El estrés nos deja sin memoria

El estrés nos deja sin memoria y encoge nuestro cerebro

Los niveles altos de cortisol, una hormona producida por el estrés, parecen predecir la función cerebral, el tamaño del cerebro y el rendimiento en pruebas cognitivas”. Son palabras del doctor Sudha Seshadri, profesor of neurología en el UT Health de San Antonio, y director de un estudio publicado en el diario médico Neurology sobre cómo afecta el estrés al cerebro.
Sus conclusiones son claras: afecta, y mucho. El doctor Seshadri asegura que se han encontrado “pérdidas de memoria y disminución del tamaño del cerebro en personas relativamente jóvenes mucho antes de que se pudiera ver ningún síntoma, por lo que nunca es demasiado pronto para preocuparse por reducir el estrés”.

Formas de huir del estrés: masajes en el bosque
Masajes antiestrés al aire libre en contacto con la naturaleza, sumergida en los aromas de los bosques centenarios y viajando a través del canto de los pájaros. ¿Te apuntas?

El estudio demuestra que las glándulas suprarrenales producen más cortisol cuando nos encontramos ante situaciones de peligro o en alerta y esa hormona ataca directamente a funciones de nuestro cuerpo que nos deberían ayudar a avanzar en esas situaciones. Cuando superamos una crisis, los niveles de cortisol caen y el cuerpo se recupera, pero si la tensión no pasa, el cuerpo funcionará mal provocando ansiedad, depresión, dolores de cabeza, problemas de sueño y, además, pérdida de memoria.

Los expertos alertan de la importancia y la vulnerabilidad del cerebro en estas ocasiones. En declaraciones que recoge la CNN, el director de programas científicos Keith Foley señala que “el cerebro es un órgano hambriento ya que necesita una enorme cantidad de oxígeno y nutrientes para conservarse en buen estado y funcionar correctamente. Por lo tanto, cuando el cuerpo necesita echar mano de ellos para luchar contra el estrés, hay menos recursos en el cerebro”.

Pérdida de memoria y de cerebro
Para realizar el estudio, los investigadores contaron con dos mil personas, de 48 años de media y sin aparentes síntomas de demencia, a las que realizaron todo tipo de pruebas físicas y cognitivas en el cerebro. Ocho años después, las pruebas se repitieron y los resultados se analizaron, teniendo en cuenta los factores de edad, sexo, masa muscular y si eran fumadores.

El estudio demostró que las personas con más niveles de cortisol eran los que tenían una mayor pérdida de memoria, algo que no sorprendió al doctor Seshadri: “Si tienes niveles más altos de cortisol es que, probablemente, estás estresado y, por tanto, tienes más dificultades para completar tareas cognitivas”.

Lo sorprendente en este caso es cómo el estrés afectaba al tamaño del cerebro. Los altos niveles de cortisol se asocian a daños en las partes del cerebro que están encargadas de mover información entre los dos hemisferios cerebrales. Y, es más, esos altos niveles de la hormona del estrés provocaban que el tamaño del cerebro en esas personas fuera más pequeño comparado con aquellas que mostraban niveles normales de cortisol.

Lo más curioso es que ese problema parece afectar mucho más a las mujeres que a los hombres. El doctor Richard Isaacson, de la Clínica de Prevención del Alzheimer del hospital Weill Cornell Medicine y que no participó en el estudio, lo achaca a que “el estrógeno incrementa los niveles de cortisol y el 40 % de las mujeres que participaron en el estudio estaban recibiendo un tratamiento hormonal”.

Ya sabíamos que el ejercicio es saludable para nuestra salud física y mental. Ahora podemos añadir que la meditación y controlar el estrés nos ayudarán a prevenir la demencia en el futuro.

Creer o no creer

Miguel de Unamuno: Creer o no creer

Por Kintto Lucas*

 

 

 

 

 

 

 

Miguel de Unamuno vivió una profunda contradicción filosófica durante toda suexistencia: creer, o no creer, en Dios. Si William Shakespeare se preguntó -por intermedio de Hamlet- “ser o no ser”, podríamos decir que Miguel de Unamuno vivió la contradicción entre “creer o no creer”.

“Ser o no ser, ésa es la cuestión”, frase pronunciada por Hamlet coloca, en el centro de la obra, la lucha interior del personaje entre la vida y la muerte. Es una dura contradicción interior: resolver si es de mayor nobleza seguir su destino de  riquezas y lujos o suicidarse, y  terminar así con sus penas.

Unamuno, en cambio, coloca en el centro de su vida -y lo traslada a su obra-, la lucha entre racionalidad y espiritualidad que se libra en su interior. En el curso de esa batalla diaria va cambiando su visión, de acuerdo con la realidad cotidiana. Un día, los avatares de su vida lo llevan a ser creyente, y otro a declararse ateo o querer serlo, como parte de una crisis existencial unida a otra crisis, de similar naturaleza, provocada por la duda permanente de no sentir que su obra poética es reconocida. Con ambas convivirá hasta su muerte y se reflejará en su obra.

La crisis sobre la falta de reconocimiento poético tal vez la generó el hecho de que la mayor parte de su poesía fue escrita después de los cuarenta años. Ello se evidencia -en su respuesta a una carta del escritor uruguayo Juan Zorrilla de San Martín-, al analizar su creación poética.

“Yo apenas escribí versos hasta pasar de los treinta años, y la mayoría de ellos, la casi totalidad, después de traspuestos los cuarenta […]. Son poesías de otoño no de primavera.» (Carta a Zorrilla de San Martín, 1906).

La crisis sobre la creencia en Dios tal vez se generó en su propia filosofía de vida y, dentro de ella, en su visión sobre la religión desarrollada en su ensayo Mi religión:

La batalla entre racionalidad y espiritualidad caracteriza la vida y la obra del escritor español cuya visión en torno a esa dualidad va cambiando día a día.

Nadie ha logrado convencerme racionalmente de la existencia de Dios, pero tampoco de su no existencia; los razonamientos de los ateos me parecen de una superficialidad y futileza mayores aún que los de sus contradictores. Y si creo en Dios, o, por lo menos, creo creer en Él es, ante todo, porque quiero que Dios exista; después, porque se me revela, por vía cordial, en el Evangelio y a través de Cristo y de la Historia. Es cosa de corazón. Lo cual quiere decir que no estoy convencido de ello como lo estoy de que dos y dos hacen cuatro. (Unamuno, pp.4, 1907)

Ambas crisis existenciales se hacen evidentes en su obra poética, y en particular en los poemas Id con Dios (1907) y La oración de un ateo (1910). En Id con Dios,desde el primer verso se evidencian sus dudas sobre Dios y su creación poética: “Aquí os entrego, a contratiempo acaso / flores de otoño, cantos de secreto”. (Unamuno, s.p. 1907).

En un solo verso, Unamuno entrega a Dios su obra poética, de la cual duda por haber surgido en el otoño de su vida (“flores de otoño”), como le dijera a Zorrilla de San Martín un año antes. En este poema suyo se muestra tan creyente en Dios, que llega al punto de poner en sus manos el reconocimiento o el olvido de su poesía.

Les pongo en el camino de la gloria

o del olvido; hice ya por ellos

lo que debía hacer; que por mí hagan

ellos lo que me deban, justicieros.

(Unamuno, s.p. 1907).

También sus versos son una forma de provocar a Dios para que demuestre su existencia, haciendo que se reconozca una poesía que vino con él (“con Él vinisteis”). Se evidencia, además, una lucha entre racionalidad y espiritualidad

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Idos con Dios, pues con El vinísteis

en mí a tomar, cual carne viva, verbo,

responderéis por mí ante Él, que sabe

que no es lo malo que hago, aunque no

quiero,

sino vosotros sois de mi alma el fruto;

vosotros reveláis mi sentimiento,

¡hijos de libertad! y no mis obras

en las que soy extraño sino siervo;

no son mis hechos míos, sois vosotros,

y así no de ellos soy, sino soy vuestro.

(Unamuno, s.p. 1907).

En La oración de un ateo cuestiona a Dios y muestra el conflicto interior sobre su existencia. Ello se vincula con el conflicto sobre su propia existencia y la del ser humano, que de alguna forma se esbozaba en Id con Dios. El conflicto entre racionalidad y espiritualidad se mantiene. Por un lado recurre a él y por otro dice que es solo una idea, una creación del ser humano.

Sin embargo, en contraposición, coloca su propia existencia en la existencia de Dios y parece rogarle que demuestre la de él. Como señalaba antes, al parecer los avatares de su vida lo hacen vivir en la duda entre creer o no creer. Está sufriendo y niega a Dios pero recurre a él. Es una representación de la cotidianidad de muchos creyentes quienes, en sus momentos difíciles, niegan a Dios porque no los ayuda, pero a la par ruegan que los ayude. Unamuno representa ese sentimiento insuflando a su poesía un contenido filosófico sobre la existencia.

“Mi religión es buscar la verdad en la vida y la vida en la verdad, aun a sabiendas de que no he de encontrarlas mientras viva”, afirmaba.

¡Qué grande eres, mi Dios! Eres tan grande

que no eres sino Idea; es muy angosta

la realidad por mucho que se expande

para abarcarte. Sufro yo a tu costa,

Dios no existente, pues si Tú existieras

existiría yo también de veras.

(Unamuno, pp.4, 1907)

En otros párrafos del ensayo Mi religión, el escritor desarrolla un poco más sus dudas sobre el tema.

En el orden religioso apenas hay cosa alguna que tenga racionalmente resuelta, y como no la tengo, no puedo comunicarla lógicamente, porque sólo es lógico y transmisible lo racional. Tengo, sí, con el afecto, con el corazón, con el sentimiento, una fuerte tendencia al cristianismo sin atenerme a dogmas especiales de esta o de aquella confesión cristiana. (Unamuno, pp.4, 1907)

Y bien, se me dirá, “¿Cuál es tu religión?” Y yo responderé: mi religión es buscar la verdad en la vida y la vida en la verdad, aun a sabiendas de que no he de encontrarlas mientras viva… (Unamuno, pp.4, 1907)

Más allá de ciertas diferencias remarcadas, las dos poesías son un ejemplo de toda la obra de Miguel de Unamuno, en la que se presenta una permanente lucha interior entre existir y no existir, ser racional o espiritual, creer o no creer.

ag/kl

 

*Periodista y escritor ecuatoriano-uruguayo.

 

Kintto Lucas

Lucas, Kintto

Periodista y escritor ecuatoriano-uruguayo. Fue vicecanciller de Ecuador entre 2010 y 2012 y embajador de Uruguay para Unasur, Celac y Alba en 2013. Premio Lationamericano de Periodismo José Martí 1990. Es autor de más de quince libros, entre otros, Rebeliones Indígenas y Negras en América Latina, Mujeres del Siglo XXLa rebelión de los indiosApuntes sobre fútbolCon sabor a gol -fútbol y periodismo- y El arca de la realidad –de la cultura del silencio a Wikileaks-.

Los más leídos

Bibliografía:

-Shakespeare, William. “Hamlet”, Biblioteca Virtual Universal

-Unamuno, M. de (1907): “Mi religión”, en Mi religión y otros ensayos: http://www.ensayistas.org/antologia/XXE/unamuno/

-Unamuno. M. de (1907): “Id con Dios”, UNIBA.

-Unamuno. M. de (1910): “La oración del ateo”, UNIBA.

___ (1932): “Poética”, en Poesía española. Antología (1915-1932), selección de Gerardo Diego, Madrid, Signo.

___ (1906): Carta a Juan Zorrilla de San Martín (1906), en Correspondencia de Zorrilla de San Martín y Unamuno, Instituto Nacional de Investigaciones y Archivos Literarios, 1955.

___ (1904): “Intelectualidad y espiritualidad”, en La España Moderna, III.

– Darío, R. (1909): “Unamuno, poeta”, La Nación, Buenos Aires (mayo de 1909): http://www.cervantesvirtual.com/obra-visor/el- modernismo-y-otros-textos-crticos- 0/html/fee0d3b4-82b1-11df-acc7- 002185ce6064_3.html

– Díez R., M. (2010): “Unamuno y Rubén Darío”, Letralia, no 232 (17-5-2010), año XV, Venezuela: http://www.letralia.com/232/articulo02.htm

– López, J. (1985): “Personalidad lírica”, en Unamuno, Madrid, Júcar, pp. 53-86.

– Valverde, J.M. (1977): “Introducción” a Unamuno, M. de, Antología poética, Madrid, Alianza, pp. 7-16.

El capitalismo financiero: nuevo amo

Mesa de Análisis y Desarrollo

“El capital no tiene patria”, decían Marx y Engels hace 150 años. No se equivocaban. El desarrollo del capitalismo mostró la profundidad de esa verdad.

El capital (que no es sino trabajo acumulado) se desenvuelve más allá de nacionalismos, sentimentalismos o preferencias subjetivas. Lo mueven leyes propias basadas en la acumulación y su reproducción, por lo que su tendencia “natural” es expandirse. Ahí no hay patriotismos que valgan: sus reglas de juego son frías relaciones de oferta y demanda, de pérdida y ganancia. Las pasiones nacionalistas salen sobrando.

Es delito robarse un banco, pero más delito aún es fundarlo”.

Bertolt Brecht

Así, de ese modo, el inicial capitalismo europeo –surgido en el Renacimiento y que toma su mayoría de edad con la Revolución Industrial inglesa y la Revolución Francesa de 1789– nunca dejó de crecer y expandirse. Primero, globalizando…

Ver la entrada original 1.977 palabras más

A 55 años del golpe de estado a Bosch

Mesa de Análisis y Desarrollo

A 55 años del golpe de estado contra Bosch y la democracia dominicana

A finales de septiembre de 1963, más precisamente el 25 del mes, se produce un golpe de estado en suelo dominicano. Las fuerzas militares irrumpen en el Palacio de Gobierno de la ciudad capital y apresan al presidente elegido constitucionalmente un año antes.

“Solamente gente muy ignorante, absolutamente ignorante en cuestiones políticas puede creer de buena fe que en nuestro país puede haber un gobierno comunista, y además sólo se atreven a decirlo los que sabiendo que dicen mentira usan la maldad, la mala fe, y el engaño para defender privilegios. Quieren repartirse las tierras y las industrias y los negocios -que Trujillo- le robó al pueblo, y eso es lo que hay en el fondo de las acusaciones que se nos lanzan, que ellos están seguros que si nosotros vamos al…

Ver la entrada original 839 palabras más