Esquizofrénica ansiedad en la extrema derecha europea

Ni euro-comunistas, ni euro-céntricos: por una quinta internacional

Diego Taboada

A Manuel Vázquez Montalbán, desde tu ausente presencia.7 millones de libras: es la inversión que Londres tiene previsto para construir un área de protección de camiones. Más perros adiestrados, más vallas y más asistencia es lo que ha declamado David Cameron este Viernes para reforzar la seguridad en el Reino Unido.

¿Qué es lo que perturba a François Hollande y Cameron? Calais. ¿Qué existe en Calais? Inmigrantes, sin trabajo y sin papeles. En concreto, es la terminal de Coquelles lo que quita el sueño a la podrida diplomacia palaciega del Reino Unido y Francia. Allí, en Coquelles, noche tras noche, desde un túnel que une a Francia e Inglaterra bajo el canal de la Mancha, emergen cientos y miles de almitas con la, por lo visto, ofensiva, violenta y desestabilizadora pretensión de buscar pan y trabajo.

No, no tienen papeles, pero dice la leyenda que tienen mucha hambre, mucha rabia e índices casi explosivos de angustia y ansiedad, como los personajes de Gasán Kanafani en las tres novelas polifónicas que dan forma a Una trilogía Palestina; Hombres en el sol, Lo que os queda y Um saad.

El consejo de administración de Eurotunnel y el funcionariado galo y británico, uña y carne que son, colaboran juntos para reforzar la vigilancia de la Zona. Mientras tanto, Francia pone los agentes de policía y Reino Unido pone la platita para la construcción de la susodicha área de protección – sic -: 7 millones de libras. Al cambio, unos diez millones de euros, en los que van empaquetados los destinados a la construcción de una valla de seguridad.

Y, mientras tanto, en tiempo real, enfoquemos al parlamento Inglés. Ese fétido burdel de inhumanidad que es el palacio de Westminster; Greg Clark anuncia la próxima ley de inmigración, cuya intención implícita no es otra que obligar a los propietarios de inmuebles a expulsar a los inquilinos sin papeles. Una negativa a proceder en consecuencia tendría como castigo multas y penas de hasta cinco años de cárcel.

El podrido cinismo de Greg Clark no conoce fronteras; para maquillar de intenciones humanitarias su camaleónico fascismo, neoliberal en lo económico, puritano en lo moral y, en consecuencia, racista, clasista y patriarcal en lo social, argumenta que su nuevo juguetito legal tiene el motivo de impedir que los caseros exploten a sin papeles u ofrezcan morada en condiciones insalubres a esos pobres plebeyos extranjeros sin más posesión que sus cuerpos.

A esta gestión securitaria, la mayor parte de nuestros eurobobos parlamentarios –gracias a Carlos Taibo por acuñar el término-, han respondido. Y responden, siempre, con silencio. Con el mismo silencio con el que la avalan, porque saben que si alguien levanta el dedo en Bruselas más de lo debido, éste le será cortado y sus privilegios de funcionario de la euro-realpolitik se terminarían con un mero pestañear de las élites del Palacio de Westminster y el Palacio de Versalles.

Seamos realistas, aunque duela: el neo-fascismo financiero ha ganado la batalla cultural a la izquierda. Ha normalizado el nihilismo y la narcotización moral y política de la fraternité plebeya. ¿De quien es la responsabilidad en esta derrota?: nuestra, y de nadie más. De los plebeyos mismos y de los que se quieren sus representantes o cargos electos; sabemos hace mucho tiempo que la ignorancia y la miseria, cuando fermentan en geografías pluri-étnicas, son un perfecto caldo de cultivo para una auténtica normalización de escenarios Mad-Max en las calles coexistiendo con una totalitaria y esquizofrénica ansiedad, tanto por el control demógrafico de los movimientos de población como por su enfrentamiento recíproco.

Sí, sabemos esto hace mucho, mucho, mucho tiempo, pero no tenemos coraje ni agallas para atajar el mal por su misma raíz, y esa raíz no es otra que la reproducción globalizada de geografías-miseria y cientos de pasos fronterizos vallados y amurallados en guerra civil permanente. Esa raíz no tiene otro diagnóstico que capitalismo en su fase superior: Imperialism, It’s called.

Mirémonos al espejo un poquito: nuestro relajo cultural y ético debiera darnos tanta vergüenza como la brutal inhumanidad de nuestros enemigos. Que la sociedad civil llegue a colaborar con esta bárbara legislación anti-inmigración es responsabilidad de un persistente y prolongado olvido de la pedagogía laica, republicana y marxista en los barrios y escuelas de las geografías-misería.

En Ferraz, el PSOE guarda silencio. En el comité de sabios y los círculos -¿críticos?– de Podemos, se guarda silencio. En Génova, el Partido popular guarda silencio. En la mayor parte de los medios mayoritarios de la península ibérica se guarda silencio. En Jerusalén, se guarda silencio. En Washington, silencio. En Bruselas, silencio. En Berlín, silencio. En Londres, silencio. En la Meca, silencio. El mismo silencio que se sigue guardando después de la claudicación de Tsipras seguida de su despido fulminante a todo su equipo de gobierno. El mismo silencio que se guardó cuando nadie supo y quiso gritar: – ¡Eh, idiotas, que este referéndum es sólo consultivo, no vinculante!

Decime qué callais y os diré cuales son vuestros miedos y, por supuesto, vuestras posibles estrategias. Decidme qué callais y os diré aquello que el anacrónico – sic – Silvio Rodríguez decía enPlaya Girón: ¿Hasta dónde debemos practicar las verdades? Las izquierdas estamos dando un espectáculo tan patético, tanto en España como en Europa, que no vendría mal que pasásemos medio año con la cabeza metida en un agujero, como los avestruces, haciendo penitencia moral e intelectual:

– “Soy un gilipollas, no volveré hacerlo. Soy un gilipollas, no volveré hacerlo. Soy un gilipollas, no volveré hacerlo”.

Exigimos, debemos exigir, hacia afuera, una declaración oficial que atribute a David Cameron y a François Hollande como personas non gratas en España, puesto que el bloque unitario del bipartidismo dinástico, ad intra, para las gentes republicanas y de izquierda, ya hace mucho tiempo que tampoco es persona non grata. En este sentido, aforismos tan luminosos como los de Lichtenbeg –La sinceridad abofetea a la gratitud en plena cara– adquieren un sentido político evidente en relación a las retóricas amables de quienes tratarán de vendernos la motito de unarevisión del espíritu –¿santo?– de la transición. Por mi parte, quisiera dejar claro que la total ruptura de relaciones y diálogo institucional con cualquier agente político que trate de re-interpretar ore-formular el espíritu de la transición, no es una actitud negociable.

De la ya harto conocida voluntad de destino en la barbarie entre el conservadurismo liberal y el conservadurismo social-liberal sólo podemos inferir una cosa; nada, absolutamente nada podemos oponer a ese matrimonio in-civil sino una profunda subversión, una profunda desobediencia civil permanente ante la que pasará a la historia como la política del muro y el alambre que siguió a décadas de espejismo binestarista en Europa. La política del muro y el alambre que desenmascaró poco a poco los bellos sentimientos democráticos de una Europa que ofreció al mundo, después de dos mal llamadas guerras mundiales, un modelo social lo más parecido a un campo de concentración en el que la vigilancia, el control y el castigo, hacia dentro y hacia fuera, tanto contra elnativo y el extranjero plebeyo y disidente, se convirtieron en doctrina y práctica política.

Por el amor de un Dios en el que no creo, y por el amor de una humanidad con la que soy cada día más escéptico: mirémonos al espejo de una santa vez las izquierdas europeas y atrevámonos a negar que somos responsables directos de la normalización de la auto-humillación cultural ante el fascismo, porque si alguien se atreve a negarlo no merece más que desprecio y la expulsión de cualquier organización presuntamente revolucionaria y di sinistra.

Apliquemos severa auto-crítica y la auto-exigencia que también esperamos de nuestros compañeros. Apliquémosnola, porque es altamente probable que Europa no tenga otra solución que aquelfantasma que supo canalizar y organizar los profundos anhelos vitales de millones de personas que no buscaban otra cosa que una vida sin miseria cotidiana.

No somos, ni euro-céntricos, ni euro-comunistas. Humanidad somos, y caminar pensando queremos, y viceversa, hacia una quinta internacional.

Sigue estando en nuestras manos.

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

70 años del holocausto atómico

Hiroshima-Nagasaki: las verdaderas razones

Los días 6 y 9 de agosto de 1945, en unos segundos, fueron aniquiladas las vidas de al menos 150 000 japoneses. Las semanas y meses posteriores, decenas de miles murieron aún, a menudo en medio de atroces sufrimientos…

Hoy, igual que entonces en el campo de los aliados, hay aún políticos y “expertos” que afirman que, a pesar del horror, los bombardeos eran necesarios para evitar la muerte de centenares de miles de soldados y civiles en una guerra muy larga. Este argumento es falso y oculta las verdaderas motivaciones del gobierno americano.

“Hacer una demostración de fuerzas”

En agosto de 1945, replegado a sus principales islas y Manchuria, Japón no era ya capaz de ofrecer una resistencia consecuente. Ocho millones y medio de japoneses habían abandonado sus ciudades. La producción de guerra se había reducido al mínimo. En las refinerías de petróleo la producción había sido reducida un 83%, la producción de motores de avión el 75%, la de las cabinas de avión un 60%. Seiscientas fábricas importantes habían sido destruidas y el 90% de sus navíos habían sido hundidos.

Un estudio realizado por el ejército americano tras la guerra concluía que, incluso sin las bombas, Japón habría capitulado ciertamente antes del 31 de diciembre, quizás incluso antes del 1 de noviembre. En sus memorias, el general Eisenhower hablará de su “convicción de que Japón estaba ya derrotado, de que el bombardeo era completamente inútil” y que “la utilización de una bomba (no era) necesaria para salvar la vida de americanos“. Más adelante, añade que el general MacArthur (el oficial de mayor graduación en el teatro de operaciones del Pacífico) “pensaba que el bombardeo era completamente inútil desde un punto de vista militar“. En fin, los Estados Unidos habían conseguido descifrar los códigos de comunicación japoneses y sabían que Japón intentaba negociar y que incluso contemplaba la posibilidad de rendirse.

Algunos analistas evocan el argumento de que, tras haber gastado sumas colosales para desarrollar la bomba, había que utilizarla o que el disparar las bombas permitía observar el impacto, en situación real, de esta nueva arma. Por otra parte, si las dos ciudades no habían sufrido los bombardeos “clásicos” infligidos a otras ciudades japonesas…¿era para medir mejor los efectos de la bomba atómica?

Es completamente posible que tales cínicos argumentos hayan influido en la decisión. En una conversación con el presidente Truman el 6 de junio de 1945, el Ministro de asuntos exteriores, Henry Stimson dice: “Temía que antes de estar preparada, el Ejército del Aire hubiera destruido de tal forma Japón que el nuevo arma no gozara de una situación suficientemente creíble para mostrar su fuerza“. Frente a esta observación, el presidente “se ha reído diciendo que comprendía“. En fin, en materia de cinismo y de brutalidad, los aliados habían mostrado ya su capacidad de aterrorizar a las poblaciones civiles con armas clásicas, en Dresde y en Tokyo (entre 80 000 y 100 000 muertos en cada ciudad).

El reparto del botín

Pero la razón de fondo se encuentra en la rivalidad entre las diferentes potencias, en particular entre los Estados Unidos y la URSS, la potencia emergente. Durante la guerra, los EE UU y la URSS, así como Gran Bretaña y Francia, tenían necesidad de ayudarse mutuamente para derrotar al imperialismo alemán y al japonés. Pero la rivalidad no estaba nunca muy lejos, como mostró el rechazo de los aliados, en un primer momento, a abrir un segundo frente al oeste, contentos como estaban de ver a Alemania y la URSS debilitarse mutuamente en un duelo sangriento.

Por el contrario, a medida que Alemania y Japón retrocedían, se hacía cada vez más urgente ponerse en la mejor posición para repartir el botín que correspondería a los vencedores al final de la guerra: el reparto de Europa y del Medio Oriente, así como de Asia.

Así, en la conferencia de los aliados en Potsdam en febrero de 1945, la URSS se comprometió a que tres meses después de la derrota de Alemania, invadiría la Manchuria ocupada desde 1931 por Japón.

A cambio de la intervención de sus tropas, Stalin reivindicaba la ocupación de las islas Kuriles, la ocupación de Manchuria y el reparto del Japón. Pero la puesta a punto de la bomba atómica y su prueba exitosa el 16 de julio (la conocida como Prueba Trinity ndr) cambió la situación. Capaces ahora de precipitar la rendición de Japón por el terror, los EEUU podían prescindir de la ayuda de la URSS y evitar así estar obligados a concederle demasiado. Stalin, funcionando con la misma lógica, se precipitó a invadir Manchuria dos días después de Hiroshima, y entregarse a un saqueo en regla de ese país al final de las hostilidades, aunque no pudiera ya pretender un reparto del Japón. ¡Los japoneses se rendían a los americanos, no a los rusos!

La guerra fría no iba a tardar en llegar…

La “peste atómica”, ¡nunca más!

El periodista australiano Wilfred Burchet fue el primer corresponsal occidental en llegar a Hiroshima un mes después de la explosión: “Hiroshima no se parece a una ciudad bombardeada. Se tiene la impresión de que un rodillo compresor gigantesco haya pasado por la ciudad hasta hacerla desaparecer. En el primer terreno de ensayo de la bomba atómica, veo la devastación más terrible y la más espantosa después de cuatro años de guerra. Los campos de batalla del Pacífico parecen el jardín del Edén en comparación con esto (…). En el hospital he encontrado personas que no han sufrido ninguna herida al caer la bomba pero que mueren actualmente de secuelas turbadoras.

En Hiroshima, treinta días después de la primera bomba atómica que destruyó la ciudad e hizo temblar al mundo, personas que no había sido alcanzadas durante el cataclismo están aún muriendo de forma misteriosa, horriblemente, de un mal desconocido para el que no hay otro nombre que el de peste atómica. Sin ninguna razón aparente, se debilitan. Pierden el apetito. Pierden el pelo. Aparecen manchas azules en su cuerpo, luego comienzan a sangrar por las orejas, la nariz y la boca.

Al comienzo los médicos me decían que pensaban que eran los síntomas de un debilitamiento general. Ponían inyecciones de vitamina A, pero los resultados eran horribles. La carne comenzaba a pudrirse alrededor del agujero dejado por la aguja de la jeringuilla. En todos los casos la víctima moría“.

Fuente original: http://npa2009.org/idees/hiroshima-nagasaki-les-veritables-raisonsTraducción: Faustino Eguberri para VIENTO SUR

JUAN BOSCH: LA FUNCIÓN DEL LÍDER

¿Qué es un líder político y qué función tiene en su partido y en su país?

El trabajo que a continuación presentamos del profesor Juan Bosch “La FUNCIÓN DEL LÍDER” fue publicado el 28 de julio 1972 en la revista “política” órgano de difusión y formación política del PRD; del PRD de entonces cuando Bosch era su Presidente y Líder, es decir antes de renunciar a ese partido y decir que ya había cumplido su misión histórica.

El que busque la respuesta a esas preguntas fuera de las ciencias políticas se dedicará a enumerar una por una todas las que considere que fueron debilidades de carácter o fallas de la inteligencia de esos aspirantes a líderes que actuaron en nuestro país a partir de julio del 1961. ¿Y qué haría con eso? Si nos limitamos a estudiar el problema del liderazgo en la República Dominicana, después de la muerte de Trujillo y dentro del campo de los partidos que el pueblo reconoció, aunque fuera por un tiempo breve, como opuestos al sistema que implantó Trujillo, debemos preguntarnos y respondernos porqué desde principios de julio de 1961 hasta ahora se formaron y desaparecieron en nuestro país tantos partidos y grupos, y por qué con ellos surgieron tantos aspirantes a líderes que no tardaron en volver a la oscuridad política en que habían vivido o se retiraron a posiciones modestas en la vida pública.

¿Lograría hallar una explicación para el fracaso de esos aspirantes a líderes? No la hallaría, porque la explicación del fracaso (o de los fracasos) tiene que ser elaborada analizando, en primer lugar, no a los aspirantes a líderes sino a la sociedad  dominicana, tal como ésta ha venido siendo desde el mes de julio de 1961, y al decir que “ha venido siendo” se deja dicho que desde entonces acá en ella se han operado cambios de esos que se ven (es decir, en cantidad o cuantitativos) y de los que no se ven (es decir, en calidad o cualitativos).

Tal como lo dijo hace muchísimos años Jorge Plejánov (El papel del individuo en la Historia,Editorial Grijalbo, S. A., México, D. F. 1960, p.61). “Sabemos ahora que los individuos ejercen frecuentemente una gran influencia en el destino de la sociedad, pero (sabemos también) que esa influencia está determinada por la estructura interna de aquella (sociedad) y por su relación (la de esa sociedad) con otras sociedades”.

Y como eso que dijo Plejánov es una verdad científica, o mejor dicho, una verdad científica en parte,debemos saber si algunos de los que han tenido influencia en nuestro país, después de la muerte de Trujillo, ejerciendo funciones de líderes, han actuado correctamente; y para saber eso debemos saber antes cómo ha sido la sociedad dominicana de entonces para acá, cuál ha sido su estructura interna en cada momento y cuál ha sido su relación con otras sociedades.

El conocimiento de la sociedad tiene que ser previo al de sus líderes debido a que estos sólo pueden desarrollarse a cabalidad cuando hayan actuado en consonancia con la realidad dominicana. Al darse esa consonancia, la voz popular dice que el líder o los líderes que la lograron “son los que mejor expresan las aspiraciones del pueblo”; y con esas palabras se destaca el hecho de que nadie puede superar al pueblo en el conocimiento profundo de la realidad nacional porque él vive esa realidad día a día de manera práctica, o bien cosechando los beneficios que le puede proporcionar esa realidad o bien padeciendo los males que ella le produce, según sea la posición que ocupa cada quien en la sociedad.

Puesto que hemos caído en mencionar la posición que ocupa cada quien en la sociedad, hemos entrado en el problema de las clases que forman la sociedad dominicana, y necesariamente tenemos que caer también en el problema de la ideología de esas clases.  Precisamente, por no haberse referido a las clases en la frase suya que aparece en este artículo, se explicó hace un momento que Plejánov dijo una verdad científica, pero sólo en parte.

Para decir toda la verdad científica en el caso del papel que juegan en la historia algunos hombres, Plejánov debió aclarar que él se refería a los hombres que actúan en favor del proceso revolucionario, porque sucede que hay momentos históricos en que un pueblo tiene a la vez líderes revolucionarios y líderes contrarrevolucionarios; unos al servicio de las clases y las capas que reclaman una revolución y otros al servicio de las clases y las capas y los países colonialistas (o uno de estos) que imponen la contrarrevolución a cañonazos. Tal es el caso de la China, que ha tenido a un tiempo y durante largos años a Mao Tse Tung y a Chiang Kai-shek, cada uno de ellos líder de una parte del pueblo chino; Mao Tse Tung, líder de las masas revolucionarias, y Chiang Kai-shek, líder de las clases opresoras. Esos dos hombres han ejercido “una gran influencia en el destino” de dos porciones diferentes de la sociedad china; pero por razones  de clase uno —Mao Tse Tung— la ha ejercido en provecho del pueblo y el otro —Chiang Kai-Shek— la ha ejercido en provecho de una minoría privilegiada y del gran capital norteamericano.

Un aspirante a líder, y aun un líder de una clase determinada o de una alianza de clases, puede tener excelentes condiciones de carácter y de inteligencia, y sin embargo puede fracasar, en el sentido de que puede hacerle mucho daño a su pueblo si no comprende cuál es en tal o cual momento lo que Plejánov llama “la estructura interna” de la sociedad en que actúa. Ese líder puede estar actuando con la idea de que se halla al servicio del pueblo, y es posible que lo que esté haciendo sea perjudicial para el pueblo. Esto sucede de vez en cuando, y ha sucedido en la República Dominicana precisamente en el período a que se contrae este artículo. Ahora bien, puede afirmarse que cuando se dan esos casos de confusión, detrás de ellos hay razones de clases; a veces razones de clases muy ocultas, pero al fin y al cabo, razones de clases.

Por ejemplo, en la sociedad dominicana de mediados del año 1961 los líderes marxistas se dejaron convencer de que el problema que afectaba fundamentalmente al pueblo era de carácter político, cuando lo cierto era que para las grandes masas el problema fundamental era de tipo social. A lo que aspiraban esas grandes masas era a tener libertades sociales, no a tener libertades políticas. Para esas masas, la actividad política sólo tenía razón de ser si conducía a la conquista de un nivel social y económico más alto.

Los que deseaban y necesitaban libertades políticas eran aquellos que por privilegios clasistas tenían aseguradas de antemano las libertades sociales. Los líderes de la derecha que se formaron, o empezaron a formarse, a raíz de la muerte de Trujillo, no podían, naturalmente, luchar para que el pueblo conquistara libertades sociales, porque en la medida en que el pueblo conquistara ese tipo de libertades el sector privilegiado a que ellos pertenecían iría perdiendo privilegios, y no se conoce el caso de ningún sector social privilegiado que luche para quedarse sin esos privilegios. Lo que necesitaba ese sector eran libertades políticas para conquistar el poder a fin de confirmar y ampliar desde el poder esos privilegios; y naturalmente, era lógico que ese sector actuara así. ¿Pero era lógico que los líderes marxistas hicieran lo mismo? De ninguna manera. Si en el año 1961 había en la República Dominicana líderes obligados a llevar la lucha política al terreno social, y a mantenerla en ese terreno costara lo que costara (contra viento y marea, según dice el pueblo), esos eran los de los grupos marxistas.

Hablar de lo que hubiera podido suceder en un país si se hubieran dado tales y cuales circunstancias es una tontería, porque la historia se hace con hechos, no con suposiciones; pero podemos asegurar que en la República Dominicana estaría cantando otro gallo si los líderes marxistas hubieran levantado en el año 1961 la bandera de la lucha social en vez de levantar la de la lucha política; si en vez de acusar a los guardias de haber sido trujillistas les hubieran demostrado que el trujillismo los explotó en provecho del mismo grupo social al cual pertenecían los que estaban predicando un antitrujillismo de arranca pescuezos.

Por razones clasistas, el pueblo dominicano, mayoritariamente pequeño burgués, y sobre todo pequeño burgués de las capas más bajas de la pequeña burguesía, tenía al morir Trujillo una posición ideológica que lo inclinaba a la lucha social, y siguiendo esa fuerza social que él generaba por razones de clase, podía ser conducido a la lucha política, pero por una vía política que le garantizara las conquistas sociales que él buscaba; y era dudoso que nadie pudiera llevarlo a una lucha meramente política contra los llamados restos del trujillismo.

Los que pretendían que el pueblo fuera entonces a esa lucha política desconocían lo que Plejánov llama “la estructura interna” de una sociedad, en este caso, la de la sociedad dominicana de los años inmediatos a la muerte de

Trujillo. Una parte de ellos la desconocían porque entre ellos, que se hallaban en el punto más alto de la sociedad, y la gran masa bajo pequeño-burguesa había una distancia social que los separaba de una manera casi absoluta; y los líderes marxistas la desconocían porque siendo ellos como eran, en su mayoría, miembros de las capas más altas de la pequeña burguesía (la mediana y la alta), respondían cabalmente a las siguientes palabras de Marx, que aparecen en El 18 Brumario de Luis Bonaparte:“No hay que compartir la limitada concepción de que la pequeña burguesía tiene por principio querer hacer triunfar un interés egoísta de clase. Ella cree, por el contrario, que las condiciones particularesde su liberación son las condiciones generales fuera de las cuales la sociedad moderna no puede salvarse…”.

Los líderes marxistas dominicanos de origen pequeño burgués mediano y alto, que habían sufrido en carne propia el maltrato de la dictadura trujillista, creían que “las condiciones particulares de su liberación” requerían la aniquilación total de los restos del trujillismo, y creían que ésas eran también

“las condiciones generales fuera de las cuales la sociedad” dominicana no podía salvarse; y he aquí que por razones de clase absolutamente propias de su condición pequeño-burguesa, coincidían del pe al pa con los líderes de la derecha, que actuaban igualmente por razones de clase, pero de clase en su condición de miembros del sector más alto de los grupos explotadores del pueblo; coincidían con estos y junto con ellos predicaban un antitrujillismo de arranca pescuezos.

Pero no se crea que eso que les sucedía a los líderes marxistas no les sucedía también a muchos delPRD que pertenecían a la mediana y la alta pequeña burguesía. Tampoco esos líderes perredeístas llegaban a conocer “la estructura interna” de la sociedad dominicana; la ignoraban exactamente por las mismas razones que la ignoraban los otros. Y sucedía que como ignoraban “la estructura interna” de nuestra sociedad, creían que la dirección del Partido no estaba expresando la voluntad del pueblo. Para ellos, el pueblo sentía como ellos, pues “las condiciones particulares de su liberación” eran naturalmente las “condiciones generales” de la liberación de todos los dominicanos. ¿Y qué hacían los líderes perredeístas que pensaban así? Lo que hacían era luchar dentro del Partido, y especialmente en el seno de la dirección del partido, para que éste adoptara la misma línea política que tenían los cívicos, los catorcistas y los marxistas…

Entre los estudiosos de las ciencias sociales y políticas que tenemos en la República Dominicana hay algunos, y por ciertos autores de libros, que tienen ideas muy peregrinas acerca de lo que es un líder; de cómo se comporta un líder político dentro de su organización. Para esos señores, un líder es un energúmeno que se les impone mediante el terror a todos los miembros del partido en que ese líder figura. Para esas mentes simples, el líder da a luz una idea política en un momento de inspiraciones más o menos celestial (o diabólicas) y manda y ordena que todo el mundo lo siga; y esto es verdad, sobre todo, según piensan esos señores, en un partido como el PRD.

¿Es correcta esa manera de ver al líder?

No; no es correcta, y menos aún lo es en el caso del PRD, partido poli clasista, como todo partido de liberación nacional; pues allí donde hay representaciones políticas de varias clases sociales (y eso es lo que quiere decir la palabra

poli clasista), tiene que haber, y las hay, ideas diferentes; una idea, a lo menos por cada una de las clases representadas en el Partido. Por tanto, en un partido poli clasista no puede haber la dictadura de una clase sobre las demás; a lo sumo puede haber la dirección de una clase sobre las restantes, la de la clase que dirija la lucha de la liberación nacional; y dirección no significa en ningún caso imposición y mucho menos dictadura de una clase. En cierto sentido, un partido poli clasista de liberación nacional es, dentro de los límites de la organización, un ejemplo de dictadura con respaldo popular, puesto que en él todas las clases que lo forman (o para decirlo con más propiedad, todas las representaciones políticas de esas clases) suman sus fuerzas bajo una sola dirección sin que lo hagan bajo coerción, sino antes bien, de manera conscientemente voluntaria.

En un partido como el PRD el líder de más categoría debe tener presente en todas las circunstancias esa especialísima composición política de la organización, y en ningún momento puede proponer medidas que quiebren la unidad voluntaria y consciente de todas las fuerzas que hay en el partido, así como tampoco puede aconsejar que el partido se quede rezagado cuando esas fuerzas se mueven hacia adelante; y en la República Dominicana, país en el que ha habido cambios en “la estructura interna de la sociedad”, las fuerzas políticas reunidas en el PRD han avanzado y están avanzando mas allá de lo que se ve (lo cuantitativo) en el terreno de lo que no se ve (lo cualitativo).

Una de las funciones del líder en un partido como el PRD es precisamente mantener la cohesión de todas las corrientes que lo forman, lo que lo obliga a ser el que exponga en todos los casos la opinión más justa y la proposición más fácil de llevar a la práctica; tiene que ser el que exprese con más precisión y claridad la concepción de estrategia política más convincente para todos los sectores del partido y al mismo tiempo debe ser él quien proponga los procedimientos tácticos más oportunos. Pero si no logra hacer todo eso, entonces debe tener la capacidad necesaria para coordinar las ideas particulares de cada sector de los que forman el partido, y elaborar con ellas una proposición que las contenga a todas.

Es probable que en partidos como el PRD haya a menudo, si no siempre, radicales de derecha y de izquierda que combatan por un extremo y por el otro cualquiera posición; y esos radicales entrarán más tarde o más temprano en conflicto con el líder; y a éste le tocará saber muy bien, muy al dedillo, si esos radicales representan realmente fuerzas dentro del partido o si sólo se representan a sí mismos; porque si representan sectores sociales, una ruptura con ellos será, de hecho, una ruptura con los sectores o las clases a quienes ellos representan; y este tipo de ruptura tiene una importancia política dada; no es la simple expulsión de un individuo de las filas del partido; es algo más, es un divorcio con un sector social.

 En el año 1961 y en los primeros meses del año 1962, los dirigentes perredeístas partidarios de que la lucha se mantuviera en el terreno político y no en el social, representaban a los sectores de derechasque había en el PRD; no eran extremistas que sólo se representaban a sí mismos. Estos aparecieron más tarde.

 ¿Por qué es probable que en un partido como el PRD haya a menudo, si no siempre, radicales de derecha y de izquierda que combaten por un extremo y por la otra cualquier proposición?

Eso sucede a causa de “la estructura interna” de la sociedad dominicana. El predominio de la pequeña burguesía en nuestro país, y dentro de la pequeña burguesía el de las capas que componen la baja pequeña burguesía, lanza hacia la vida política, con la fuerza de una catapulta, a gentes que resultan radicalizadas por la desesperación con que desean resolver sus problemas vitales; y esas personas lo mismo escogen la vía de la revolución a ultranza, la revolución que debe ser hecha aquí y ahora, no mañana, que la vía del servicio a los sectores de la extrema derecha.

Los bajos pequeños burgueses pobres y muy pobres, que

son abundantes en la sociedad dominicana, pasan con suma

facilidad a ser lumpen-proletarios, y como tales lumpen-proletarios

no representan social o políticamente a nadie, pero

causan impresión en mucha gente por su audacia y su agresividad;

tienen condiciones de líderes para acciones inmediatas, de manera que podrían ser, y lo son, excelentes ejecutantes y buenos tenientes, y si caen bajo influencias de otras organizaciones producen perturbaciones en el partido. Los que escogen la vía de la revolución aspiran a que el partido pase a ser un partido mono clasistadel proletariado, y dentro de los partidos del proletariado, maoísta, y dentro de los partidos maoístas, más radical que todos los conocidos; y otros querrían que el partido se pusiera al servicio de la oligarquía o se dedican ellos mismos a trabajar para la oligarquía dentro de las filas del partido en condición de voceros o propagandistas de los círculos de derechas. Hay casos en que los dirigentes que se pasan a otras fuerzas (y esto sucede casi exclusivamente con los que se pasan a fuerzas de derechas) no proceden de la baja pequeña burguesía y son personas que ejercen la actividad política como una profesión que debe proporcionarles bienestar económico. El pueblo dominicano conoce los nombres de algunos dirigentes importantes del PRD que han tenido que salir del partido o han sido expulsados de sus filas, unos por sus tendencias derechistas y otros por su revolucionarismo a ultranza.

Presionado de un lado y del otro por los que desearían que el partido se pusiera al servicio de la oligarquía y por los que querrían lanzarlo a una guerra de guerrillas sin perspectivas de triunfar, el liderazgo del partido tiene que actuar como el buen boyero que debe mantener en una misma línea a dos bueyes; que no se le adelante el uno y que no se le atrase el otro, y que los dos juntos avancen a un paso más lento que lo que desea el buey desesperado, pero más rápido que lo que quiere el buey cansado.

Hay casos en los que no se puede llegar al extremo de la expulsión; casos que se conocen en la intimidad de la alta dirección del partido, de líderes regionales o locales que titubean desde el punto de vista ideológico y que mantienen una conducta poco regular en sus relaciones privadas, a los cuales se les amonesta pero no se les expulsa porque la alta dirección sabe que esos dirigentes son inestables e inseguros en ciertos aspectos, pero sabe también que según lo han probado en años de militancia, no llegarían nunca a la traición. Y la existencia de dirigentes de esas condiciones forma parte de la realidad dominicana, de lo que Plejánov llamó “la estructura interna de la sociedad”, en este caso concreto, de nuestra sociedad.

En una organización política del tipo del PRD están resumidas todas las tendencias ideológicas de las clases y las capas sociales, y hasta de sectores de clases y de capas, que luchan contra el poder de la oligarquía nacional y su dependencia del poder extranjero; y esa naturaleza compleja del partido determina, como es natural, la manera de actuar de los líderes de la organización. La opinión general es la de que el líder hace el partido a su imagen y semejanza, como dicen que hizo Dios al hombre; pero en sus actividades diarias los líderes del PRD han aprendido que eso no es así; que el partido hace a sus líderes en la misma medida en que estos hacen el partido y líderes y partido se hacen como una unidad al mismo tiempo y mientras llevan a cabo la tarea de crearse a sí mismos. Quizá esto no suceda exactamente como ha quedado dicho en el caso de partidos monoclasistas, como son los partidos comunistas, pero aun tratándose de partidos comunistas, no pueden escapar totalmente a lo que se ha dicho porque no pueden existir en un vacío en el cual no operen las leyes de la dialéctica.

Para que se forme un partido político es absolutamente indispensable que uno o más líderes hayan propuesto al pueblo líneas políticas que una parte del pueblo, por lo menos, oiga y acepte y siga. Así pues, los líderes de un partido resultan ser líderes o quedan convertidos en líderes en la medida en que una parte del pueblo, una clase o una alianza de clases siguen sus orientaciones.

De lo que acaban ustedes de leer hay un buen ejemplo en la historia más reciente de nuestro país: a raíz de la muerte de Trujillo vinimos a la República Dominicana unos cuantos líderes del PRD, todos desconocidos de la gran mayoría del pueblo.

Al país no llegó un partido; llegaron sólo unos pocos dirigentes políticos; y sin embargo año y medio más tarde una enorme mayoría de dominicanos votaban por el programa que les habían propuesto esos pocos dirigentes del PRD; escogieron y siguieron ese programa a pesar de que se les propusieron muchos, algunos parecidos y otros opuestos al del PRD.

Ese ejemplo demuestra que todo partido político existe en la conciencia de una parte del pueblo antes aun de que se forme, y a menudo sin que esa parte del pueblo haya sabido que ella tenía las ideas de ese partido, pues vino a identificarlas como suyas cuando las oyó expuestas por los líderes de ese partido. Ese ejemplo demuestra también que un partido político tiene seguidores activos tan pronto aparece el grupo de dirigentes o líderes que sabe proponerle a la parte del pueblo que va a seguirlos el programa de acción o las ideas que esa parte del pueblo está deseando oír o está esperando compartir. El líder, pues, es aquel que expresa lo que el pueblo piensa y siente pero no puede expresar; y si es así, no hay ni puede haber líder si no hay una parte del pueblo que comparta lo que él piensa y siente, y en consecuencia, los partidarios y el o los líderes son igualmente importantes en la formación de un partido; unos no tendrían existencia social sin los otros. (Uno o más líderes no tienen necesariamente que formarse a base de proponerle al pueblo líneas o tesis políticas o programas de acción. Hay ocasiones en que uno o más líderes se forman actuando; y tal fue el caso, por ejemplo, de Francisco Alberto Caamaño, que saltó del casi anonimato al liderazgo gracias a la acción militar que encabezó en los días de la Revolución de Abril).

La “estructura interna” de la sociedad dominicana exige del líder condiciones especialísimas, que con toda seguridad no tienen que reunir los líderes de los países desarrollados. Todos los días, y a menudo varias veces al día, al líder dominicano se le presentan problemas que en otros países no tendrían la menor conexión con la actividad política, pero que aquí la tienen. Ya es el caso de un enfermo que debe ser operado de urgencia y sucede que ni él ni sus familiares tienen los medios para operarlo; ya es el de un niño que no tiene libros con qué estudiar y hay que buscárselos; ya es el de un muerto para el que hace falta un ataúd, o el de una mujer del pueblo cuyo hijo ha desaparecido y solicita que se le haga aparecer de cualquier manera. Ante cada uno de esos problemas, el líder dominicano tiene que inventar soluciones, y tiene que inventarlas súbitamente, con la velocidad de un relámpago. Con igual rapidez tiene que inventar soluciones de otro tipo; por ejemplo, consignas políticas, salidas para crisis de tipo táctico. De cada cien soluciones, noventinueve tienen que ser ofrecidas instantáneamente, sobre la marcha, porque “la estructura interna de la sociedad” dominicana, que está determinada por un débil desarrollo de las fuerzas productivas que deja fuera de los beneficios de la producción a la mayoría del pueblo, no les concede a las gentes necesitadas ni siquiera el beneficio del tiempo; no disponen de tiempo para esperar porque el tiempo para ellas significa un vacío que sólo se llena con sufrimientos, con hambre y con desolación. Desde luego, en un país donde el desarrollo de las fuerzas productivas es escaso toda la superestructura social se halla condicionada por ese hecho. Plejánov le dedica varios párrafos

a ese punto de las actividades de un dirigente político; por ejemplo, cuando dice que “Cualquiera que sean las particularidades de un determinado individuo, éste no puede eliminar unas determinadas relaciones económicas cuando éstas corresponden a un determinado estado de las fuerzas productivas”  O cuando dice que “hay que reconocer que la causa determinante y más general del movimiento histórico de la humanidad es el desarrollo de las fuerzas productivas, que son las que condicionan los cambios sucesivos en las relaciones sociales de los hombres. Al lado de esta causageneral obran causas particulares, es decir, la situación histórica en la cual tiene lugar el desarrollo de las fuerzas productivas de un pueblo dado y que a su vez, y en última instancia, ha sido creada por el desarrollo de estas mismas fuerzas en otros pueblos, es decir, por la misma causa general”

El escaso desarrollo de las fuerzas productivas de nuestro país impone límites en el quehacer político. No podemos ir más allá del punto adonde podría llegar en este momento la sociedad dominicana si ésta sigue sirviéndose de las fuerzas productivas actuales. Pero los líderes políticos conscientes saben que una sociedad cualquiera vive en evolución permanente; saben que nada es estático; saben que aun si la sociedad dominicana no evolucionara (cosa imposible), está en evolución perpetua el mundo que nos rodea, y esa evolución implica un cierto grado de evolución aquí. Un aumento en el consumo del azúcar a nivel mundial significará de manera ineludible una variación en las condiciones de la economía dominicana, y esa variación repercutirá de una manera o de otra en la vida del país. Si se sabe eso, naturalmente, hay que prepararse para influir en los cambios que la sola existencia de la República Dominicana hace inevitables. Eso lo dice Plejánov con estas palabras: “… si yo sé en qué sentido se modifican las relaciones sociales en virtud de determinados cambios en el proceso social y económico de la producción, sé también en qué sentido se modificará a su vez la psicología social; por consiguiente, tengo la posibilidad de influir sobre ella. Influir sobre la psicología social es influir sobre los acontecimientos históricos. Se puede afirmar, por lo tanto, que, en cierto sentido, yo puedo, con todo, hacer la historia, y no tengo necesidad de esperar hasta que la historia se haga”.  Sustitúyase en esas sentencias el yo que usa Plejánov por la  palabra líder o por los líderes y se tendrá una idea clara de lo que he querido decir al escribir que “hay que prepararse para influir en los cambios que la sola existencia de la República Dominicana hace inevitable”.

Un líder es un dirigente; tiene la responsabilidad de dirigir a una parte del pueblo, asistido por otros líderes, y tiene la obligación, como dice F. V. Konstantinov (“La personalidad en la Historia”, en El Materialismo Histórico, Editorial Grijalbo, S. A. México, D. F. 1966, pp.285-90) de “comprender mejor

que los otros la situación histórica, captar el sentido de los acontecimientos, tener conciencia de cómo van madurando las necesidades de la vida social, ver más allá que los demás, abarcar con mayor amplitud que otros el campo de la realidad histórica”. Es posible que no pueda satisfacer todos esos requerimientos, pero debe satisfacer algunos de ellos; y si entre ellos está el de tener “conciencia de cómo van madurando las necesidades de la vida social”, podrá servirle a su país mucho mejor que los líderes que carecen de los conocimientos y la sensibilidad indispensables para tener esa conciencia.

La función del líder, en un partido y en su país, es dirigir; pero el que dirige orienta y al mismo tiempo guía; orienta al pueblo y guía a sus partidarios. El líder guía a sus partidarios a través de otros líderes, que son en los hechos representantes políticos de la clase o de las clases sociales que actúan en su partido. Si esas clases son las que explotan al pueblo, la función del líder viene a ser la del traidor; si son las explotadas, la función del líder es encabezar la lucha por su liberación.

28 de julio de 1972.

Fin de un ciclo

Los gobiernos progresistas dirigen países capitalistas dependientes, productores de materias primas. No han tocado sino muy tangencialmente las bases del poder de las oligarquías locales y del capital financiero internacional que controla sus respectivas economías y siguieron aplicando fundamentalmente una política neoliberal a la que agregaron algunas políticas distributivas para sostener el mercado interno y medidas asistencialistas para reducir la pobreza y mantener el consumo. No cuestionaron la renta minera, la renta agraria, el poder de los bancos extranjeros, no afectaron la propiedad agraria: simplemente contaron con un periodo mundial de altos precios de las materias primas que sus países exportan –petróleo, minerales, soya, granos, productos agrícolas y ganaderos– para llevar a cabo sus políticas asistencialistas intentando, cuando mucho, disputar a los rentistas tradicionales parte de la renta. Venezuela estatizó el petróleo y la renta petrolera pero no modificó el resto de la economía, que siguió dependiendo de la exportación de combustible.

El gobierno brasileño se defiende contra las cuerdas, el uruguayo enfrenta una exitosa huelga general, en Venezuela hay saqueos, en Bolivia dinamitazos y protesta indígena. ¿Qué pasa con los gobiernos” progresistas”?Luiz Inácio Lula da Silva llegó al gobierno brasileño en 2003, empujado por las grandes huelgas de los 1970 que contribuyeron decisivamente a derrotar a la dictadura militar y por las campañas presidenciales de 1989 y sucesivas, que fueron proyectando al Partido de los Trabajadores como una fuerza electoral. Un gran ascenso obrero y popular creó un bloque social entre los obreros industriales, los campesinos pobres y sectores de las clases medias (comunidades cristianas de base, grupos de izquierda tradicional o revolucionaria) pero Lula llegó a la presidencia de Brasil cuando estaba terminando esa primera ola ascendente de resistencia a las políticas neoliberales.

Dicha ola estuvo marcada por el éxito electoral en México de 1988 del movimiento de Cuauhtémoc Cárdenas que instauró desde entonces en el país la fase de los fraudes masivos, por el caracazo (con la masacre del 28 de febrero de 1989) y la posterior sublevación chavista, por el derrocamiento de dos presidentes ecuatorianos en los 90 por el movimiento indígena ecuatoriano y su CONAIE, creada en los 80, por el levantamiento zapatista en Chiapas en 1994 y culminó con el estallido social en Argentina de 2001 y el derrocamiento del presidente boliviano Gonzalo Sánchez de Lozada en 2003 como consecuencia de la llamada guerra del gas . Hugo Chávez llegó al gobierno venezolano en 1998, Néstor Kirchner en 2003, Evo Morales, en Bolivia, y Tabaré Vázquez, del Frente Amplio en Uruguay, en 2005, Rafael Correa, en Ecuador, en 2007.

Desde entonces Sudamérica vive con gobiernos denominados progresistas formados por personas no pertenecientes a las clases dominantes pero que son también independientes en buena medida de los sectores populares, pues aunque en Bolivia Evo Morales se apoya en las direcciones de los movimientos sociales organizados en el Movimiento al Socialismo (MAS), éste no cogobierna. Esos gobiernos –mezcla rara de algunos militantes honestos con aventureros y paternalistas burocráticos– canalizaron, controlaron e institucionalizaron los movimientos sociales tratando de integrarlos en el Estado capitalista, al que mantuvieron sin cambios.

Los gobiernos progresistas dirigen países capitalistas dependientes, productores de materias primas. No han tocado sino muy tangencialmente las bases del poder de las oligarquías locales y del capital financiero internacional que controla sus respectivas economías y siguieron aplicando fundamentalmente una política neoliberal a la que agregaron algunas políticas distributivas para sostener el mercado interno y medidas asistencialistas para reducir la pobreza y mantener el consumo. No cuestionaron la renta minera, la renta agraria, el poder de los bancos extranjeros, no afectaron la propiedad agraria: simplemente contaron con un periodo mundial de altos precios de las materias primas que sus países exportan –petróleo, minerales, soya, granos, productos agrícolas y ganaderos– para llevar a cabo sus políticas asistencialistas intentando, cuando mucho, disputar a los rentistas tradicionales parte de la renta. Venezuela estatizó el petróleo y la renta petrolera pero no modificó el resto de la economía, que siguió dependiendo de la exportación de combustible.

La crisis capitalista mundial redujo la demanda de minerales y materias primas y el precio de esas commodities bajó y seguirá bajando, sobre todo el del petróleo si Irán envía al mercado el que tiene acumulado por el embargo imperialista. El petróleo barato, por fortuna para los pueblos y el ambiente, hace incosteable la producción del fracking y frena las inversiones; el mismo efecto tiene la caída del precio de los minerales, que protege transitoriamente al agua de su explotación salvaje capitalista. Pero la política neodesarrollista, extractivista a cualquier costo ambiental, social, político, subsiste sin modificaciones. Sólo que ya no hay excedentes de divisas fuertes que permitan combinar esa política con el distribucionismo, el asistencialismo, el clientelismo.

Los gobiernos progresistas se encuentran así atrapados por una tenaza, un brazo de la cual –las exigencias populares– comienza a apretarlos mientras el otro –el control de las bases de la economía por el gran capital, sobre todo extranjero– aumenta también su presión. Los capitales que antes aprovechaban incluso las concesiones de los gobiernos progresistas y fomentaban la corrupción no se contentan ya con aquéllas y hallan que ésta es carísima e intolerable (ver los casos argentino o brasileño).

Los paliativos (comercio intrarregional, Mercosur, apoyo financiero de China, Rusia o el BRICS) son ya insuficientes o imposibles por la crisis: se necesitan cambios estructurales que establezcan sí nuevas relaciones entre los países, pero sobre la base de medidas anticapitalistas. Pero los gobiernos progresistas no están preparados desde ningún punto de vista –ideológico, organizativo, moral– para una política que de forma consecuente y seria adopte medidas parciales que afecten al gran capital: nacionalización de los bancos, control de cambios, medidas de reforma agraria y o de restructuración del territorio para privilegiar trabajo, defensa del agua y del ambiente, consumos populares, monopolio estatal del comercio exterior, control del lavado de dinero, por ejemplo. Ellos temen más la movilización popular de sus mismas bases de apoyo que caer superados por la derecha que, en todo el mundo, pisotea todo en su ofensiva, como lo demuestra el ejemplo de Grecia. No se puede esperar nada de esos gobiernos, impotentes o cómplices de los explotadores. Corresponde a los trabajadores estudiar los problemas regionales y nacionales, buscarles soluciones, luchar por la hegemonía política y cultural superando las divisiones, el simple gremialismo, el electoralismo ciego, el sectarismo castrante.