivel del mar empezara a subir rápidamente, algo improbable en extremo, ¿qué países desaparecerían? ¿Cómo cambiarían las costas?
Nivel del mar +5 metrosCon un ascenso de sólo cinco metros sobre el nivel del mar los problemas empezarían a ser serios en casi todo el planeta. En los Países Bajos, que no se llaman así por casualidad, su territorio se vería invadido por el mar de forma inmediata. Una gran parte del territorio neerlandés se encuentra bajo el nivel del mar, protegido por una gigantesca infraestructura de diques, dunas, esclusas y presas que impide que el Mar del Norte invada las tierras ganadas al mar. Si el nivel del agua subiera cinco metros y superara las barreras de contención, casi la mitad del territorio del país quedará sumergido. Amsterdam, Rotterdam o La Haya sufrirían inundaciones permanentes. Otros países se verían seriamente afectados. Hamburgo y Bremen en Alemania, Amberes y toda la costa Belga o Dunkerke y Burdeos en Francia también se inundarían. En España el agua borra pueblos al sur de Barcelona, Huelva y una parte significativa de la provincia de Cádiz.


Mapa de Los Países Bajos sin el sistema de diques y presas que mantiene al mar fuera del país (fuente). Debajo, mapa de Florida con un nivel del mar cinco metros por encima del actual.


La costa de Florida (EEUU) despues de un aumento de 5 metros en el nivel del mar.

Nivel del mar: +10 metrosCon sólo diez metros de subida, tres cuartas partes de los Países Bajos están ya bajo el agua. No son los únicos. Las Islas Maldivas, Tuvalu y las Marshall han desaparecido por completo, así como la mayor parte de Kiribati y los estados y dependencias del Pacífico. En América las cosas pintan mal. Un 20% de Florida ha desaparecido, llevándose a las Bahamas con ella. Por toda la costa docenas y docenas de poblaciones han quedado sumergidas, y el mar ha penetrado 200 kilómetros por el valle del Río Hudson a través de Nueva York hasta llegar a Albany, la captital del Estado. Canadá ha perdido Quebec y Montreal, y los Grandes Lagos empiezan a estar amenazados. En Brasil el descomunal valle del Amazonas ha sido engullido por el mar hasta llegar a Manaos, a casi mil kilómetros de la desembocadura. Buenos Aires sobrevive, pero el valle del Paraná está inundado hasta más allá de Rosario.


Maldivia tiene las playas más paradisíacas del planeta pero el punto más alto de todo el país está a dos metros por encima del mar.

Nivel del mar: +20 metros20 metros de subida del mar han sumergido el 90% de los Países Bajos. Venecia, obviamente, ya ha desaparecido bajo las aguas del Adriático, pero la inundación en Italia llega ya hasta Pádua. La crecida del Támesis ha convertido a Londres en una laguna salada donde sobresalen como alcayatas los rascacielos del centro financiero. La costa sudoriental de Gran Bretaña, de hecho, está tan anegada que se ha formado una nueva isla en Lincolnshire. Al norte de Gran Bretaña Edimburgo y Glasgow ya están bajo las aguas y Escocia está a punto de formar una isla aparte. El valle del Guadalquivir, en el sur de España, está completamente inundado y Sevilla yace ya bajo las aguas del Atlántico. El delta del Nilo ha sido engullido a su vez por el Mediterráneo.


Aspecto de la desembocadura del Río de la Plata con el mar veinte metros más arriba. Rosario, Santa Fé, Porto Alegre, Paysandú, gran parte de Buenos Aires y Montevideo… todo yace bajo las aguas

Nivel del mar: +40 metrosLos peores presagios sobre el deshielo se cumplen y dos terceras partes de la Antártida han caido al mar. Con cuarenta mentros de ascenso enormes zonas de la Tierra han sido borradas. En el Mar Negro Crimea es ahora una isla, y las aguas del Mediterráneo llegan ya hasta el Mar Caspio, decenas de millones de años después de que el mayor lago salado del planeta quedara aislado en tierra. Más de la mitad de Dinamarca ha desaparecido bajo las aguas, y la isla de Cuba es ahora un archipiélago de tres islas separadas por un mar poco profundo bajo el que yacen La Habana o Varadero. La isla de la Española también ha sido dividida por el mar ascendente y la peninsula sur se ha separado del resto de la isla. En China el agua ya ha llegado a Pekín, ciudad de interior que jamás conoció el mar, llevándose por delante Shangai y cientos de miles de kilómetros cuadrados donde residían más de cien millones de personas. Tailandia y Camboya están a punto de ser partidos en dos por las aguas del Océano Índico, que han entrado cientos de kilómetros en Tierra.

Jutlandia (Dinamarca, vamos) y alrededores con una subida del mar de cuarenta metros. De Holanda queda el recuerdo. De Bélgica, la mitad, y de Berlín la torre de Alexanderplatz.

Nivel del mar: +66 metrosTodo el hielo del mundo se ha derretido. No queda nada. Ni en Groenlandia, ni en la Antártida, ni en los glaciares. Nada. El nivel del mar ha subido 66 metros. Se han perdido 13 millones de kilómetros cuadrados de territorio costero, donde residían más de dos mil millones de personas. Los Países Bajos, la mitad de Bélgica, casi toda Dinamarca, un 90% de Bangladesh, dos tercios de Camboya, prácticamente todo el territorio de Senegal y de Gambia… todo está bajo las aguas. La lista de ciudades desaparecidas es inmensa. Estocolmo, Barcelona, Miami (y junto a ella el 90% de Florida), Amsterdam, San Petesburgo, Roma, Florencia, Tokio, Lisboa, Marsella… incluso ciudades lejanas al mar, como Berlín, Colonia, Pekín, París o Bagdad han sucumbido a la inundación.

Mapamundi tras la fusión de la totalidad del hielo de la Antártida, Groenlandia y demás, con el mar 66 metros por encima del nivel actual (clic en la imagen para ampliar). Nótese la ampliación de la que ha disfrutado el golfo de México y cómo el Amazonas ha dejado de ser un río para convertirse en un gigantesco mar interior. China o Bangladesh han sufrido enormes mordiscos marítimos en su territorio, y todas las ciudades costeras han desaparecido.
Estonia es ahora una isla, como lo son partes enormes de Letonia y Lituania. Gran Bretaña e Irlanda son ahora un archipiélago irregular donde las grandes ciudades han desaparecido por completo. Desde el golfo de México el agua entra seiscientos kilómetros tierra adentro hasta Memphis, y toda la costa este (Filadelfia, Nueva York, Baltomore, Washington, Boston) ha desaparecido bajo el mar. Nueva Inglaterra, junto con parte de Canadá, es ahora una isla. En América del Sur, el agua ha formado un descomunal mar interior en el valle del Amazonas, llevándose cientos de miles de kilómetros cuadrados de selva. A través del Estuario de La Plata, el agua ha ascendido hacia el norte, borrando Montevideo y Buenos Aires y llegando a inundar nada menos que Asunción.


¡Playas asfálticas de interior! ¡Son todo ventajas!La posibilidad de que esto suceda en un periodo en el que nosotros alcancemos a verlo es sumamente remota. Entre 1870 y hoy el nivel del mar ha subido entre 10 y 20 centímetros y por más que el calentamiento global acelerara el proceso ni siquiera en 2100 está previsto que la subida del nivel del mar alcance el metro. La subida máxima del nivel del mar no se prevé como mínimo hasta dentro de 26.000 años.

 

Encuentro con Ernesto Sábato

Ernesto SabatoEl escritor argentino Ernesto Sábato, autor del clásico “El túnel”, falleció a los 99 años, el 30 de abril, en Buenos Aires. El 30 de octubre de 1986, invitado por el Instituto Argentina-Brasil, cenamos juntos en São Paulo. Me recibió en el restaurante del hotel Maksoud, donde estaba hospedado.

Me dijo que, debido a problemas con la vista, ya casi no podía leer. Me acordé de Jorge Luis Borges y pregunté si ése era un síndrome de los grandes  talentos literarios de la Argentina. Él se sonrió…

Me contó que su mujer, Matilde, le había leído  trozos de Fidel y la religión. Y que había quedado bien impresionado con la apertura del líder cubano ante el tema y que si tuviera oportunidad quisiera conocer mejor los conceptos rectores de la Teología de la Liberación.

Hablamos sobre la Iglesia y el reaccionarismo de los obispos de Argentina, que habían apoya do a la dictadura militar. Ernesto estaba conmovido por el encuentro que había tenido, aquella tarde, con el cardenal Paulo Evaristo Arns, a quien admiraba mucho, por su intransigente defensa de los derechos humanos.

-Me dijo que el noventa por ciento de los obispos del Brasil estaban en la misma línea que él, comentó.

-Creo que exageró un tanto, contesté. La mayoría es moderada. Es verdad que los progresistas tienen la hegemonía en la conferencia episcopal, pero no se puede decir que la mayoría es progresista.
-Me preocupa el viaje que hará el papa a la Argentina el año que viene, dijo Sábato. Temo que venga a respaldar a los obispos que apoyaron la dictadura y ahora sabotean el proceso de redemocratización.
-¿Por qué no escribe usted una carta personal, abierta, al papa, sugiriéndole cómo debiera llegar a la Argentina? Eso tendría mayor impacto que cualquier manifiesto firmado por doscientos intelectuales.
Ernesto Sábato quedó picado por la mosca azul, pero  temía que tal gesto fuera interpretado como presuntuoso.
-Sé que tendría impacto, pero temo que me juzguen megalomaníaco.
-Creo que no existe ese peligro porque usted tiene autoridad moral e intelectual para ello. El ciudadano argentino Ernesto Sábato escribe una carta al ciudadano del mundo Karol Wojtyla. Incluso contribuiría a desacralizar un poco la imagen del papa. A fin de cuentas el papa no puede reforzar la posición de los obispos de la Argentina en favor de la dictadura.
-Me parece seductora la idea. Pero voy a consultar a mis hijos.

Pasamos a hablar de los países socialistas. Me dijo que había sido comunista:
-No de los de salón sino de los que comprometen a la familia a cumplir todas las tareas. Con la revelación de los crímenes de Stalin me salí del partido. No entiendo por qué en Cuba no hay elecciones. Soy amigo de Roberto Fernández Retamar, presidente de la Casa de las Américas, con quien ya hablé sobre el particular. Él dice que todavía no es el momento.
-Es posible que eso se deba a la influencia soviética. Pero creo que con el actual proceso de relatinoamericanización del régimen cubano se llegará a eso. En la isla hay un desbloqueo ideológico, y Fidel y la religión es un síntoma de ello.
Le hablé de mis impresiones sobre Polonia y la Unión Soviética, que yo había visitado recientemente. Y le comenté su actuación en São Paulo:
-El debate de ayer me pareció un desperdicio. Usted hablaba en AM y los demás integrantes de la mesa en FM.
-Ernesto se rió:
-Ya me di cuenta.
-Allí estaba la crema de la racionalidad academicista, ese personal que no acepta su posición mítica y mágica.
Intercambiamos gentilezas: creía que yo tenía menos de 42 años, y yo creí que andaba por los 63 cuando tenía 75.
Hablamos de la mística cristiana:
-Creo, le dije, que el hombre futuro de la América Latina será hijo del matrimonio entre Santa Teresa y Ernesto Che Guevara.
-Estoy plenamente de acuerdo, admitió. Los únicos libros que revolucionaron a la humanidad son los que tratan de la cuestión espiritual, como la Biblia y el Corán. Pero ¿cómo admitir un Dios que permite la muerte de niños por causa del hambre? La existencia del mal me impide admitir la idea de Dios.

Frei Betto es escritor, autor de la novela policíaca “Hotel Brasil. El misterio de las cabezas degolladas”, entre otros libros.http://www.freibetto.org/>    twitter:@freibetto.

 

La transición posfranquista crea un modelo de impunidad que desconoce a las víctimas republicanas

La Memoria Histórica a Debate

Español: Bandera de la Ciudad de Buenos Aires....
Español: Bandera de la Ciudad de Buenos Aires. Vea también la Información histórica provista por el Gobierno de la Ciudad. (Photo credit: Wikipedia)

 

El Equipo Nizkor es una organización internacional de derechos humanos que trabaja específicamente lo que se denomina crímenes graves contra los derechos humanos, principalmente crímenes contra la humanidad.

La organización fue fundada en 1994, cuando las primeras cuentas de correo electrónico y el uso de internet empezaron a ser abordables. De hecho, el Equipo Nizkor forma parte de la historia de Internet al estar entre los primeros 1.500 sitios web que existieron en el mundo, y el primero en materia de derechos humanos.

Nuestro trabajo de documentación on-line se enmarca en la estrategia comunicacional que sirve de apoyo a nuestro trabajo en el ámbito de la lucha contra la impunidad por crímenes graves y, en sentido más amplio, en el ámbito de la aplicación práctica del derecho internacional, lo que incluye también el derecho indígena, área en la que también somos muy activos desde hace unos años en relación con conflictos en América Latina.

También trabajamos el llamado crimen de agresión, es decir, los crímenes contra la paz. En este sentido, somos miembros fundadores del Global Institute for the Prevention of Aggression, una organización de juristas internacionales cuyo lanzamiento formal tuvo lugar en la Universidad de Oxford en mayo de 2011, para responder a las deficiencias que el tratamiento de este tipo de crimen está recibiendo en el seno de la Corte Penal Internacional. El crimen de agresión es el más grave en la escala de crímenes internacionales. Se trata del desencadenamiento de guerras ilegales, como la de Iraq, por ejemplo, o la invasión de Polonia por parte de Alemania, o la actual guerra de Siria.

En lo que hace a crímenes contra la humanidad hemos desempeñado un trabajo importante para conseguir la aplicación en jurisdicción ordinaria interna de este tipo penal que viene del derecho internacional. Esto quiere decir muy sintéticamente que hasta que nosotros aparecimos en el escenario internacional con este tipo de argumentación, los crímenes contra la humanidad en realidad se habían usado en Nuremberg y posteriormente en algunos juicios en Francia. Como ustedes saben, Francia tiene un acuerdo de aplicación de la sentencia de Nuremberg, aplicación limitada por acuerdo de las grandes potencias al final de la Segunda Guerra Mundial.

El trabajo en este ámbito hizo posible que en España llegáramos a la fase de celebración de juicio oral y ulterior sentencia en el caso Adolfo Scilingo |1|, un oficial de la Armada Argentina que intervino en los tristemente célebres vuelos de la muertes, desde lo que se arrojaban presos políticos vivos al mar, tras administrarles pentotal y que participó en los crímenes cometidos en el centro clandestino de detención que funcionó en la Escuela de Mecánica de la Armada en Buenos Aires, donde también desaparecieron varios nacionales españoles. Por imposible que parezca, es en España donde se le enjuició y se trata del primer juicio al margen de los procedimientos de Nuremberg o de crímenes ligados al III Reich donde se aplicó el tipo penal de crímenes contra la humanidad en jurisdicción ordinaria.

Lo significativo de este acontecimiento judicial es que los jueces se declararon competentes, que la justicia se declaró competente para aplicar un tipo penal que hasta entonces sólo se aplicaba por decisión del Consejo de Seguridad. Para simplificarlo, esto quiere decir que podemos perseguir a un criminal por crímenes contra la humanidad en el país donde cometió el crimen o en otro (en el caso de España se exige un vínculo de conexión con nacionales españoles), pero básicamente lo importante es que se aceptó que se pueda aplicar el derecho internacional en la jurisdicción ordinaria. Esto tuvo una enorme repercusión, especialmente en América Latina, donde en este momento hay unas 17 ó 20 sentencias aplicando este tipo penal.

Los modelos de impunidad y su conceptualización desde los derechos humanos y las libertades civiles

En este trabajo que hemos iniciado hace ya más de 15 años lo que modelizamos es lo que se llama la cuestión de la impunidad. Analizamos esta cuestión y también hemos jugado un papel importante en la conceptualización.

A la hora de hacer este análisis partimos, por poner un límite, de la Segunda Guerra Mundial. Ello se debe a que, de alguna manera, fue entonces cuando las potencias aliadas llevaron a cabo un trabajo de racionalización y conceptualización del derecho internacional para aplicarlo a conductas tan graves como las que estaban en discusión, trabajo que empezó con la Declaración de Moscú de 1943 y el Acuerdo de Londres de 1945 |2|, y después ya con los juicios de Nuremberg y sus sentencias |3|.

Poco después de la creación de la Organización de las Naciones Unidas se dio instrucciones en el seno de la misma para preparar lo que tendría que haber sido un código penal internacional |4|. Si bien el trabajo se realizó, en la práctica no se utilizó nunca. Ello es debido a que la denominada guerra fría bloqueó todo avance en derecho internacional. No obstante, ésta es una explicación, pero no es la única. El problema es que, generalmente hablando, a ningún gobierno le gusta aplicar el derecho penal internacional. No les gusta porque los crímenes de que estamos hablando prácticamente sólo los pueden cometer los gobiernos y los estados; es imposible que una persona o grupo privado pueda planificar el exterminio a gran escala de población civil.

La falta de aplicación del derecho penal internacional con origen en los principios de Nuremberg y sus sentencias hizo posible lo que nosotros hemos llamado “los modelos de impunidad”.

Los modelos de impunidad se han basado en que el derecho internacional no era conocido. Así era hasta hace 10 ó 15 años.

Por ejemplo, en el caso concreto de España y para ir entrando en materia, no hay ninguna facultad de derecho que enseñe derecho penal internacional. Peor aún, en el caso de España la mayoría de los profesores -ahora habrá cambiado un poco- venían de la carrera militar, es decir, eran juristas militares.

A ello se suma el que además existe una diplomacia de la impunidad. ¿A qué llamo “diplomacia de la impunidad”? Por ejemplo, las instrucciones del Ministerio de Asuntos Exteriores español del año 1951 son las mismas que utiliza la diplomacia española aún hoy día para explicar lo que pasó en España desde la guerra civil hasta ahora. ¿Qué quiere decir esto? Que un embajador español en cualquier país del mundo, cuando le surge un problema de este tipo, recurre al “Memorando Jordana” y ése es el que se aplica, a lo que se añade una pieza documental poco conocida, que es el informe de Serrano Suñer explicando la aplicación.

Serrano Suñer, quien entre otros puestos ocupó el cargo de Ministro de Asuntos Exteriores de Francisco Franco, elabora un informe en el que argumenta cómo utilizar el derecho internacional para explicar el golpe de estado y la guerra civil. Este informe se sigue aplicando todavía e incluso se sigue utilizando en situaciones referidas a otros países.

Cuando analizamos este problema en relación con los países del Cono Sur de América -Chile, Argentina, Uruguay-, resulta que nos encontramos con que España fue el principal ejecutor de sus modelos de impunidad. Hay tres anécdotas muy simples que ilustran esta afirmación: 1) En Chile, cuando se habla de la constitución chilena, la “Constitución de Pinochet” se la conoce en el argot como la “Constitución de la Embajada”. ¿Qué embajada? La española. Fue España la que promovió el tipo de constitución que permitía la continuidad de Pinochet como senador vitalicio y que tuvo sus teóricos en Felipe González y Martín Villa. 2) En Argentina se da un proceso de impunidad distinto con el que se pergeña un modelo basado en lo que se llamó las leyes de impunidad: la Ley de Obediencia Debida y la Ley de Punto Final. Según la primera, los militares, cuando ejecutaban a personas, cumplían leyes y acataban órdenes, y, a tenor de la segunda, quedaban prohibidos los procesos penales, o sea, que se archivaron todos los procesos penales por los crímenes cometidos por la Dictadura. En una dura reunión con Raúl Alfonsín, quien fue el primer presidente después de las Juntas Militares en Argentina, mantenida tras un seminario, nos confesó visiblemente emocionado que estas leyes le habían sido asesoradas desde España y, una vez más, nos encontrábamos con que el teórico de la segunda de estas leyes había sido Felipe González. 3) En Uruguay existe el mismo problema; Sanguinetti, artífice de la transición en Uruguay, vivió en España y copió el modelo de impunidad español. Aún hoy defiende públicamente que el modelo español de transición es el mejor para Uruguay.

Esto podía haber terminado ahí pero no fue así. Argentina tuvo una intensa participación en Centroamérica, en la época de las guerras civiles de Guatemala, El Salvador y la Contra en Nicaragua. La salida de esos procesos se hizo mediante un modelo de impunidad muy pernicioso y que ha derivado en la disolución social que hoy día viven esos países. El modelo fue impuesto por los cascos azules españoles que reemplazaron a las tropas argentinas en Centroamérica después de la guerra de las Malvinas.

La no aplicación del derecho penal internacional en Europa durante todo el periodo de la posguerrra y la guerra fría se puede analizar a partir del caso SS Totenkopf |5|. Es un caso que iniciamos en España con relación a las víctimas de Mauthausen y teniendo en cuenta que las víctimas de los campos de exterminio -no sólo Mauthausen, aunque es el más representativo-, nunca habían tenido reconocimiento jurídico por parte del Estado español. Con este caso, muy complicado jurídicamente, la Audiencia Nacional hubo de pronunciarse sobre su competencia al respecto y aceptó que era competente |6|.

Este modelo europeo está basado en la no aplicación del derecho penal internacional derivado de Nuremberg. Son temas arduos, pero esta discusión me parece imprescindible si se quiere entender las bases del modelo de impunidad español para hacerle frente.

En Europa ocurrió algo parecido. Así por ejemplo, Alemania aplica el tipo penal de “asesinato” para los SS y, de hecho, desde que terminó la Segunda Guerra Mundial y salvo los juicios llevados a cabo por los aliados en aplicación de la que se llamó “Ley No. 10 del Consejo Aliado de Control”, posterior a los juicios de Nuremberg, y las tres o cuatro mil sentencias que se dieron en la ex Unión Soviética, la sentencia de Nuremberg no se ha aplicado. Según fuentes de la Oficina de Investigaciones Especiales del Departamento de Justicia de los Estados Unidos, que es una oficina anti nazis que hasta hace dos años seguía existiendo con ese nombre, hay unos 60 000 ex-nazis que nunca han sido juzgados en Alemania y que no van a serlo. Obviamente en los próximos 5 ó 6 años prácticamente no quedará nadie vivo.

Si hablamos de un modelo de impunidad lo hacemos desde el discurso de las libertades civiles y es desde esta óptica como creemos que hay que enfrentarlo. De hecho, una de las bases de la Segunda República fueron precisamente las libertades civiles. Las asociaciones de derechos humanos se crearon durante la Segunda República. Es necesario recalcar esto porque a veces en la concepción del discurso político se olvida el discurso de libertades civiles.

Modelos de impunidad y estado de excepción

Los modelos de impunidad se esconden en lo que yo llamaría un estado de excepción permanente, que permite hablar de cuestiones como, por ejemplo, el concepto de guerra preventiva usado por el ex presidente George Bush y su vicepresidente. Es un concepto de los años 30 que impuso Hitler y que, tras el 11S, impuso Bush públicamente y defendieron varios países europeos. Cuando hablo de estado de excepción |7| lo hago en los términos en que lo definió y desarrolló Carl Schmitt, un teórico del derecho y de teoría del estado que hizo posible la legalización de Hitler y que es muy seguido y utilizado en España.

Carl Schmitt es un teórico que, al término del periodo de recuperación a que le obligaron los aliados, se trasladó a España, fue profesor en la escuela militar de Zaragoza y elaboró un libro que se llama “La teoría del partisano”. Se trata de un manual que en aquel momento redactó para hacer frente al comunismo en China. En realidad, con este manual lleva a cabo una traslación del estado de excepción de los años 30 al estado de excepción aplicado en la guerra del Vietnam. Ya en nuestros días, esta doctrina puede ser aplicada a la guerra de Iraq y a todos los programas de exterminio. Es un librito muy poco conocido y su edición original, si no me equivoco, fue española; no obstante, es un manual de referencia en todas las doctrinas antisubversivas y antirrevolucionarias que aplicó Estados Unidos y que incluso forma parte de los currículos académicos de las academias militares de prácticamente todos los países europeos.

Es este análisis de los modelos de impunidad así concebidos y sus perniciosas consecuencias para las sociedades el que ha marcado el trabajo del Equipo Nizkor y lo que nos ha llevado a trabajar en varios países y llevar casos en tribunales.

La “cuestión española” y su análisis desde la legalidad y la legitimidad.

En lo que se refiere a la cuestión de España, para ustedes, que son exiliados o familiares de exiliados españoles, es muy fácil de entender. Sin embargo, en el interior de España no es así y fuera de España tampoco.

La diplomacia española desde el final de la Guerra Civil y hasta el año 1951 mantiene una cierta lucha con lo que era el Gobierno republicano en el exilio y en torno a la representación en la Organización de las Naciones Unidas. A partir de ese fecha ustedes conocen lo que ocurrió con el Gobierno republicano. España crea un corpus teórico de interpretación del golpe de estado que se refuerza con la alianza con Estados Unidos durante el Gobierno Eisenhower, pero se crea un vacío conceptual. ¿A qué llamo un vacío conceptual? Si ustedes preguntan a cualquier persona de España, incluso a profesores de universidad, acerca de esto que estamos hablando es el desconocimiento total; si hablan con los miembros de los grupos políticos, algunos hasta dudarán de que lo que estamos diciendo sea verdad. El problema es que no sólo hay un desconocimiento total, sino que hay una conceptualización que yo diría que es totalmente franquista: franquista en la concepción ideológica y franquista en la concepción de las categorías jurídicas. Precisamente es este aspecto jurídico al que más nos dedicamos nosotros directamente, pues creemos que el avance en este plano es primordial para resolver la cuestión española que sigue pendiente desde que Naciones Unidas así lo formulara en sus primeros debates y resoluciones. Esta pugna es conceptual, pues el plano jurídico a este nivel nos lleva a la cuestión de la interpretación de los derechos democráticos surgidos de la revolución francesa, interpretación que en España no se aplicó nunca o se aplicó en un periodo tan corto de la historia que no es representativo.

No obstante, éste es un debate que se tiene que dar y que se encuentra también en la esencia de la carta a Rodríguez Zapatero que Ana Viéitez |8| acaba de leer. Es lo que se formula como el concepto de legitimidad y de legalidad. Este análisis permite concluir que el régimen español tiene un problema no solucionado ni solucionable, pero que se ha mantenido fuera del debate público abierto en gran parte gracias a que las fuerzas democráticas republicanas son prácticamente inexistentes. Sin embargo, desde las instituciones españolas se es consciente de esto. En el Estado actual, desde la monarquía hasta el último embajador son conscientes de la ilegitimidad profunda del régimen que surgió de la transición, ilegitimidad que surge por la continuidad del régimen de Franco y que es imposible de ocultar. Si uno lee desde el punto de vista jurídico y de teoría del estado el discurso de investidura |9| como monarca del actual Rey Juan Carlos I ante las Cortes franquitas, no queda lugar a dudas.

Dejando de lado las cuestiones más políticas, no hay posibilidad de crear un estado republicano si no se deslegitima la transición franquista. A la luz de sus características jurídicas, la transición, más que una transición democrática es más bien una transición franquista. En realidad, lo que ocurrió es que el régimen de Franco logró que la constitución recogiera los principios básicos de la impunidad que necesitaban los franquistas para supervivir. Esto no es casual, sobre todo cuando se sabe que la constitución la elaboraron principalmente dos de sus ponentes y fue el resultado del acuerdo al que se llegó en el Parador Nacional de Gredos entre Gregorio Peces Barba, quien ha sido rector de la Universidad Carlos III de Madrid y Manuel Fraga Iribarne. Entre ambos prepararon la constitución, volvieron a Madrid y la Comisión constitucional votó el texto.

Esta Constitución, aparte de la ilegitimidad de que hablamos, recoge además un artículo de la Constitución de Weimar que permite el estado de excepción. No se ha usado nunca hasta ahora (salvo en el caso de la huelga de controladores aéreos, donde se aplicó de facto tras declararse el estado de alarma |10|), pero estuvo a punto de utilizarse en el País Vasco en un momento del Gobierno de José María Aznar.

Ésta es la situación de la que se parte para abordar la cuestión de los crímenes franquistas.

Este mismo debate sobre ilegitimidad versus ilegalidad que se suele dar en las facultades de derecho cuando se estudia filosofía del derecho, asignatura llamada durante mucho tiempo en España “Derecho Natural”, fue llevado a la ley de la memoria histórica |11| en el artículo 3 de la ley, cuando ésta declara la ilegitimidad de los tribunales franquistas pero no su ilegalidad. Es decir, si sólo declara la ilegitimidad está manteniendo que sí son legales. Son legales pero ilegítimos. Y éste es el debate que se dio. Se da también en el Congreso y en las reuniones que había a nivel asociativo. Se dio entre quienes estuvieron implicados en la ley cuando era proyecto de ley. A lo largo de este proceso nosotros también contribuimos a este debate desde el lado asociativo mediante comunicados con los que intentamos clarificar esta cuestión.

En realidad, el debate que se estaba dando en el Congreso en torno a la cuestión de la ilegitimidad versus ilegalidad, se retrotraía a una discusión del año 1930, cuando los abogados republicanos Sánchez Román y Luís Jiménez de Asúa propusieron en el colegio de abogados de Madrid que el Código Penal de la dictadura de Primo de Rivera promulgado por un decreto de 1928, no sólo se derogara, sino que yendo más allá, se anulara. ¿Por qué decían eso Luis Jiménez de Asúa y Sánchez Román? Jiménez de Asúa ha sido una especie de “papa” del derecho penal durante muchos años, un doctrinario de renombre. Sus manuales han tenido peso en las cátedras de derecho penal en países de lengua hispana. Lo que ambos abogados decían es que, dado su ilegítimo origen (este código fue promulgado por un decreto de la dictadura Primo de Rivera) este código adolecía del más rotundo vicio de ilegalidad. O sea, era nulo y había que declararlo ilegal, porque su procedencia era ilegítima… Y en este debate en esos momentos, la mayoría del Colegio de Abogados de Madrid de 1930 estuvo de acuerdo con Jiménez de Asúa y Sánchez Román. Poco tiempo después, la Segunda República adoptó entre sus primeros actos legislativos la declaración de nulidad del Código Penal de la Dictadura de Miguel Primo de Rivera, es decir, consideró que tal Código nunca desplegó efecto alguno.

La contra respuesta a esta decisión del Colegio de Abogados de Madrid vino en ese momento de José Antonio Primo de Rivera, quien devendría fundador de Falange. José Antonio Primo de Rivera publica un artículo en la La Nación, el 15 de abril de 1930, titulado Lo del colegio de abogados, un abuso de la mayoría |12|. ¿Cuáles son los argumentos de Primo de Rivera en este artículo? Afirma “[L]ey no es, por lo tanto, lo que aprueba un Parlamento, sino lo que aprueba el órgano legislativo de un régimen. Ese órgano legislativo pueden formarlo las Cortes, con el jefe del Estado, o el Gobierno con el jefe del Estado. Las Dictaduras siguen el segundo modelo. Luego dentro del régimen de Dictadura, un Código gubernamental legislativo es un Código legal”, y después dice que “[E]l Colegio de Abogados, COLECTIVAMENTE, se ha declarado enemigo de la Dictadura. Como tal Colegio va a pedir que se derogue, por ser fruto de un sistema ilegítimo, el Código de la Dictadura. Al hacerlo, se proclama dogmáticamente enemigo de los sistemas dictatoriales. Y acepta, con tono oficial, determinado criterio político…” Pues esto que decía José Antonio Primo de Rivera es a lo que el Congreso español dio el visto bueno mediante la aprobación de la ley de la memoria, cuyo artículo 3 declara que los tribunales franquistas eran ilegítimos pero legales; ése es el argumento que se usa para no declarar nulas las leyes y otros actos jurídicos del franquismo que con contrarios además a la Constitución actual.

Conceptualmente tenemos pues el problema de la derogación. La derogación implica que hasta el momento en que no se derogue una norma, tal norma tiene vigencia, sigue siendo válida y despliega efectos.

La Constitución española de 1978 tiene una Disposición Derogatoria, al final del texto, que dice que “quedan derogadas cuantas disposiciones se opongan a lo establecido en esta Constitución” |13|.

En la práctica nunca se aplicó, porque nunca se elaboró legislación alguna de desarrollo de esta disposición.

En lo referido, por ejemplo, a los juicios sumarísimos, sostenemos que no hay que derogarlos, sino que hay que anularlos porque fueron ilegales y adolecen de un profundo vicio de nulidad.

Esta discusión, que a ustedes les puede parecer esotérica viviendo en Francia, en España se ha dado en el seno de los tribunales, y de hecho, el propio Tribunal Constitucional mantiene que no se pueden anular las leyes franquistas. Con este criterio, hasta el código de tráfico de la época de Franco podría estar hoy vigente. Lo que sucede es que este código se modificó, no se anuló por tanto, sino que se fue modificando y manteniendo su continuidad en el tiempo. Lo mismo ocurre con todas las leyes de la represión.

Otro argumento esgrimido desde el Gobierno para no anular norma alguna es el de la “inseguridad jurídica”. ¿Qué impide anular la legislación represora? Incluso en un país como Alemania, inmediatamente después de la toma de posesión de los Gobiernos Militares de Ocupación en sus respectivas zonas, se procedió a la anulación de las principales leyes nacionalsocialistas |14|. Mediante la Ley No. 1 del Gobierno Militar sobre “Abrogación de la Legislación Nazi” y la Ley nº 1 del Consejo de Control Aliado de 20 de septiembre de 1945, se dejaron sin efecto las principales leyes políticas y discriminatorias del régimen nacionalsocialista, incluidas las leyes raciales conocidas como “Leyes de Nuremberg”. La nulidad afectó también a las sentencias dictadas en aplicación de ese elenco normativo discriminatorio.

El polémico aspecto pendiente en Alemania era el de las sentencias de muerte por traición dictadas contra militares en aplicación de los artículos 57, 59 y 60 del Código Penal Militar de 1934. Me estoy refiriendo a los casos de desertores de la Wehrmacht. La nulidad ipso iure prevista por la “Ley de Nulidad de las Sentencias Nacionalsocialistas Injustas en la Administración de Justicia Penal”, de 25 de agosto de 1998, no abarcaba las sentencias basadas en estos preceptos. Sólo el análisis del caso particular podía llevar al reexamen de la sentencia.

Tras un intenso y enardecido debate, el Bundestag llegó por unanimidad a la conclusión de que esas disposiciones eran irreconciliables con el estado de derecho y la Constitución. De este modo se aprobó una Ley de Nulidad adicional, el 24 de septiembre de 2009, mediante la cual las sentencias dictadas sobre la base de esos preceptos pasaron también a estar sujetas al vicio de nulidad declarado por esa Ley.

La República, ya hemos dicho, anuló el código penal de Primo de Rivera. En Francia también se ha procedido a la anulación. De no ser así, ¿qué tenemos que decir, que las generaciones futuras tienen que apencar con una herencia viciada por las generaciones precedentes?. Si eso fuera así viviríamos constantemente en el antiguo régimen anterior a 1789. Se puede anular, no hay trabas para ello, no es está vulnerando el estado de derecho y cuando hay que tener un discurso político frente al abandono de las víctimas del franquismo, si no se conocen los elementos jurídicos – desde la óptica de las libertades y de las víctimas- es muy difícil saber construir el discurso.

Esta discusión cobra una enorme dimensión cuando ustedes escuchan los discursos parlamentarios que se dieron durante el debate de la ley de la memoria, discursos que están disponibles íntegramente en Radio Nizkor |15|, de forma que históricamente no se pueda tergiversar la verdad de lo sucedido en el Congreso y de las posiciones defendidas.

Estos discursos reflejan el debate parlamentario en torno a la legitimidad. Así por ejemplo, en un discurso cuando menos perverso, el entonces diputado Joan Herrera |16|, del Grupo Parlamentario de Izquierda Unida-Iniciativa per Catalunya Verds, no sólo defiende la tesis de la legalidad (de lo ilegítimo pero legal) sino que a la hora de hablar de campos de concentración, no usa los campos de exterminio de la Segunda Guerra Mundial, sino que toma los de Camboya, que no tienen que ver con la Segunda Guerra Mundial, pues el papel de la España franquista en ese período histórico constituye el otro drama de la “legitimidad” del régimen español.

El único orador que se desmarcó de esas tesis fue Joan Tardà |17|, del Grupo Parlamentario de Esquerra Republicana, quien les hablará después de todo este avatar legislativo, por lo que no vamos a entrar en ello ahora. Su discurso es una respuesta a todo esto que estamos diciendo y es la única que hubo en el Parlamento.

Como la ley de memoria la conocen y estoy seguro de que ustedes tienen una opinión clara sobre ella, no voy a entrar en las diversas cuestiones que plantea esta ley, sino simplemente en este problema de la legitimidad porque es el problema de fondo. Nosotros decimos que las leyes de Franco fueron ilegítimas e ilegales. Es así de simple. Todo lo demás son artificios jurídicos que se han usado y se siguen usando, como por ejemplo en la Audiencia Nacional y el famoso caso del juez Baltasar Garzón. Estas iniciativas judiciales se han basado en ese mismo principio, esto es, no se basan en la anulación ni en la ilegalidad de los actos jurídicos del franquismo; eso no entra en el debate ni a nivel político ni a nivel social en España.

Creemos que hay que ser precisos en el análisis del modelo jurídico, porque las debilidades del modelo jurídico son las que permiten un discurso político frente a ello. Sin ese análisis, se produce un discurso político pero que no es capaz de enfrentar el modelo; la prueba está en todos los años de silencio en España y en el triste hecho de que en cualquier charla que damos sobre esto, en cualquier lugar del Estado español, lo que acabo de exponer es nuevo para la audiencia, y, para las nuevas generaciones, más todavía. He dado charlas en facultades de derecho donde los alumnos menores de 25 años no podían responder a nada de todo esto, era la primera vez que lo escuchaban. Ése es el problema.

La cuestión de la impunidad en España y los crímenes franquistas

Ante esta situación, en el año 2004 elaboramos un documento |18|, “La cuestión de la impunidad en España y los crímenes franquistas”, que dio inicio a la campaña contra la impunidad en España. Se trata de un documento doctrinal, sintético pero doctrinal. Lo elaboramos precisamente para dar consistencia a las nacientes asociaciones de la memoria, de lo que se llama la memoria, término que a mí no me gusta porque el problema no es la memoria, sino la impunidad. Este documento, elaborado a pedido de dos asociaciones |19|, contó con la adhesión de toda una serie de asociaciones |20| que, en aquel momento, eran prácticamente las que había.

En el marco de esta campaña hemos producido también toda una serie de declaraciones y comunicados en respuesta a las distintas iniciativas gubernamentales o acerca de aspectos concretos de la campaña, como la anulación de los juicios sumarísimos o el problema de los niños de la guerra. La mayoría de estas declaraciones y comunicados |21| están disponibles en francés e inglés y fueron firmados por la práctica totalidad de las asociaciones españolas; diría que con la excepción de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), que promueve los desenterramientos, las restantes asociaciones firmaron todas estas declaraciones, por lo que desde este punto de vista representan a la práctica totalidad de las asociaciones españolas. En aquel momento del 2004 llega ya a haber hasta 76 asociaciones que firman este tipo de declaración.

¿En qué se basan los argumentos que empleamos?

La primera cuestión es la ilegitimidad del régimen franquista, a lo que ya he hecho mención. En segundo lugar están las declaraciones de Naciones Unidas de 1946 que hacen a lo que entonces se llamó “la cuestión española” y cuya publicación por nosotros provocó un gran escándalo. Estas resoluciones, que marcan el último acto jurídico de la República en política exterior, constituyen la declaración de ilegalidad del régimen franquista y el reconocimiento de que dicho régimen es parte de los Países del Eje. Es ésta una discusión que en España no se da o se da desde otro punto de vista.

Así por ejemplo, el diputado del PSOE Ramón Jáuregui, a quien el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero nombra en su primera legislatura como interlocutor con las asociaciones que trabajamos estos temas, plantea que el régimen franquista fue una dictadura que no tuvo nada que ver con la Segunda Guerra Mundial. Esta afirmación la realizó en sede parlamentaria, en una discusión con las asociaciones que presentábamos el documento ” La cuestión de la impunidad en España y los crímenes franquistas” para tratar lo que verán después que son las condiciones jurídicas de este documento.

Estas resoluciones de 1946 están entre las primeras tomadas por la entonces recién creada Organización de las Naciones Unidas, que era el nombre legal que le daban los aliados y que se utilizó por primera vez el 1 de enero de 1942, en plena Segunda Guerra Mundial, cuando representantes de 26 naciones aprobaron la «Declaración de las Naciones Unidas», en virtud de la cual sus respectivos gobiernos se comprometían a seguir luchando juntos contra las Potencias del Eje.

Hay una serie de resoluciones iniciales ligadas a la fundación de las Naciones Unidas que se publicaron en el boletín oficial de esa época pero que, no obstante ser la base de esta Organización, generalmente son desconocidas.

Es importante señalar que el origen de las Naciones Unidas está ligado a la aceptación de los principios contenidos en el Estatuto y las sentencias de Nuremberg. La condena y persecución del nacionalsocialismo, del imperialismo japonés, del fascismo de Mussolini y del franquismo fueron objeto de las primeras resoluciones.

Las referidas a la llamada cuestión española nos costó algo conseguirlas y tuvimos que hacer una gestión en Ginebra para hacernos con el texto. Finalmente, el sistema de Naciones Unidas hubo de publicarlas.

Estas resoluciones |22| proclaman la ilegalidad del régimen franquista, de ahí que se ocultara su existencia en el momento de elaborar la Constitución, o, dicho de otro modo, España tendría que aplicar estas resoluciones conforme al derecho internacional, siendo que además le atañe directamente. Tan simple como eso. ¿Qué se hizo? Ocultarlas y lograr que se ocultaran en el sistema de Naciones Unidas, por eso no se conseguían las copias. Si el contenido de la Resolución 39(I) |23|, de 12 de diciembre de 1946, se aplicara, sería una causa de nulidad de la constitución de 1978, porque esta Constitución desconoce estas resoluciones, y, de hecho, declara legal el franquismo. Es también una de las causas de nulidad de la ley de la memoria. Tal nulidad surge del hecho de que estas normas están desconociendo la ilegalidad del régimen franquista desde el punto de vista del derecho internacional. Eso no es discutible.

El 4 de noviembre de 1950 la Asamblea General de la ONU decide “Revocar la recomendación de retirada de Embajadores y Ministros de Madrid”, y “Revocar la recomendación tendente a excluir a España de las agencias internacionales establecidas por las Naciones Unidas o relacionadas con ella…” Es decir, esta Resolución de 1950 no revocaba plenamente las de 1946. Quedaron vigentes los párrafos relativos a la historia y naturaleza del régimen de Franco y a su condena por Naciones Unidas. La revocación consistió simplemente en la retirada de las medidas que en 1946 la Asamblea General había recomendado a los Estados Miembros de la ONU.

Por todo ello, la equiparación del régimen franquista al régimen de la Alemania nazi de Hitler y de la Italia fascista de Mussolini, su alineación con las Potencias de Eje, lo sitúan bajo el tratamiento jurídico que, al término de la II Guerra Mundial, se dio a los crímenes cometidos por las Potencias europeas del Eje.

Es así desde el punto de vista de las Naciones Unidas y desde el punto de vista del derecho internacional. Cuando el interlocutor nombrado por Moncloa, en sede parlamentaria, insiste en la legalidad del franquismo, es necesario definir exactamente lo que es el franquismo.

Por esta razón la discusión se ha venido evitando en círculos académicos y jurídicos en general. Es un debate molesto en las cátedras de filosofía del derecho.

En lo que se refiere a la negación de la aplicación del derecho internacional en este contexto, en las facultades de derecho españolas se ha mantenido un clamoroso silencio al respecto. No es hasta la sentencia de la Audiencia Nacional en el caso del oficial naval argentino Adolfo Scilingo, de 19 de abril de 2005, que estos principios del derecho internacional son aplicados en jurisdicción interna española. No hay ninguna razón para que los crímenes de la dictadura argentina se conceptualicen de este modo y no se haga lo propio con los crímenes de la dictadura franquista, al menos los cometidos después de la promulgación del Estatuto de Nuremberg.

El Plan de Acción

Nuestro informe sobre “La cuestión de la impunidad en España y los crímenes franquistas” contiene un plan de acción |24| que aceptaron la inmensa mayoría de las asociaciones y que resume lo que significa el reconocimiento jurídico de las víctimas del franquismo. Se trata de un resumen conceptual que sistematiza todo un elenco de cuestiones pendientes, pues no existe un único problema.

Por ejemplo, el primer problema de los abordados es la necesidad de ratificar la “Convención sobre la imprescriptibilidad de los crímenes de guerra y de los crímenes de lesa humanidad” |25|, una de las pocas no ratificadas aún por el Estado español y que no siquiera ha firmado. Esta convención establece y recoge el principio de derecho internacional de la imprescriptibilidad de los crímenes de guerra y de los crímenes contra la humanidad. Los defensores del franquismo, o sus protectores, saben que este tipo de crímenes no ha prescrito y que esta Convención facilita la persecución penal de los mismos tanto dentro como fuera de España. Aunque este debate llegó al Parlamento, de hecho España sigue sin adherirse a esta Convención.

El segundo punto del Plan de Acción que formulamos en 2004 se refiere a la promulgación de una ley que declare la nulidad de todas las acciones legales del régimen franquista, ley que ha de hacer mención expresa a las Resoluciones de las Naciones Unidas adoptadas por unanimidad por la Asamblea General de la ONU y que acabo de mencionar. Cuando decimos acciones legales no nos estamos refiriendo sólo a los juicios sumarísimos, que son ilegales, sino a los actos legales del franquismo. El régimen franquista es un régimen ilegal porque tiene su origen en un golpe de estado y, por ende, sus actos son ilegales, es decir, son ilegales las expropiaciones y todos los actos de represión y de control político-social que se llevaron a cabo durante la dictadura. Son igualmente ilegales las actas de defunción falsas, el robo de niños, el secuestro de personas, la participación de España en los campos de exterminio…

En nuestro entorno y en relación con los actos de las Potencias del Eje, se han declarado ilegales tales actos en Italia, en Francia (Régimen de Vichy) o en Alemania. En el caso de Francia se hicieron comisiones para determinar qué normas seguirían vigentes y cuáles no; así por ejemplo, el código de circulación siguió vigente, no se anuló porque se consideró que no afectaba los derechos, pero esta decisión se toma por excepción, es decir, se parte de que tales normas con nulas por provenir de un régimen ilegal, y se decide cuáles no lo serán, pero no al revés, no se declara que todo es legal salvo lo que se decida que va a ser nulo.

El siguiente punto del Plan de Acción tiene que ver con la declaración de nulidad de todos los procesos penales y militares del régimen franquista en razón de su carácter arbitrario e ilegal; esto es, la continuidad del análisis anterior pero aplicado a los procesos penales ante la justicia. Es éste uno de los puntos del que el diputado Ramón Jáuregui no quiso ni sentir hablar. La anulación de estos procesos acarrea la compensación e indemnización a todas las víctimas. Este derecho a la reparación está amparado a nivel interamericano y europeo. La respuesta desde el Gobierno a través de su representante a estos efectos, el Sr. Ramón Jáuregui, es que sería mucho dinero y que mejor no tocar nada.

Otro punto de nuestro Plan de Acción es el referido a la elaboración de una ley para la exhumación y la identificación de las víctimas que tenga en cuenta los tipos de delitos, el necesario conocimiento de la verdad y que fije los procedimientos acordes con el derecho internacional de derechos humanos. Es éste un tema muy difícil de abordar en estos momentos porque se impusieron socialmente los desenterramientos; es el límite de las asociaciones de la memoria, que ha hecho mucho daño. Los desenterramientos que se hicieron y se siguen haciendo en España desde el punto de vista del derecho ordinario y desde el punto de vista del derecho internacional son ilegales. Si nosotros decimos que hay una fosa común en determinado lugar y procedemos a desenterrar los restos, producimos efectos que no tienen reparación posible. El primero, que estamos desenterrando fuera de la legislación forense y eso sería un delito. Es fácil de entender, conforme a la legislación forense en vigor, si aparece un cadáver nadie ha de tocarlo hasta que llegue un forense. Una fosa es exactamente igual, por más que hayan pasado 70 años.

Por otro lado, en la Unión Europea existe un protocolo de desenterramiento en los casos de crímenes graves, o sea, no es lo mismo desenterrar a la víctima de un asesinato que una fosa común. Hay una manera de desenterrar para probar que fue un acto de exterminio. Esta posibilidad probatoria se elimina cuando lo que se realiza es un desenterramiento ilegal, y, lo que más grave, se elimina para siempre la identidad de aquéllos que son sacados de la fosa, salvo en los casos de fosas muy pequeñas donde no hay duda teórica de quiénes yacen en ella, ya que, en todo caso, no existe un acto forense oficial que confirme la identidad con nombre y apellidos de quienes allí están.

En Castilla-León, pongo esto como ejemplo, se han desenterrado prácticamente el 80% de las fosas. En el Equipo Nizkor tenemos una explicación: se han desenterrado las fosas que podían constituir prueba fehaciente de los actos de exterminio sistemáticos, que son los que configuran el tipo penal de crímenes contra la humanidad, y, que por tanto, no prescribirían.

Cuando se iniciaron procedimientos que afectaban a guerrilleros, a la resistencia antifranquista -precisamente nosotros aceptamos llevar uno de estos casos |26|, referido a hechos de 1947, para propiciar el acceso a la justicia pero además tener un caso testigo indubitable de lo que es la actuación de la justicia española en estos procedimientos- se produjo una ola de desenterramientos de guerrilleros; hoy, prácticamente no queda ninguna fosa, ya no son fosas. Ante esta situación no podemos sino afirmar que no estamos seguros de que se actúe con buena fe en los desenterramientos; lo dijimos así desde el primer momento y lo seguimos manteniendo. Los desenterramientos así realizados, sin intervención de autoridad judicial, son actos ilegales que rompen las pruebas de crímenes contra la humanidad y no nos van a permitir saber quiénes eran quienes yacían en esa fosa.

Esta actuación es muy simple de explicar. Si esas fosas se desentierran siguiendo un protocolo legal acorde al tipo de crímenes contra la humanidad y se toman las muestras de ADN, cosa que hoy en día no tiene misterio, siempre sería posible identificar a una víctima. De la manera que se ha hecho, pasamos del siempre al nunca se van a poder identificar. Esto es la realidad. Por eso planteábamos la necesidad de elaborar una ley que especifique cómo se desentierran las fosas del franquismo, como se hizo para las fosas de la antigua Yugoslavia. Existe un manual de Naciones Unidas para crímenes graves y para ejecuciones extrajudiciales. Este protocolo no se siguió nunca en España. Por eso decimos que dicha ley ha de tener en cuenta además los diferentes tipos de enterramientos clandestinos, oficiales, etc. y resolver el caso de las fosas comunes producto del plan de exterminio, de los enterramientos ilegales y de las fosas comunes de las tropas regulares en los frentes de batalla.

También señalamos la necesidad de elaborar un Manual de Antropología forense adaptado a las normas internacionales de derechos humanos, crímenes de guerra y a la situación histórica de la II República y del régimen franquista, que permita ordenar los desenterramientos en orden a la instrucción penal correspondiente en función del tipo de delitos y las víctimas, sean éstas civiles o soldados regulares en los frentes de batalla.

Otro punto importante es la adopción de las medidas legales necesarias a fin de normalizar los bancos de datos de ADN para la identificación de víctimas. La elaboración de un protocolo lleva implícita la creación de un banco de datos. En España existen estos bancos de datos de ADN para los procesos normales, pero no para las víctimas del franquismo. España, como país europeo, está obligada a mantener los bancos legales de ADN y lo hace. De hecho hay 10 ó 12 laboratorios en toda España. El Instituto Anatómico Forense de Madrid está en condiciones de hacer esto con todas las víctimas del franquismo, tal y como ha afirmado personal del Instituto en seminarios, como uno que se celebró hace tiempo en la Universidad de Salamanca. Nunca se les pidió que intervinieran legalmente.

La desclasificación y catalogación de todos los archivos diplomáticos y de servicios secretos hasta la introducción del régimen democrático es también una tarea pendiente. En España los archivos diplomáticos son secretos desde la Guerra de Cuba de 1898. El acceso está restringido a historiadores y en determinadas condiciones. Ningún historiador tiene acceso completo a los archivos, sino que, en el caso del Ministerio de Asuntos Exteriores, por ejemplo, se les coloca en una sala a la que les llevan determinados documentos que han solicitado. ¿Cómo es esto posible? Por la sencilla razón de que no hay un catálogo de los fondos realizado con criterios científicos, lo que, obviamente, impide conocer toda la actuación de Franco y del régimen franquista.

También en relación con este problema de los archivos, es necesario hacer un inventario de los archivos penales, judiciales, carcelarios, militares, de inteligencia, municipales, etc., y acometer su catalogación y reorganización con sistemas tecnológicos actuales, pero aplicando parámetros que sirvan a la defensa de los derechos humanos, pues estamos hablando de los archivos de la represión, y, asimismo, que sean de utilidad al sistema judicial interno y extranjero. Esto quiere decir que no sólo hay que catalogar y archivar, sino que hay que dejar listos estos archivos para que puedan ser usados judicialmente por los jueces o por los abogados de las víctimas. Esto es una obligación que recae sobre los archivos nacionales. Tratándose de archivos que afectan a los derechos civiles, el Estado está obligado no sólo a llevarlos tal cual se llevan clásicamente, sino que se ha seguir una catalogación por descripción que permita la utilización en derecho penal internacional y derecho penal ordinario interno. Obviamente esto no se ha hecho tampoco ni se va a hacer hoy por hoy.

Hemos demandado también la reconstrucción de las listas de víctimas españolas y extranjeras ligadas al régimen franquista y, particularmente, la lista de los niños de la guerra, para lo cual se ha de solicitar, si fuera necesario, la colaboración internacional, especialmente en el ámbito europeo; en este trabajo se ha de contar también con las organizaciones de exiliados u organizaciones extranjeras que hayan colaborado con el exilio republicano.

En este aspecto hay una tema básico: España nunca reconoció las víctimas de la Segunda Guerra Mundial. Existe además una base de datos creada por los aliados y de la que España, por decisión propia, no es parte. Se trata del Internacional Tracing Service (Servicio Internacional de Búsquedas). Es una entidad que tienen su origen en el Departamento que se creó en 1943 en el seno de la Cruz Roja Británica, por iniciativa de la fuerzas aliadas, para comenzar con el trabajo de localización y registro de personas cuyo paradero era desconocido. Este trabajo daría lugar a que el 15 de febrero de 1944 se estableciera el “Central Tracing Bureau” u Oficina Central de Localización, que en 1948 recibió el nombre de “International Tracing Service” (ITS), por el que esta oficina es conocida hoy. El ITS tiene su base jurídica en los Acuerdos de Bonn. El 6 de junio de 1955, los gobiernos de Bélgica, Francia, República Federal de Alemania, Grecia, Israel, Italia, Luxemburgo, Holanda, Reino Unido y Estados Unidos firmaron un acuerdo para el establecimiento de una Comisión Internacional que supervisara el ITS. En su fundación, al ITS se le encomendó con la tarea de suministrar información sobre el paradero de los perseguidos por el régimen nacionalsocialista y reunir a las familias a quienes la guerra había separado. El ITS está bajo la dirección y gestión del Comité Internacional de la Cruz Roja. Su mantenimiento es con cargo al presupuesto federal de la República Federal de Alemania.

Es pues un órgano de coordinación de los archivos que hay en todos esos países con vistas a conocer el paradero o destino de los seres queridos a los que la tragedia de la segunda guerra separó de sus familiares. Allí figuran varias categorías de españoles. De hecho, en el origen por ejemplo de la Convención sobre los Derechos del Niño, se encuentra el problema de los niños españoles que eran apátridas.

La cuestión de las listas de víctimas y represaliados es simple pero que no se ha hecho nunca. Nosotros decimos que hay que reconstruir las listas de víctimas y represaliados desde el levantamiento franquista, de forma legalmente válida, otorgando el reconocimiento jurídico válido y teniendo especial cuidado con los menores, huérfanos y mujeres. Sabemos por una fuente directa que en los archivos militares se encuentra, en fichas, la información sobre los ejecutados como consecuencia de los juicios sumarísimos, pero no existe la lista de ejecutados.

Lo mismo acontece con los registros civiles. Siendo Ministro de Justicia e Interior el socialista Juan Alberto Belloch, promulgó una Orden |27|, el 6 de junio de 1994, sobre supresión del dato relativo a la causa de la muerte en la inscripción de defunción. Esta orden tiene dos artículos. El primero dispone: “En los libros de defunciones del Registro Civil, mientras no sean aprobados nuevos modelos, quedará en blanco y será cruzado con una raya el dato sobre la causa de la muerte”. Y el segundo, referido a las inscripciones anteriores, establece: “A petición del interesado o antes de expedir una certificación cualquiera de la inscripción de defunción el encargado tachará de oficio, de modo que en lo sucesivo el dato sea ilegible, la causa de la muerte que figure en el asiento”.

Gracias a esta Orden, aún con la modificación que se le hizo en octubre de 1994″ |28|, el encargado del Registro puede tachar de oficio la causa de la muerte, con lo que si la persona en cuestión fue fusilada, no figura.

Por tanto, no hay acceso a los archivos de la represión para las víctimas y/o sus familiares, ni tampoco pueden obtener un certificado con la causa de la muerte, con lo que se está blindando la imposibilidad de acceder a la prueba documental de los crímenes cometidos, para, de este modo, proteger el sistema de impunidad pergeñado.

Y por último, como no queda mucho tiempo, enumero los restantes puntos del Plan de Acción:

Establecer un inventario de los bienes saqueados, embargados o expoliados por motivos políticos, religiosos y de represalias. Establecer una legislación que permita la recuperación e indemnización a cargo del estado, o de los responsables patrimoniales si existieran, de los bienes expoliados a personas físicas o legales por motivos políticos, religiosos o de represalias de cualquier tipo. Legislación de reconocimiento de todos los militares que sirvieron lealmente a la II República, restableciendo su condición histórica y adecuando sus méritos reglamentarios a todos los efectos. Legislación de reconocimiento de todos los militares y fuerzas irregulares de origen español que colaboraron con los países aliados en la resistencia contra los países del Eje y contra el régimen franquista, equiparándolos al reconocimiento jurídico, militar y social que se siguió en países como Francia.

Reconstrucción de los mandos de todas las organizaciones franquistas en el interior y el exterior de España, para facilitar el derecho a la verdad y el conocimiento de los perpetradores de los crímenes contra la humanidad. Fijación de un sistema de resarcimiento económico actualizado, en términos actuariales, a todo tipo de víctimas aún vivas, herederos y sus familias, así como adoptar las medidas necesarias para el reconocimiento social y cultural, para lo que se procederá a la localización, catalogación y declaración como patrimonio histórico de los lugares de memoria de la lucha en defensa de la República y de la represión franquista. Todo ello muestra bien a las claras la inexistencia de reconocimiento jurídicos de las víctimas republicanas, y, en general, de las víctimas del franquismo. Sin el cumplimiento de una serie de parámetros que son consustanciales a todo estado de derecho, no hay reconocimiento jurídico de las víctimas.

Ésta es la situación, el estado real de la cuestión.

Toulouse, 3 de diciembre de 2011

Nota documental:

Intervención de los ponentes del Equipo Nizkor Gregorio D. Dionis y Antonia Macías en las Jornadas de Estudios “España: ¿Qué memoria histórica?”, celebradas en Toulouse, Francia, el 3 de diciembre de 2011

Notas

1. Sentencia Núm. 16/2005, Sección Tercera, Sala de lo Penal, Audiencia Nacional, Madrid, 19 de abril de 2005. Disponible a texto completo en: http://www.derechos.org/nizkor/espa… [Volver]

2. Disponible en su versión en inglés en: http://www.derechos.org/nizkor/nure… [Volver]

3. El texto completo de la sentencia del juicio principal de Nuremberg se encuentra disponible en su versión original en inglés en: http://www.derechos.org/nizkor/nure… [Volver]

4. En 1996 la Comisión de Derecho Internacional de la ONU publicó dicho Código, en su última versión, en el Informe sobre la labor realizada en su 48º período de sesiones. El “Proyecto de Código de Crímenes contra la Paz y la Seguridad de la Humanidad” se encuentra disponible, en la versión original en inglés, en: http://www.derechos.org/nizkor/aggr… [Volver]

5. Este caso se encuentra íntegramente documentado en una página especialmente dedicada al mismo: http://www.derechos.org/nizkor/espa… [Volver]

6. Ver: “Texto del Auto declarando la admisión a trámite de la querella formulada en el caso de las víctimas españolas de los campos nacionalsocialistas”, Diligencia previas 211/08, Juzgado de Instrucción número 2, Audiencia Nacional, Madrid, 17jul08. Disponible en:http://www.derechos.org/nizkor/espa… [Volver]

7. Precisamente por su impacto negativo en el estado de derecho y sobre las libertades civiles, el Equipo Nizkor mantiene una página especializada sobre estado de excepción en:http://www.derechos.org/nizkor/excep [Volver]

8. “Carta de Ana Viéitez a José Luis Rodríguez Zapatero fundamentando su solicitud de baja como afiliada al PSOE” disponible en: http://www.derechos.org/nizkor/espa… [Volver]

9. Discurso del Príncipe Juan Carlos de Borbón al ser proclamado rey por las Cortes franquistas, Servicio de Documentación de La Vanguardia, 22 de noviembre de 1975. Disponible en: http://www.derechos.org/nizkor/espa… [Volver]

10. Ver seguimiento de este conflicto en: http://www.derechos.org/nizkor/espa… [Volver]

11. Texto completo de la ” LEY 52/2007, de 26 de diciembre, por la que se reconocen y amplían derechos y se establecen medidas en favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la guerra civil y la dictadura” disponible en: http://www.derechos.org/nizkor/espa…[Volver]

12. José Antonio Primo de Rivera, Lo del Colegio de Abogados: un abuso de la mayoría, La Nación, Madrid, 15 de abril de 1930. Texto completo disponible en:http://www.derechos.org/nizkor/espa… [Volver]

13. Texto completo disponible en: http://www.congreso.es/consti/const… por última vez el 01 mayo 2012) [Volver]

14. Ver “Texto de la carta-informe enviada a cada uno de los diputados de todos los grupos parlamentarios acerca de la nulidad de las leyes y sentencias nacionalsocialistas en Alemania”, disponible en: http://www.derechos.org/nizkor/espa… [Volver]

15. Debate parlamentario sobre el “Proyecto de ley por la que se reconocen y amplían derechos y se establecen medidas a favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la guerra civil y la dictadura”, disponible en audio: http://www.radionizkor.org/impuesp/…y texto: http://www.derechos.org/nizkor/espa… [Volver]

16. Discurso íntegro disponible en: http://www.derechos.org/nizkor/espa… [Volver]

17. Discurso íntegro disponible en audio: http://www.radionizkor.org/impuesp/… y texto:http://www.derechos.org/nizkor/espa… [Volver]

18. Equipo Nizkor, “La cuestión de la impunidad en España y los crímenes franquistas”, Madrid, 14 de abril de 2004. Informe disponible en: http://www.derechos.org/nizkor/espa… [Volver]

19. En diciembre de 2003 se celebró la primera reunión de asociaciones de víctimas y “memorialísticas” en el Ateno de Madrid. Al término de la misma, AfarIIREP y la Asociación de Descendientes del Exilio Español solicitaron al Equipo Nizkor la elaboración de un Informe que ayudara a las asociaciones a recuperar el discurso perdido de libertades civiles y derechos humanos e incorporarlo a su trabajo. Esta última asociación participaría posteriormente de la política de Moncloa en relación con las víctimas españolas del campo de exterminio de Mauthausen, situación que expuso Ana Viéitez en su carta a Rodríguez Zapatero -ver supra nota 8, y por lo que el Grupo Parlamentario Socialista hubo de pedir perdón en el Congreso. [Volver]

20. Ver listado de asociaciones firmantes y adherentes en:http://www.derechos.org/nizkor/espa… [Volver]

21. Disponibles en: http://www.derechos.org/nizkor/espa… [Volver]

22. Se trata principalmente de la Resolución 32 (I) [GA Res. 32 (I), Resoluciones aprobadas por la Asamblea General durante la primera parte de su primer período de sesiones, Vigésima sexta sesión plenaria, 9 de febrero de 1946, p. 39 (http://www.derechos.org/nizkor/espa…)] y la Resolución 39(I) de la Asamblea General de la ONU sobre la cuestión española [GA Res. 39(I), Resoluciones aprobadas por la Asamblea General durante la primera parte de su primer período de sesiones, Quincuaésima nona reunión plenaria, 12 de diciembre de 1946, pp. 57-58 (http://www.derechos.org/nizkor/espa…) [Volver]

23. Disponible en: http://www.derechos.org/nizkor/espa… [Volver]

24. Disponible en: http://www.derechos.org/nizkor/espa… [Volver]

25. Disponible en: http://www.derechos.org/nizkor/ley/… [Volver]

26. Nos referimos al caso “Benagéber”, documentado en detalle en:http://www.derechos.org/nizkor/espa… [Volver]

27. Texto de la “Orden de 6 de junio de 1994 sobre supresión del dato relativo a la causa de la muerte en la inscripción de defunción” disponible en: http://www.derechos.org/nizkor/espa…[Volver]

28. Texto de la “Orden de 13 de octubre de 1994 por la que se modifica la de 6 de junio sobre la supresión del

Español: Bandera de la Ciudad de Buenos Aires....
Español: Bandera de la Ciudad de Buenos Aires. Vea también la Información histórica provista por el Gobierno de la Ciudad. (Photo credit: Wikipedia)

dato relativo a la causa de la muerte en la inscripción de defunción” disponible en:http://www.derechos.org/nizkor/espa… [Volver]

 

Leonardo Favio: El adiós a un hombre ejemplar

Homenaja a Leonardo Favio PJ Ciudad - Víctor S...

Por Maylín Vidal *

La Habana (PL) Ha muerto Leonardo Favio, el músico, el cineasta, el hombre integro y comprometido, el “artista del pueblo”. Su partida dejó huérfana a la artes argentinas.

Murió el 5 de noviembre, a los 74 años, luego de tres meses de luchar por su vida en una clínica de Buenos Aires, víctima de una neumonía agravada.

La noticia enlutó a toda Argentina que, conmocionada, lo despidió como se merecía, con tres días de duelo nacional en los cuales se escucharon algunas de esas canciones inigualables hechas suyas, y que lo convirtieron en uno de los más notables compositores en el continente.

“El hombre todo terreno”, “El baladista que amó el cine”, esos y otros tantos titulares ocuparon las portadas en los últimos días de varios medios que elogiaron su grandeza como artista, pero sobre todo como ser humano.

Nació el 28 de mayo de 1938, en Luján de Cuyo, Mendoza. Sus padres lo nombraron Fuad Jorge Jury, pero tras encontrar su camino en las artes lo cambió para convertirse en Leonardo Favio.

En su carrera fue abarcador, compositor, cantante, actor, director

y todo lo que emprendió, apuntan los críticos, lo hizo bien. En la música

como en el cine llevó la vanguardia.

“Fundador de un estilo de narración intenso, por momentos desbordado, nunca mediocre y siempre jugando estéticamente”, así lo definió una vez

un cronista.

Fue peronista militante y comprometido, sus ideales lo obligaron a exiliarse en varios países del continente, entre ellos Colombia, por innumerables persecuciones políticas.

Para muchos en la memoria quedarán sus piezas Fuiste mía un verano, Ella ya me olvidó o Para saber cómo es la soledad, llevadas a más de 14 idiomas.

En el cine también se le recuerda como un director de culto gracias a varios de sus títulos, entre ellos Crónica de un niño solo y El romance del Aniceto y la Francisca.

“Definir a Favio sería maniatarlo y él quería ser libre”, expresó en declaraciones a la prensa el actor Alfredo Alcón, protagonista de una

de sus películas, Nazareno Cruz y el lobo, quien quedó devastado con la

noticia de su deceso.

Fue un artista del sentimiento, de lo popular, capaz de filmar un cine bellísimo y sublime, dijo por su parte el secretario de Cultura argentino, Jorge Coscia.

En un mensaje publicado en la red social twitter, la presidenta Cristina Fernández elogió su entereza: “Unas palabras, que no quiero que sean de tristeza, porque a los grandes no se les recuerda llorando sino trabajando y gestionando por la Patria”.

A Cuba vino por última vez en 2009 para inaugurar la muestra argentina El grito sagrado, postales de libertad. En aquella ocasión no reparó en elogios para el pueblo cubano.

Siento una profunda admiración por cómo, un país tan pequeño y bloqueado, lleva con dignidad estos momentos tan difíciles que le ha tocado vivir. Pasarán muchos años y siglos, y cuando se hable de un pueblo heroico, se hablará de Cuba, dijo en aquella ocasión.

Nunca le tuvo miedo a la muerte. Según confesó en una de sus últimas entrevistas: “en la historia de la humanidad y de la tierra hay más muertos que vivos. A mí no me asusta para nada la muerte. Para mí es una gran interrogante, nada más. Lo que sí le temo, porque soy muy cobarde con el dolor, es a la humillación del dolor”.

En las artes, el artista camaleónico; en la vida, el hombre ejemplar y

comprometido; en la muerte, la eternidad. Hasta siempre Leonardo Favio.

*Periodista de la redacción Sur de de Prensa Latina.

arb/may

Biógrafa argentina revela el “sufrimiento” del Che

A 45 AÑOS DE SU MUERTE

Biógrafa argentina revela el “sufrimiento” del Che
Ernesto Guevara en Santa Clara. Diciembre 1958
Ernesto Guevara en Santa Clara. Diciembre 1958 (Photo credit: Wikipedia)
Mar Marín | EFE

En contraste con la imagen de guerrillero alimentada por el imaginario popular, Ernesto Guevara arrastró un profundo sufrimiento, según Lucía Álvarez de Toledo, autora de “La historia del Che Guevara”, que se publica en Argentina coincidiendo con el 45 aniversario de su muerte.

 

Nacida en Argentina pero afincada en Londres desde hace cuatro décadas, Álvarez de Toledo ofrece en su libro una imagen más cercana del Che, producto de su conocimiento del entorno de la infancia y la adolescencia de Guevara.

 

Traductora e intérprete, la escritora vivió en el mismo barrio porteño que los Guevara y compartió actos sociales con el joven Ernesto, una vivencia que recoge en su libro, publicado inicialmente en inglés y revisado por Álvarez de Toledo para su versión en castellano.

 

“Este personaje es muy conocido por su gesta guerrillera, yo quería dar a conocer otros aspectos de su personalidad que no habían sido tan destacados porque nos quedábamos siempre con el tema de la guerrilla, del marxismo, de la lucha armada”, explica la autora en una entrevista con Efe en Buenos Aires.

 

“He descubierto el sufrimiento de este hombre, él tenía un mandato, tenía una idea de lo que tenía que hacer, había hecho una elección de vida, eligió la lucha armada”, continúa.

 

Aunque cuando era joven Ernesto Guevara leía a Gandhi, “comprendió bien temprano que el problema de los latinoamericanos solo se podía resolver con la lucha armada”, apunta la escritora.

 

“Todo el mundo cree que cuando lo decidió se puso la boina y partió por los caminos del mundo, pero no es así, sufrió mucho por tener que hacer esta elección, pero este sufrimiento suyo no ha sido ni registrado ni comprendido”, insiste.

 

Para acercarse a la figura del Che y ofrecer, según sus propias palabras, una “visión más íntima” del guerrillero, Álvarez de Toledo rebuscó en su propia memoria, habló con amigos de infancia de Ernesto, indagó entre viejos documentos, viajó a Cuba para conocer su viuda, Aleida March, y a sus hijos, y siguió la ruta de Guevara en Bolivia.

 

“Hay una carta dirigida a su esposa en la que el Che le dice que todo el mundo piensa que él es una especie de robot que tiene que luchar, pero él tiene sentimientos, sufre mucho por no ver crecer a sus hijos”, relata la biógrafa.

 

Guevara, asegura Álvarez de Toledo, “tenía la esperanza de que, si lo mataban, sus hijos tuvieran alguna vivencia suya, le recordaran, por eso les mandaba cuentos y cartas. Nunca vi una exposición clara de este aspecto de este hombre que complementa el personaje total”.

 

La autora no oculta una suerte de “enamoramiento” juvenil por la figura de Guevara, cuyas andanzas en la revolución cubana llegaron muy pronto a oídos de los jóvenes de la burguesía porteña y a sus vecinos del residencial Barrio Norte de Buenos Aires.

 

“Yo tenía 18 años y la prensa lo sacaba en titulares y fotos”, recuerda, “el Ejército argentino lo había descartado porque no tenía buena salud, pero ahí estaba, en Cuba le hicieron comandante, en una gesta tremenda”.

 

“Era un hombre carismático, guapo, simpático, en la línea de Gardel“, continúa la autora, que durante la preparación del libro encontró, revisando viejos recuerdos de su familia, una entrada de un partido de rugby de su infancia en el que jugó Ernesto Guevara.

 

“Entonces me di cuenta de que lo había visto en un partido del club San Isidro, pero todavía no era el Che, era Ernesto Guevara. Yo no sabía quién era Ernesto entonces. Fue un desencuentro, quién me iba a decir que iba a pasarme el resto de mi vida rastreando a ver quién era”.

 

Cuarenta y cinco años después de su muerte a manos del Ejército boliviano, el 9 de octubre de 1967, Ernesto Guevara “sigue entre nosotros y aún seguirá”, sostiene la autora.

 

“Tenemos Che para largo rato”, concluye Lucía Álvarez de Toledo