• César Medina

Parece una utopía el intento de unidad en el PRD…porque todo depende de la capacidad de renunciación que tengan sus líderes para hallar una solución a la crisis: Hipólito, a la candidatura; Miguel, a la presidencia del partido.

En nuestro país, lo he dicho otras veces, nadie renuncia a nada, ni se jubila, ni se retira… La gente prefiere secarse en la mata, como el caimito. Por eso es tan difícil en el PRD hallar una ruta que conduzca a la unidad.

La reunión del viernes constituyó un acto de hipocresía de ambos líderes perredeístas. Hipólito no renunciará a su aspiración de volver a ser candidato; y Miguel no dejará la presidencia del partido por la vía que quisieran Hipólito y su gente.

Miguel sólo renunciaría y propiciaría la amnistía a los expulsados ñincluyendo al propio Hipólitoñ si antes se celebra una convención unitaria donde todos los grupos lo proclamen candidato presidencial.

Los dos se han ocupado, cada cual por su lado, de desmeritar ese encuentro, incluso desde antes de producirse… Hipólito con su proverbial desenfado llegó al colmo de publicar un artículo horas antes de la reunión donde insistía en “la traición” de Miguel remachándolo con los más agrios epítetos.

Mientras Miguel comentaba entre los miembros de su equipo que acudía al encuentro con Mejía más por un compromiso con Soto Jiménez ñque le adelantó ya su apoyoñ que por cualquier otra razón. Porque está convencido que “con Hipólito no hay arreglo posible”.

Mejía no acepta que su mejor época pasó…Y Miguel se cree y se siente en el derecho de agotar su último cartuchazo en su aspiración de ser Presidente.

La alternativa que algunos han planteado es que Miguel resigne el cargo a favor de Mejía, que previamente sería amnistiado y anulada su expulsión y la de su gente, para que apoye la candidatura presidencial de Vargas, y que su hija Carolina complete la fórmula electoral del PRD…

Pero a Mejía nadie se atreve a plantearle eso cara a cara. ¡No vaya a ser cosa…!

Además, odio… mucho odio
Hipólito tiene en su entorno a gente que bajo ninguna circunstancia aceptaría a Miguel Vargas como candidato presidencial… Si hubiera que citar nombres, ahí están Enmanuel, Milagros, Ramón…

Entre algunos periodistas y opinadores que apoyan a Mejía existe el criterio de que “mejor que se hunda el PRD” antes de una eventual candidatura unitaria del presidente del partido. Entre esos hay por lo menos uno que preferiría lanzarse del puente Duarte.

En el caso de Vargas la situación de su entorno no se muestra hostil a un arreglo con Mejía que implique resignar la presidencia perredeísta. Por supuesto, si a cambio reciben la candidatura presidencial sin importarles quién complete la fórmula.

Los más fanatizados seguidores de Mejía no se abren a ninguna posibilidad de arreglo interno que signifique la preminencia de Vargas, en ningún escenario, que no ya sólo como candidato. A Vargas lo prefieren muerto… Ya lo decían en la campaña: “… Si perdemos, lo matamos”.

La realidad, en cambio, los está golpeando con severidad. Porque Miguel no sólo se mantiene al frente del partido, sino que, según Gallup, su aceptación popular está por encima de la de Mejía.

El PRD y las utopías posibles
Cualquier fórmula que implique un arreglo entre Vargas y Mejía, por utópica que parezca, nunca es imposible para quienes conocen las historias de amor y desamor que se han dado en el PRD desde su fundación en 1939…

… Que superan por mucho los amores tormentosos de Marlon Brando y Elizabeth Taylor, en los mejores años de la época romántica de Hollywood. Se casaban y se divorciaban como ponerse y quitarse los calcetines.

Miolán fue recibido por Peña Gómez con los brazos abiertos después de 15 años como ministro de Balaguer; apoyó a Majluta en el ‘86; le propuso a Bosch apoyarlo en el ‘90;  Majluta apoyó a Peña en el ‘94… En el PRD la gente se va y vuelve cuando quiere; se pelean, se separan, se arreglan y se vuelven a querer…

Ahora, en el medio de este nuevo flirteo, está un brioso Abinader, que se siente en la gloria después de Gallup… Ignorando, al parecer, que la historia de su partido muestra burlón ese subibaja…

¡Su candidato nunca ha sido un pino nuevo… Primero hay que guayar la yuca…!