Fernando Alvarez Bogaert :Discurso Universidad Autónoma de Santo Domingo

f0a8c1518203e6e58749f42315129a4f

Fernando Alvarez Bogaert es uno de los más destacados hombres públicos dominicanos post Trujillo. Fue secretario de Agricultura, director del Consejo Estatal del Azúcar, embajador en Venezuela y en España y secretario de Finanzas. También fue alto dirigente del PRSC y candidato vicepresidencial en la boleta del PRD que encabezó el doctor José Francisco Peña Gómez. Alvarez Bogaert es un académico, economista reconocido, con estudios en universidades norteamericanas. A continuación el texto del discurso que pronunció el miércoles 30 de septiembre del 2009 en la Sala Manuel del Cabral de la Biblioteca Pedro Mir de la UASD, en ocasión de ser investido como profesor honorario de la Universidad Autónoma de Santo Domingo.
La construcción del futuro

   Expreso mi más  profundo agradecimiento a la Universidad Autónoma de Santo Domingo, institución educativa primaria del país desde su fundación en el año 1538 por haberme otorgado esta distinción en este momento de mi existencia. Únicamente mi yo profundo conoce el significado de la misma. Y expreso mi agradecimiento a su Rector Magnífico, Doctor Franklin García Fermín, amigo entrañable  y  a cada uno de los que hicieron posible este reconocimiento que reconfortará mis días venideros.
El rol histórico de la Universidad
Uno de los roles más significativos, en el sector social y educativo en toda la historia del país, le corresponde a la Universidad Autónoma de Santo Domingo. Hay aspectos de este rol que es evidente para todos: ha formado una cantidad de profesionales pertenecientes a cada lugar del país, de modo que su ejercicio se  derrama  generosamente por el territorio  nacional, Muchos de sus egresados han jugado papeles estelares en los eventos de mayor significación  de nuestra  historia. Pero el rol fundamental de esta universidad lo encontramos,  en un país donde no existe una red social, en haberse convertido, como lo planteamos en este recinto hace seis años, en la gran niveladora social de la República Dominicana.
La Universidad Autónoma de Santo Domingo ha contribuido grandemente a mitigar las grandes diferencias económicas y sociales prevalecientes en nuestro país, al permitir que ningún joven con talento y determinación, por pobre que sea, no alcance su  sueño: convertirse en profesional.
Posee  dos logros extraordinarios contrarios, precisamente, al rumbo, profundamente equivocado que ha tomando el país. Nos referimos a la creciente y excesiva concentración en la Capital en perjuicio de los pueblos del interior y al escaso apoyo que se le da a la mujer para que ocupe el lugar que le corresponde. Esta universidad ha enfrentado con decisión estas dos aberraciones: mantiene abierto 14 centros regionales que han permitido que decenas de miles de estudiantes de provincias pudieran graduarse, que de otra manera no hubiera sido posible. Actualmente, en su matricula el 66%    corresponde a las mujeres, algo insólito en una nación en la que se les han impuesto tantos obstáculos de carácter discriminatorio. Cuando, inevitablemente, se logre el triunfo de la equidad de género la Universidad Autónoma de Santo Domingo emergerá como agente protagónica de esa hazaña                                                        
Significación de este acto
El día de hoy constituye uno de los  más importantes en mi carrera pública que empezó en el 1966 cuando regresé al país, luego de ocho años de ausencia. En ese lapso estudiaba economía, becado por dos importantes universidades norteamericanas: la de Purdue y la de Columbia.
La caída de la dictadura de Trujillo y la Revolución de abril  de 1965, sofocada por la intervención norteamericana, ocurrieron en tiempo de mi ausencia. Sin embargo, mi estadía en los Estados Unidos representó una época fundamental para mi formación académica y humana.
Años tumultuosos en los Estados Unidos
Esos años fueron tumultuosos en los Estados Unidos, dominados por tres eventos esenciales: la lucha por los derechos de los ciudadanos de color, la lucha en contra de la guerra de Vietnam y el asesinato del Presidente Kennedy. Para mí, no obstante ser extranjero, las luchas a favor de los derechos civiles se convirtieron, concomitantemente con los  estudios, en la parte fundamental de mi vida. Marché, como miles de estudiantes universitarios de la época, junto al  Dr. Martin Luther King. De él aprendí, que en todos los momentos históricos hay, simultáneamente, luces y sombras. Asimismo que había que ser pragmático y adoptar una actitud conciliadora  con todo el que fuera necesario, que contribuyera a hacer más fulgurante las luces y, a la vez, ayudara a mitigar los efectos negativos de las sombras.Muchos de sus seguidores, traumatizados por las grandes injusticias, a través de las décadas, no compartían la actitud del Dr. Martin Luther King de aceptar la participación de personas que en el pasado habían tenido actividades y actitudes negativas al proceso. El insistió e impuso su posición en el movimiento. Para él todo ser humano tenía el derecho de reparar sus errores, y que esa reparación constituía un acto poderoso de liberación que contribuiría a hacer la causa cada vez  más poderosa. El tiempo le dio la razón a la actitud visionaria de ese gran hombre.
El tiempo le dio la razón a Martín Luther King
Lyndon Johnson, sureño de perfil político muy conservador y con relaciones históricas con figuras adversas a la causa de los derechos civiles, catapultado por el trauma del asesinato del Presidente Kennedy, procedió a aprobar  leyes radicales a favor de los derechos civiles que demolieron todos los obstáculos legales que habían sostenido durante 200 años la abominable segregación racial en los Estados Unidos.

Desafiando la verdad convencional
En lo referente a lo  académico, aprendí de varios eminentes economistas que el estudio y la investigación eran muy importantes, pero no suficiente. Que había actitudes que eran fundamentales en el ejercicio de la economía, como por ejemplo, no conformarse con la verdad convencional, sino analizar los problemas desprovistos de cualquier prejuicio que pudiera contaminar los resultados. En adición, aprendí que los conceptos de  sobriedad, institucionalidad y, transparencia eran decisivos para liberar a una nación del subdesarrollo. Y, además, me enseñaron que el rol principal del liderazgo político y económico era, y continúa siendo, el lograr conjugar, con eficiencia, ética y frugalidad, tres aspectos esenciales: estudiar continuamente  las lecciones del pasado para aprender de los logros y errores, gerencial el presente construyendo al mismo tiempo el futuro La posición pragmática, pero ética de Martin Luther King y la actitud iconoclasta que me enseñaron en Columbia marcaron para siempre mi posición hacia la vida.
Nacemos con un destino
Procedamos a realizar, en líneas generales, una evaluación de las lecciones del pasado que nos llevaron a crear un presente que ha impedido lograr el fin fundamental de una nación: la construcción permanente del futuro. Al final, planteamos lo que consideramos las acciones que hay que tomar para lograr ese objetivo imprescindible.
Regresé al país para escribir la tesis y retornar para enseñar e investigar en una universidad norteamericana. Pero en el proceso de recuentro con el país, sucedió un hecho importante en mi vida personal, conocí a la que hoy es mi esposa con la cual contraje matrimonio a finales del año 1965. El otro evento significativo fue que con 25 años de edad fui nombrado Secretario de Estado de Agricultura en uno de los momentos más convulsionados de nuestra historia. Me pregunté si podía ser al mismo tiempo un funcionario modernizador y  un amortiguador de los excesos y la intolerancia de la época. En mi respuesta, afirmativa, tuvo un peso preponderante las relaciones de hermanos que tenía, desde niño, con José Francisco Peña Gómez. Con él, especialmente, durante el período del año 1966 al 1978, salvamos muchas vidas, incluyendo la de él en incontables ocasiones. Juntos fuimos protagonistas de muchas acciones, algunas conocidas, otras a ser reveladas próximamente, que contribuyeron a evitar eventos que hubieran afectado negativamente el proceso democrático dominicano. Esa identidad de propósito, y respetando el hecho de que militábamos en partidos diferentes, duró, sin haber tenido nunca una diferencia,  hasta el mismo día de su muerte en el 1998.

Un nuevo modelo económico
Concomitantemente del 1996 al 1975  me tocó dirigir, primero la Secretaría de  Agricultura y luego el CEA, después, donde la gestión se caracterizó por la implementación de las prácticas más avanzadas tanto en los aspectos operacionales como en los fabriles y en las siembras y los cultivos, logrando esas instituciones su máximo esplendor histórico. Este hecho, junto a las leyes de incentivo industrial y turístico, promovió un vigoroso crecimiento económico balanceado con gran frugalidad, sin endeudamiento externo, con una exportación creciente de bienes y servicios, dando como resultado una impresionante creación de empleos.
Me siento obligado a resaltar dos aspectos:
a. En el crecimiento explosivo de la producción del CEA jugaron un rol preponderante los líderes de sindicatos libres que eran parte integral de la operación del CEA.b. Entre el 1968 al 1972 se enviaron más de 150 jóvenes a estudiar ciencias agrícolas a prestigiosas instituciones del exterior para que luego fueran los principales protagonistas en el proceso de convertir la agropecuaria dominicana en la más eficiente de América Latina.

A mediados de los años 70, llegó al país la Ley PL-480 mediante la cual los norteamericanos vendían a precios altamente subsidiados, a diez años y casi sin interés, sus excedentes, lo que se constituyó en un caso extremo de competencia desleal y de distribución social. Nosotros hicimos todo lo posible, y lo indecible, para detener la aplicación de esa ley. Con la eventual aplicación de esa ley se inició el calvario de la zona rural.
El modelo de crecimiento balanceado con endeudamiento moderado fue continuado, pero con algunas importantes modificaciones por los gobiernos de Don Antonio Guzmán Fernández y el del Dr. Jorge Blanco. Ahora,  ¿cuáles fueron esas modificaciones?, veamos:1.  Empezó un aumento rápido en el número de empleados públicos.2.  El uso de la PL-480 se generalizó, afectando gravemente el sector rural. Muy especialmente en la zona fronteriza, donde existía, debido al cultivo de maní, una prosperidad moderada. De hecho, la frontera. Jamás se recuperó de los efectos de la implementación de esta ley.

Un cambio profundo de paradigma
A partir de ese momento, se inició paulatinamente el proceso de cambios del modelo que había funcionando bien. Se planteó que la agropecuaria no era competitiva y que empobrecía a la población. La elite que se había formado en el exterior para hacer la revolución agropecuaria fue relegada de una manera mal intencionada. La expresión extrema de esta nociva y nada patriótica actitud fue la destrucción del Consejo Estatal del Azúcar, el cual, en su punto máximo, tenía más de 40,000 obreros, más de 20,000 colonos y más de 100,000 empleos indirectos.
El nuevo modelo se sustentaba en las exportaciones de servicios y en la ampliación del consumo a través de un aumento creciente en el número de empleados públicos y un incremento exponencial en los gastos corrientes. Este modelo burocrático y politizado, que se aceleró exponencialmente en la década del noventa, se caracterizó por concretarse en el manejo del presente (el inmediatismo) a expensa de la  construcción del futuro, que es el elemento esencial en el progreso de una nación.
Con mi renuncia al Partido Reformista y mi alianza con José Francisco fue, precisamente, para crear un frente amplio que retornara al modelo económico balanceado, pero revistiéndolo de una mayor equidad social. Los terribles acontecimientos del 1994 eliminaron el último obstáculo a la entronización de un modelo desbalanceado, altamente dependiente del exterior, orientado a crear decenas de miles de empleos  gubernamentales para compensar los perdidos en la agropecuaria y la industria,  lo que condujo,  inevitablemente, a la creación de un Estado hiperburocrático caracterizado por una politización excesiva.Una nación anclada en el presente
El tiempo presente secuestró al pasado y al futuro. Se adueñó de los espacios temporales  y de los escenarios. El presente, como animal insaciable, todo lo devoró. Este presente, al que nos referimos, corresponde al espacio temporal que abarca las dos últimas décadas. Lapso en que tapiamos la ventana que nos permitía vislumbrar los horizontes.Nos dejamos seducir por la magia de lo inmediato, del menor esfuerzo y engendramos este drama, este modo de vida marcado por la incertidumbre, la falta de certeza, el dejar hacer, el delegar responsabilidades, por el predominio de la improvisación y el facilismo. Todo este cúmulo de grandes desaciertos generados en los distintos estamentos de la sociedad ha desencadenado graves consecuencias, como el deterioro del espacio de las nuevas generaciones, pues el mundo no termina con nosotros.     Esta es la realidad que se nos ha impuesto: estamos anclado en un presente estático. El pensar y actuar se refugia en una inmediatez bien consciente y muy bien inducida por los grupos de mando. La creación permanente del futuro no es prioritaria, y sólo se menciona de una manera retórica. Nos desenvolvemos en el espacio temporal que posee menos firmeza: el presente. Obviamos el que vitaliza la  visión y el proyecto, el futuro. No importa las experiencias que aporta el pasado, de ahí tantos equívocos y errores. Esta actitud, la de asumir como único espacio el presente, proviene de una metamorfosis que, a toda costa, no se quiere recordar. Se entierra la  dignidad de los actos del pasado, la forma de vida del presente borra todo asomo de heroísmo.Asistimos, aunque sea de espectador, a la fiesta de un  consumismo extremo muy por encima de nuestra capacidad real de nación. La sobriedad y la mesura han sido virtualmente obviadas, relegadas, como virtudes humanas.Este afán de desconocer el futuro, de anclarnos en el ahora, nos lleva a desconocer nuestra propia naturaleza, nuestra propia identidad.El hombre y la mujer tienen que imprimirle permanente sentido de misión a la vida. ¿No es acaso, nos preguntamos: que un proyecto que se afirma en la inercia, en el inmovilismo, en el  delegar en otros, una franca expresión de irresponsabilidad ciudadana? Nacemos para algún fin, no somos, o no debemos ser, un dígito más de la computadora universal, sino personas con voluntad viva, con visión de vida y con un sentido de misión, de lo contrario nuestra vida sería estéril.El panorama al que hemos asistido se caracteriza por la preeminencia de un individualismo extremo donde el yo reina campante por encima de todas las cosas.Veamos en líneas generales las consecuencias de esta forma de ejercer el poder público y el privado tanto en el ámbito económico-social como en el político-institucional.Efecto en el ámbito económico-socialProcedamos,  a grandes líneas, a presentar los resultados reales de este proceso que se ha incubado durante casi dos décadas de concentración casi total en el presente:
a.     Un aumento exponencial en el número de empleados públicos hasta llegar a la increíble suma de  600,000 en una nación de apenas 10 millones de habitantes.b.     Un aumento en la deuda pública (externa, interna). De hecho, tan solo del 2,000 a un proyectado para el 2009, el endeudamiento externo y el interno dolarizado a la tasa de cambio actual (sin considerar los certificados del Banco Central) aumentó de 4,142 millones de dólares a cerca de 13,000 millones si contamos los certificados del Banco Central como deuda, el aumento fue en el mismo lapso de 4,142 millones de dólares a 18,000 millones de dólares.c.      Como consecuencia de estos dos incrementos, el excepcional crecimiento de las recaudaciones  en los últimos seis años, lo que es un gran logro legítimo del actual gobierno, se están utilizando preponderante en gastos corrientes, impidiendo  el ahorro necesario que permitiera hacer las grandes y necesarias inversiones públicas con el propósito  de catapultar la producción con recursos propios.d.     Un descalabro eléctrico de tal magnitud que ocupamos el lugar 129 de 30 naciones medidas por el Foro Económico Internacional en la eficiencia del manejo del sector eléctrico.e.      Y una inversión per cápita en la educación, que constituye un factor clave para la competitividad y la productividad, es apenas un 40% de lo que invierten en este sector países similares al nuestro, etc.Efectos en el ámbito político-institucionalHaber asumido el presente como único espacio de acción ha generado un cambio radical en nuestro sistema político, que ha procedido, casi de manera inevitable a crea un sistema electoral cuya única virtud consiste en proporcionar cada cuatro años una distribución del poder de Estado y de los beneficios que este produce, lo que conduce inevitablemente a la corrupción pública y privada.  Esto no solo está ocurriendo en nuestro país, sino en muchas naciones del mundo, provocando una profunda devaluación en la percepción ciudadana acerca del ejercicio de la política. Esta situación la describe de una manera magistral Daniel Innerarity en su libro: el futuro y sus enemigos. Me permito apoderarme de un párrafo de este extraordinario libro:  “El mayor consenso que existe en torno a la política es que ya no es lo que era: una actividad estimada, dotada de autoridad y prestigio, generadora de entusiasmo colectivo, una delegación de confianza. De la exaltación de la política hemos pasado a la desafección generalizada, cuando no a un profundo desprecio. Las encuestas revelan un creciente desencanto que algunos interpretan- equivocadamente, a mi juicio- como absoluto desinterés, pero que deberíamos analizar con mayor sutileza. No estamos ante la muerte de la política sino en medio de una transformación que nos obliga a concebirla y practicarla de otra manera”.Siete años definitorios de mi vidaEn los últimos siete años me he entregado, completamente, al estudio del comportamiento de la sociedad dominicana contemporánea, teniendo siempre de referente el comportamiento internacional ya que la economía dominicana depende en un 80% de la economía internacional.

Tres feroces revoluciones socio-económicasEs, en cierto modo,  mi reencuentro de  forma definitiva con mi primaria vocación: la investigación y una incesante actividad didáctica. Desde luego, existen hechos muy concretos que de forma directa me impulsaron a la búsqueda de una explicación razonable al momento histórico en que vivimos. ¿Cuáles fueron estos hechos? Estos fueron los siguientes: A partir del 1985 empezaron ha operar concomitantemente las dos revoluciones socio-económicas más feroces en la historia de la humanidad: la de la tecnología y la de la globalización, regida por la Ley de Moore, que duplica cada 18 meses la capacidad de computación de los denominados “chips”, posibilitando un cambio tanto abrupto como disruptivo: el internet, el cual se ha expandido de una manera explosiva tanto cualitativa como cuantitativa.   La de la globalización que se ha sustentado en dos aspectos fundamentales: a) la eliminación de las tarifas que protegían la producción interna, y b) la creación de un modelo revolucionario de la producción, el proceso de “especialización vertical” donde lo que se producía antes en un solo país, actualmente se produce concomitantemente en varios países. Estas dos revoluciones aumentaron en tan solo 20 años el número de consumidores reales (aquellos que consumen bienes durables- estufas, televisores, etc.) de 1,400 millones a 2,300 millones, proceso que antes llevaba más de un siglo. Además, estas dos revoluciones adicionan anualmente no menos de 40 millones de consumidores. Y tenemos que hacer hincapié que al mismo tiempo estas dos revoluciones han causado enormes dislocaciones sociales en todos los países del mundo.  A partir del inicio de la década de los ochenta empezó a operar especialmente en Estados Unidos, el criterio económico de que el mercado funcionaba mejor entre menos regulaciones existieran; o sea, se creó un capitalismo fundamentalista que dio paso a la tercera revolución financiera que llegó a su extremo del 1998 al 2007.La interacción de esas tres feroces revoluciones tiró por el suelo todas las teorías y los paradigmas económicos  y todas las ideologías políticas prevalecientes. En diciembre del 2007, la revolución financiera parió la crisis actual: la peor desde la depresión del 1929 al 1936. Afortunadamente, dentro de estas graves dificultades, las grandes naciones han usado enormes estímulos fiscales y extraordinarias inyecciones monetarias, que luego de esta gran recesión, permitieron que en este tercer trimestre se empiece un proceso de recuperación moderado, aunque con nivel muy alto de desempleo para el 2010: un promedio de 9.5% en Estados Unidos y casi 20% en España que son nuestros dos socios comerciales fundamentales.  Lo que indica que la mejoría económica de nuestro país en el año 2010 será relativamente leve.Me ha tocado, pues, dedicarme a la investigación precisamente en el período más complejo y explosivo de la historia económica del mundo. Esas investigaciones han producido una serie de ensayos que se han publicados en el periódico Hoy,  algunos en Clave Digital y la Información de Santiago, juntos con las obras “Anatomía de la República Dominicana 2008” y “El abrupto deterioro de la economía internacional: un reto histórico para cada dominicano”. Estos trabajos integran una reflexión sobre el presente dominicano a la luz de los estremecedores acontecimientos internacionales y al ejercicio inmediatista del poder, y lo único cierto y durable: la construcción permanente del futuro.            Acciones previas para la construcción del futuroLa construcción permanentemente de un futuro repleto de progreso económico y social demandará la  ejecución de medidas drásticas que deshagan los daños acumulados en las dos últimas décadas, al haber estado gerenciada la nación de un manera inmediatista. ¿Y cuales serían esas medidas? Procedamos a exponer algunas:1.   Hacer un proceso de reingeniería mayor que transforme dramáticamente el modelo hiperburocrático que ha impedido crear el ahorro necesario para emprender con recursos propios las grandes inversiones productivas que demanda nuestra nación.2.   Privilegiar la inversión estatal que motorice la producción nacional, con énfasis especial en la producción exportable.3.   Priorizar la inversión en la educación a los niveles de los países similares al nuestro.4.   Demoler todas las barreras que se han erigido en las últimas décadas que han erosionado profundamente la competitividad del sector productivo nuestro. Por ejemplo:a) Hacer eficiente, tomando las medidas que fuesen necesarias, la producción de energía eléctrica ya que actualmente un kilo watts nos cuesta 25 centavos de dólar, mientras que en Centroamérica este cuesta 15 centavos de dólar.b) El del manejo monopolístico de la carga.c) De los productos en puertos.d) El peso sobrevaluado, una tasa de interés real alto, etc. Todas estas medias, las cuales son posibles y necesarias, van a demandar un cambio profundo de la forma de operar de nuestra clase política.   La única salida de la Patria Amada: la construcción permanente del futuroLo expresando hasta ahora, en esta memorable ocasión de mi vida, tiene un propósito central: presentar ante ustedes lo que viene gravitaron en mi conciencia desde hace años. Se trata del futuro de nuestro pueblo.La construcción permanente del futuro debe verse como la nueva ideología  de los hombres y las mujeres que amen al país, especialmente de los jóvenes, aquellos que piensan, sin demagogia, sin estridencias publicitarias, con honradez absoluta, que al asumir esta actitud están conservando la vida propia y , más aún, la descendencia misma.Adoptar el futuro como ideología, si cabe la consideración teórica, no supone relegar el presente, ni tampoco desentenderse del pasado. No, si tal cosa aconteciera, estaríamos procediendo como los que han hecho del presente su templo. Se trata de tomar el futuro como eje, y hacer de éste la fuerza y el ámbito para el vivir. Desde luego, esta nueva construcción requiere de las experiencias serenadas del pasado y de ejecutorias  atinadas del presente. La trilogía que conduce a un fin único es ésta: el futuro como fuente de experiencia y soporte y lo bueno de la efervescencia gerencial del presente.Nuestras fortalezasPor las fortalezas que posee nuestro paìs, esta ideología, el futuro, puede encontrar el espacio más fértil para enraizar y echar frutos en tiempo razonable. Las fortalezas que nos proporcionan las fuerzas para encausarnos por un camino de progreso colectivo verdadero, las podemos sintetizar en las siguientes:a.   El acceso, libre de impuestos -uno de tan solo seis naciones en el mundo-, a los dos mercados más grandes del mundo: el de Los Estados Unidos y el de la Mancomunidad Europea. Estos mercados representan unos 500 millones de consumidores reales. En otras palabras, si fuéramos competitivos podríamos producir 5 ó 6 veces lo que producimos actualmente y tendríamos un mercado seguro y eliminaríamos, de una manera quirúrgica, el grave problema de desempleo.   b. Una ubicación geográfica excepcional, pues nos permite llegar a los mercados del mundo, sobre todo a los del Estados Unidos, en muy poco tiempo. Este sólo hecho nos proporciona razones para mantener un aparato productivo intenso y extenso. Y los beneficios se derraman; producción, empleos, divisas.c. Una clase empresarial urbana y rural con amplia experiencia y con grandes flexibilidades, condiciones que le permite adaptarse a los cambios, con rapidez y eficacia,  que se suceden en  el mundo interconectado como es éste, el que vivimos      d. Una mano de obra productiva.e. Tierras abundantes y fértiles.        f. Un pueblo con sólida madurez social y una capacidad de tolerancia excepcional; y que sabe asimilar las adversidades más allá de lo esperable y resistir con un estoicismo asombroso los momentos de crisis social y económica prevaleciente en el país.      g. Una juventud – centenares de miles que se preparan cada día en los centros académico del país _ aquí, en este legendario recinto académico, tenemos la viva prueba-.       h. Tres sectores claves: el de zonas francas, el turístico, y una diáspora que crea riqueza y la comporte con sus familiares, pues nunca se ha distanciado de su tierra. La diáspora china y de la India jugaron un rol protagónico en el explosivo crecimiento de esos dos países a diferencia de esas dos grandes naciones, nuestro país no ha involucrado en el proceso de desarrollo  a las decenas de miles de dominicanos que han creado en el exterior negocios exitosos y que han obtenido grandes logros en el ejercicio profesional.

Un país con un destino luminosoEn conjunto, estas extraordinarias fortalezas  hacen del país un territorio enormemente fecundo para lograr esta visión, que no es nueva, pues responde al anhelo de bienestar y progreso a que todos aspiramos desde hace tiempo.¿Qué tenemos que hacer? comprender que no hay nada más incontenible, aún en los momentos más difíciles de un país, que una nación movilizada, con un claro objetivo y con un profundo sentido de misión. Entonces procedemos sin demora, a crear una sociedad donde el inmovilismo, el facilismo y el ejercicio del poder por el poder mismo sea reemplazado por una obsesión militante de estar construyendo permanentemente el futuro.No debemos tener la menor duda de que si todos, desde el Presidente la República al más humilde ciudadano, obramos de esa manera lograremos, en un tiempo no muy extendido, los objetivos fundamentales que todo ciudadano debe buscar. ¿Y cuáles son esos objetivos que debemos perseguir?:1.   La creación de una nación que se caracterice por una democracia participativa donde el ciudadano común sea el principal protagonista de su propio destino.2.   Una nación donde, el ejercicio público sea la actividad más noble.3.   Una nación donde la solidaridad subyugue el egoísmo.4.   Una nación donde se privilegie la educación y la producción.Esa nación que, inevitablemente lograremos, operará en un incontenible estado de progreso económico que permitirá crear todos los puestos de trabajos demandados por nuestros ciudadanos y parirá, inexorablemente, un país con sentido de equidad social, con un acendrado patriotismo y un nivel profundo de espiritualidad.

Anuncios

RD tiene baja productividad en caña de azúcar

Por 
ftejeda[@]hoy.com.do

364e1-397486_581592938556525_1446076640_n

Tenía la creencia de que el Central Romana era un ingenio de alta tecnología, pero hablando con unos amigos sobre la productividad de la caña en Colombia, me doy cuenta que RD es uno de los países con bajos rendimientos por área en caña de azúcar e inclusive, estamos por debajo de la media mundial, que son 70 toneladas por hectárea.

En el 2012, según la FAO, los rendimientos del país son de 46 toneladas/ha, están por encima de nosotros, Perú con 127.8 toneladas; Honduras 110.3; Colombia 108.6; Nicaragua 93.7; Guatemala 87.2; El Salvador 85.7; Ecuador 77.5; Estados Unidos 75.4; Brasil 74.3; México 69.3; Costa Rica 62.6 y así el resto de los países en el mundo. En Colombia, cuando los rendimientos bajan a 90 TM/Ha., hacen la renovación del cañaveral y así logran una productividad alta. En RD la mayor productividad está en el ingenio Barahona, seguido del Central Romana y el ingenio Colón.

Si yo fuera el Presidente de la República, vendiera los ingenios azucareros estatales. Digo, vender lo que dejaron de los 12 ingenios estatales que heredamos de Trujillo. Igual que en CORDE hubo una de las corrupciones más grandes del país y ninguno de los gobiernos ha llevado a los tribunales a los corruptos. La pregunta ¿Es tan corrupta la democracia en el mundo como lo es en RD? Mi percepción es que en nuestra democracia hay más corrupción que en la era de Trujillo, porque este régimen dejó 12 ingenios azucareros y 34 empresas industriales, que antes decían el CEA y CORDE eran empresas del pueblo; qué ironía!

La baja productividad en el país es alarmante, parece que en los ingenios azucareros dominicanos no invierten en tecnología, porque los campos de los ingenios Colón y Central Romana están al borde de ríos; en consecuencia, pueden irrigar con micros-aspersores los campos e intensificar el uso de fertilizantes. Se percibe que los técnicos de los ingenios están obsoletos, porque eso que varios países de Iberoamérica tengan productividad por encima de 100 toneladas por hectárea y aquí sea de 46 toneladas, simplemente da vergüenza.

Sugiero al Central Romana, Colón, Barahona y Porvenir, únicos ingenios en operaciones, que apliquen el sistema de agricultura de precisión. El lector debe observar que de 16 ingenios que había en el país, solamente están operando cuatro. Si fuera gerente de uno de esos ingenios hiciera lo siguiente: 1. Visitara los mejores ingenios de Perú, Colombia y Honduras y llegara a un acuerdo con el más eficiente, para aplicar aquí el mismo sistema. 2. Conversara con la empresa Cosmoagro de Colombia, que representa FERSAN y llegara a un acuerdo de tecnología. 3. Comenzara la agricultura de precisión con las mejores tierras irrigadas y aplicaría la Gerencia por Resultados. Vamos a transformar el azúcar.

Racismo en Europa

Por AMPARO CHANTADA

1228676383789atenasdetalle

El racismo y la xenofobia tienen en estos momentos resurgencias inquietantes en Europa. No es casual, la vieja Europa está en crisis económica como en los años 30: la fuga de capitales provoca desempleo y sentimiento de exclusión, además de las medidas neoliberales implementadas que liquidan activos y conquistas sociales en todos los sectores de la economía.

Recortes, impuestos, desempleo con vida cara no son justificables en esos países y como es normal, se enfrentan a las masivas olas de migrantes, incontenibles e incontrolables, desde África que sufre más que todos. La derecha y la ultraderecha se alimentan de esa situación de desesperación, de incertidumbre y resucitan viejos demonios que se pensaban enterrados: la culpa es del otro, el más “oscuro”, de “ese que entra ilegal” de ese ser diferente que es acusado de molestar, de “coger el trabajo de los otros” que tiene costumbres diferentes, que huelen a otras tierras y que evidentemente es el más pobre.

El racismo se alimenta de la ignorancia, del miedo al futuro y de la no comprensión de las situaciones que provocan esas olas migratorias: por eso, ganan elecciones, como acaba de ocurrir en las primarias de las municipales en Francia.

Pero no es solo en Francia. La ultra derecha europea se alimenta de esa situación: el líder de extrema derecha alemán Christian Worch anunció la fundación en Alemania de un nuevo partido neonazi denominado “Los derechos” y luchará por “la preservación de la identidad alemana” y “cero tolerancia a los extranjeros” y la
“protección de la nación de un ataque”.

Peligrosa situación que muchos miran indiferentes y el gobierno alemán ahora amenaza de expulsiones a los que no tienen trabajo en los próximos seis meses. En Suecia la formación de Akesson ha conseguido un hueco en el Riksdag apelando a la problemática de la inmigración. En Inglaterra, el partido ultraderechista UKIP liderado por Nigel Farage ha registrado un espectacular progreso al pasar de 8 a 147 electos (+139). Su campaña se ha basado en el discurso anti europeísta, xenófobo y homófobo.

En Francia, los candidatos del Frente Nacional acaban de avanzar peligrosamente en numerosas ciudades que van a administrar. En París, la socialista Hidalgo puede perder en la segunda vuelta frente a la candidata de derecha… Hay que mirar hacia Europa, el peligro es real, allá la democracia, sí esta en peligro.

Complejo militaro-industrial

La industria del armamento tiene un carácter ambivalente. Es necesaria para garantizar la independencia de una nación, pero produce a la vez los medios que pueden servir para violar la independencia de otras naciones.
Además de ser el primer productor de armas a nivel mundial, Estados Unidos no sólo es el primer consumidor de armas del mundo sino también el primer exportador (acapara el 34% del mercado mundial). Le siguen Rusia (25% del mercado mundial), Alemania (10%), Francia (8%) y el Reino Unido (4%). En cuanto a los países importadores, China ocupa el primer lugar (con un 11% de las compras en el mercado mundial). Detrás vienen la India (7% de las compras), los Emiratos Árabes Unidos (6%), Corea del Sur (6%) y Grecia (4%) [Cifras SIPRI, 2009].
La mayor parte de las transacciones son legales, pero la imposición unilateral de embargos y los embargos impuestos por el Consejo de Seguridad de la ONU han dado lugar a la aparición de un mercado paralelo. Contrariamente a lo que afirman los discursos oficiales, es imposible vender o transportar armas a espaldas del gobierno del país que las produce. El «tráfico» no es por lo tanto otra cosa que una violación no reconocida por los Estados de los embargos que ellos mismos dicen aplicar.
En Estados Unidos, la industria del armamento –que depende únicamente de los pedidos públicos– se confunde con una parte del poder ejecutivo estadounidense dando así lugar a lo que el general-presidente Eisenhower designó como «complejo militaro-industrial». En menor medida, se ha observado el mismo fenómeno en los demás grandes Estados productores de armas.
El mercado del armamento está evaluado en 1 200 millardos de dólares al año [1 millardo = mil millones], o sea alrededor de la mitad del monto del mercado de la energía y 10 veces menos que la ayuda al desarrollo. El enorme volumen de esa producción esconde importantes desigualdades cualitativas cuyo resultado es que, en numerosos aspectos, la industria estadounidense del armamento es ampliamente superada por la sofisticación tecnológica de sus competidores.
Verdades ocultas sobre los arsenales químicos y la Convención internacional

ROMA (ITALIA) | 20 DE SEPTIEMBRE DE 2013

¿Será la pérdida de Crimea la primera de una larga serie?

por Thierry Meyssan

Más allá del enfático llanto de Occidente por la adhesión de Crimea a la Federación Rusa, lo verdaderamente interesante sería saber si se trata de un fenómeno aislado o si estamos ante el inicio de una tendencia más generalizada de Europa oriental a inclinarse hacia Moscú. Al no tener otra cosa que ofrecer, aparte de la ya harto conocida sumisión a la burocracia de Bruselas, la Unión Europea teme que sus actuales clientes puedan sentirse atraídos por la libertad y las posibilidades financieras de Moscú.

 |
JPEG - 18.4 KB
Escena de júbilo popular en Simferopol por la adhesión de Crimea a la Federación Rusa.

Los occidentales siguen lanzando alaridos de denuncia contra la «anexión militar» de Crimea por parte de Rusia. Sostienen que Moscú, en un regreso a la «doctrina Brezhnev», amenaza la soberanía de todos los Estados que fueron miembros de la desaparecida Unión Soviética o del también desaparecido Pacto de Varsovia y que se prepara para invadirlos, al estilo de lo sucedido en Hungría –en 1956– y en Checoslovaquia –en 1968.

¿Es eso cierto? Es evidente que ni los propios occidentales están convencidos de la inminencia del peligro. A pesar de estar desplegando una retórica que asimila la «anexión» de Crimea por parte de Vladimir Putin a la de los Sudetes por Hitler, nada indica que de verdad piensen que el mundo se dirige hacia una Tercera Guerra Mundial.

Lo cierto es que no han hecho más que adoptar unas cuantas sanciones teóricas contra unos cuantos dirigentes rusos –incluyendo dirigentes de la propia Crimea– bloqueando sus cuentas bancarias, si las tuviesen o quisiesen abrirlas, o prohibiéndoles viajar a Occidente, si tuviesen ganas de hacerlo. Es cierto que el Pentágono envió 22 aviones de combate a Polonia y a los países bálticos, pero no tiene intenciones de pasar de ahí, al menos por el momento.

Entonces, ¿qué pasa? Sucede que desde la caída del muro de Berlín, el 9 de noviembre de 1989, y la posterior Cumbre de Malta, celebrada el 2 y el 3 de diciembre del aquel mismo año, Estados Unidos había estado ganando terreno, constantemente y violando una y otra vez sus propias promesas, al incluir uno a uno todos los Estados europeos –menos Rusia– en la OTAN.

El proceso comenzó sólo días después, durante la Navidad de 1989, con el derrocamiento de Ceausescu en Rumania y su reemplazo por otro dignatario comunista, Ion Iliescu, súbitamente convertido al liberalismo. Era la primera vez que la CIA organizaba un golpe de Estado a la vista de todos, poniéndolo en escena como si fuese una «revolución» gracias a un nuevo canal de televisión: CNN International. Comenzaba así una larga serie.

Seguirían una veintena de países, seleccionados como blancos y abatidos a través de medios igualmente fraudulentos: Albania, Alemania Oriental, Azerbaiyán, Bosnia-Herzegovina, Bulgaria, Croacia, Estonia, Georgia, Hungría, Kosovo, Letonia, Lituania, Macedonia, Moldavia, Montenegro, Polonia, Serbia, Eslovaquia, Eslovenia, la República Checa y Ucrania.

En la Cumbre de Malta no se firmó ningún documento. Pero el presidente George Bush padre, con Condoleezza Rice como consejera, contrajo un compromiso verbal: ningún Estado miembro del Pacto de Varsovia sería aceptado en la OTAN.

En realidad, la ex RDA o Alemania Oriental fue incorporadade facto a la alianza atlántica al pasar a formar parte de la RFA. Y así se abrió la puerta. Actualmente, son 12 los Estados ex miembros de la URSS o del Pacto de Varsovia que se han convertido en miembros de la OTAN. Los demás están en espera.

Pero, «hasta las mejores cosas se acaban». Hoy se tambalea el poderío de la OTAN y de su ala civil, la Unión Europea. Es cierto que la alianza atlantica nunca había tenido tantos miembros, pero sus ejércitos son poco eficaces. Su desempeño es satisfactorio cuando se trata de teatros de operaciones pequeños, como Afganistán, pero ya no pueden entrar en guerra contra China, ni contra Rusia sin tener la derrota como única garantía, como ya hemos podido ver en Siria durante el verano de 2013.

En definitiva, los occidentales se han quedado estupefactos ante la rapidez y eficacia de los rusos. Durante los juegos de Sochi, Vladimir Putin se abstuvo estoicamente de hacer cualquier comentario sobre lo que sucedía en la plaza Maidan. Pero reaccionó en cuanto tuvo las manos libres. Y todos pudieron comprobar entonces que estaba utilizando las cartas que había estado preparando durante su largo silencio. En pocas horas, fuerzas pro-rusas neutralizaron las tropas de Kiev presentes en Crimea mientras que se organizaba en Simferopol una revolución para llevar al poder un equipo pro-ruso.

El nuevo gobierno de Crimea convocó un referéndum de autodeterminación que registró un verdadero tsunami pro-ruso. Y después, las tropas oficiales rusas hicieron prisioneros a los militares que aún esperaban órdenes de Kiev. Y todo sin disparar un tiro, con excepción de los que hizo un francotirador ucraniano pro-OTAN arrestado en Simferopol cuando ya había abatido una persona de cada bando.

Hace 20 años, la población de Crimea seguramente habría votado en contra de Rusia. Pero hoy en día, y tratándose de garantizar su libertad, esa misma población confía más en Moscú que en Kiev, donde un tercio del gobierno está en manos de los nazis y los otros dos tercios se hallan en manos de los representantes de los oligarcas. Además, el Banco de Rusia se encargó inmediatamente de apuntalar la economía, hasta entonces en quiebra, de esa población mientras que –a pesar del FMI y de los préstamos prometidos por Estados Unidos y la Unión Europea– Kiev está condenado a un largo periodo de pobreza.

No hacía falta hablar ruso para tomar una decisión al respecto. Prueba de ello es el hecho que, contrariamente a lo que afirma la propaganda occidental, los musulmanes tártaros se pronunciaron en el mismo sentido que los rusófonos. Lo mismo decidió el 88% de los militares ucranianos estacionados en Crimea, y se pusieron del lado de Moscú con la firme intención de traer sus familias a Crimea y de obtener para ellas la nacionalidad rusa. También tomó esa decisión el 82% de los miembros de la Marina de Guerra de Ucrania que se hallaban en el mar. Muy felices de convertirse en rusos, esos marinos optaron por Rusia –con sus navíos y todo– sin haber sufrido ningún tipo de presión.

La libertad y la prosperidad, que Occidente utilizó como argumentos de venta durante casi 70 años, han cambiado de bando.

No se trata de afirmar aquí que Rusia es perfecta sino de tomar nota del hecho que para la población de Crimea, y en realidad para la mayor parte de los europeos, Rusia parece hoy más atractiva que el campo occidental.

Es por esa razón que la independencia de Crimea y su adhesión a la Federación Rusa constituyen una inversión de la situación. Por vez primera un pueblo ex soviético decide libremente reconocer la autoridad de Moscú. Lo que ahora temen los occidentales es que ese hecho tenga un efecto comparable a la caída del muro de Berlín, pero en el otro sentido. ¿Qué impide que Estados miembros de la OTAN –como Grecia– o simplemente miembros de la Unión Europea –como Chipre– sigan ese mismo camino? Se disolvería así el campo occidental y se hundiría en una fuerte depresión… como la Rusia de Yeltsin.

Se plantearía entonces la supervivencia de Estados Unidos. La disolución de la URSS supuestamente debía haber provocado la de su enemigo –y sin embargo interlocutor– ya que, también supuestamente, las dos superpotencias sólo existían por oposición entre sí.

Pero no fue eso lo que sucedió. Al verse libre de su competidor, Washington se lanzó a la conquista del mundo, globalizó la economía e instaló un nuevo orden. Hubo que esperar aún 2 años y un mes hasta la disolución de la Unión Soviética y la caída del muro de Berlín. ¿Quiere eso decir que asistiremos en poco tiempo a la disolución de Estados Unidos y de la Unión Europea en varias entidades, como dice Igor Panarin en los cursos que imparte en la Academia diplomática de Moscú? El derrumbe se aceleraría en la medida en que Washington reduzca las subvenciones a sus aliados y en que Bruselas recorte sus fondos estructurales.

No hay razón para ver con recelo el atractivo de Rusia ya que se trata de una potencia imperial pero no imperialista. Si bien Moscú tiene tendencia a tratar con rudeza a los pequeños países que protege, lo cierto es que su objetivo no es extender su hegemonía recurriendo al uso de la fuerza. Su estrategia militar es la «denegación de acceso» a su propio territorio. Sus fuerzas armadas son las primeras del mundo en materia de defensa antiaérea y de defensa antibuques. Son capaces de destruir flotas enteras de bombarderos y portaviones. Pero no están equipadas para lanzarse a la conquista del mundo, ni desplegadas en incontables bases militares en el extranjero.

Resulta particularmente sorprendente oír a los occidentales denunciar la adhesión de Crimea a la Federación Rusa como una violación de la Constitución de Ucrania y del derecho internacional. ¿No fueron ellos quienes desmembraron la URSS y Yugoslavia? ¿No fueron ellos quienes quebraron el orden constitucional en Kiev?

El ministro alemán de Relaciones Exteriores, Frank-Walter Steinmeier, deplora una supuesta voluntad rusa de «cortar Europa en dos». Pero la Rusia que se liberó de la dictadura burocrática soviética no tiene intenciones de restaurar la cortina de hierro. Es Estados Unidos quien pretende dividir Europa en dos partes para evitar la hemorragia hacia el este. Conclusión: la nueva dictadura burocrática no está en Moscú sino en Bruselas y se llama Unión Europea.

Washington ya está tratando de “amarrar” a sus aliados para que se mantengan en su propio bando, desarrollando su cobertura en materia de misiles en Polonia, Rumania y Azerbaiyán. Ya se sabe que su famoso «escudo» nunca estuvo concebido para detener misiles iraníes sino para atacar Rusia. También está tratando de empujar a sus aliados europeos a la adopción de sanciones económicas que paralizarían el continente y provocarían una huida masiva de los capitales hacia… ¡Estados Unidos!

El alcance de esos ajustes es de tal magnitud que el Pentágono está analizando la posibilidad de interrumpir su «giro hacia el Extremo Oriente», o sea el desplazamiento de sus tropas de Europa y del Medio Oriente para posicionarlas con vistas a una guerra contra China. En todo caso, toda modificación de su estrategia a largo plazo desorganizaría todavía más sus fuerzas armadas, tanto a corto como a largo plazo. Y mucho más de lo que esperaba Moscú, que mientras tanto observa con deleite las reacciones de la población en el este de Ucrania y –¿por qué no?– también en Transnistria.

NO HAY MAL QUE POR BIEN NO VENGA, A PROPÓSITO DE LAS SANCIONES EU Y UE A RUSIA

“La nueva alianza entre Rusia y China cambiará el equilibrio de fuerzas en el mundo”
Publicado: 25 mar 2014 |

Europa y EE.UU. están llevando a cabo una política de aislamiento contra Rusia, mientras que China aboga por la cooperación con Moscú. Como resultado, Pekín y Moscú pueden cambiar por completo el equilibrio de poder mundial, según ‘Der Spiegel’.
El diario alemán señala que Rusia y China “se preparan para firmar un nuevo acuerdo de cooperación político-militar”, el cual daría la plataforma necesaria para generar un reequilibrio de fuerzas a nivel mundial.

Por un lado, en la votación del Consejo de Seguridad de la ONU sobre la resolución acerca del referéndum en la península de Crimea, China se abstuvo. Por otra parte, el periódico publicado por el Comité Central del Partido Comunista ‘Renmin Ribao’ (‘Diario del Pueblo’) escribió hace pocos días en su editorial que sobre Ucrania “se cernía el espíritu de la Guerra Fría”, por lo cual “el acercamiento estratégico entre China y Rusia se convierte en un ancla de estabilidad global”, informa el rotativo alemán en un artículo del periodista Uwe Klussmann.
Además, la publicación china hace la siguiente reflexión: “Rusia, liderada por Vladímir Putin, hizo que Occidente se diera cuenta de que en una guerra fría no hay vencedores”. Mientras tanto, el punto de vista del gigante asiático sobre la correlación de fuerzas en el mundo queda claro al leer otro periódico chino, el ‘Global Times’, donde aseguran que “en comparación con Rusia y Putin, EE.UU. y Europa parecen tigres de papel”.

 Rusia, liderada por Vladímir Putin, hizo que Occidente se diera cuenta de que en una guerra fría no hay vencedores

‘Global Times’ también sostiene que Occidente “subestimó las intenciones de Rusia de defender sus intereses fundamentales en Ucrania”. En cuanto a la estrategia de Occidente destinada a apoyar al autoproclamado Gobierno ucraniano prooccidental, aseguran que no funciona y “conduce al caos, ante el cual Occidente no tiene ni la fuerza ni la sabiduría” para solucionarlo. Por lo tanto, en lo referente a Ucrania, los países occidentales están destinados a un fiasco, sostiene el periódico.

AY, ESTA FALSA SOCIEDAD!

lissette.selman

ImagenImagen

La teoría es una cosa y la práctica, otra completamente distinta, particularmente si se refiere al ser humano. Somos buenos consejeros para otros y muy malos aplicando esos mismos consejos en nuestras vidas respectivas, tendemos a ser sublimes y nobles en el papel, mas no tanto en la vida diaria, que es donde se demuestra si creemos en la práctica lo que tanto predicamos, pues nunca falta un “sí, pero…” de los demás al juzgar alegremente a otro.

Hoy recibí de mi hermana una presentación en Power Point que narra el experimento que hizo el célebre diario estadounidense “The Washington Post”. Es posible que muchos de ustedes lo conozcan, pero me sentí motivada a compartirla en mi muro para recordar y confirmar la valía de lo que se vio en el proceso de dicho experimento, en función de expresar la fría, apática y calculadora reacción humana, en contra de su…

Ver la entrada original 1.142 palabras más