Publicado en EL HOMBRE Y SU HISTORIA

RECORDANDO A ROSA DUARTE EN EL DIA DE LA MADRES

Por Domingo  Núñez  Polanco

Rosa_Duarte
ROSA DUARTE

En este día de la madre, la que engendra una vida y durante nueve meses  la lleva en su vientre desparramando ternura a todo dar a ese ser que saldrá de sus entrañas que por toda una vida será la razón de su existir. Pero hay algo que no podemos dejar de aceptar; hay madres, que para sentir  el profundo amor filial no necesita que alguna criatura nazca de entre su vientre, sienten igual y no en pocos casos un sentimiento de mayor profundidad. En la historia Dominicana, hay un caso semejante; se trata de Rosa Duarte, la hermana del patricio Juan Pablo Duarte, no tuvo hijos, pero para ella los hijos de esta patria lo eran por igual. Hoy queremos recordar a Rosa Duarte en nombre de todas las madres dominicanas.

Rosa Duarte además del altísimo honor de ser hermana del Padre de la Patria y fundador de la República, Rosa Duarte, figura en la historia como una de las mujeres que estuvieron al tanto de los secretos revolucionarios de los patriotas independentistas, para los cuales supo convertir en balas las planchas de plomo que había en el almacén de su padre, y a su acuciosidad y a su amor debe la historia nacional el valioso documento que se conoce con el nombre de Diario de Rosa Duarte. Destaca el ardiente amor de la revolucionaria por el suelo donde nació, por cuya libertad derramó amargas lágrimas, sufrió persecuciones, perdió sus bienes, padeció destierro perpetuo en unión de su madre, de sus hermanos, hermanas y sobrinos y vio desvanecerse las ilusiones de su juventud al quedar sin novio, fusilado junto a las tapias del cementerio de El Seíbo.

“Si hay una dominicana digna de la consagración del mármol esa es Rosa Duarte: por su vida y su obra, por sus padecimientos, por su permanente consagración a esa angustiosa vida de dolores de quien se entrega, como ella, a los recuerdos de la Patria y sufre en carne viva sus inacabables infortunios”, escribió Rodríguez Demorizi quien editó y anotó los Apuntes que la virtuosa hermana del patricio tuvo la visión de conservar porque son “el punto de partida, la primera fuente y la base por excelencia para emprender cualquier indagación y análisis referentes” a Juan Pablo Duarte.

No nos olvidemos de Rosa Duarte quien con sus Apuntes nos legó un relato de primera mano sobre los acontecimientos del 27 de Febrero.

Rosa Duarte ha merecido el reconocimiento de una calle de Gascue, nombrada así por iniciativa del regidor Alberto Arredondo Miura, el veintisiete de enero de 1930. El acto de bendición y colocación de  rótulos se efectuó el quince de julio de ese año. A los acordes del Himno Nacional, el entonces presidente del Ayuntamiento descubrió una tarja de mármol con el nombre de la llamada “heroína del sacrificio”. la entrega de Rosa a proteger y cuidar a la madre y a los hermanos, la devoción y admiración que manifiesta por Juan Pablo, el desprendimiento al aceptar vender las propiedades heredadas para invertir en la lucha por la independencia y el paciente amor hacia Manuel, el hermano que enloqueció en el exilio. “Es una mujer sui generis para la época, en todo momento pienso en ella como en una mártir. Mujer de talento natural y de virtudes sobresalientes, supo conservar hasta el fin de sus días en estado de pureza, todos los sentimientos nobles y delicados que le inculcaron sus padres con una educación esmerada, habiendo rendido siempre un culto especial al que entre sus deudos era don natural: el del patriotismo, que no pudieron mitigar en ella ni la injusticia de los hombres ni el rigor del infortunio” (Quisqueya Lora)De Rosa se conoce una foto de juventud y un óleo en edad adulta que se exhibe en el Instituto Duartiano. “Hay unos paradigmas creados en función de las grandes gestas militares, las acciones de poder, de fuerza, y quizá hay muy pocas mujeres que puedan competir, creo que hay grandeza a todos los niveles, Rosa jugó su papel, incluso, hasta en su papel maternal hubo grandeza”.Considera Lora Hugi que la figura de la hermana predilecta de Duarte “merece mayor estudio y entiende que el honor de la calle “es significativo, pero no suficiente. A los historiadores les toca incluirla en el relato histórico, que cuando se lea sobre la gesta independentista no sólo se piense en la Puerta del Conde, en el Trabucazo, sino en esa mujer excepcional que también fue un gran apoyo para Duarte y que poseía una capacidad de percepción del valor histórico, del gesto duartiano, trascendente y significativo. Si no hubiera sido por su libro, pocas noticias tuviéramos del Padre de la Patria, los amigos escribieron pero ella tenía un conocimiento de él diferente, por ser la hermana, porque la vivencia al lado de  Duarte, fue otra”.

El 26 de octubre de 1888 falleció en la calle Sur 1, casa 129, de Caracas, a causa de disentería. Al año murió su hermana Francisca y un año después, el ocho de agosto de 1890 murió Manuel, también en Caracas, con cuya partida desapareció por completo la familia Duarte Diez.

 “La que mantuvo mayor comunicación y contacto con su hermano, y quizás por eso el documento fundamental para escribir sobre la vida de Duarte, desde el punto de partida de los historiadores, es el códice que se conoce como Diario de Rosa Duarte” (Juan Daniel Balcácer)

A Rosa le tocó además vivir con Juan Pablo en Venezuela desde 1872 hasta su fallecimiento. Fue precisamente ella quien, junto a sus demás hermanas, estuvo con él en su lecho de muerte hasta que esta ocurrió por fin el año 1876.

 Domingo  Núñez  Polanco

Publicado en ARTICULO Y OPINIONES

PARTIDO CÍVICO RENOVADOR ASUME LA FORMACIÓN POLÍTICA CON VISIÓN ESTRATÉGICA.

El Partido Cívico Renovador se define como un amplio proyecto   democrático, social y solidario inspirado en el  legado de amor a la Patria heredado  de nuestro padre fundador de la República General Juan Pablo Duarte,  de nuestro General eterno, héroe de la guerra patria de la Restauración, General Gregorio Luperón, del maestro apóstol Juan Bosch, entre otros altos referentes históricos que han llenado de gloria el camino hacia  las luchas libertarias en defensa de las mejores causas del Pueblo Dominicano.

El PCR en una concepción de progreso de la sociedad asume como principios:
• Ser un instrumento de promoción de los valores históricos, culturales, socioeconómicos y humanistas de la  República Dominicana.
• Tiene como proceso de toma de decisiones el centralismo democrático y rechaza cualquier forma de dirección autoritaria o despótica.

• Objeta el clientelismo político como respuesta a los males que afectan a nuestro país.
• El PCR constituye un instrumento de Organización  que recoge las aspiraciones, intereses y demandas de la ciudadanía,  comprometiéndose  con las mejores causas de las grandes mayorías.

• La participación política debe entenderse como una tarea de servicio público y representación de los diversos intereses y aspiraciones de la sociedad.

• El Partido Cívico Renovador se propone la construcción de una nueva cultura política fundada en  valores; y contribuir a la creación de la dimensión ética e igualitaria de la política, sustentada en el humanismo, en el compromiso democrático y la vocación social.

• El PCR se propone ser un espacios  para el  debate de las ideas, de propuestas, de autogestión ciudadana y de solidaridad  como alternativa   a las formas de hacer política clientelar y populista del liderazgo político tradicional.
Esta forma de hacer política debe ser compromiso de cada uno de las y los miembros del Partido  no sólo de cara a la sociedad sino también en nuestra actividad  al  interior de la organización, donde debemos actuar con responsabilidad.
Toda esta visión de partido, es decir del PCR, la lograremos siempre y cuando asumamos la  formación política con una visión estratégica

La formación política nos permite desarrollar nuestra capacidad de observación y  análisis, la comprensión de la intensa y conflictiva convivencia humana, nos proporciona herramientas claves para avanzar en nuestro nivel de conciencia social, formación ciudadana y nos motiva a asumir un compromiso.
Pero la formación política se completa cuando se desarrolla en la vida y en el que hacer de los dirigentes  una  visión táctica y estratégica  de cómo transformar la sociedad  hacia un mundo de justicia social, donde haya oportunidad para todos.

La visión estratégica del PCR, mediante estos procesos organizativos y educativos va en la dirección de adquirir una capacidad que nos permita construir un poder propio, ya que quienes carecen de poder propio, viven a la sombra de un poder ajeno. Construir un poder propio es armar redes y tejidos orgánicos en el territorio donde se vive, en la empresa donde se trabaja, y en el escenario donde se libra la batalla de todos los días por la sobrevivencia (El Barrio, centro de estudios, centro de trabajo…)

Lo más importante para el PCR es pensar en crecer cualitativamente, mediante el desarrollo político, teórico y práctico de cada miembro, militante y dirigente del Partido es decir, crecer en conciencia política, en el tipo de conciencia política que se adquiere con el estudio y con el trabajo práctico en el seno de la sociedad.

De manera que podamos hacer un líder de cada miembro, militante dirigente del PCR, un líder capaz de producir ideas políticas y también capaces de ponerlas en práctica dentro de un método de trabajo partidista, no personal.

La educación política es y será siempre un requisito que determine la militancia dentro del Partido y que por tanto sea obligatoria, y que a mayor nivel organizativo corresponda una mayor intensificación y profundización de los estudios, cuyos planes es deber y obligación de la Secretaria Nacional de Educación, elaborarlos y hacerlos cumplir.

Todos los hombres, mujeres, jóvenes, estudiantes, discapacitados, tanto de la zonas rurales como de la urbana que entran en el Partido por la puerta de los Comités Renovadores CR9 (Estructura de base) comienzan su tarea aprendiendo a ver desde un punto de vista científico como ha ido produciéndose la historia de nuestro pueblo.

EL MILITANTE POLITICO

Algunos hermanos, amigos y compañeros no se han dado cuenta todavía de que el PCR no es el PRD ni el PLD. No puede serlo. En un partido populista, cabe todo el mundo sin hacer definiciones ideológicas, y el PCR no puede ser eso. El PCR tiene que ser un partido con definiciones claras de lo que es el militante y simpatizante. Lo primero que se requiere para ser militante de un partido es aceptar y defender su posición ideológica sin un titubeo; no todo el mundo está dispuesto, ni tiene las condiciones que se necesitan para sacrificar tiempo y energía en servicio del Partido. En su defecto puede ser simpatizante, que de por si en nuestro partido adquiere categoría estatutaria, con deberes y derechos definidos.
En otros partidos, en el PRD por ejemplo, no hay diferencia entre militantes y simpatizantes, pero en el PCR debe haberla.

Cuando un ciudadano o simpatizante entra a formar parte de un CR9 tiene que demostrar condiciones de interés partidario para pasar entonces a niveles de militante; incluso de líderes del partido  en su entorno, ya sea en el propio CR9, en el bloque o en la dirección municipal o provincial, incluso hasta llegar a la dirección nacional.

Publicado por Domingo Nuñez Polanco en 16:39