Invención del sistema dólar y su desplome

Desde finales del siglo XIX, los bancos que se hallaban bajo el control del imperio Rotschild emprendieron una gran campaña para apoderarse de la economía estadounidense. Los Rotschild, provenientes de Europa, financiaron los bancos J.P. Morgan, Kuhn Loeb y John D. Rockefellers y a sus empresas asociadas Standard Oil Co., los ferrocarriles de Edward Harriman y las fábricas de acero de Andrew Carnegie.

Alrededor del año 1900, los Rotschild enviaron a Estados Unidos a uno de sus agentes, Paul Warburg, quien debía cooperar con el Banco Kuhn Loeb & Co para instaurar varios «Federal Reserve Banks» (FED), instituciones privadas de emisión de moneda. Con el apoyo de los dos grandes grupos financieros Rotschild y Rockefeller, lograron fundar un banco central privado con derecho a emitir su propia moneda, medio legal de pago garantizado al principio por el Estado. La instauración de “la FED”, en 1913, permitió que los banqueros internacionales pudieran consolidar su poderío financiero en Estados Unidos. Paul Warburg fue el primer presidente de la FED.

Después de la fundación de la Fed se produjo la adopción de la 6ª enmienda de la Constitución estadounidense, que permitió que el gobierno cobrara un impuesto sobre los ingresos. Era consecuencia del hecho que el gobierno no pudiera ya emitir su propia moneda. De esa manera, los banqueros internacionales se apropiaban indirectamente del patrimonio privado del ciudadano estadounidense.

Durante la Primera Guerra Mundial, Estados Unidos llegó a exigir que los países en guerra le pagaran con oro las armas que compraban. Al terminar la guerra, el oro de Alemania se convirtió en botín de guerra. Más de 30.000 toneladas del oro mundial se acumularon en Estados Unidos.

Tras la Primera Guerra Mundial, las reservas mundiales de oro se acumularon en aquel banco privado que en realidad era la FED, de manera que numerosos bancos centrales no pudieron seguir manteniendo el patrón oro y sus países se vieron inmersos en la deflación, produciéndose así la primera crisis económica mundial.

Ese oro sirvió de cobertura al dólar. Pero, como gran parte de esos dólares estaban haciendo el papel de reserva monetaria en las cajas de los bancos centrales extranjeros, Estados Unidos pudo seguir imprimiendo más dólares, en cantidades que ya no correspondían con sus reservas en oro. Los demás países necesitaban dólares para poder comprar materias primas. Así, el dólar se convirtió en una de las principales reservas monetarias de los bancos centrales extranjeros.

En 1971, Richard Nixon anuló la convertibilidad del dólar en oro y, al mismo tiempo, la garantía del Estado sobre el valor del dólar. Desde entonces, el valor del billete verde no está en correspondencia con las reservas de oro ni está garantizado por el Estado. Se trata por tanto de la moneda privada libre de la FED. Pero la masa monetaria de dólares que la FED pone en circulación (desde marzo de 2006, la FED no ha publicado más la cifra de la masa monetaria M3) se ha convertido en un problema sin solución: la masa mundial de bienes se cuadriplicó durante los últimos 30 años, pero la masa monetaria se multiplicó por 40, es decir hay diez veces más dólares que bienes.

 Ya en 1992, las obligaciones en poder de la FED alcanzaban un valor de 5 trillones de dólares, y los intereses que paga el resto del mundo siguen aumentando constantemente. La FED se apoderó de ese increíble patrimonio prestándole dinero al gobierno de Estados Unidos y cobrándole después intereses.

No es el gobierno de Estados Unidos el que emite los dólares, sino la FED, que a su vez se encuentra bajo el control de bancos privados y que pone a disposición del gobierno cantidades de dinero, le cobra intereses y recoge impuestos. Los dueños de ese país son los imperios Rotschild y Rockefeller quienes, por cierto han vivido durante un siglo entero del beneficio de usar los dólares. Por ello que los países que buscan establecer sus relaciones comerciales con otra moneda, como Irán, Irak o Venezuela que han optado por el Euro, son tildados de terroristas.

Durante medio siglo al mundo se le obligó a acumular y usar dólares, y hoy su rechazo es lo que está inundando al mercado desplomándolo en una caída sin fondo.

__________________

Este artículo fue publicado en marzo de 2008. Ver artículo original

Recortes sociales un crimen de lesa humanidad

Los recortes en los servicios de salud británicos ocasionarán 100 muertes adicionales por día

Margot Miller, wsws

En todo el mundo, los Gobiernos están reduciendo drásticamente sus gastos en salud a fin de promover la “eficiencia” y el “ahorro de costos” con el argumento de que “no hay dinero”. La realidad, sin embargo, es que estos recortes tienen como resultado directo las muertes tempranas de masas de personas —daños colaterales para el enriquecimiento acelerado de la oligarquía financiera—.

Un estudio sobre el terrible impacto de los más de £100 000 millones de recortes solo en Reino Unido, incluyendo la pérdida de más de un millón de empleos, proporciona una indicación del impacto mundial de la destrucción continua de la atención médica y los servicios esenciales.

Un informe conjunto de las Universidades de Oxford y Cambridge y la Universidad de Londres (UCL, siglas en inglés) encuentra que los recortes salvajes en el Servicio Nacional de Salud (NHS, siglas en inglés) y en la Protección Social podrían provocar casi 200 000 muertes “en exceso” para fines del 2020 en Inglaterra.

“Los efectos de las limitaciones al gasto sanitario y social en la mortalidad en Inglaterra: un análisis de las tendencias temporales”, publicado en el British Medical Journal, BMJOpen, estima que se han producido 45 000 muertes adicionales entre el 2009 y el 2014 y predice 152 141 muertes más entre el 2015 y el 2020 -una insólita cifra de 100 por día.

La investigación vincula el aumento de las tasas de la mortalidad con los recortes al gasto en la salud y la asistencia social, iniciados por un Gobierno laborista y luego continuados por sucesivos gobiernos conservadores para pagar el rescate bancario de £1 billón después del colapso financiero global del 2008.

“Del 2001 al 2010”, declara, “el número absoluto de muertes en Inglaterra disminuyó un promedio de 0,77 por ciento por año. De 2011 a 2014, el número de muertes aumentó en un promedio 0,87 por ciento por año”.

Las personas mayores representan la mayoría de las muertes adicionales. Pese a que el número total de muertes en hospitales disminuyera en el período estudiado, esto oculta el hecho de que los ancianos y las personas con padecimientos están siendo expulsadas de los hospitales y muriendo innecesariamente en sus propios hogares o residencias. Una combinación de factores es responsable, incluyendo los recortes sociales y la escasez de enfermeras hospitalarias y comunitarias.

El gasto total de la autoridad local en asistencia social para personas mayores disminuyó en £ 1,57 mil millones en solo seis años hasta 2016, lo que llevó al cierre de 95 asilos. El estudio asoció cada disminución per cápita de £ 10 en el gasto de atención social con cinco muertes adicionales en el hogar por cada 100,000 de la población.

El gasto en asistencia social en Inglaterra disminuyó un 1,19 por ciento anualmente entre el 2010 y el 2014, a pesar del aumento proyectado en el número de personas de 85 años en la población, en sí un testimonio del legado histórico del NHS, que durante décadas ha sido gratuito cuando necesario.

Los pacientes están siendo dados de alta del hospital antes de que se hayan recuperado adecuadamente debido a la presión para liberar camas. A las personas mayores con múltiples problemas de salud se les llama insensiblemente “bloqueadores de camas”. El informe señala, “Los departamentos de medicina de emergencia (A&E) vieron 900 000 (4,6 por ciento) más asistencias en el 2015/2016 en comparación con el año anterior y 4 por ciento más admisiones de emergencia a hospitales. En los últimos dos años, el número de pacientes ancianos que esperan más de 12 horas en A&E [Accidentes y Emergencias] se ha triplicado, y ha habido un aumento del 31 por ciento en los retrasos en las altas hospitalarias”.

Entre el 2010 y el 2012, “el número de enfermeras disminuyó aproximadamente en 6000, lo que … se traduce en aproximadamente el 10 por ciento de las muertes anticipadas para ese período”. Actualmente hay 24 000 vacantes de enfermería debido a años de restricciones salariales y recortes en los lugares de capacitación. Desde la abolición de las becas, las solicitudes de enfermería han disminuido en un 20 por ciento. La salida planificada del país de la Unión Europea empeorará las cosas, ya que un tercio de los solicitantes de enfermería provienen de la UE.

Para cerrar la brecha de mortalidad, el informe concluye que el presupuesto del NHS necesitaría aumentarse en £6300 millones cada año hasta el 2021, un total de £25 200 millones. En cambio, en el presupuesto anunciado de la semana pasada, el canciller Phillip Hammond anunció un irrisorio aumento de £2800 billones para el NHS. En su análisis posterior al presupuesto, el Instituto de Estudios Fiscales pronostica una disminución de la productividad, el crecimiento y las ganancias todos los años hasta el 2022. Dice que el NHS enfrenta las “restricciones de financiación más estrictas desde la década de 1980”. Con un crecimiento del gasto anual del 4 por ciento antes de la crisis que cae al 1 por ciento actualmente, y una población que envejece, el NHS se estira hasta el punto de ruptura.

El informe del BMJOpen no considera diferentes tasas de mortalidad por región o clase. Sin embargo, señala que “la asistencia social es un medio comprobado y entregado en privado; factores que pueden influir en el acceso y la calidad”.

Desde el 2010, el NHS ha sido deliberadamente desmantelado, con los £20 000 millones de recortes planeados por el Gobierno laborista bajo Gordon Brown e impuestos por la coalición entrante conservadora/liberal demócrata. Para el 2021 se impondrán otros £26 000 millones en “ahorros de eficiencia”, con la advertencia de la Cruz Roja británica de una “crisis humanitaria”.

El Partido Laborista y sus aliados en la burocracia sindical continúan conspirando en la destrucción de la salud y la asistencia social como autoridades locales en todo Reino Unido. Apenas unas semanas después de la elección de Jeremy Corbyn como líder del partido en el 2015, él y el canciller en la sombra, John McDonnell, dieron instrucciones a los consejos laborales para que continúen imponiendo austeridad y absteniéndose de establecer presupuestos “ilegales”.

Uno de los coautores del estudio del BMJOpen, el profesor Lawrence King de la Unidad de Investigación de Salud Aplicada de la Universidad de Cambridge, dijo: “Ahora está muy claro que la austeridad no promueve el crecimiento ni reduce los déficits; es una mala economía, pero una buena política de clase. Este estudio muestra que también es un desastre de salud pública. No es una exageración llamarlo asesinato económico”.
El término hace eco de lo que Friedrich Engels, cofundador del socialismo científico, describió en su obra de 1845, La situación de la clase obrera en Inglaterra, condenando a la clase dominante británica por “asesinatos sociales” debido a los fétidos suministros de agua, viviendas reducidas y enfermedades que afligían a los distritos de la clase trabajadora.

Ante el condenatorio estudio de académicos de renombre de algunas de las principales universidades británicas, el Gobierno emitió el habitual contragolpe político sesgado, la misma respuesta a un informe de investigación de la Universidad de Oxford publicado por la revista Royal Society of Medicine que muestra que hubo 30 000 “muertes en exceso” en el 2015 en comparación con el año anterior, el mayor aumento en más de 70 años.

Las grandes crisis financieras

Este documental fue realizado por la televisión francesa el año 2000 y ofrece un material de primera mano para comprender el fenómeno de las crisis financieras. La sombra de la crisis, junto a dar cuenta de la historia del siglo XX, con sus años locos, sus guerras y sus catástrofes, entrega una lúcida mirada para comprender los fenómenos económicos. Las entrevistas a Martin Wolff, Felix Rohatin, Robert Skidelsky y Tomaso Padoa-Schioppa, entre otros, aportan sus visiones desde la historia y la política a las crisis económicas, revisando los crash bursátiles producidos desde la legendaria crisis de 1929, la madre de todas, hasta la crisis asiática de 1997.
 Felix Rohatin, economista y embajador de EEUU en Paris señala:
 La mayoria de las crisis modernas tienen como origen una serie de problemas que están ligados: comienzan por un exceso de credito de los sistemas bancario, llámese capitalismo crónico o cualquier otra forma de compartamiento irresponsable del país donde se inicia la crisis… Y dado que el capital es muy nervioso e inestable, los prestamistas e inversores quieren recuperar su dinero y los bancos o entidades financieras no tienen suficientes reservas. Crece la desconfianza y a ésto se suman elementos de contagio, de pánico, bastante irracionales.. y la sicologia lo desencadena todo¿Le resulta conocido?. Pues así lo explica Martin Wolff, analista de Financial Times:
 Hoy nos resulta dificil imaginar que la gran depresión fuera producto de una acumulación de grandes errores. Es importante recordar que aunque la inestabilidad financiera forme parte del sistema capitalista, como ha quedado demostrado, la Gran Depresión fue algo único y por ello debemos preguntarnos ¿por qué sucedió?A los grandes errores, el exceso de crédito y el optimismo inicial, deviene la crisis de confianza, el pánico y el pesimismo final. Es la forma de responder del capitalismo “cronicamente irresponsable”. El año 2000, Martin Wolf señalaba que la crisis asiática “no tuvo un mayor impacto en el mundo. Para que se produzca una gran crisis, ésta debe estallar en Europa o Estados Unidos, los grandes epicentros financieros de la economía mundial”. Siete años después de realizado este documental, se produjo el estallido de la crisis en Estados Unidos y Europa, que ha superado largamente a la de 1929.
 Tomado de Jaque al Neoliberalismo