Archivo de la etiqueta: Adolfo Pérez Esquivel

Divide y vencerás, juego táctico contra integración en Latinoamérica

1981 Adhesiu fora OTAN

Toda esta estratagema de Washington tiene como componente fundamental el “acoso, la deslegitimación y la desestabilización de los gobiernos bolivarianos y progresistas de la región”, advierte Borón.

De inadmisible, traición o amenaza fue calificado por gobernantes y personalidades de Latinoamérica el anuncio del presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, de sellar un acuerdo de cooperación con la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), para luego iniciar un proceso de acercamiento con miras a ingresar en el bloque.

La criticada propuesta forma parte de una obvia ofensiva para desconfigurar, a través de la vieja táctica de “divide y vencerás”, el nuevo mapa geopolítico latinoamericano, rediseñado a partir de procesos transformadores e integracionistas.

La Alianza del Pacífico, con su última cumbre en Cali, Colombia; la gira por la región del vicepresidente norteamericano, Joseph Biden; la visita del presidente chileno, Sebastián Piñera, a Estados Unidos; la de Barack Obama a México, y las perspectivas de Colombia de ser parte de la OTAN, no son casos aislados.

A todo esto se suma la impugnación de la oposición por supuesto fraude de las elecciones en Venezuela, donde ganó Nicolás Maduro, acompañada por la violencia con saldo de nueve muertos y denuncias de presunta división dentro de la fuerza socialista.

Para enrarecer más la atmósfera, el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, recibió a Henrique Capriles, perdedor de los comicios venezolanos, lo que generó el rechazo del gobierno de Maduro.

El politólogo argentino Atilio Borón asegura que Santos al recibirlo “le confirió legitimidad a sus escandalosas denuncias (…) y se alineó irresponsablemente con el líder del ala fascista y más radical y golpista de la derecha venezolana”.

Borón recalca en su artículo titulado Santos, la conjura contra Venezuela y la Alianza del Pacífico que “el sueño imposible del imperio es restablecer en Latinoamérica una situación anterior a la Revolución Cubana, cuando las órdenes de la Casa Blanca eran obedecidas sin chistar por los gobiernos de la región”.

Opina que ese es el sentido fundamental de la Alianza del Pacífico, integrada por México, Colombia, Perú y Chile.

Para el también académico, detrás de todo esto está “el meticuloso cumplimiento del proyecto de reversión de la correlación internacional de fuerzas en el hemisferio, que en el 2005 provocara el naufragio del ALCA en Mar del Plata (Argentina)”.

Toda esta estratagema de Washington tiene como componente fundamental el “acoso, la deslegitimación y la desestabilización de los gobiernos bolivarianos y progresistas de la región”, advierte Borón.

El mandatario de Bolivia, Evo Morales, también alerta constantemente de los afanes de la oligarquía y asegura que para este propósito divisionista y desestabilizador existe asesoría extranjera.

Juicio político, polémicas huelgas sindicales, el secuestro y el viejo recurso del uso de la fuerza militar en golpes de Estado se han empleado en estos años de cambio en el continente para revertir los cambios.

Desde el exterior, ahora, como un cubo de hielo a los logros integracionistas fue el anuncio de Santos de un posible acercamiento para ingresar a la OTAN.

Sin embargo, tal “iniciativa” no debe sorprender cuando el 30 de octubre de 2010, el gobierno de Colombia suscribió con Estados Unidos un convenio de cooperación militar que señalaba siete bases de la nación suramericana para que fueran usadas por tropas norteamericanas.

De acuerdo con el Tratado Naval de Washington, todas las bases militares pertenecientes a un Estado miembro de la OTAN pueden ser utilizadas en el marco de sus misiones, a pesar de que oficialmente no exhiban su insignia.

Morales calificó de amenaza para la región la decisión de Colombia de unirse al obsoleto pacto militar, creado con el objetivo de organizar a Europa ante la supuesta amenaza de la Unión Soviética después de la Segunda Guerra Mundial y que, no obstante, es parte hoy de los principales conflictos bélicos del mundo.

“No podemos permitir que la OTAN intervenga Latinoamérica. Tener a la OTAN es una amenaza a nuestro continente, a Latinoamérica y el Caribe”, advirtió Morales.

La presencia de esa organización de potencias militares busca desestabilizar y atentar contra los gobiernos de izquierda de Latinoamérica, principalmente Venezuela, Ecuador, Nicaragua y la propia Bolivia, enfatizó.

De igual forma, Maduro recalcó que “nosotros (América Latina) “no tenemos nada que buscar en pactos de dominación y de guerra”.

Nuestra América, dijo, tiene que ser un territorio de paz, libre de armas nucleares, pues sería una locura abrirles nuestros territorios a ejércitos y a fuerzas armadas de otros continentes, y una traición a Simón Bolívar, a los libertadores y a nuestros pueblos.

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, calificó de inadmisible las pretensiones de Colombia de ser parte de ese grupo militar.

El líder sandinista exhortó a conquistar la paz, pero a partir del desarrollo económico y de mejoras en servicios esenciales como educación y salud de los pueblos.

El Premio Nobel de la Paz 1980, el argentino Adolfo Pérez Esquivel, en declaraciones a Prensa Latina dijo que Santos no puede convertir a Colombia en un país agresor e invasor, asociándolo con la OTAN.

Mientras la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) son iniciativas de paz y de unión regional frente a las potencias, la OTAN representa todo lo opuesto, recalcó Pérez Esquivel.

La Alianza atlántica “es un organismo que fomenta las armas nucleares, el intervencionismo y la violación de los derechos humanos y de los pueblos”, puntualizó.

Latinoamérica parecía olvidada. Medio Oriente se convirtió en el centro de operaciones militares de Estados Unidos y sus aliados de la OTAN: recursos energéticos y reposición geopolítica son el trasfondo de intervenciones militares so pretexto de luchas contra el terrorismo y supuesta tenencia de armas químicas, entre otros.

Mientras Irak y Afganistán eran expoliados por las fuerzas militares de la coalición, Latinoamérica construía el viejo sueño de la Patria Grande de los libertadores.

En medio de ese contexto de guerra liderado por Estados Unidos y la OTAN, en este hemisferio los países se organizaban para alcanzar el desarrollo armónico de sus pueblos en organismos como la Alianza para los Pueblos de Nuestra América, la Unasur y la Celac, con el liderazgo de Hugo Chávez.

Para la Casa Blanca -alerta Atilio Borón-, “hoy nada es más importante que aprovechar el momentáneo desconcierto provocado por la muerte de Chávez para reordenar lo que el Secretario de Estado John Kerry denominara -en una expresión que por su carácter despectivo había caído en desuso- al â��patio traseroâ�Ö de Washington.”

 Por Odalys Troya Flores *

La Habana (PL)

*Jefa de la redacción América del Sur de Prensa Latina.

arb/otf

Por caminos martianos hacia la construcción del equilibrio del mundo

jose marti
jose marti (Photo credit: twicepix)

La Habana (PL) Con la certeza de que las ideas de José Martí pueden contribuir a salvar un mundo que a veces parece equivocar el rumbo, Armando Hart considera una prioridad promover su difusión en iniciativas como la Conferencia Internacional Por el Equilibrio del Mundo.

Prevista en su tercera edición del 28 al 30 de enero en La Habana, la cita se propone partir del pensamiento del Héroe Nacional de Cuba para abordar problemáticas actuales de la civilización humana como la preservación del medio ambiente, la búsqueda de la paz y la protección de los derechos humanos.
 
Los expresidentes Luiz Inácio Lula da Silva, de Brasil, y Leonel Fernández, de República Dominicana, el Premio Nobel de la Paz argentino Adolfo Pérez Esquivel, y los intelectuales Frei Betto, de Brasil, e Ignacio Ramonet, de Francia, son algunas de las personalidades que han confirmado su asistencia al foro, el cual prevé la participación de más de 600 delegados procedentes de 43 países.
 
Armando Hart, político e intelectual cubano que se ha dedicado a estudiar la vida y obra de Martí, considera que el pensamiento del Maestro, a pesar de haberse desarrollado hace más de una centuria, tiene mucho que aportar a los hombres del siglo XXI.
 
El director de la Oficina del programa Martiano y presidente de la Sociedad Cultural José Martí, conversó con Prensa Latina sobre la ya inminente III Conferencia Internacional Por el Equilibrio del Mundo, además de argumentar cómo el legado martiano encaja en el nuevo milenio.
 
Prensa Latina (PL): ¿Cómo comenzaron las conferencias internacionales Por el Equilibrio del Mundo?
 
Armando Hart: Hace 10 años, en ocasión del Aniversario 150 del natalicio de José Martí, la Oficina del Programa Martiano de Cuba, con el apoyo de otras instituciones nacionales, concibió la idea de convocar a la Primera Conferencia Internacional Por el Equilibrio del Mundo.
 
El evento se celebró exitosamente en La Habana y las palabras de clausura estuvieron a cargo del líder de la Revolución Fidel Castro.
 
Como un acuerdo unánime de los participantes en aquel evento, se decidió solicitar a la Unesco la creación de un proyecto encaminado a sistematizar la tarea de estudiar y divulgar de manera más profunda y en todo el mundo el pensamiento de José Martí.
 
En octubre de 2003 la Conferencia General de la UNESCO aprobó la creación del Proyecto José Martí de Solidaridad Mundial, orientado por un Consejo Mundial que incluye hoy a más de 50 personalidades internacionales.
 
Desde entonces, el auspicio de la UNESCO ha sido ratificado en las conferencias internacionales subsiguientes y ello ha propiciado la continuación de estas y otras numerosas acciones internacionales.
 
PL: ¿Podría mencionar algunos ejemplos?
 
Hart: Las acciones a nivel internacional son numerosas e incluyen la creación y funcionamiento de Clubes Martianos, Cátedras Martianas. También se realizan las conferencias Por una cultura de la Naturaleza, los encuentros del Consejo Mundial y la difusión de las ideas martianas en universidades, institutos, centros académicos y también en sectores populares, juveniles y estudiantiles.
 
PL: Una buena parte de esas actividades se encaminan a difundir la obra del Héroe Nacional de Cuba, José Martí. ¿Qué vigencia tiene su pensamiento y cuál es su importancia para el contexto actual de América Latina y del mundo?
 
Hart: Los cubanos, en primer término, tenemos el deber de mostrar y divulgar, con mayor precisión y actualizando sus ideas, quién fue ese genio de la política, de la literatura y del pensamiento universal al que Gabriela Mistral calificó como “el hombre más puro de la raza”.
 
Aunque vivió solamente 42 años, dejó una obra impresionante y se ganó los mayores reconocimientos y elogios como escritor, poeta, organizador político y revolucionario, por parte de los más profundos pensadores y hombres de sólida cultura de su época.
 
Fue un hombre de la más fina sensibilidad, y también fue capaz de fundar el Partido Revolucionario Cubano que organizó y convocó a la guerra necesaria contra la dominación colonial española en América, y más de medio siglo después Fidel Castro lo señaló como inspirador y autor intelectual de la Revolución Cubana.
 
Todas esas facetas están reunidas en la personalidad de José Martí, quien si no es más conocido e identificado en el mundo de hoy en toda su grandeza se debe a las lagunas que existieron en el aparentemente muy civilizado siglo XX sobre la gigantesca riqueza cultural y espiritual de los pueblos de Nuestra América, que en estos momentos reivindican su papel en el mundo.
 
Resumiendo, el pensamiento martiano adquiere renovada vigencia porque representa la cúspide de un legado cultural, político, social y filosófico orientado hacia los intereses de “los pobres de la Tierra” -como él mismo lo calificara- y hacia los intereses más esenciales de la humanidad.
 
Por ello constituye obligado punto de referencia para enfrentar los acuciantes problemas globales de la civilización actual, por parte de todos aquellos preocupados hoy por su incierto futuro.
 
Por Luisa María González * 
* Periodista de la Redacción Nacional de Prensa Latina
 
jhb/lmg