China en la recuperación de Siria

Nezavisimaya Gazeta

China planea destinar tropas a Siria para prestar apoyo a las fuerzas leales al presidente sirio, Bashar Asad, según fuentes citadas por el periódico emiratí New Khaleej. El experto consultado por Nezavísimaya Gazeta recuerda que no es la primera vez que Pekín contempla algo semejante: pero los intereses chinos son económicos, no militares.
Las tropas terrestres chinas estarían constituidas, según el rotativo árabe, por los ‘Tigres siberianos’ y por los ‘Tigres nocturnos’. Su despliegue se podría deber a que en Siria han ido proliferando, con el tiempo, miembros del ‘Partido islámico de Turquestán’, un grupo que representa una amenaza para China.
Las autoridades sirias apuntan a que son unos 5.000 los combatientes chinos de origen uigur —una minoría étnica musulmana china— los que han logrado llegar a Siria a través de Turquía y del sudeste asiático.
Bandera de China
A mediados de noviembre, durante una reunión entre la asesora del presidente sirio Bouthaina Shaaban, y el ministro de Exteriores chino, Wang Yi, Pekín elogió los esfuerzos del gobierno de Asad dirigidos a reducir a los combatientes del Turquestán en el país árabe. Pero la reunión sirvió también para que Pekín reiterase su compromiso de participar activamente en la reconstrucción de Siria.
Para el ministro de Exteriores, para que la situación en el país se normalice, esa reconstrucción deberá fundamentarse en tres principios.
“La situación en Siria ha pasado a una nueva etapa que requiere adoptar medidas de carácter político. Ahora debemos dedicar nuestros esfuerzos a luchar contra el terrorismo, a dialogar y a restaurar la economía”.
Lea más: Siria planea construir un ferrocarril hasta China
Alexéi Maslov, profesor de relaciones internacionales de la Escuela Superior de Economía de Moscú, advierte a Nezavísimaya Gazeta que los rumores sobre el despliegue de tropas chinas en Siria comenzaron en 2016. “Pero en 2016 China no envió tropas”, aclara.
Xi Jinping, presidente de China
© REUTERS/ NICOLAS ASFOURI
Por otra parte, convertirse en una pieza clave en la reconstrucción de Siria y prestar ayuda humanitaria sí es “más del agrado de China”.
Sin ir más lejos, el 30 de octubre Pekín anunció que seguiría proporcionando su ayuda a Siria, una manera por parte de China de reafirmarse como actor principal en la diplomacia internacional, no solo en Siria, sino en Oriente Medio.
“Pero recientemente ha habido informes de que China está lista para participar en la restauración posguerra de Siria e incluso proporcionar asistencia humanitaria. Esto es típico de China. Es decir, está lista para invertir dinero en Siria, en la restauración de la economía”, explica el experto.
El experto cree que Pekín invertirá ese dinero en reconstruir las infraestructuras del país. “Estamos hablando de caminos, de vías de tren, de almacenes”, subraya.
Lea más: China, dispuesta a participar en la restauración de Siria tras el fin del conflicto
Todo aquello que, a fin de cuentas, influye en la actividad económica. Se trata de un momento clave, destaca Maslov.
“Volver a levantar Siria requiere miles de millones de dólares. Solo China posee a día de hoy los medios suficientes para invertir sin reparo en el país”, concluye Maslov.
En esa línea, el 9 de julio, el vicepresidente de la Asociación de Cooperación China-Países Árabes, Quin Yong, anunció que China invertiría 2.000 millones de dólares en la reconstrucción de un parque industrial en Siria, que daría cabida a 150 empresas chinas.

EU pierde terreno en América latina y el Caribe frente a China

  • El presidente uruguayo, Tabaré Vázquez, ofrece un discurso al inaugurar la Cumbre China-LAC en la ciudad de Punta del Este (sureste), 1 de diciembre de 2017.
    El presidente uruguayo, Tabaré Vázquez, ofrece un discurso al inaugurar la Cumbre China-LAC en la ciudad de Punta del Este (sureste), 1 de diciembre de 2017.
La XIª Cumbre entre China, América Latina y el Caribe (China-LAC) se ha inaugurado en Uruguay, país que resalta el clave papel de Pekín en el futuro de la zona.
“China ocupa un lugar central en el futuro de nuestra región, un futuro que no está predeterminado, sino que se construye entre todos. Ningún país, por grande que sea, tiene destino en soledad”, ha destacado el presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, según publica hoy viernes su página web oficial.
En la sesión inaugural de la cumbre, dedicada a los negocios, el mandatario del país anfitrión ha recordado que en los últimos años esta asociación ha acelerado el progreso de los países, pero aun persisten “obstáculos” que deben ser superados.
Así, Vázquez ha aludido a la creciente presencia del gigante asiático en Latinoamérica y el Caribe, donde mantiene cooperaciones en diferentes ámbitos, como la importación de materias primas, las ofertas de préstamos y las promesas de multimillonarias inversiones en infraestructura.
“En menos de una generación, China pasó de casi no tener contacto con nuestra región a convertirse en nuestro segundo socio comercial, y ya es el primer socio comercial de Brasil, Chile, Perú y Uruguay. Estos intercambios seguirán creciendo en la medida que nuestras sociedades prosperen”, ha afirmado por su parte el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Luis Alberto Moreno.

China ocupa un lugar central en el futuro de nuestra región, un futuro que no está predeterminado, sino que se construye entre todos. Ningún país, por grande que sea, tiene destino en soledad”, ha destacado el presidente de Uruguay, Tabare Vázquez.

Estados Unidos expresa inquietud por la presencia de Irán, China y Rusia en América Latina, donde pueden promover intereses ‘incompatibles’ con los de Washington.
Por otra parte, Vázquez ha informado de que China, un país que está llegando a ser la economía número uno del mundo, aspira a promover una zona de libre comercio con los Estados latinoamericanos y caribeños, una “interesante propuesta” que, a su juicio, intensificará la cooperación financiera y fortalecerá infraestructuras vitales para el desarrollo regional.
Este plan, ha precisado, se abordará en la reunión ministerial entre la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) y China, prevista para el próximo enero de 2018 en Santiago de Chile, capital chilena.
La Cumbre China-LAC se considera la mayor cumbre empresarial entre China y Latinoamérica. Este año ha reunido a más de 2500 personas entre representantes de empresas de ambas regiones, expertos en cada temática y responsables políticos, que mantendrán más de 1200 reuniones de negocios.
bhr/mla/fdd/rba