Archivo de la etiqueta: Bashar Al Assad

El día que no estalló la tercera guerra mundial

Mapa de Siria
Mapa de Siria (Photo credit: Wikipedia)

Alberto Betancourt Posada

Nos ha tocado vivir momentos trepidantes. A principios de septiembre el entonces inminente ataque franco-estadounidense a Siria, nos colocó al borde de una especie de Tercera Guerra Mundial, aunque no quedaba claro si se libraría en Siria, en todo Medio Oriente, o si se extendería a una escala mayor. La cumbre del G20 en San Petersburgo, Rusia, fue un espacio fundamental de negociación sobre una guerra que finalmente no estalló. Pocas veces triunfa la paz. Vale la pena repasar lo que pasó. El 6 de septiembre, al concluir la cumbre del G20, el Presidente Barak Obama sostuvo una reunión bilateral con el Presidente de Francia, Francois Holland, en la cual informó ambos mandatarios acordaron que el indudable empleo de armas químicas en Siria, había puesto en peligro a Turquía, Jordania y Libano, por lo cual era indispensable una acción militar “adecuada”, “limitada” y “proporcional”, para minar la capacidad de Bashar Al Asad, para volverlas a usar ese tipo de armas, lo cual, no impediría, continuar las pláticas de Ginebra sobre la transición en ese país.

Minutos más tarde, en la conferencia de cierre de la cumbre del G20, el anfitrión, Vladimir Putin afirmó que una acción franco-estadounidense en Siria desestabilizaría Medio Oriente, dispararía los precios del petróleo y ralentizaría aún más la economía mundial; ayer hablamos en la cena sobre ese tema, dijo, desde las 7 de la noche hasta la 1 de la mañana. Los países a favor de la acción militar fueron: Estados Unidos, Turquía, Canadá, Arabia Saudita y Francia. En contra se manifestaron Rusia, la República Popular China, India, Indonesia, Argentina, Brasil Sudáfrica, e Italia, además del Secretario General de la ONU. La gran sorpresa señaló, fue la “inesperada declaración del Primer Ministro de India cuando afirmó ‘me opongo firmemente a cualquier acción militar’”. Por su parte, complementó Putin, “el Presidente de Sudáfrica dijo: ‘las naciones pequeñas se sienten cada vez más vulnerables y desprotegidas. Parece que un país poderoso puede usar la fuerza en cualquier momento y a discreción’”. En respuesta a un reportero Putin afirmó; “¿Que si vamos a apoyar a Siria? Si lo haremos. Ya lo estamos haciendo. Estamos suministrando armas y asistencia económica. Espero que podamos ampliar la asistencia humanitaria”. Pese a la tensión, el rukavaditi dio cuenta de una reunión informal de 20 minutos, con Barak Obama, durante la cual, dijo, pese a las diferencias: “…nos hemos puesto de acuerdo en algunos escenarios posibles destinados a resolver el conflicto pacíficamente” y anunció una próxima reunión entre los respectivos ministros de Relaciones Exteriores. Cuatro días más tarde Barak Obama afirmó que en la víspera del ataque del 21 de agosto, el ejército sirio alistó armas químicas, mezcló gas sarín, distribuyó máscaras anti-gas a sus soldados, y finalmente, lanzó cohetes contra 11 barrios controlados por la oposición, causando más de 1000 decesos. Si no hacemos nada, aseveró Assad seguirá usando esas armas; sus arsenales amenazan a Jordania, Turquía e Israel y envalentonaran a Irán a construir su arma nuclear. Sin embargo, matizó, he visto algunas señales alentadoras, el Presidente Putin me manifestó su disposición a unirse a la comunidad internacional para presionar a Assad a desmantelar sus arsenales, por ello remató instruí al Secretario John Kerry, a reunirse el jueves con su homologo ruso, y he consultado, abundó, a Francia y Gran Bretaña, para saber si firmarían junto con Rusia y China una resolución de la ONU, exigiendo el cese del empleo de las armas químicas en Siria. El 11 de septiembre de septiembre Vladimir Putin incrementó la presión y publicó en The New York Times, “Llamado a la cautela”, donde afirmó que el respeto a la ley obliga a acatar lo establecido en la Carta de las Naciones, en la cual se afirman como únicos motivos para el uso legitimo de la fuerza, la autodefensa o su aprobación en el Consejo de Seguridad, en el cual se establece el derecho de veto. La ley debe cumplirse nos guste o no. Si un país actúa al margen de la legalidad internacional la ONU, abundó Putin, puede derrumbarse como ocurrió con la Liga de las Naciones. Un ataque estadounidense arruinaría los esfuerzos multilaterales por resolver el conflicto palestino-israelí y el problema nuclear con Irán. En la conflagración Siria, señaló, participan Al Qaeda y el Frente Al-Nusradesignadas por el Departamento de Estado de EEUU como organizaciones terroristas. El gobierno de Siria, remató, ha manifestado su voluntad de poner sus arsenales químicos bajo control internacional.

El 14 de septiembre Barak Obama dijo que se había abierto una posible solución diplomática en Siria, gracias a la presión militar de Estados Unidos: “Rusia ha indicado una nueva voluntad de unirse a la comunidad internacional para presionar a Siria a renunciar a sus armas químicas.” Ese mismo día el Consejo de Seguridad informó que la República Árabe Siria depositó en la Secretaría General su adhesión a la Convención que prohíbe la producción y empleo de armas químicas y emitió la resolución 2118 (2013) y anunció el inicio del desmantelamiento de los arsenales sirios y la realización de una convención internacional sobre el tema. La negociación realizada en San Petersburgo parece haber iniciado una reconfiguración de Medio Oriente o incluso del poder Global. La diplomacia y la presión internacional lograron abortar una guerra que parecía inminente.

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

 

La ominosa metamorfosis del Imperio: El silencioso golpe militar que se apoderó de Washington

English: Barack Obama delivers a speech at the...

John Pilger

The Guardian
En la pared tengo colgada la primera página del Daily Express del 5 septiembre de 1945 con las siguientes palabras: “Escribo esto como una advertencia al mundo”. Así comenzaba el informe de Wilfred Burchett sobre Hiroshima. Fue la noticia bomba del siglo. Con motivo del solitario y peligroso viaje con el que desafió a las autoridades de ocupación estadounidenses Burchett fue puesto en la picota, sobre todo por parte de sus colegas empotrados. Avisó de que un acto premeditado de asesinato en masa a una escala épica acababa de dar el pistoletazo de salida a una nueva era de terror.

En la actualidad, [la advertencia de] Wilfred Buirchett está siendo revindicada por los hechos casi a diario. La criminalidad intrínseca de la bomba atómica ha quedado corroborada por los Archivos Nacionales de EEUU y por las ulteriores décadas de militarismo camuflado como democracia. El psicodrama sirio es un ejemplo de ello. Una vez más somos rehenes de la perspectiva de un terrorismo cuya naturaleza e historia siguen negando incluso los críticos más liberales. La gran verdad innombrable es que el enemigo más peligroso de la humanidad está al otro lado del Atlántico.

La farsa de John Kerry y las piruetas de Barack Obama son temporales. El acuerdo de paz ruso sobre armas químicas será tratado al cabo del tiempo con el desprecio que todos los militaristas reservan para la diplomacia. Con al-Qaida figurando ahora entre sus aliados y con los golpistas armados por EEUU sólidamente instalados en El Cairo, EEUU pretende aplastar a los últimos Estados independientes de Oriente Próximo: primero Siria, luego Irán. “Esta operación [en Siria]”, dijo el exministro de exteriores francés Roland Dumas en junio, “viene de muy atrás. Fue preparada, pre-concebida y planeada“.

Cuando el público está “psicológicamente marcado”, como describió el reportero del Canal 4 Jonathan Rugman la abrumadora oposición del pueblo británico a un ataque contra Siria, la supresión de la verdad se convierte en tarea urgente. Sea o no cierto que Bashar al-Assad o los “rebeldes” utilizaran gas en los suburbios de Damasco, es EEUU, no Siria, el país del mundo que utiliza esas terribles armas de forma más prolífica.

En 1970 el Senado informó: “EEUU ha vertido en Vietnam una cantidad de sustancias químicas tóxicas (dioxinas) equivalente a 2,7 kilos por cabeza”. Aquella fue la denominada Operación Hades, más tarde rebautizada más amablemente como Operación Ranch Hand, origen de lo que los médicos vietnamitas denominan “ciclo de catástrofe fetal”. He visto a generaciones enteras de niños afectados pordeformaciones familiares y monstruosas. John Kerry, a cuyo expediente militar le chorrea la sangre, seguro que los recuerda. También los he visto en Irak, donde EEUU utilizó uranio empobrecido y fósforo blanco, igual que hicieron los israelíes en Gaza. Para ellos no hubo las “líneas rojas” de Obama, ni tampoco psicodrama de enfrentamiento.

El repetitivo y estéril debate sobre si “nosotros” debemos “tomar medidas” contra dictadores seleccionados (es decir, si debemos vitorear a EEUU y a sus acólitos en otra nueva matanza aérea) forma parte de nuestro lavado de cerebro. Richard Falk, profesor emérito de Derecho Internacional y relator especial de la ONU sobre Palestina, lo describe como “una pantalla legal/moral unidireccional con ínfulas de superioridad moral y llena de imágenes positivas sobre los valores occidentales e imágenes de inocencia amenazada cuyo fin es legitimar una campaña de violencia política sin restricciones”. Esto “está tan ampliamente aceptado que es prácticamente imposible de cuestionar”.

Se trata de la mayor mentira, parida por “realistas liberales” de la política anglo-estadounidense y por académicos y medios autoerigidos en gestores de la crisis mundial más que como causantes de ella. Eliminando el factor humanidad del estudio de los países y congelando su discurso con una jerga al servicio de los designios de las potencias occidentales, endosan la etiqueta de “fallido”, “delincuente” o “malvado” a los Estados a los que luego inflingirán su “intervención humanitaria”.

Un ataque contra Siria o Irán o contra cualquier otro “demonio” estadounidense se basará en una variante de moda, la “Responsabilidad de Proteger”, o R2P, cuyo fanático pregonero es el ex ministro de Relaciones Exteriores australiano Gareth Evans, copresidente de un “centro mundial” con base en Nueva York. Evans y sus grupos de presión generosamente financiados juegan un papel propagandístico vital instando a la “comunidad internacional” a atacar a países sobre los que “el Consejo de Seguridad rechaza aprobar alguna propuesta o que rehúsa abordarla en un plazo razonable”.

Lo de Evans viene de lejos. El personaje ya apareció en mi película de 1994, Death of a Nation, que reveló la magnitud del genocidio en Timor Oriental. El risueño hombre de Canberra alza su copa de champán para brindar por su homólogo indonesio mientras sobrevuelan Timor Oriental en un avión australiano tras haber firmado un tratado para piratear el petróleo y gas del devastado país en el que el tirano Suharto asesinó o mató de hambre a un tercio de la población.

Durante el mandato del “débil” Obama el militarismo ha crecido quizá como nunca antes. Aunque no haya ni un solo tanque en el césped de la Casa Blanca, en Washington se ha producido un golpe de Estado militar. En 2008, mientras sus devotos liberales se enjuagaban las lágrimas, Obama aceptó en su totalidad el Pentágono que le legaba su predecesor George Bush, completo con todas sus guerras y crímenes de guerra. Mientras que la Constitución va siendo reemplazada por un incipiente Estado policial, los mismos que destruyeron Irak a base de conmoción y pavor, que convirtieron Afganistán en una pila de escombros y que redujeron Libia a una pesadilla hobbesiana, esos mismos son los que están ascendiendo en la administración estadounidense. Detrás de su enmedallada fachada, son más los antiguos soldados estadounidenses que se están suicidando que los que mueren en los campos de batalla. El año pasado 6.500 veteranos se quitaron la vida. A colocar más banderas.

El historiador Norman Pollack llama a esto “liberalfascismo”: “En lugar de soldados marchando al paso de la oca tenemos la aparentemente más inofensiva militarización total de la cultura. Y en lugar del líder grandilocuente tenemos a un reformista fallido que trabaja alegremente en la planificación y ejecución de asesinatos sin dejar de sonreír un instante”. Todos los martes, el “humanitario” Obama supervisa personalmente una red terrorista mundial de aviones no tripulados que reduce a “papilla” a las personas, a sus rescatadores y a sus dolientes. En las zonas de confort de Occidente, el primer líder negro en el país de la esclavitud todavía se siente bien, como si su mera existencia supusiera un avance social, independientemente del rastro de sangre que va dejando. Esta obediencia a un símbolo ha destruido prácticamente el movimiento estadounidense contra la guerra. Esa es la particular hazaña de Obama.

En Gran Bretaña las distracciones derivadas de la falsificación de la imagen y la identidad políticas no han triunfado completamente. La agitación ya ha comenzado, pero las personas de conciencia deberían darse prisa. Los jueces de Nuremberg fueron escuetos: “Los ciudadanos particulares tienen la obligación de violar las leyes nacionales para impedir que se perpetren crímenes contra la paz y la humanidad”. La gente normal de Siria, y mucha otra más gente, igual que nuestra propia autoestima, no se merecen menos en estos momentos.

Fuente: http://www.theguardian.com/commentisfree/2013/sep/10/silent-military-coup-took-over-washington

Putin desafía a un Obama que trata de romper su aislamiento

English: Vladimir Putin at school age
Vladimir Putin at school age (Photo credit: Wikipedia)
Aunque el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, logró el apoyo de once países del G20 a una «fuerte respuesta internacional» contra Siria, no ha conseguido aún el apoyo explícito al ataque al país árabe ni una mayoría que lo avale en el Congreso de EEUU. En esta situación, presidente ruso, Vladimir Putin, desafió a Obama con un nítido apoyo al régimen sirio en caso de que sea agredido.
Con una clara declaración de su intención de ayudar a Siria en caso de que sufra un ataque por parte de Estados Unidos o sus aliados, Rusia ha desafiado al presidente estadounidense, Barack Obama, que se enfrenta a un panorama cada vez más difícil, tanto por la posibilidad de involucrar a su país en un nuevo conflicto, como por los problemas políticos internos que le están creando sus planes bélicos y por la dificultad de conseguir apoyos de otros países a la intervención.

«¿Vamos a ayudar a Siria? Sí», afirmó el presidente ruso, Vladimir Putin, en respuesta a una pregunta sobre qué hará Moscú en caso de una intervención militar exterior en Siria, en la rueda de prensa final de la cumbre del G20 en San Petersbugo.

Putin agregó que «ya estamos ayudando. Suministramos armas y cooperamos en el terreno económico. Confío en que habrá más cooperación en el ámbito humanitario incluido los suministros de ayuda a la población civil que está en una situación muy difícil».

Ayer una fuente militar citada por la agencia Interfax indicó que otro barco de guerra ruso -el cuarto- se dirige hacia las costas sirias tras embarcar una «carga especial» en Novorossisk (mar Negro).

Putin subrayó que el uso de la fuerza contra un país soberano solo es posible en defensa propia y con la autorización del Consejo de Seguridad de la ONU. De lo contrario, quienes lo hacen «se sitúan al margen de la ley», advirtió. Además, el Ministerio ruso de Exteriores avisó a Washington sobre los peligros de bombardear el arsenal químico sirio.

Aunque finalmente Putin y Obama se reunieron en San Petersburgo, mantuvieron sus divergencias sobre el conflicto en Siria. «Nos quedamos cada uno con su propia opinión. Pero hay diálogo», afirmó Putin. Pese a que habló de clima cordial, la Casa Blanca dio por rotas las negociaciones con Moscú sobre la guerra siria porque Rusia «no tiene nada que aportar al debate», según el consejero adjunto de seguridad nacional, Ben Rhodes. «No esperamos obtener una cooperación de los rusos sobre la cuestión de las armas químicas», añadió. Putin aseguró que los planes de Estados Unidos de lanzar un ataque a Siria solo cuentan con el respaldo de cinco países del G20, y enumeró a Francia, Canadá, Turquía, Arabia Saudí y Gran Bretaña, aunque recordó que el Parlamento de este último país «atendiendo a la voluntad del pueblo» manifestó su rechazo a la acción militar contra el país árabe. Asimismo, aseguró que Rusia, China, India, Indonesia Argentina, Brasil, Sudáfrica e Italia se posicionaron categóricamente en contra de la guerra.

Además, la canciller alemana, Angela Merkel, «también actúa con mucha cautela. Alemania no tiene intención de participar en ninguna acción militar», aseguró. Putin resaltó que incluso en los países que apoyan la acción militar contra Damasco la opinión pública está mayoritariamente en contra.

Once apoyos

La Casa Blanca respondió difundiendo una lista de once países que reclaman tras el uso de armas químicas en Siria, una «fuerte respuesta internacional a esta grave violación de las normas y la conciencia mundial, que envíe un claro mensaje para que este tipo de atrocidad no vuelva a repetirse».

Estos once gobiernos -Australia, Canadá, Estado francés, Italia, Japón, Corea del Sur, Arabia Saudí, Estado español, Turquía, Gran Bretaña y el propio Estados Unidos- apoyan una «contundente resolución» del Consejo de Seguridad de la ONU, aunque reconocen su bloqueo y añaden que «el mundo no puede esperar a fracasados procesos sin fin que solo pueden llevar a un mayor sufrimiento para Siria y la inestabilidad regional».

No obstante Obama no ha logrado el apoyo explícito a la intervención que buscaba en la cumbre, e incluso ha provocado la reacción de la ONU y del Vaticano en favor de una salida política al conflicto sirio.

Ayer, el enviado especial conjunto de Naciones Unidas y la Liga Arabe, Lakhdar Brahimi, reiteró que ningún país tiene derecho a «tomarse la justicia por su mano» y ejecutar un ataque contra Siria sin la aprobación del Consejo de Seguridad de la ONU. En este contexto, el presidente estadounidense anunció que continuará en los próximos días buscando apoyos de sus socios extranjeros para una ataque contra Siria.

El aliado más seguro de Washington, Gran Bretaña, se encuentra limitado por el rechazo de su Parlamento a una acción militar, aunque el primer ministro, David Cameron, no quiso dejar solo a Obama en el G20 señalando que «no se puede excluir acciones si no se logra» una resolución de la ONU y aseguró que el líder estadounidense «tiene muy claro lo que va a hacer».

Pero Obama reconoció que muchos de sus socios consideran inaceptable lanzar un ataque sin el aval del Consejo de Seguridad a pesar de coincidir en señalar como responsable del ataque químico en los alrededores de Damasco el 21 de agosto al régimen de Bashar al Assad. Tampoco lo tiene fácil en casa. El presidente de EEUU anunció que el próximo martes se dirigirá a los estadounidenses -recelosos tras las experiencias de Afganistán e Irak- para hablar sobre este asunto. El propio Obama admitió desde San Petersburgo la dificultad de convencer a «un país que está en guerra desde hace diez años».

Problemas en el Congreso

Además, el viceconsejero de seguridad nacional, Tony Blinken aseguró ayer que Obama no pretende autorizar un ataque militar contra Siria si el Congreso no da su visto bueno al mismo,lo cual está lejos de tener asegurado. Según la web «Politico», que basa su información en fuentes republicanas y demócratas en la Cámara de Representantes, si se celebrase ahora una votación en la Cámara Baja el presidente sufriría un duro revés.

Responsables de la Administración Obama han contactado directamente con un tercio de los miembros del Congreso en las dos últimas semanas {al menos 60 senadores y 125 representantes- y, según la Casa Blanca, esos contactos van a seguir en los próximos días. Entre las filas republicanas el senador John McCain, excandidato a la presidencia y que ha fustigado a Obama se ha convertido en un aliado sorpresa ante la división de este partido entre «aislacionistas e intevencionistas».

Según asesores de los líderes republicanos, menos de un tercio de los representantes republicanos en la Cámara Baja votaría por la intervención, con lo que Obama necesitaría que la vasta mayoría de los 200 demócratas de la Cámara vote a favor de su propuesta, pero estos reconocen solo cuentan con entre 115 y 130 votos favorables.

Un vídeo publicado por el diario «The New York Times», vino a aumentar los problemas para que la Casa Blanca convenza a electos y ciudadanos. En el vídeo, rodado en la primavera de 2012, se ve la ejecución de siete soldados sirios capturados por los rebeldes, maniatados y con la cabeza mirando al suelo mientras un líder rebelde recita unos versos.

París espera al informe de los inspectores de la ONU

El presidente francés, François Hollande, uno de los principales promotores de atacar a Siria, defendió en la cumbre del G20 la formación de una «coalición amplia» entre los países que están de acuerdo con la intervención. Hollande aseguró que si el Consejo de Seguridad de la ONU no es capaz de llegar a un acuerdo «debería formarse una amplia coalición y está siendo formada entre todos estos países que no aceptan que un país, un régimen, debería usar armas químicas». Aunque convencido de la intervención, añadió que Francia esperará a conocer las conclusiones de los expertos de la ONU, que han inspeccionado sobre el terreno el lugar del ataque y tienen que realizar un informe al respecto. «Deberíamos esperar el informe de los inspectores igual que esperamos al Congreso (estadounidense)», dijo. Hollande parece seguro de las conclusiones al adelantar que los eventuales bombardeos irían contra objetivos militares. «Haremos todo lo posible para que Francia solo bombardee objetivos militares que evitan víctimas civiles», afirmó. El ministro francés de Exteriores, Laurent Fabius, esperaba arrastrar al resto de socios de la UE a esta postura y al menos «como mínimo» que reconocieran la responsabilidad del Gobierno de Damasco en el uso de armas químicas. Los países europeos no se opusieron en el G20 a los planes de EEUU para actuar sin el aval del Consejo de Seguridad, pero quieren que el asunto se debata antes en Naciones Unidas sobre la base del informe de los inspectores de la ONU, tal y como exigieron varios ministros. Entre ellos el alemán Guido Westervelle, que pidió que la ONU acelere los trabajos.

Fuente: http://gara.naiz.info/paperezkoa/20130907/421307/es/Putin-desafia-Obama-que-trata-romper-su-aislamiento

PORTADA,NOTICIAS Y OPINIONES DE REBELION

 

Temas

Conocimiento Libre

Cultura

Ecología social

Economía

Mentiras y medios

Opinión

Otro mundo es posible

Territorios

África

América Latina y Caribe

– Argentina

– Bolivia

– Brasil

– Chile

– Colombia

– Cuba

– Ecuador

– México

– Venezuela

EE.UU.

España

Europa

Iraq

Mundo

Palestina y Oriente Próximo

Autores

 TodosAguilar Montero, Luis ÁngelAlba Rico, SantiagoAller, JesúsAmin, SamirAmorós, MarioAndrade Bone, EduardoAvnery, UriBeinstein, JorgeBorón, AtilioBuen Abad Domínguez, FernandoCasasús, Mario Chomsky, NoamCollon, MichelColussi, MarceloCompany, Juan MiguelDieterich, HeinzElizalde, Rosa MiriamEngler, MarkFierro, José DanielFisk, RobertFrabetti, CarloGaudichaud, FranckGelman, JuanGil de San Vicente, IñakiGopegui, BelénGuerra, ÁngelGustavo Duch GuillotHarnecker, MartaJamail, DahrKlein, NaomiKohan, NéstorKoldoLamrani, SalimLandau, SaulLópez Arnal, SalvadorLópez Blanch, HedelbertoLópez-Angulo, BlasLucía Sepúlveda RuizMaira, AntonioMalimeMartín Seco, Juan FranciscoMartínez, CarlosMiras, JoaquínMoore, MichaelNavarro, VicençOrtiz, JavierOtero, LisandroParís, CarlosPaye, Jean-ClaudePetras, JamesPiris, AlbertoPitarch, José LuisPolo, HiginioRamonet, IgnacioRauber, IsabelReig, RamónRoca Jusmet, LuisRoitman, MarcosRomano, VicenteRoy, ArundhatiRoyo, SimónSader, EmirSerrano, PascualShiva, VandanaSubcomandante MarcosTaibo, CarlosTalens, ManuelToledano, MaríaTorres López, JuanUmpiérrez Sánchez, FranciscoVarea, CarlosWoods, AlanZamora R., Augusto

Más…

Libros Libres

N. Chomsky

Vídeos rebeldes

Cartas a Rebelión

Nosotros

Buscar

Sigue rebelion.org en Twitter

 Rss

Nosotros

Domingo, 13 de enero de 2013

Robert García

 

Mundo
Trastornos globales en el mediano plazo

Immanuel Wallerstein

Opinión
Apuntes para una discusión sobre El orden de El Capital

Luis Alegre, Carlos Fernández Liria, Eduardo Maura y Jacobo Muñoz

Venezuela
América o Las Indias: el día que Miss Mundo levantó el puño

Thierry Deronne y Neirlay Andrade

Cultura
Descubriendo a John Cage: Sobre ruidos, panes y perros

David Antona González

Europa
Reflexiones desde “El norte de Irlanda” ante la ola de violencia lealista

Rafa

México

16 posdatas del Subcomandante Marcos

Apagando el fuego con gasolina (posdatas a la carta gráfica)

Subcomandante Marcos

Chile
Al sur se caen las máscaras

Raúl H. Contreras Román

América Latina y Caribe

A 3 años del terremoto entrevistamos a Henry Boisrolin del Comité Democrático Haitiano

“Tenemos que repetir lo que hicieron los esclavos en 1804”

Mario Hernandez
Conocimiento Libre

-Creador de RSS y activista político por los derechos de los usuarios en internet
 Se suicidó Aaron Swartz
Pablo Gutiérrez

Cultura

Novedad editorial: El traje del emperador: 13 propuestas para desnudar el poder
Concepción Cruz, Cristina Ibáñez y Susana Moreno

África

América Latina y Caribe

-Perú
-Honduras: Ya son 80 campesinos asesinados durante el régimen de Lobo
-Haití

Argentina

La economía en año electoral
Julio C. Gambina
-Reseña de teatro “Patria Perra” – Grupo La Cuarta Pared

Bolivia

-Una victoria cultural

Chile

Los mapuches y el fantasma terrorista
Luís García Huidobro
-Guillermo Teillier inaugura la Fiesta de los Abrazos 2013

Colombia

-Entrevista a la combatiente y delegada de paz de las FARC-EP en La Habana

Cuba

-Deseos de justicia y libertad en 2013 y la segunda oportunidad de Obama
 Obama give me five
Wilki Delgado Correa

EE.UU.

-Escuadrones de la muerte en Irak y Siria. Las raíces históricas de la guerra encubierta de EE.UU./OTAN en Siria
España

-Una movilización histórica
-El proyecto para requisar y rehabilitar casas en mal estado cuyos titulares desatienden arrancará con 48 inmuebles de l’Alquerieta
-Escándalo en la sanidad madrileña
-Entrevista con Alfonso Fernández, “Alfon”, el único detenido del 14N que ha permanecido 56 días detenido
-La refutación de una explicación Real
-Un brigadista de nombre desconocido

Europa

México

Mundo

-Invasiones británicas

Palestina y Oriente Próximo

Venezuela

Tragicómix

Tornapunta
 Ediciones anterioresSábado, 12 de enero de 2013Viernes, 11 de enero de 2013Jueves, 10 de enero de 2013Miércoles, 09 de enero de 2013Martes, 08 de enero de 2013Lunes, 07 de enero de 2013
Buscar otras fechas
Versión de Rebelión anterior al
1 de junio del 2004

 

Barcos rusos se concentran en Siria

Barcos rusos se concentran en Siria mientras la OTAN despliega misiles Patriot en Turquía

Traducción por Ivana Cardinale

7 de enero de 2013.- Rusia ha concentrado cinco buques de desembarco en el Mediterráneo Este en una muestra de fuerza con la intención de disuadir a las naciones occidentales de intervenir militarmente en Siria. El diario británico The Sunday Times citó los comentarios de un diplomático ruso.

Según el informe, los barcos llevan vehículos militares y cientos de infantes de marina rusos, y están siendo acompañados por naves de combate.

Mientras que Rusia ha afirmado oficialmente que los barcos han sido desplegados para participar en un ejercicio militar para mejorar el manejo, el mantenimiento y pruebas de la interacción de las fuerzas navales, The Times citó al diplomático diciendo que los infantes de marina estaban con la intención de disuadir a Occidente de desplegar fuerzas terrestres en el levantamiento contra el presidente sirio Bashar al Assad.

“Rusia debería estar preparada por cualquier despliegue, ya que considera que la situación en Siria podría llegar a su punto máximo antes de la Pascua”, según dijo el diplomático, citado por The Times.

Mientras tanto, la OTAN ha comenzado a desplegar misiles en Turquía en “un intento de proteger al país de la amenaza de guerra de la vecina Siria, según el Comando Europeo del ejército de Estados Unidos (EUCOM por sus siglas en inglés).

EUCOM indicó en un comunicado el viernes que personal militar y equipos estadounidenses fueron enviados a la base aérea de Incirlik al sureste de Turquía para apoyar el despliegue de baterías Patriot de la OTAN a petición de Ankara.

Se espera que unas 400 tropas sean transportadas a Turquía en una semana para operar dos baterías Patriot apoyando la misión de la OTAN ahí. Está programado que equipos adicionales lleguen por mar este mes.

“El despliegue de seis baterías Patriot, incluyendo una de Alemania y otra de Holanda, es en respuesta a la petición de Turquía a la OTAN”, señaló EUCOM en el comunicado emitido desde sus oficinas en la ciudad alemana de Stuttgart.

“Las fuerzas aumentarán las capacidades de defensa de Turquía y contribuirá a frenar la crisis a lo largo de la frontera de la OTAN”, añadió.

 

 

Francia financia oposición armada en Siria, ¿olvido del derecho internacional?

Previo a visitar París, el primer ministro ruso, Dmitri Medvedev, calificó de jurídicamente inaceptable la decisión del gobierno francés de apoyar a la oposición siria y demandar el levantamiento del embargo de armas a los irregulares.

Francia financia oposición armada en Siria, ¿olvido del derecho internacional?

Damasco (PL) La reciente decisión del gobierno francés de otorgar 1,2 millones de euros con vista a financiar la oposición armada en Siria, sumada a los aportes de otros países, cuestiona la actuación de un Estado para imponer cambios políticos en otro de manera arbitraria.

La cifra, unos 1,5 millones de dólares, engrosa las arcas de la Coalición de las Fuerzas de la Revolución y la Oposición siria (Cnfros), engendrada el 11 de noviembre en Doha, Catar, como sustituta del otrora Consejo Nacional Sirio (CNS) y principal coalición opositora al gobierno del presidente Bashar Al Assad en el exterior.

Meses atrás, un informe del CNS reveló las asignaciones recibidas de varias naciones. Según el documento, cinco millones de dólares llegaron de los Emiratos Árabes, 15 millones de Catar y 20,4 millones de Libia.

De esos más de 40 millones, 29,7 fueron gastados en la ayuda a los refugiados y para apoyar “el movimiento revolucionario” en Siria. El resto correspondió a los “gastos administrativos y de comunicaciones”, indicó el texto.

Faisal Miqdad, vicecanciller sirio, recordó que Estados Unidos asignó hasta la fecha 160 millones de dólares en ayudas a la oposición siria, trasferidos a sus destinatarios a través de varias ONG internacionales.

Analistas políticos refieren que lo anterior serían solo las cifras de financiación públicas, pues es conocido que los sofisticados armamentos, municiones, vehículos de transporte y artillados, medios de comunicación y otros avituallamientos de los cuales disponen los rebeldes, provienen de dichas potencias.

El gabinete del gobernante socialista François Hollande, el primero de la Unión Europea en reconocer a la Cnfros como “único representante legítimo del pueblo sirio”, esgrimió que los 1,2 millones de euros constituyen un aporte de su país como “ayuda humanitaria”, al tiempo de mostrarse partidario de entregar armas a los insurgentes.

“Francia se oponía a los envíos de armas mientras no estaba claro si llegarían allí donde son necesarias y deseadas. Una vez que la coalición forme un Gobierno legítimo, el tema volverá a plantearse a todos los países que reconozcan ese Gobierno”, apuntó Hollande.

Aunque el Ejecutivo galo alegó oponerse a una intervención militar en la nación levantina dejó entrever, no obstante, que impulsará abiertamente un cambio de régimen allí.

“Una intervención podría tener lugar únicamente por resolución del Consejo de Seguridad de la ONU, que hoy no está dispuesto a ello, entre otras razones porque Rusia se opone. Por eso actuaremos en defensa de la población civil”, señaló.

El gobierno sirio calificó la creación de la Cnfros y la asistencia financiera de potencias occidentales y del Medio Oriente como una declaración de guerra contra el país, puesto que los grupos que conforman la alianza rechazan cualquier diálogo con el gobierno de Al Assad.

La mayoría de los grupos que integran la oposición siria recurren a métodos violentos para lograr sus objetivos, constatan reportes de prensa.

En los últimos meses, ante la ofensiva gubernamental, desarrollaron la táctica de mezclarse entre la población civil para atacar objetivos militares, además de cometer saqueos, profanación de lugares religiosos, intimidación, secuestro y asesinato de personas.

Han lanzado proyectiles de mortero contra barrios residenciales casi a diario, y colocado coches bombas, petardos y otros artefactos explosivos, los cuales cobraron la vida de miles de ciudadanos que no vestían uniforme militar.

Incluso resulta comprobable que miembros de la red Al Qaeda, la misma organización que los franceses combatieron en Afganistán como parte de las fuerzas de la OTAN, bajo el pretexto de la lucha global contra el terrorismo encabezada por Washington, han montado su base de operaciones en territorio sirio, integradas a las fuerzas opositoras.

Previo a visitar París, el primer ministro ruso, Dmitri Medvedev, calificó de jurídicamente inaceptable la decisión del gobierno francés de apoyar a la oposición siria y demandar el levantamiento del embargo de armas a los irregulares.

De acuerdo con los principios del derecho internacional aprobados por la ONU en 1970, ningún Estado debe adoptar medidas para derrocar por la fuerza a un gobierno de un tercer país, recordó Medvedev el 26 de noviembre, en una entrevista al diario galo Le Figaro.

Numerosos políticos, académicos, analistas y reconocidos periodistas concuerdan en que el conflicto que sacude a la nación del Medio Oriente desde hace más de 20 meses podría extinguirse en cuestión de semanas, quizás unos pocos meses, si se detiene el apoyo directo a los insurgentes armados.

El portavoz de la cancillería iraní, Ramin Mehmanparast, afirmó en una entrevista difundida por medios de comunicación persas que, no obstante, los actores occidentales se niegan a dialogar, apoyan a los armados y quieren realizar una intervención en la nación levantina, con el objetivo de implementar agendas y metas ocultas.

En un reciente artículo, el periodista chileno Juan Francisco Coloane acusó a potencias occidentales de respaldar el terrorismo como instrumento de presión contra Siria lo cual, aseveró, también convierte al derecho internacional y el multilateralismo en dos grandes víctimas de la aventura de derrocar un gobierno elegido por el pueblo.

Debe recordarse que el presidente Bashar Al Assad, a quien Occidente acusa de dictador, fue reelegido para su cargo en 2007 con el 97 por ciento del voto popular.

Si lo anterior resultara insuficiente, bastaría recurrir al sentido común para cuestionar la pretendida ayuda que París y otras capitales ofrecen a quienes luchan a brazo partido por obtener el control de Damasco y cambiar el sistema político de la nación.

¿Cómo reaccionarían el Elíseo y el pueblo galo, si un gobierno extranjero -por ejemplo, la propia Siria-, decidiera otorgar varios millones de dólares para sacar del poder a Hollande, elegido en las urnas por una mayoría de la población?

Por Luis Brizuela Brínguez *

*Corresponsal de Prensa Latina en Siria.

arb/lr

 

Siria, un conflicto oxigenado en el exterior

Por Luis Brizuela Brínguez *

Siria, un conflicto oxigenado en el exterior

Damasco (PL) Pocos se atreven a negarlo: el oxígeno del conflicto que hoy desangra a Siria lo insuflan potencias occidentales y países árabes que alientan y financian una modelada oposición al presidente Bashar Al Assad.

El argumento de que los cruentos enfrentamientos en distintas partes del país son resultado de una guerra civil entre los diferentes grupos confesionales, se derrumba por día a medida que las fuerzas armadas capturan cada vez más insurgentes y comprueban su pertenencia a otras nacionalidades.

Fuentes oficiosas estiman que al menos un 70 por ciento de los insurgentes que combaten en la nación levantina provienen de naciones como Arabia Saudita, Jordania, Libia, Argelia, Túnez y Chad, entre otros, junto a un número significativo de miembros de la organización terrorista Al Qaeda.

En un artículo reciente, el analista Michel Chossudovsky explicó cómo desde mediados de marzo de 2011, grupos armados islamistas, secretamente apoyados por servicios de inteligencia occidentales e israelíes, han efectuado ataques terroristas contra edificios del gobierno sirio, incluidos incendios premeditados.

Está ampliamente documentado que francotiradores y mercenarios cometen actos terroristas, incluyendo la matanza indiscriminada de civiles, como parte de una iniciativa de Estados Unidos, la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) e Israel dirigida a apoyar, capacitar y financiar operativamente a una entidad armada dentro de Siria, agregó.

Armas y municiones fluyen sin control a manos de los rebeldes a través de las porosas fronteras con Jordania, Líbano y Turquía, constatan reportes de prensa.

Analistas apuntan que si los insurgentes carecieran de la al parecer ilimitada, continua y abierta entrega de dinero y armamento, el Ejército sirio podría liquidar a los insurgentes en cuestión de semanas, tal vez meses.

No obstante, todo apunta a que continuará la entrega de alijos para sostener de manera artificial el conflicto.

En una entrevista al canal de información Al-Alam, el ministro sirio de Información, Omran Azoghbi, analizó el fracaso de la primera fase de la planificada agresión contra su país la cual, aseveró, procuraba una intervención militar.

Por tal motivo, enfatizó, las naciones hostiles tratarán de obtener ganancias políticas mediante la prolongación de la crisis en Siria y mantener a la oposición externa como una clavija disponible para su uso.

El 11 de noviembre, fracciones de la oposición siria se reunieron en Doha, Catar, donde intentaron maquillar a esa oposición externa mediante la creación de un nuevo ente, la Coalición Nacional de las Fuerzas de la Revolución y la Oposición Siria (Cnfros).

Sin embargo, la coalición rechazó desde el primer momento “negociar o conversar” con Damasco, e insistió en que el presidente sirio Bashar Al Assad debe dimitir o ser depuesto por medio de la lucha armada.

“No sólo necesitamos dinero y pan, también necesitamos armas para defendernos”, solicitó tras su elección el clérigo Ahmed Muaz Al Jatib, jefe de la organización.

Francia y Turquía, al igual que países del golfo Pérsico y la mayoría de las naciones de la Liga Árabe reconocieron de inmediato a la Cnfros como “única representante legítima del pueblo sirio”, según se autodenominó la entidad al constituirse.

El ministro francés de Asuntos Exteriores, Laurent Fabius, en una entrevista concedida a la radio gala RTL, aseguró que su gobierno presentará ante la Unión Europea una propuesta para levantar el embargo sobre el envío de armas a los grupos opositores en Siria.

Lo anterior supone serias preocupaciones a juicio de expertos políticos, pues tal paso echaría más leña al candelero de la violencia desenfrenada que, según cálculos, ha segado la vida de más de 35 mil sirios.

Líderes políticos coinciden en que detener la entrega de armas a los insurgentes sería un primer y fundamental paso para proyectar cualquier iniciativa que conduzca a una resolución pacífica del conflicto.

Hay quienes quieren el caos en Siria, y Rusia rechaza eso. Si no se detiene el envío de armamento, la evolución de los acontecimientos en la nación del Oriente Medio podría llevar al caos, como sucedió en Libia, vaticinó el presidente ruso Vladimir Putin días atrás.

En la apertura de la Conferencia de Diálogo Nacional Sirio, que tuvo como escenario a Teherán 18 y 19 de noviembre, el ministro de Exteriores iraní, Ali Akbar Salihi, argumentó que la crisis que vive Siria actualmente ha sido despachada desde el exterior.

La crisis que por desgracia presencia la nación levantina ha sido exportada e impuesta por países occidentales, que anteponen sus intereses a las vidas y la sangre de los pueblos de la región, afirmó Salehi.

Por su parte, el Líder Supremo de la Revolución Islámica de Irán, Ali Khamenei, aseveró que la solución de la crisis en Siria consiste en impedir el envío de armas a este país y que la llamada “oposición” deponga las armas para poder hacer sus demandas al gobierno de Al Assad.

Queda por ver si las potencias que hoy intentan desmembrar a Siria y bañarla en la sangre de su propio pueblo deciden dejar de soplar el candelero de la violencia, para que las llamas de un conflicto que nunca debió ocurrir se extingan.

*Corresponsal de Prensa Latina en Siria.

arb/lr