Comando Nacional Electoral General de División Gregorio Luperón del PCR

En el día hoy quedo formada la comisión ampliada de Sistematización y Supervisión Electoral del Comando Nacional Electoral General de División Gregorio Luperón. En esta primera fase fueron designados sesenta hermanos renovadores dirigentes del PCR como comisionados electorales que tendrán por misión la Sistematización y Supervisión Electoral (Enlace) del Comando Nacional Electoral General de División Gregorio Luperón del PCR,  cumplirán las  funciones de asesoría, orientación, comunicación, vigilancia y control político-electoral  y tendrá por  misión  garantizar el desarrollo homogéneo y armónico de la estructura electoral  partido  así como la aplicación de su línea táctica y estratégica electoral en las Provincias y Municipios o demarcación asignada.

En la actividad realizada para la designación de los hermanos renovadores que serán los comisionados electorales que a su vez servirán de apoyo a los enlaces Provinciales.  En representación del General Zorrilla Ozuna Presidente del PCR y Presidente del Comando Nacional Electoral General de División Gregorio Luperón respectivamente, estuvieron, Domingo Núñez Polanco Director operativo del Comando, Marcos Santana  Enc. Unidad de Tecnología del Comando y el Señor Muñoz  Jiménez de Organización Electoral.

Anuncios

General Zorrilla Ozuna y Padre Rogelio,dos hermanos, dos patriotas unidos por la providencia de Dios.

En Quisqueya, la tierra del gran Cacique libertario Enriquillo dos caminantes, El General Zorrilla Ozuna y el Padre Rogelio  recorriendo los rincones de la patria dando ánimo y esperanza a los hijos, madres y padres del pueblo llano  y sufrido.

General Zorrilla Ozuna y Padre Rogelio, dos hermanos, dos revolucionarios  y patriotas  por los caminos de la República sembrando patria y humanidad.

cincuenta años surgieron experiencias y líderes políticos, muchos, que hoy no están: Juan Bosch y su gobierno democrático 1963. Manolo Tavarez Justo y las Manaclas, Tomas Fernández Domínguez y su movimiento constitucionalista, Francis Caamaño y la guerra patria de Abril 1965, Balaguer y sus 12 años de contrarrevolución, Juan Bosch y Peña Gómez se dividen, uno, Peña Gómez ,toma el camino de la Social Democracia y Juan Bosch se hace más progresista y abraza el socialismo como su norte en la búsqueda del bien colectivo, Don Antonio Guzmán y la apertura a la democracia, el retorno de Balaguer y su gobierno conservador, Leonel Fernández y la modernidad, Hipólito Mejía y la crisis financiera, retorno de Leonel Fernández y el fortalecimiento de su liderazgo, llegada de Danilo Medina al Palacio Nacional y sus iniciativas de hacer lo que nunca se hecho.

Pero la verdad es una cosa, Gobiernos vienen y Gobiernos van y las cosas aparentemente cambian, pero ciertamente no cambian. No disminuye la pobreza, las grandes mayorías de nuestro pueblo siguen en la miseria, no hay oportunidad para nuestra juventud, da pena y coraje como este modelo socio-económico y político excluyente y explotador  arroja  nuestro retoño juvenil  a la desesperanza y a un futuro incierto.

como repuesta a la desilusión de las grandes mayorías, y como dice el profesor Bosch “…el gran hombre aparece en los momentos decisivos de la historia de su pueblo, esto es, cuando una crisis hace estallar los moldes sociales en que ese pueblo ha estado viviendo, a veces durante siglos; aparece entonces porque sus condiciones de carácter, que generalmente han permanecido ocultas para todo el mundo y a menudo hasta para él mismo, le permiten desarrollar una capacidad de acción u otras formas de expresión de su personalidad que resultan ser las más adecuadas para dirigir a las masas en esa hora de crisis…

 Ahí junto a la audacia de un líder que por ahí le llaman el General de los pobres que supo ubicarse a la altura histórica para dar esperanzas a los excluidos, a los pobres de nuestra patria, está ahí esperando el momento al igual que aquel Arañero de Barina, Venezuela que lucho y vivió por los pobres del mundo.

Ahí está el General de los Pobres  planteando una nueva experiencia organizativa, social, política y cultural,  superando errores del pasado y haciendo aportes a los irreversibles cambios sociales de la época:

“Estimamos necesaria una renovación política profunda para mejorar la realidad de los dominicanos. Fortalecer el Estado democrático, a favor de la equidad, el crecimiento económico que genere empleos, así como la defensa de la soberanía nacional con una política exterior sustentada en los principios de nuestra Constitución Política”.

Sigue planteando  el General de los pobres “Necesitamos reformar la política y fortalecer sus instituciones y las prácticas de sus actores, para fortalecer la democracia, despertar las capacidades creativas de los dominicanos y garantizar el cumplimiento de nuestro Proyecto Nacional de Desarrollo.

Requerimos reformas en la economía para impulsar un crecimiento en la productividad y en la competitividad, en más y mejores empleos, que sea equitativo y socialmente sustentable. Exigimos profundizar la política social para luchar contra la desigualdad y abrir oportunidades para la educación, el trabajo, la alimentación, la salud, la vivienda, la cultura, el deporte, la recreación y la justicia y equidad para los obreros, campesinos.

Nuestra propuesta responde a la realidad insatisfactoria de la sociedad en los terrenos político, económico y social, la cual con frecuencia ha desbordado al Estado y que encuentra en la creciente pobreza, en el desempleo, la inseguridad pública y en el agotamiento institucional un espacio propicio para profundizar las diferencias, exacerbar las tensiones y poner en riesgo la viabilidad del país”

Con presteza dice el General: “Para nosotros, en el Partido Cívico Renovador  es indispensable construir un modelo de desarrollo donde la modernización estén ligadas a la justicia y sea producto de una sociedad incluyente e igualitaria. Tenemos que lograr que el mercado y la globalización puedan convivir con un Estado que cumpla sus responsabilidades sociales.

 
Domingo Nuñez Polanco y el General Zorrilla Ozuna, dos hermanos, dos patriotas unidos por la providencia de Dios, en la construcción de una  opción política para liberar la patria de la pobreza y la falta de oportunidades.

Por ello, es necesario pensar y actuar en la globalización, al tiempo de pensar y actuar en lo local. Donde la economía sea motor de un mercado interno competitivo y sólido y la política, con una democracia de calidad, permita una justa repartición de la riqueza. No se requiere un Estado más fuerte, sino un mejor Estado donde:

  1. Fortalecer la soberanía nacional.
  2. Enfrentar y combatir la desigualdad y la injusticia, la intolerancia y la discriminación; ofrecer igualdad de oportunidades para todos.
  3. Alcanzar una sociedad con progreso y bienestar, con educación, salud, paz, seguridad y empleo en las ciudades, campos, pueblos y comunidades de todo el país.
  4. Construir un porvenir digno en armonía con la naturaleza y sus recursos.
  5. Garantizar la gobernabilidad democrática y facilitar los acuerdos entre fuerzas políticas.
  6. Promover el crecimiento económico y la generación de empleos.

¡VIVA LA REVOLUCION LUPERONIANA, DEMOCRATICA Y POPULAR!

QUE ENCARNA EL GENERAL ZORRILLA OZUNA