“Un Cuento de Navidad” relato de Juan Bosch

“UN CUENTO DE NAVIDAD” RELATO DE JUAN BOSCH EN SU LIBRO DE “CUENTOS ESCRITOS EN EL EXILIO”
d260c-142b-2b1
“Un Cuento de Navidad” es el relato de Juan Bosch en su Libro de “Cuentos Escritos en el Exilio”, cuya primera edición data del 1970, siendo la última, su décimo-octava edición, impresa en los talleres de la editora Alfa y Omega en noviembre de 1989.
Es el último de doce cuentos que con tanta maestría y sabiduría pone el autor en manos de su lector. Sin lugar a dudas se puede afirmar que Juan Bosch es uno de los grandes maestros del cuento hispanoamericano contemporáneo.
El mensaje que contiene esta obra de tanta calidad humana, percibido en cada momento de la historia contada, no es más que el reflejo de la nobleza que acompaña al autor, cuando cuenta de manera tan literaria el fin propuesto.
Y es que, lo que transmite el autor, a través de este cuento de Navidad, son las vivencias de la historia de más de dos mil años que conoce el mundo cristiano, del nacimiento del hijo de Dios.
Hace un recuento de la venida al mundo de Jesús, el Hijo del Señor Dios, luego de una profunda reflexión que hace desde los cielos, por su preocupación constante de la forma en que los hombres se comportaban en la tierra.
Habiendo sido el Señor Dios, el creador de todos los mundos existentes, entre ellos la Tierra y teniendo todo el poder del universo, para disponer de todo lo que en ella se contiene, quiso a través de su hijo hecho hombre, sensibilizar al hombre para que cambiara su conducta, con la prédica y el ejemplo que este daría.
¿Qué nos enseña este relato histórico?
La inconformidad de Dios, desde los cielos, que a través de las nubes todo lo ve, y decide enviar un diluvio que al durar tanto tiempo ahogaría todo, salvándose solo Noé, un viejo noble y bueno que solo hacía el bien a sus semejantes, quien acompañado de su mujer y sus hijos, y de cada una de las especies que poblaban la tierra, sobrevivieron a esta catástrofe.
Acontecimiento histórico que no logró humanizar al mundo, debiendo el Señor Dios, tiempo después, enviar un hijo, que fuera el maestro de la justicia y la pobreza, que pudiera lograr que los hombres en la tierra fueran verdaderos hermanos de paz.
El relato tiene una enseñanza de justicia y demuestra la fortaleza física de sus principales personajes, que al atravesar montañas, y desiertos, tuvieron la osadía de llegar hasta el establo en Belén para adorar al hijo de Dios, que había nacido, e iba a ser llamado el Rey.
Melchor, Gaspar y Baltasar, reyes de tres oasis vecinos, muy lejos de Belén, vieron el lucero que cubría al recién nacido y deciden seguir el rumbo de este, porque su corazón les decía que algo grande acontecía en el mundo.
Guiados por el Señor Dios que todo lo ve, llegaron hasta el portal de Belén a presentar al nuevo ser su adoración y admiración, dejando como fruto de su emoción en manos de María, su madre, las riquezas que cargaban consigo.
Y es que el Señor Dios, no entendía por qué, si Él creó la tierra para que los hombres se amaran y compartieran las bondades de ella y vivieran en paz, tenían que matarse, robarse entre sí, provocar las guerras, odiarse, tomar las tierras y los ganados ajenos, en fin, se comportaban de una manera absurda, que el señor Dios no entendía.
También mandó Dios a Don Nicolás o Santa Claus a venerar al niño Jesús, que guiado por un trineo llegó hasta Belén. Y cuenta la leyenda, que este también, dejó regalos y juegos como expresión de admiración al hijo de Dios.
En este recuento de fe y de amor, se evidencian los sentimientos más nobles de aquellos seres extraordinarios que desafiaron la inclemencia del tiempo, la distancia y el hambre para llegar al lugar que el Señor les indicó. Y es que en aquella época, no se conocían comodidades, ni formas fáciles de trasladarse a lugares rurales lejanos.
Y es que mientras el señor Dios descansaba en su trono celestial, su hijo Jesús, en la tierra predicaba el amor, y decía “Amaos los unos a los otros, no hagas a tu prójimo lo que no quieres que te hagan a ti” y recuerda que serás medido con la vara que midas a los demás”.
Pero ni esta prédica, ni toda la humildad que exhibió Jesús en la tierra, sirvió de mucho para que los hombres se arrepintieran y buscaran el perdón de Dios, según relata el autor.
El espacio escogido para este cuento, se estructuró en la historia de la aldea de Nazaret, desde donde se trasladaría María y José, su esposo, para dar a luz en Belén al sur de esta ciudad, adonde luego irían los visitantes especiales que le adoraron.
Fue hace más de dos mil años que en estas tierras nació un niño a quien llamaron Jesús y que vendría al mundo enviado por el Señor Dios, su padre, para salvar al mundo que lleno de maldad se perdía cada vez más.
Lo que relata este autor, es el más grande ejemplo de bondad, de amor, de equidad y de justicia social que jamás haya vivido la humanidad, y que representó nuestro señor Jesús, con sus prédicas y ejemplos de humildad y sacrificio.
Es el acontecimiento histórico más grande que haya vivido la misma humanidad, que a través de los siglos se moderniza, pero no se humaniza. Es una crítica fuerte, contada en un tono sensible, presentada con toques celestiales, que infunden poder supremo y temor hacia el Rey de reyes.
Es una obra sin lenguajes rebuscados, escrita de una manera llana, y comprensible como solo puede escribir este grandioso cuentista de todos los tiempos.
Este cuento, trabajado en Santa María del Rosario, La Habana, en febrero de 1956, vio la luz en su primera edición de 1970, que consta de ochenta y tres páginas, enfoca con mucha originalidad la falta de hermandad de los pueblos, la falta de solidaridad, y la desigualdad de todas las sociedades.
Establece estas desigualdades, que abren la brecha entre ricos y pobres. Por eso, las diferencias económicas imperantes en los países del mundo, donde los niños ricos reciben muchos juguetes de Papá Noel en diciembre y de los Reyes Magos en enero, pero los niños pobres reciben los menos y algunos, ninguno.
Y es que el autor ha distinguido de una manera sutil, a través de esta historia de fe, que mueve regalos cada año, las marcadas diferencias sociales y económicas, donde los menos disfrutan de las mejores riquezas y las grandes mayorías en el mundo, se perjudican con la pobreza.
Lo que ha querido este cuentista de larga data y alcance, es llevar un mensaje a la sociedad, de corte humano, que pueda algún día extrapolarse hacia los intereses de las grandes masas humanas, esa igualdad de condición, ese querernos todos, ese debido respeto que logre crear la plataforma de la paz y del amor.
Su Cuento de Navidad es el que cada año reciben los niños. Los ricos, con finos regalos y dulces golosinas. Los pobres con poca esperanza y hasta con poca sobrevivencia.
Es el engaño de la tradición cristiana, que se ha hecho leyenda, porque es historia, pero con falta de humanidad y equidad. Que agranda, cada vez más, la brecha de distancia entre ricos y pobres. De la separación y la desigualdad, que tanto consume a los que creen en la justicia social.
La reflexión obligada de este mensaje
El señor Dios creó al mundo para vivir en paz, para quererse y ser felices. Sin embargo, el hombre con su codicia y ambición desmedida no lo ha entendido así.
Hablar de la obra del profesor Juan Bosch, es permitirse el privilegio de ahondar en sus más grandes sentimientos y en la parte humana que siempre le acompañó, hasta los últimos días de su prolífera existencia.
Hombre de singular capacidad creativa, genuino en su género, de una prosa inigualable, que con un lenguaje sencillo y entendible llegaba a cualquier hombre o mujer del pueblo.
Sin lugar a dudas, que supo aprovechar acontecimientos como estos, para expresar de esta manera, sus más hondos sentimientos, sus más caros anhelos y grandes preocupaciones porque nuestro querido pueblo, tuviera un mejor futuro.
Es su versátil prosa, una fuente inagotable de verdades cargadas del más vehemente deseo de cambio en las sociedades desiguales, donde el sufrimiento es el sino de tantos.
Es sin duda alguna, un aporte vital, en medio de tanta maldad, tanta opresión e intereses acumulados, de las sociedades que disfrutan de las riquezas y bienes materiales, propios de las mayorías.
Esta historia, digna de ser leída y contada una y otra vez, debe servir de soporte espiritual, de motivo esencial en el mundo de hoy, para su obligada reflexión.
Habida cuenta, de que mantiene su vigencia, porque se fundamenta en la historia de un niño, que vino al mundo, a tratar de salvarnos a todos, perdonando los errores cometidos. Y aún más, dando muestras de sabiduría y humildad, cuando dijo que perdonaba los pecados del mundo. Aquellos que siendo cometidos y olvidados, se repiten.
Lo que relata este autor es el acontecimiento  histórico más grande que haya vivido la misma  humanidad, que a través de los siglos se moderniza, pero no se humaniza. Esuna crítica fuerte, contada en un tono sensible, presentada con toques celestiales, que infunden poder supremo y temor hacia el Rey de reyes.d260c-142b-2b1
Anuncios

Un comentario en ““Un Cuento de Navidad” relato de Juan Bosch”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s