Las reflexiones sobre el marxismo del “pensador liberal” Miquel Porta Perales

Karl & his daughter Jenny Marx
Karl & his daughter Jenny Marx (Photo credit: Wikipedia)

La segunda juventud de Marx”. “El marxismo, desterrado tras el derrumbe soviético, revive en algunos círculos académicos y culturales” “En el 15-M los referentes van desde Hessel a Mafalda”. Son algunos titulares del artículo sobre la vuelta de Marx de Francesc Arroyo [FA] del pasado 27 de junio de 2013.

Recuerda aquí el periodista crítico de El País que el libro más vendido de la historia es la Biblia, y que “el segundo es el Manifiesto comunista, de Karl Marx, una obra que ha visto resurgir sus ventas en los últimos años”. Lo mismo sucede con Das Kapital [2] “otra obra del filósofo alemán que vende cientos de miles de ejemplares en todo el mundo en versiones que sorprenderían sobremanera a su autor”. Una de estas sorpresas-que-nos-da-la-vida: “En España, acaba de llegar a las librerías una edición de El Capital en versión manga (Herder), traducción de un volumen japonés del que se han vendido la friolera de 120.000 ejemplares”. Se trata, señala FA, de una adaptación libre: en ella ¡se ha inspirado el director chino de teatro He Nian para convertirlo en un musical! ¡Vivir para ver!

Reaparecen, además, obras centradas en analizar la figura del revolucionario de Tréveris: la biografía Karl Marx: A Nineteeth-Century Life, del profesor de la Universidad de Missouri Johathan Sperber, y a ambos lados del Atlántico “asistimos a representaciones de Marx en el Soho, del estadounidense Howard Zinn”.

En lo académico, recuerda FA, hay autores que llegaron al marxismo en los sesenta y setenta y siguen considerándolo una herramienta válida para interpretar la realidad señala FA. Entre ellos, Juan Ramón Capella, Carlos Martínez-Shaw y Jacques Rancière.

En los antípodas de lo anterior se sitúan autores como Miquel Porta Perales, el autor de La tentación liberal. ¿Qué posición mantiene este viejo conocido de la izquierda marxista-comunista sobre el que mucho (y bien) dijo ya en su momento Manuel Sacristán[3]? La posición siguiente: “el marxismo, como teoría de interpretación y transformación del mundo, entró en crisis hace décadas: el materialismo dialéctico es una entelequia; el materialismo histórico, una manera más de aproximarse a la historia; la lucha de clases, una pugna que busca más trabajo y mayor salario; el proletariado, un ente que desea integrarse en una prosperity capitalista hoy en crisis; la democracia real, una forma de despotismo; la sociedad sin clases, el paradigma de la sociedad cerrada”.

¿Hace décadas dice MPP? ¿Cuándo exactamente? ¿A qué enésima “crisis” hace referencia?

¿Una entelequia el materialismo dialéctico? ¿Qué tipo de entelequia? ¿Y qué será para MPP el materialismo dialéctico (expresión, por cierto, que ahora apenas nadie usa)?

El materialismo histórico es una manera más de aproximarse a la historia. ¿Y qué pasa?

La lucha de clases como una pugna por conseguir trabajo y mejores salarios. ¿Sólo eso es la lucha de clases? ¿Dónde ha leído esa definición el profesor MPP? ¿El tono de desprecio es pertinente?

¿El proletariado es un “ente que aspira a la integración” como la conseguida por don MPP hace tres o cuatro décadas? ¿De qué proletariado está hablando MPP?

¿Democracia real como forma de despotismo? ¿La democracia de Bolivia o Venezuela, por ejemplo, esos intentos de avance hacia la democracia real, son formas de despotismo?

¿La sociedad sin clases como paradigma de sociedad cerrada? ¿El lema popperiano, una vez más, en el puesto de mando? ¡Qué originalidad! ¿De qué sociedad cerrada hablan estos defensores del liberalismo político, políticamente inexistente, y del más que existente neoliberalismo antihumanista?

Porta Perales sostiene que el marxismo retorna “porque ofrece certeza antiliberal y confort radical: la certeza que permite confirmar ¡por fin! la verdad última del capitalismo explotador; el confort que se obtiene al proponer ¡por fin! una alternativa al sistema”. ¿Certeza antiliberal? ¿La última verdad? ¿De qué habla el señor PP? Confort -¡confort!- radical, señala este colaborador de la FAES interpretando un papel principal en la producción local de “Las mil y una caras del cinismo”.

Albert Recio, profesor de Economía de la Universidad Autónoma de Barcelona, es mucho más sensato y está mucho más informado. Para él “Marx no solo no ha caducado, es un gran clásico y está ganando vigencia y aceptación social debido a la crisis [Sus ideas valen especialmente para explicar] los conflictos de clase, la crítica al capitalismo y el empleo del ejército industrial de reserva.. Marx no vio la importancia de las estructuras nacionales, un asunto que llevó a la segunda generación de marxistas [Lenin y Rosa Luxemburg, sobre todo] a abrir el debate sobre el imperialismo. [tampoco pudo atisbar totalmente] la cuestión ecológica por su visión del progreso tecnológico ni la importancia real de las relaciones de género, pese a que Engels sí hizo algunas aproximaciones”.

Ningún pensamiento resuelve todo. Por supuesto tampoco el marxismo, que es, antes que nada, una tradición de pensamiento y acción de orientación socialista en serio.

¿Dónde el marxismo sigue en franco retroceso según Albert Recio? En la Academia “dominada por el pensamiento neoliberal, que ha emprendido una fuerte ofensiva contra las visiones críticas hacia el capitalismo”. Y desde muchos años. A eso se le llamaba la lucha de clases en el ámbito de la teoría.

Notas:

[1] http://sociedad.elpais.com/sociedad/2013/06/27/actualidad/1372360936_920706.html

[2] Traducido al castellano, entre otros autores, por Vicente Romano, Wenceslao Roces, Pedro Scaron y Manuel Sacristán.

[3] En 1995, diez años después del fallecimiento de Sacristán, la revista Litoral nos pidió a él y al que suscribe una aproximación, si duda contrapuesta, a la figura del autor de El orden y el tiempo. MPP exigió conocer mi aportación antes de escribir su texto.

Salvador López Arnal es miembro del Frente Cívico Somos Mayoría y del CEMS (Centre d’Estudis sobre els Movimients Socials de la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona; director Jordi Mir Garcia)

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s