52 AÑOS DEL AJUSTICIAMIENTO DE TRUJILLO

Complot contaba con apoyo de “flota americana”

EXPEDIENTES DE LOS HÉROES DEL 30 DE MAYO
Conjurado. Huáscar Tejeda Pimentel conducía uno de los carros la noche del ajusticiamiento del dictador Trujillo.

Fernando Quiroz
fernand.quiroz@listindiario.com
Santo Domingo

Huáscar Tejeda Pimentel, quien condujo uno de los dos carros en el complot contra el dictador Rafael Leonidas Trujillo el 30 de mayo de 1961, dijo en el interrogatorio que Antonio de la Maza, uno de los principales conjurados, le había informado que contaban con el apoyo “de la flota americana”, la cual llegaría al país a restablecer el orden una vez se hubiera efectuado el golpe de Estado.
Igualmente, dijo que el presidente Joaquín Balaguer continuaría en el poder porque había demostrado su inconformidad a un amigo de quien no supo el nombre.
Los primeros diez días de mayo, contó, parte de las armas para el plan habían sido entregadas a De la Maza por un señor con el seudónimo de Plutarco Acevedo, quien servía de intermediario con el señor Wallace Berry (a) “Wimpy” y el consulado de los Estados Unidos.
Tejeda declaró que De la Maza le expresó su inconformidad con el régimen de Trujillo, por lo que consideraba necesario eliminar a “la persona del benefactor de la Patria” con el fin de que hubiera un cambio en el gobierno, pero sobre todo motivado por la muerte de su hermano Octavio de la Maza, dispuesto por el dictador.
Ponía como ejemplo que el estado deplorable económico en que se encontraba el país, era causado por Trujillo y que la muerte de las hermanas Mirabal había afectado la moral del país, así como que el divorcio entre la iglesia Católica y el Estado era causa de la corrupción.
Trujillo dispuso la muerte de Octavio de la Maza, hermano de Antonio de la Maza.
HUÁSCAR TEJEDA DECLARÓ QUE DE LA MAZA Y PASTORIZA ENTRARON EL CADÁVER DE TRUJILLO EN BAÚL DE CARRO
“Procuraduría Fiscal del Distrito Nacional. En Ciudad Trujillo, Distrito Nacional, Capital de la República Dominicana, a los dos días del mes de junio del año mil novecientos sesenta y uno, siendo las once de la mañana, fue conducido a nuestro Despacho el nombrado Huáscar Antonio Tejeda Pimentel, dominicano, de 35 años de edad, natural de Yaguate, Prov. Trujillo, casado, ingeniero civil, cédula Personal de Identidad No. 46272, serie 1ra., con domicilio y residencia en la calle Arístides Fiallo Cabral No. 36, de esta ciudad, quien al ser cuestionado por nosotros en relación al atentado criminal en el cual perdió la vida el Generalísimo Dr. Rafael Leonidas Trujillo Molina, la noche del treinta de mayo de mil novecientos sesenta y uno, nos declaró lo que a continuación se expresa: “En relación a las preguntas que me han hecho por ante este Despacho, debo declarar que hace aproximadamente dos o tres meses fui invitado a participar en un complot criminal contra la vida del Generalísimo Doctor Rafael Leonidas Trujillo Molina, por el nombrado Antonio de la Maza, encontrándonos los dos en la casa de Juan Tomás Díaz. Antonio de la Maza me expresó su inconformidad con el régimen del Generalísimo Trujillo me señaló que era necesario eliminar la persona del Benefactor de la Patria con el fin de que hubiera un cambio en el gobierno, que él consideraba que el estado deplorable económico en que se encontraba el país, eran causados por el Generalísimo Trujillo y que la muerte de las Mirabal había afectado la moral del país y el divorcio entre la iglesia Católica y el Estado era causa de corrupción y que la ruptura de relaciones diplomáticas con los otros países latinoamericanos eran causados por el mismo motivo y que positivamente el atentado contra la vida del presidente Betancourt había sido la causa de dichas rupturas. Que él estaba seguro que la muerte de su hermano Tavito había sido ordenada por el Jefe por puras razones políticas sin ser necesario. Además me señaló Antonio de la Maza que ellos contaban con el apoyo de la Flota Americana la cual llegaría al país a restablecer el orden una vez se hubiera efectuado el golpe de Estado, en el cual estaban envueltos el general Pupo Román Fernández; el general García Urbáez, un alto oficial de apellido Valdez y que se contaba con el general Guarionex Estrella, pero que el propio hermano del general Estrella no se atrevió a abordarle el tema porque no lo encontró en estado de ánimo para abordarle ese tema y además que el Generalísimo le había hecho un obsequio de $2,000.00 en esos días y era inapropiado hablarle en esos días.
Ya me habían informado tanto el señor De La Maza como Juan Tomás Díaz, que el general Román Fernández, había expresado que él estaba en disposición de tomar parte activa, debido a los vejámenes e insultos que él había sufrido de parte del Jefe, que cuando se diera el “golpe”, se haría cargo de la fuerza militar y ocuparían el Palacio Nacional, que él se haría fuerte y dominaría el país con el apoyo que ya ésta tenía pactado con el Gobierno americano, pacto que se hizo a través del Cónsul Americano en esta ciudad quien se había comunicado con el señor Wallace Berry (a) “Wimpy”, quien era íntimo amigo de Antonio de la Maza.
Se comentó entre nosotros, además, que el presidente Balaguer continuaría en el Poder pero atribuyéndole el mando. Se llegó a esta conclusión en razón de que Antonio de la Maza nos informó que el presidente Balaguer había demostrado su inconformidad a un amigo a quien no supe el nombre, pero al Presidente no se le pudo abordar porque estaba siempre ocupado.
Esto que señalo que sucedió en curso de algunos meses. Yo al oír estas cosas pensé que era un asunto de envergadura y me dejé arrastrar por la corriente en la seguridad de que podría tener éxito.
También me conversó además que tan pronto sucediera la trama criminal, se le mostraría el cadáver del Jefe al general Román para convencerlo de que debía actuar. Debo señalar que se había comentado en el grupo el que el general Román se había expresado en el sentido de que solamente él se podía lanzar a actuar con Juan Tomás Díaz.
El plan que escogieron fue el siguiente: aprovechar el conocimiento que tenían de que el Generalísimo en determinadas ocasiones vestía un uniforme militar que solamente utilizaba para ir a San Cristóbal, de esto se conversó hace un mes. En esos mismos días Antonio de la Maza fue a mi casa una mañana y sentados en la sala, él me mostró los planos que habrían de servir para realizar el atentado, los planos eran dos y tenían por objeto acorralar el vehículo en que viajaba el Generalísimo mediante un bloqueo de automóviles en la autopista que conduce de Ciudad Trujillo a San Cristóbal.
Convenido el plan de actuar, en relación a la adquisición de armas, debo declarar que las mismas la suministraron Antonio de la Maza y el Consulado Americano en el país, de acuerdo al siguiente detalle: De la Maza, escopetas y pistolas y el Consulado Americano tres (3) fusiles automáticos M-1, los cuales fueron suministrados por un señor con el pseudónimo de Plutarco Acevedo, quien servía de intermediario con el señor Wallace Berry (a) “Wimpy” y el Consulado americano.
Las escopetas fueron recortadas por Antonio de la Maza y el ingeniero Pastoriza. Debo señalar que a este último lo atraje yo al grupo ya que él mismo se convenció de las ideas que me había expuesto Antonio de la Maza al yo exponérselas. Habíamos convenido que tan pronto el Jefe viniera vestido de militar a la avenida y me pasaran a buscar, sería consumado el hecho. Las armas ya le habían sido entregadas a Antonio de la Maza por el Cónsul Americano, por intermedio de “Wimpy” y el tal Plutarco Acevedo dentro de los primeros diez días del mes de mayo.
El plan consistía en bloquear el vehículo del Generalísimo en la autopista y un carro perseguidor detrás. En caso de que fallara el carro perseguidor en razón de la velocidad del Jefe, debían actuar los ocupantes de los dos automóviles que bloqueaban la autopista. Después de reunirnos en varias oportunidades en esos días quedó concluido el que mi automóvil sería uno de los que bloquearían la autopista, quedando convenido que iría como acompañante mío Pedro Livio Cedeño, quien también formaba parte del grupo. La noche del hecho siendo las 8:00 p.m., pasó Antonio de la Maza acompañado de Pedro Livio Cedeño a recogernos a mí y a Roberto Pastoriza quien ya había sido avisado de que el Jefe bajaría a la avenida vestido de militar, el aviso no sé si fue Miguel Ángel Báez Díaz quien formaba parte del grupo o si fue observado por Antonio y Salvador, los que fuimos a la avenida fueron Antonio de la Maza en el automóvil Chevrolet, Mod. 1960 acompañado de Antonio Imbert, Salvador Estrella y el 1er. Tnte. Amado García Guerrero; la misión de este carro era perseguir el automóvil del Generalísimo y darnos la señal de que venía, apagando las luces. El carro Mercury color zapote propiedad de Salvador Estrella, conducido por el Ing. Pastoriza y ocupado por él solamente debía bloquear el lado Sur de la autopista, para impedir el paso del carro perseguido y el Oldsmobile Mod. 1960, conducido por mí y teniendo como acompañante a Pedro Livio Cedeño, debía bloquear la autopista, tratando de unirse al otro carro para impedir que el vehículo perseguido continuara la marcha y obligarlo a detenerse; minutos después de las 8:00 p.m., emprendimos la marcha hacia la autopista a esperar la llegada del carro del Jefe.
En la autopista esperamos más de una hora, el ingeniero Pastoriza en su sitio y yo en el mío, cuando vimos dos vehículos que se acercaban pero el vehículo de atrás no me dio la señal convenida que era la de apagar las luces para yo saber cuándo debía partir a formar la barrera por lo que no llegamos a formar la barrera. Entonces al pasar el carro del Generalísimo perseguido por el carro de Antonio de la Maza, que era conducido por Antonio Imbert al rebasar el vehículo perseguido llegó a colocársele al lado, oyendo yo entonces los disparos que considero eran de una escopeta viendo al mismo tiempo el fogonazo. Inmediatamente mi vehículo que tenía el frente hacia el este, lo maniobré dando la vuelta para perseguir y darle alcance al vehículo perseguido. Entonces yo pasé al lado del carro del Jefe el cual se había desviado hacía la grama en posición Este-Oeste; mientras tanto el vehículo conducido por De la Maza ya había dado la vuelta e intercambiaba disparos.
Después de yo pasar, di la vuelta, arrojándose de mi vehículo Pedro Livio Cedeño quien de inmediato comenzó a cambio de disparos. Yo mismo me di cuenta que debía realizar este viraje para colocar a Pedro Livio Cedeño en posición favorable en el atentado. Al yo pasar con mi carro pude observar al Generalísimo quien disparaba a los ocupantes del carro Chevrolet. El Jefe estaba de pie y al lado de su vehículo en actitud defensiva, debo señalar además que el Generalísimo estaba de frente hacia la costa. No pude ver si el capitán Zacarías de la Cruz, tomó parte en la balacera porque yo estaba cegado. A seguidas hice un viraje con mi vehículo, dando otra vuelta para ir a buscar al Ing. Pastoriza quien como a un kilómetro del lugar donde ocurrieron los hechos, pudiendo observar que el Jefe estaba tendido en el pavimento y que a su lado estaban Antonio de la Maza, Salvador Estrella y presumiblemente Antonio Imbert. A Cedeño no lo vi. De la Maza tenía en su mano derecha una pistola observando el cadáver y Salvador Estrella quien llevaba un revólver en la cintura se paseaba nervioso y vigilante en ese tramo donde ocurrieron los hechos; Antonio de la Maza trajo el carro Chevrolet al lado del cadáver y entre él y el Ing. Pastoriza arrojaron el cadáver en el baúl con el fin de llevárselo al general Pupo Román para convencerlo a actuar, de acuerdo a lo que me había informado Antonio de la Maza.
De inmediato, Antonio de la Maza se me montó en su carro, el cual transportaba el cadáver del Generalísimo y convinimos llevarlo a casa de Juan Tomas Díaz. Ellos iniciaron la marcha delante y yo detrás. En el carro conducido por De la Maza iban Antonio Imbert, De la Maza, Salvador Estrella y Pedro Livio Cedeño; en el carro guiado por mí íbamos el teniente García, el ingeniero Pastoriza y yo. Yo entré a la casa de Juan Tomas Díaz por la parte sur y De la Maza entró por la parte norte. Yo vi el carro entrar a la marquesina, pero no al garaje.
Ahí alguien me informó que Juan Tomás estaba en casa de su hija Marianela; yo inmediatamente partí con los mismos que habían venido conmigo, es decir, con el ingeniero Pastoriza y con el Tnte.
García, hacia la calle Leopoldo Navarro, donde vive Marianela, la hija de Juan Tomás Díaz. Allí me desmonté y penetré a la casa, estando allí reunidos Juan Tomás Díaz, Modesto Díaz y Luis Amiama Tió. Enteré a Juan Tomás y a los demás, de que el grupo había cumplido su misión y de que el cadáver estaba en la casa de Juan Tomás, refiriéndome el cadáver del Generalísimo.
Modesto Díaz, al enterarse de la noticia, conservó su serenidad habitual y noté en él una expresión de quietud imperturbable; Juan Tomás Díaz se mostró preocupado, pero sereno y Luis Amiama Tió presentó un rostro de incertidumbre. Juan Tomás me ordenó que me fuera a mi casa a acostar, lo cual yo hice.
Con la preocupación que tenía y con la repugnancia que me causó el hecho en el cual yo participé, ya en mi casa, sentí náuseas por la parte que a mí me tocó desempeñar en esos hechos. No podía dormir, y muy preocupado le confesé lo ocurrido a mi señora, quien se alarmó en tal forma, que a seguidas se sintió mal. En la mañana tomé mi automóvil, acompañado de mi esposa y mis hijos, fui a la casa de mi amigo Manuel Tavárez, situada en la calle Plinio Pina, y allí estuve un rato (más de una hora) conversando con éste quien me preguntó si yo sabía sobre el rumor callejero del asesinato del Generalísimo. Éste me señaló que no lo creía. Minutos después, Manuel Tavárez fue a su fábrica, según me dijo, pidiéndome que lo esperara que regresaría seguido; en el trayecto de su casa a la fábrica, éste vio personas civiles con armas en mi casa y al regresar me preguntó qué había pasado conmigo y yo le conté mi participación en los hechos. Inmediatamente, éste alarmado y espantado me dijo que me saliera inmediatamente de su casa, ya que mi presencia podía ocasionarle algún problema, Pastoriza y yo, en las primeras horas de la mañana, quedamos de juntarnos en la casa de Manuel Tavárez, y mientras éste y yo conversábamos llegó Pastoriza. Minutos después fue cuando llegó Manuel Tavárez y tanto Pastoriza como yo le confesamos los hechos. Pastoriza salió en su carro y yo en el mío, frente a la actitud de Manuel, y yo dejé abandonada a mi mujer, donde Manuel, porque ella me dijo que iba a pedirle el carro prestado a aquel, para visitar a una amiga, de cuyo nombre no me enteró.
Las personas que yo entiendo formaban parte del atentado son Juan Tomás Díaz, Modesto Díaz, Antonio de la Maza, Miguel Báez Díaz, Roberto Pastoriza, Salvador Estrella, Antonio Imbert, Pedro Livio Cedeño, Luis Manuel Cáceres hijo (a) “Tunti”, 1er. Tnte. Amado García Guerrero, A.M., Ernesto de la Maza, Luis Amiama Tió. Debo agregar además, que quince días antes del atentado, estuve en casa de Juan Tomás Díaz, Bibín Román, hermano del general Román”.
(Firmado) Huáscar Antonio Tejeda Pimentel,
Declarante
(Firmado) Dr. Teodoro Tejeda Díaz,
Procurador Fiscal del Distrito Nacional
(Firmado) Enriquillo García,
Secretario
TOMADO DEL LISTIN DIARO

 

Frases célebres sobre la madre

Madre e hijo, de Mary Cassat

Hay un solo niño bello en el mundo y cada madre lo tiene. (José Martí)

El niño reconoce a su madre por la sonrisa. (Virgilio)

El corazón de una madre es un abismo profundo en cuyo fondo siempre encontrarás perdón. (Honoré de Balzac)

No nos pongamos tristes por haberla perdido [la madre], demos gracias por haberla tenido.  (San Agustín)

La madre es nuestra providencia sobre la tierra en los primeros años de vida, nuestro apoyo más firme en los años siguientes a la niñez, nuestra amiga más tierna y más leal en los años borrascosos de la juventud. (Catalina Severo)

La mano que mece la cuna rige el mundo. (Meter de Vries)

Ver la entrada original 157 palabras más

1492: ENCUENTRO DE DOS MUNDOS

Recreación pictórica de la llegada de Colón a América.Venciendo prejuicios e intereses, temores e ignorancias, el hábil y ambicioso marino genovés Cristóbal Colón arribó a América por la Isla Guanahaní, imponiendo su primera determinación colonialista al renombrarla San Salvador.

Este primer encuentro de dos mundos constituye un acontecimiento de profundas consecuencias, pues anterior a él, no se conocía que hubiera entre Europa y Asia y del lado opuesto del Océano Atlántico, esta enorme masa de tierra, una de las cinco partes del mundo, y vasta extensión de 42 millones de kilómetros cuadrados.

Que Américo Vespucio, a quien se debe el nombre de nuestro continente, solo exploró lo que otros habían descubierto, y que Cristóbal Colón no es el descubridor de América, son algunas de las conclusiones obtenidas por los historiadores que, sin embargo, no logran derribar el relato oficial que aprendimos en la escuela…

Ver la entrada original 768 palabras más

Iced tea con cítricos y menta

Iced tea con cítricos y menta

3ABR

Ahora que ya estamos en primavera y comienzan a sentirse los primeros calores, no podemos evitar empezar a pensar en alternativas frescas para beber en los próximos  días de verano.

Hemos traducido esta receta original de Naomi, una variante interesante del viejo recurso de té con limonada. La diferencia: está hecho con tres diferentes cítricos y en segundo lugar, no sólo lleva té negro sino también nuestra deliciosa menta orgánica!

photo44-e1343329736915

Ingredientes:

Rendimiento: 16 porciones. Una fiesta!

8 saquitos de té orgánico Assam

4 saquitos de menta orgánica

6 tazas de agua hirviendo

3/4 taza de azúcar

zumo de 4 naranjas

zumo de 2 limones

zumo de 2 limas

Hielo

Instrucciones:

1. En una jarra, coloque los saquitos de Organic Assam y Organic Peppermint y agreque agua hirviendo. Deje reposar por 5 minutos. Retirar los saquitos de té.
2. Añada azúcar, revolviendo hasta disolver. Luego los zumos de naranja limón y lima, y finalmente hielo suficiente para llenar la jarra.
3. A disfrutar!

Pronto traeremos más deliciosas y frescas recetas!

fruity-tea-pic-1024x764

Resultados de mi época de profesor de DW y PW

JORGE A. PÁRRAGA A.’S BLOG

UN ESPACIO PARA EXPRESAR VIVENCIAS PERSONALES Y PROFESIONALES.

RESULTADOS DE MI ÉPOCA DE PROFESOR DE DW Y PW

Aquí estamos nuevamente. Saludos. Decidí escribir esta entrada el día de mi cumpleaños 26 (osea ayer, bueno en realidad antes de ayer porque ya son las 00:12 del 30/05/2013 jajaja) y esta vez quien me “inspiró” fue una de mis estudiantes de 9no semestre. Bien, entonces, sin mas preámbulo vamos al “pollo del arroz con pollo”:

Es gratificante para alguien que se ha dedicado por casualidad a la docencia universitaria ver que su proceso de compartir conocimiento rinde frutos. Allá por el año 2010 tenia a mi cargo las materias de DISEÑO WEB y desde 2011 hasta mediado de 2012 PROGRAMACIÓN WEB I y II. Asignaturas que en esa época me apasionaban, creo dí lo mejor de mí en ese momento, a veces estricto, a veces mas estricto, y a veces demasiado estricto… en fin,  siempre busqué explotar el máximo potencial de mis estudiantes. Debo confesar que en muchas ocasiones pensé que perdía mi tiempo, pues varias veces llegué a pensar que sufriría un derrame cerebral al ver que los estudiantes no mostraban los resultados que yo esperaba. Deberes incompletos, evaluaciones pésimas, proyectos finales desastrosos; eran síntomas de que algo no estaba bien.

Pasaron los años, unos continuaron, otros desistieron, otros continúan y otros…precisamente estos “otros” son los que me han dado el orgullo de decir: MISIÓN CUMPLIDA!, y es que sitios web como:

Solo por citar algunos, son en cierta medida el inicio de una vida profesional de estos informáticos. Quizás no tienen el nivel de webs mucho mas dinámicas y populares, sin embargo son  relevantes y muy importantes, al ser fruto del trabajo de hombres y mujeres que están demostrando sus habilidades informáticas, y que estoy seguro en unos años serán parte fundamental del desarrollo de este bello Ecuador.

Elecciones presidenciales en Chile: Táctica y estrategia

Español: El acceso de la Unidad Popular al gob...

1. El uso de una, de otra o de combinadas formas de lucha bajo la dictadura del capital y sus relaciones de clase y de poder, durante toda su historia, está determinado por la lucha de clases. Independientemente de los deseos o ideología de un sujeto individual, de un grupo de interés, o de una clase social en particular, sea parte de la hegemonía o de los hegemonizados.

2. La totalidad de un modo de producción y reproducción de la vida consiste en el conjunto de las relaciones sociales que caracterizan una manera histórica de existencia, de asociación, de continuidad y ruptura entre humanidad y naturaleza, en un momento dado. Esas relaciones sociales se desenvuelven a través del conflicto. Allí concursan variables multidimensionales, de las cuales unas son más relevantes que otras. No es lo mismo una guerra mundial que la formación de un sindicato. No es lo mismo el cambio climático que la quiebra de un banco en la India. Sin embargo, en cada uno de esos fenómenos se manifiesta el movimiento contradictorio e irreductible de la lucha de clases.

3. Entonces, la totalidad es un movimiento dialéctico que en la actualidad se resume como la fase de un capitalismo mundializado y maduro, donde predomina el imperialismo financiero y especulativo, la deuda, el despojo, la explotación intensificada del trabajo humano. La contradicción entre el desarrollo de las fuerzas productivas y sus relaciones sociales, o entre la apropiación privada del excedente que sólo produce socialmente el trabajo humano, es clara para quien quiera ver. Únicamente a la conciencia y conducción de la minoría gran propietaria le cabe oscurecer, a través de mediaciones alienantes, la cualidad histórica y finita del modo de producción capitalista y fomentar la falsa naturalidad de la sociedad de clases. Esa conciencia de los que mandan y dominan provisionalmente se vale no sólo de los altos mandos militares y la propiedad de la industria armamentista. Para producir el consenso ampliado de sus intereses y, en consecuencia, un tipo de gobernabilidad inestable, debe controlar y controla los contenidos y maneras de los medios de comunicación de masas, la producción de un sentido común determinista y fatal, y el disciplinamiento operativo en los ámbitos del consumo, educativos, laborales, recreativos y represivos. Asimismo, cuenta con la complicidad de la alta oficialidad religiosa y con la industria de intelectuales orgánicos que, tanto institucional como informalmente, fabrica los relatos mistificados para fortalecer el presente orden de las cosas y su normalización.

Ese oscurecimiento está destinado a la sociedad en general, incluida la minoría dominante, y para los dominados en particular.

Los pocos gozan de las granjerías que les posibilitan la mala vida y el permiso de los muchos. Sus políticas tanto de fondo como de utilería teatral son la dictadura del capital y la democracia representativa, aparente y funcional.

Sin embargo, la cuestión no es ‘dar vuelta la tortilla’ por un puro asunto de justicia social milenaria. Ahora mismo las clases explotadas y expoliadas, las grandes mayorías, contienen en su desenvolvimiento conflictivo las potencias objetivas para superar la sociedad de clases. Esto es, pueden conciente e históricamente precipitar su disolución como humanidad subordinada, cuando enfrenten el término del modo de producción capitalista.

4. Para transformar la vida y demoler el viejo orden es imprescindible la comprensión conciente de la realidad concreta y contradictoria del capitalismo y su presente fase por parte de las formaciones políticas revolucionarias –es decir, de aquellos conjuntos de personas anticapitalistas y armadas poli-éticamente de vocación de poder- capaces de formular no sólo un proyecto de sociedad nueva desde y entre los de abajo (y cuyas pistas están en las propias fracturas tecnónicas y sin remedio de la sociedad actual), sino también una estrategia y las tácticas adecuadas según el movimiento real del capitalismo y a la parte que en él le toca a la mayoría malviviente. Si bien las formas determinantes de la emancipación son todavía nacionales o regionales, su contenido, hoy más que ayer, permanece condicionado por las relaciones de fuerzas internacionales. El sistema mundo nunca fue antes tan total.

5. La minoría dominante que ofrece contenido, sentido y horizonte al Estado de Chile es un complejo de facciones de clase dependiente de los imperialismos centrales, y sobre todo del norteamericano. La burguesía chilena nunca fue revolucionaria. Siempre ha sido rentista y transnacionalizada. Su breve período cuasi industrializador y sustitutivo de importaciones dentro del caduco paradigma desarrollista de mediados del siglo pasado, no pasó de ser una coyuntura presionada por la segunda guerra mundial y la existencia de la Unión Soviética. En efecto, las políticas imperialistas de la Alianza para el Progreso (administración Kennedy) para Chile y América Latina sólo tuvieron por objeto aminorar las formas más explícitas de la lucha de clases y reprimir el ‘peligro comunista’ proveniente del ejemplo de la Revolución Cubana. Sin embargo, y premeditadamente, los conocimientos científicos y técnicos estratégicos siempre fueron monopolizados por la burguesía imperialista. Su fin también era ‘poner al día’ a Chile para su mejor explotación de acuerdo a los requerimientos del capital en la división internacional del trabajo. Esto es, para que el territorio chileno –al igual que todo el denominado ‘tercer mundo’- funcionara como proveedor de recursos naturales y trabajo barato para los Estados planetarios hegemónicos.

Pero Chile no sólo es cobre, litio, celulosa, harina de pescado, unos cuantos salmones y dos botellas de vino. Para el Estado corporativo estadounidense es la cuna experimental y paradigma de la vanguardia ultraliberal, plataforma de financiarización y negocios asociados para la región, y es un bien simbólico por la derrota de la Unidad Popular en 1973 y la imposición temprana del orden monetarista del liberalismo más rabioso.

6. Cuando se afirma que los pueblos y los trabajadores, que el conjunto de las fuerzas sociales que en Chile, conciente o inconcientemente, con su acción social se enfrentan a la dictadura del capital no tienen más remedio que emplear todas los medios y formas disponibles según la situación concreta de la lucha de clases, es preciso diferenciar aquellas formas estratégicas de las contingentes. Los instrumentos políticos que expresan los intereses de las grandes mayorías, lejos del eclecticismo y la conciliación de clases, están condenados a elaborar tácticas complementarias y flexibles, y que nunca pierdan de vista hacerse de todo el poder. No de una fracción, sino de todo el poder. No existe otra condición posible para el ejercicio pleno de la democracia radical, la superación del capitalismo y la socialización de todos los ámbitos de la vida.

Ahora bien, lo estratégico en materia de promoción de una mayoría crítica creciente, práctica y teóricamente, se encuentra hoy en la acción directa de los movimientos sociales con miras a la creación de otro momento de la lucha de clases: el poder popular.

En este marco, la participación del anticapitalismo en el momento electoral organizado por la democracia burguesa, no fortalece al sistema por sí mismo, en tanto el o los instrumentos políticos del pueblo nunca dejen de subordinarse a la estrategia arriba descrita. Se trata de participar en un momento, y no de hipotecar, canjear o clientelizar al movimiento social y político del pueblo por una simple campaña electoral.

En consecuencia, la campaña electoral se emplea como táctica circunstancial con el fin de amplificar los contenidos provenientes del propio pueblo en lucha en un espacio que todavía ofrece la democracia restringida, tutelada, burguesa, etc., en Chile por razones explicables en otro borrador. Es imposible negar que las elecciones en el país dan tiempo y visibilidad en los medios de comunicación masivos a quienes participan en ellas. Y quien refute el impacto agitador, político, constructor de opinión, etc., de los grandes medios de masas, tendrá que estudiar sus efectos sobre la realidad desde la Alemania nazi hasta el imperialismo contemporáneo. Como botones de muestra frescos: el objetivo imperialista (norteamericano, israelí, de parte de Europa) de hacerse de los recursos petroleros de Medio Oriente fue capaz, mediáticamente, de convertir la invasión a Afganistán en ‘una lucha contra el terrorismo’; la destrucción de Libia en ‘evitar una masacre de civiles’; la ocupación de Iraq en ‘la búsqueda de armas de destrucción masiva’; y los recientes acontecimientos en Siria en ‘la lucha contra una tiranía que asesina pacifistas’. Cada una de estas ‘nobles’ justificaciones ha sido probada en su falsedad por comisiones de la ONU, organismos de DDHH y el periodismo independiente.

De no participar crítica e instrumentalmente en la contingencia electoral de 2013, sólo quedan tres alternativas para el anticapitalismo: lanzar una ofensiva político-militar del pueblo revolucionario; llamar a anular el voto como protesta antisistémica; o dejar hacer.

La primera no resiste análisis; la segunda probará, una vez más, que anular en Chile es ineficaz políticamente; que llamar a la abstención, oportunista; y dejar hacer, cómodo. No participar hoy significa la pérdida de oportunidades de acceso a la comunicación masiva desde los intereses del pueblo y a través de medios todavía ‘veraces’ para gruesas franjas sociales y donde los medios populares aún no llegan (más por falta de recursos y tecnología, y persecución política, que por sus probados talentos y creatividad). Siempre considerando que el uso político popular de la TV, la radio, los periódicos, las web de los que mandan tiene como finalidad sustantiva potenciar al movimiento social y sus luchas. En fin. No es un asunto moral, principista, o una conspiración para distraer políticamente a los de abajo. Simplemente es útil.

Ante las elecciones anteriores quien suscribe este artículo llamó a votar nulo. Pero ahora las condiciones han variado y, además, hay por quién votar-luchando. Y no se está aludiendo en ningún caso a Marcel Claude, sino a la candidatura de una luchadora fogueada y con un entorno de incuestionables militantes populares. De una candidata que desde hace mucho tiempo es dirigenta de pobres en permanente pelea contra los dueños de todo. Una que es protagonista del movimiento social anticapitalista y que siempre ‘ha puesto el cuerpo’. No se trata de una ‘aparecida’ para nadie. Y que aun con procesos judiciales por luchar, hace de su campaña un todo único con su batallar de siempre ( http://www.adital.com.br/site/noticia.asp?lang=es&cod=74509 ). Su campaña electoral es una extensión de su condición humana de luchadora social y no lo contrario.

7. Finalmente y como contribución modesta al debate anticapitalista chileno. Una Asamblea Constituyente para la construcción de una nueva Constitución, a la usanza histórica de Chile, es una reunión de abogados y especialistas de las expresiones políticas del bloque en el poder para refinar y actualizar la arquitectura legal de dominación. Lamentablemente, no sería distinto según las actuales relaciones de fuerzas en el Chile de hoy. De hecho, ni Salvador Allende ni la Unidad Popular la convocaron. Y la Constitución de 1925 consagraba la propiedad privada en todos sus niveles y salvaguardaba los intereses de la clase dominante. Fue legalizada mediante un plebiscito donde participaron 134 mil hombres de más de 21 años que supieran leer y escribir, y el quórum no alcanzó el 50 % de los pocos habilitados para sufragar. La población de Chile era de 4 millones de personas.

Una Asamblea Constituyente radicalmente democrática y una Constitución Popular es un punto de llegada, posterior a la construcción de la hegemonía política de los intereses históricos de los trabajadores y los pueblos. Porque las leyes son también hijas de la lucha de clases y de las relaciones de poder, y no al revés. Sólo cuando la dictadura militar contaba 7 años y ya imponía en los hechos la versión del capitalismo ultraliberal de Friedrich Hayek y Milton Friedman, fabricó una Constitución.

Primero es el poder y luego los cuerpos jurídicos que refrendan y legitiman las relaciones de fuerzas sociales realmente existentes en una sociedad dada. Los ejemplos recientes en América Latina no hacen más que confirmarlo.

 

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

 

Violencia machista

 

Por hablar o callarse, por denunciarlo o exculparlo, por soñar o resignarse, nunca ha de faltar hasta que lo impidamos, el insulto, la amenaza, el golpe de un macho despechado y violento.

Por salir o quedarse, por obediente o insumisa, por fuerte o vulnerable, nunca ha de faltar mientras lo consintamos, la discriminación, la violación, la violencia machista.

Por no hacerse preguntas, por develar respuestas, por amasar memorias, por acunar amnesias, es por ser mujer que se la margina, que se la excluye y que se la asesina.

El autor del crimen, de conocidas señas, es una funesta ideología que, unos más y otras menos, aún sigue siendo parte de nuestra convivencia, aún seguimos cargando.

Y todo ello ocurre con la indolencia de una justicia que, frecuentemente, descarga de culpa al Memoria, historia y olvidoacusado so pretexto de que ha sido provocado o en el entendido de que las consecuencias hasta se lo merecían; con la complicidad de unos medios de comunicación que siguen amparando en crónicas y titulares los llamados delitos pasionales, y que logran en infames querellas domésticas sus mayores éxitos de audiencia; con la indolencia de una Iglesia que no tiene más sensata propuesta, entre unos cuantos infalibles desvaríos, que rezar y arrepentirse y volver a arrepentirse; con el beneplácito de un Estado que siempre se las ingenia para encontrar alguna nueva prioridad, algún asunto urgente que no admita demoras en el que disponer políticas y recursos; y con la indiferencia de buena parte de una sociedad que sigue sin entender qué pasa o, peor aún, sin demandar respuestas.

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.