Archivo de la etiqueta: Alfaro

El asesinato de Almudena: ¡un caso de película!

 

César Medina 

Salobral es una pedanía muy cercana al pueblo de Albacete, en Castilla la Mancha, una región apacible que promedia una esperanza de vida sobre los 83 años, una de las más altas del mundo.

Albacete está a dos horas de Madrid, partiendo en dos los interminables trigales que llevan a la Ruta de El Quijote, el Hidalgo Caballero de Miguel de Cervantes.

Lejos estaban los 1,500 vecinos de Salobral de la pesadilla que vivirían a partir de las 6:00 de la tarde del sábado, cuando Juan Carlos Alfaro, 40 años, se disfrazó de Rambo: ropa de camuflaje, rostro pintarrajeado, escopeta, fusil, pistola y cuchillo…

….Y salió en busca de Almudena, linda e inteligente niña de 13 años a quien había seducido desde los 11, y que ya entrando a la adolescencia ella había decidido romper esa relación tormentosa.

La encontró a escasos metros de su casa cuando regresaba de la heladería junto a una amiguita: ¡Te voy a matar…! fue lo único que le dijo mientras le disparaba tres veces con la pistola, casi a quemarropa.

Luego roció el área con ráfagas de ametralladora, matando en el acto a un vecino, Ángel Delicado, que caminaba cerca, y al abuelo de ella lo hirió gravemente. A la amiguita, también de 13 años, le dijo: “A tí no te mato para que puedas contarlo…”

Y cogió el monte que tan bien conocía, porque era cazador y se crió en esos campos manchegos de espesa vegetación, trigales y maizales que en esta época del año están completamente secos, listos para la cosecha.

Perseguido paso a paso
Al momento del suceso llovía a cántaros y el frío calaba los huesos en este otoño que anticipa un crudo invierno. La Guardia Civil ordenó a los vecinos de Salobral que se guarecieran en sus casas previendo un cruento enfrentamiento con el homicida. Y hasta el alcalde del pueblo se encuevó temprano.

La persecución fue tenaz, paso a paso, con perros, helicópteros y tropas entrenadas en este tipo de operación. El “Rambo español” era aficionado a las armas y tenía entrenamiento de supervivencia, como si se hubiera preparado para este evento.

Después de cobrar la espesa vegetación, Alfaro se guareció por casi 40 horas en un maizal que le daba protección. Pero lo traicionó la adicción al tabaco: En algún momento se le agotó la provisión de cigarrillos y llamó por teléfono a un amigo en procura de que le dejara algunas cajetillas en un sitio convenido.

La guardia civil interceptó la llamada y en cuestión de minutos estaba ubicado. Pero al verse descubierto recibió a tiros a la autoridad, y aún así se le trató de persuadir para que se entregara pacíficamente.

La negociación duró ocho horas. Y hasta sus padres le pidieron entregarse con vida.

Pero todo terminó de forma dramática, con Alfaro pegándose un tiro en la cabeza frente a la policía, sus padres, los periodistas y las cámaras de televisión que seguían en vivo el desenlace del suceso.

La tragedia ha conmocionado a toda España primero por la secuencia que siguió al asesinato de Almudena y porque la persecución con perros, helicópteros y comandos fue tan tenaz, que alteró por dos días la vida de esa apacible región.

El drama sigue…
Pero con la muerte dramática de Juan Carlos Alfaro no concluye este drama.

Los periodistas que presenciaron el desenlace fatal notaron extrañados que inmediatamente Alfaro se disparó a la cabeza, personal paramédico corrieron para auxiliarlo y evitar su muerte inmediata, le colocaron respiración mecánica y lo llevaron rápidamente a un helicóptero para trasladarlo a un hospital de Albacete.

Todo el mundo sabía que no podía sobrevivir a un disparo en la cabeza con fines suicidas.

¿Para qué, entonces, conservarle los signos vitales?, se preguntaban los periodistas y todos los españoles que seguían este drama por televisión…

¡…Era donante! Y resultaba conveniente llevarlo vivo al quirófano para extraerle los órganos.

Se cuestiona que una persona con esas características criminales pueda donar sus órganos vitales a un paciente que reciba su corazón, sus riñones, sus ojos, su hígado…

Es un tema que revuelve la conciencia de los españoles si se toma en cuenta que Alfaro suscribió hace sólo unos meses el testamento de donación de sus órganos.

Porque hay quienes dicen que todo lo tenía muy bien planeado….”hasta la prolongación de la vida a través de sus órganos vitales…”

El drama es la comidilla en toda España.

¡Y es como un tema de película…!