La Batalla por la Economía Mundial

 
Este documental es relevante para comprender los días que corren, la actual crisis económica que tiene al planeta en conflicto y para detectar que todo ha sido una batalla ideológica muy bien elaborada.
Realizado el año 2002, parte con uno de los momentos decisivos del siglo XX: la controversia entre Hayek y Keynes por definir el modelo económico que debería guiar el desarrollo de los países occidentales tras la crisis de los años 30 en Estados Unidos. Muestra también la reunión en las faldas del Mont Pelerin de 1947 organizada por Hayek, que marca el nacimiento del neoliberalismo.
El documental, describe la victoria inicial de las tesis de Keynes y la consecuente marginación de Hayek, el autor de Camino de servidumbre (1944). Posteriormente aborda la crisis del keynesianismo en los años 70 (por la crisis del petróleo) y el triunfo de Hayek con su Premio Nobel de Economía en 1974 y la llegada al poder de Margaret Thatcher y Ronald Reagan, que abrieron las puertas al modelo económico neoliberal.
A esto hecho se sumó el Premio Nobel a Friedman en 1976, y la aceptación del modelo económico en el Chile de Pinochet. En definitiva, enmarca la globalización económica en un proceso histórico y trata sus causas y consecuencias -positivas y negativas- con las palabras de Clinton, Friedman, Sachs y Thatcher. Es un documento que abarca gran parte del siglo XX y que merece verse completo. Son seis capítulos de 55 minutos cada uno y se puede encontrar en eMule o Ares. Imprescindible.

Capítulo 2

Capítulo 3

Capítulo 4

Capítulo 5

Capítulo 6

Quizás también le interese:
Presentación del libro “La explosión de la crisis global”
¿Cómo pudieron equivocarse tanto los economistas?
Crisis global: los riesgos de la euforia tras la pesadilla

– See more at: http://mamvas.blogspot.com/2008/12/la-batalla-por-la-economa-mundial.html#sthash.nk1rjqIz.dpuf

¿Qué es la Troika?

Nos cuentan los medios de comunicación y los de Podemos, que los hombres de negro de la troika son las personas que mandan pero a los que nadie ha votado. Dicen, que si tanto quieren mandar que se presenten a las elecciones. Esas afirmaciones me han llevado a preguntarme que es la troika y quien la controla. La actuación de la troika se circunscribe exclusivamente al ámbito de la Unión Europea y está formada por tres instituciones, el Fondo Monetario Internacional, la Comisión Europea y el Banco Central Europeo. En teoría las tres tienen el mismo peso.

El FMI es una institución internacional compuesta por 188 gobiernos, casi todos los del mundo. Pero dentro del FMI unos gobiernos tienen más peso que otros. El reparto de poder dentro del FMI está totalmente descompensado, EEUU tiene el 16% de los votos. Tened en cuenta que las decisiones tienen que ser votadas por el 85% para salir adelante, con lo cual EEUU puede vetar cualquier decisión que no le guste. España no tiene ni porcentaje, está junto a un grupo de países que controlan entre todos los del grupo apenas un 3% de los votos.

El FMI tiene un fondo económico, aportado por los estados miembros (entre ellos España), que utiliza para prestar a los estados que lo necesitan. Ni que decir tiene que cada préstamo tiene que ser devuelto con intereses y que cada préstamo permite al FMI influir en el gobierno del estado moroso. Por lo tanto podemos concluir que el FMI es público, internacional, pero público. Aunque no se comporta como tal, ya que buena parte de su actividad se centra en dar créditos a empresas y a estas no las controla al prestarlas el dinero.

La Comisión Europea es un órgano ejecutivo y legislativo de la unión europea. Se compone de 28 miembros y un presidente, nombrados todos ellos por el parlamento europeo. Podríamos decir que es el consejo de gobierno de la Unión, por lo tanto público y democrático. Tan democrático como el consejo de ministros, al que en realidad nadie vota pero sale elegido entre los diputados electos.

La última institución que forma la troika es el BCE, el BCE es un organismo público que hoy sustituye en muchas de sus funciones a los bancos centrales de los distintos países. Sus fondos se nutren en su mayor parte de las aportaciones de los estados miembros del Euro, en menor medida se nutre de la creación de dinero y de las aportaciones de los bancos privados (en teoría tienen que aportar al BCE el 2% de los depósitos de sus clientes).

Es inexplicable por ejemplo, que el BCE no inyecte dinero en ningún caso directamente a los estados de dónde saca los fondos y que si lo haga con harta frecuencia a las compañías multinacionales. El BCE ha sacado un plan de compra de deuda milmillonario, pero las compras las hace en el mercado secundario. ¿Qué quiere decir esto? El estado saca la deuda (se endeuda a un altísimo tipo de interés), se la compra un banco y el BCE le compra la deuda a ese banco (a un tipo de interés mucho más bajo). Negocio redondo para el sistema bancario. ¿Tiene eso sentido? ¿Por qué el BCE no compra la deuda, a un tipo moderado o con otras condiciones favorables de pago, directamente al país que la sacó?

El FMI y el BCE actúan como unos usureros con los estados, cuando prestan dinero, toman el control político del país moroso y le obligan a hacer cambios legislativos, todos dirigidos al adelgazamiento de los estados. Privatizaciones de todas las empresas del estado, subidas de impuestos, limitación de los derechos de los trabajadores, etc… Pareciera que no quieren que esos préstamos sean devueltos, para así poder embargar y los estados pareciera que hacen lo posible por complacer las expectativas de los usureros. La comisión Europea, la última pata de la troika, apoya a las otras dos en todas sus medidas, comportándose como una enemiga de los estados a los que representa.

Se supone que la legitimidad de estas instituciones la da el voto de la gente, ya que han sido creadas y son sostenidas por los representantes que nosotros elegimos en las elecciones. Pero es evidente que no es así, parece que la democracia se circunscribe solo a los parlamentos nacionales, unos parlamentos que son continuamente presionados por esas instituciones para actuar en contra de sí mismos y de los trabajadores.

Todos los días desde hace ocho años nos dicen desde el poder, que el gobierno no quería hacer tal o cual cosa, pero que la Troika les obligaba. Las medidas de austeridad de la Troika han multiplicado la deuda de España por tres, han multiplicado los sueldos de los trabajadores por cero coma setenta, han amputado todo gasto social. Menuda austeridad. Creo que evidentemente al estado y a los que trabajamos dentro de él, esta austeridad nos está hundiendo. Pero algunos están sacando pingues beneficios de todo esto.

Lo que quiero decir con esto, es que los hombres de negro son los mismos que se presentan a las elecciones, los mismos que escriben los artículos que leemos en los medios de comunicación. Personas que solo tienen una lealtad, el dinero, beneficiar a los que les compran. En realidad vivimos en una dictadura disfrazada de democracia, la dictadura del capital. La crisis, esa que ellos usan para ganar más a nuestra costa y ponernos en el lugar que ellos piensan que nos corresponde, nos sirve para que algunos veamos lo que hay detrás del disfraz. ¿Cuándo seremos mayoría los que veamos que este sistema no vale, que hay que sustituirlo por otro que sea para todos?

Para que ese milagro ocurra tenemos que observar lo que está delante de las narices y aprender y hacer tres cosas:

En primer lugar, lo público es hoy ya sólo una carcasa vacía. Hoy lo público es un letrero por el que entra el usuario pero que enriquece a lo privado porque el Estado, dado su carácter burgués, ha convertido el ratio social en beneficio privado. A los Estados, como a Carlos V en su día, les prestan y condicionan en sus políticas los banqueros. Al de los Austrias, los prestamistas judíos de Amberes (dicho sea sin ánimo alguno de antisemitismo. Es una licencia histórica) y las ricas familias genovesas, entre otras fortunas. Hoy a los Estados modernos, lo hacen los grandes fondos de inversión, los fondos buitre, los megaespeculadores que amasan sus fortu nas en los mercados de futuro y, en general, aquellos tiburones que con un ataque especulativo a las bolsas pueden hundir una moneda, como sucedió en su día con George Soros y su ataque a la libra esterlina. Estos usureros son los que les dicen a los Estados y a las instituciones supraestatales (FMI), porque a ellos también les prestan, qué políticas han de hacer para devolverles el dinero, o lo que es lo mismo, qué parte del pastel social/”público” se van a comer ellos al ser privatizado en beneficio de los acreedores.

En segundo lugar disparar, por tanto contra el BCE, la Comisión Europea o el FMI es como hacerlo contra una sombra porque, al no estar allí la base del poder, no hay sangre porque no hay cuerpo: se escamotea la crítica directa al capitalismo. El problema principal de las sociedades capitalistas no está en sus títeres sino en quienes los manejan, el capital. Esto sin negar que deba hacerse una crítica a los consejos de administración del capital que son los aparatos institucionales. Pero ese abordaje es secundario.

En tercer lugar, la “democracia”, como la crítica a su ausencia no es el mal que debamos conjurar, como tampoco la lanza que destruirá al capitalismo. Ya no es una cuestión de cómo se eligen o no las representaciones, del peso ponderado de cada país, según criterios discutibles, de la ausencia de igualdad de oportunidades en la liza política o de tantas cuestiones de orden menor. Es que la democracia es un cuento para dummies, una mentira para dormir a las masas, el medio de hacer cómplices a éstas en las consecuencias de unas políticas contra ellas (“no te quejes, se ha decidido democráticamente”). El votante ignora absolutamente qué harán con su voto (y en esto no aprecio diferencia alguna entre derechas e “izquierdas”) y además desconoce del todo sobré qué vota, cuando vota, así como las repercusiones de su voto.
_______
Tomado de Rebelión

– See more at: http://mamvas.blogspot.com/2015/08/que-es-la-troika.html#sthash.aNwu4pCU.dpuf

Hiroshima y Nagasaki 70 años después de la bomba atómica

Amy Goodman, Denis Moynihan, Alainet.org

Hace 70 años, el 6 de agosto de 1945, el mundo cambió para siempre. Ese día, Estados Unidos lanzó por primera vez en la historia un arma nuclear contra población civil, la de Hiroshima, en Japón. Tres días más tarde lanzó la segunda y, hasta ahora, última bomba atómica utilizada contra objetivos humanos en Nagasaki, Japón. Cientos de miles de personas murieron, muchas sufrieron quemaduras graves y miles fueron víctimas de los efectos de largo plazo del envenenamiento por radiación. Muchos sobrevivientes de las dos terribles explosiones, denominados “hibakusha” en japonés, aún están vivos y cuentan sus experiencias. Mientras que el mundo ha evitado ataques nucleares desde aquellos días de 1945, la amenaza de una potencial devastación nuclear permanece aún latente. Sin embargo, de las cenizas de estas dos terribles explosiones surgió un movimiento a favor de la abolición de las armas nucleares que sigue llevando adelante su campaña pacifista para eliminar estas armas.

“Cuando tenía doce años Japón estaba en guerra y fue obviamente hacia el final de la guerra que el país experimentó los bombardeos de Hiroshima y Nagasaki”, me dijo Kenzaburo Oe el año pasado en Tokio, Japón. Oe tiene 80 años, obtuvo el Premio Nobel de Literatura en 1994 y es uno de los intelectuales y activistas humanitarios más respetados de Japón. “En el momento, por supuesto, la bomba atómica significó para mí, y también para mi madre y nuestras familias y para todas las personas, una gran conmoción. En aquel entonces, fue la peor catástrofe que jamás habíamos visto, por lo que el sentimiento de tener que sobrevivir a esto, de superar esto y de renovarse fue grandioso”.

La obra de Kenzaburo Oe es conocida en todo el mundo, pero el autor afirma que lamenta no haber escrito jamás una novela sobre la bomba atómica. Reconoce el gran mérito de los sobrevivientes de los ataques en mantener vivas las historias: “Los habitantes de Hiroshima que padecieron el peor sacrificio fueron, por supuesto, las decenas de miles de personas que murieron al instante. Sin embargo, hubo muchos sobrevivientes. Después del fin de la guerra y de las bombas, en los cinco años posteriores, Japón estaba ocupado militarmente (por Estados Unidos) y en ese momento no era posible para los hibakusha, que es como llamamos a los sobrevivientes de las bombas atómicas, crear cualquier tipo de organización propia. Recién cinco años después de que se lanzaran las bombas, los sobrevivientes pudieron por primera vez crear su propia organización. En aquel entonces, su único eslogan era jamás permitir que esto se repitiera, jamás permitir que haya nuevos hibakusha”.

Desde entonces, los hibakusha han ocupado un lugar central en el movimiento pacifista japonés y adoptaron como símbolo un origami en forma de grulla de la paz. Sadako Sasaki tenía apenas dos años cuando Hiroshima sufrió el impacto de la bomba. Sadako sobrevivió, pero a los 12 años le diagnosticaron leucemia, una de las enfermedades provocadas por la radiación de la bomba. Un amigo del hospital le dijo que si hacía mil grullas de papel se le concedería un deseo. Con la esperanza de vencer su enfermedad, Sadako comenzó a crear las intrincadas aves de papel. Murió el 25 de octubre de 1955.

No obstante, el movimiento pacifista de Japón sigue con vida. Muchos japoneses se siguen organizando para reclamar la abolición de las armas nucleares, pero también para que se eliminen las plantas nucleares. Kenzaburo Oe dijo al periódico francés Le Monde: “Hiroshima debe quedar grabado en nuestra memoria: es una catástrofe aún más dramática que los desastres naturales porque fue provocada por el ser humano…Mostrar el mismo desinterés por la vida humana en las plantas nucleares es la peor traición a la memoria de las víctimas de Hiroshima”, afirmó el autor. El movimiento a favor del cierre permanente de las plantas nucleares de Japón parecía estar a punto de triunfar después del desastre ocurrido en Fukushima en marzo de 2011. Sin embargo, el gobierno conservador del primer ministro Shinkzo Abe, que asumió el poder inmediatamente después del desastre, ha prometido reavivar la energía nuclear en el país y tiene el proyecto de volver a poner en funcionamiento antiguas plantas inactivas e incluso, de construir nuevas.

Del otro lado del mundo, en Los Álamos, Nuevo México, el lugar donde se fabricó la bomba atómica, se sigue realizando investigación para la fabricación de nuevas y supuestamente “mejores” armas nucleares. Para conmemorar el 70° aniversario de los bombardeos de Hiroshima y Nagasaki, activistas por la paz realizarán una convención en la ciudad cercana de Santa Fé, así como vigilias en la entrada del ultrasecreto laboratorio de investigación sobre armas nucleares de Los Álamos. Como activista por la paz y referente social de larga trayectoria, el padre John Dear afirma: “Le dijimos a Dios: lo que tardaste 15.000 millones de años en crear, podemos destruirlo en 15 minutos”.

Las palabras de Dear se suman a las de uno de los artífices de la bomba, J. Robert Oppenheimer. Oppenheimer era físico y director del Proyecto Manhattan, el monumental proyecto científico estadounidense que desarrolló las bombas. La primera bomba atómica fue detonada el 16 de julio de 1945 en el desierto de Nuevo México, en un lugar especialmente elegido para hacer la prueba llamado Trinity. Al observar la explosión y la nube de humo con forma de hongo que esta generó, Oppenheimer recordó las palabras de Visnú en el texto sagrado hindú Bhagavad-guita: “Ahora me he convertido en la muerte, el destructor de mundos”.

Hiroshima es un monumento a la locura de las armas nucleares. El año pasado, al caminar por el predio del Museo de la Paz de Hiroshima pude ver el Monumento a la Paz de los Niños, erigido en homenaje a Sadako Sasaki y a los miles de niños víctimas de las explosiones. El monumento está adornado con miles de grullas de papel. En la base está grabado un llamamiento a todos nosotros: “Este es nuestro grito, esta es nuestra plegaria: paz en el mundo”.

– See more at: http://mamvas.blogspot.com/2015/08/hiroshima-y-nagasaki-70-anos-despues-de.html#more

Fidel Castro habla de Hugo Chávez

Publicado el 31 mar. 2014
” De Hugo Chávez faltaron muchas preguntas por responder, desde el momento más importante de su existencia, cuando tomó posesión de su cargo como Presidente de la República de Venezuela. No existe una sola pregunta que responder en los más brillantes momentos de su vida. Los que lo conocieron bien saben la prioridad que daba a esos desafíos ideológicos.
Hombre de acción e ideas, lo sorprendió un tipo de enfermedad sumamente agresiva que le hizo sufrir bastante, pero enfrentó con gran dignidad y con profundo dolor para familiares y amigos cercanos que tanto amó. Bolívar fue su maestro y el guía que orientó sus pasos en la vida. Ambos reunieron la grandeza suficiente para ocupar un lugar de honor en la historia humana.
Todos esperamos ahora Hugo Chávez Mi segunda Vida. Sin él, la más auténtica de las historias nadie podría escribirla mejor.” Fidel Castro