Homenajes a Duarte

IMG00216-20120419-1247

En lo que resta de aquí al 26 de enero y, por supuesto, más allá, los dominicanos debemos hacer un esfuerzo para honrar al fundador de nuestra patria, Juan Pablo Duarte.

He aquí algunas acciones puntuales que debieran hacerse:

1. El PRD debiera abstenerse de seguir su pleito público. Hipólito debe desconvocar su asamblea de mañana y Miguel aplazar la suya por un tiempo. Duarte nos pedía, “sed unidos y así apagaréis la tea de la discordia”.

2. El Ministerio Público debe continuar con la persecución de los corruptos de todos los signos políticos, incluyendo particularmente a los del gobierno. Duarte nos decía, “mientras no se escarmiente a los traidores… los buenos y verdaderos dominicanos serán siempre víctimas de sus maquinaciones”.

Asimismo, debemos recordar con Duarte que, “el crimen no prescribe ni queda jamás impune”.

3. Tenemos que comenzar a aplicar la ley sin mirar a quien, porque como decía el Patricio, “el Gobierno debe mostrarse justo y enérgico… o no tendremos Patria y por consiguiente ni libertad ni independencia nacional”.

4. Dejemos de quejarnos tanto y trabajemos. Ya lo pedía Duarte, “trabajemos por y para la Patria, que es trabajar para nuestros hijos y para nosotros mismos”. Trabajemos, trabajemos sin descansar. No hay que perder la fe en Dios, en la Justicia de nuestra causa y en nuestros propios brazos.

Y la exhortación final de Duarte: “aprovechemos el tiempo”. atejada@diariolibre.com

 

La carta de Amaury a Caamaño

SABER MÁSACERCA DEL AUTOR

Blog detalle

CÉSAR PÉREZ

Sociólogo, urbanista y municipalista

lagarita@codetel.net.do

Sobre

Doctor en Sociología de la Universidad de Estudios de Roma, Italia. Profesor de Sociología urbana por más de 35 años. Ha publicado numerosos estudios sobre gobernabilidad local y gestión urbana.

El pasado 12 de enero se conmemoró el 40 aniversario de la inmolación de Amaury Germán, Bienvenido Leal, Virgilio  Perdomo y Ulises Ceron, dirigentes del  grupo Los Palmeros que resistieron durante casi un día la embestida de tanques, aviones y de 1700 efectivos militares y policiales. Finalizada la acción, los cuerpos represivos tomaron una carta de Amaury dirigida a Caamaño, en la cual relata con amargura y entereza, las malhadadas relaciones entre ese grupo y el Coronel Caamaño.

Si bien la carta fue publicada por la jefatura de la Policía Nacional para con ella justificar su criminal participación el hecho, presentándolo como parte de una “conjura internacional”, la misma es poco conocida y sido consciente o inconscientemente condenada al olvido. Ello así, porque su existencia permite conocer algunos elementos de las  circunstancias que producen el hecho y para comprender el contexto nacional e internacional que de alguna manera contribuyeron a la configuración y culminación del hecho, del impacto que este pudo haber tenido para el movimiento revolucionario nacional de aquel entonces y de su presente.

En efecto, en la carta Amaury relata el origen del proyecto insurreccional de  los Palmeros, el cual comenzó a gestarse en 1967, pero que al ellos enterarse del proyecto de  Caamaño en Cuba subordinaron el suyo al de este. A partir de entonces, en gran medida, ambos proyectos, se desarrollarían en una sola velocidad y eso, a la postre, se convirtió en uno de los factores determinantes del trágico final de ambos proyectos.

Amaury se queja en su carta, que a pesar de que ambos llegaron a varios pasos para llevar a puerto la insurrección en el país, de parte del Caamaño y de los Comandos de la Resistencia radicados en Cuba hubo un incumplimiento de esos pasos, poniendo varios ejemplos de lo que entiende fueron acuerdos no cumplidos. Pero lo que más le amargaba eran los efectos que en su grupo producía la incomunicación que existía entre Caamaño y Los Palmeros radicados en nuestro país.

Esa incomunicación, se dice, tenía como trasfondo el  cambio de la política de apoyo a los movimientos armados en la región de parte de la dirección cubana, que se reflejaba en el apoyo de esta al proyecto de Caamaño y como consecuencia, al de Los Palmeros. Ese cambio se produjo luego de la intervención de la ex Unión Soviética en Checoeslovaquia y a ese hecho Amaury se refiere en su carta.

Independientemente esta circunstancia, el hecho es que los proyectos de Amaury y Caamaño terminaron trágicamente con la muerte de ambos, el primero acompañado de 3 combatientes y el segundo con tan solo 8 y con el final de ambas experiencias, evidenció claramente que partir del inicio de la década de los 70, la lucha armada en este país no era ni es viable.

En tal sentido, la lectura de la carta permite establecer conocimiento sobre el nexo entre ambos proyectos insurreccionales, del contexto en que estos se desarrollan, más allá de las personalidades, además del impacto que tuvo la década de los 60/70 en la historia reciente de este país en general y de la izquierda dominicana en particular. Sirve la lectura de esa misiva para se pueda establecer una memoria sobre esos hechos de manera objetiva.

La memoria, nos dice Kristin Ross, es un espacio de lucha, pero lo es sólo cuanto esta se construye de manera objetiva, diáfana y sin injustificables olvidos. Impidiendo que ella sea manipulada por los poderes fácticos e institucionales para afianzar su dominación. El rescate de la memoria de la heroica jornada del 12 de enero de 1972, en toda la dimensión de esa gesta, constituye un imperativo para todos aquellos que por décadas nos hemos batido por la igualdad y la libertad.

 

José Martí y la respuesta a actuales problemas del mundo

Jose Marti
Jose Marti (Photo credit: René Mayorga)
La Habana (PL) Poeta, periodista, diplomático, político y pensador de alcance universal, José Martí plasmó en su accionar y su obra respuestas a grandes problemas que enfrenta en la actualidad el planeta.

Estudiado por muchos, subvalorado por algunos, el prócer independentista y héroe nacional cubano realizó en la segunda mitad del siglo XIX aproximaciones a fenómenos que amenazan hoy la propia supervivencia de la especie humana.

A 160 años del natalicio de Martí (23 de enero de 1853 – 19 de mayo de 1895), su pensamiento mantiene plena vigencia y ofrece respuestas que deberían ser atendidas, considera el académico Héctor Hernández, subdirector general de la Oficina del Programa Martiano en la isla caribeña.

En entrevista con Prensa Latina, el estudioso calificó al prócer de “una referencia obligada para los interesados en resolver graves problemas del mundo”, y acaso “encontrarles soluciones”.

Martí ofrece respuestas a cuestiones como la urgencia de una relación más armónica entre el hombre y la naturaleza, sobre lo que esbozó ideas precursoras, dijo.

Fue partidario de la educación pública, la inclusión y la justicia sociales, la paz entre los pueblos y el acceso a la cultura; además de enemigo de la discriminación racial.

Para Hernández, tampoco puede obviarse su visión anticolonialista y antiimperialista, así como sus criterios en torno al equilibrio del mundo.

El Maestro trazó un proyecto de independencia o emancipación continental, que incluía una América Latina unida de cara a la contención de la amenaza imperialista representada por Estados Unidos, apuntó.

Esa faceta de su vida y obra es por tanto génesis de las acciones de integración que existen en la región y han dado a luz procesos como la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba) y más recientemente la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac).

Los fundadores y promotores de esos bloques consideran a Martí, junto a Simón Bolívar, inspiradores de las iniciativas.

Según Hernández, solo su origen en un país del Sur explica que no sea estudiado con mayor profundidad en universidades y otros escenarios del planeta.

Lamentablemente, todavía existe una marcada corriente etnocentrista y eurocentrista, promotora de que las ideas se generan desde el Norte, ignorando la riqueza y el legado espiritual y político de pensadores de la talla de Martí, comentó.

Por la vigencia que representa, por sus ideas de integración y por sus respuestas a problemas actuales, a nuestro héroe nacional debemos ubicarlo en un lugar cimero, agregó el catedrático, quien también es vicepresidente del Comité Organizador de la III Conferencia Por el Equilibrio del Mundo, foro previsto del 28 al 30 de enero en La Habana.

LA VIGENCIA DE MARTI RESALTADA EN LA HABANA

Motivados por la vigencia del pensamiento martiano a la hora de interpretar y buscar soluciones a problemas actuales, unos 600 delegados de 40 países han confirmado su asistencia a la III Conferencia Internacional Por el Equilibrio del Mundo, la cual se celebrará en el Palacio de Convenciones habanero.

Personalidades como los expresidentes Luiz Inácio Lula da Silva, de Brasil, y el dominicano Leonel Fernández, el fraile dominico y escritor brasileño Frei Betto, el premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel, de Argentina, el teólogo belga Francois Houtart y el intelectual francés Ignacio Ramonet animarán la cita, que sigue a las realizadas en 2003 y 2008.

Se trata de debatir, a la luz del pensamiento martiano, una amplia agenda que recoge los principales problemas del mundo actual, señaló Hernández.

De acuerdo con el académico, la amplia presencia de intelectuales y políticos en el foro es una manera de reivindicar el valor de las ideas de Martí a 160 años de su natalicio.

Esa participación está en sintonía con la cada vez mayor resonancia de la obra del prócer en el planeta, donde existen 54 cátedras José Martí en universidades, 92 clubes martianos y el Proyecto José Martí de Solidaridad Mundial, auspiciado por la Unesco, destacó.

 

Por Waldo Mendiluza *

* Editor Jefe de la Redacción Nacional de Prensa Latina

jhb/wmr

Patria, máxima expresión del periodismo martiano

Busto de José Martí

L

“Ningún periodista puede copiar, sino reestructurar y funcionar de acuerdo con lo que el tipo de periodismo de la época haga. Estamos hablando de un profesional, no de un improvisado. Hacemos referencia a un hombre que tiene una historia en el periodismo, y por tanto, hace un periódico ajustado a su entorno.

“Además, es una publicación que tenía que abrirse un espacio. Patria no era el órgano del PRC, era uno de los rotativos de ese partido”.

a Habana (PL) Entre las tantas líneas investigativas desarrolladas por la prestigiosa académica cubana Ana Cairo, está la vida y obra de José Martí, sobre quien ha aseverado que su labor en el periódico Patria es la máxima expresión de su madurez periodística.

A su juicio, no existe vinculación directa entre que el joven Pepe escribiera en su adolescencia en La Patria Libre (23 enero 1869) y que años más tarde fundara Patria (14 marzo de 1892).

“La Patria Libre es una típica publicación estudiantil que tiene un nombre relativo a los empleados para ese tipo de prensa hecha durante la Guerra de los Diez Años (1868-1878). Martí es un político, y por eso, cada vez que pone un nombre está trabajando en coyunturas específicas.”

La también historiadora, precisó que cuando surge La Patria Libre Martí es un aprendiz. “Quizás ese nombre no lo puso él, sino los amigos relacionados con el proyecto”.

Con argumentos, típico en una investigadora seria, la Profesora Titular la Facultad de la bicentenaria Universidad de La Habana aporta criterios que ayudan a ver la Historia de manera compleja y no a la ligera.

El diálogo con la Doctora en Ciencias Filológicas contribuye a romper esquemas y pensar sobre lo aprendido antes. Estas son algunas respuestas a interrogantes formuladas con respecto al semanario Patria, editado desde Nueva York, Estados Unidos, y dirigido, principalmente, a los cubanos de afuera y dentro del país caribeño.

-¿Por qué Patria y no La Independencia, La Nación o El País como nombre de aquel periódico?

“Porque Martí estaba buscando un periódico de consenso. Patria es el nombre de máximo consenso político que puede encontrar. En un rotativo de consenso el sentimiento patrio constituye una unidad. Había, incluso, cubanos contrarios a la independencia que no se oponían a la idea de la patria”.

“Hasta los que eran enemigos de la independencia se podían sentir cubanos. La nacionalidad tenía un grado de madurez y de experiencia de modo tal que usted podía encontrarse un cubano anexionista, autonomista, o integrista (corrientes ideológicas que predominaban en Cuba en el siglo XIX).

“Por ello Patria es la opción para encontrar un mecanismo de comunicación entre los cubanos. Es un objetivo político, muy en la línea de la estrategia del Partido Revolucionario Cubano (PRC) que es no dejar ninguna posibilidad cerrada”.

-¿Por qué Martí nunca puso en el machón del periódico que él era el Director?

“Porque no hacía falta. Sería focalizar demasiado determinados asuntos. Todo el mundo sabía que quien lo hacía era él. Por ende, ahí no se publicaba nada al azar”.

-¿Aquel semanario político estaba escrito de manera literaria?

“Patria es literario porque está diseñado por un escritor. Lo que hace literario a un periódico no es la intencionalidad, sino la ejecución: es el equipo de personas que lo hace. El periódico se elabora en la redacción, y también en la imprenta, donde todavía se hacen arreglos de último minuto”.

-¿Lo leído hoy en Patria le parece acabado de salir de imprenta?

“La vigencia es relativa, tiene que ver con la recepción. O sea, somos los lectores quienes determinamos que tal asunto está vivo o no, y esa es una lectura otra. Considero que Martí hizo un periódico de máxima actualidad para su tiempo. Hay aspectos que están vigentes y otros son coyunturales”.

-¿Cree que recreó conceptos aplicados en el periodismo estadounidense de entonces?

-¿Qué significado le atribuye a que el trascendental concepto de “patria es humanidad” esté publicado en el último Patria que Martí dirige en Nueva York el 26 de enero de 1895?

“No creo que fuera una decisión pensada. Hay que ver donde está esa frase, en una de las notas, de la sección “En Casa”, dedicada a la Revista Literaria Dominicense, que surgía en la oriental ciudad de Santiago de Cuba. Esa columna es la miscelánea, el quehacer de la emigración cubana durante la semana.

“Martí para explicar por qué él se interesa por la Revista Dominicense da una definición de patria. Nosotros hoy podemos leerla de otra manera. Sacar la idea de patria hay que leerla en su entorno natural: está en un párrafo de una reseña de Patria”.

“Esa visión Martí la tenía desde muchos años antes. Creía que patria era humanidad desde que padeció el presidio político (1869-1870), cuando habla de la “república universal”. Para Martí lo particular y lo general tienen relación. Él mismo pudo ser cubano y mexicano, y lo demostró en México. Cubano y venezolano, cubano y guatemalteco.

“Ahora bien, el hecho de que lo haya escrito aquel el 26 de enero de 1895, en el último número de Patria que dirige desde Nueva York, fue una casualidad. La casualidad también existe.”

-¿Considera que Patria fue la consagración del periodismo martiano?

“Patria es la máxima expresión de madurez del periodismo martiano. Si hubiera vivido un poco más habría escrito un periódico en la manigua (campos de la Isla donde los cubanos combatían por su independencia frente a las fuerzas españolas).

“Martí fue el director de aquel semanario hasta mayo de 1895. Hay que ver las instrucciones que da, mediante cartas, desde Haití, República Dominicana y Cuba a Gonzalo de Quesada, encargado de sacar la publicación en Nueva York.

“El Maestro ve con la imaginación, es un periodista profesional desde los tiempos de México (desde 1875, cuando con 22 años comienza a escribir diariamente artículos diversos para la Revista Universal de ese país latinoamericano).

“Además, el periodista trabajaba con un equipo desde el año 1892, incluso con algunos antes de la creación de Patria. Por esas razones podía hacer indicaciones y cada miembro del grupo sabía lo que debía hacer. Él siguió siendo el director: ausente o presente siempre fue él.”

-Usted ha planteado que la república de Martí murió con élâ�� ¿y Patria?

“Por supuesto que Patria murió con Martí el 19 de mayo de 1895. Después vendrán otros Patria. Hay uno de Enrique José Varona, otro de Eduardo Yero. Hay varios Patria, pero el Patria de Martí se fue con él.”

*Versión hecha por el corresponsal de Prensa Latina en Guatemala a una entrevista realizada a Ana Cairo el 27 de marzo de 2006 para su tesis de licenciatura “Patria: a tiempo y en tiempo. Acercamiento a la orientación editorial de un periódico fundador (1892-1895).” 

Por Randy Saborit Mora*

*Corresponsal de Prensa Latina en Guatemala

jhb/rsm

 

José Martí y Rubén Darío, mística y esencia latinoamericana

José Martí y Ruben DaríoPor Isabel Soto Mayedo*

Managua (PL) Dos expresiones de una misma manera de entender la urgencia de prevenir y enfrentar los afanes expansionistas del vecino poderoso, Estados Unidos, destacan en la obra del cubano José Martí y del nicaragüense Rubén Darío.

Enero convoca a recordar a estos dos grandes de la mística latinoamericana, tanto por su verbo encendido como por la claridad de pensamiento en torno a la necesidad de reivindicar el valor contenido del Río Bravo a la Patagonia.

Por azares de la vida ambos nacieron en ese mes, el cubano el día 28 del año 1853 y el nicaragüense el 18 de 1867, y aunque apenas dialogaron de forma directa en una sola ocasión, disímiles son los vínculos que los unen.

Más allá de las posibles coincidencias en su producción literaria, Martí y Darío probaron lo que sintetizara el segundo de manera magistral: “no hay escuelas, hay poetas”.

Mientras los críticos insisten en encasillar al cubano como paradigma de la transición americana del romanticismo al modernismo literario y en reducir al segundo a esta última corriente, historiadores y estudiosos destacan a los seres humanos que habitaron en ellos.

Martí, testigo y cronista de su época, dotado de un sustento ético admirable, conoció de cerca los rejuegos imperiales y avizoró el interés geopolítico camuflado por los discursos integracionistas de Estados Unidos respecto a América Latina y el Caribe.

“De raíz hay que ver a los pueblos, que llevan sus raíces donde no se las ve, para no tener a maravilla estas mudanzas en apariencia súbitas, y esta cohabitación de las virtudes eminentes y las dotes rapaces”, alertó, en el ámbito del Congreso Internacional de Washington (1889).

Para él ningún asunto requirió más sensatez, ni obligó a más vigilancia, examen claro y minucioso, después de la ruptura con la metrópoli española, que los cantos de sirena de un país “potente, repleto de productos invendibles, y determinado a extender sus dominios en América”.

Sus reflexiones frente a ese acontecimiento reflejan una comprensión cabal de la coyuntura histórica y de la vulnerabilidad de las repúblicas del sur, en medio de las aspiraciones hegemónicas de ambos polos de poder.

“Cuando un pueblo rapaz de raíz, criado en la esperanza y certidumbre de la posesión del continente, llega a serlo, con la espuela de los celos de Europa y de su ambición de pueblo universal,â��, urge ponerle cuantos frenos se puedan fraguar, con el pudor de las ideas”, advirtió.

Martí conoció a Darío por intermedio de otro cubano, Gonzalo de Quesada, una tarde de 1893 en su habitación del hotel neoyorquino Hardman Hall y para el nicaragüense, lo más impactante fue que aquel hombre cuya fama le precedía lo tratara como un padre.

“De pronto, en un cuarto lleno de luz, me encontré entre los brazos de un hombre pequeño de cuerpo, rostro de iluminado, voz dulce y dominadora al mismo tiempo, y que me decía esta única palabra: Hijo”, escribió en 1912, en su Autobiografía, en alusión a ese encuentro.

Antes de reunirse cada uno sabía del otro: Martí en 1882 había publicado el poemario más importante en la etapa de transición al modernismo, el Ismaelillo, y Darío, aunque tenía apenas 26 años de edad, era bien conocido en el mundo de las letras.

La segunda edición de Azul, en 1890, con el elogio del crítico español Juan Valera, consagró al nicaragüense como el abanderado de un modo nuevo en la literatura de matriz castellana. Los dos, además, servían como corresponsales periodísticos y publicaban en el diario bonaerense La Nación, que con una tirada 35 mil ejemplares llegaba a buena parte de la intelectualidad de América Latina y España.

Más allá de las identidades, el joven nicaragüense quedó admirado por aquel hombre al cual describió como el que “escribía una prosa profusa, llena de vitalidad y de color, de plasticidad y de música”.

Dos años después de esa conversación en el Hardman Hall trascendió la noticia de la muerte en combate del más universal de los cubanos del siglo XIX, el 19 de mayo de 1895, y el más reluciente de los poetas hispanoparlantes de la época reaccionó como suelen hacerlo los de su estirpe.

La nota necrológica escrita por Darío devela a la persona sensible conmovida, así como al pensador consciente del alcance universal de la pérdida “y ahora, maestro y autor y amigo, perdona que te guardemos rencor los que te amábamos y admirábamos, por haber ido a exponer el tesoro de tu talento”.

“Cuba admirable y rica y cien veces bendecida por mi lengua; más la sangre de Martí no te pertenecía; pertenecía a toda una raza, a todo un continente; pertenecía a una briosa juventud que pierde en él quizás al primero de sus maestros; pertenecía al porvenir!”, señala el texto, publicado el 1 de junio de 1895 en La Nación.

Un año después, en su libro Los raros, incluyó a Martí junto a otros grandes escritores como Edgar Allan Poe, Verlaine y Moréas, y al referirse a él destacó “quien murió allá en Cuba era de lo mejor, de lo poco que tenemos nosotros los pobres; era millonario y dadivoso”.

Darío no fue menos, quizás influencias como la del ideario martiano en medio de la coyuntura que le tocó vivir, lo convencieron de la necesidad de la unidad latinoamericana frente a las amenazas desatadas desde el Norte y a ello dedicó buena parte de su quehacer periodístico y literario.

Pronto reconoce en Theodore Roosevelt al cazador dispuesto a esgrimir el garrote contra “la América ingenua que tiene sangre indígena, que aún reza a Jesucristo y aún habla en español”, pero avizora que ese presidente norteño (1901-1909) sólo expresa el sentir guerrerista de Estados Unidos.

“Eres los Estados Unidos, eres el futuro invasor”, lo califica en una oda publicada en 1903, en la cual asegura que en las naciones del sur nadie está de brazos cruzados, “hay mil cachorros sueltos de León español”.

Pero más grandioso resulta su visión de esa “América nuestra, que tenía poetas desde los viejos tiempos de Netzahualcóyotl, …que consultó los astros, que conoció la Atlántida cuyo nombre nos llega resonando en Platón”.

Esos versos surgen en el momento cumbre del imperialismo expansionista, que intervino en Cuba (1898 y 1906) e invadió a Panamá (1903 y 1908), República Dominicana (1904), Nicaragua (1910 y 1912), México (1911) y Haití (1915), por sólo citar algunos hechos ocurridos en tiempos de Darío.

Tales acontecimiento alientan en la etapa la redefinición de la identidad latinoamericana, corriente que despega a partir de la guerra hispano-estadounidense-filipino-cubana de 1898, al calor del rechazo a la aplicación de la doctrina Monroe y de la tesis expansiva de Frederick Jackson Turner (1893).

Ese contexto deja su impronta en los modernistas, los cuales recurrieron a su mejor arma para dejar por sentado sus opiniones respecto a la identidad de Nuestra América y de la Unión latina, como la denominaron Martí y Darío, de manera respectiva.

Mas junto a la defensa de lo grandioso surgido de este lado del mundo por oposición a lo advenedizo, ambos concuerdan en sus recurrentes llamados a la unidad, cuestión defendida con vehemencia por el nicaragüense en su poema Pax.

“ÂíOh pueblos nuestros! ÂíJuntaos! En la esperanza y en el trabajo y la paz. No busquéis las tinieblas, no persigáis el caos, y no reguéis con sangre nuestra tierra feraz”, recitó un año antes de fallecer en el Havemeyer Hall, de la Universidad de Columbia, en New York.

“ÂíSé que hay placer y que hay gloria allí en el Waldorf Astoria, en donde dan su victoria la riqueza y el amor; pero en la orilla del río sé quienes mueren de frío, y lo que es triste, Dios mío, de dolor, dolor, dolor…!”, remarca en La gran cosmópolis, dedicado a esa ciudad estadounidense.

Estos son apenas algunos puntos de contacto entre quienes pusieron en alto el orgullo latinoamericano y demostraron al mundo cuanto de valioso ronda por estas tierras.

*Corresponsal de Prensa Latina en Nicaragua

jhb/mjm/ism

 

Los caminos de la integración latinoamericana y caribeña en 2013

Imagen activa

La Habana (PL) Latinoamérica y el Caribe buscarán en 2013 consolidar sus esquemas de integración, propósito en el que está llamado a jugar un rol clave la única entidad que agrupa a los 33 países independientes de la región.

Desde la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), bloque que tendrá a finales de enero su primera Cumbre, el área encarará desafíos como la concertación política ante foros internacionales, la crisis económica, el cambio climático, la reducción de la pobreza y el desarrollo sostenible.

Santiago de Chile acogerá el 27 y 28 de este mes a casi la totalidad de los jefes de Estado y Gobierno de la región, quienes deberán suscribir una Declaración Política y un Plan de Acción, este último con las proyecciones de la organización para 2013 en los diferentes tópicos.

El país anfitrión entregará a Cuba la presidencia pro tempore de la Comunidad, la cual surgió en diciembre de 2011 en Caracas, donde líderes latinoamericanos y caribeños la consideraron el sueño hecho realidad de próceres precursores de la unidad regional como Simón Bolívar y José Martí.

A propósito del papel de la isla caribeña al frente de la Celac, el presidente Raúl Castro consideró que “representa, además de un alto honor, una gran responsabilidad a la que consagraremos los mayores esfuerzos y energías”.

Pese a todas las dificultades y peligros, “Nuestra América” persevera en sus objetivos de independencia, soberanía, desarrollo e integración; sabiendo que sin justicia social y una distribución más equitativa de la riqueza ello no sería posible, apuntó el mandatario en la clausura -el año pasado- de la VII Legislatura del Parlamento.

En un encuentro con la prensa en esta capital, el vicecanciller Abelardo Moreno adelantó algunas de las proyecciones de Cuba en la presidencia de la Celac.

Según el funcionario, La Habana tendrá en agenda el impulso a la integración, la solidaridad y la paz regionales.

CUBA Y LA CELAC EN 2013

El 28 de enero, en la segunda y última jornada de la I Cumbre de Jefes de Estado y Gobierno de la Celac, Cuba recibirá de los anfitriones chilenos la presidencia pro tempore del bloque.

Para Moreno, se trata de una gran responsabilidad, a partir de las expectativas fijadas por latinoamericanos y caribeños en una entidad cuyo nacimiento fue acordado por mandatarios del área en Cancún, México, durante la Cumbre de la Unidad celebrada en febrero de 2010.

Según explicó, entre los objetivos de la gestión de la isla estarán cuestiones de integración, como la búsqueda de una mayor concertación de cara a las discusiones de los grandes temas en el escenario internacional -en Naciones Unidas por ejemplo-, y en la coordinación en el marco de la Celac de los bloques ya existentes.

En Latinoamérica y el Caribe funcionan varios instrumentos de consenso político, económico y social, como la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), la Unasur, la Caricom, el Mercosur, el Sistema de Integración Centroamericana y la Comunidad Andina.

Desde la presidencia, Cuba también impulsará la solidaridad como concepto rector de la cooperación entre los países.

Hasta ahora se ha trabajado en las vías de las uniones aduaneras, la reducción de aranceles, en otras palabras, pocas experiencias apartadas de ese camino trillado, señaló a Prensa Latina el vicetitular de Relaciones Exteriores.

En ese sentido, Moreno mencionó a la ALBA como un mecanismo caracterizado por sus principios de complementación y enfoque social.

Tomando la ALBA, creemos que en el marco de la Celac poco a poco se puede ir modificando el concepto de la cooperación y alejarlo de ataduras y condicionamientos que suelen presentarse en las ayudas de países donantes (desarrollados), lo cual debemos cambiar porque no guarda relación con una América Latina nueva, expuso.

De acuerdo con el funcionario, Cuba laborará además en el propósito de considerar la región una zona de paz, “donde exista el compromiso de todos los países que la integran de resolver conflictos y diferencias por las vías del diálogo y la negociación”.

FOROS DE CELAC EN ESTE AÑO

Respecto a los foros previstos durante la gestión cubana al frente de la entidad, Moreno destacó la I Reunión de Ministros de Educación de la Celac, señalada en La Habana para el 7 de febrero en el marco de Pedagogía 2013, encuentro internacional que se celebrará en el Palacio de Convenciones.

También se realizará en Paramaribo, Suriname, un evento de los titulares de Cultura del bloque, y en el transcurso del año se celebrarán otros sobre drogas, infraestructura y la búsqueda de una nueva arquitectura financiera regional, agregó.

Por Waldo Mendiluza Rodríguez *

*Editor jefe de la redacción Nacional de Prensa Latina.

arb/wmr

 

“Capìtalismo y Socialismo” son las palabras mas buscadas de 2012.

Gracias a las elecciones presidenciales en Estados Unidos, “socialismo” y “capitalismo” quedaron unidas para siempre como las palabras más buscadas del 2012 en el diccionario en inglés Merriam-Webster.

Las consultas de la pareja de contrarios en el sitio de internet de la empresa casi se duplicaron este año en comparación con el año anterior a medida que el debate sobre el sistema de salud se aumentó al igual que los análisis sobre el “capitalismo estadounidense” contra el “socialismo europeo”, dijo el colaborador del diccionario Peter Sokolowski.

El resultado revelado el miércoles no fue “algo sorpresivo” dijo Sokolowski. El interés de los candidatos políticos y la población llevó a que los consultores del diccionario se fijaran en dos palabras del año en vez de una, por primera vez desde 2003, cuando se empezó a llevar esta estadística.

“Son palabras que de alguna forma resumen el espíritu del tiempo. Son palabras que están en el diálogo nacional”, dijo Sokolowski desde las oficinas centrales de la empresa en Springfield, Massachusetts. “Lo importante de un año electoral es que genera una gran cantidad de interés específico”.

De igual forma se incluyó “profesionalismo” en la lista de las más buscadas del 2012. Sokolowski sospecha que su aumento del 12% en sus consultas se debe a la mala economía y a que hay más personas buscando trabajo, o por lo menos saber “un poco de las cualidades que la gente valora”.

Democracia“, “globalización“, “matrimonio” e “intolerante“, todas ellas tocadas por la política, llegaron a lista de las 10 palabras más buscadas, sin un orden específico. Las últimas dos fueron impulsadas por la lucha por la aceptación del matrimonio entre parejas del mismo sexo.

La palabra del año pasado fue “austeridad” y antes de ella, “pragmático“.

La empresa no reveló el número de visitas que tiene por palabra, pero dijo que el sitio recibe cerca de 1.200 millones de visitas al año.