Quiebra Detroit, la llamada ciudad motor de EE.UU.

OJOS CON LOS AMIGOS DEL NORTE. EN SU PERDIDA DE HEGEMONIA PUEDEN HACER BEYAQUERIAS QUE LLEVE A LA HUMANIDAD A NIVELES DE ALTA PELIGROSIDAD CON DAÑOS IRREPARABLES PARA LOS HABITANTES DEL PLANETA E INCLUSO ANTENTAR CON LA EXISTENCIA DE LA PROPIA ESPECIE HUMANA.
Imagen activaWashington, 19 jul (PL) Detroit, cuna de la industria automotriz estadounidense y una vez la cuarta ciudad más poblada del país, se declaró en bancarrota, y ahora tendrá que esperar que la Justicia decida si acepta la petición de suspensión de pagos de su abultada deuda.

La noticia, confirmada por las autoridades este jueves, también equivale a la mayor quiebra municipal en la historia nacional en esos términos, según destacan hoy diversos medios de prensa.

Esta fue la salida después que el director de emergencias de la llamada Ciudad Motor, Kevyn Orr, no pudo llegar a un acuerdo fuera de los tribunales con los tenedores de bonos, fondos de pensiones y otros acreedores.

El gobernador del estado de Michigan (medio oeste), Rick Snyder, dijo que aprobó una solicitud de Orr para acogerse al capítulo 9 de protección por bancarrota.

Snyder (republicano), nombró a Orr en marzo para que abordara el complejo tema de la deuda a largo plazo de la ciudad más grande de Michigan, que se estima en unos 18 mil 500 millones de dólares.

La Casa Blanca expresó ayer que el presidente Barack Obama y sus asesores siguen de cerca a la situación en Detroit, la ciudad más grande de Michigan.

“Es triste”, dijo Terence Tyson, cuando se enteró de la quiebra al salir de su trabajo en el edificio municipal de Detroit, destaca un reportaje del diario The New York Times.

Al igual que muchos allí, pareció reaccionar con resignación, silencio y la incertidumbre acerca de lo que está por venir, pero no con sorpresa, porque el escenario se “veía venir hace tiempo”, dijo Tyson.

Recuerda el rotativo que Detroit se expandió a un ritmo impresionante en la primera mitad del siglo XX con la llegada de la industria del automóvil, y luego decayó en las últimas décadas a un ritmo igualmente notable.

La capital del motor lleva en caída libre desde los noventa y, erradas gestiones de alcaldes, a lo que se sumó la crisis financiera de 2008, terminó por condenarse a la suspensión de pagos a una urbe que fue el símbolo del poder industrial de esta nación.

Una ciudad de un millón 800 mil habitantes en 1950, es ahora el hogar de solo 700 mil personas, así como a decenas de miles de edificios abandonados, lotes baldíos y calles sin luz, reseñó el Times.

Algunos expertos en quiebras y líderes de la ciudad lamentaron las consecuencias probables del anuncio.

Anticipan más recortes de beneficios para los trabajadores de la ciudad y de los jubilados, más reducciones en los servicios para los residentes, y un efecto perjudicial sobre los préstamos.

Pero otros, incluyendo algunos empresarios de Detroit piensan que la quiebra parecía la única opción que quedaba y que podría conducir finalmente a una revisión de los servicios de la ciudad y un plan para pagar alguna versión reducida de las deudas que la abruman.

/dfm