El Gobierno boliviano calificó la actitud del ministro español de Exteriores, José Manuel García-Margallo, de “prepotente” e “inmoral” luego de que este dijera que su país “no tiene que pedir ninguna disculpa a Bolivia” por el incidente con Morales.