ORIGEN IDEOLÓGICO Y CONCEPTUAL DEL PLD DE JUAN BOSCH

English: Logo of the Dominican Liberation's Pa...
English: Logo of the Dominican Liberation’s Party Español: Logo del Partido de la Liberación Dominicana (Photo credit: Wikipedia)

FRANKLYN ALMEIDA RANCIER

Cuando se decidió a fundar el Partido de la Liberación Dominicana (PLD) lo primero en definir fue su naturaleza ideológica y propósitos políticos. Las lecciones aprendidas con el primer ensayo al intentar establecer un gobierno democrático, eran abrumadoramente negativas, puesto que fue derrocado el 25 de septiembre del 1963 y cuando se intento establecer, los norteamericanos intervinieron militarmente para evitarlo.

Nos decidimos por articular las fuerzas sociales para un movimiento de liberación nacional y de ahí le viene el nombre al Partido. Es decir, el partido de la Liberación Dominicana (PLD) contribuiría a construir una sociedad que pudiera desarrollarse sobre bases económicas y sociales nacionales propias y excluyera los mecanismos políticos sociales y militares de subordinación a los norte-americanos.

Desde un gobierno con esas características se trabajaría para una autentica democracia, sin exclusión y en equidad, y para desarrollar las fuerzas sociales y económicas nacionales que le diera fisionomía autónoma al Estado Dominicano.

La base ideológica quedaría definida en esos objetivos y en los métodos para la labor partidaria.

Era necesario tener como premisa fundamental el principio, de que todo cambia y se transforma por lo que el Partido estaría sujeto a ese principio; así como una conducta ética, con capacidad de servirle a la sociedad, someter la estructura partidaria al debate permanentemente de las ideas, con un comportamiento disciplinado y unificado, para que como partido pudiera responder al momento político. El mejor referente lo fueron las instituciones milenarias como el ejército y la iglesia, y en nuestro país La Trinitaria para crear esa cadena de mando que al mismo tiempo enriqueciera al Partido. Hubo sectores, especialmente contrarios que calificaron de leninista la estructura organizativa creada, entre otras cosas por su cadena de mando vertical, sin entender que se trataba de un partido nuevo en América, como lo llego a calificar el mismo profesor Juan Bosch.

El contexto global, al momento de la fundación, obligaba a una actuación legal y, al mismo tiempo, clandestina, debido a que no se podía proceder de otra manera si la idea era cuestionar el sistema establecido. Hablar de democracia era una mentira y pretender provocar una revolución armada era una quimera suicida.

Había que tejer las fuerzas sociales que pudiera estar en capacidad de realizar de conjunto un frente capaz de crear un poder político con voluntad para consolidar los valores nacionales, la autodeterminación y desarrollar una economía con bases nacionales y de crecimiento permanente y en equidad.

Había que identificar y acercar a las fuerzas sociales propicias a desatar, oportunamente, ese movimiento para la toma del poder. Se vivía en los tiempos de la confrontación bipolar entre capitalismo y socialismo, y todo se vincula a uno u otro de esos dos polos. Ese contexto internacional nos atrincheraba, puesto que no accedimos a colocarnos en uno de los polo.

No postulábamos por el socialismo porque el nivel de desarrollo de la sociedad dominicana y latinoamericana no ofrecía la base social ni económica para sustentar un régimen de esa naturaleza, a su vez, las fuerzas capitalistas predominantes en el país eran de las más atrasadas, agrupadas en un frente oligárquico, en el que eran hegemónicos los terratenientes y tenían como jefe al pentagonismo.

El atraso social confundía a politólogos y sociólogos quienes llegaron a definir a los latifundistas como señores feudales, otros los llamaron burgueses, porque eran terratenientes, dueños de las riquezas existentes, o a los burócratas, civiles y uniformados, a los comerciantes importadores y exportadores y a la clase media, señalarlos de conjunto como burguesía, cuando en realidad son capas sociales al servicio de los grupos económicos predominantes y algunos de naturaleza de capitalismo tardío.

El hecho de que los ideólogos y estudiosos de los procesos políticos y económico, se originan en Europa, dio lugar a que se replicara para América, sin ser de modo alguno el mismo proceso, allá hubo feudalismo y otros estudios, pero en América no. Los diferentes modos de producción europeos no fueron conocidos en América, y de ahí que los planteamientos ideológicos originados en Europa generaron confusión en las organizaciones de izquierdas, las cuales reproducían el esquema ideológico y como consecuencia, orientaron su acción política por camino equivocado, se alivian con terratenientes creyéndolos burgueses y combatían a organizaciones pequeñas burguesas, con pretensiones y objetivos burgueses, las cuales podían ser sus aliadas, contribuyendo a la creación de un comportamiento errático en todo el proceso político dominicano.

La otra confusión, al calificar de burgués a quien no lo eran, llamaban proletarios a todos los trabajadores, aun los que realizaban labores por cuenta propia, bajo el supuesto de que si lo que había era un régimen capitalista, los que destetaban el poder político eran burgueses y los que trabajaban eran proletarios.

En realidad las fuerzas sociales predominantes se organizaban en un concierto de interés el cual constituía un frente oligárquico integrado por terratenientes , comerciantes importadores y exportadores, la burocracia civil y militar del gobierno dirigido por los norteamericanos, cuidando el que dentro de la cual lucha bipolar, capitalismo versus socialismo, este último no le ganaría la patria.

A lo largo de nuestra vida  republicana ha habido una lucha recurrente en sectores de clases, pero expresada como ideas entre liberales y conservadores, expresiones de fuerzas económicas atrasadas y una clase media con aspiraciones de lograr el desarrollo capitalista. Hay que destacar que la clase media ha sido protagonista de los hechos históricos más heroicos y admirables, pero las fuerzas políticas conservadoras han tenido más poder real y se han impuesto y han desplazado a las clase media. Ocurrió en 1844 en el nacimiento y proclamación de la República, también en 1863 en la Guerra Restauradora, a la caída del régimen de Trujillo en 1961 y se impusieron con la intervención militar norteamericana de 1965.

En un periodo tan corto, del 1961 al 1966, se manifiestan esas fuerzas sociales enfrentadas. Desde la muerte de Trujillo quedo gobernando el Dr. Joaquín Balaguer, quien busco liderar una clase media, con impulsos burgueses, proveniente del régimen de Trujillo, pero a principios de 1962 la oligarquía le arrebato el poder y coloco al Dr. Rafael F. Bonnelly como presidente del gobierno colegiado que se formo, denominado Consejo de Estado, con el apoyo norteamericano y la presencia en las costas dominicanas de un portaaviones, el cual no se retiro, sino con la salida del Balaguer.

Finalizando ese año de 1962, el Partido Revolucionario Dominicano (PRD), bajo el profesor Juan Bosch gano las elecciones celebradas el 20 de diciembre de 1962  al candidato y al partido político de la oligarquía, Unión Cívica Nacional (UCN) y Dr. Viriato Fiallo, bajo el esquema de que la lucha no era trujillismo y antitrujillismo, sino  una lucha social de tutumpotes contra hijos de machepa.

El contexto político general le decía al profesor Juan Bosch que tendría serias dificultades para gobernar, de entrada al partido Revolucionario Dominicano (PRD) no era un partido fuerte, se fundó en el exilio y se organizo en el país para en un año y meses participar en unas elecciones, que como hemos dicho, gano. Los partidos, además de participar en un proceso electoral, deben se bases solidas para darle apoyo popular al gobierno alcanzado.

A los siete meses de gobierno, el profesor Juan Bosch fue derrocado por un golpe de Estado militar, llevado a cabo el 25 de septiembre del año 1963. Las causas de ese golpe, el profesor Juan Bosch las atribuyo, posteriormente, a la necesidad de los norteamericanos de evitar una investigación solicitada  por él a la Organización de Estados Americanos (OEA) sobre las acciones militares ocultas que prepararon los norteamericanos desde territorio nacional contra el gobierno haitiano del dictador François Duavalier, sin estar enterado el gobierno dominicano, ya era material de una fuerte crítica internacional la fracasada invasión de Bahía de Cochinos contra el gobierno socialista cubano del Dr. Fidel Castro.

Por demás, en el país el frente oligárquico conspiraba para que se diera el golpe, solo que le faltaban la aprobación norteamericana la cual finalmente llego, lo cual está documentado. En ese momento, asumió de nuevo la oligarquía control del Estado, con un nuevo gobierno colegiado del frente oligárquico, que no tenis apoyo del pueblo, se le denomino Triunvirato por estar integrado por tres personas, el cual termino presidido por el Dr. Donald Read Cabral, un comerciante importador de vehículos de motor.

Un año y siete meses más tarde, el 24 de abril de 1965, el gobierno de facto fue desplazado bajo la consigna de “Retorno a la Constitucionalidad sin Elecciones” por un movimiento de masas dirigido por una clase media y una débil burguesía que tenía como política organizada al Partido Revolucionario Dominicano (PRD), y a una alianza de jóvenes oficiales hijos de militares de las Fuerzas Armadas que pertenecieron al régimen trujillista. Hubo una alianza, además, concertada  pero no escrita entre fuerzas militares  balagueristas y constitucionales. Aunque los balagueritas no con los propósitos de poner en vigencia la Constitución de 1963, estaban solo de acuerdo con desplazar el “Triunvirato” y pretendían llamar a elecciones.

El pueblo en las calles impuso el retorno a la constitucionalidad, pero todo fue interrumpido por la intervención militar norteamericana del 28 de abril. Esa intervención impidió el retorno de una fuerza política al poder que como el Partido Revolucionario Dominicano (PRD), integrado por pequeños  burgueses y uno que otros débiles burgueses que buscaban el desarrollo capitalista.

Pero en los norteamericanos peso mas su temor a que en el país se repitiera la experiencia cubana de la instauración de un gobierno socialista.

La torpeza norteamericana era tan evidente que para salir de aquel tollo, con grandes efectos políticos internacionales, apoyado en la OEA, impuso la celebración de unas elecciones, para el 1 de junio de 1966, y establecieron como única salida elegir al Dr. Balaguer, obligando al PRD y al profesor Juan Bosch a participar o de lo contrario no se retirarían del territorio nacional. El frente oligárquico volvió al poder con el Dr. Balaguer presidiendo su gobierno.

 

 

Un comentario en “ORIGEN IDEOLÓGICO Y CONCEPTUAL DEL PLD DE JUAN BOSCH”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s