Publicado en ARTICULO Y OPINIONES

Expresidente Leonel Fernández denuncia prácticas desinformativas y manipuladora

El expresidente la República, Leonel Fernández, presidente del Partido de la Liberación Dominicana aborda este día las malas prácticas de la desinformación, la desorientación y la manipulación a la que constantemente se recurre en distintos sectores de la vida.

Considera como innoble y ruin esa práctica usada en la humanidad desde tiempos tan lejano como el XVII; las que en la actualidad se han perfeccionado con el desarrollo tecnológico.

Al citar las obras Elogio a la Locura de Herasmo de Rotterdam y Otelo de William Shakespeare, en la tercera entrega de su columna Observatorio Global, publicada en el Listín Diario, el ex presidente de la República, Leonel Fernández concluye en que desde el siglo XVII la técnica de la desinformación, la desorientación y la manipulación ya existía.

El presidente del Partido de la Liberación Dominicana refiere en su artículo denominado “Elogio a la Locura”, que lo único que se ha logrado desde aquella época hasta la actualidad, en los últimos tres siglos, es perfeccionar su calidad.

Leonel Fernández también cita la frase de Víctor Hugo. “Dejarse calumniar es una de las fuerzas del hombre honesto. Tal es, al mismo tiempo, el mejor elogio a la calumnia”, escribe el Presidente del PLD citando al poeta, escritor y dramaturgo francés.

“El método a utilizar por Yago para realizar sus planes macabros sería el de la calumnia, la acusación falsa, el asesinato moral, en fin, todo lo que pudiera servirle para sacar de sus adentros lo más bajo, ruin e innoble que había dentro de su ser”, relata Fernández en el citado artículo, reseñado por la Secretaría de Comunicaciones del PLD.

Narra que el blanco escogido para tan nefasto ataques y desconsideraciones morales sería Desdémona, la esposa de Otelo, una joven y bella mujer, de alma pura y conducta intachable, que había escapado de la tutela de su padre para contraer matrimonio con el moro.

 “La trama siniestra urdida por Yago consistiría en verter veneno en el corazón de Otelo. En sembrar la duda sobre la fidelidad de su mujer.  En crear la impresión de la existencia de un romance entre Cassio y Desdémona. En fin, en suscitar amargura, aflicción y pena”…

Fernández señala que  las calumnias, las intrigas de Yago, terminaron en lo inevitable: en una tragedia. Otelo asesina a Desdémona para luego suicidarse; y Cassio mata a Yago, quien antes había dejado sin aliento  a su mujer.

“El mundo literario recrea hoy la figura de Otelo como la de un héroe trágico, a Cassio, como la de un hombre ingenuo y noble, y a Desdémona como un símbolo de la virtud”.

Agrega que Yago, sin embargo, siempre será tenido como un genio del mal, como un villano sin rival, como un engendro del odio y como el calumniador por excelencia, destaca el ex mandatario en su escrito dejando al lector la responsabilidad de realizar sus comparaciones y analogías.

 Artículo publicado en el Listín Diario

OBSERVATORIO GLOBAL

Elogio a la Calumnia

 Al contemplar un fenómeno de tal nivel de vileza y depravación, preciso es recordar la frase inmortal de Víctor Hugo: “Dejarse calumniar es una de las fuerzas del hombre honesto.” Tal es, al mismo tiempo, el mejor elogio a la calumnia

Leonel Fernández

Santo Domingo Fue Erasmo de Rotterdam, un eminente humanista de finales de la Edad Media, promotor de la Reforma protestante, admirado y respetado por todos sus contemporáneos, quien escribió, a principios del siglo XVI, Elogio a la Locura, una de las obras más influyentes de la literatura occidental. Escrita en forma de sátira, realiza un examen de las supersticiones y prácticas piadosas de la Iglesia Católica, en la que la locura se presenta como una diosa, hija de la ebriedad y la ignorancia, entre cuyas leales compañeras se encuentran el narcisismo, la adulación, el olvido, la pereza, el placer, la irreflexión y la intemperancia.

Casi un siglo después de haberse publicado la obra de Erasmo, otro coloso de la creación literaria, William Shakespeare, lanzó a la publicidad su drama, Otelo, el Moro de Venecia, el cual, en lugar de sátira, fue elaborada, al igual que Hamlet, El Rey Lear y MacBeth, en forma de tragedia.

Símbolo de la calumnia

A pesar de ser Otelo un general de raza negra, del Norte de Africa, el personaje central del drama de Shakespeare, hay otra figura en la obra, Yago, que por el siniestro papel que desempeña ha sido elevado a la categoría de símbolo universal de la calumnia y la malignidad.

Al iniciar la obra, Yago declara a Rodrigo que odia a Otelo, y manifiesta el único motivo real de sus bajos sentimientos, que no es otro que el del ®sentido del mérito ofendido®, como bien han señalado algunos críticos.

Yago era alférez de Otelo, tercero en el mando, y a pesar de que varias destacadas y prestigiosas figuras de la ciudad de Venecia le habían solicitado el ascenso de su subalterno al rango de lugarteniente, éste prefirió, en su lugar, a Cassio, más orientado a la diplomacia y a la administración que a lo militar.

En el análisis psicológico de la figura de Yago se puede advertir que la escogencia de Cassio para el cargo que aspiraba generó en Yago un dolor indescriptible, un vacío existencial, una especie de trauma que se transformó en odio hacia la persona por la cual, hasta ese momento, mayor admiración había sentido: Otelo.

A los ojos de Yago, Otelo no podía tomar otra decisión que no fuera la de favorecerle a él, al propio Yago, que tantas veces se había jugado la vida en los campos de batalla, al lado de su comandante, enfrentando todo tipo de adversidades y vicisitudes.

Lo que ignoraba Yago, o tal vez no quería reconocer, era que en esos momentos lo que Otelo necesitaba no era otro jefe militar, sino al revés, alguien con mayores aptitudes para la diplomacia y la paz.

No obstante, lo que se desató a partir de aquella decisión fue una vocación de venganza, un odio intenso, enfermizo e irrefrenable de Yago hacia Otelo y Cassio.

En uno de los diálogos de la obra, Yago se expresa así:

“Al servirlo, soy yo quien me sirvo. El Cielo me es testigo; no tengo al moro ni respeto ni obediencia; pero se lo aparento así para llegar a mis fines particulares.”

Desde aquel momento, todas sus energías y todo su talento fueron puestos al servicio de una sola causa que procuraba la ruina de a quienes él ya había escogido como sus dos enemigos irreconciliables, por la afrenta de no haber sido reconocido por sus méritos.

El método de la calumnia

El método a utilizar por Yago para realizar sus planes macabros sería el de la calumnia, la acusación falsa, el asesinato moral, en fin, todo lo que pudiera servirle para sacar de sus adentros lo más bajo, ruin e innoble que había dentro de su ser.

El blanco escogido para tan nefastos ataques y desconsideraciones morales sería Desdémona, la esposa de Otelo, una joven y bella mujer, de alma pura y conducta intachable, que había escapado de la tutela de su padre para contraer matrimonio con el moro.

La trama siniestra urdida por Yago consistiría en verter veneno en el corazón de Otelo. En sembrar la duda sobre la fidelidad de su mujer. En crear la impresión de la existencia de un romance entre Cassio y Desdémona. En fin, en suscitar amargura, aflicción y pena.

Para hundir a Cassio, procedió, primero, a seducirlo a tomar vino una noche, mientras tenía la responsabilidad de garantizar la seguridad de la ciudad. En principio, Cassio, que era noble y gentil, y confiaba en la amistad de Yago, rechazó la oferta. Pero luego de varias insistencias, terminó por vacilar y aceptó.

Al final, acabó ebrio; y Yago se las arregló para provocar un alboroto y atraer la atención de Otelo hacia el aparente descuido e irresponsabilidad de su lugarteniente. Al observar lo acontecido, Otelo no sólo lo recriminó por su inconducta, sino que lo suspendió de sus funciones.

El espíritu maligno de Yago, su falta total de escrúpulos y de principios morales, entrarían ahora en su segunda fase. Para recuperar el afecto de Otelo, le sugiere a Cassio que procure la intervención de Desdémona ante su marido, que ésta le insista hasta que logre el objetivo de ser reintegrado en su puesto de mando.

Pero, al tiempo que indica eso a Cassio, suscita los celos en el ánimo de Otelo, teje la intriga y siembra la cizaña en el sentido de que la solicitud que hará Desdémona en favor de Cassio obedece a flaquezas de la carne.

En uno de sus monólogos, Yago lo dice en estos términos:

®Mientras este honrado imbécil (Cassio) solicite apoyo de Desdémona para reparar su fortuna, y ella abogue apasionadamente en favor suyo cerca del moro, insinuaré en los oídos de Otelo esta pestilencia de que intercede por la lujuria del cuerpo; y cuanto más se esfuerce ella en servir a Cassio, tanto más destruirá su crédito ante el moro. Así le enviscaré en su propia virtud y extraeré de su propia generosidad la red que coja a todos en la trampa.®

No lo dice directamente. Sólo lo insinúa. Lo sugiere. Pero eso será suficiente para producir en el moro una mutación radical de su conducta. De amoroso y tierno con su esposa, pasa a ser resbaladizo, dudoso, huidizo, hasta llegar a la agresividad.

A pesar de que Yago suele hacer sus insinuaciones en forma ambigua, ambivalente, por medio de retruécanos, no cabe dudas que ha alcanzado su pérfido objetivo: perturbar el alma de Otelo. Por eso este reacciona, en forma iracunda, exigiendo pruebas que le demuestren la falta de su mujer.

Yago aquí se manifiesta como un maestro consumado de la perversidad. Juega a la angustia e incertidumbre de su víctima. Cuenta que le había tocado dormir en la misma cama con Cassio, y que éste, en medio del sueño, no hacía más que hablar de sus relaciones con Desdémona. De por dónde se deslizaban sus manos. Que parte del cuerpo tocaba. De cómo se hundía en el placer.

Luego, como prueba ineludible de la villanía de su mujer, le pidió que se ocultara, observara y escuchara el diálogo que sostendría con Cassio acerca de sus relaciones con Desdémona. Que prestara atención a sus gestos, a su expresión facial, a cómo se reía al hablar de ella, a su actitud alegre, a su tono de burla e irrespeto.

No importaba que en realidad Otelo no viera ni escuchara nada. Sólo había bastado que su estado de ánimo fuese alterado de tal manera que lo indujera a creer que había escuchado lo que nunca oyó, y a interpretar unos gestos y un lenguaje corporal que no podría descifrar en el contexto del intercambio verbal en que se habían producido.

Lo importante, sin embargo, lo verdaderamente trascendente, es que desde el siglo XVII, el genio de William Shakespeare nos revela, a través de su personaje lúgubre, Yago, que la técnica de la desinformación, la desorientación y la manipulación ya existía.

Parece, entonces, que lo único que se ha logrado desde aquella época hasta la actualidad, en los últimos tres siglos, es perfeccionar su calidad.

Las calumnias, las intrigas de Yago, terminaron en lo inevitable: en una tragedia. Otelo asesina a Desdémona para luego suicidarse; y Cassio mata a Yago, quien antes había dejado sin aliento a su mujer.

El mundo literario recrea hoy la figura de Otelo como la de un héroe trágico, a Cassio, como la de un hombre ingenuo y noble, y a Desdémona como un símbolo de la virtud.

Yago, sin embargo, siempre será tenido como un genio del mal, como un villano sin rival, como un engendro del odio y como el calumniador por excelencia.

Al contemplar un fenómeno de tal nivel de vileza y depravación, preciso es recordar la frase inmortal de Víctor Hugo: ®Dejarse calumniar es una de las fuerzas del hombre honesto.®

Tal es, al mismo tiempo, el mejor elogio a la calumnia.

El autor es expresidente de la República.

Anuncios

Autor:

El Profesor: es un espacio para el estudio, análisis,discusión,debate y reflexión de las ideas en el ámbito político, económico,social,cultural desde una perspectiva histórica y tomando como referente el pensamiento ético,humanista y patriótico del profesor Juan Bosch, Juan Pablo Duarte y el General Gregorio Luperon

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s