LA INCREIBLE ESTAFA DE LAS AFP

Estudio de CENDA desnuda la verdadera madre del cordero

La increíble estafa de las AFP

· Dos de cada tres pesos que recauda el sistema de AFP, quedan enredados entre los administradores y los grupos económicos.
· Volver al sistema de reparto permitiría duplicar el monto de las pensiones, y un ahorro en el gasto fiscal equivalente al 3,6% del PIB.
Un equipo de CENDA, liderado por el economista Manuel Riesco, acaba de publicar el estudio Resultados para sus Afiliados de las AFP y Compañías de Seguros Relacionadas con la Previsión:1982-2012, en rigor el retrato más certero que se le haya hecho al sistema de privado pensiones, como lo demuestra el espeso silencio del sistema mediático, a pesar de la enorme relevancia de sus conclusiones.
Demuestra, para empezar, que de cada tres pesos que recauda el sistema, tanto por la vía de la cotización de los afil(i)ados como de subsidios del Estado, dos se quedan enredados entre los administradores y los grandes grupos financieros, que en la práctica son los mismos, precisamente el principal de los motivos por los cuales el sistema paga pensiones tan bajas.
Enseguida, el estudio comprueba que en 2012, las cotizaciones más que duplicaron el monto de las pensiones pagadas por las AFP y compañías de seguros, y el Estado aportó adicionalmente, subsidios equivalentes a dos tercios de éstas. A pesar de ello, o más bien por lo mismo, los montos de las pensiones son inciertos, pues dependen de las veleidades de los mercados financieros, que en los últimos seis años han generado más pérdidas que ganancias al fondo de pensiones. Además, éste se reduce en razón inversamente proporcional al aumento de la expectativa de vida de la población.
En tercer lugar, el estudio traza una síntesis magistral de la naturaleza y la lógica interna del sistema privado de pensiones: un sistema de ahorro forzoso concebido para extraer recursos del factor trabajo, y transferirlos directamente a los propietarios del capital.
Sin embargo, tal vez la conclusión más importante del estudio consiste en la demostración de que si se devuelve el sistema previsión a la administración del Estado, no sólo se podría duplicar el monto de las pensiones, hasta igualar las pensiones que actualmente paga el sistema público, sino que incluso en ese caso, habría un considerable ahorro en el gasto fiscal.
Del desarrollo de esas conclusiones del estudio versa la siguiente entrevista a su autor, el economista Manuel Riesco.
– ¿Qué metodología utilizó en el estudio?
“Lo que hace el estudio es visualizar el sistema en su conjunto, incluyendo AFP’s y compañías de seguros que lo conforman, y analizarlo como si fuera una gran alcancía, que por otra parte, es lo que el sistema dice ser, a la cual los afiliados entregan aportes todos los meses y el fisco entrega subsidios, ambos en dinero efectivo; y por otro lado, de esta alcancía se sacan todos los meses, pensiones y beneficios que el sistema paga a través de las AFP, o las compañías de seguros, en forma de rentas vitalicias. Lo que hace el estudio es analizar cuánto dinero entra, y cuánto sale, y por esa vía, llega a la asombrosa conclusión que los aportes triplican las pensiones que se pagan. En otras palabras, los aportes de los afiliados y los subsidios del fisco son tres veces mayores a las pensiones que paga el sistema”.
– ¿Determina el estudio donde se van los dos tercios restantes?
“Bueno, a alguna parte tendrá que ir, porque esta alcancía debería estar repleta de dinero, en el símil de la bóveda de Tío Rico. Sin embargo, tú abres la alcancía y encuentras que no hay un solo pesos de dinero en efectivo. Sin embargo, entran todos los meses, miles de millones de pesos, y sale una tercera parte en pensiones. Por tanto, la cantidad de dinero que debería haber adentro, es gigantesca. En consecuencia, alguien lo está sacando, porque adentro no hay plata”.
– Lo que hay son títulos de deuda, imagino…
“Lo que tu encuentras adentro, son papeles. Abres la caja que dice La Polar, y encuentras una serie de papeles firmados por los ejecutivos de La Polar, que dicen que ellos han recibido préstamos de las AFP, o sea pagarés, y que lo van a devolver con gigantescos intereses. O son acciones de La Polar, que la AFP compró a buen precio. Bueno, hoy los pagarés y las acciones de La Polar no valen nada, porque como sabemos, La Polar era un gigantesco fraude”.
– Y la pérdida la hacen los afiliados…}
“Por supuesto. El dinero contante y sonante fue a La Polar, y lo que queda son estos papeles que no valen nada. Soquimich, por ejemplo, es una de las cajas más grandes que hay adentro. Ha recibido cualquier cantidad de dinero de las AFP. Con eso, Ponce Lerou tomó control de la empresa estatal. Hoy sabemos que el valor de las acciones de Soquimich ha sido inflado. Enersis era la caja más grande, porque a través de este dinero contante y sonante, Yurasczek tomó el control de Endesa, de Chilectra y formó un imperio, que después vendió a Endesa España, con un gigantesco beneficio para él. Lo que quiero decir, es que son cajas con papeles. Hay alguna caja que dice Estado de Chile, que contiene bonos de Estado, que dicen que Estado va a devolver esta plata que les prestaron las AFP, con el correspondiente interés. Esa caja es alrededor de un quinto del fondo. Hay otra caja más chiquitita, equivalente más o menos a un 2%, que son bonos hipotecarios”.
– Con la desvalorización de los títulos de deuda o las acciones, ¿podría hipotéticamente el sistema entrar en default, o crisis de pagos?
“Difícilmente va a entrar en crisis de pagos, si todos los meses está entrando el triple de lo que sale. Lo que puede suceder, y de hecho sucede, es que lo que está acumulado teóricamente ahí, no vale lo que dicen que vale. Así pasó, por ejemplo, en 2008. La suma de todos estos papeles es el fondo de pensiones, que tiene un valor. Pero ese valor es una idea abstracta, porque no es dinero. Es lo que valen hoy esas acciones y esos bonos. Pero eso depende de muchas cosas. En 2008, esos papeles perdieron un tercio de su valor…
– Quedó pendiente la respuesta acerca de dónde se quedan los dos tercios de lo que recauda el sistema, que no van a pensiones…
“Voy a eso. pero primero quiero completar las cifras gruesas de lo que entra y lo que sale, porque son muy significativas. El total de lo que entra, triplica lo que sale. Pues bien, sólo lo que ha puesto el fisco, equivale a las tres cuartas partes de las pensiones que se han pagado. Es decir, el fisco ha financiado con subsidios, y con dinero contante y sonante, tres cuartas partes de las pensiones que ha pagado el sistema AFP. Si hacemos la comparación de las cotizaciones de los afiliados con las pensiones que se pagan, veremos que las cotizaciones de los afiliados -sólo las obligatorias- duplican las pensiones que se pagan. Ese es el cuadro. Tú preguntas dónde se va el dinero. Hay un chorro grande que se va a los grupos financieros que emiten estos pagarés y estas acciones. La alcancía está llena de estos papeles que emiten los grupos financieros, que han recibido a cambio, dinero contante y sonante. Hay otra manguera que sale de este chanchito, y va a los administradores del sistema, es decir, las AFP y las compañías de seguros.
– Recuerdo que en un estudio anterior, ustedes precisaban que uno de cada tres pesos recaudados por el sistema, iban a las AFP y compañías de seguros…
“Exactamente…y ahora lo confirmamos. Incluso más de uno de cada tres pesos que ponen los afiliados se va para allá. Otra comparación interesante es que lo que han sacado en primas y comisiones las AFP y compañías de seguros, equivale, o se acerca mucho, a lo que han pagado en pensiones. En otras palabras, el chanchito tiene, por una parte, lo que le ponen los afiliados y el fisco todos los meses, y por otra, una tetita no muy grande que va a los pensionados, en pensiones muy magras y miserables, como reconoció incluso uno de los panegiristas del sistema. Resulta que las AFP y compañías de seguro, que son en el fondo cinco empresas, se llevan tanto dinero como el millón de afiliados que hoy cobran pensiones”.
– A la luz de esas cifras, el sistema es un verdadero escándalo…
“Es un sistema de ahorro forzoso, en que se saca dinero del bolsillo de los afiliados, equivalente al 13% del sueldo, y se saca, por otro lado, una parte significativa de los ingresos fiscales, es decir, del IVA y los excedentes de Codelco, y se traspasa directamente a los bolsillos de las AFP y compañías de seguros y a los grandes grupos financieros”.
– ¿Ese era el sentido último de la reforma de 1981 que privatizó el sistema de pensiones; es decir, crear un mecanismo para trasferir renta del trabajo al capital?
“Evidentemente. Ese era el sentido: echarle el guante a las cotizaciones previsionales. Eso es el sistema”.
– Después de treinta años de experiencia ¿lo calificaría como un fracaso total?
“Hay que calificarlo como lo que es: un sistema de ahorro forzoso, porque esto va a continuar así para siempre, salvo, naturalmente, que lo cambiemos. Está diseñado para esto. No es que en algún momento el chanchito empiece a desinflarse, y estos papeles se vayan a transformar en dinero en efectivo, que se pague en pensiones, que por otro lado, sería lo lógico, ¿cierto? No. El chanchito va a seguir engordando de papeles, porque siempre los aportes de los afiliados y el fisco van a ser mucho mayores que las pensiones que paga el sistema. Por tanto, siempre el dinero cotizado por los afiliados y contribuido por el fisco se va a ir a los grandes grupos financieros, y una parte equivalente a las pensiones se va a ir a los administradores del sistema, o sea, AFP y compañías de seguros”.
-Por la vía de la reforma, pero sin alterar su lógica y su esencia de acumulación individual ¿se pueden mejorar las pensiones?
“No, porque lo que está ocurriendo es que constantemente se está yendo el dinero para otro lado. El dinero de las pensiones, el dinero que se contribuye para pagar pensiones, en realidad no se usa para pagar pensiones, sino en una pequeña parte. Dos tercios de la recaudación se usan para otros fines: traspasar recursos de los trabajadores a los grupos financieros, y remunerar a los administradores, vale decir, AFP y compañías de seguros”.
– Siempre dentro del sistema, y por la vía de la regulación ¿se podrían cambiar las proporciones?
“Dentro de la lógica de ahorro forzoso del actual sistema, no. Lo que hay que hacer es taponar el sistema, de forma que el dinero que se contribuye para financiar pensiones, se ocupe para pagar pensiones. Así de simple. En otras palabras, hay que ponerle un tapón a lo que se está yendo hacia los grupos financieros, y otro tapón para lo que se están llevando los administradores, porque todo esto lo puede administrar el INP o el IPS, sin mayor costo. Y eso lo transforma en un sistema de reparto”.
– Una de las partes que me llamó la atención del estudio, remite a los cálculos acerca del cambio de sistema, a la modalidad de reparto. Según el estudio, al Estado le sale mucho más barato hacerse cargo de la administración del sistema, y de pagar las pensiones, en esencia, un sistema de reparto, lo cual permitiría, además de mejorar las pensiones, un enorme ahorro fiscal. Quisiera que desarrollara este punto…
“Es fácil. Si se termina el sistema, se ponen estos dos tapones, y se transforma en un sistema de reparto, en que el dinero que entre se use para pagar pensiones, cuál sería el balance. Anualmente están entrando 5,8 billones de pesos (millones de millones, n. de la r.), entre aportes de los afiliados y el fisco, que son como 4,4 billones, y subsidios fiscales, que suman 1,4 billones más. Total, 5,8 billones. Esos recursos ya no a irían a parar a los grupos financieros o a los administradores del sistema, sino quedarían en la alcancía, en el chanchito, y serían administrados por el fisco. El fisco recuperaría estos 5,8 billones de pesos, y por supuesto tendría que hacerse cargo de pagar las pensiones que pagan las AFP, y seguiría pagando los subsidios que reciben esas personas. Pero tendría que pagar sólo las pensiones que pagan las AFP, puesto que las rentas vitalicias que pagan las compañías de seguros, tienen que seguir pagándolas las compañías de seguros, porque se quedaron con todos los fondos de los afiliados. Si no, tendrían que devolverlos. El Estado tendría que hacerse cargo de las pensiones que pagan las AFP, y los subsidios que reciben unas y otras, o sea, los que pagan las AFP y las compañías de seguros. Eso sumó 1,1 billones de pesos, el año pasado. Por lo tanto, el balance neto sería un excedente de 4,7 billones de pesos anuales, que equivalen al 3,6% del Producto Interno Bruto de 2012. Eso permitiría duplicar todas las pensiones que paga el sistema de AFP, para igualarlas con las que paga el sistema público. El resultado es que el Estado recibiría un 3,6% del PIB, lo que equivale a aumentar en 10% los ingresos fiscales generales. Con esto, el Estado podría duplicar las pensiones, que es hoy una demanda masiva del millón de personas que hoy reciben pensiones del sistema de AFP. Tú no puedes tener un país sin pensiones. Esto es insostenible”.
– En 2016 jubila la primera cohorte de los trabajadores que se cambiaron al sistema de AFP, en 1981. Cuando sean no un millón, sino tres o cuatro millones de trabajadores que comprueben en carne propia lo que aquí estamos hablando ¿Cree que el peso de la crisis política que eso implica obligará a cambiar el sistema?
“Sin la menor duda. Hay que arreglar esto, y no se puede arreglar sin terminar con este escándalo. El sistema ya tiene un millón de jubilados, es decir, empezó a jubilar gente desde los años ochenta, con gravísimo perjuicio para todos ellos. Lo que sucederá a partir de algunos años más es que se sumarán a ellos los que no tienen bono de reconocimiento, porque sólo han cotizado en este sistema. Pero la crisis ya existe y desde hace tiempo. Lo que hará es agravarse”.
– Para decirlo sin ambages ¿cree que la única solución es volver al sistema de reparto?
“Pero, obvio. Sin la menor duda. Si no, cómo vamos a aumentar al doble las pensiones. Porque si realmente queremos resolver el problema, tenemos que duplicar el monto de las pensiones, como mínimo, para igualar las pensiones del sistema público. Y la única fuente de dinero para eso, es lo que los administradores y los grupos económicos se están embolsando todos los meses. Cómo va a ser presentable que la gente no tenga pensiones, mientras doce grupos económicos, entre ellos cinco que son dueños de las AFP, se embolsan anualmente, en dinero contante y sonante, puesto por los afiliados y el fisco, el 3,6% del PIB. Es un escándalo. Y más encima, quieren más aportes. Quieren que los afiliados y el fisco pongan más dinero, y que se aumente la edad de jubilación”.
-¿Usted los ve preocupados?
“Ellos piensan que tienen el sartén por el mango, pero evidentemente no las tienen todas consigo. Ellos saben que si cambia la situación política, y hay una nueva Constitución, esto, junto con el cobre, son las primeras cosas que se van a terminar, porque son tan escandalosas, que se tienen que terminar, como ya las terminaron en Polonia, Hungría, Argentina y Bolivia”.
– Sin embargo, para que ello ocurra en Chile, se requiere mayor presión social, y con esto quiere decir que el problema, en último término, es político…
“Bueno, la resistencia en esto es muy grande, porque la cantidad de dinero que se están llevando, es descomunal”.
– Tan descomunal como la falta de información. De hecho, no he visto ninguna referencia a este estudio en los medios…¿Qué se debe hacer, a su juicio, para instalar el problema en el ámbito político?
“Desde luego, hacerlo parte de todo programa político. En el programa de la CUT, por ejemplo, este es uno de los puntos. Esto no entró en el programa del próximo Gobierno, y esa es una de las razones por las cuales la CUT no adhirió formalmente a la candidatura de Bachelet, porque este problema, y los derechos laborales, no están incluidos en el programa. Pero la CUT va a seguir presionando. Y como el problema es mucho, y la paciencia es poca, lo que puede ocurrir aquí es que o se le da curso a esto mediante una discusión constitucional que abra la llave para que estas cosas se resuelvan, o el problema asumirá contornos impredecibles”.
– El sistema se implantó por medio del Decreto Ley 3.500. ¿La solución no es tan simple como cambiar un decreto ley?.
“No porque tiene rango de ley orgánica constitucional, y por tanto, exige quorum calificado, lo mismo que para cambiar la propia Constitución”.
– Esto me hace pensar que resolver esto, como la renacionalización del cobre y la reforma a la educación, implica cambiar el paradigma o modelo de desarrollo…
“Resolver esto es lo más fácil que hay, porque la cantidad de dinero es tan enorme, que bastaría que si siquiera se le ponga el tapón completo a lo que se están llevando ellos, sino que se cerrara un poco el espiche. Bastaría que se terminara con las AFP, y el Estado, a través de una AFP estatal, se hiciera cargo de la administración de todo esto, y ya se cerraría el espiche que equivale al monto del fondo de pensiones; o sea, con cerrar las AFP, ya se podría duplicar el monto de las pensiones, dejando todavía un chorro que yaya a los mercados financieros, cosa que también debería taponarse”.
– ¿Y qué sensación tiene respecto a la viabilidad del cambio de sistema?
“Creo que no sólo es inevitable, sino que tiene que resolverse luego. Un país no puede tener a sus profesores a sus jueces o a sus trabajadores calificados sin pensiones. No puede discriminar a las mujeres y darles menores pensiones que a los hombres. Las mujeres son el único grupo que se le discrimina por sus expectativas de vida distinta. Si fuera por eso, las pensiones de los sectores de altos ingresos deberían ser menores, porque su expectativa de vida es mucho mayor que la que tienen las mujeres en relación a los hombres, o respecto al promedio de la población”.
– ¿En qué fuentes se fundamentó el estudio?
“En las cifras oficiales. Lo único bueno que tiene este sistema son las estadísticas, que son maravillosas, porque es un sistema que permite hacer un censo mensual de la fuerza de trabajo real. El estudio tiene la siguiente metodología: son planillas de cálculo que están en la red, y están enlazadas directamente a la fuente, de manera que cualquier dato, por ejemplo que los subsidios público son tres cuartas partes las pensiones pagadas, es posible rastrearlo hasta llegar a las fuentes directas y públicas, principalmente la Superintendencia de Pensiones, que tiene muy buenas estadísticas, magníficas. Tanto es así que esas ´lanillas se actualizan en forma automática, porque tenemos el vínculo directo. Es decir, google va a mirar la página de la superintendencia, saca el dato, lo elabora con las fórmulas que le pusimos a esas planillas de cálculo y finalmente entrega el dato, como el que acabo de mencionar”.
– ¿Y no le llama la atención que nadie debata ni refute los datos del estudio?
“No, para nada. El silencio representa la línea de menor costo y el mejor expediente para no difundir más estos resultados. Ellos se mueven en esto de una manera completamente inmoral. Por ejemplo, contratan “expertos” que hacen estudios que demuestran teóricamente que las pensiones chilenas serías las que tiene las tasa de reemplazo más altas del mundo, respecto del sueldo último, mejores que las pensiones alemanas”. }
– Pero eso es ridículo…
“Ridículo. Las cifras reales muestran que una jueza que gana tres millones de pesos, a pesar de haber cotizado toda su vida por el tope, sin fallar un solo mes, saca una pensión de 330 mil pesos, menos de la décima parte de lo que ganaba como activa. Esa es la realidad. Ellos concluyen que la tasa de reemplazo es de un 80%. Y cómo lo hacen: sacan un promedio de lo que saca la gente y lo comparan con lo que ha aportado en los últimos diez años. Como es tan precario el empleo, y los dos tercios de los chilenos cotiza un mes de cada dos, el promedio es inevitablemente bajo, y eso lo comparan con la pensión que sacan. Y en la pensión que sacan, incluyen los subsidios públicos. Y resulta que los subsidios públicos para la mitad de las pensiones, representan el 73% de las pensiones que reciben los afiliados. Esa es la seriedad con que se maneja esta gente. Comparan subsidios públicos con contribuciones que on un mes sí y el otro no”.
– Me resulta difícil encontrar una lógica detrás de este sistema, y más difícil aún explicarme como se sostiene…
“La lógica es la de un sistema de ahorro forzoso, que le saca dinero a los afiliados y al Estado, y lo inyecta a los mercados financieros, los que se hinchan de plata, y algo de eso chorrean. Algo de eso le llega a las empresas, y las empresas con eso invierten”.
– O sea, un autorretrato del modelo…
“Pero, claro. Esta es una de las principales fuentes de la desigualdad del ingreso. En rigor, son tres las principales fuentes de desigualdad. La primera, es el cobre, por supuesto. Lo que se llevan las transnacionales en renta equivale, más o menos, al 9% del PIB. Esas son las utilidades antes de impuestos. Esas son rentas, es decir, dinero que nos pertenece a todos, porque proviene de un mineral que de acuerdo a la Constitución, nos pertenece a nosotros. Después, vienen los intereses de las tarjetas de crédito, los intereses de los créditos de consumo y los intereses de las tarjetas de las casas comerciales, que en conjunto, representa el 4,5% del PIB. Y la tercera fuente de desigualdad del ingreso es esta, porque se lleva el 3,6% del PIB. Si sumas esos tres conceptos, tienes el 18% del Producto Interno Bruto, que se está sacando a los trabajadores, y pasando a los empresarios. Si ese 18% lo recuperas, la porción de la torta que hoy reciben los trabajadores, que es 35%, según el Banco Central, subiría automáticamente a 53%, con lo cual la distribución del ingreso se normaliza, porque en los países desarrollados esa proporción es del 60%”.
– Eso me parece promisorio, desde el punto de vista de un nuevo modelo de desarrollo…
“Por supuesto. Basta resolver estas tres cosas, y estás listo.
– O sea, en qué topamos…
“Exactamente”.
Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

 

Aspirar al Comité Político: para qué?

En esta oportunidad y dado que se están acelerando los naturales procesos de reposicionamiento interno, con la salida prematura de candidaturas presidenciales, cuando el gobierno del compañero Danilo Medina apenas arriba a su primer año de ejercicio, entiendo necesario compartir estas reflexiones, en razón del potencial resquebrajamiento del equilibrio y unidad monolítica del actual CP por las inusuales aspiraciones de varios de sus miembros, contrariando su incondicional adhesión, en su momento a Danilo Medina y en los últimos años a Leonel Fernández.

He entendido oportuno, por consiguiente, asumir y plantear públicamente nuestra decisión en la presente coyuntura, en la cual se precipitarán deliberaciones importantes, antes del 15 de diciembre, fecha en que se pretende cerrar el espacio reservado al VIII Congreso Norge Botello para decidir si vamos a una renovación total o cosmética de la organización fundada por Juan Bosch, hace precisamente 40 años.
Aspirar al Comité Político: para qué?
Melanio Paredes
Muchos compañeros y compañeras, en los encuentros y contactos fortuitos en las calles, oficinas o bien en el interín de los diálogos que sostengo con ellos, al final de unas conferencias sobre Educación y el futuro dominicano que he estado realizando en algunas provincias del país y en el exterior, me cuestionan, “¿Melanio…  tú vas a aspirar al Comité Político? Si aspiras votaría por ti…”, me dicen. Mi respuesta ha sido la misma en todos los casos, no lo he decidido aún, pues para mí lo más importante ahora es reencauzar el instrumento, institucionalizar al partido pues, en las condiciones actuales, ¿qué valor tendría ser miembro del Comité Central o Político?
Conozco de algunos compañeros que han estado muy activos buscando el favor de los miembros del Comité Central, que son los que eligen a los integrantes del Comité Político, órgano que ha devenido en “organismo cúpula” del PLD, arrebatándole tal condición estatutaria al propio Comité Central, quien lo designa, y al cual deben rendir cuentas de las actuaciones y responsabilidades ejecutivas, que les son delegadas. Respeto el legítimo interés de esos compañeros pero hasta el momento no he contactado, absolutamente a nadie con ese propósito, dedicando mis mayores esfuerzos, junto a otros compañeros, en restaurar la democracia y la debilitada institucionalidad partidaria.
En esta oportunidad y dado que se están acelerando los naturales procesos de reposicionamiento interno, con la salida  prematura de candidaturas  presidenciales, cuando el gobierno del compañero Danilo Medina apenas arriba a su primer año de ejercicio, entiendo necesario compartir estas reflexiones, en razón del potencial resquebrajamiento del equilibrio y unidad monolítica del actual CP por las inusuales aspiraciones de varios de sus miembros, contrariando su incondicional adhesión, en su momento a Danilo Medina y en los últimos años a Leonel Fernández.
He entendido oportuno, por consiguiente, asumir y plantear públicamente nuestra decisión en la presente coyuntura, en la cual se precipitarán deliberaciones importantes, antes del 15 de diciembre, fecha en que se pretende cerrar el espacio reservado al VIII Congreso Norge Botello para decidir si vamos a una renovación total o cosmética de la organización fundada por Juan Bosch, hace precisamente 40 años.
Si los organismos y delegados del VIII Congreso deciden mayoritariamente restaurar la vida institucional del Partido, valdría la pena, no solo aspirar, sino ser miembro del CP.
Si el VIII Congreso decide restablecer la autoridad al Comité Central como organismo superior después del Congreso, vale la pena ser miembro del CC y de su órgano ejecutivo el CP.
Si los delegados del VIII Congreso establecen que a las  posiciones dentro de la jerarquía orgánica se accede por la hoja de servicio al Partido y a la sociedad, por la meritocracia y no por otras razones, entonces aspiraría a ser miembro del Comité Político.
Si el Congreso establece sus reuniones ordinarias cada cuatro años, que no excede el período del mandato presidencial constitucional, para reafirmar o revocar en tiempo oportuno, el ejercicio de sus autoridades democráticamente electas, entonces sería digno y legítimo aspirar a ser integrante de cualquiera de los máximos organismos de dirección de la organización.
Si el Congreso reafirma nuestro compromiso con las mejores causas a favor de la mayoría del pueblo dominicano, alineando nuestro ejercicio político a los postulados de la Constitución del 2010 y nuestras ejecutorias como partido de gobierno al programa y metas contenidas en la Estrategia Nacional de Desarrollo, entonces valdría la pena poder contribuir, bajo la óptica boschista del servicio a los demás, desde cualquier instancia de Partido o de Gobierno.
Si el Comité Central establece en su reglamento como obligatorias e inaplazables sus reuniones ordinarias, en las cuales debe rendir cuentas el Comité Político, y que la elección de los integrantes de este último sea el resultado de la íntima convicción de cada uno de sus miembros y jamás por la imposición de los intereses grupales, entonces no me cabe dudas que al CP iría lo mejor de nuestra vasta cantera de dirigentes, quienes, no simplemente aspiren al privilegio de ser uno más de la elite, sino que aporten soluciones a los nuevos desafíos que conecten al Partido con las más sanas  expectativas y demandas de la sociedad.
Si cada miembro del CC renovado vota reglamentariamente una sola vez, y por uno solo de los candidatos al CP, no al mismo tiempo por varios integrantes de ternas o planchas de los grupos, entonces tengo la seguridad de que esta vez no se bloquearía nuestra entrada a ese importante organismo.
En tales condiciones aspiro a ser miembro  del CP y desde ese órgano convertirme en interlocutor de la gran legión de compañeros y compañeras que aspiran a que la organización reafirme su condición de Partido de organismos y no de personalidades, que abogan por el empoderamiento de la mujer y una mayor participación de la juventud a todos los niveles que esperan de su dirección, la renovación periódica del mandato, la rendición de cuentas, la transparencia y la plena democracia interna; en fin, convertirme en fiel intérprete de todos los y las peledeístas que propugnamos por la restauración de nuestros principios fundacionales de irrenunciable compromiso con el ideal trinitario, que apuesta  a convertirnos en una nación de ciudadanos con iguales oportunidades para su plena realización social e individual.
TOMADO DEL LISTIN DIARIO

EL ROEDOR: Carta a Leonel, presidente del PLD

EL ROEDOR: Carta a Leonel, presidente del PLD

  • Aristófanes Urbáez
“El juez que dicta sentencia bajo el criterio del aumento de sueldo o que lo eleven a un nivel más alto, es prevaricador; y el sistema judicial en que actúa está podrido” (a.u.).
Distinguido señor Presidente:
Tal y como Ud. expresara en días pasados en Puerto Plata, el león está en la calle y observando, por tanto no escapará a su atención los movimientos que se gestan dentro del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), que son variopintos, y algunos escapan a ciertos dirigentes cegatos, aunque no al ojo zahorí que usted tiene. He de suponer que Ud. oye en las noches los movimientos que semejan los cangrejos (aunque andan en extinción), ruido como el que narra Rafael Damirón en sus “Cronicones de antaño”, cuando mi tatarabuelo José Dolores Matos Dotel declaró el “Estado de Sitio” en el distrito de Barahona a finales del siglo XIX cuando una plaga de cangrejos ocupó toda la aldea sureña siendo él gobernador.
Ese ruido, que dice la historia novelada también asustó a los almirantes ingleses W. Pen y R. Venables, conquistadores de la isla de Jamaica, cuando en realidad fueron ejércitos españoles que les produjeron más de 500 muertos y unos 2,000 heridos; digo, o algo parecido se oye en la tropa púrpura donde varias facciones celebran casi a diario reuniones en toda la geografía nacional de cara a la búsqueda de acceso en el VIII Congreso Comandante Norge William Botello Fernández, a puestos en los más altos organismos de dirección
2.- Intención asesina.-
Espero que esos ruidos no lo turben ni lo obnubilen por lo que le voy a decir: la periodista Audeliza Solano tiene 10 meses escondida en la Capital y su casa está abandonada en Samaná porque la delincuencia y el sicariato que vemos a diario cubriendo con su manto de terror todo el país quiere hacerle daño, porque la “apertura” e inacción del PLD trajo el elemento nocivo del ingreso de personas a sus filas (y hasta al Comité Central) que nunca pasaron por el cedazo de los Círculos de Estudios y “el árbol que nace torcido// jamás su rama endereza//, pues se hace naturaleza// el vicio con que ha crecido””, como escribió Gaspar Núñez de Arce.
Audeliza Solano le anda huyendo a autoridades del PLD y a una fiscal. Es una peledeísta frágil que, aunque quiera, no puede hacer daño a nadie porque pesa menos de 125 libras. Eso nunca se había visto en el PLD, aunque sí en otros partidos. Usted, presidente Fernández, debe ir a Samaná con la autoridad dada por las bases para que sea la máxima jerarquía del PLD e impedir que la sangre llegue al río. Tiene la paciencia de Job y ya hemos visto que con ella hace maravillas, tanto adentro como afuera. Don Juan escribió una vez, durante los 12 años, en la revista “Política” del PRD lo que voceaba la mamá de un joven en su dolor: “Fue la policía la que lo mató”. El día que salga en un diario que Audeliza “Fue el mismo PLD que la mató”, será el inicio del fin. ¡Vaya a Samaná, presidente Leonel, y mate dos pájaros de un tiro, que el PLD necesita de su león para nuevos bríos!
3.- Asigún sea.-
Cuando “mi caudillo” don Juan Bosch me veía, siempre me preguntaba: “¿Y cuándo te soltaron, porque me dijeron que estabas preso?”. Maestro a tiempo completo, cuando tenía algún momento de solaz, se sentaba del lado de doña Carmen en el apartamento y empezaba a buscar el “sentido”, la acepción semántica, de las palabras o hablar de sus experiencias, generalmente delante de su asistente, Diómedes Núñez Polanco, el exembajador Héctor Galván. No tenía complejos y hablaba de los variados oficios que había desempeñado en países latinoamericanos y los políticos que había conocido; o hablaba de Joan Báez y Edith Piaf, o María Callas. Cuando vi a mi amiga Raysa Martínez muerta de risa cuando las “moñúas” que impidieron por un momento que Danilo hablara en la reunión de la Bárcenas, creo que por la reacción de Chelo y Zoila Martínez, exploté con mi risa de guacamayo. ¡Ah, infelices, Danilo no coge corte, porque eso, de donde vino tiene valor nulo! ¡Es asigún!
TOMADO  DEL LISTIN DIARIO

 

El prisionero de la tercera planta

 Por DIÓMEDES NÚÑEZ POLANCO
diomedesnp[@]gmail.com
Es una respuesta a Miguel Guerrero. Fabio R. Herrera-Miniño contestó la petición de Aristófanes Urbáez de que, como hijo de Fabio F. Herrera Cabral, “aclare en honor a la verdad si el profesor Bosch, después que ocurriera el golpe y lo habían retenido en el despacho presidencial…”, trató de suicidarse. Confirma que escuchó de su padre la versión.
El mismo, en su artículo de Hoy (12-10-13), intenta interpretar la información de marras. Hace malabares.
Independientemente de las palabras… ¡Imposible! Un hombre de su visión de la historia, de su reciedumbre moral, humana y social no estaba llamado a ser víctima de suicidio. Y más aun, si se trata de un discípulo de Juan Pablo Duarte y Eugenio María de Hostos: de un hombre cuyas creencias fueron templadas a la luz del fervor por la fe y la esperanza en el destino de su pueblo y de la humanidad…
Arlette Fernández, esposa y compañera del coronel Fernández Domínguez, narra que “Consumado el golpe de Estado, Bosch, prisionero e incomunicado, logró subrepticiamente tener comunicación con Rafael (Fernández Domínguez), quien le envió un mensaje con mi tía Mercedes Fernández de Moya, esposa de Silvestre Alba de Moya, ministro de Trabajo, quien también se encontraba en el Palacio Nacional”.( Arlette Fernández .Coronel Rafael Fernández Domínguez, soldado del pueblo y militar de la libertad, Editora Taína, S. A., 2005, p. 126. Publicación de la Fundación Coronel Rafael Fernández Domínguez).
El profesor Bosch relata detalles de lo ocurrido en las horas previas al golpe de Estado y tras el hecho mismo:  “Fue en horas de la tarde de ese día cuando me enteré de que había un golpe militar organizado para estallar en la noche, y le pedí al jefe del cuerpo de ayudantes, el coronel Julio Amado Calderón Fernández, que localizara al teniente coronel Fernández Domínguez, y una hora y media después el coronel Calderón me dijo que no se hallaba en la ciudad y que según los informes que le habían dado estaba en Cotuí (en realidad, estaba en Cenoví) donde un alto oficial de la Policía tenía una propiedad (se trataba de la finca de los padres de Arlette Fernández).
En el acto le ordené al coronel Calderón que mandara a buscar de la manera que fuera necesaria al Coronel Fernández Domínguez, quien se presentó en mi casa a las diez de la noche.
“Hablé con el coronel Fernández Domínguez en presencia del coronel Calderón y le informé de lo que estaba sucediendo; le dije que debía movilizar inmediatamente a los oficiales en quienes él tenía confianza, que yo me iría al Palacio Nacional, que no iba a ir a ningún otro sitio, que no me asilaría en ninguna embajada, que en el Palacio Nacional estaría, vivo o muerto, esperando que él actuara.
“Esa noche a eso de las 2 de la mañana, se produjo el golpe. Yo quedé preso con Molina Ureña, quien logró salir de Palacio disimuladamente, después de haber comprobado que todos los esfuerzos que yo hacía para comunicarme con alguien en la calle eran inútiles. Y allí estaba cuando uno de los ministros, que era familiar del coronel Fernández Domínguez por vía política, el licenciado Silvestre Alba de Moya, recibió la visita de su señora quien llegó en horas muy tempranas del día con su mensaje del coronel Fernández Domínguez. Ese mensaje era el siguiente:
“Señor Presidente:Estamos listos para asaltar el Palacio Nacional. Somos doce oficiales nada más pero cumpliremos con nuestro deber. Pedimos sin embargo que se le informe al Partido Revolucionario Dominicano a fin de que desate una huelga general.
“Con la misma persona que había llevado el mensaje, la señora del ministro Alba de Moya, le mandé a decir al coronel Fernández Domínguez que un ataque hecho al Palacio Nacional con doce hombres era un suicidio, que esa acción no conduciría a nada positivo, (…)”. (Ibid., p 127).
Prisionero aún en la tercera planta del Palacio Nacional, el 26 de septiembre, Bosch envió un mensaje al pueblo dominicano, del que copiamos fragmentos:
“Ni vivos ni muertos, ni en el poder ni en calle se logrará de nosotros que cambiemos nuestra conducta. Nos hemos opuesto y nos opondremos siempre a los privilegios, al robo, a la persecución, a la tortura.
“Los hombres pueden caer, pero los principios no. Nosotros podemos caer, pero el pueblo no debe permitir que caiga la dignidad democrática”. (Eliades Acosta Matos. 1963: Revolución Inconclusa. Soto Impresores, Santo Domingo, R. D., 2013, p. 479 Publicación de la Fundación Juan Bosch).
Del Palacio Nacional salió el 27 de septiembre hacia el puerto de Santo Domingo para tomar la fragata Mella, que lo trasladó a la isla de Guadalupe, junto con doña Carmen Quidiello de Bosch, su esposa y compañera inseparable. De ahí saldrían a San Juan, en avión que les envió Luis Muñoz Marín, gobernador de Puerto Rico, desde donde planeó y dirigió la lucha por el retorno de la constitucionalidad en la República Dominicana.
Independientemente de las palabras…¡Imposible!, ese hombre no estaba llamado a ser víctima de suicidio, por su estatura de revolucionario, pensador y prócer de la República.