Impunidad y corrupción: cómo identificar a un corrupto

A quien le sirva el sombrero que se lo ponga

 Con frecuencia hablamos de la corrupción instalada en nuestra sociedad. Hacemos referencia a funcionarios corruptos y hechos de corrupción. Olfateamos la descomposición del tejido social que implica lo que, por definición, es un cuerpo corrupto. Pero ¿cómo identificar más allá de las visibles consecuencias un acto de corrupción? O mejor aún, ¿cuáles son las características de un corrupto, que lo distinguen del común de los mortales?
En primer lugar debemos saber que un acto de corrupción no identifica a un corrupto. Todos, en mayor o en menor medida, hemos sido autores, por acción u omisión, de un acto tendiente a corromper un sistema particular. Quien más o quien menos ha pasado un semáforo en amarillo casi anaranjado vulnerando la ley de tránsito. O no usamos el cinturón de seguridad, o el casco…
Ver la entrada original 5.424 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s