Leonel y Danilo liderazgo compartido

Ambos tienen “plena conciencia” de que no pueden permitir fisuras en el PLD para evitarle sinsabores al país y seguir en el poder más allá del 2016
 César Medina 
Especial para Listín Diario

Danilo Medina y Leonel Fernández están más cerca de lo que cree el común de la gente, y contrario a quienes azuzan una confrontación entre ellos, cualquier decisión electoral de futuro en el partido de gobierno– incluyendo la conveniencia o no de una modificación constitucional para hacer posible la reelección presidencial–, se discutirá en la cumbre del liderazgo peledeista.

Incluso, se han visto las caras con más frecuencia de la que se pueden imaginar algunos fanáticos de uno y otro bando, y ocasionalmente tratan temas de Estado espinosos sobre los que Danilo consulta también a otros líderes y se agencia experiencias provechosas para la buena marcha de su gobierno… “Aunque Leonel tal vez quisiera que esas cosas ocurran más a menudo”.

Hace unos días, cuando pasaba por Madrid camino a Roma, Medina comentó favorablemente la fluidez de sus relaciones armoniosas con su predecesor y compañero de partido, y valoró el respeto que Fernández ha observado siempre a sus ejecutorias de gobierno manteniendo una distancia prudente para no interferir con el liderazgo que siempre se le debe asumir a un presidente en ejercicio.

“…No, ha sido todo lo contrario; Leonel es respetuoso del espacio de cada uno, se ha manejado con absoluta discreción y jamás ha pretendido interferir en los asuntos del gobierno”, refirió el Presidente cuando le comenté algunos ejemplos de mandatarios de la región que han tenido agruras con sus predecesores del mismo partido por intentar erigirse “en el poder detrás del trono”.

Ambos tienen “plena conciencia” de que no pueden ni propiciar ni permitir fisuras en el liderazgo peledeista para evitarle “mayores sinsabores” al país ante la posibilidad de que cualquier aventura política trastorne los planes que tiene el PLD de continuar en el poder más allá de las elecciones del 15 de mayo de 2016… “Y eso sólo puede impedirlo una división de nuestro partido…”

Una agenda en común…
La agenda peledeista de ahora en adelante tiene elementos convergentes al liderazgo compartido de Leonel y Danilo. En términos electorales uno depende del otro para cualquier alternativa que escoja su partido, independientemente de que uno de los dos figure en la boleta. Más aún en el caso de Danilo que dependería de una modificación constitucional para hacer posible la eventualidad de la reelección, tarea algo menos que imposible sin la anuencia de Leonel.

“Haremos lo que convenga al paísÖ Y también lo que convenga al partido”, han dicho uno y otro entre amigos comunes que le han tratado el tema de la posible repostulación de Danilo en el dieciséis o la conveniencia de que sea Leonel el abanderado del oficialismo.

“Existe conciencia de que el partidismo dominicano no resiste más divisiones”, y como ellos dos controlan casi el 100 por ciento del PLD tienen el compromiso histórico de preservar la unidad partidariaÖ “Ya veremos cómo vienen los vientos en el futuro inmediato, pero quienes sueñan con una división del PLD despertarán con pesadillaÖ”, comentó con unos amigos el Presidente Medina hace pocos días. Lo mismo ha dicho Leonel, que se encuentra ahora mismo en Europa Central en tareas académicas y políticas.

Ambos, sin embargo, resisten serias presiones de sus seguidores para llevarlos a una confrontación extemporánea que defina el futuro electoral del peledeismo cuando faltan todavía dos años para las elecciones y el gobierno ni siquiera ha agotado su primera mitad. A esa carrera se han dejado conducir principalmente los abanderados más fanatizados del secretario general Reinaldo Pared, que aspira a la nominación, y que reclama para sí el respaldo de Danilo.

Los dinamiteros de siempre…
Dirigentes importantes del peledeismo se dejan llevar a una campaña insana contra Leonel que ha rechazado el propio Danilo Medina. Originalmente tiene raíz en la estrategia de Reinaldo Pared y en particular en algunos de sus voceros de prensa que proyectan en el expresidente Fernández a su competidor por la nominación presidencial.

Dinamitar las relaciones que saben armoniosas entre Leonel y Danilo forma parte del plan, que ha seguido con la publicación de versiones interesadas sobre la inconveniencia para el PLD que Fernández termine como abanderado de ese partido en las próximas elecciones argumentando en su contra una supuesta alta tasa de rechazo que muestran algunas encuestas.

Inobservan de forma obstinada que Leonel Fernández se crece en cada insulto en su contra, en cada agravio, en cada descalificaciónÖ Sus seguidores y simpatizantes, sin embargo, no son capaces de entenderlo así y han salido al frente en su defensa, creando una confrontación que se proyecta afrentosa para el futuro inmediato cuando en unas cuantas semanas haya que renovar los bufetes directivos de ambas cámaras en el Congreso.

Como consecuencia de la campaña contra Leonel que se atribuye a Reinaldo, los senadores leonelistas– que hacen mayoría en la Cámara Alta– se niega a renovar el mandato de Pared para otro periodo como presidente del Senado, independientemente de que así lo decida el Comité Político de su partido. Reinaldo lleva ya siete años en la presidencia del Senado.

Boicotear su permanencia en el cargo a contrapelo de la decisión del CP peledeista sería la forma más expedita para precipitar una confrontación entre Leonel y Danilo, aunque ambos están advertidos de que fuerzas opositoras y grupos económicos poderosos se mueven en esa dirección. Por igual podría ser la razón de la campaña de prensa contra el expresidente Fernández, que se sabe tiene también el aliento de los mismos sectores.

No existen evidencias de que Pared participe en tales propósitos, pero está claro que a nadie como a él convendría una ruptura de las relaciones Danilo-Leonel y que se tornen tirantes y cargados de agravios unos vínculos políticos del que ambos han sacado provecho para alzarse con el poder en tiempos y en circunstancias distintas pero apoyado uno en el otro. Aunque también han tenido tiempos distanciados y con los afectos de vacaciones.

Leonel en la equidistancia…
El expresidente Fernández ha mantenido la equidistancia cuando sus enemigos van a los medios a insultarlo, a veces llenos de ira, haciendo alardes de sus perversidades, de sus miserias humanas, exhibiendo sus dotes para difundir chismes, intrigas, mentiras y acusaciones falsas. Como ocurrió en días recientes con un deslenguado que fue a Hoy Mismo y sorprendió a sus productores.

“Él jamás ha respondido esos insultos y no se da por enterado, no los ve, no los escucha, nos los leeÖ” Pero quienes sí lo hacen terminan aceptando a Leonel como su líder con el simple ejercicio de las comparaciones.

(+)
¿QUIÉNES LO INSULTAN? ¿QUIÉNES LO DESCALIFICAN? ¿QUIÉNES LO AGRAVIAN?

“La gente no es tonta… Observa el origen de los ataques desconsiderados, las razones de esas críticas infundadas, los motivos de las descalificaciones… Y sin mucho esfuerzo encuentra de inmediato las razones… Que no son nada políticas y sí personales motivadas casi siempre en la envidia o en la amargura y el rencor”.

Será la misma suerte que correrá Danilo con algunos que le lanzan pétalos hoy y le tirarán dardos envenenados cuando en dos años abandone el poder, incluyendo a algunos que actualmente ocupan posiciones en su gobierno.

¿O no se está viendo que entre los detractores de Leonel los hay que estuvieron en su cercanía durante los 12 años de su gobierno, incluyendo a un ministro que hoy es su peor enemigo? “Danilo está consciente de eso, y por eso a algunos que se le han acercado con la intención de llevarle chismes e intrigas contra Leonel, los ha parado en seco… “Mire, compañero, Leonel y yo somos amigos y tenemos el propósito común de hacer posible una democracia participativa que retorne el prestigio a la clase política…”, le dijo el Presidente hace unos pocos días a un dirigente del PLD que le fue con una intriga política.

Y Leonel ha actuado en consecuencia sin permitir que sus colaboradores intenten predisponerlo con el Presidente por razones personales o porque no han sido favorecidos en estos dos años de gobierno. En eso los dos están siendo inteligentes, sin permitir que la intriga política erosione una relación de casi 40 años…

El precio del oro y el petróleo: qué esperar

Antonio Ciriaco Cruz
ciricruz1[@]hotmail.com

La evolución de los precios del oro y el petróleo constituye un elemento de alerta y riesgo de posibles choques externos, positivos o negativos, para la economía dominicana. Hoy día, la relevancia de estos “commodities’, en particular el oro, debe de alertar a los diseñadores de políticas públicas para que den seguimiento especial al comportamiento del mercado de estos bienes.

Además que, después de la firma del contrato con la Barrick Gold y su posterior renegociación, la evolución del precio de este metal es de suma importancia para las finanzas públicas.

El solo hecho de, la Reserva Federal de los Estados Unidos (FED), anunciar la reducción de los estímulos monetarios conforme el comportamiento de la tasa de desempleo, ha desatado cambios en los mercados internacionales, provocando aumentos en el precio de oro y del petróleo, igualmente depreciando las principales monedas del mundo.

Tradicionalmente, los inversionistas utilizan el oro para resguardar sus riquezas y activos, especialmente a medida que los gobiernos apliquen políticas que sean inflacionarias o generen expectativas de inflación futura, por lo que el oro conserva poder adquisitivo (y la riqueza de los inversores) en virtud de su fuerte relación inversa con el dólar estadounidense y su papel en la cobertura de inflación a largo plazo.

Con la recuperación paulatina de la economía norteamericana, la reducción de los estímulos monetarios y la recuperación económica de la zona euro, estos dos precios han venido subiendo. En el caso del oro, su precio está en 1,319 dólares la onza troy, y el del petróleo ha sobrepasado los 100 dólares el barril.

Estas tendencias tienen resultados contrapuestos: por un lado, los aumentos de precio del petróleo vulneran la estabilidad macroeconómica, a través de mayores tasas de interés, tipo de cambio e inflación; por otro lado, precios altos del oro tienen el efecto inverso.

En este último caso, hay que estar muy pendiente de la reducción de los estímulos monetarios por parte de la FED, porque si su desmonte dispara la inflación, el precio del oro seguirá aumentando, de lo contrario su precio no pasará del actual y podríamos vernos en el peor de los mundos: precios bajos del oro y precios altos del petróleo.

Hace 61 años, EEUU ejecutaba a los esposos Rosenberg

rosenberg

Por Gabriel Molina

Los esposos Ethel y Julius Rosenberg, neoyorkinos de ascendencia judía, fueron ejecutados en la silla eléctrica el 19 de junio de 1953 en la prisión de Sing Sing, acusados de entregar información que supuestamente posibilitó a la Unión Soviéticaacceder al secreto de la bomba atómica.

El proceso judicial fue muy cuestionado en el mundo. El intelectual Jean Paul Sartrelo llamó un linchamiento legal, pues se inspiraba en crueles persecuciones a las ideas socialistas de las que fueron víctimas militantes y simpatizantes en Estados Unidos. Muchos tuvieron que cumplir largas penas de prisión solo por admitir que las sustentaban.

El proceso de los Rosenberg dio trigo a las pesquisas del FBI, enrumbadas desde el Congreso por el Comité de Investigación de Actividades Anti-norteamericanas del Senado, presidido por Joseph Mc Carthy, mientras en la Cámara de Repre­sen­tantes lo hacíaRichard Nixon.

Documentos desclasificados y testimonios hacen comprender que la ejecución de los Rosenberg fue un producto de la distorsión de la opinión pública allí, soliviantada por las campañas dirigidas a crear un fantasma del comunismo que justificase medidas represivas en el orden interno y contiendas bélicas en el exterior, todo para mantener altos los gastos militares y crear un nuevo poderío basado en la terrible arma atómica.

El origen del suceso hay que buscarlo en los años cuarenta, cuando se rompió la coalición anti-fascista que había unido a los países aliados contra el eje nazi-fascista y se dio paso a la llamada Guerra Fría. El comienzo de esta peligrosa etapa de la historia se ubica a partir de la muerte del presidente Franklin Delano Roosevelt.

El primer ministro británico Winston Churchill había perdido por amplio margen los comicios de 1945 ante su rival Clemente Attlee. Pero había acordado con el recién electo presidente estadounidense Harry Truman discutir entre ellos an­tes de sostener una reunión tripartita con el líder soviético Joseph Stalin. La cita, que tenía por objetivo afinar el futuro del mundo tras la victoria frente a Alemania, finalmente se dio en Postdam entre julio y agosto de 1945.

Churchill quería comunicarle, sobre todo, su inquietud con los soviéticos, a partir de “su falsa interpretación de las decisiones de Yalta (febrero 1945), su actitud hacia Polonia, su abrumadora influencia en los Balcanes, con excepción de Grecia, las dificultades que crean sobre Viena, la combinación del poderío ruso y los territorios bajo su control u ocupados”…(1).

Truman no era difícil de convencer. El 27 de julio de 1941 había declarado al New York Times: “Si vemos que Alemania va a ganar la guerra, debemos ayudar a Rusia. Si vemos que Rusia va a ganarla, debemos ayudar a Alemania y dejar lo más posible que se maten entre sí”.

Churchill transitó un camino trillado. El futuro director de la CIAAllen Dulles, ya uno de los jefes de la naciente inteligencia y el general Karl Wolff, jefe de las SS en Italia, se reunieron en Zurich el 12 y el 15 de marzo de 1945, bajo protesta de los soviéticos que tenían el derecho de participar. Dulles planeaba aprovechar la inteligencia alemana sobre Rusia, como preludio de acuerdos para que jefes militares y de inteligencia del III Reich se rindieran a EE.UU. y Gran Bretaña, salvasen el pellejo y sirvieran a los planes de dominio mundial de ambas potencias.

Cuando Truman confirmó a Churchill que los ensayos para explotar la bomba el 17 de julio habían sido positivos, decidieron que ya no necesitaban de los rusos para que ellos invadiesen a Japón por Manchuria y completar así el fin de la Segunda Guerra MundialYa Estados Unidos no debía jugar un papel de contrapeso entre la Unión Soviética y el Reino Unido como pensaba Roosevelt.

Rusia había ganado prestigio al comenzar la invasión de Alemania antes que nadie, pero en ese momento el poseedor de la bomba atómica se convertía en el verdadero poder militar y político del mundo. EE.UU. y la URSS se mantuvieron aliados hasta el final de la guerra, pero Washington nunca informó a Moscú sobre la búsqueda del arma atómica ni del Proyecto Manhattan. La sorpresa de su detonación fue tremenda.

Menos de un año después de la cita de Postdam, Truman invitó a Churchill a visitar Estados Unidos. Ya sin la investidura de primer ministro, mas con la aureola de haber sido el conductor del Reino Unido en los difíciles años de la Segunda Guerra Mundial, Churchill viajó a Cuba (donde había estado en 1895 durante la guerra de Independencia) antes de ir a Norteamérica. Comprobó mientras disfrutaba de los habanos Romeo y Julieta que “su prestigio internacional no había sufrido por su fracaso electoral” (2).

El gran viraje de ambas potencias se hizo público a partir del famoso discurso del ex primer ministro británico en Fulton, Missouri, cuando pronunció por primera vez ante los medios su famosa frase sobre la “cortina de hierro”. Algunos señalan ese momento como el principio de la Guerra Fría.

Truman abiertamente abandonó las posiciones conciliatorias de Roosevelt y adoptó las agresivas de Churchill, que tanto habían molestado ya a Stalin por la demora, hasta 1944, en abrir el frente de guerra del oeste.

Como una curiosidad histórica, la celebración a comienzos de junio de este año del aniversario 70 del desembarco en Nor­mandía, es decir, la apertura del segundo frente por parte de los aliados, se celebró en medio de un nuevo diferendo con Rusia, esta vez sobre Ucrania. Una evidencia más de que la historia tiende a repetirse.

Aunque Henry Wallace y Henry Stimson, secretarios de Co­mercio y Defensa respectivamente, habían defendido la posición del difunto Roosevelt de sostener relaciones normales con los soviéticos; Stettinius, Vinson y Forrestal, secretarios de Es­tado, del Tesoro y Marina respectivamente, apoyaron cambiarla. Los dos últimos se distinguieron más tarde “cazando brujas” con McCarthy.

El viraje trajo como consecuencia el rompimiento de los aliados contra el fascismo. Las campañas contra los comunistas se reiniciaron a la sombra del Plan Marshall y tuvieron su momento culminante en las campañas maccartistas, en especial el proceso y ejecución de los Rosenberg.

Sus condenas los convirtieron en los dos únicos civiles norteamericanos ejecutados en la silla eléctrica durante la llamada Guerra Fría. Para lograrlo, se les acusó también por los miles de muertos en la Guerra de Corea, tratando de hacer esa contienda más aceptable. Sartre fue certero. Era lo más cercano a los linchamientos.

(1) André Fountain. Histoire de la Guerre Froide. Fayard 1965 Paris, p. 324.
(2) Winston S Churchill. Memorias de la Segunda Guerra Mundial. Ediciones Peuser. 1961 Buenos Aires, p. 1014.

(Tomado de Contrainjerencia)