El Profesor en cocina Cubana: Recetas para un buen plato de yuca

Cocina de Cuba

por Cocina de Cuba

Cinco recetas para comer yuca sin aburrirte

“Cocina de Cuba” publica -por raciones semanales-, platos, entrevista a chefs, reseñas de restaurants y recetas nacionales. Muchos dicen que el amor entra por la cocina, en Cuba podemos asegurar que también se cocina con amor. ¡Buen Provecho!

Cinco recetas para comer yuca sin aburrirte

Aproveche esta variedad de recetas para hacer más amena la alimentación diaria…

11/08/2015

2 comentarios

14 votos

Yuca con mojo.

La yuca ha reaparecido en los agromercados cubanos. Por estos días algunos la compramos y ponemos en práctica la típica receta de yuca con mojo, una de las maneras más gustadas de prepararla en Cuba. Pero existen formas muy variadas de comerla, que te permitirán incluirla como parte de tu dieta semanal, sin llegar a aburrirla. La Cocina de Cuba hoy ha recuperado varias de éstas y pone a tus disposición cinco recetas  que te permitirán disfrutar al máximo de ese tubérculo.

Yuca con mojo

Ingredientes:   

 —Cuatro yucas

—Media cebolla

—Cuatro dientes de ajo

—Una naranja

—Aceite

—Sal fina

Modo de elaboración:

—Limpiar bajo el agua las yucas

—Ir calentando una olla de presión a fuego intenso con abundante agua.

—En el momento que el agua esté bien caliente echamos los trozos de yuca para cocerlos. Dejamos que el agua se siga calentando.

—Cuando llegue al punto de ebullición le añadimos un par de vasos de agua fría. En ese momento echa un poco de sal al agua.

— Tapar la olla a presión y dejar que la yuca se cocine durante unos 40 minutos.

—Pelar los dientes de ajo y los partimos en finas láminas. Continúar pelando y cortando la cebolla en juliana.

—Calentar a fuego lento una sartén o cazuela de barro con un chorrito de aceite. Sofríe ligeramente los trocitos de ajo y las tiras finas de cebolla, sin llegar a dorarlos demasiado.

—Cuando observes que la cebolla y el ajo están ligeramente hechos, sácalos de la cazuela a un recipiente junto con el aceite. Exprime el zumo de una naranja y lo añades a la cebolla y el ajo.

—Sirve los trozos de yuca cocidos en un plato y riega los trozos con este mojo criollo por  encima.

Yuca con Queso

Ingredientes:

—Yuca, 1 kg

—Queso rallado, 1/4 kg

—Mantequilla

—Pimienta negra

—Sal fina

—Nuez moscada

Modo de elaboración:

—Limpiar los trozos de yuca, una vez limpios los partimos en trozos más bien pequeños y del mismo tamaño.

—Pon a calentar a fuego intenso en una olla el agua suficiente como para cubrir las yucas cuando las echemos, si no lo hacemos así puede pasarnos que las yucas no nos queden bien cocidas. Espera a que el agua esté caliente, en ese momento echamos los trozos de yuca y esperamos a que el agua comience a hervir.

—Dejamos la yuca cociéndose hasta que se vuelva tierna, en ese momento apartamos del fuego, la escurrimos y colocamos en un recipiente.

—Triturar la yuca por completo, con un tenedor.

—Una vez hayamos convertido la yuca en una masa tipo puré, la mezclamos con unas 4 o 5 cucharadas de mantequilla.

—Después se le añade el queso rallado. Se le echa una pizca de pimienta, sal y nuez moscada.

—Precalienta el horno a 190 grados, mientras el horno toma temperatura, pon esta masa en un molde apto para horno.

—Repartir de forma uniforme por encima de la mezcla unos trocitos de mantequilla repartidos por toda la superficie

 —Meter el recipiente con la masa en el horno, a los veinte minutos aproximadamente estará listo para sacar.

Yuca rellena con queso y ají

Ingredientes

—1/2 kg   yuca

—2 huevos

—Queso

—Ají

—Sal y pimienta

—Aceite para freír

Modo de elaboración:

—Cocinar la yuca en agua con sal y partirla en trozos de aprox. 3 dedos.

—Preparar el relleno, la cantidad es de acuerdo a la cantidad de yucas que se van a rellenar, aplastando el queso junto con el ají, pimienta al gusto y sal con cuidado porque el queso es salado.

1Abrir las yucas por la mitad, quitar la raíz y colocar un poco del relleno y cerrar apretando bien para que se una bien.

—Calentar bien el aceite, pasar las yucas por el huevo y poner a freír, cuando están doradas por todos lados, retirar y colocar en papel.

Buñuelos de yuca y queso

Ingredientes

—1 Kg       yuca

—500 g   queso blanco rallado

—250 g   miel de abejas

—3    huevos

—2  clavitos de olor

  —sal y aceite vegetal

Modo de elaboración

—Pelar la yuca y ponerla en olla de presión.

—La miel: colocamos la miel en trozos a hervir en una olla con poca agua y los dos clavitos de olor, una vez hervido apagar y reservar.

—Una vez que la yuca haya enfriado un poco, preparamos un puré, para ello agregamos los tres huevos y el queso rallado, amasamos hasta que consigamos una masa compacta con la que vamos a hacer los buñuelos.

—Colocar aceite suficiente a calentar, y agregar los buñuelos hasta que queden dorados, luego sacarlos y colocarlos en papel absorbente,

—Servir y bañarlos con la miel. Si los comes calientes podrás apreciarlos al máximo ya que estarán crocantes por fuera y suaves por dentro.

Crema de yuca

Ingredientes

—1  yuca de 300 grs

—2  zanahorias medianas

—2 patatas pequeñas

—½  cebolla

—   Sal

—3 cdas   aceite de oliva

—1             plátano

   —Aceite para freír el plátano

Modo de elaboración:

—Pelar la yuca, las patatas y la zanahoria, cortar en dados.

—Añadir las verduras a la cazuela, sazonar a gusto y echar el agua hasta que cubra los alimentos.

—Dejar cocer hasta que todo este tierno, sobre unos 20 minutos más o menos.

—Una vez cocido, triturar bien hasta que quede una crema fina.

—Pelar y cortar el plátano en rodajas finas y freír por los dos lados.

Más de Cocina de Cuba

Fotografías historicas

Fotografía de Fidel Castro durante la guerra en Vietnam

Id: 67825
Fotografía de Fidel Castro durante la guerra en Vietnam

Una de las fotos de Sy So del acontecimiento histórico que se exhibieron en el acto central por el aniversario 40 de la visita de Fidel Castro a Vietnam en plena guerra.

FotosPL/Sy So
2013-09-20

Lo de Ucrania podría agrabarse

                  Deterioro de conflicto ucraniano renueva amenaza de escalada bélica

conflicto ucraniano renueva amenaza de escalada bélica
Moscú, 13 ago (PL) A medio año de suscritos los acuerdos de Minsk para un alto el fuego duradero en el sureste de Ucrania, las tensiones en la línea de confrontación renuevan hoy los peligros de una escalada bélica sin retorno.

La situación en la zona de contacto, calificada de explosiva por expertos, tiende a agravarse en varios puntos calientes del Donbass, donde las partes se acusan mutuamente de violar el frágil cese el fuego, pactado el 12 de febrero pasado en Minsk, con los auspicios de Belarús y el llamado Grupo de Contacto.

Escaramuzas y bombardeos a sectores residenciales, sobre todo alrededor de Donetsk, desde las posiciones ucranianas, abortaron las sesiones de trabajo de las comisiones de economía y política, programadas para esta semana.

A diferencia de Kiev, proclive a un cambio de formato y de actores, y hasta de un nuevo memorando u hoja de ruta para el Donbass, las regiones rebeldes de Donetsk y Lugansk defendieron la vigencia de los acuerdos de Minsk-2 en 2016, como la única alternativa al conflicto armado, tras más de un año de confrontación y millares de víctimas.

El comisionado de la proclamada República Popular de Donetsk (RPD) en el Grupo de Contacto, Denis Pushilin, confirmó el cronograma de encuentros de los participantes en ese formato y la sesión de los subgrupos para el 8 y 22 de septiembre, y 6 y 20 de octubre, respectivamente.

Los representantes del Donbass insistirán en la continuidad de los contactos en el segmento político, aseguró, a su vez, Vladislav Deinego, plenipotenciario por la República Popular de Lugansk (RPL).

Coincidieron los dirigentes en la pertinencia de continuar trabajando en 2016 en el cumplimiento del documento de 13 puntos, refrendados en Minsk-2, tendientes a un acercamiento entre Kiev y el Donbass, y a desescalar el conflicto fratricida, sin resultados tangibles.

Para el titular del parlamento alternativo de la RPD, Andrei Purguin, la situación empeoró por culpa de la contraparte ucraniana, y a su juicio, la baja intensidad de los ataques de artillería podría ser quizás el único logro del proceso de paz, abierto hace medio año con Minsk-2.

La Suprema Rada de Ucrania (parlamento unicameral) dio el visto bueno el 16 de julio a un proyecto presidencial de enmiendas a la Constitución relativo a la descentralización de poderes.

El presidente Petro Poroshenko aclaró el pasado día 29 que la propuesta legislativa no significaba autonomía para las regiones ni el propalado estatus especial para algunas zonas del Donbass, contemplado en uno de los puntos de los acuerdos de Minsk.

Poroshenko, por el contrario, en entrevista al diario francés Libération insistió en la necesidad de incorporar supuestas fuerzas de mantenimiento de la paz en el Donbass, idea que cobró cuerpo en una ley aprobada por el parlamento ucraniano el 4 de junio y da luz verde a la presencia de tropas extranjeras en Ucrania, sin el consentimiento de la otra parte firmante del memorando de Minsk.

Otro controvertido paso, considerado una estocada mortal al proceso de paz, tiene que ver con la disposición, también legislada para un financiamiento adicional de unas cinco mil 300 grivnas (unos 250 millones de dólares) a los gastos de permanencia de las tropas ucranianas en el sureste del país.

Al respecto, el negociador principal por la RPL, Vladislav Deinego, dijo que con ello Kiev “claramente se alejaba de una solución pacífica de los problemas”.

Se constata -recalcó- la falta de voluntad y de deseo de rebajar el canal de presencia militar y de ir por la senda de un arreglo pacífico.

Mientras tanto, el conflicto latente multiplica las tragedias familiares, las víctimas mortales -alrededor de 11 mil muertos y unos 17 mil heridos-, el número de desplazados y refugiados, cifrado en más de dos millones, y mantiene la amenaza de una nueva escalada bélica. lam/oda

Por Odalys Buscarón Ochoa

ARTÍCULOS DE OPINION DE FIRMAS SELECTAS

Vuelve otra vez un inminente colapso financiero global

12 señales que anuncian un inminente colapso financiero global

 

 Todo el mundo ha sido testigo de la devaluación del yuan y de cómo eso ha dado lugar a la depreciación de otras monedas frente al dólar. Asimismo se ha visto cómo esto provocó la baja del precio de petróleo y de los índices bursátiles mundiales. En ese contexto, economistas mencionan una serie de signos que indican que la crisis financiera mundial es un hecho más que probable. Economistas y analistas sostienen que los meses especialmente críticos para la economía mundial y el sistema financiero serán septiembre y octubre. Cuanto más se acercan, más obvio es el estallido de una nueva crisis global. El portal The Economic Collapse publica 12 signos que indican que la crisis financiera mundial podría presentarse pronto.

1. La devaluación del yuan tomó a casi todo el planeta de sorpresa. Al mismo tiempo, el dólar subió aún más alto frente a otras monedas, y los mercados de valores como así también de otros activos cayeron, ya que eso ha aumentado los temores de una nueva guerra de divisas y del ralentizamiento del crecimiento económico en China.

2. Una de las principales razones de la devaluación del yuan es el esfuerzo de China por aumentar las exportaciones. En julio las exportaciones de ese país cayeron en un 8,3%, mientras que el comercio mundial en general está cayendo a un ritmo que no se ha registrado desde la última recesión.

3. Ahora, cuando Pekín han devaluado su moneda, otros países que también dependen de las exportaciones pueden hacer lo mismo. El término ‘guerra de divisas’ está ganando cada vez más popularidad, lo cual puede ser también una señal de cambios globales.

4. Por primera vez en los últimos cuatro años el promedio móvil de 50 días para el Dow estuvo por debajo del promedio móvil de 200 días. Esto se conoce como la ‘cruz de la muerte’ y preocupa a muchos participantes del mercado.

5. Los precios del petróleo alcanzaron un nuevo mínimo en los últimos seis años. Cuando comenzaron a bajar a finales de 2014, muchos expertos aseguraban que era un gran factor para la economía estadounidense. Ahora se hace evidente que se equivocaban. Por el momento, el precio del petróleo puede ser una pesadilla para la economía mundial. EE.UU. pierde gran número de puestos de trabajo, se pueden reducir los ingresos fiscales y los gastos de los consumidores. Además, en un futuro próximo puede caer la producción de petróleo, lo que vuelve al país más vulnerable al aumento de precios.

6. Esta semana todo el mundo supo que la OPEP produce más petróleo de lo que se creía y esto puede llevar a una caída en los precios del crudo hasta los 30 dólares por barril. La tendencia de la disminución de la demanda en China puede influir en los precios.

7. El colapso de los precios de las materias primas que existe actualmente es muy similar a la situación que el mundo había visto antes del colapso del mercado de valores en 2008. El martes, las cosas se pusieron aún peor para productos básicos como el precio de cobre, que cerró en un nuevo mínimo en los últimos seis años.

8. Los bonos del gobierno de Brasil han sido degradados a un solo nivel por encima de la categoría ‘basura’.

9. Antes de la crisis de 2008, el dólar, que estaba en aumento, subía creando una enorme carga para los mercados en desarrollo. Algo parecido está sucediendo ahora. Recientemente los mercados de valores de los países en desarrollo alcanzaron un mínimo de cuatro años en el contexto de las acciones de China.

10. La mayor economía del mundo también experimenta turbulencias. La relación de los inventarios al por mayor de las ventas en los Estados Unidos acaba de golpear el nivel más alto desde la última recesión. Esto significa que un gran número de productos están en los almacenes y que simplemente nadie los compra debido a la desaceleración de la actividad económica y del consumidor.

11. Hablando de la moderación, debe tenerse en cuenta que el crecimiento del gasto de los consumidores en EE.UU. cayó a mínimos de varios años.

12. Según una encuesta de Gallup, casi el 50% de los estadounidenses cree que la economía está empeorando.
– See more at: http://mamvas.blogspot.com/2015/08/12-senales-que-anuncian-un-inminente.html#sthash.0t7Udcsz.dpuf

Quizás también le interese:
Notas sobre el estado de la economía capitalista mundial …
Cinco señales de que la recuperación económica puede ser …
¿Al borde de una nueva crisis financiera?

– See more at: http://mamvas.blogspot.com/2015/08/12-senales-que-anuncian-un-inminente.html#sthash.CPe08HXW.dpuf

16 de Agosto del 1863 la toma del Cerro de Capotillo

16 De Agosto Del 1863Con la toma del Cerro de Capotillo comienza la Guerra de la Restauración de la República Dominicana

bandera Dominican (1)

CAPOTILLO, el 16 de agosto de 1863, comenzó en el Cerro de Capotillo, la Guerra contra el Gobierno español de la Anexión, la cual culminó con la Restauración de la independencia de la República Dominicana.

Un informe militar da cuenta de que el 16 de Agosto los dominicanos aprovecharon que el Gobierno Español de la Anexión dispuso el desplazamiento de las guarniciones fronterizas, y el Batallón La Corona, con una sección de artillería y otra de cazadores, hacia Puerto Plata y Santiago.

Precisa que el 16 de agosto de 1863, 14 patriotas dominicanos cruzaron la frontera desde Haití, y proclamaron el “Grito de Capotillo”, en el cerro de Capotillo Español y de inmediato izaron la bandera dominicana que había sido cosida por Huberto Marsán.

Los 14 próceres del “Grito de Capotillo” fueron el coronel Santiago Rodríguez, capitán Eugenio Belliard, Segundo Rivas, Alejandro Bueno, Pablo Reyes, y Juan de la Mata Monción (abanderado). El español José Angulo (corneta), San Mézquita, Tomás de Aquilino Rodríguez, José Cabrera, Sotero Blan, Benito Monción, Juan de la Cruz Alvarez y un soldado desconocido.

A partir del día 16 de agosto de 1863, los españoles lucharon con más de 40 mil hombres para tratar de frustrar la Restauración de la República, pero al final tuvieron que reconocer la victoria de los dominicanos.

La guerra terminó el 10 de julio de 1865, cuando comenzaron a salir las últimas fuerzas militares españolas que se mantenían en la República Dominicana.

IMG00494-20120706-1147

Al referirse a los hechos, el General Gregorio Luperón, en sus “Notas Autobiográficas y Apuntes Históricos”, afirma que “En la mayor parte de las peleas que se dieron a la bayoneta por los españoles y al sable por los dominicanos”, la victoria quedaba casi siempre a favor de los criollos.

En opinión del prócer de la Restauración, el general Luperón, “El soldado español era valiente, arrojado y sufrido” y “el dominicano era audaz, intrépido y persistente”.

El Ejército español perdió 18 mil hombres

En sus notas Luperón apunta que el Ejército español perdió 18 mil hombres, sin contar los hombres de las reservas dominicanas ni los voluntarios de Cuba y de Puerto Rico, que no se contaban en el número de los muertos españoles.

10384696_889946277700751_2660487423980322094_n

De acuerdo con la versión del prócer de la Restauración: “Los dominicanos perdieron más de cuatro mil hombres, sin contar tampoco los que murieron en las filas de los españoles, porque en aquella circunstancia aquellos desgraciados, no eran ni dominicanos ni españoles. Eran los ilotas de la fatalidad y del destino”.

Del acontecimiento, el historiador José Gabriel García destaca el apoyo que recibieron los restauradores en la región Norte.

“Todo el Cibao, en fin, estaba en armas, y la bandera del 27 de febrero de 1844, desplegada en Capotillo el 16 de agosto de 1863, por los merodeadores de las fronteras, que como por encanto se habían convertido en Ejército Revolucionario, iba recuperando, una a una, en marcha triunfal, las astas gloriosas de donde había sido arriada violentamente el 18 de marzo de 1861″.

Al declarar el inicio de la guerra de la Restauración los próceres de Capotillo, lanzaron el manifiesto siguiente:

“Compatriotas:

“!La situación actual de los dominicanos puede definirse brevemente diciendo que un puñado de hombres ambiciosos y una multitud de hombres sufridos han dado lugar a que el Gobierno sacrifique nuestra cara y tierna patria, una patria tan costosa! Los actuales gobernantes no se obstinan más que en desarrollar un pensamiento político y no se ocupan más que en establecer contribuciones que arruinan a los infelices mientras pagan cuantiosos sueldos a empleados inútiles recreándose otros en ver adornados sus nombres con pomposos títulos, habiendo en esto algo de vanidad y nada de la grandeza varonil.

“El país sufre a estos hombres, no porque no vea sus desaciertos, sino porque obedece constantemente a las circunstancias, porque somos esclavos de nuestra suerte. Se sostiene este gobierno porque nuestra raza es la más obediente, que no contenta con llevar atada la coyunda del principio de la paz, por esto la unión vive, por eso el actual gobierno ha durado hasta hoy; pero su mando está produciendo males incalculables al país por el escepticismo que siembra, siendo por esta razón mucho más perjudicial que los gobiernos más crueles, porque cuando un gobierno causa a la sociedad pérdidas que brotan sangre, es fácil hacer desaparecer en poco tiempo hasta la cicatriz; pero cuando la envenenan con la tea de la discordia, introduciendo en las venas la ponzoña del egoísmo más ignorante !qué porvenir reserva a la sociedad!.

“Es, pues, necesario que todos contribuyamos a hacer desaparecer este gobierno, sin salir de los límites de la legalidad, porque los malos medios no dan buen resultado, como la mala simiente no da buen fruto; pero trabajando sin levantar manos, y buscando sin descanso el medio de que reemplace en el más breve término posible una política que se ocupe de los intereses de la nación, a la política actual que sólo se ocupa de los intereses de algunas personas.

“¿Y qué medios creen ustedes el más a propósito para conseguir ese resultado? Ante todo, la unión y la propaganda de ideas; acerquémonos unos a otros; sea cada partido un hombre, fundiéndose toda nuestra voluntad en una sola voluntad y de acuerdo en lo que queremos para el presente y para el porvenir, en los medios y en los resultados, mientras el gobierno se atrae a ciertos hombres, atacándolos por el lado de sus debilidades, a otros por el lado de la inteligencia, seamos la fuerza de la idea en oposición al actual gobierno, que sólo representa la idea de la fuerza por más que sea excesivamente débil; y el día que todos los hombres de nuestro partido, que ahora, sólo en momentos dados nos reunimos, trabajemos sin descanso, presentando una solución completa a todas las cuestiones políticas que se presenten, esta situación sin base, cuya política consiste en no tenerla, cuya habilidad se reduce a la de Proteo, desaparecerá ante nuestro sistema como la sombra ante la luz.

“No se interpreten mal nuestras palabras; no proponemos una conspiración ni cosa semejante; no queremos nada ilícito, sólo que las filas de nuestro partido se estrechen y los que quedemos trabajemos por nosotros y por los que se van; que tengamos más presente que nunca, que un partido no es sino la consecuencia de una escuela, y que por lo tanto más aunque a los triunfos duraderos de la teoría, que nuestro partido es de porvenir, y que no debemos por lo tanto perdonar ningún trabajo para asegurar nuestra cosecha, y en medio de nuestros trabajos, de nuestra proscripción, de nuestros martirios, debe alentarnos siempre la persuasión que tenemos de que no trabajamos para nosotros personalmente sino para el bien de nuestra patria.

“Dominicanos: abrid los ojos para que os desengañéis y comprendáis que esto no es una conspiración; sólo es una causa legítima que todos unidos debemos abrazar, pues no reclamamos más que nuestro derecho y nuestra libertad, que es la voz que resuena en todo el suelo dominicano, como lo deberéis haber presenciado cada uno en particular, que ha sido vendida nuestra patria, que nos han engañado, que han sacrificado nuestra libertad, por lo que todos unidos y de acuerdo debemos decir: !Viva la Libertad! !Viva la Unión! !Viva la Religión! !Viva la República Dominicana!”. Expresa el Manifiesto puesto a circular por los restauradores el día 16 de Agosto de 1863, al producirse el “Grito de Capotillo”.

La Anexión de la República

La anexión de República Dominicana a España había sido proclamada por el Presidente Pedro Santana, en un acto celebrado en la plaza de la Catedral de Santo Domingo, el día 18 de marzo de 1861.

Antes, el día 4 de marzo de 1861, el Presidente Pedro Santana, puso a circular un documento en el que a través de todos los generales y comandantes de armas que apoyaban sus ejecutorias, les informaba a las demás autoridades y a “las personas notables” , las iniciativas que se dieron para anexar el país a España.

Desde el primer momento una parte importante del pueblo dominicano rechazó los propósitos de Santana y de inmediato comenzaron la resistencia para tratar de impedirlo.

El Gobierno de la Anexión reprimió a los patriotas que eran descubiertos en planes para restaurar la soberanía nacional.

El 2 de mayo de 1861, el general José Contreras, Cayetano Germosén, y un grupo de patriotas tomaron el cuartel español de Moca, pero al poco tiempo el movimiento fue aplastado. Como medida de escarmiento fueron fusilados.

El 4 de julio de 1861, fueron fusilados en El Cercado, San Juan de la Maguana, el prócer Francisco del Rosario Sánchez y un grupo de sus compañeros que habían entrado por Haití en Junio para combatir el régimen anexionista.

Cuando ocurrió el hecho, el general Pedro Santana se desempeñaba como Capitán General de la Provincia de Santo Domingo, y estaba trabajando en la organización del Gobierno con los recursos que le había enviado España para mantener el control del Gobierno en su nuevo territorio.

De esa manera, el gobernador de Santo Domingo, quedó bajo la jurisdicción del Capitán General de Cuba, don Francisco Serrano, lo que convirtió al territorio dominicano en otro punto del conjunto de intereses de España en las Antillas del Caribe.

Los dominicanos proclamaron la Restauración de la República el día 16 de agosto de 1863, pero los españoles se resistían a salir del país y se concentraron en varios puntos del territorio nacional. En un proceso de negociaciones se llegó al acuerdo que permitió su salida de República Dominicana, a partir del día 10 de julio de 1865, con lo que terminó de manera definitiva la Guerra de la Restauración. Ese día España y República Dominicana declararon el fin de la Guerra de la Restauración.

El 10 de julio los militares y el personal del Gobierno español de la Anexión comenzaron a salir del país en embarcaciones que tenían como destinos a Cuba, Puerto Rico y España.

El proceso de salida de los militares españoles terminó en 15 días, con lo que el país restauró la soberanía en todo el territorio nacional.

Lograr la salida de los españoles fue una tarea muy difícil para el Gobierno Restaurador del Presidente Pedro Antonio Pimentel Chamorro, quien defendió la soberanía nacional durante las discusiones con España, para lograr que aceptara la restauración de la Independencia de la República Dominicana y sacara del país los militares del Gobierno de la Anexión que permanecían en algunos puntos del país.

El día 3 de marzo de 1865, la Reina de España había firmado el decreto derogando la Anexión, pero su último jefe militar en el país, general José de la Gándara, trató de inducir el Gobierno dominicano a firmar un acuerdo que limitaba la soberanía dominicana, lo que fue rechazado por el Presidente Pimentel.

Los españoles no tuvieron otro camino que salir de República Dominicana. El día 10 de julio del año 1865, iniciaron el embarque de sus tropas, con lo que se puso fin a la Guerra de la Restauración.

Por: Recursos

Featured Image -- 14026

OTRAS EN EFEMÉRIDES

Pedro Martinez: Un grande del deporte dominicano

Pedro Martínez en sus principios tenía el sobrenombre de “Enyo”

  • Pedro Martínez en sus principios tenía el sobrenombre de “Enyo”
  • Pedro Martínez en sus principios tenía el sobrenombre de “Enyo”
  • Pedro Martínez en sus principios tenía el sobrenombre de “Enyo”

Nuestro protagonista abrió sus ojos por vez primera en fecha lunes 25 de octubre de 1971, con el nombre de Pedro Jaime Martínez, en la ciudad de Santo Domingo, penúltimo hijo de Paulino Jaime Abreu y Leopoldina Martínez. El lugar donde nació y se crió se sigue llamando “Manoguayabo”, una comunidad pobre y allí un hermano suyo le puso el apodo de “Enyo”, nombre este que recuerdan sus amigos de aquellos principios de su vida, cuando todo era distraerse y gozar entre la chiquillada.

Pedro, desde bien temprana edad, dio muestra de su inteligencia; era rápido de mente, muy inquieto, y pensó ya -con más años- estudiar Medicina, pero el béisbol lo envolvió y se dedicó por completo a practicar la disciplina de los bates y las bolas, lo que conocemos por “baseball”.

Para 1984, el hijo de Manoguayabo se inicia jugando a la pelota, bajo el cuidado del instructor Ruddy Ramírez y en 1986 ingresa al equipo Los Cachorros de Manoguayabo, dirigido por Enrique Mojica, en la categoría sénior. Jugando para esta liga no le fue muy bien y hubo un día que rompió a llorar sobre el terreno, desesperado porque ansiaba victorias y no derrotas.

En 1987, el criollo se une al equipo de los Reales de San Miguel, que dirigía Nicolás Suárez. Se cree que fueron sus tiempos más brillantes antes de pasar al profesionalismo. Por estas fechas su equipo participó en 16 partidos, y solo ganó las ocho veces que Pedro lanzó.

Enyo comenzaba a enseñar categoría, su pitcheo era dominante, velocidad y control, y su hermano Ramón, que ya era un estelar como pitcher de los Esquivadores de Los Ángeles, le ayudaba, transmitiéndole su experiencia y conocimientos.

Cuqui Córdova

A 152 años del grito de Capotillo

   La guerrilla de desgaste de la Restauración

Por FABIO HERRERA MINIÑO

 Gregorio Luperón surgió como la principal espada restauradora, y gracias a su inteligencia y ambiciones, se convirtió en el líder de un movimiento amorfo sin una cabeza definida, que aun cuando tenía mentes privilegiadas como Ulises Francisco Espaillat, Santiago Rodríguez, Benigno Filomeno de Rojas, Pepillo Salcedo y Pedro Francisco Bonó, solo poseía a los valientes cibaeños lanzados al campo de batalla para defender su independencia, haciéndole pagar a las tropas españolas la repudiada anexión que perdía sus pocas simpatías en todos los escenarios incluyendo en la misma España donde el eminente intelectual Emilio Castelar abogó por la retirada de las tropas de su país.
Mañana se conmemora el 152 aniversario cuando en Capotillo se le dio inicio formal a la lucha restauradora para sacudirnos del yugo español, impuesto por “inconsulto caudillo”, que en marzo de 1861 hizo ondear la bandera española en la Torre del Homenaje, ante las protestas sordas de una población sorprendida por su ingenuidad de creer en los políticos.

Desde ese momento, la rebeldía dominicana, que ya había cesado de sus luchas en contra de Haití y resignados estos por la pérdida del territorio oriental de la isla que habían ocupado por 22 años, estalló en San Francisco de Macorís con las primeras escaramuzas sin mucha organización, luego en junio de 1861 se produjo la gran tragedia del fusilamiento del patricio Francisco del Rosario Sánchez, ordenado por Pedro Santana, junto a otros compañeros que ingresaron al país desde Haití, apoyados por el presidente de ese país Fabre Geffrard.

Los pueblos de la Línea Noroeste se convirtieron desde 1861 en los escenarios de las luchas guerrilleras que impusieron los valientes dominicanos para enfrentar a un ejército muy organizado y heroico, que comenzó a enseñar sus garras al enfrentar cotidianamente los improvisados soldados dominicanos casi sin armas, sin uniformes, descalzos la mayoría y peor alimentados, pero sí con un profundo amor por su Patria que pocos años antes le había costado mucha sangre para frenar y derrotar las pretensiones haitianas de la reconquista.

Las confrontaciones restauradoras en el noroeste del país alcanzaron niveles de leyenda, y luego del grito de Capotillo, España envió al país lo más granado de sus tropas estacionadas en Cuba y Puerto Rico, llegando a desembarcar en Monte Cristi a miles de soldados fuertemente armados para combatir al improvisado ejército dominicano que ya sabía hacerle daño a las poderosas fuerzas españolas.

El episodio del asedio a la fortaleza San Luis en Santiago, precipitado por el incendio de varias cuadras de la ciudad por instrucciones estratégicas de Gaspar Polanco, se convirtió en la epopeya más importante de la lucha restauradora cuando los españoles comprendieron que sus esfuerzos eran en vano en el Cibao para consolidar su ocupación, mientras el resto del país mantenía una relativa calma con una aparente aceptación de España en Santo Domingo y en las regiones Sur y Este del país.

La batalla de Santiago propició el surgimiento de un joven desconocido, que tildado de aguajero por sus compañeros que lo veían presumiendo de valiente por andar siempre con una espada muy afilada, se transformó en un héroe imprescindible desde septiembre de 1863 en las calles de ese pueblo cibaeño hasta la culminación de la salida de las tropas españolas en 1865.

Gregorio Luperón surgió como la principal espada restauradora, y gracias a su inteligencia y ambiciones, se convirtió en el líder de un movimiento amorfo sin una cabeza definida, que aun cuando tenía mentes privilegiadas como Ulises Francisco Espaillat, Santiago Rodríguez, Benigno Filomeno de Rojas, Pepillo Salcedo y Pedro Francisco Bonó, solo poseía a los valientes cibaeños lanzados al campo de batalla para defender su independencia, haciéndole pagar a las tropas españolas la repudiada anexión que perdía sus pocas simpatías en todos los escenarios incluyendo en la misma España donde el eminente intelectual Emilio Castelar abogó por la retirada de las tropas de su país.

El episodio negro fue la diplomática expulsión de Juan Pablo Duarte del país en abril de 1864, a los pocos días de haber llegado, con riesgo de su vida, desde Venezuela. Se manchó la historia de unos hombres celosos y temerosos del arraigo que pudiera tener el patricio, que hasta el día de hoy ningún historiador criollo ha querido incursionar ni profundizar en tan espinoso episodio. Fue un bochornoso hecho para los restauradores, en que Ulises Francisco Espaillat fue uno de los artífices de esa deportación diplomática a nombre de que fuera a defender la causa dominicana en Venezuela y también a buscar recursos. El patricio se dio cuenta de esa maniobra tan burda y aceptó la expulsión para evitar malquerencias entre los restauradores a quienes no conocía y solo se le permitió permanecer al lado del otro patricio Ramón Matías Mella en lecho de muerte, y luego que él muriera, se marchó del país para siempre.

CUIDADITO COMPAY GALLO NO ESTAMOS EXENTO DE UNA PROFUNDA CRISIS.

Mirémonos en el espejo de Puerto Rico

Debemos empezar por establecer, que debido a lo intricado del problema para ambos países, nos referiremos únicamente a las acciones que han inducido al default de Puerto Rico y el que se encuentra al borde del abismo en la República Dominicana, situaciones muy diferentes debido al tipo de Gobiernos. Mientras Puerto Rico se ampara en una ficción denominada “Estado Libre Asociado”, nuestro país se cree un Estado libre y soberano, sin darse cuenta que está muy próximo al crac.
Por más de ocho años los puertorriqueños vivieron como aquella fábula de la cigarra y la hormiga. Mientras la primera cantaba, la otra trabajaba para acumular alimentos para el invierno. Esta grave crisis económica que padece en la actualidad Puerto Rico, si no pudo ser evitada, al menos pudieron estar endeudados hasta una cantidad razonable para evitar que los acreedores solicitaran de manera expedita y conminatoria, la disminución ostensible del monto de la deuda.
Puerto Rico, creyéndose parte de la Unión estadounidense, elaboró leyes, reglamentos y jubilaciones como si fuera un estado próspero y soberano, sin darse cuenta que los fondos provenientes de los Estados Unidos podían ser limitados si sus habitantes dilapidaban las ayudas como hasta ahora ha sido el caso. Puerto Rico tiene una deuda acumulada mayor de 73,000 millones de dólares que adeudan las corporaciones públicas. En una población de 3.5 millones de personas, esto equivale a que cada puertorriqueño adeuda $20,858.00, suma ésta imposible de alcanzar para una población en donde existen 616,000 jubilados mayores de 65 años y otros 40,000 de más de 65 años y se ha producido un éxodo de casi la mitad de la población hacia playas extranjeras.
Esta pequeña isla ha sufrido serios embates económicos con el estallido de la “burbuja inmobiliaria”; agravada por el fin de las subvenciones fiscales a las empresas estadounidenses, las cuales se están marchando a pasos acelerados para su país, al tener que enfrentar los mismos impuestos y tener que cargar con el precio del flete en el trasporte marítimo o aéreo, como consecuencia de lo cual el desempleo subió a una tasa del 11%. Esto involucra a la Corporación para el Financiamiento Público (PFC), la cual ha resistido las exigencias de los acreedores que piden que el dinero público se destine a pagar la deuda.
Estudios realizados por la Universidad Interamericana han revelado que más de un 40% de la población mayor de 60 años vive bajo los niveles de pobreza y en donde además más del 80% depende del Seguro Social y el 30% del denominado Programa de Asistencia Nutricional (PAN). Con este panorama, a Puerto Rico solo le salva la ayuda masiva de los Estados Unidos de América que ya se cansó de ser el “filántropo”, y nosotros agregaríamos, “el Chapulín Colorado”.
Del otro lado del Canal de la Mona las cosas, aunque no tan dramáticas tampoco se le ven soluciones a corto plazo y ya se está pisando arenas movedizas ya que el país ha instaurado un endeudamiento acelerado en los últimos meses y tenemos instituciones populistas o reeleccionistas como: Bonogas, Bonoluz, Tarjeta Solidaria y otros engañosos artificios que merman las entradas fiscales al Estado.
Sin contar con la deuda interna, la externa creció 872 millones de dólares en el segundo trimestre, situándose para al 30 de junio de 2015 en 15,617,00 millones de dólares estadounidenses, lo cual significa que cada dominicano antes de nacer adeuda por esos festinados préstamos la friolera de US$1,500.00, cifra esa que no solo afectará a la población actual, sino posiblemente hasta dos generaciones más; si es que nuestros irresponsables políticos no se percatan de la gravedad de la situación.
Es vergonzoso que nuestras Cámaras Legislativas, con una incompetencia absoluta, que como expresan los abogados “puede ser invocada en todo estado de causa” aprueban préstamos, no solo para pagar los vencimientos provenientes de los intereses de la deuda, sino que aprovechan esta circunstancia para subirse el salario, las pensiones y hasta engrosan fondos para los denominados “barrilito, cofrecito, bonos navideños y de las madres, culminando con el de habichuelas con dulce”.
Hasta cuándo los dominicanos conscientes vamos a permitir que estos políticos verdaderos “sanguijuelas” continúen explotando el erario como si fuera un patrimonio personal, que ellos poseían o que habían heredado. Ambas cosas, “grandes falacias”. Por eso, el agravamiento de la deuda pública vía “alegres e irresponsables” déficits fiscales deben ser detenidos ipso facto; sea por la emisión de una legislación apropiada vía acto de Alguacil a las Cámaras o por un Decreto ya que sabemos que ellos no aprobarán una ley que los perjudique como es la de los Partidos Políticos. Si seguimos así, la deuda de Puerto Rico será una menudencia y la convertiremos
entonces en la de Grecia.
JOSÉ ANTONIO MARTÍNEZ ROJAS

¿Hacia dónde va la educación superior? Una reflexión

¿Hacia dónde va la educación superior? Una reflexión
Por MU-KIEN ADRIANA SANG

#1
Se reconoce desde hace tiempo que las instituciones de educación superior, en especial las universidades, se cuentan entre las instituciones sociales más estables y resistentes al cambio que hayan existido durante los últimos 500 años. Con arreglo al modelo del campus físico, los alumnos residentes, la interacción cara a cara entre alumno y profesor, las disertaciones y un fácil acceso a los textos escritos, estas instituciones han desarrollado y transmitido eficazmente el acopio de conocimientos, de una generación a otra. Han cumplido con su responsabilidad en medio de las conmociones políticas y sociales, la evolución de la sociedad y el adelanto tecnológico, manteniéndose al mismo tiempo esencialmente sin modificación alguna, tanto de estructura cuanto de método. ¿Retendrá este modelo ya comprobado su flexibilidad y su pertinencia en el siglo XXI? En este documento se tratará de responder estos interrogantes especulando acerca de la forma en que se definirá la pertinencia de la educación superior en relación con demandas futuras de estudiantes y empleadores, con las formas institucionales que se usarán para impartir la educación superior y los cambiantes requerimientos de una civilización en transformación. Michael Gibbons, Pertinencia de la educación superior en el siglo XXI, 1998.
Esta primera entrega busca situar la discusión en el espacio de nuestro mundo universitario. Es un hecho que intelectuales de todos los países, y las mismas universidades, se han abocado a hacer una reflexión introspectiva profunda sobre su quehacer de cara al siglo XXI. Los cambios que se han producido en Europa, después del largo Acuerdo de Bologna, han obligado a las universidades europeas a aliarse, a redefinirse, a re-pensarse y a internacionalizarse. Los Estados Unidos llevan la delantera en todos los rankings mundiales. Europa, aunque todavía destaca por calidad, no ha podido superar al coloso norteño ni a algunos países de Asia. América Latina está tratando de colocarse a la altura de las exigencias, pero no lo ha logrado, salvo algunas experiencias exitosas en Brasil, Chile y en menor medida Argentina.
El mercado y la universidad
Una realidad indiscutible, como plantea Peter Jarvis en un novedoso e interesante libro que se titula “Universidades Corporativas, que las universidades se han visto obligadas a cambiar. Algunos incluso plantean la existencia de una crisis porque no hay acuerdos sobre cuál debería ser el camino correcto hacia donde encaminar a la educación superior. Asegura el autor que es inmensa la presión que existe sobre las universidades porque están expuestas a los nuevos y cambiantes paradigmas del conocimiento mismo. La velocidad de los cambios es tan rápida, permanente y sorprendente que genera tensiones en las instituciones de educación superior ¿Tienen, tenemos, la capacidad las universidades de responder con la presteza del mercado?
Sostiene Jarvis que las universidades han cambiado su rol. Ya no forman profesionales que tienen como principal objeto servir al Estado para dirigir la sociedad, sino que educa, capacita y entrena para servir a la industria y el comercio a fin de garantizar empleo a las personas, hecho este que se ha convertido en el símbolo de pertenencia a la sociedad, casi semejante a la ciudadanía. Las universidades facilitan una ruta hacia la pertenencia plena. El planteamiento de Jarvis sitúa a la universidad del lado de los sectores productivos, de sus necesidades y sus requerimientos.
En la misma línea de pensamiento se encuentra Roberto Rodríguez Gómez, quien afirma en un interesante trabajo que el mercado ha obligado a variar la esencia de la educación superior. En sus palabras:
Los procesos de crecimiento, expansión, diversificación, especialización y diferenciación de los sistemas de educación superior, aunados a la generalización de la informática y de las telecomunicaciones, y vinculados a las tendencias de modernización productiva y globalización de los mercados, han dado lugar a nuevos escenarios y configuraciones en el panorama de la educación superior contemporánea. Un aspecto fundamental en la dinámica de cambios experimentada por los SES en el mundo se deriva de su papel en la formación de recursos intelectuales, con la capacidad de producir riqueza a medida que participan en la materialización de tecnologías, organización, inteligencia, productividad y consumo racional. Las tesis en boga sobre el crecimiento económico resaltan el vínculo micro y macroeconómico entre el incremento de la base de conocimientos, la productividad y la competitividad. En las economías desarrolladas hay suficiente evidencia como para demostrar que los sectores que utilizan sistemáticamente insumos de conocimiento científico y fuerza laboral educada crecen más rápidamente y generan mayores ganancias.
En esa misma tesitura, el investigador Roberto Rodríguez Gómez, del Colegio de México, sostiene que en los modelos nacionales de crecimiento y desarrollo, el conocimiento y la información tienen mucho más valor en la sociedad de hoy como factores de productividad y competitividad. Esto así, según el autor, porque, por una parte, del sector moderno de la economía requiere en forma creciente competencias profesionales de nivel universitario, y muy especialmente de postgrado. Y, por la otra, sigue diciendo, los jóvenes, y por qué no, también los adultos, perciben en la formación universitaria una vía privilegiada para acceder a las oportunidades de empleo que ofrecen los segmentos más dinámicos de la economía formal. ¿Qué resultado ha traído esta situación? Según el autor, se pueden definir los siguientes:
1. Expansión de la matrícula en todos los niveles y modalidades del sistema.
2. Diversificación de tipos institucionales, funciones y fuentes de financiamiento.
3. Presencia creciente de inversión privada en la oferta educación superior.
4. Procesos de privatización y mercantilización de los servicios educativos.
5. La instauración de modelos empresariales y corporativos.
6. Contratación de proveedores privados para realizar tareas complementarias a las funciones académicas (outsourcing).
7. Alianzas estratégicas entre universidades, corporaciones y sector público.
8. Convergencia (nacional e internacional) de modelos, respuestas y soluciones a través de la adopción o adaptación de lineamientos de política educativa recomendados y apoyados por organismos supranacionales, principalmente la banca multilateral.
9. Instancias de coordinación de nivel nacional y regional. Reformas de gobierno universitario y otros cambios normativos. Nuevos modelos de distribución de recursos en las instituciones. [5]
Después de leer a Jarvis y a Rodríguez surgen muchos cuestionamientos. ¿Puede la universidad de hoy estar de espaldas a la sociedad y al mercado? ¿Debe la universidad someterse pura y simplemente a la ley de la oferta y demanda que impone la sociedad occidental? ¿Debe olvidar la universidad su papel reflexivo y de referente crítico de la sociedad? Seguimos en la próxima
1 Michael Gibbons, Pertinencia de la educación superior en el siglo XXI, 1998, Conferencia Mundial de La UNESCO sobre educación superior, 1998,
2 Cf. Peter Jarvis, Universidades Corporativas. Nuevos modelos de aprendizaje en la sociedad global, Narcea Ediciones, Madrid, 2006. Pp. 14 y siguientes
3 Ibídem, pp. 18 y 19
4 Roberto Rodríguez Gómez La educación superior en el mercado: configuraciones emergentes y nuevos proveedores, http://firgoa.usc.es/drupal/files/configuraciones.pdf
5 Ibidem

#2   Continuacion…

¿Hacia dónde va LA EDUCACIÓN SUPERIOR? Una reflexión. 2

El siglo XXI ha traído consigo una enorme cantidad de transformaciones en muchas esferas de la vida social, educativa, tecnológica, científica y familiar. Estas transformaciones han tocado de manera particular el ámbito educativo, con reformas en sus modelos educacionales y con ello los estudiantes universitarios hacen una ruptura con paradigmas de corte positivista en donde el alumno era visto como una fuente restringida por los arreglos contingenciales del profesor programador, los cuales se establecen incluso antes de la situación instruccional. Aquel sujeto cuyo desempeño y aprendizaje escolar podía ser arreglado desde el exterior, se encuentra en un proceso de emancipación y toma conciencia ahora participa activamente en su propio aprendizaje. Muchas universidades en México trabajan para dar un giro decisivo proporcionando autonomía en sus estudiantes, mediante modelos como el constructivista, al mismo tiempo que se requiere tengan un pensamiento crítico, pero; esa autonomía no es auténtica, los estudiantes se subsumen al currículo de su institución y generan aprendizajes que se limitan a lo que se les evaluará, aun así el estudiante es reificado. María Zúñiga Sánchez[1]
Ante los cambios que acontecen en el mundo, se impone una revisión crítica del estudiante que ingresa a la universidad, tanto en el nivel de grado como en el de postgrado. El universitario que queremos, o que estamos obligados a recibir, debe tener determinadas características. Josefina Espinoza Jara y Mónica Ylizaliturri Montemayor sostienen, en un trabajo interesante dirigido a la universidad mexicana, que el mundo de hoy impone a los profesionales que van al mercado poseer como condición necesaria y suficiente, las habilidades y competencias que exige el entorno globalizado de la economía mundial. Esta necesidad supone, al mismo tiempo, un cambio profundo en el profesorado universitario. Esta afirmación nos lleva a la pregunta clave: ¿Tienen las universidades profesores capacitados y actualizados pedagógica y disciplinarmente? ¿Están preparadas las universidades para responder a los cambios?
Las autoras sostienen que en la década de 1980 con terminar la preparatoria, tener la papelería en regla, tener los recursos necesarios, contar con el deseo de estudiar como forma de sobresalir en su ambiente, solicitar el ingreso a la institución y ser admitido, parecían bastar para inscribirse y ponerse a estudiar la carrera universitaria seleccionada, y por si quedaba alguna duda o deseo de cambio, solicitarlo e ingresar a la otra carrera que se consideraba era mejor o conveniente[2]. Sin embargo, afirman las académicas, hoy en día las políticas y el perfil de ingreso de los estudiantes han tenido que cambiar, por lo que las instituciones de educación superior se han visto en la necesidad de definir procesos de admisión más rigurosos y a considerar aspectos importantes del entorno. Se ha producido esto en RD? Lo dudo!!!!
Muchas universidades, dicen las autoras, buscan evaluar de forma integral la admisión a las universidades, contemplando aspectos académicos, escolares, económicos, de política institucional, de desarrollo nacional, de comunidad, de valores, del entorno y de la globalización. A juicio de Josefina Espinoza Jara y Mónica Ylizaliturri Montemayor, de esta realidad se derivan dos situaciones. La primera se refiere a las políticas y decisiones propias de la institución educativa; y la segunda abarca al entorno donde se ve inmerso tanto la institución educativa como el propio alumno interesado en su educación universitaria.[3] Las profesoras mexicanas señalan las características ideales que debe tener el nuevo estudiante universitario:
1. Capacidad de análisis e investigación.
2. Saber enfrentar y resolver retos y desafíos.
3. Uso de tecnología de medios
4. Capacidad para cursar materias en modalidad escolarizada y no escolarizada (virtual).
5. Intercambio de ideas en la propia cultura y otras culturas.
6. Diversidad cultural y respeto y conocimiento por la propia.
7. Dominio de un segundo idioma, al menos.
8. Capacidad para tener acceso y decisión de intercambio a otras ofertas educativas a nivel global.
9. Demostrar cualidades y valores adquiridos y desarrollarlos como alumno universitario.
10. Desarrollo de habilidades, de liderazgo y riqueza de conocimiento.
11. Disciplina y creatividad.
12. Demostrar habilidad para dominar nuevas tecnologías.
13. Capacidad para resolver problemas tanto científicos como analíticos.
14. Gusto por la responsabilidad social, el trabajo comunitario y el desarrollo sustentable.
15. Manejo apropiado del conocimiento, la información, el aprendizaje, y lo que se derive propio de su conocimiento e intelecto.
16. Capacidad para trabajar en equipos de alto rendimiento.
17. Gusto por la actualización profesional y personal.
18. Reconocer las transformaciones a nivel nacional e internacional y adaptarse a los tiempos que estas exigen.
19. Reconocer que se vive en una era globalizada, con exigencias a nivel personal, profesional y laboral.
20. Dominio del conocimiento necesario y previo a la carrera universitaria seleccionada.
21. -Contar con los recursos necesarios, principalmente económicos y de tiempo, para enfrentar los trámites administrativos, financieros y académicos. O bien tener la capacidad de conseguir alternativas de financiamiento o becas.
22. Gusto y hábito por la documentación y probación de actividades y resultados alcanzados. [4]
Esas características son las ideales. La pregunta lógica que surge de estas 22 características que debe tener el estudiante universitario es la siguiente ¿No serán esas las condiciones de salida, y no las de entrada?
Más aún, la institución de educación superior debe buscar un equilibrio forzoso entre lo que aspira y la realidad que se le adviene; teniendo a veces que sortear una serie de dificultades, que le obliga a renunciar a algunas de esas maravillosas características. Josefina Espinoza Jara y Mónica Ylizaliturri Montemayor señalan, entre otras las siguientes:
1. Oferta y demanda educativa.
2. Políticas sobre el desarrollo nacional.
3. Los planes estratégicos de la institución educativa.
4. Los requerimientos o demandas de los diversos sectores sociales, de mercado, políticos, económicos, de crecimiento sustentable y de derechos humanos.
5. La globalización y el intercambio internacional sin fronteras, como los tratados de libre comercio y Unión Europea.
6. Aplicación de pruebas de rendimiento institucionales, locales, nacionales e internacionales.
7. Mantener el prestigio institucional balanceado con la oferta y demanda educativa. [5]
Así pues, la universidad del siglo XXI debe mirar hacia el futuro y entender que los jóvenes que acuden a ella llegan con una visión distinta del mundo. Finalizo este ensayo con una hermosa frase de Ortega y Gasset:
Siempre que enseñes, enseña a la vez a dudar de lo que enseñes.
[1] María Zúñiga Sánchez, LOS ESTUDIANTES UNIVERSITARIOS DEL SIGLO XXI EN MÉXICO: DE LA PASIVIDAD A LA AUTONOMÍA Y AL PENSAMIENTO CRÍTICO, http://www.cite2011.com/Comunicaciones/Escuela/166.pdf
[2]Josefina Espinoza Jara M.A y C.P. Mónica Ylizaliturri Montemayor, El nuevo perfil del alumno universitario en México y las características del entorno actual, http://www.ilustrados.com/tema/11752/nuevo-perfil-alumno-universitario-Mexico-caracteristicas.html
[3] Ibídem
[4] Ibídem
[5] Cf. Ibídem

Continuación… #3

Hay que preservar, reforzar y fomentar aún más las misiones fundamentales de los sistemas de educación superior (a saber, educar, formar, llevar a cabo investigaciones y, en particular, contribuir al desarrollo sostenible y al mejoramiento del conjunto de la sociedad) especialmente a fin de formar diplomados altamente cualificados y ciudadanos responsables y de constituir un espacio abierto que propicie la formación superior y el aprendizaje a lo largo de toda la vida. Además, la educación superior está desempeñando funciones sin precedentes en la sociedad actual, como componente esencial del desarrollo cultural, social, económico y político, y como elemento clave del fortalecimiento de las capacidades endógenas, la consolidación de los derechos humanos, el desarrollo sostenible, la democracia y la paz, en un marco de justicia. La educación superior ha de velar por que prevalezcan los valores e ideales de la cultura de paz. UNESCO, Conferencia Mundial de Educación Superior, 1998.
Antes de que iniciara el siglo XXI, la UNESCO realizó en París en octubre de 1998 un Conferencia Mundial sobre Educación Superior en la cual se dieron citas los responsables de dirigir los destinos de las universidades de todo el mundo. Por supuesto que las universidades de América Latina estaban presentes. Han pasado 17 años de este importante encuentro, y todavía la región, con excepciones, sigue rezagada, muy rezagada, más que rezagada.
En los rankings mundiales de universidades, muy pocas universidades latinoamericanas ocupan lugares entre las 100 mejores. Excepciones hay, como la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), la Pontificia Universidad Católica de Chile, así como algunas universidades de Brasil.
En términos globales, el país del continente latinoamericano que mayor desarrollo ha tenido es Brasil, siendo un país referente en el orden de la medicina, especialmente la estomatología. Chile sigue ocupando también un lugar importante como sistema, aunque destacan a nivel mundial solo algunas.
Hurgando en la información que nos ofrece la cibernética podemos encontrar muchas informaciones interesantes. En Perú se realizó en el 2010 un censo universitario que arrojó la existencia de 56,358 estudiantes de postgrado, cifra que se ha multiplicado con respecto al primer censo universitario que se realizó 14 años antes. Otro datos interesante es que arroja que el 56% cursaba sus estudios en universidades privadas, mientras el 43.6% lo hacía en universidades públicas. El censo también mostró que el 59% de estudiantes son mujeres y un 41% varones. Una tendencia que, como sabemos, existe en nuestro país, República Dominicana. El estudio también reveló que el 47.8% cursaba un postgrado porque le daba mayores posibilidades de empleo; el 38.4% lo hacía para mejorar sus expectativas económicas y solo un 15.4% por motivos de superación personal. Otros datos interesantes que arroja el censo es que el 79.1% cursaba la primera maestría, el 7.2% un doctorado, y el 13.7% estaba cursando su segunda especialización. [1]
El caso de Chile es el más interesante. El Consejo de Rectores de Universidades Chilenas publicó en su página oficial una serie de estadísticas muy ilustrativas, que refleja la misma tendencia: ampliación de los estudiantes en el nivel de Postgrado; énfasis en las maestrías de las áreas de negocios y ciencias; escasez de oferta y demanda en maestrías humanísticas; un mayor número de ofertas a nivel de maestrías que de doctorados; y, como se podrá observar en el último cuadro que se muestra en las páginas que siguen, una decisión bastante avanzada de acreditación de sus programas en acreditadoras internacionales. Un sueño que todavía tenemos en nuestro país y nuestra institución. Destaco los desafíos propuestos por el CRUNCH refiriéndose a su país:
Articulación pregrado /postgrados. Maestrías profesionales
Movilidad estudiantil en Chile e internacional
Definir mecanismos que potencien los programas de maestrías en el país.
Aseguramiento de la calidad: acreditación por agencias
Su decisiva política de acreditación de las carreras y de los programas de Postgrado con agencias acreditadoras internacionales, coloca a esas universidades en peldaños superiores al resto de América Latina. Sin lugar a dudas, ese lejano país latinoamericano es un ejemplo a seguir. La sociedad chilena en su conjunto decidió un plan de desarrollo, que incluía no solo las metas económicas, sino también las educativas. A nivel de la educación superior, se definieron las prioridades y se establecieron las metas sobre formación profesional. En la próxima década han decidido formar doctores que compitan con los europeos y norteamericanos. Si nos fijamos en otro de los desafíos, Chile ha definido como un elemento clave el vínculo entre grado y postgrado; y en segundo lugar, la definición de maestrías profesionalizantes.
En torno al rumbo que están tomando las universidades latinoamericanas, Roberto Rodríguez Gómez sostiene que las transformaciones que han ocurrido y están ocurriendo, no cabe duda de que transcurren en un escenario “de relativa retracción de las funciones estatales de rectoría económica y provisión de los satisfactores sociales. Es un hecho reconocido que, en los países en desarrollo, la demanda actual de educación superior supera con creces la capacidad de respuesta de los gobiernos. Si se toma como referencia a la región latinoamericana, se advierte que en solo veinte años los SES nacionales transitaron de una condición de claro predominio público a otra en que el financiamiento mixto es una pauta general. “ [2]
La opinión del profesor Rodríguez se confirma con el informe que elaboró UNESCO y el IESALC, cuando afirma que en el continente se está produciendo un fenómeno tan interesante como peligroso, pues las universidades no han dado respuestas a la demanda de los nuevos tiempos, y sin embargo han crecido de manera exponencial, en número de ofertas como en su población:
Las profundas transformaciones ocurridas en las universidades latinoamericanas, expresadas en un proceso de masificación, feminización, privatización, regionalización, diferenciación y segmentación, sumado a los propios cambios de esas sociedades sumidas en un proceso de urbanización, de cambio demográfico, de transformación productiva y de apertura económica, cambiaron sustancialmente el rol y las características de los estudiantes. La masificación estudiantil ha sido el eje protagónico de ese proceso dado que ello ha sido causa y efecto de la propia diferenciación. Tal proceso de expansión matricular se ha producido desde fines de los ochenta, y se ha acelerado desde mediados de los noventa.[3]
 
En efecto, las cifras que nos ofrece este estudio son alarmantes. El gran crecimiento de las universidades se ha producido a partir del año 2000. Los expertos aseguran que se ha producido un ingreso anual de casi 835 mil nuevos alumnos. A partir de ese año el incremento anual en la región en términos absolutos es de unos 835 mil alumnos, una cifra bastante elevada si se compara con los 700 mil del período 94-99. Afirman que entre 1994 y el 2003, la matrícula universitaria en toda la región aumentó en 83%, alcanzando la astronómica cifra de 15 millones de estudiantes latinoamericanos de educación superior en el año 2005. Una cifra para alarmarse, si se toma en cuenta que las universidades del continente y sus islas, con sus excepciones, no se han transformado cualitativamente acorde a las exigencias de los nuevos tiempos.
Una realidad incuestionable es que para que las universidades de América Latina puedan alcanzar los niveles que establecen los Rankings internacionales, especialmente el más famoso, el de Londres, se necesita que se afronte el tema de la educación superior como parte de un todo. No es posible abordarlo, sin antes analizar en toda su complejidad la educación como conjunto. Por eso es indispensable que exista un proyecto de nación. Abordar el problema de desarrollo desborda el tema educativo, de eso no hay dudas. Seguimos en la próxima.
 
[2] Roberto Rodríguez Gómez La educación superior en el mercado: configuraciones emergentes y nuevos proveedores, http://firgoa.usc.es/drupal/files/configuraciones.pdf
[3] UNESCO-IESALC, Informe sobre la educación superior en América Latina y El Caribe, http://www.oei.es/salactsi/informe_educacion_superiorAL2007.pdf