JUAN BOSCH: POLITICA Y PODER

1012101_538836959497177_849884279_n

OLEO DE  JUAN BOSCH , PINTADO POR MIGUEL NUÑEZ  PINTOR DE LA PATRIA
En  el  ejercicio  de  la  política  nos  damos  con  toda  clase  de  gente,  y  más  en  un  país  como  el  nuestro,  donde  la  política  es  un  potrero  sin  puertas  en  el  cual  puede  entrar  todo  el  que  quiera  y  muy  especialmente  todo  el  que  tenga  hambre  de  figureo,  de  dinero  o  de  poder.
Normalmente,  el  comportamiento  de  una  persona  está  determinado  por  la  clase  o  la  capa  social  a  que  pertenece.  Los  que  han  nacido  en  hogares  donde  había  dinero  en  abundancia,  y  sigue  habiéndolo  en  los  suyos,  no  se  inquietan  fácilmente  ante  problemas  que  sacan  de  quicio  a  quienes  viven  en  medio  de  estrecheces  o  de  ciertas  limitaciones;  y  no  porque  aquéllos  tengan  un  control  de  sus  nervios  que  los  convierte  automáticamente  en  superiores  a  los  demás  seres  humanos,  sino  porque  pueden  resolver  muchos  problemas  de  alguna  importancia  con  sólo  poner  su  firma  en  un  cheque.  ¿Qué  la  señora  tuvo  un  accidente  y  el  automóvil  quedó  destruido?  Ahí  va  una  orden  para  que  se  compre  otro  sin  tener  que  esperar  que  la  compañía  de  seguros  pague  la  póliza  del  chocado.  ¿Qué  un  incendio  le  destruyó  la  casa  o  que  la  hija  quiere  darle  la  vuelta  al  mundo  para  consolarse  de  la  mala  conducta  de  su  marido  o  el  hijo  quiere  pasar  las  vacaciones  en  la  India?  Todo  eso  lo  resuelve  la  secretaria  haciendo  cheques;  a  él  sólo  le  tocará  firmarlos.
La  posición  que  ocupa  en las  relaciones  de  producción  le  permite  al  capitalista  sentirse  seguro  a  tal  punto  que  un  problema  de  25  mi  o  de  30  mil  pesos  no  le  perturba  en  lo  más  mínimo;  en  cambio,  un  pequeño  burgués  que  tenga  que  pasarse  el  año  trabajando  para  ganar  25  mil  pesos (esto es para 1977)  se  sentirá  preocupado,  y  hasta  muy  preocupado,  si  se  le  presentara  una  novedad  que  le  costará  25  mil  pesos,  o  20  mil  o  15  mil;  y  para  un  bajo  pequeño  burgués  cuyas  entradas  son  de  10  ó  12  mil ( por igual 1977),  la  pérdida  de  10  mil  le  provocará  un  estado  de  nerviosismo  que  le  quitará  muchas  horas  de  sueño.
El  bajo  pequeño  burgués,  y  con  más  razón  los  bajos  pequeños  burgueses  pobres  y  muy  pobres,  que  son  las  capas  sociales  de  donde  salen  los  chiriperos,  viven  con  un  margen  de  maniobrabilidad  económica  muy  estrecho,  y  eso  se  refleja  en  un  alto  grado  de  susceptibilidad.  Es  en  esas  capas  sociales  y  no  en  las  que  se  hallan  por  encima  de  ellas,  donde  se  dan  los  episodios  de  Fulano  que  mató  a  Zutano  porque  éste  le  debía  5  pesos  o  por  motivos  parecidos.  Cuanto  más  insegura  sea  la  situación  económica  de  una  persona,  más  se  inclinará    a  enfrentar  los  problemas  mediante  reacciones  emocionales  incontrolables,  y  así  mismo  actuará  en  la  política  si  adquirió  durante los  primeros  años  de  su  vida  el  hábito  de  dejarse  llevar  por  las  emociones  a  la  hora  de  tomar  decisiones  importantes.  Eso  es  lo  que  explica  la  sorprendente  escasez  de  líderes  políticos  en  una  sociedad  como  la  dominicana  donde  la  gran  mayoría  de  la  población  es  de  origen  bajo  pequeño  burgués  pobre  y  muy  pobre  así  como  la  reserva  de  líderes  con  que  cuentan  los  países  altamente  desarrollados  donde  las  capas  superiores  de  la  burguesía  están  compuestas  por  mucha  gente  o  los  países  socialistas  donde  la  casi  totalidad  de  la  población  es  trabajadora  y  disfruta  de  una  fuerte  estabilidad  económica  y  social.
Pero  la  emocionalidad  o  el  emocionalismo  a  que  es  tan  propensa  la  baja  pequeña  burguesía  pobre  y  muy  pobre  no  se  manifiesta  sólo  en  forma  agresiva;  se  manifiesta  también  en  forma  de  ilusiones,  especialmente  en  relación  con  la  conquista  del  poder.  La  historia  dominicana  está  llena  de  episodios  en  que  aparecen  representantes  de  esas  capas  sociales  lanzándose  a  la  conquista  del  poder  con  tan  escazas  posibilidades  de  conquistarlo  que  las  páginas  de  la  historia  en  que  figuran  esos  episodios  no  parecen,  vistas  a  la  luz  de  la  razón  invenciones  de  locos.  En  algunos  casos  recientes  hallamos  la  influencia  que  tuvo  la  Revolución  Cubana  en  los  sueños  de  poder  de  nuestra  baja  pequeña  burguesía  en  todas  sus  capas,  y  a  veces  hasta  en  miembros  de  la  mediana  y  de  la  alta,  pero  en  episodios  anteriores,  especialmente  en  los  últimos  treinta  y  cinco  años  del  siglo  pasado,  la  influencia  venía  de  Haití,  lo  que  se  explica  por  el  ejemplo  que  daban  los  haitianos  de  hombres  que  habían  sido  esclavos  o  hijos  de  esclavos  y  llegaron,  sin  embargo,  a  posiciones  de  poder,  algunos  de  ellos  hasta  alcanzar  títulos  de  emperadores,  como  sucedió  con  Henri  Christopher  y  Souluque,  y  después  de  ellos,  de  hombres  del  pueblo  que  fueron  presidentes  de  la  República  haitiana  porque  en  las  guerras  civiles  de  su  país  habían  conquistado  a  la  fuerza  grados  de  generales.  Puestos  en  ese  camino  por  el  impulso  del  ejemplo,  los  dominicanos  actuaron  por  sí  mismos  y  en  el  siglo  pasado  llegaron  a  la  presidencia  de  la  República  Luperón,  Meriño  y  Heureaux,  los  tres  nacidos  y  formados  en  las  capas  pobres   y  muy  pobres  de  la  baja  pequeña  burguesía.
Pero  Luperón,  Meriño  y  Heureaux  fueron  realistas  y  por  tanto  no  cometieron  el  error  político  de  apoyar  sus  deseos  de  alcanzar  el  poder  en  fuerzas  que  ellos  no  podían  controlar.
20  septiembre,  1977.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s