Quiero vivir en un mundo donde escaseen cuerdos

El cuento de Saliary

Querida mía. Querido mío.
Creo que no estoy del todo cuerdo.

Un cuerdo no crearía señales cada noche,
para que al despertar sienta usted cómo le deseo.
Un loco estaría seguro de que usted devora cada señal,
y planea junto al café, una a una, cada respuesta.

Un cuerdo no notaría su exaltación cuando mis labios pronuncian palabras.
Un loco observaría cómo se fija usted en ellos, y cómo una exhalación entreabre su boca, como si soñase que me besa.

Querido mío. Querida mía.
Fantaseo que al cerrar sus ojos me encuentra
en la imaginación que envuelven sus párpados.
Sobresaltan sus pupilas.

Me hallo aquí, jugando a que no estoy del todo cuerdo.
Cuando recobro la cordura: me desquicio.

Me gusta pensar que puedo hacer con mi afecto, lo que el agua a las piedras: caricias.
Hasta tatuarme en su pecho.

El deseo huele a frenesí.
El desenfreno une mis…

Ver la entrada original 380 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s