COMPARTIR REFLEXIONES AÑO 2013

                         Domingo Nuñez Polanco

                                                                    Domingo Nuñez Polanco
Cambiando un poco la tradición de la clásica salutación, apropósito de las festividades navideñas y de año nuevo, hemos querido compartir con los amigos y las amigas  estas reflexiones con el fin de forjar conciencia de patria y humanidad.  Esperamos para todos y todas  éxito en las diferentes actividades y proyectos que se proponen para este 2013.   Lo que suceda en este nuevo año 2013, como siempre, dependerá en gran parte de nosotros mismos. Y es por eso que nuestro primer deseo es que tengamos la sabiduría de decidir  cada uno de nuestros actos, con conciencia y responsabilidad.
Hay quienes consideran, como muy probable, que Jesús no haya nacido un 25 de diciembre, sino hacia la primavera. Y que tampoco haya sucedido en el año que creímos, sino que hubo aparentemente un error en los cálculos del monje Dionisio y en realidad nació entre 5 y 7 años antes.
Estas fechas nos han sido impuestas, como tantas otras cosas y nosotros las aceptamos como parte de nuestra cultura, de nuestras costumbres. Existen en la actualidad decenas, quizá cientos de calendarios diferentes, aunque la mayoría en occidente utilizamos el gregoriano, que tiene apenas algo más de 500 años.
Cada cultura, cada pueblo, tiene sus propias fechas, sus días de festividad.
Preferimos entonces aprovechar estas fechas para saludar en forma general a cada uno de la familia y a los diversos amigos y amigas, ya que son todos y todas  respetados y queridos por igual.
Sí utilizaremos el calendario gregoriano, como una forma de dividir el tiempo. Y en esto nos referimos al final de un año y al comienzo de otro. El que está terminando ha sido un año de crisis;  una crisis  de valores, una crisis global en el ámbito económico, financiero, social, político y cultural.  La crisis crean condiciones favorables para  el  cambio, y el cambio es necesario, imprescindible para mitigar el advenimiento de posibles  catástrofes climáticas, crisis alimentarias y el derrumbe de muchos paradigmas que han sido soporte culturales, ideológicos, políticos y religiosos de la civilización humana desde tiempo muy remoto que afectarán severamente a todo ser vivo sobre la Tierra.
Es necesario e impostergable que nuestra generación, a partir de este nuevo año 2013, asumamos el compromiso con nuestra madre naturaleza y el medio ambiente para hacer de este mundo un planeta vivible. Todo hombre, toda mujer con responsabilidad de humanidad debe asumir con  fuerza y determinación necesaria esta lucha por hacer valer nuestros derechos y los de la Madre Tierra, para poder defendernos y defenderla de quienes por pura ambición y sed de poder no le importa un bledo la extinción de las especies del planeta.
En este nuevo año 2013, asumamos como practica de vida actuar con amor. El amor representa la bondad, la solidaridad, la compasión. En este nuevo año, sería grandioso poder actuar con amor en todos los órdenes de nuestra vida. Lograr sentir amor por cada cosa que hagamos, por cada ser vivo con el que nos relacionemos.
La física cuántica postula que un mundo se está creando a cada instante, que tenemos la posibilidad de armar todo el tiempo nuestra realidad. En otras palabras, que de alguna forma, vamos fabricando nuestra realidad, mediante nuestras emociones.
Entonces ahí, el concepto del amor, que había sido solamente explicado desde las concepciones religiosas, encuentra la forma hasta el momento inadmisible, de entrelazarse con los conocimientos científicos, justo en este momento, justo ahora.
Fuerza, sabiduría y amor, son nuestros deseos para que cada uno dentro de sí, comience a gestar un mundo mejor.
Con sentimiento, afecto y cariño para todos.
Domingo A. Núñez Polanco