BOSCH:ALGUNOS CONCEPTOS ACERCA DEL ESTADO

cb756-11214295_10153830653412433_3077855469345476282_n

CÓMO FUNCIONA ESE APARATO DE PODER

Juan  Bosch

Publicado:Política, teoría y acción, Año II, N° 20, Santo Domingo, 1981

El Estado es una maquinaria de poder y como todas las máquinas tiene un plano en el cual se describe su funcionamiento, pero lo mismo que sucede con la generalidad de las máquinas, un plano que describa cómo funciona el aparato de un Estado no llega a tomar en cuenta la existencia de ciertas fuerzas que actúan en él y por tanto contribuyen a su acción.

Veamos el caso del Estado dominicano, que en cierto sentido es representativo de los Estados de países que se hallan en su nivel de desarrollo, o para decirlo con más propiedad, en su nivel de escaso desarrollo.

¿Cuál es el plano en que se describe el funcionamiento del  Estado dominicano?

Es la Constitución de la República, en cuyas páginas podemos  ver en qué forma está organizado ese Estado; pero además de lo que dice la Constitución, el Estado dominicano tiene obligaciones que no figuran en ella, a las cuales ni siquiera  se hacen alusiones en ese documento.

Una gran parte de tales obligaciones son de carácter político y fueron contraídas con organizaciones internacionales, como las Naciones Unidas y sus dependencias, y las hallamos en publicaciones como la Carta de la ONU; otras, especialmente las de carácter económico y técnico nos atan, mediante compromisos de ese tipo, con organismos como el Fondo Monetario

Internacional o el G.A.T.T.

En lo que se refiere a esos casos cualquier persona, aunque tenga pocos conocimientos de las fuerzas mundiales que limitan los poderes de los Estados, puede comprender sin mucho esfuerzo intelectual lo que estamos diciendo; ahora bien, no resulta tan fácil lo que vamos a decir a continuación; y es que

además de esas obligaciones hay usos y costumbres que no están escritos en documentos internacionales y que sin embargo todo Estado debe respetar tal como respeta una persona la costumbre de estrechar la mano de un desconocido a quien acaba de ser presentado o de sustituir ese gesto con un

ligero movimiento de cabeza al tiempo que dice: “Mucho gusto”, o “Es un honor para mí”, o “Mis respetos, señora”.

Esos usos y costumbres forman un conjunto de reglas ceremoniales

que se conocen con el nombre de Protocolo Internacional. Tal protocolo regula las relaciones de los Estados y entre sus reglas las hay que corresponden a las situaciones de paz, y a seguidas vamos a referirnos a algunas de ellas.

En una guerra se procura no darle muerte al jefe del Estado enemigo, y como un embajador es el representante del jefe del Estado al cual pertenece, el embajador y sus allegados, familiares y funcionarios, reciben el trato que se le reserva al  jefe de otro Estado, aunque sea un Estado con el cual va a

iniciarse una guerra. De ahí partió el uso, que el gobierno de Japón no cumplió al hacer su entrada en la Segunda Guerra Mundial, de llamar a los  embajadores de los Estados que iban a ser atacados por el Estado ante el cual se hallaban acreditados para entregarles una petición de abandono de los países atacantes, petición que equivalía a una declaración de guerra

aunque era frecuente que esa declaración fuera hecha también de manera directa a los gobiernos con los cuales se iban a romper las hostilidades. Debemos suponer que como los armamentos modernos requieren, para que sean realmente  efectivos, ser usados por sorpresa, la costumbre de declarar la

guerra desaparecerá aunque persista la de usar toda clase de consideraciones con los diplomáticos de los países atacados.

En cuanto a respetar la vida del jefe de un Estado enemigo, hay ejemplos bien conocidos, como el de Francisco I, rey de Francia a partir de 1515, que perdió en 1525 la batalla de Pavía llevada a cabo en ese lugar de Italia contra el ejército español de Carlos V. Hecho prisionero, Francisco I fue llevado

a España donde se le hizo firmar el tratado de paz conocido con el nombre de Madrid, después de lo cual se le dejó en libertad para volver a Francia y recuperar su corona, que mantuvo hasta su muerte, ocurrida en el año 1547.

En la Segunda Guerra Mundial se usaron, por primera vez en la historia, armas atómicas, dos bombas que fueron lanzadas sobre las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki. Una de ellas pudo haber sido dirigida a Kyoto, residencia del emperador Hirohito, cuya muerte habría dejado a Japón sin jefe de Estado.

¿Por qué no se escogió a Kyoto como sitio adecuado para ser destruido por  una bomba atómica?

Porque la desaparición de Hirohito habría significado la aniquilación de la única persona que tenía la autoridad necesaria para ordenar que se aceptara la derrota del país, que se hiciera la paz en los términos que impusiera Estados Unidos, y además la autoridad necesaria para hacer cumplir el tratado

de paz en todas sus partes. Francisco I siguió gobernando en Francia durante veintiún años después de haber firmado el tratado de paz de Madrid e Hirohito ha seguido siendo jefe del Estado japonés treinta y seis años después de haber terminado la guerra entre Estados Unidos y su país, datos que ofrecemos

para que el lector se dé cuenta de la utilidad que tiene para los países vencedores en las guerras el mantenimiento de los usos y costumbres ceremoniales que forman el Protocolo Internacional.

Los jefes de dos tribus enemigas que se hallaran en guerra podían matarse entre sí, o uno de ellos matar al otro, pero desde que los pueblos comenzaron a quedar organizados en Estados pasó a ser un hábito el respeto del vencedor por la vida del jefe vencido, y todo el que ha estudiado la historia de Roma sabe que los emperadores romanos que cogían vivo al jefe enemigo con quien llevaban a cabo una guerra lo hacían prisionero y lo llevaban a Roma donde lo paseaban en el desfile llamado Triunfo con que se celebraban todas las

 victorias.

Cuando el jefe enemigo tenía herederos estos acompañaban al jefe derrocado en su viaje a Roma, y en el caso de que los herederos fueran jóvenes se les enseñaban la lengua, la historia y las tácticas militares romanas a fin de que pudieran volver  a sus países a gobernar, si así convenía, pero como aliados

de Roma, no como sus enemigos.

Esas reglas han sido aplicadas desde hace muchos siglos en las guerras contra Estados o pueblos enemigos, no en las contiendas civiles. Carlos I de Inglaterra fue ahorcado en 1649; Francisco Madero, presidente de México, fue asesinado en 1913, y Salvador Allende, el jefe de Estado de Chile lo fue

sesenta años después, y la razón de esa diferencia entre guerras de Estados y civiles será explicada en otra ocasión.

El asesinato de un jefe de Estado causa conmoción entre los altos funcionarios de todos los demás Estados porque lo que sucede en uno puede suceder en otros. Eso explica la presencia de numerosísimos jefes de Estado en los  funerales de John F. Kennedy, y explica también el revuelo que causa en esos niveles la noticia de que los servicios secretos o militares de un Estado han planeado o están llevando a cabo un plan para asesinar a un jefe de Estado o de gobierno, aunque se trate de uno que por razones ideológicas puede ser, o es considerado, como enemigo, tal como podemos verlo en el caso de los intentos de asesinato de Fidel Castro que ha tratado de poner en práctica la CIA. Lo que acabamos de decir explica también que a pesar de tratarse de un jefe de Estado marxista, el asesinato del presidente Allende provocaba que jefes de Estados capitalistas, como era el de la República Dominicana, Dr.

Joaquín Balaguer, decretara tres días de duelo oficial con suspensión

a media asta de la bandera nacional izada en edificios públicos y cuarteles militares o de policía.

Esos honores tendrían que serle tributados también al presidente

de la Unión Soviética, Leonidas Breznev, en el caso de que nuestro país tuviera relaciones diplomáticas con el suyo y el señor Breznev muriera, cualquiera que fuera la causa de su muerte; pero en sentido opuesto, tales honores no se le pueden rendir a nadie que no sea jefe de un Estado amigo y

reconocido por el Estado dominicano, lo que equivale a decir   con el cual mantenga la República Dominicana relaciones diplomáticas. La persona a quien disgustó el hecho de que el autor de este artículo explicara que a pesar de las excelentes condiciones del general Torrijos y su amistad con nuestro país, fue impropio decretar tres días de duelo oficial por su muerte debido a que él no era jefe de Estado, será un líder carismático y todo lo que se quiera, pero al mismo tiempo ignora lo que es el protocolo internacional y en qué medida los gobiernos de la República Dominicana están obligados a cumplir sus regulaciones tal como debe cumplirlas cualquier otro Estado.

¿Por qué para que un Estado exista con su condición de soberano debe ser reconocido por otros Estados?

Porque de no ser así cualquier Estado que sea militarmente más poderoso podría aniquilarlo arrebatándole su condición de Estado y reduciéndolo al de una dependencia o colonia.

Con la existencia de las Naciones Unidas esa posibilidad  ha pasado a ser más débil o lejana que lo que era antes, pero no debemos echar en olvido que las Naciones Unidas no impidieron que Corea quedara dividida en Corea del Norte y  Corea del Sur; que en vez de una China haya ahora dos, una de ellas aliada del Vietnam del Sur para hacerle la guerra al Vietnam legítimo, y que en nuestro país Estados Unidos formara en 1965 un gobierno, el llamado de Reconstrucción Nacional, destinado a enfrentarlo al gobierno revolucionario que presidía el coronel Caamaño, y un gobierno inventado por un poder extranjero se convierte en el germen de un Estado como lo demuestran los casos de Corea, de China y de Vietnam.

Septiembre de 1981.

Publicado por SISAGRO en viernes, agosto 10, 2012

Anuncios

Exoplanetas para escapar del planeta Tierra

Por Carlos Ruperto Fermín

La ciencia astronómica siempre corrompe el valor humanitario de la vida. Con cada nuevo secreto revelado del Universo, nos vamos olvidando de la extrema crisis social, que castiga el alma de la astrológica Humanidad.

Exoplanetas para escapar del planeta Tierra

No necesitamos la vigilia espacial de gigantescos telescopios en el cielo, para observar el hambre y descubrir la pobreza de su propio egoísmo.

Nuestra enorme esperanza de hallar agua, vida y sueños galácticos, que se encuentran gravitando fuera de nuestro gran sistema solar, se contrapone con nuestra fatal indiferencia hacia las personas que no tienen agua, que no tienen vida y que no tienen sueños galácticos, porque se encuentran gravitando dentro de nuestro gran sistema solar.

Cruzamos los dedos para hallar nuevos palacios en el Cosmos, que puedan ser colonizados en un futuro cercano por la raza humana. Pero no queremos darle un apretón de manos al niño enfermo con cáncer, al vagabundo que mendiga frente al semáforo, ni a la prostituta que fue salvajemente golpeada.

La Vía Láctea es tan blanca como la noche del planeta Tierra, porque las cicatrices del sol no se pueden ocultar con un dedo, y aunque duermas con la más profunda oscuridad de una puerta cerrada, siempre hay diez ventanas abiertas que reflejan el brillo de la homofobia, de la xenofobia, y de la corrupción global.

Es tristemente desconcertante nuestra triste capacidad de asombro. La adicción a la tendencia tecnológica es tan fuerte, que vivimos intoxicados en una anormal sociedad de consumo, donde mi gloria personal supera al bienestar común.

Tenemos corazón para matar en la guerra, pero no tenemos amor para rescatar la paz. La palabra del perdón siempre es una efímera silueta, que resplandece cuando ya no quedan corazones en manos de los enemigos, y solo queda esperar que una nueva tontería escrita en las páginas bíblicas, despierte la clásica violencia irracional de los hombres y las mujeres.

Somos criaturas irracionales cuando celebramos con bombos y platillos, el histórico descubrimiento difundido por la NASA en febrero del año 2017, que afirmaba la existencia de siete nuevos exoplanetas con un tamaño muy similar a la Tierra, que se hallan a 40 años luz de nuestra demoníaca presencia terrenal, y que orbitan alrededor de una estrella enana ultra-fría llamada Trappist-1.

Tres de los siete exoplanetas se encuentran en la hipotética “zona habitable”, pudiendo contener agua líquida en sus superficies. El gran suceso astronómico fue el Santo Grial para la comunidad científica, y ya muchas personas empiezan a empacar su ropa dentro de la maleta, para no perderse el trepidante viaje hacia la imaginación agnóstica.

Recordemos que un exoplaneta, es un planeta que orbita una estrella distinta al Sol, por lo que no pertenece a nuestro santificado sistema solar, donde el fantástico astro rey es el verdadero dador de la vida. En la actualidad, existen exoplanetas muy famosos como: Kepler-438b, WL 1061c y KOI-4878.01, que son los caballitos de Troya para justificar las noches de insomnio en Madagascar.

El uso de la clarividencia periodística nos convierte en animales recelosos, porque estamos seguros que la Tierra es el único planeta que alberga vida en el Universo, y porque ningún exoplaneta ya descubierto o por descubrir, presentará las condiciones naturales idóneas para que usted y yo vivamos tranquilos.

Estamos terriblemente solos y abandonados en el Mundo. No importa la pasión de la Física, ni la reacción de la Química, ni la respuesta del Álgebra. Jamás se hallará vida inteligente fuera de la Tierra, y nunca seremos capaces de comprender esa milagrosa verdad universal.

Por desgracia, la inteligencia fue un regalo conferido únicamente a los Seres Humanos, y ahora estamos pagando el precio más alto por la osadía divina, ya que la politiquería siempre compra los votos del pueblo, prometiéndole un idílico androide a cada inmigrante ilegal, que curaba con hierba seca a los enfermos.

Nuestro pensamiento rechaza el altruismo y premia el individualismo. Las cosas materiales pueden construir una casa a prueba de balas, pero no pueden comprar la dulzura de un hogar familiar. Las agresiones del entorno ambiental van derrumbando los ladrillos, las bisagras y los jardines, para que finalmente quedemos tan desnudos en el desierto, como una frágil estrella divagando en el firmamento.

Hoy en día la astronomía es un derecho tan privatizado, como el libre acceso al agua potable, al gas doméstico y a la electricidad.

Poca gente sabe que vive dentro de un cuerpo celeste, pero mucha gente vende su cuerpo por placer. Un nuevo exoplaneta no me garantiza comida en la mesa, agua en la ducha y luz en la sombra, pero puedo fingir interés para cumplir con la demanda colectiva.

Por eso, la desinformación que sufre la sociedad del consumo con la llegada de más exoplanetas, nos invita a soñar con utopías marcianas en tiempos de narcotráfico, que fácilmente pueden recrear la paranoia extraterrestre, sin necesidad de falsificar un pasaporte y estornudar pandemias por capricho.

La incoherente felicidad que produce la existencia de nuevos exoplanetas, comprueba la infertilidad emocional de la civilización del siglo XXI. Se gastan fortunas para descifrar los tesoros desconocidos del Universo, mientras padecemos un sinfín de graves problemas ecológicos, los cuales no causan el mismo frenesí noticioso que los ricitos de oro.

Vemos que las agencias astronómicas internacionales, se obsesionan con encontrar el verdadero clon del planeta Tierra.

Una pelota rocosa que tenga el mismo marroncito, el mismo azulito y el mismo verdecito, que por siglos se ha descolorado gracias a la nociva intervención del Hombre, quien siempre ha preferido pintar su apellido con el gris tormenta, con el rojo sangre y con el negro muerte.

Al igual que usted, yo también me pregunto: ¿Qué beneficios obtiene la Humanidad con el descubrimiento de los exoplanetas? ¿Qué beneficios obtiene el Medio Ambiente con el descubrimiento de los exoplanetas? ¿Qué beneficios obtiene una hormiga con el descubrimiento de los exoplanetas?

El esnobismo de los científicos a escala mundial, no reconoce la gran originalidad que ostenta la Tierra. La ciencia desea convertirla en una pelota genérica, mundana y repetible, como si fuera un balón de fútbol que recorre todas las canchas deportivas, esperando que cualquiera lo pise y le marque un gol.

La gran biodiversidad del planeta Tierra, no es la consecuencia de los accidentes fortuitos, devenidos del todopoderoso Big-Bang.

Las pinceladas de arte que se esconden en el sabor de las frutas, en la piel de los animales y en el olor de las flores, demuestran que un artista tuvo que pintar con delicadeza esa vida natural, porque si condicionamos nuestra existencia al binomio de explosiones y evoluciones, entonces solo hallaríamos la plaga de los matorrales, la peste de los hongos y la inercia de las piedras.

La terquedad científica que busca copiar y pegar el verbo del planeta Tierra, en cualquier suburbio galáctico presente en el Universo, nos hace pensar que la ola de desastres crecerá progresivamente en contra de la Pachamama, ya que seguimos sin respetar la huella dactilar de su milenaria creación.

Por ejemplo, las más de 300 ballenas muertas en la zona de Farewell Spit (Nueva Zelanda), es un lamentable hecho que demuestra la incomprensión del Ser Humano, hacia su propio mundo terrenal en pleno apogeo. Llenar la trágica noticia ocurrida en la bahía Golden, con figuraciones relacionadas al suicidio masivo de ballenas, al embrujo paranormal del maléfico lugar, a una cadena sísmica submarina, y hasta al magnetismo elemental de la Tierra, solo enfatiza la charlatanería que busca colonizar los exoplanetas.

Colonizar los exoplanetas mientras extinguimos a la jirafa. Ese bello animal que todos dibujamos y pintamos en nuestra infancia, y que con su gran altura corporal demostraba la gran altura del pacifismo. Pero ahora las jirafas se arrastran como los proféticos gusanos de la extinción, ya que se encuentran en condición de animales vulnerables según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), porque los francotiradores ejercitan la caza furtiva con artillería pesada, desde la gran altura del amarillento ecocidio.

De igual manera, la famosa muerte del hipopótamo “Gustavito” en El Salvador, nos demuestra que un simple animal puede ser utilizado, como un mecanismo de presión laboral. Primero se informó que el mamífero había sido atacado por personas inescrupulosas, que con afilados picahielos lo hirieron hasta ocasionarle la muerte. Y luego nos informaron que el mamífero estaba enfermo y murió de una hemorragia pulmonar, tras ser evaluados los resultados forenses de la necropsia.

Pero ahora se sabe que detrás de la muerte de Gustavito, existían reclamos y pugnas entre los sindicalistas y directivos del Zoológico Nacional de El Salvador, que con la defunción del hipopótamo lograron capitalizar la negligencia de los más inocentes, y demostraron que el tres de marzo sigue siendo olvidado por todos.

Todos repudiamos la muerte del perrito argentino llamado “Chocolate”, que fue despellejado vivo en la provincia de Córdoba, y que estuvo una semana agonizando hasta su letal fallecimiento. Los ladridos de Chocolate justificaron el salvajismo humano, que resuena todos los días en las amargas calles latinoamericanas.

Un individuo que maltrata a los animalitos, no es solamente un delincuente condenado por la ley. Realmente estamos en presencia de psicópatas y sociópatas, que tarde o temprano desatarán sus furiosas frustraciones, en contra de sus peores enemigos de carne y hueso.

Mejor que comer carne es devorar los plátanos, las bananas y los cambures. Pero los hijastros de Darwin también tienen sus días contados en la Tierra, ya que el gorila oriental, el orangután de Borneo, el gorila occidental y el orangután de Sumatra, se hallan en peligro crítico de extinción según la Lista Roja de la UICN, porque mientras los simios de Darwin se nutren del potasio para trepar sus árboles, los simios del Tío Sam se nutren de mortíferas pistolas y afilados proyectiles, para desertificar y arrancar los plátanos, las bananas y los cambures.

Cambiar el abuso del abusivo es imposible. Por siglos, el burro ha sido empleado como animal de carga en gran parte del Mundo. Las civilizaciones aprovecharon su benevolencia y su incansable espíritu de trabajo, para forzarlo a recorrer grandes distancias con toneladas de injusticia a su paso. El resultado del tradicional abuso se paga con la casi extinción del burro mexicano, siendo un extraordinario mamífero que por haber puesto su talento al servicio de la Humanidad, ahora se encuentra llorando de rodillas en la ancestral región azteca.

El tamaño no importa, importan los sentimientos. Basta con pensar en la vida de los majestuosos elefantes, que han sido la macabra diversión en infinidad de espectáculos públicos, donde son ferozmente golpeados, domados, ridiculizados, robotizados, y vejados por sus malditos dueños. No hay que viajar hasta los confines de la India, de Pakistán o de Vietnam, para presenciar una buena dosis de violencia con aplausos en primera fila, ya que frente a tu casa hay un estupendo circo con animales, que juega con el don de los elefantes.

A veces jugar con la sabiduría de los elefantes, es una oportunidad de oro para demostrar su gran nobleza. En un santuario de elefantes de Tailandia, un trabajador fingió estar ahogándose en el río por la corriente de agua, y pese a la confusión de todas las personas que escuchaban sus gritos y miraban la caótica escena, una elefantita no dudó en arriesgar su vida dentro del agua, y rescató con muchísima valentía a su mentiroso cuidador.

La perversión es la hormona del crecimiento humano. Por eso unos jóvenes perversos de la localidad de Chillán en Chile, se atrevieron a subir un video en la red social Facebook, donde se enorgullecen de drogar con marihuana a un gato, que no pudo salvarse de la hormona del crecimiento humano. Aunque los cobardes cerraron sus cuentas de Facebook, justo ahora hay más adolescentes grabando y compartiendo el perverso placer de la hormona, con todos los fieles seguidores que esperan nuevos materiales de maltrato animal.

Las drogas cortan las alas de la libertad. El hermoso Cardenalito venezolano, que es un pájaro nativo e idolatrado por la cultura venezolana, también se halla al borde de la funesta extinción. La naturalidad biológica de su espléndido color rojo, lo convirtió en un trofeo para los cazadores, en una mercancía para los contrabandistas, y en una obsesión para los científicos.

Sus plumas, su canto, su elegancia, su erotismo y su resplandor. Todos quisieron comprar toda la excentricidad del cardenalito, y ahora todo el territorio venezolano está a punto de perder, la rojiza poesía del diminuto pájaro rojizo.

Quisiéramos admirar una bella orquídea, y olvidar todo el caudal de desolación presentado. Pero ni siquiera las orquídeas se salvan de la anarquía.

Es consabido que las orquídeas son plantas veneradas por el folklore latinoamericano, pero en países como México, Perú, Cuba, Chile, Colombia, Brasil y Venezuela, las orquídeas se están sembrando en los huertos del limbo, por la alta tasa de deforestación, por la expansión de la frontera agrícola y de los proyectos mineros, por el urbanismo en áreas verdes protegidas, por el uso continuo de agrotóxicos, y por la venta de flores exóticas a nivel internacional.

La Acacallis cyanea, la Chloraea disoides y la Dendrophylax lindenii, son muy alérgicas a los más de 18.000 objetos que constituyen la basura espacial producida por la Tierra, gracias a todos los escombros procedentes de satélites artificiales, cohetes y explosiones de fragmentos metálicos, que representan el gran progreso astronómico de la ciencia moderna, basado en el legendario uso del espionaje, del belicismo y del ocultismo, para conquistar la misteriosa órbita de los siete queridos exoplanetas.

Queda claro que seguir disfrutando la ficción teatral, nos volverá ciegos por la caótica realidad de la Tierra. De allí que los exoplanetas significan un prisma de cambios positivos, para una especie humana vilmente condenada a dilatar su ecuanimidad.

Fíjense que mientras más conocemos los pecados del Universo, mayor es el vacío interior que sentimos por dentro. La culpa, la depresión y la enemistad. Pero mientras más ayudamos sin esperar nada a cambio, mayor es la recompensa emocional que sentimos por dentro. La plenitud, el gozo y la amistad.

No queremos ser hojuelas negativas del maizal, pero la negatividad es un conflicto multipolar sin resolver.

Lanzar una bomba atómica en la Tierra, y luego jugar golf en la Luna. He allí la llave maestra del aprendizaje, que todos necesitamos aprender.

Estamos perdidos dentro de un milenario laberinto, que después de cometer un genocidio necesita un poquito de paz. Pero después de recuperar fuerzas con un poquito de paz, necesita cometer un nuevo genocidio dentro del milenario laberinto.

Aunque todos vamos a morir, pocos moriremos en santa paz. La mayoría de los Seres Humanos tendremos que viajar hasta un exoplaneta, para evitar ser juzgados por el orgullo y sus legendarias heridas.

Ecoportal.net

Ekologia.com.ve

Recordando a Rosa Duarte en el día internacional de la mujer

ROSA DUARTE HERMANA DEL PATRICIO  JUAN PABLO DUARTE

Por Domingo  Núñez  Polanco

En este día Internacional  de la mujer, la mujer- madre  es  la que engendra una vida y durante nueve meses  la lleva en su vientre desparramando ternura a todo dar a ese ser que saldrá de sus entrañas que por toda una vida será la razón de su existir. Pero hay algo que demos significar,  una madre  para sentir  el profundo amor filial no necesita que alguna criatura nazca de entre su vientre, sienten igual y no en pocos casos un sentimiento de mayor profundidad. En la historia Dominicana, hay un caso semejante; se trata de Rosa Duarte, la hermana del patricio Juan Pablo Duarte, no tuvo hijos, pero para ella los hijos de esta patria lo eran por igual. Hoy queremos recordar a Rosa Duarte en nombre de todas las madres dominicanas.
Rosa Duarte además del altísimo honor de ser hermana del Padre de la Patria y fundador de la República, Rosa Duarte, figura en la historia como una de las mujeres que estuvieron al tanto de los secretos revolucionarios de los patriotas independentistas, para los cuales supo convertir en balas las planchas de plomo que había en el almacén de su padre, y a su acuciosidad y a su amor debe la historia nacional el valioso documento que se conoce con el nombre de Diario de Rosa Duarte. Destaca el ardiente amor de la revolucionaria por el suelo donde nació, por cuya libertad derramó amargas lágrimas, sufrió persecuciones, perdió sus bienes, padeció destierro perpetuo en unión de su madre, de sus hermanos, hermanas y sobrinos y vio desvanecerse las ilusiones de su juventud al quedar sin novio, fusilado junto a las tapias del cementerio de El Seíbo.
“Si hay una dominicana digna de la consagración del mármol esa es Rosa Duarte: por su vida y su obra, por sus padecimientos, por su permanente consagración a esa angustiosa vida de dolores de quien se entrega, como ella, a los recuerdos de la Patria y sufre en carne viva sus inacabables infortunios”, escribió Rodríguez Demorizi quien editó y anotó los Apuntes que la virtuosa hermana del patricio tuvo la visión de conservar porque son “el punto de partida, la primera fuente y la base por excelencia para emprender cualquier indagación y análisis referentes” a Juan Pablo Duarte.
No nos olvidemos de Rosa Duarte quien con sus Apuntes nos legó un relato de primera mano sobre los acontecimientos del 27 de Febrero.
Rosa Duarte ha merecido el reconocimiento de una calle de Gascue, nombrada así por iniciativa del regidor Alberto Arredondo Miura, el veintisiete de enero de 1930. El acto de bendición y colocación de  rótulos se efectuó el quince de julio de ese año. A los acordes del Himno Nacional, el entonces presidente del Ayuntamiento descubrió una tarja de mármol con el nombre de la llamada “heroína del sacrificio”. la entrega de Rosa a proteger y cuidar a la madre y a los hermanos, la devoción y admiración que manifiesta por Juan Pablo, el desprendimiento al aceptar vender las propiedades heredadas para invertir en la lucha por la independencia y el paciente amor hacia Manuel, el hermano que enloqueció en el exilio. “Es una mujer sui generis para la época, en todo momento pienso en ella como en una mártir. Mujer de talento natural y de virtudes sobresalientes, supo conservar hasta el fin de sus días en estado de pureza, todos los sentimientos nobles y delicados que le inculcaron sus padres con una educación esmerada, habiendo rendido siempre un culto especial al que entre sus deudos era don natural: el del patriotismo, que no pudieron mitigar en ella ni la injusticia de los hombres ni el rigor del infortunio” (Quisqueya Lora)De Rosa se conoce una foto de juventud y un óleo en edad adulta que se exhibe en el Instituto Duartiano. “Hay unos paradigmas creados en función de las grandes gestas militares, las acciones de poder, de fuerza, y quizá hay muy pocas mujeres que puedan competir, creo que hay grandeza a todos los niveles, Rosa jugó su papel, incluso, hasta en su papel maternal hubo grandeza”.Considera Lora Hugi que la figura de la hermana predilecta de Duarte “merece mayor estudio y entiende que el honor de la calle “es significativo, pero no suficiente. A los historiadores les toca incluirla en el relato histórico, que cuando se lea sobre la gesta independentista no sólo se piense en la Puerta del Conde, en el Trabucazo, sino en esa mujer excepcional que también fue un gran apoyo para Duarte y que poseía una capacidad de percepción del valor histórico, del gesto duartiano, trascendente y significativo. Si no hubiera sido por su libro, pocas noticias tuviéramos del Padre de la Patria, los amigos escribieron pero ella tenía un conocimiento de él diferente, por ser la hermana, porque la vivencia al lado de  Duarte, fue otra”.
El 26 de octubre de 1888 falleció en la calle Sur 1, casa 129, de Caracas, a causa de disentería. Al año murió su hermana Francisca y un año después, el ocho de agosto de 1890 murió Manuel, también en Caracas, con cuya partida desapareció por completo la familia Duarte Diez.
 “La que mantuvo mayor comunicación y contacto con su hermano, y quizás por eso el documento fundamental para escribir sobre la vida de Duarte, desde el punto de partida de los historiadores, es el códice que se conoce como Diario de Rosa Duarte” (Juan Daniel Balcácer)
A Rosa le tocó además vivir con Juan Pablo en Venezuela desde 1872 hasta su fallecimiento. Fue precisamente ella quien, junto a sus demás hermanas, estuvo con él en su lecho de muerte hasta que esta ocurrió por fin el año 1876.
 Domingo  Núñez  Polanco

El nuevo Orden Mediático Mundial


En sólo meses, el contenido de los medios de difusión nacionales e internacionales ha sufrido un profundo cambio en Occidente. Estamos siendo testigos del nacimiento de una “Entente” cuyos verdaderos iniciadores y objetivos reales aún se desconocen pero cuyas consecuencias directas contra la democracia ya son palpables.

JPEG - 45.2 KB

Occidente está atravesando una crisis sistémica sin precedente: poderosas fuerzas están orientando poco a poco a todos los medios de difusión en una dirección única. Simultáneamente, el contenido de los medios se transforma. El año pasado todavía mostraban cierta lógica y tendencia a la objetividad. Y se aportaban mutuamente la contradicción en una sana emulación. Ahora actúan como manada, basan su coherencia en la manipulación de emociones y arremeten con saña contra las personas a las que denuncian.

La idea de una Entente de los medios de difusión es la prolongación del experimento del International Consortium for Investigative Journalism (ICIJ) («Consorcio Internacional para el Periodismo de Investigación»), un ente que no reúne medios de difusión sino sólo periodistas a título individual y que se hizo célebre publicando información robada en la contabilidad de dos oficinas de abogados de las Islas Vírgenes Británicas, el gabinete PricewaterhouseCoopers (PwC), el banco HSBC y la oficina panameña Mossack Fonseca.

Si bien algunas sacaron a la luz verdaderos delitos de una que otra personalidad occidental, esas revelaciones fueron utilizadas principalmente para desacreditar a dirigentes chinos y rusos. Lo más importante es que, con el pretexto de contribuir a la lucha contra la corrupción, la violación de la confidencialidad de abogados y bancos perjudicó gravemente a miles de clientes honestos sin suscitar reacción alguna de parte de la opinión pública.

Desde hace alrededor de 40 años puede verse un reagrupamiento paulatino de los medios de difusión en trusts internacionales. Hoy en día, más de dos terceras partes de la prensa occidental pertenece a sólo 14 grupos (21st Century Fox, Bertelsmann, CBS Corporation, Comcast, Hearst Corporation, Lagardère Group, News Corp, Organizações Globo, Sony, Televisa, The Walt Disney Company, Time Warner, Viacom y Vivendi). En este momento, la alianza montada entre Google Media Lab y First Draft está creando vínculos entre esos grupos, que ya se hallaban en posición dominante.

En esa Entente mediática están además las 3 principales agencias de prensa del planeta –Associated Press (AP), la Agence France-Presse (AFP) y Reuters–, lo cual le garantiza una posición hegemónica en materia de información. Es evidente que se trata de un caso de «entendimiento ilícito» [1]. Pero su objetivo no es uniformizar precios sino uniformizar las mentes, imponer un pensamiento ya dominante.

Puede observarse que todos los miembros –sin excepción– de la Entente de Google ya han venido presentando, durante los últimos 6 años, una visión unívoca de lo que sucede en el Medio Oriente ampliado. Pero no existía entre ellos ninguna forma de concertación previa… o no se conocía. Es interesante ver que en esa Entente también se encuentran 5 de las 6 televisiones internacionales que participaron en el equipo de propaganda de la OTAN (Al-Jazeera, BBC, CNN, France24, Sky, sólo parece faltar Al-Arabiya).

En Estados Unidos, Francia y Alemania, Google y First Draft (expresión del inglés que significa «primer borrador» o «version uno») han reunido bajo su tutela medios localmente presentes en esos países y medios de alcance internacional, supuestamente para “verificar” la veracidad de ciertos argumentos. Además de que se desconoce quién se esconde detrás de First Draft y qué intereses han llevado una firma comercial especializada en informática a asumir el financiamiento de esta iniciativa, lo cierto es que el resultado no tiene mucho que ver con un regreso a la objetividad.

En primer lugar porque las imputaciones que esos entes “verifican” no se seleccionan en función de su importancia en el debate: se seleccionan porque las mencionan individuos a quienes esta Entente quiere denunciar. Esas verificaciones supuestamente deberían acercarnos a la verdad, pero no es así: lo que hacen es tratar de convencer al ciudadano de que los medios de la Entente son honestos y que las personas que los denuncian no lo son. El objetivo no es una mejor comprensión del mundo sino destruir la reputación de los individuos “incómodos”.

En segundo lugar porque una regla no escrita de esta Entente de medios es que se verifican solamente las afirmaciones de fuentes exteriores a esa Entente… pero sus miembros no se critican entre sí. Lo que buscan es reforzar la idea de que el mundo se divide en dos bandos: «nosotros», –que decimos la verdad– y «los otros» –obligatoriamente mentirosos. Esta manera de proceder viola el principio del pluralismo, elemento básico de la democracia, y abre el camino a la imposición de una sociedad totalitaria. Pero eso no es nada nuevo porque ya vimos su aplicación en la cobertura de las primaveras árabes y de las guerras contra Libia y Siria. La diferencia es que ahora se aplica, por vez primera, a una corriente occidental de pensamiento.

Y, finalmente, porque las imputaciones que esa Entente califica de «falsas» nunca serán vistas como errores, siempre serán consideradas como mentiras. O sea, se trata a priori de atribuir a «los otros» intenciones maquiavélicas, para desacreditarlos. Con ello se viola la presunción de inocencia, principio básico de la justicia.

Por todas esas razones, el funcionamiento del Consorcio Internacional para el Periodismo de Investigación y el de la Entente creada por Google y First Draft contradicen la Carta de Munich de la Organización Internacional de Periodistas (OIP), concretamente los artículos 2, 4, 5 y 9, de su título II.

No por casualidad vemos como avanzan acciones judiciales descabelladas precisamente contra los mismos que ya son blanco de la Entente de medios de difusión. En Estados Unidos desenterraron la ley Logan para utilizarla contra el equipo de Donald Trump, un texto que nunca llegó a aplicarse desde su adopción, hace 2 siglos. En Francia, han recurrido a la ley Jolibois contra los tweets políticos de Marine Le Pen, un texto que la jurisprudencia había limitado a la difusión (por demás posible bajo ciertas condiciones) de algunas revistas ultrapornográficas. La erradicación del principio de presunción de inocencia, en los casos de los individuos a eliminar, permite llevarlos al banquillo de los acusados con cualquier pretexto jurídico. Es importante observar que las acusaciones que se esgrimen recurriendo a esas leyes contra el equipo de Trump (en Estados Unidos) y contra Marine Le Pen (en Francia), podrían servir también contra muchas otras personalidades… pero nadie lo hace.

Por otro lado, la ciudadanía ya no reacciona cuando es la Entente mediática quien divulga acusaciones falsas. Por ejemplo, en Estados Unidos ese ente inventó que los servicios secretos rusos tenían un expediente comprometedor sobre Donald Trump y que lo estaban chantajeando. En Francia, esa misma Entente inventó que es posible emplear ficticiamente a una asistente parlamentaria, delito que atribuyó a Francois Fillon… candidato “incómodo” a la presidencia.

En Estados Unidos, los miembros, grandes o pequeños, de la Entente mediática están arremetiendo contra el presidente. Sus informaciones provienen de las intercepciones telefónicas que la administración Obama ordenó indebidamente contra el equipo de Trump. Todo eso demuestra que existe una coordinación entre la Entente mediática y los magistrados que utilizan las alegaciones que esta divulga para bloquear la acción gubernamental de la actual administración. Se trata, indiscutiblemente, de un sistema mafioso.

Los medios estadounidenses y franceses están atacando implacablemente a dos candidatos a la presidencia de Francia: Francois Fillon y Marine Le Pen. Al problema general de la Entente mediática se agrega en este caso la impresión errónea de que ambos blancos son víctimas de una conjura franco-francesa, cuando en realidad las órdenes vienen de Estados Unidos. Los franceses están comprobando que sus medios emiten información sesgada, creen –erróneamente– que se trata de una campaña contra la derecha y buscan –también erróneamente– a los manipuladores en su propio país.

En Alemania, esta Entente todavía no resulta efectiva, sólo debería serlo durante las elecciones legislativas.

En tiempos del Watergate, ciertos medios dijeron ser un «Cuarto Poder», después del poder ejecutivo, el legislativo y el judicial. Afirmaron que la prensa ejercía sobre el gobierno una función de control en nombre del Pueblo. Ni siquiera entraremos a mencionar aquí el hecho que lo que en aquel momento se imputó al presidente Nixon fue haber ordenado interceptar los teléfonos del partido de oposición, lo mismo que ha hecho Obama. Hoy se sabe que «Garganta Profunda», la fuente del escándalo del Watergate, lejos de ser un denunciante ciudadano –los españoles dirían un “alertador”– era nada más y nada menos que Mark Felt, alto responsable del FBI que incluso se había convertido en número 2 de esa agencia federal a finales de los años 1960. El manejo de aquel escándalo en realidad fue parte de la lucha entre una facción de la administración y la Casa Blanca y los electores fueron simplemente manipulados por ambos bandos a la vez.

Aceptar la idea del «Cuarto Poder» sería reconocer a los 14 trusts que poseen la gran mayoría de los medios de prensa occidentales la misma legitimidad que al conjunto de la ciudadanía. Sería confirmar el reemplazo de la democracia por una oligarquía.

Queda un punto por aclarar. ¿Cómo elije la Entente mediática los blancos de sus ataques? Lo único que Donald Trump, Francois Fillon y Marine Le Pen tienen en común es que quieren reanudar los contactos con Rusia y luchar a su lado contra la matriz del yihadismo, que es la Hermandad Musulmana. Aunque Francois Fillon ya fue primer ministro de un gobierno que estuvo implicado en esos acontecimientos, los tres encarnan la corriente de pensamiento que contradice la versión dominante sobre las primaveras árabes y sobre las guerras contra Libia y Siria.

[1] En francés, entente illicite. Nota del Traductor.