Publicado en BATALLA DE LAS IDEAS, NOTICIAS Y OPINIONES

Cocaína en la fórmula de Coca-Cola

Confirman existencia de cocaína en la fórmula de Coca-Cola

¿Por qué será que la fórmula de la Coca-Cola, inventada en 1886 por el químico John Pemberton, es uno de los secretos comerciales más celosamente guardados del mundo?. Se dice que su fórmula se encuentra en una bóveda acorazada en la sede central de Coca-Cola en Atlanta, Georgia, y custodiada las 24 horas del día. Quizá ahora comience a aclararse el por qué de tanto misterio.

Originalmente, Coca Cola fue promovida como una bebida que “ofrecía las virtudes de la coca sin los vicios del alcohol” (ver www.cocaine.org). Desde sus orígenes, su consumo fue altamente estimulante y junto a la cafeína creó adicción a su consumo, como señala el sitio NaturalNews. Hasta 1903, una porción típica contenía 60 mg de cocaína. Hoy en día los extractos de coca los obtiene de la hoja de coca, por ello The Coca Cola Company importa cada año más de ocho toneladas de hojas de coca de América del Sur.

Las hojas de coca son uno de los principales ingredientes de la bebida, y así lo confirma la receta de Coca-Cola publicada por www.thisamericanlife.org, que asegura que esta es la receta original y que fue publicada por un diario estadounidense hace más de 30 años. El sitio detalla que el Atlanta Journal-Constitution, en un número de febrero de 1979, mostró una fotografía en la que se ve a una persona enseñando la que parece ser la famosa fórmula de la Coca-Cola. Los ingredientes y las cantidades exactas que se requieren para fabricar dicha bebida son:

  • 3 chorros de extracto de coca

  • 3 onzas de ácido cítrico

  • 1 onza de cafeína

  • 30 “#” de azúcar (no está clara la cantidad que se necesita)

  • 2.5 galones de agua

  • 2 pintas de zumo de limón

  • 1 onza de vainilla

  • 1.5 onzas de caramelo

  • 8 onzas de alcohol

  • 20 gotas de aceite de naranja

  • 30 gotas del aceite de limón

  • 10 gotas de aceite de nuez moscada

  • 5 gotas de aceite de cilantro

  • 10 gotas de aceite de “neroli”

  • 10 gotas de aceite de canela

Lo interesante del caso es que mientras cada año mueren miles de personas por el tráfico de esta droga, una gran transnacional tiene acceso a los recursos de manera totalmente legal. Hasta hace poco más de cien años (fines del siglo 19, comienzos del siglo 20), el consumo de cocaína era bastante habitual y se vendia en farmacias. Sigmund Freud basaba muchos de sus tratamientos en el consumo de esta droga, y para Robert-Louis Stevenson y Arthur Conan Doyle animaban su talento narrativo. Curiosamente cuando apareció la Coca-Cola, su consumo comenzó a ser prohibido.

___________

Más información: ThisAmericanLife, Natural News

Quizás también le interese:

Chávez arremete contra Coca-Cola y afirma que “se puede …
La privatización del planeta: ¿un mundo demasiado grande …
Estados Unidos vive la guerra… de los otros

Linkwithin

Publicado en NOTICIAS Y OPINIONES

Obispo dice Loma Miranda es un compromiso del pueblo dominicano

BONAO : El obispo de La Vega, monseñor Antonio Camilo González. (Ruddy Dotel )

9b69dcb6f5f3edeec9ae55c0799e460d_300x226

 Bonao.- El obispo de La Vega, monseñor Antonio Camilo González, dijo este sábado que en este momento histórico es un compromiso del pueblo dominicano defender ese anhelo y necesidad que se llama la protección de Loma Miranda, que es parte de un sistema que mantiene el equilibrio ecológico de la isla.

Publicado en NOTICIAS Y OPINIONES

Elogio de la usura

José Antonio Martín Pallín, AttacEn el año 1787 el gran filósofo y humanista Jeremías Bentham se pronunciaba, de forma categórica, en defensa de la usura como motor de la economía. Como buen liberal utilitario sostenía que poner límites a los préstamos era un atentado contra la libertad. Reflexivo y autocrítico se propuso indagar sobre cuales podrían ser las causas que justificarían reducir los tipos de interés en los préstamos. Manejaba varias claves: la prevención de la usura, la prevención de la prodigalidad, la protección de la indigencia contra la extorsión, la contención de la temeridad de los promotores y la protección de la simpleza contra el engaño.

Las reflexiones de Jeremías Bentham que tan valiosas aportaciones han hecho a las ciencias sociales y jurídicas, se producían en el contexto social de su época. Es una lástima que no pueda proyectar su pensamiento sobre las reglas económicas que rigen nuestro mundo globalizado.

El que presta dinero quiere obtener una rentabilidad en forma de intereses y una garantía que cubra los perjuicios que se derivan de su impago. En España los Montes de Piedad, nacieron para atender las demandas de las clases sociales más necesitadas concediéndoles préstamos gratuitos sin interés, garantizados con joyas y ropas para suavizar los abusos de la usura. La no devolución del préstamo otorga a la entidad la propiedad del collar o del anillo, liberando al que lo empeñó de cualquier otra responsabilidad.

Los préstamos garantizados con bienes inmuebles debieran haber seguido la misma tónica pero el rendimiento económico del suelo destinado a la construcción de viviendas en régimen de propiedad horizontal, ha roto todas las reglas y pautas legales. La hipoteca no es ya una garantía, se ha transmutado en un negocio disfrazado de producto financiero que actúa sobre un sector económico que fue el motor de muchas economías.

Cuando las cosas se mutan el riesgo de cáncer esta garantizado. Las últimas ramificaciones las estamos viviendo de forma dramática en los desahucios de cada día. Las consecuencias se aceleraron cuando el mundo de las finanzas comprendió que tenía un maná entre sus manos. Pero no carguemos exclusivamente las culpas sobre los banqueros, también el suelo era rentable para los municipios, las viviendas para las haciendas públicas y los contratos un artilugio para hacer circular dinero negro o para blanquear capitales procedentes del delito.

Los poderes políticos y financieros endosan la crisis a los pródigos y disolutos ciudadanos Tanto atractivo no podía dejar a nadie indiferente. Los bancos, en realidad, no prestaban dinero a los que querían adquirir una vivienda, les vendían hipotecas y otros productos adosados como seguros de vida y cantidades adicionales.

Para llegar a este escenario ficticio se comienza por desligar la hipoteca de su función originaria. Deja de utilizarse para cubrir la deuda mediante la dación en pago. Las leyes la convierten en un instrumento dinamizador del mercado inmobiliario. Cuando se llega a este nivel de ficción, las metástasis invaden el sistema financiero de forma masiva. Para sobrevivir acuden a una terapia agresiva e ineficaz, crean productos milagrosos (subprimes), cuando los efectos del tumor eran ya prácticamente inevitables. Una vez sentadas las bases de la metamorfosis el resultado es el previsible. Los bienes hipotecados se transforman en mercancías de un alto contenido tóxico para la economía real.

El comprador que necesita la vivienda no adquiere un piso sino una carga económica casi de por vida. Pero la vida casi nunca responde a las expectativas y si, por desgracia, un día le llega la notificación del desahucio le habrán despojado de su vivienda y le seguirán exprimiendo con intereses de demora que alcanzan cotas inadmisibles, ética y jurídicamente

La mutación ha hecho crisis y los jueces se han dado cuenta de que lo que tienen entre manos no es una ejecución por impago de hipoteca sino un conglomerado de relaciones jurídicas que deben someter a los principios de la buena fe y de la equidad. Las cláusulas abusivas que deben ser expulsadas del mundo de los contratos.

La adaptación legal de las hipotecas era una necesidad urgente para amoldarla a las circunstancias económicas que surgían de las prodigiosas promociones inmobiliarias. Ya en 1855 los legisladores recordaban que las reformas en el orden civil y económico eran de más interés y urgencia que las leyes hipotecarias.

Todo lo que se estaba tejiendo alrededor de un llamado préstamo hipotecario era tan irreal, imaginario, gravoso e ineficiente que los restos del naufragio han tenido que pasar a una entidad artificiosa, conocida como Banco malo, para refugio de las basuras que ha generado el sistema. El reciclaje de los residuos puede ser un buen negocio para unos pocos.

Las consecuencias personales más dramáticas las estamos contemplando en estos días. Las económicas nos han llevado, aquí y en otros países, a la crisis que los poderes políticos y financieros endosan a los pródigos y disolutos ciudadanos que, según sus infalibles diagnósticos, han vivido por encima de sus posibilidades. Pretenden transportarnos resignados hacia la ensoñación de un mundo al revés como el que describe la poesía de José Agustín Goytisolo: Érase una vez un lobito bueno al que maltrataban todos los corderos.
____________
José Antonio Martín Pallín es abogado, magistrado emérito del Tribunal Supremo y comisionado de la Comisión Internacional de Juristas (Ginebra).

Ver también: Ezra Pound y la usura

Quizás también le interese:

Urge terminar con los paraísos fiscales

La deuda pública de Estados Unidos desde 1790 hasta hoy…

La “indignación” de Stéphane Hessel estremece a Europa

Plantas de Energía Solar: solución al cambio climático y a …
Publicado en NOTICIAS Y OPINIONES

María Fernanda Restrepo: La memoria nos mantiene vivos

Virgin of El Panecillo
Virgin of El Panecillo (Photo credit: Wikipedia)

 

 

Quito (PL) Su apellido delata el vínculo familiar con los jóvenes Santiago y Andrés Restrepo Arismendy, secuestrados, torturados, asesinados y desaparecidos en Ecuador en 1988, año en que María Fernanda, con apenas 10 años, dejó de ver para siempre a sus hermanos. (RadioPL )
  Nadie sabe exactamente qué le ocurrió a los hijos de un matrimonio colombiano, y menos aún ella, quien como cineasta, 24 años después del suceso, acaba de exhibir su primer documental cinematográfico, “Con mi corazón en Yambo”, donde narra ese crimen todavía impune.
Durante el proceso de filmación la asaltaron en una extraña casualidad y para el estreno en Guayaquil la cinta no resultaba exonerada de los impuestos en las salas comerciales, según lo establece la legislación, con el argumento de que no era una producción nacional.
Por fin la película salió a la gran pantalla con un éxito de público que superó los 150 mil espectadores, según datos preliminares, y hoy ha iniciado un periplo por el mundo, en momentos en que se reactivaron las pesquisas tras el hallazgo de unas osamentas en un cementerio.
El Ministerio del Interior de Ecuador decidió ofrecer una recompensa de 200 mil dólares para quien aporte evidencias que permitan esclarecer el caso y encontrar los cadáveres.
María Fernanda cuenta a Prensa Latina, en Quito, qué ha pasado con esta producción documental, la cual atesora una parte del dolor de una nación.
PL: Después de tantas entrevistas y de varios meses del estreno, ¿qué ha representado tu obra para ti y para este país?
-Esta película fue más allá de mis expectativas personales y también para el país ha sido importante porque el poder de la memoria se reactivó de tal manera que el Ecuador es un país distinto, con memoria, mayor identidad.
Fue increíble ver cómo jóvenes que no habían vivido esa época, ni conocían el caso, ni habían escuchado de él siquiera, fueron quienes más atendieron al cine o siguen pidiendo las películas en charlas, conversatorios, colegios, escuelas, universidades, y yo les ayudo con eso.
La película es parte de mi vida porque refleja una faceta importante de mi familia, pero además transformó un país, porque cuando ellos se perdieron, el país perdió dos hijos, dos hermanos, dos amigos, dos nietos.
Este país se conmocionó de tal manera que nunca más fue el mismo, y eso a la gente le llegó tanto, que se reactivó, y no se acostumbró a la muerte ni a la violencia, sino salió a las calles luego de que mis padres comenzaron una protesta silenciosa.
Ellos pasaron un año entero manifestándose, siendo insultados, discriminados obviamente por ser colombianos reclamando por sus hijos ecuatorianos, pero siguieron ahí aguantando todo, miércoles a miércoles, por amor, por amor a los hijos, por amor a la verdad.
Poco a poco se sumaron más gentes y fue una transformación en tal sentido que aquí no hay crímenes de Estado, ni sistemática violencia institucionalizada como en esa época, porque se paró, o sea, el crimen no fue del todo en vano.
PL: Hablabas de esta obra como un documental de cine de autor, ¿por qué lo defines así?
-Un documental de autor refleja de alguna manera el punto de vista muy personal de un director, alejado más del estilo de reportera o donde se necesita poner los dos lados de la historia, es una mirada muy íntima sobre algún tema, alguna idea.
Obviamente este tema es mi historia familiar, evidentemente tenía que ser relatado en primera persona y con todos los datos argumentados. Es lo que yo pienso, pero fundamentado en muchos documentos y cuestiones que soportan esas ideas, y sí, entonces es un documental de autor en ese sentido.
PL: Decías en una entrevista anterior: “Escojo no olvidar”, y el producto final de cinco horas tuviste que reducirlo a dos horas y 15 minutos. ¿Vas a olvidar esa otra parte restante?
-Es increíble pero casi se va a cumplir un año de que salió este documental y todavía hay muchas cosas pendientes por hacer y no se para; en estos momentos estamos en distribución a nivel internacional en Festivales y parece que tendré que cortarlo en una hora y media. Eso lo piden para emitir en un canal y entonces el trabajo continúa en ese sentido.
Y qué pasa con las otras horas extras, pues por ahora estarán ahí dormidas, quizás en unos 10 o 20 años, cuando mi mente esté más reposada, pueda verlo con ojos más maduros.
No ha sido solo la película, sino el polvero que levantó; se reactivó el caso, entonces me tocó también estar atenta a las nuevas investigaciones de la fiscalía a partir del reciente hallazgo en unas fosas comunes.
Lo complicado fue cómo despegarse de eso porque la película es tu vida misma y está pegada a ti, y la gente quiere seguir viéndola y a veces una está cansada, pero es la misión que he asumido con mucho cariño, por la memoria del país y la de mis hermanos.
PL:¿En qué momento histórico de la nación y del cine ecuatoriano llega este filme?
-Llega en un momento histórico de mucha suerte. Digamos si otro hubiera sido el año, el Gobierno y los políticos que comandaban esta nación, quizás el documental ni siquiera hubiera sido realizado, porque yo conté con muchas facilidades a partir del Gobierno de Rafael Correa y así lo debo decir.
Me permitieron la entrada a las Escuelas de Policías, a lugares donde antes habían sido las mazmorras, los lugares de torturas del SIC (Servicio de Investigación Criminal), las entrevistas, permisos que son difíciles de conseguir, de filmar, y más aún para ponerlas en una sala de cine.
El ambiente en que salió fue el justo, el propio, el año perfecto, no hubiera pensado cómo habría sido en otro Gobierno, porque ningún otro prestó ese apoyo, ese respaldo al tema, todos le dieron la espalda de alguna manera.
Todos hicieron lo suyo por echar tierra, o por salvaguardar las estrellitas y el honor en la Policía ecuatoriana de esa época, entonces en ese sentido fue bueno y también por el apoyo que tuvo del Consejo Nacional de Cinematografía.
Un documental no puede avanzar sin un apoyo económico de por medio; es mucha gente involucrada, muchas horas de trabajo, equipos, noches, días, y con ese respaldo la película pudo salir adelante.
Yurién Portelles
The Limpiacocheial Standard of Ecuador
The Limpiacocheial Standard of Ecuador (Photo credit: Wikipedia)
*Corresponsal de Prensa Latina en Ecuador.