La juventud en Estados Unidos: frustración, incertidumbre y violencia

Por Roberto García Hernández *
Imagen activa

Los males que afectan a la sociedad estadounidense, en particular el deterioro de la situación económica, y una crisis sin precedentes de los valores morales, impactan de forma significativa en los jóvenes.
El nivel de desempleo, que alcanza casi un ocho por ciento entre la población económicamente activa en Estados Unidos afecta en particular a la juventud, pues según un informe de enero del Buró de Estadísticas 21 por ciento de las personas entre 16 y 24 años no tienen trabajo.
Alrededor de 12 por ciento de quienes terminan sus estudios universitarios, no logran un empleo fijo tras terminar sus carreras respectivas.
Pero en realidad para los jóvenes graduados la tasa es más alta, acota un informe especializado del Fondo Monetario Internacional, porque muchos de ellos terminan sus estudios y se van a otros países a impartir clases de inglés o realizar trabajos de menor envergadura porque no encuentran empleo en la nación norteña.
En cuanto a la deserción escolar, solo en el estado de Nueva York 12 por ciento de los estudiantes abandonan las escuelas secundarias antes de terminar, lo cual contribuye a que 20 por ciento de los jóvenes entre 17 y 24 años estén fuera del sistema educacional y además sin trabajo, afirma un estudio reciente de la Unesco.
Según un artículo publicado a principios de febrero en el diario USA Today, los jóvenes estadounidenses viven hoy en un ambiente de incertidumbre y violencia por los efectos del colapso económico, las bajas norteamericanas en las guerras en Medio Oriente y los tiroteos fatales en las escuelas.
La actual generación sufre una afectación significativa por su papel directo o indirecto en los conflictos en ultramar, que provocaron en los últimos años más de seis mil muertos y 50 mil heridos, en particular en las contiendas en Irak y Afganistán.
Entre otros eventos traumáticos para la juventud en los últimos años, el rotativo citó los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001, que ocasionaron unos tres mil muertos, y el huracán Katrina de 2005, que provocó más de mil 800 víctimas fatales.
La publicación compara los traumas actuales con las tensiones similares que enfrentaron los jóvenes estadounidenses en las décadas de los años 60 y los 70 en torno a la posibilidad de un holocausto nuclear y su participación forzosa en la guerra de agresión contra Vietnam.
La masacre en un cine de Aurora, Colorado, en julio de 2012, que provocó 12 muertos y 58 heridos, y un crimen más grave en Newtown, Connecticut, con un resultado de 26 víctimas fatales, son algunos de los incidentes que marcan las vidas de los adolescentes norteamericanos.
Los niños de hoy son más agresivos, como resultado directo de la violencia constante observada en las noticias y en los programas televisivos que muestran personas con esas actitudes, señalan especialistas.
Los medios de difusión son un arma de doble filo, porque pueden ayudar a aliviar el efecto negativo de sucesos violentos, pero a la vez traumatizan a los niños y adolescentes que están expuestos de forma continua a esas acciones.
El flagelo de las drogas es otro mal que corroe a los jóvenes del país norteño, y de acuerdo con la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes, Estados Unidos encabeza la lista de naciones consumidoras de drogas, debido a que sus ciudadanos usan por año entre 150 y 160 toneladas de cocaína. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, 41 por ciento de los jóvenes norteamericanos que asisten a las escuelas secundarias y 47 por ciento de los preuniversitarios consumen estupefacientes.
Unos 17 de cada 100 mil jóvenes en el país norteño son víctimas de hechos violentos ocasionados por el consumo excesivo de drogas y alcohol.
Revelaciones recientes señalan que en las escuelas militares la situación es preocupante, como ocurre en la Academia Naval con sede en Annapolis, estado de Maryland, donde tras una investigación de 11 meses, las autoridades expulsaron del centro a 27 cadetes.
Al respecto, el diario Stars and Stripes refiere que los estudiantes consumen marihuana sintética en la escuela, cocaína, mefedrona, mescalina y hongos que producen efectos psicodélicos.
La mefedrona es similar al éxtasis o la cocaína y en ocasiones se vende como sales de baño en Estados Unidos, según dijeron los investigadores, quienes señalaron que más de 500 alumnos del centro utilizaban sustancias de este tipo de una u otra forma.
Algunos estudiantes tenían botellas de refrescos con compartimentos secretos donde escondían sus drogas, y disponían de métodos para alterar las pruebas de orina que se les realizaban habitualmente con el fin de detectar el consumo de estupefacientes.
Todo esto ocurrió en una institución de enseñanza militar que se fundó en 1845 y se considera una de las más prestigiosas de Estados Unidos.
Por otra parte, los delitos sexuales constituyen otro mal que afecta a la juventud estadounidense, y en los últimos meses hubo un incremento sustancial en ese asunto.
Según la organización no gubernamental Red contra los Abusos de Género (RAG), más de 200 mil mujeres son violadas cada año en Estados Unidos, 80 por ciento de ellas tienen menos de 30 años, y una entre cinco víctimas son estudiantes universitarias.
Los jóvenes dentro de las instituciones armadas sufren también los efectos de conductas sexuales inapropiadas.
Un informe reciente del Pentágono reconoce que la mitad de las mujeres militares norteamericanas enviadas a Irak o Afganistán fueron víctimas de acoso sexual y 23 por ciento de ellas dijeron haber sido violadas.
Además, una treintena de instructores de la Base Aérea de Lackland, en el estado de Texas, fueron detenidos durante un proceso investigativo en el que 54 mujeres reclutas se reportaron como víctimas de diferentes modalidades de acoso sexual, incluyendo la violación, en esa instalación militar.
Estos y otros males mantienen a la juventud en un estrés constante, pues una investigación publicada a principios de febrero por la revista Time mostró que los estadounidenses entre 18 y 33 años sufren los niveles más altos de tensiones emocionales.
Alrededor de 40 por ciento de este segmento poblacional reportó que su nivel de estrés se incrementó en los últimos 12 meses y que las causas principales estuvieron relacionadas con problemas en sus puestos de trabajo, el dinero y la amenaza del desempleo.
El incremento de la violencia, la incertidumbre sobre la economía familiar, el desempleo y las consecuencias de la participación de Washington en conflictos en otros países es probable que se mantengan en los primeros planos de las causas de la frustración entre los jóvenes norteamericanos en el futuro previsible.
*Periodista de la redacción Norteamérica de Prensa Latina.
arb/jvj/rgh

 

Presidente Chávez en estrecha comunicación con su equipo de gobierno

Presidente Chávez en estrecha comunicación con su equipo

Presidente Chávez en estrecha comunicación con su equipo 
Presidente Chávez en estrecha comunicación con su equipo de gobierno

Caracas, 15 feb (PL) El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, se mantiene en estrecha comunicación con su equipo de gobierno y al frente de las tareas fundamentales inherentes a su cargo, afirmó hoy el ministro de Comunicación e Información, Ernesto Villegas.
En un comunicado difundido por instrucciones del Vicepresidente Ejecutivo, Nicolás Maduro, Villegas dio a conocer el estado de salud del mandatario, junto a dos fotos actuales del presidente venezolano con sus hijas, mostradas de manera paralela.

Imagen activa

A continuación, Prensa Latina reproduce el texto íntegro del comunicado:
“El Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela informa sobre la evolución de salud del Presidente Hugo Chávez, tras la intervención quirúrgica practicada en La Habana, Cuba, el pasado 11 de diciembre.
Después de dos meses de un complicado proceso post-operatorio, el paciente se mantiene consciente, con integridad de las funciones intelectuales, en estrecha comunicación con su equipo de gobierno y al frente de las tareas fundamentales inherentes a su cargo.

Imagen activa

Como se informó oportunamente, la infección respiratoria surgida en el curso del postoperatorio fue controlada, aunque persiste un cierto grado de insuficiencia.
Dada esta circunstancia, que está siendo debidamente tratada, en la actualidad el Comandante Chávez presenta respiración a través de cánula traqueal, que le dificulta temporalmente el habla.
El equipo médico aplica tratamiento enérgico para la enfermedad de base, que no está exento de complicaciones.
El paciente coopera con el tratamiento y rehabilitación en estrecha coordinación con el equipo médico de trabajo.
El Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela agradece al pueblo venezolano el amor, la serenidad, madurez y entereza con que ha acompañado al Comandante Chávez en esta batalla y lo invita a mantenerse en oración por su salud.
En este año, cuando se celebra el Bicentenario de la Campaña Admirable, esta actitud ejemplar del pueblo venezolano confirma que se trata, en efecto, del mismo pueblo admirable que luchó con nuestro Libertador Simón Bolívar por la causa de la Independencia.
El Gobierno Bolivariano ratifica, asimismo, su gratitud hacia el Comandante Fidel Castro y al Presidente Raúl Castro, al equipo médico y a todo el pueblo cubano, por el amor y los cuidados brindados a nuestro Presidente.
Confiamos, junto al pueblo venezolano y demás pueblos del mundo, que el Comandante Chávez superará más temprano que tarde estas delicadas circunstancias para acompañar a su pueblo en el camino de nuevas victorias en la construcción de la Patria Buena.

¡Que viva Chávez!

Caracas, 14 de febrero de 2013
ale/mem

 

EEUU y China: ¿La nueva guerra fría? Y 3

Because the city of Jena was occupied by Frenc...

Manolo Pichardo

Luego de la caída del muro berlinés, occidente, bajo el liderazgo estadounidense, pensó en un largo reinado sin sobresaltos, con capitalismo del más puro y salvaje, marcando la vida de los seres humanos con un modelo a escala global que envolvería, desde lo económico hasta lo cultural y político.

La Tormenta del Desierto abrió un capítulo unipolar que desató la guerra no convencional que articularon los fundamentalistas musulmanes: el enemigo sin rostro ni territorio que logró lo que ningún otro pudo conseguir desde la fundación de los Estados Unidos: lastimar con contundencia su territorio, metiendo un demoledor puñetazo al World Trade Center, símbolo del poder económico, al Pentágono, centro del poder militar y amagando a la Casa Blanca, lugar donde se toman las decisiones políticas.

Desaparecido el bloque soviético y su amenaza comunista, el patriotismo y el nacionalismo caían en crisis; luego, el engendro de satán con el siniestro manejo del Estado iraquí, los levantó para que la bandera de las barras y las estrellas se izara de nuevo con orgullo, no solo en las oficinas públicas sino en las casas de casi todos los ciudadanos y ciudadanas, como ocurriría tras los tristes golpes que hicieron sangrar el orgullo y la dignidad de un pueblo que se construyó bajo el supuesto de ser inexpugnable.

Mataron al mito. Osama cayó abatido en una operación que levantó a un alicaído Obama. El enemigo necesario se esfumaba; otro, sin embargo, que desde hace años venía engulléndose sus mercados y sus empresas y que constituía una real amenaza para su economía, llegaba para unificar el sentimiento angloprotestante que comenzó a darle sentido de nación a las 13 colonias que sirvieron de base para levantar el gran Estado de la unión.

Ese enemigo es China, de ahí los constantes conflictos comerciales entre estos grandes, de ahí el supuesto estudio que revela el arsenal nuclear que esconde en túneles el gigante asiático. Es necesario detener el deterioro que la identidad nacional estadounidense piensa. La patria de Mao se pudiera convertir en el pretexto por excelencia en esta coyuntura de declive para encender la pasión que ha mantenido unido a un país que va cambiando su fisonomía por las presiones de una realidad que no parece tener control.

El largo período de la Guerra Fría mantuvo por tiempo prolongado el sentimiento patriótico de los estadounidenses, por ello, pensarán algunos, que para evitar el desgajamieto necesitan una guerra congelada, porque como expresó Marx en el Dieciocho Brumario de Luis Bonaparte: “En alguna parte Hegel dijo, la historia se repite como si dijéramos dos veces, pero se le olvidó agregar, la primera como tragedia y la segunda como farsa”.

“Alexitimia” la extraña pérdida de la capacidad de amar.

Al menos un 10% de la población mundial ha perdido la capacidad de amar, según estima la Sociedad Española de Neurología (SEN). Se debe a un trastorno neurológico conocido como alexitimia que impide a las personas afectadas identificar las emociones que experimentan así como expresarlas verbalmente.

No obstante, no todos los pacientes presentan el mismo grado de afectación y es importante establecer una distinción entre la alexitimia primaria, producida porque las estructuras neurológicas vinculadas con las emociones están dañadas debido a esclerosis múltiple o tumores cerebrales, por ejemplo, y la secundaria, como consecuencia de un trauma emocional grave o por un desorden en el aprendizaje emocional. La incapacidad para expresar las emociones también puede ser un síntoma temprano de la enfermedad de Parkinson (EP).
“Los seres humanos somos capaces de sentir amor, odio, alegría, miedo, es decir, experimentar sentimientos y emociones, gracias a un cerebro que lo hace posible, tanto estructural como funcionalmente, así como a relacionar dichos sentimientos con estructuras que permiten su verbalización”, explica el Prof. Pablo Duque San Juan, Coordinador de la Sección de Neuropsicología de la SEN.
“Si se nace con alguna una anomalía en zonas cerebrales que se encargan de analizar y formular las emociones, o se produce alguna lesión o disfunción que interrumpa el circuito de conexión entre estructuras, se puede generar la imposibilidad de verbalizar e identificar sentimientos”.
La importancia de sentir emociones es muy superior a lo que solemos pensar. “Las emociones influyen muchísimo en la atención, la memoria y el racionamiento, nos indican qué es lo importante y nos ayudan a tomar decisiones”, explica el Prof. Pablo Duque.
“Cuando no somos capaces de reconocer nuestras emociones, ni de interpretarlas, no podemos utilizar una información que es muy valiosa, lo que hace que sea mucho más complicado tomar decisiones y crear vínculos sociales.”
TOMADO DE ADICTAMENTE